Duras críticas de la oposición tras el discurso del presidente

Previsiblemente los legisladores de la oposición dieron un veredicto crítico respecto del mensaje presidencial ante la Asamblea Legislativa.

El parecer de buena parte de la oposición -al menos las bancadas del Pro de ambas cámaras- quedó graficado con el retiro de una parte de Juntos por el Cambio. Pero más allá de eso, las críticas estuvieron a la orden del día a la hora de analizar el discurso de Alberto Fernández.

Waldo Wolff, uno de los diputados del Pro más críticos del Gobierno, expresó que se levantó de su banca para retirarse de la asamblea “después de escuchar al presidente de la Nación decir que él no es mentiroso, no hay presidente más mentiroso en la historia de la democracia”. Sostuvo que “habla de un país que no existe”, y quiere “darnos clases de moral, con una acusada de ser jefa de una asociación ilícita al lado”, y pidiendo que “lo acompañemos en un proyecto que ni los propios lo acompañan, porque Máximo Kirchner, su enemigo interno, ni si quiera estuvo presente”. 

Por su parte, el presidente del bloque de la Coalición Cívica, Juan Manuel López, consideró que fue “un discurso que no alcanza ni como una provocación. Un presidente perdido que solo enumeró expresiones de deseo. Fue muy difícil mantener la atención en un discurso sin fuerza ni autoridad”. 

Para el diputado del Pro Hernán Lombardi, “el presidente desperdició una oportunidad una vez más, desperdició una vez más de hablarle a todos los argentinos, en vez de hablarle exclusivamente a su bancada, o a algunos miembros de su bancada. Veníamos diciendo que lo importante era que se haga algún ejercicio de la responsabilidad, y no un ejercicio de la retórica o del relato”. Y agregó: “Imagínense que al mismo tiempo le pide a la oposición que acompañe los acuerdos financieros y al mismo tiempo ofende a la oposición. Es una mala forma de administrar la Argentina”. 

Respecto a la retirada del recinto expresó: “Nos levantamos porque le faltó el respeto a toda la oposición, cuando podría haberlo evitado. El problema lo tiene el oficialismo, buscan consensos ofendiendo a la oposición”.

En tanto, el exministro y diputado nacional Rogelio Frigerio expresó que “el presidente busca que la oposición colabore y luego nos ataca, insulta y miente. Un claro reflejo de cómo el kirchnerismo maneja el país. Basta de mirar para atrás, los argentinos necesitamos futuro y certezas”. 

También se expresó Diego Santilli, quien señaló: “¿El presidente nos habla desde Narnia? Le pide ayuda a la oposición para buscar consensos y un minuto después miente y agravia. No nos votaron para ser testigos silenciosos de tanto desastre e impunidad”. 

Por su parte, María Eugenia Vidal habló de “injustificables acusaciones y difamaciones” realizadas por el presidente Alberto Fernández contra la gestión de Mauricio Macri, “en un intento de priorizar hablarle a la tribuna del Frente de Todos, en lugar de convocar al diálogo en momentos críticos de nuestro país”.  

Para el senador radical Alfredo Cornejo, el presidente “ha elegido golpear a la oposición para no mostrar las diferencias que tiene con Cristina, y la actitud gestual de la vicepresidenta de reírse todo el tiempo acerca de lo que estaba diciendo creo que es una actitud muy elocuente de las diferencias internas, de las distintas miradas al interior del Frente de Todos”.  

Por su parte, el senador por Córdoba Luis Juez, sostuvo que fue “un discurso pobre, paupérrimo. Discurso de un tipo abatido, sin entusiasmo, sin convicción. Un enunciado de buenos deseos”. Y sobre la retirada del recinto de los miembros del Pro, consideró que “no hay que darles de comer a ellos, creo que hay que ser más cautelosos, más inteligentes, es lo que el kirchnerismo quiere, los tipos te provocan sabiendo cúal va a ser tu reacción“.  

El dipuado del Pro Cristian Ritondo, justificó la retirda del recinto: “Uno se cansa de tantas mentiras, de tanta agresión. Imagínese que ni el expresidente de su bloque quiso venir a escucharlo por las cosas que puede decir. La verdad que cuando se hace un relato de un país de ficción, que los argentinos no conocemos, cuando el discurso en vez de ser para todos los argentinos es para su facción interna porque no puede conducirla, y reitera las mentiras, hoy ha quedado a las claras que el presidente no nos puede decir que tipo de país quiere”. 

