Sucesión de Máximo Kirchner: todavía sin fumata blanca en Olivos

El titular de la Cámara baja se reunió con el presidente en Olivos. Al salir, no dio datos, pero se espera que el nombre pueda anunciarse antes de que Alberto Fernández emprenda su gira esta tarde.

El presidente de la Cámara de Diputados hizo declaraciones al salir de Olivos.

La expectativa continúa en torno a quién será el sucesor de Máximo Kirchner al frente del bloque Frente de Todos en la Cámara de Diputados, luego del bombazo del lunes al anunciar el hijo de la vicepresidenta de la Nación su decisión de no seguir presidiendo esa bancada, disconforme por el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el Fondo Monetario.

“Mañana estaremos decidiendo quién lo reemplaza”, dijo el lunes en el canal C5N el presidente Alberto Fernández, abriendo la posibilidad de que la definición pueda estar efectivamente antes que vuele a su viaje programado por Rusia y China. Y con ese objetivo el mandatario recibió a partir de las 10 de la mañana al presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, quien abandonó la quinta presidencial cerca de las 15.

En diálogo con los periodistas que aguardaban expectantes, Massa aclaró que “el nombre lo decide el presidente” de la Nación y que habían estado trabajando en torno a “distintos nombres, distintas alternativas”, con el fin de que el bloque pueda seguir “funcionando de manera ordenada, siga cohesionado, para que el trabajo de unidad que viene llevando adelante el bloque se siga sosteniendo de la misma manera”.

“Máximo hizo un enorme trabajo y además tiene una personalidad y un liderazgo político ganado”, resaltó Massa, expresando que el que tenga que llevar adelante de aquí en más la tarea de encabezar el nombre “lo tiene que hacer entendiendo que tiene que buscar la cohesión en el Frente de Todos y de ahora en más seguir adelante con el trabajo político y parlamentario que tiene por delante el Gobierno”.

“No hay riesgo de fractura”, remarcó el presidente de la Cámara, recordando que en su carta Máximo Kirchner planteaba “la unificación del bloque más allá de los matices que pueda haber en un tema u otro”.

En otro pasaje Massa señaló que “una cosa es la discusión interna que pueda tener la coalición de gobierno y otras son los temas en los que el país está en juego, y en eso tenemos que tener una mirada de hombres de Estado, y pensar que por encima de nuestras pelas o diferencias, o de lo que representa un adversario político, acá tenemos que pensar que es el país lo que está en juego”.

“Creo que lo mejor es que respetemos la opinión de cada uno, pero que trabajemos para que la Argentina tenga la posibilidad de salir de este enorme nivel de endeudamiento que dejó el Gobierno anterior –agregó-. Tenemos que resolver un tema operativo que es cómo seguir adelante, entendiendo además que no se trata de reemplazar a cualquier dirigente, sino a uno que tiene tamaño político y peso  dentro del espacio”.

La elección de un presidente de bloque, que deberá ser conciliado entre todos los espacios que conviven dentro del Frente de Todos -esto es camporistas, albertistas, massistas, legisladores que responden a gobernadores e intendentes, y otros que provienen de organizaciones sociales-, es una decisión difícil. No obstante, el Gobierno se ve obligado a no patear en el tiempo la definición si quiere evitar mayores daños.

En la danza de nombres sonó inicialmente la flamante diputada Victoria Tolosa Paz, pero sonó a globo de ensayo: está descartada por su escasa experiencia legislativa y ser cara de la derrota en las elecciones legislativas, además de no reunir el consenso necesario. De hecho, la camporista Paula Penacca -que también se descuenta dejará de ser la secretaria parlamentaria del bloque- la cruzó los últimos días en Twitter por una publicación sobre el FMI.

Al ser la vicepresidenta de la bancada, la massista Cecilia Moreau aparecería como la sucesora natural. Pero su nombre pierde fuerza al considerar que dejarle a ella ese cargo sería dotar de todo el poder en esa Cámara al Frente Renovador, cuyo líder ya maneja Diputaos, y no se mantendría así el equilibrio dentro del espacio.

Con amplia trayectoria y experiencia podría ser considerado el nombre del sanjuanino José Luis Gioja, quien fue hasta hace poco presidente del PJ y supo ser jefe del bloque oficialista en tiempos álgidos como la crisis de 2001. Actualmente es vicepresidente segundo del cuerpo, pero el factor de su edad le juega en contra para estar al frente de un puesto tan relevante.

Otro de los que sonó fue el porteño Eduardo Valdés, amigo personal del presidente y muy cercano también a la vicepresidenta Cristina Kirchner. También se mencionó a Leandro Santoro, quien desembarcó el pasado 10 de diciembre en el Congreso, pero su origen radical sería un impedimento para ocupar el cargo de jefe. No obstante tiene llegada directa al presidente.

En la lista se suman el porteño Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, aunque por su pertenencia al Partido Solidario le resta chances; y el entrerriano Marcelo Casaretto, otra de las espadas económicas del oficialismo y con un alto perfil dentro de la bancada.

Otro nombre que se menciona es el del santafesino Germán Martínez, muy activo en las sesiones, bien visto por La Cámpora y considerado un buen articulador. Es además un hombre cercano a Agustín Rossi, quien sería el nombre ideal si fuera diputado nacional.

“Alguien con musculatura política y consenso”, reseñó una fuente oficialista al ser consultada por este medio respecto de las condiciones que debe reunir el nuevo jefe. En eso está la búsqueda.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password