Cómo reaccionó la oposición ante los anuncios

El acuerdo con el FMI generó respuestas variadas desde la oposición. Desde la celebración por haber alcanzado finalmente un entendimiento, a la sentencia de que es “más de lo mismo”.

Diversas voces se alzaron desde el plano legislativo luego de los anuncios hechos por el Gobierno nacional respecto del entendimiento alcanzado con el Fondo Monetario Internacional.

El diputado nacional puntano Alejandro Cacace consideró “positivo que nuestro país alcance un entendimiento con el Fondo Monetario. Las condicionalidades eran esperables: reducir el déficit fiscal y terminar con la asistencia monetaria del Banco Central al Tesoro. Aguardaremos ahora su envío al Congreso para analizar los detalles”.

Desde el Pro, el fueguino Tito Stefani consideró que “el acuerdo con el FMI era necesario. El oficialismo tenía la obligación de terminar con esa novela para darles algo de previsibilidad a los argentinos. Ahora debe elaborar un plan para salir de la crisis en la que estamos sumergidos. Emitir sin parar no puede ser la única solución”.

A su vez, el radical Ricardo Buryaile consideró que “el acuerdo con el FMI tras largo tiempo, es condición necesaria pero no suficiente para salir del deterioro económico actual. Los problemas van a persistir, sobre todo si el Gobierno no elabora un plan creíble que devuelva la confianza para la producción y el trabajo”.

Con cierta ironía, el diputado Florencio Randazzo refirió por su parte que espera “los detalles de entendimiento con el FMI para despejar todas las dudas. Y también un apoyo explícito de la vicepresidenta…”.

El presidente del bloque radical del Senado, Luis Naidenoff, señaló que “el anuncio del acuerdo con el Fondo es una buena señal, siempre sostuvimos que era necesario lograr un entendimiento. Ya habrá tiempo para discutir sobre las responsabilidades del endeudamiento, ahora el Parlamento tiene que analizar las implicancias del acuerdo para el país”.

A su vez, el economista y diputado nacional Martín Tetaz enumeró: “Reducción del deficit (gradual, con crecimiento y sin ajuste del gasto) al 0,9% en 2024; Reducción del financiamiento monetario (emisión) al 0% en 2024; Se paga en 10 años, con 4 de gracia; Recuperamos lo pagado para reservas”, pero concluyó: “No se explicó régimen cambiario ni tarifas”.

“Espero que los disparates ideológicos no sigan generando incertidumbre y que podamos contar cuanto antes con un plan creíble que fije las reglas para el desarrollo”, puntualizó a su vez el senador radical chaqueño Víctor Zimermann.

Karina Banfi sostuvo que “el acuerdo con el FMI es un paso necesario para dar certidumbre. También debe dar lugar al debate que el Gobierno viene evitando: inflación y un modelo exportador que señale un futuro. En el Congreso profundizaremos sobre los beneficios que está decisión tiene que traer”.

Por su lado, Facundo Manes consideró que “es una buena noticia que después de dos largos años estemos llegando a la recta final de las negociaciones con el FMI. El siglo XXI exige cooperación, multilateralidad y visión de futuro a los Estados”.

Agregó: “El acuerdo con el FMI es esencial para que la Argentina vuelva a acceder al mercado de capitales y comience un proceso de ordenamiento de las cuentas públicas del Estado. El presidente se comprometió a enviarlo al Congreso y esperamos que así sea”.

“Pero, además del acuerdo con el FMI y el apoyo de las potencias, necesitamos una visión integral, voluntad política y sentido común en el frente interno. No tener un plan económico claro pone en riesgo una discusión seria sobre el futuro del país”, dijo.

A su turno, la radical Soledad Carrizo expresó que “en la construcción de confianza, acordar y pagar es la mejor opción posible. Acompañamos toda señal que dé certidumbre hacia adentro y afuera del país, pero necesitamos diálogo permanente y transparencia. Ahora nos toca a los legisladores conocer los detalles de este acuerdo con el FMI”.

A su vez, Gabriela Lena señaló que “el acuerdo con el FMI es una buena noticia, el relato K sólo sirvió para retrasar un año la negociación y generar desconcierto e inflación. En el Congreso tendremos que revisar la letra chica, pero debemos avanzar para por el bien de los argentinos”.

El mendocino Julio Cobos dijo que “el acuerdo con el FMI es un primer paso necesario para estabilizar la macroeconomía. En lo inmediato, es positivo para reducir las tensiones financieras, cambiarias, la crisis de deuda y reservas que atravesamos. No acordar hubiera impactado negativamente en nuestra economía”. Y agregó: “Ahora, Argentina deberá mostrar la hoja de ruta acordada con el FMI, cumplir con un plan creíble, compatible con una reducción de la inflación (nuestro principal problema); un gradual equilibrio en las cuentas públicas que genere confianza, promueva inversiones y crecimiento”.

 “El acuerdo no puede ser una carta de intenciones que no resuelva o peor aún, profundice los problemas existentes. Desde el Congreso de la Nación acompañaremos todas aquellas medidas que encaminen a la Argentina por el sendero del crecimiento y el trabajo”, concluyó.

Desde la Legislatura porteña, Myriam Bregman sostuvo que “se termina de legitimar la estafa macrista. La letra chica es cómo se paga la fiesta de Macri y sus amigos”, en tanto que el diputado de Consenso Federal Eugenio Casielles expresó que “la incertidumbre política que se encargó el gobierno de sembrar durante los últimos meses lejos está de buscar solucionar la inestabilidad socioeconómica del país. No podes seguir gobernando sin un plan económico, sin saber qué depara a futuro. Así es imposible proyectar”.

El economista Ramiro Marra sentenció: “No dijo nada, pero dijo todo. No exigen déficit cero, por lo tanto van a seguir generando pobreza”. Y agregó con cero optimismo: “Un acuerdo tiene que ser algo positivo, pero en este caso por el momento viene con olor a más de lo mismo”.

Desde la izquierda Gabriel Solano advirtió por su  parte que “entramos en una nueva etapa política: se viene el cogobierno con el FMI”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password