Kienast pidió reflexionar acerca de la educación formal y las necesidades de los niños

La legisladora de Republicanos Unidos aseguró que “cada niño es único y debería poder acceder al tipo de educación que mejor se adapte a su vida” y cuestionó la forma en la que la política condiciona en la que se desarrolla el ámbito educativo.

A semanas de que se dé inicio al ciclo lectivo 2022, la diputada de Republicanos Unidos (RU) Marina Kienast analizó el funcionamiento del sistema educativo que rige en todo el país y pidió reflexionar acerca de la forma en la que este podría mejorarse para poner a los estudiantes en centro de la atención.

En ese sentido, la oficialista afirmó que “al poco tiempo de nacer y de acomodarnos a este mundo que nos toca, iniciamos nuestro camino en la educación formal. Hoy ya no se discute que ese inicio es diferente para cada chico, que no todos aprendemos de la misma forma ni tenemos las mismas capacidades o intereses” e insistió en que “cada niño es único y debería poder acceder al tipo de educación que mejor se adapte a su vida y a sus necesidades, sin que lo condicione su contexto. Estandarizar la educación es partir de la base de que todos los chicos crecen y se desarrollan dentro del mismo ámbito y con acceso a herramientas similares. De más está decir que esto no es así”.

Sobre esa misma línea planteó que “al estandarizar la educación solo logramos aumentar la brecha de conocimientos entre aquellos que se logran adaptar al sistema educativo y a los que, por cuestiones socioeconómicas o limitaciones de cualquier tipo, esto no les es posible” y remarcó que “por eso resulta imprescindible que, tanto la educación pública como la privada, sirvan más que nunca como un impulso inicial. Como una escalera cuyos peldaños brinden el conocimiento necesario para desenvolverse de la mejor manera posible en la sociedad adulta. Que les permita optimizar las oportunidades que la vida les presentará”.

Además opinó que “las escuelas tengan la posibilidad de elegir su propia metodología en base a la realidad en la que está inserta, más allá de cualquier mandato burocrático, debería ser la regla” y subrayó que “los niños deben ser lo primero para los gobiernos, docentes, sindicatos y todos los actores del ecosistema educativo. Eso hoy no se está dando”.

“Siempre hay una excusa de por medio: la pandemia, los gremios y muchos otros pretextos más para no encarar las reformas educativas necesarias que realmente impacten de forma positiva en la realidad de millones de chicos. Incluso, muchas veces la dificultad y “el largo plazo” de una reforma educativa es la causa por la cual ningún proyecto político tiene este tema en agenda. Esto no puede esperar; es urgente”, añadió en una nota con Noticias Argentinas.

A la vez que señaló que “la educación se tiene que adaptar a cada niño, no cada chico a una educación única y universal. Esto requiere mayor libertad en su elección” y sentenció que “lo revolucionario está en el coraje de dar esta batalla, darse cuenta de que es posible cambiar la educación para que logre adecuarse a cada chico y no a la inversa. Somos muchos los que estamos dispuestos a encarar el desafío, con visión a largo plazo y sin ningún rédito a título personal. Ojalá en breve abramos la puerta para debatir la educación que Argentina se debe”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password