Recordaron a Marita Verón a 20 años de su secuestro

La Legislatura de la Ciudad homenajeó este jueves a esa joven desaparecida y destacó la lucha de Susana Trimarco, su madre, contra la trata de personas.

En el marco de la sesión ordinaria de este jueves, la Legislatura porteña recordó a Marita Verón al cumplirse el 20° aniversario de su secuestro y destacó que “la incansable lucha de su madre Susana Trimarco contra la trata de personas y renueva su compromiso de trabajo para la erradicación de este terrible delito”.

El texto recientemente aprobado había sido impulsado por los legisladores del Frente de Todos (FdT) Laura Velasco, María Bielli, Javier Andrade y Matías Barroetaveña, quienes recordaron que el 3 de abril del 2002 Marita –que por ese entonces tenía 23 años- fue secuestrada en Tucumán y precisaron que su desaparición fue “producto de un engaño montado por una vecina que trabajaba como enfermera de la Maternidad de San Miguel de Tucumán y le aconsejó que no gaste dinero con un médico particular para colocarse un dispositivo intrauterino (DIU) como método anticonceptivo, le dijo que vaya a la maternidad que se lo colocaban por sólo veinte pesos. Además, le dijo que hable con su novio, que era jefe de personal, y de esa forma se evitaría la larga espera para ser atendida”.

Marita fue a la maternidad y le comentó a su madre la situación, que había preguntado por Miguel Ardiles -el novio de la vecina-, que él la hizo anotar con la enfermera, que la atendió el médico Tomás Rojas, quien le indicó un Papanicolau y una radiografía de ovarios y que la habían citado para el día siguiente. También le comentó que habían sido muy insistentes en que lleve su documento de identidad para que se lo sellen. “Quedate tranquila, mamá. Cuando tenga que hacerme los estudios vos me acompañas”, le dijo Marita a Susana Trimarco en esa oportunidad.

La madre tuvo el presentimiento de que algo no estaba bien y al ver que Marita no regresaba a la hora que había dicho que lo haría, salió con su esposo a buscarla a la Maternidad. Allí descubrieron que el tal Ardiles era personal de limpieza y que todo había sido una mentira montada para secuestrar a Marita con el objeto de cometer el delito de trata de personas.

Trimarco buscó a su hija por todos lados. Al ver que Marita no aparecía, que no había llamado ni a sus amigas, ni a ningún otro familiar, decidió hacer la denuncia, y aunque al principio no quisieron tomársela, a fuerza de insistencia logró dejarla asentada.

“Pasaron veinte años, y Marita que hoy tendría 43, no está con su familia. Tenía un gran futuro por delante. Una hija y un almacén que funcionaba bien”, señalaron los diputados en los fundamentos de la iniciativa e insistieron en que “fue víctima de un negocio oscuro y macabro como la trata de personas, porque fue ignorada por la policía que no solo no la buscó, sino que dicen haberla subido a un micro en vez de llevarla a un hospital para ser atendida cuando vecinos llamaron diciendo que había una mujer que se notaba drogada y perdida al costado de la ruta. Marita, aún no encontrada, siguió siendo violentada por la sentencia absolutoria de sus secuestradores en 2012 y se convirtió en referencia de lucha social contra la trata que logro que en diciembre de 2013 se revocara el fallo absolutorio y condenará a todos los imputados”.

Al mismo tiempo que concluyeron señalando que “hoy, a 20 años de la desaparición de Marita -luego de una ardua lucha llevada a cabo por su madre, reconocida internacionalmente por la lucha contra la trata de personas a partir del caso de su hija- es necesario recordarla no sólo por tratarse de un caso emblemático sino además debido a que la trata de personas en nuestro país sigue siendo un flagelo y debemos profundizar la lucha para su definitiva erradicación”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password