Tetaz insistió en que no se dijo cómo financiarán los artículos nuevos del Presupuesto

El economista hizo hincapié en la falta de datos y estimaciones erróneas. Compartió el tiempo con Alejandro Cacace, que enfatizó que el Presupuesto es “profundamente deficitario”.

A la hora de defender dictámenes, los diputados de Evolución Radical Martín Tetaz y Alejandro Cacace compartieron tiempo. “Sabemos que mienten los datos”, señaló el primero en relación a la inflación.

Martín Tetaz arrancó alertando sobre las “fallas y anormalidades” verificadas a su juicio durante el proceso presupuestario, y de cara al futuro advirtió que habiéndose presentado el proyecto el 15 de septiembre, “no podemos permitirnos que durante tres meses no se aparezca por la Cámara ningún miembro del ministerio a informar, y que se pretenda sacar dictamen en 48 horas, sin que todavía hayamos recibido ni siquiera los informes que solicitamos por escrito en cada una de las presentaciones que hicieron los ministros” que concurrieron esta semana al Congreso.

Para Tetaz, la presentación del presupuesto “debería tener también una evaluación precisa del impacto costo/beneficio de cada uno de los programas públicos que se pretende implementar, y sobre todo cuando ha tenido ese presupuesto modificaciones, algunas de las cuales fueron incluidas en el dictamen de mayoría”.

En ese sentido observó que “oficialmente no dijeron cuánto salían, ni cómo iban a financiar esos artículos nuevos. Y el miembro informante, Carlos Heller, ha dicho además que hay más modificaciones que se van a conocer en el transcurso de esta sesión que no sabemos cómo se van a financiar”.

Al respecto, el economista sugirió tomar el ejemplo de los “países que funcionan” y que “tardan entre 8 meses y un año el proceso presupuestario.

Concedió que las estimaciones pueden estar erradas: “No tenemos problemas con que haya una estimación que no se cumpla, porque nadie tiene la bola de cristal y es cierto que en una economía volátil como la argentina, cualquier estimación tiene un margen de error más grande. Es una tarea difícil saber cuál va a ser la evolución de las principales variables. Pero queremos algún asidero con los datos de la realidad”.

Admitió Tetaz que en la historia reciente hay ejemplos de “pifies fenomenales”, y citó puntualmente el de 2018, cuando la gestión Cambiemos. “Es obvio que se subestimó la inflación, pero entonces ninguna de las consultoras y bancos calculó que la inflación iba a ser más del 24%. El más pesimista estimó 24%; incluso el Credicoop, el banco de Carlos Heller”, ejemplificó. De ahí que el ministerio hubiera tomado esa vez los datos que tenía disponibles para incorporarlos al presupuesto.

Se preguntó entonces “de dónde sale el 33%” estimado para 2022, “siendo que ninguna de las consultoras y universidades haya hecho una estimación de ese tipo para el próximo año”.

Para Tetaz, “lo que tenemos que hacer es una estimación, y no hay ninguna información disponible que indique que (la inflación) sea menor al 34%”. A propósito del comentario hecho por el miembro informante del oficialismo respecto de que si se repitiera a lo largo del año la inflación del 2,5% registrada en el mes de noviembre, podría cumplirse la pauta inflacionaria, Tetaz recordó que Heller “omite decir que los precios regulados aumentaron 1% ese mes y los estacionales 0,5%. Y la estimación de recursos para subsidios energéticos contenida en este presupuesto surge de que no hay lugar para atraso tarifario el año que viene, porque los subsidios decrecen un 10%”.

“Con lo cual el ajuste va a rondar el 40%. Ineluctablemente se va a transformar eso en un aumento de las tarifas”, observó el excolumnista del programa de Jorge Lanata, que a continuación adelantó que “estamos yendo a votar un presupuesto que dice que la inflación de este año va a ser de 45,1%… pero ya es del 45,4 y todavía falta un mes. A menos que haya deflación en el último mes, ya estamos yendo a votar un presupuesto que no es así. Sabemos que mienten los datos, subestiman la cantidad de dinero que va a repartir después”.

Como tercer punto, Tetaz calificó como “muy deficiente” el informe de los ministros. Recordó que solo concurrieron a la comisión tres, y una secretaria, en el lapso de dos días, “sin que tengamos suficiente tiempo en hacer las preguntas, y la gran mayoría no llegaron a ser respondidas. Se comprometieron en algunos casos a mandarlas por escrito, pero no hemos tenido informe de que hayan llegado”.

Hizo hincapié también en el aporte de 12.600 millones de dólares que iban a aportar organismos internacionales, que “nunca quedó claro; era un dibujo a todas luces y cuando pusimos el dedo en esa llaga, el ministro de Economía dijo que habían enviado una nota al Congreso diciendo que era un error, pero esa nota nunca ingresó al Congreso”.

En otro pasaje, Tetaz señaló que “no podemos aprobar inflándonos el pecho que gastemos más en obra pública, si los indicadores muestran que gastamos menos”.