El senador de Juntos por el Cambio Daniel Kroneberger opinó que “fue un discurso del presidente con gusto a poco; hubo promesas algo abstractas y sin dejar claro cómo va a hacer lo que prometió. Los temas de la nueva agenda como ambiente, género y transparencia no tuvieron espacio; y son de interés centrales para las juventudes. Tampoco fue concreto en temas relacionados con la educación, la salud, el modelo productivo tan castigado, la inflación y los temas que preocupan en los hogares de cada argentino y argentina”. 

Para el senador Pablo Blanco (UCR) el discurso del presidente fue “hecho a la medida de Cristina Kirchner en el que Alberto Fernández habló de un país que no existe para la inmensa mayoría de los argentinos. Un discurso antológico de pura fantasía que habrá que guardar para recordárselo en 2023. Otra vez atando al país a China y Rusia, alejándonos de las democracias occidentales”. 

En tanto, la diputada Gabriela Lena (UCR) señaló que “el discurso del presidente fue decepcionante para quienes esperábamos un mensaje que apunte a la rectificación de errores y a la unión nacional, sobre todo luego del resultado de las últimas elecciones. Pero nos encontramos con un presidente cuya palabra se ha devaluado, al igual que su gobierno. En gran parte enumeró objetivos y promesas, y echó culpas tal como si su gestión recién comenzara y no estuviera a la mitad del mandato”. 

A su turno, el diputado Pablo Tonelli (Pro) consideró que “el presidente mostró una total desconexión con la realidad. Perdió la oportunidad de anunciar los propósitos, las metas y los objetivos del Gobierno para el siguiente año legislativo y se dedicó a echarle la culpa de la crisis que vivimos los argentinos al gobierno anterior”. 

El diputado radical Ricardo Buryail indicó que el presidente dijo que “gobernar es un ejercicio de responsabilidad”, pero “se pasó todo su discurso haciendo un falso relato de la realidad y echándole culpa a la oposición. Habló sólo para satisfacer a un sector del kichnerismo”.

Karina Banfi, la vicepresidenta del bloque radical, remarcó que “Alberto Fernández pidió un minuto de silencio por las víctimas de Ucrania, pero no condenó a Putin por las atrocidades de la guerra. No es suficiente. Su tibieza avergüenza y nos deja fuera de las democracias del mundo”. 

Soledad Carrizo, secretaria parlamentaria del bloque, dijo que “entre culpas, reproches, advertencias y algunas promesas el presidente Alberto Fernández inició un nuevo periodo legislativo, poniendo al congreso y a la justicia como responsables y hablándole a su electorado. Un nuevo discurso con aires de fábula. Metáfora perfecta de su gestión, una mezcla entre poca realidad y mucha ficción. Y mientras tanto sigue borrando con el codo lo que escribe con la mano”. 

Por su parte, Miguel Bazze (UCR) agregó: “El presidente vino a mentir al Congreso. En su discurso demostró que este es un gobierno agotado sin ideas para mejorar la situación del país y jaqueado por sus enfrentamientos internos. Por eso mintió. Mintió respecto de la situación y en la descripción de logros inexistentes”. 

El correntino Manuel Aguirre (UCR) se refirió a la situación ambiental en su provincia: “En la apertura de las 140° sesiones ordinarias del Congreso de la Nación el presidente Alberto Fernández jamás hizo referencia a los incendios y la crisis ambiental que vive nuestra provincia, la misma en la que estuvo hace tan solo 4 días luego de más de dos meses de incendios”. 

Lisando Nieri (UCR) recordó que según había afirmado Alberto Fernández en campaña, “las leliqs iban a iban a desaparecer para mejorar jubilaciones. Pero pasó de 5.4% a 10.3% del PBI. Finalmente, las jubilaciones terminaron perdiendo poder adquisitivo. Y déficit primario creció de 0.7% en 2019 a 4.2% del PIB. Perdimos en 2 años U$S 11 mil millones de reservas netas del BCRA”. 

Mario Barletta (UCR) remarcó: “El presidente Alberto Fernández se refirió con gran énfasis sobre la reforma al sistema judicial, pero no puso el mismo acento en la recuperación económica, empleo, educación y pobreza … Falsas promesas y puro relato”. 

