Katopodis aseguró que habrá un incremento del 75% en las partidas destinadas a obras públicas

El ministro del área defendió los recursos que se asignan en el Presupuesto 2022 y señaló que hay 3.000 obras en ejecución en el país, con un “sentido federal” y atendiendo las zonas más desfavorecidas.

Fotos: HCDN

En la seguidilla de funcionarios que expondrán este martes sobre el Presupuesto 2022, el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, abrió la jornada en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja.

Durante su presentación, el funcionario destacó que en relación a 2021, el próximo año habrá un incremento del 75% en las partidas destinadas para su cartera, lo que representa un 2,4%/2,5% del PBI.

En ese sentido, detalló que se pasa de un presupuesto de “339.369 millones de pesos en 2021 a 603.790 millones” para 2022. También destacó la “recuperación” en el sector de la construcción durante 14 meses consecutivos y la generación de “380 mil puestos de trabajo”.

En el encuentro, que duró dos horas, varios legisladores realizaron preguntas sobre obras específicas en sus provincias y, al final, el clima se puso más álgido cuando se cruzaron por los reproches de la ejecución de obras públicas durante la presidencia de Mauricio Macri.

En el arranque de su exposición, el funcionario aseguró que el presupuesto para obras públicas es “un eje muy importante de la gestión de nuestro Gobierno” y “ha sido fundamental en el contexto de estos dos años”, donde “nos tocó construir salud pública”.

Al asegurar que la gestión de Alberto Fernández se encontró con un sector de salud “desmantelado”, resaltó que “el primer objetivo que tuvimos ni bien nos pegó la pandemia fue poner en marcha más de 272 obras hospitalarias” que permitieron “sumar más de 4.500 camas de terapia intermedia y terapia intensiva”.

Asimismo, el exintendente de San Martín señaló que uno de los objetivos del Gobierno fue “reforzar las partidas de obras públicas en 2020 y 2021”, porque “cuando llegamos al Ministerio había aproximadamente 318 obras, de las cuales el 70% estaban paralizadas por falta de pago”.

“Hoy tenemos más de 3.000 obras en ejecución en todo el país”, destacó, y apuntó que “el presupuesto que heredamos en el 2019 representaba el 1,1% del PBI”, mientras que el proyectado para 2022 estima un 2,4%/2,5% del PBI.

Katopodis enfatizó que las obras tienen “un criterio fundamental” de “sentido federal”. “No hay una sola provincia de ningún signo político, no hay ningún municipio de ningún signo político, que no esté trabajando hoy con el Ministerio”, expresó.

“Si hay un nombre que tiene este Presupuesto y, en particular, la inversión de obra pública hacia el año que viene es la recuperación, la reconstrucción. La obra pública e infraestructura como pilar, como palanca para poder recuperar y reconstruir una Argentina que sin dudas necesita de más rutas, de más obras de saneamiento, de más viviendas, de más hospitales”, continuó.

Luego, el funcionario detalló que “de las 3.000 obras que están en ejecución, 900 son obras viales; 800 obras de agua y cloaca; 551 de equipamiento urbano; 391 de arquitectura; 192 obras de salud; 98 de recursos hídricos; y 149 obras restantes”.

“Estamos llegando a 1.551 municipios” que “representan 35 millones de argentinos”, precisó y estimó que “en los próximos cinco o seis meses vamos a estar llegando a los 2.300 municipios del país”.

Por otra parte, el titular de la cartera de Obras Públicas ponderó que “de manera permanente y consecutiva se viene recuperando hace 14 meses el sector de la construcción”, sumado a “la recuperación de empleo: estamos en 380 mil puestos de trabajo en materia de construcción, de los cuales aproximadamente el 45% es obra pública”.

Katopodis afirmó que el Presupuesto 2022 plantea un incremento en la inversión para obra pública de un 75%, al pasar de “339.369 millones de pesos en 2021 a 603.790 millones” para el año próximo, lo que representa “un 77% más que el 2021, un 200% más que en 2020 y un 353% más que en el 2019”.

Además, manifestó que la distribución de los recursos se realiza de manera “equitativa en todo el país”, al tiempo que en las zonas más postergadas se prioriza la infraestructura de cuidado y de las obras de acceso al agua, ya que “8 millones de argentinos no tienen agua, y 20 millones de argentinos no tiene cloacas Mucho de ese déficit está concentrado en las provincias del norte de nuestro país”.

En otro tramo de su exposición, el ministro subrayó la “clara decisión de ejecutar la obra pública de manera transparente y equitativa”, y la creación del área de transparencia y un observatorio, dentro del Ministerio, donde participan universidades, organizaciones y la Oficina Anticorrupción en el seguimiento de todos los procesos de gestión.

Al enumerar los “cuatro ejes que definen la agenda de inversión pública en nuestro Ministerio” habló de “conectividad e infraestructura vial”, que refiere a “los 628.000 kilómetros de rutas y caminos que tiene la Argentina” a través de “un conjunto de obras que nos están permitiendo todos los días mantener y mejorar la red vial en Argentina”.

Como segundo eje, mencionó “la gestión integral de los recursos hídricos” para “el objetivo fundamental del manejo del agua segura” y “poder cerrar brechas” en cuanto al acceso al agua de los argentinos. También abogó por “poder desarrollar un pacto federal del agua en Argentina”, donde tendrá un rol central AySA, cuya titular, Malena Galmarini, estuvo presente en la reunión.

En cuanto al tercer eje, el funcionario dijo que se trata de “la infraestructura rural y urbana”, mientras que el cuarto tiene que ver con “la infraestructura del cuidado”. Sobre este punto, sostuvo que “la pandemia modificó y reorientó muchos de estos objetivos” y, además de las 272 obras para la red de emergencia sanitaria, indicó que se avanzó en la “construcción de centros territoriales integrales de política de género y diversidad. Son 27 obras, una por provincia, más alguna en una localidad en particular”. Asimismo, resaltó que ya están licitados 300 centros de desarrollo infantil y de primera infancia, y se avanzará en 300 más.

Crítico de la gestión de Cambiemos, el oficialista aseguró que se tuvieron que terminar “270 obras que cuando llegamos estaban absolutamente interrumpidas”. “Nos tocó terminar con la obra pública que había iniciado el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y que quedaron paralizadas a fines del 2015, pero también nos toca a nosotros terminar con todas las obras que se iniciaron entre el 2015 y 2019”, sumó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password