Fernández confirmó el acuerdo con el FMI y que los pagos se harán entre 2026 y 2034

“Es el mejor acuerdo que el Gobierno de la Argentina podía conseguir”, garantizó el presidente, tal cual había anticipado el 28 de enero pasado, y aclaró que no habrá reforma previsional ni laboral.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, presente en uno de los palcos.

Tras hacer una serie de referencias a la deuda de 45.700 contraída por el Gobierno de Mauricio Macri, el presidente Alberto Fernández detalló el acuerdo alcanzado con el Fondo Monetario Internacional señalando que “teníamos una soga al cuello, una espada de Damocles, y ahora tenemos un sendero que podemos recorrer”.

“Es el mejor acuerdo que el Gobierno de la Argentina podía conseguir. Me hubiera gustado que el Gobierno anterior no hubiera recurrido en 2018 al FMI y muchos menos en las condiciones que ya describí”, señaló, afirmando que “con el entendimiento que logramos, podemos ordenar el presente y construir un futuro”.

El presidente afirmó que “el nuevo acuerdo no acumulará nueva deuda a la ya tomada por el gobierno anterior. Es una refinanciación de aquél préstamo que nos permite no usar en estos años recursos nacionales para pagar los compromisos. Se usará dinero del propio FMI que empezará a pagarse dentro de 4 años y medio. Podremos utilizar ese tiempo para que semejante carga de deuda no detenga el crecimiento”. Y luego aclaró que “el acuerdo no resuelve el problema de la deuda externa, pero da un paso importante en esa dirección”.

Tras explicar que “se iniciarán los pagos en 2026 para terminar en 2034”, el presidente aseguró que “logramos un entendimiento inusual en el marco de un programa con el FMI. Es un acuerdo sin políticas de ajuste y con incremento del gasto real en todos los años del programa. Esto nos pone en un camino transitable para nuestro país con mayor previsibilidad, certezas y visión de futuro.

Habrá una expansión en infraestructura, inversiones en ciencia y tecnología y en políticas sociales”.

Según el primer mandatario, “este acuerdo no contempla restricciones que posterguen nuestro desarrollo, a diferencia de otros que la Argentina firmó en el pasado”, y afirmó que “la reducción gradual del déficit será compatible con una expansión moderada del gasto primario real que permitirá apuntalar la fuerte recuperación económica en curso”.

A continuación enfatizó que “no habrá una reforma previsional. La edad jubilatoria no será alterada. Jubilarse es un derecho y se debe respetar a rajatabla. Si por el motivo que fuere una persona deseara continuar trabajando después de cumplir la edad que establece la ley, nadie, en principio, debería obligarla a retirarse”.

Asimismo afirmó que “este acuerdo no doblega nuestra soberanía. Somos nosotros los que decidiremos nuestro futuro. Pero no dejo de reconocer que debimos extremar nuestros esfuerzos por definir con autonomía nuestras políticas públicas ante un acreedor poderoso”.

Y volvió a emprenderla contra la administración anterior al señalar que “todo es resultado del nivel de endeudadamiento externo al que con una frivolidad alarmante nos han dejado expuestos”.

Afirmó que “la Argentina necesita ordenar su política monetaria y fiscal. El mayor problema que tenemos, la inflación, es multicausal. Y es nuestra responsabilidad atender todas sus causas”, tras lo cual se comprometió a seguir “la senda de ordenar las cuentas públicas sin condicionar nuestras políticas de justicia social”.

“En Argentina se acabaron los tarifazos”, aclaró a continuación ante las referencias conocidas durante los últimos días respeto del tironeo con el FMI en ese sentido. Precisó entonces que “vamos a segmentar los subsidios para lograr niveles de tarifas razonables, con justicia y equidad distributiva para los servicios públicos de gas y electricidad. Por eso, en principio, apuntamos a que el 10% de mayor capacidad económica deje de ser beneficiario de subsidios”.

“Para el resto de los usuarios, nuestra política se inspirará en la Ley 27.443 votada en este Congreso de Nación en el año 2018 y vetada por el entonces presidente Mauricio Macri. Esa normativa establecía que las tarifas solo podrían incrementarse teniendo como tope el Coeficiente de Variación Salarial. Lo que nosotros haremos será utilizar ese mismo indicador, pero estableciendo que la evolución de las tarifas estará claramente por debajo de la evolución de los salarios. Así, alineamos el tema de las tarifas con una política clara para recomponer los ingresos en términos reales”.

Tampoco habrá reforma laboral, aclaró luego: “Los derechos de los que trabajan no pueden ser alterados en su perjuicio. La justicia social jamás puede ser objeto de una negociación. El futuro de los argentinos y argentinas que trabajan lo hemos defendido y lo vamos a defender de manera inclaudicable”.

“He escuchado con sorpresa opiniones que critican que hayamos logrado un acuerdo sin los condicionamientos que tantas veces tuvieron consecuencias desastrosas para nuestro país”, comentó luego, para afirmar que “no queremos más ajustes. Nunca defendimos los ajustes”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password