“No hay ningún indicador real que esté demostrando que la economía tiene más obra pública que en 2018 y 2019, salvo porque están gastando el doble de dinero. Esa conducta la tenemos que corregir”, sugirió.

Tetaz dijo que tampoco pudieron informar de cuánto iba a ser el aumento de tarifas, ni cómo sería la segmentación anunciada. Cuestionó las facultades extraordinarias para aumentar y modificar impuestos y dijo que “no la podemos permitir de ninguna manera. Primero porque la Constitución lo impide, y nosotros no podemos legislar en contra de la Constitución; y segundo, porque el miembro informante nos dice que la economía vuela a tasas chinas, pero mantiene las facultades extraordinarias”.

Sobre el final, explicó de manera didáctica que “si hay inflación, usted factura más, gana nominalmente más de lo que ganaban el año pasado, diez veces más, pero todos saben que en términos reales ganan menos. Sería ridículo que yo le pida a la gente que pague más impuestos porque ganan más, porque todos sabemos que no es así. Entonces no le puedo caer con un impuesto a las ganancias más alto a empresas que facturan más, pero en realidad ganan menos, y lo que está haciendo el artículo de excepción que nos piden es que esos ajustes por inflación se prorrateen en tres años y eso no estamos dispuestos a votarlo de ninguna manera”.

Los diputados Cacace y Tetaz trabajaron juntos en el análisis del Presupuesto.

Disociaciones de la economía kirchnerista

“No se puede negar nuestra disposición a discutir este proyecto”, señaló a continuación el diputado puntano Alejandro Cacace, que destacó que “ni bien fue presentado reclamamos insistentemente que vinieran los funcionarios a discutirlo, cosa que no ocurrió, y de repeten esta semana se nos convoca”.

Observó también que se había hablado del envío para la primera semana de diciembre de un plan plurianual que “nunca llegó”, como así también de los lineamientos del acuerdo con el Fondo, con lo que pasó lo mismo, “porque claramente no está. Pero todos sabemos que cuando ese acuerdo llegue va a transformar radicalmente el Presupuesto que estamos discutiendo”.

Advirtió que se quiere insistir en tratar “un proyecto que tiene proyecciones erradas”, de ahí que enfatizó su rechazo. Como ejemplo señaló que “cuando se incorporaron 56 artículos nuevos al Presupuesto, hubo una innumerable cantidad de gastos nuevos que se establecieron en las planillas y sin embargo no cambió ni el artículo 1° del Presupuesto, que dispone el monto total del gasto: quedó igual… Eso ya evidencia que estamos aprobando un gasto que no va a ser cierto”.

Cacace recordó que la ley establece que no se puede modificar a través del Presupuesto otras normas y mucho menos crear y modificar tributos, pero “ya con el texto que teníamos hasta ayer había 34 artículos que hacían exactamente eso”.

Se preguntó luego “cuál es la voluntad de diálogo (del oficialismo) si aun ante la insistente advertencia en aquello en lo que no coincidimos, lejos de discutirse se trata de meterle para adelante y meter más y más de esas normas”.

“Este Presupuesto es profundamente deficitario”, comentó más adelante, recordando que en 2019 la administración anterior llegó casi al equilibrio fiscal, que se perdió en los dos años siguientes, y “se agrava ahora de cara a 2022”.

Alertó a continuación sobre las disociaciones de la economía kirchnerista. Una es la que existe entre déficit y deuda. “Estamos gestionando presupuestos deficitarios en 2020, vuelve a ser 2021 y ahora está p revisto 3 billones de déficit en 2022, y esto es deuda que se genera. Por más que se critica la deuda desde la bancada oficialista, como que no tuvieran nada que ver con eso, pero resulta que año a año generan más y más deuda. ¿Y cómo buscan financiarla? Prmero con la emisión del Banco Central. ¿Se acuerdan cuando hablaban de la bola de nieve de las Lelic y las Lelac? Ahora es una avalancha”.

Otra disociación de la economía kirchnerista que observó es la de que el déficit no genera deuda, “cuando el déficit es deuda”, dijo, y otra disociación que remarcó es la de decir que la emisión no genera inflación, y a partir de esa asistencia del Banco Central devaluar los pesos que están en las manos de cada uno de los ciudadanos y cobrar un impuesto más no legislado, que es el impuesto inflacionario”.

La tercera disociación que cito es la de “creer que porque el endeudamiento es en pesos, no es deuda; sí, es deuda, y sobre todo porque hacen deuda indexada. Es una irresponsabilidad que hablen tan livianamente del tema de la deuda cuando están generando año a año estos déficit por presupuesto y se están endeudando de esta manera que marcaba”.

“Dicen que van a reducir los subsidios sin aumentar las tarifas… Me gustaría saber cómo es. No dicen cómo lo van hacer. Hablan de segmentación, eso es aumento de tarifas. Eso es un cambio al marco regulatorio, porque en ningún caso los costos atribuibles al servicio prestado a un usuario podrán ser recuperados mediante tarifas que se les cobre a otro, y los artículos que han puesto están vulnerando eso”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password