Parrilli pidió a partidos aliados “militar” el proyecto para repatriar “dólares fugados”

Aseguró que esa iniciativa “va a tener muchos enemigos” y que si se sanciona van a tratar de que no pueda aplicarse.

En el marco de la reunión convocada por el interbloque Frente de Todos del Senado para analizar el proyecto de ley de creación de un fondo para el pago de la deuda pública heredada con el FMI, su impulsor, Oscar Parrilli, defendió la iniciativa ante los dirigentes cercanos al kirchnerismo convocados para “apoyar y militar” el proyecto.

Así es que el senador sostuvo que necesitan de ellos porque “este es un proyecto con el que no vamos a declarar el Día del Amigo… Es un proyecto que va a tener muchos enemigos, y ya los tiene. No va a ser una fiesta de cumpleaños lo que tenemos por delante: vamos a tener adversidades, ataques, atropellos, maniobras de todo tipo, para impedir primero que se sancione y después, si se sanciona, que se pueda llevar adelante y se pueda aplicar”.

Por eso dijo que quieren contar con los partidos políticos convocados “no solamente para difundirlo, sino militarlo. Para llevar adelante este tipo de sanciones se necesita un fuerte poder político y un fuerte acompañamiento de las grandes mayorías y los sectores populares de la Argentina”.

Luego contó Parrilli que ese proyecto estuvo inspirado en las palabras de Néstor Kirchner al cancelar en 2005 la deuda con el FMI, en las que sostuvo que ese organismo actuó como “promotor de pobreza en el pueblo argentino”. Y también las palabras de Cristina Fernández de Kirchner en el acto en Plaza de Mayo del 10 de diciembre de 2021, cuando dijo que “el FMI vivió condicionando la democracia argentina”, y pidió al Fondo “que nos ayude a recuperar los miles de millones de dólares que se fugaron al exterior. A la Argentina no le faltan dólares, están afuera”, afirmó esa vez.

“Estas son las ideas y principios que nos inspiraron para elaborar este proyecto de ley”, reiteró Parrilli, apoyándose también en que en el mundo están buscando también el dinero fugado, en ese caso proveniente del narcotráfico, el terrorismo, la venta de armas. “Es algo que pasa en todo el mundo”, aseguró, cuantificando -según dichos de David Lipton- que un 8% del PBI mundial está en guaridas fiscales y fuera del control de los estados y gobiernos.

“Así que no es un problema solo de la Argentina, sino internacional, y los países lo están empezando a resolver”, aseguró, enfatizando que contaba todo eso para que todos tuvieran elementos para defender el proyecto sabiendo que “no es una cuestión alocada, dogmática, caprichosa. Esto es algo que está haciendo el mundo”.

Parrilli recordó que el objetivo de esa ley es “evitar que sean dólares de la producción argentina con los que se pague al Fondo. Los dólares deben provenir del exterior, se deben repatriar del exterior. No estaba claro en el proyecto original y lo aclaramos. Repatriamos lo fugado al exterior y que no ha sido declarado”, dijo, recordando que “no es un nuevo impuesto, ni un blanqueo y aclaró que “no es una ley par aun año, es para varios años, hasta terminar de pagarle al FMI”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password