El acuerdo con el FMI sigue sin llegar al Congreso

Si bien había trascendido que podría presentarse este lunes en Diputados, el día transcurrió sin novedades.

Exactamente un mes después de haber anunciado el Gobierno el entendimiento con el Fondo Monetario Internacional, el proyecto que contiene los detalles del mismo y que debe ser autorizado por el Congreso de la Nación, sigue sin ingresar al mismo.

El dato saliente es que había trascendido que llegaría este lunes, en vísperas del discurso de Alberto Fernández ante la Asamblea Legislativa, y por eso es que el titular de la Cámara baja dispuso mantener una guardia en Mesa de Entrada de Diputados a la espera de que el entendimiento fuera enviado por el Poder Ejecutivo.

Lo cierto es que ya varias veces se anunció la inminente llegada del texto al Parlamento, pero una y otra vez la realidad indicó que hay que seguir esperando.

A propósito de que los tiempos apremian para llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario antes del 22 de marzo -fecha en la que Argentina debería hacer un pago para evitar en caer en default y no cuenta con reservas suficientes para cumplir con ello-, se había especulado con un rápido envío del texto luego de que el viernes 28 de enero el Gobierno anunciara ese principio de acuerdo con el FMI. Sin embargo tres días después se registró la renuncia del presidente del bloque oficialista de la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner, que trastocó todos los parámetros dentro del Frente de Todos. A partir de ahí no solo ese trámite entró en un cono de sombras, sino el período extraordinario en sí. De hecho, la velada fractura expuesta en el oficialismo hizo que el temario para extraordinarias pasara a un segundo plano y que en definitiva y de manera inédita ni uno de los proyectos sugeridos por el PEN fuera tratado en ninguna de las dos cámaras.

Se habló de que el proyecto ingresaría por la Cámara alta, donde el oficialismo ya no tiene mayoría, pero sí cuenta con el número suficiente para aprobar todo lo que se envíe a ese Cuerpo. Sin embargo quedó claramente expuesto que las dificultades oficialistas no se limitaban a la Cámara baja donde el presidente del bloque había renunciado, sino que también invadían el Senado. Sucedió el lunes 14 de febrero, cuando el presidente del bloque Frente de Todos de esa Cámara, José Mayans, aclaró que los senadores oficialistas querían conocer “el detalle del acuerdo con el FMI para saber en qué compromiso vamos a meter al país”. Asimismo el formoseño señaló en esa entrevista que en una charla reciente mantenida con el negociador de la deuda Sergio Chodos, le había expresado su parecer respecto de que le parecía “conveniente” que el debate parlamentario del acuerdo por la deuda se iniciara en la Cámara de Diputados.

Si bien Mayans señaló en esa entrevista realizada en El Destape Radio que esa decisión dependía del Poder Ejecutivo, en lo más alto del poder formal tomaron nota del mensaje y ya no pensaron más en tomar el Senado como Cámara iniciadora.

Sonó fuerte finalmente el trascendido de que el proyecto entraría el viernes 25 de febrero, o bien el 2 de marzo, transcurrida la Asamblea Legislativa. Luego calificadas fuentes oficiales dieron casi por confirmado que el proyecto se conocería el viernes pasado, pero tampoco sucedió y ni tampoco este lunes, la fecha alternativa.

En rigor, había quienes dudaban mucho de que este lunes fuera el día elegido, justo en vísperas de la inauguración de las sesiones ordinarias, por la repercusión que el texto podría tener entre los legisladores. La tropa propia y la oposición.

Lo cierto es que la decisión final depende de que la letra chica entre los negociadores argentinos y sus pares del FMI termine de ser acordada. Ya no es una cuestión de fechas, sino de flexibilidad de cada una de las partes, y según ha trascendido, las discrepancias están empantanadas desde hace varios días en la cuestión tarifaria: el Fondo reclama un aumento del 60% del precio de las facturas y la consecuente reducción drástica de los subsidios energéticos, pero ya se sabe que en el Instituto Patria -léase Cristina Fernández de Kirchner– se ha dejado claro que el incremento no debe superar el 20%.

Sobre llovido mojado, el estallido de la guerra en Ucrania disparó los precios del petróleo y eso tendrá incidencia inexorable en los precios de un insumo como el gas, que la Argentina debe importar pese a albergar en su seno la cantidad de fluido suficiente como para autoabastecernos y exportar. Sucede que la construcción del gasoducto que hubiera garantizado la autosuficiencia no concluyó y es así que deberán seguir llegando los barcos gasíferos, ahora con precios mucho más altos que los previstos originalmente.

En este contexto los tiempos se acortan de manera dramática y no hay espacio para más dilaciones. La llegada del proyecto deberá ser esta semana -por la Cámara baja, está claro-, pero habrá que considerar también que el texto no ha sido consensuado todavía con las autoridades del Fondo. Los tiempos urgen, así que en las próximas horas deberán acabarse las dilaciones.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password