“Cuando se pierde el valor de la palabra, los discursos se vuelven vacíos. Que difícil creer en lo que promete el presidente cuando no aprobó ninguno de los 15 proyectos anunciados el año pasado, los mismos que vuelve a prometer este año”, agregó Ximena García (UCR). 

“En un país agotado y sumido en estancamiento arraigado, el presidente Alberto Fernández garantiza una respuesta conservadora y antireformista. El país necesita reformas, presidente”, señaló por su parte Fabio Quetglas (UCR). 

Martín Arjol (UCR) señaló que “el presidente habló hoy de un país ideal, donde parece que no hay una inflación creciente, caída del salario y jubilaciones, fuerte presión impositiva y una desesperanza general en la sociedad. Nos quiere hacer creer que la responsabilidad de la crisis actual es del gobierno anterior, como si estos dos años hubieran sido laudatorios y como si no hubieran existido doce años de gestión kirchnerista que dejaron un país plagado de distorsiones, deudas y aislado del mundo”. 

Roxana Reyes (UCR) se refirió a la situación educativa: “Después de cerrar las escuelas durante dos años, hoy en la Alberto Fernández nos dice que ´cada peso invertido en la educación, es un peso invertido en el futuro”. 

“El discurso del presidente es reflejo de una gestión sin rumbo. No alcanzan sus cifras aisladas y anuncios rimbobantes para tapar la frustración de su gestión y los gravísimas internas que sufre su gobierno, dijo Juan Martín (UCR). 

“El relato populista del kirchnerismo no deja de sorprendernos. El presidente habla de una realidad que dista de la que día a día debe enfrentar cada ciudadano. Un discurso cargado de mentiras, donde se evita hablar de inflación”, agregó Marcos Carasso (UCR). 

Pamela Verasay (UCR) insistió en que “Argentina sigue sin definir rumbo económico, no hay plan. No nos equivocamos cuando dijimos que este Gobierno improvisa todo el tiempo. Prueba de ello es que el acuerdo con el FMI no logra ni el acompañamiento de La Cámpora”. 

Jimena Latorre (UCR) ironizó sobre los anuncios sobre aumentos de tarifas de servicios públicos: “El presidente señaló que “el 10% de los que más tienen tendrán los aumentos. Ese 10% del AMBA, es el 4% de los usuarios del país, 487.000 usuarios. Un ahorro de 500 M de dólares de los 7.200 M de dólares de los subsidios de 2021. Un iluminado”. 

“En la Asamblea Legislativa, el presidente Alberto Fernández nos pide a los argentinos más confianza. Nosotros le pedimos que para reconstruirla genere acciones que cambien el rumbo de sus 26 meses de gestión”, remarcó Víctor Hugo Romero (UCR). 

Fernando Carbajal (UCR) dijo que fue “un discurso vacío y sin definiciones. Lleno de sloganes y datos opinables. Y chicanas injustificables. Sin embargo, estoicos, nos quedamos a escuchar”. 

Ricardo Buryaile (UCR): “El presidente dijo que “gobernar es un ejercicio de responsabilidad”, pero se pasó todo su discurso haciendo un falso relato de la realidad y echándole culpa a la oposición. Habló sólo para satisfacer a un sector del kirchnerismo”. 

Pedro Galimberti (UCR) detalló: “Habla de la reconversión de los planes en trabajo, pero no les habla a quienes no tienen trabajo. Dice que no habrá ajustes, pero ajusta por inflación, en perjuicio de lo que menos tienen, y nada dice sobre cómo salir de ese problema”. 

“Es lamentable que en la primera asamblea legislativa con presencialidad desde la pandemia el presidente no haga mención a los más de 127 mil muertos y destaque como ejemplar una vacunación que arrancó con un vacunatorio vip que se robó las dosis de los más necesitados”, dijo Miguel Nanni (UCR). 

“Un montón de números que no reflejan para nada lo que vive la gente de a pie. Si el presidente reconoce realmente la importancia de las Pymes, no debiera dejar solos a nuestros emprendedores”, dijo Juan Carlos Polini (UCR).

Finalmente, el presidente del bloque “Integración y Desarrollo Chubutense”, senador Ignacio “Nacho” Torres, cuestionó que el discurso del presidente Alberto Fernández estuvo plagado de “agravios, chicanas y mentiras” en un claro mensaje elaborado para “contener a un sector reaccionario en su internismo que tiene de rehenes a todos los argentinos”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password