Cartas de leones y leonas

Por Daniel Bosque, director de Mining Press y EnerNews. El autor analiza la coyuntura nacional marcada por el entendimiento logrado con el FMI y la renuncia de Máximo Kirchner.

“Cuando se hace daño a otro es menester hacérselo de tal manera que le sea imposible vengarse”, (Nicolás Maquiavelo, en El Príncipe). 

Efecto Ayrton Sena. Cuando el principio de acuerdo con el fondo maldito llenaba las salas de aplausos, ha venido el junior a decir paren. El peronismo que siempre juega a ganador ha quedado patitieso por el frenazo y el gran pueblo de la patria no se sabe si hay que comprar dólares, vender oro o esconder las últimas joyas. A la Familia Kirchner, madre e hijo, hay que reconocerle el mérito de la resurrección de la epístola como género, en tiempos que audios, tuits y otros talles XXS han despoblado de palabras el éter. 

El portazo máximo no ha dejado nada para cartonear. Además de recorrer su espinel de lo actuado en favor de los humildes y contra las grandes corporaciones ejes de todo mal, ha terminado con ene capítulos del repetido Netflix argentino en el pasado fin de semana sobre el origen y desarrollo de la deuda externa, historias que más que ilustrar deprimen. Desde Rivadavia y la Leman Brothers hasta Macri y su fallida apuesta efemeista. 

Hay que pasar el verano, Alsogaray y Tato nunca mueren. La Argentina en tobogán es un ticket all inclusive. Era difícil augurar el final y cuáles serían las trampas de nuestros tahúres en el camino hacia un agreement con el FMI.  Ajustar sin que le duela, no a “la gente” sino a sus representantes, es querer volar sin despegarse del suelo. La encerrona histórica es brutal. La deuda pública argentina es siete veces lo que se le debe al fondo, pero la trifulca en la elite tiene cara de futuro cuando pase la moratoria que hoy se tramita. 

Billetera mata Satán. El presidente Alberto, en medio de lo mejor de la Guerra Fría soft de Europa, se va a por abrazos y good news con Putin y Xi.  Caerán de punta desde el cielo yuanes y rublos. Más yuanes que rublos. Todesca y Vitobello se bajaron del vuelo por Covid. Le podrán decir que pasa en el gallinero desde el lugar mismo de los hechos. Falta aún que hable Cristina, que por ahora mata callando. 

Todo lo que viene ahora es un maremágnum, suerte que nos fuimos de vacas. Hoy es un lindo día para apagar la radio o para ponerla a todo volumen. Palmas palmas palmas, cumbia argentina enganchada. ¿Y qué hacemos con los likes que le dimos al guzmanazo del viernes?, se preguntan gobernadores e intendentes, la nobleza gaucha del despilfarro, lo mismo que empresarios, sindicalistas y opositores. Desensillar hasta que aclare nos enseñaron Martín Fierro y Perón. 

After day. Grabois festeja el trompis en la ñata a Alberto y sus neos. JxC sonríe porque no todas las zonceras y antropofagias son propias. Hoy van las víctimas del lawfare a Tribunales a decir que se vayan todos que el pueblo quiere otra cosa, esa será la tapa de mañana. ¿Y qué pasa con el IMF por su sigla en inglés? Nada, no dejarán caer a un país de esta envergadura, me dice un ex potentado, hay mucho resto diurno y nocturno de pasados esplendores en el microcentro porteño. 

Esta la podría contar mejor el ex PC Carlos Heller: Tras la muerte de Lenin asumen el PC soviético Stalin, Zimoviev y Kamenev, e impiden que el radical Trotsky o el moderado Bujarin se hagan con el poder. Todos los nombrados morirán asesinados por el dictador. Con el padre de la Revolución de Octubre, murió la NEP o Nueva Política Económica que ensayó una alianza entre los campesinos y los soviets. El poder se presenta en sociedad como la síntesis hegeliana de la lucha de clases, pero desde Maquiavelo se sabe que las intrigas palaciegas mueven al mundo. 

Lindas novelitas para el insomnio. Vos, mientras, seguí participando a ver si algún día ligas algo. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password