Valdés: “La guerra profunda sigue siendo entre la verdad y la mentira”

Así lo sostuvo el diputado oficialista al referirse al tratamiento de los medios sobre la guerra en Ucrania. Reivindicó la figura del papa Francisco.

El diputado nacional Eduardo Valdés (FdT) se refirió al contexto internacional, la guerra en Ucrania y la posición argentina, en el marco del “Ciclo de la Memoria, por la Verdad y la Justicia”, organizado por la Universidad de las Madres de Plaza de Mayo, donde participó junto al embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa.

“Nos muestran la guerra como un morboso show. Mientras las bombas caen y la humanidad se mata. En medio de esta guerra real, con muertes de hombres y mujeres, está la guerra mediática. Nada dicen la OTAN, la UE, sobre las muertes, porque no perjudican al negocio. La guerra profunda sigue siendo entre la verdad y la mentira”, analizó el legislador porteño.

La charla se dio en la apertura de la semana de la Memoria por la Verdad y la Justicia, que realiza el Instituto Universitario Nacional Madres de Plaza de Mayo por los 46 años del último golpe de Estado cívico-militar.

Valdés recordó su paso como embajador argentino ante el Vaticano, donde presenció las corrientes migratorias a Europa por los desplazados por el hambre y las guerras en Medio Oriente y África: “Los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos miraban para otro lado cuando había que aplicar los esenciales DD.HH. ante los migrantes, que habían transformado al Mediterráneo en un cementerio”.

En este sentido, mencionó el compromiso del papa Francisco, que “visibilizó y enfrentó esta situación” y la primera misa que tuvo lugar en Lampedusa, el punto más cercano de Italia continental con África, el lugar donde llegaban los sirios, iraquíes y sirios que sobrevivían al desplazamiento. “El papa quiso celebrar su primera misa para denunciar ante Europa la situación de los refugiados, que habían llegado a esa situación por la invasión a sus pueblos. Vimos un enfrentamiento entre los líderes europeos y Francisco. Es muy difícil que se practique la normativa de los derechos esenciales humanos porque no la cumplen los poderosos, quienes deberían aplicar esas normas”.

El diputado también recordó cuando Barack Obama anunció la invasión a Siria y fue enfrentado por el Sumo Pontífice, que convocó a una jornada mundial de oración de todos los credos. Y destacó el mismo compromiso con los migrantes que llegan a EUA, en un tiempo donde el expresidente Donald Trump promocionaba la construcción de un muro entre ambas naciones, Francisco I viajaba a Ciudad Juárez para acompañar a los “espalda mojada”. Y citó una frase que pertenece al papa: “Malditos los que fabrican armas, malditos los que las venden, porque ellos son los que inventan las guerras pero nunca están en el territorio, siempre están los más vulnerables”.

En tanto, el oficialista repasó otras invasiones bélicas recientes y el rol de la comunicación en la construcción de sentido: “Cuando se invadió Irak y se fusiló a quien gobernaba en ese momento, Saddam Hussein, el torpedeo mediático nos hizo creer que tenía algo que ver con el atentado a las torres gemelas, como si hubiera forma de mezclar a Saddam con Al Qaeda, cuando en la tierra irakí estaban abiertamente enfrentados. Diez años después, se invade Libia. Las fuerzas de la OTAN persiguieron al líder (Muammar el-) Gaddafi, y mostraron con todas las cámaras como lo acribillaban y vimos a Hillary Clinton brindando por eso. ¿Cuál era el pecado de Libia? Tener petróleo y no estar domesticada. ¿Cuánto le faltó a Venezuela? Quizás la salvó ahora la invasión de Rusia a Ucrania, pero cuánta demonización sufrió también Venezuela. Los medios nos muestran quién es el bueno y quién es el malo”.

Para finalizar, Valdés planteó que “la unidad es superior al conflicto, la comunión en la diferencia que pueden facilitar las grandes personas que pueden ir más allá de la superficie conflictiva y miran a las personas en su dignidad más profunda”.

Por su parte, Rafael Bielsa advirtió que hay medios de comunicación que abordan el conflicto entre Rusia y Ucrania con “una ligereza, una falta de objetividad y de seriedad que preocupan” y sostuvo que ese enfrentamiento “no nació cuando Occidente lo descubrió, sino muchísimo antes”. “No solo hay derecho a informar sino a ser informado”, agregó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password