Avanzó en comisión el proyecto que beneficia a la adquisición de taxis

El proyecto impulsado por la diputada oficialista Mara Brawer fue debatido en el seno de la Comisión de Presupuesto de la Cámara baja y pasó a la firma el dictamen.

Durante la reunión se advirtió que en 2019 un taxi costaba $750.000 y hoy sale $2.500.000.

En el marco de la sucesión de temas que se analizaron este martes en el seno de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, uno de los proyectos consensuados fue el que crea un régimen transitorio de reintegros impositivos para la adquisición de las unidades que prestan el servicio de vehículos automotores de alquiler con taxímetro.

La iniciativa corresponde a la diputada del Frente de Todos Mara Brawer (CABA), quien al defenderlo recordó que la misma tuvo dictamen en noviembre del año pasado y cosechó entonces las firmas de todos los legisladores, por lo que esperaba que ahora también resultara de esa manera.

Al hablar del proyecto recordó que el mismo alcanza a todas aquellas personas físicas y jurídicas para la compra de autos con el fin de usarlos como taxis. “A los 7 días hábiles de la compra del auto, se les reintegra tanto el IVA, como el impuesto automotor”, indicó al hacer referencia al eje de la ley.

Se trata de un régimen “transitorio”, pues dura 6 años; tiene un cupo fiscal para la compra de aproximadamente 10 mil autos por año; tanto la persona física como jurídica tiene derecho a comprar un auto por año; tiene que tener licencia y no puede ser vendido en los tres años siguientes, detalló Brawer.

Asimismo la ley invita a las provincias a adherir a través de impuestos locales que tiene la compra de autos. “Sería importante para apoyar esta actividad que las provincias adhieran a esta ley y reintegren los impuestos locales”, acotó.

A continuación, Mara Brawer destacó que todos “vivimos cotidianamente” lo que sucede con los taxis al menos en esta Capital. E hizo referencia a una nota publicada precisamente este martes en el diario La Nación, donde se hacía referencia a una persona que contaba que había estado más tiempo esperando un taxi que lo que le había llevado el vuelo para llegar a Buenos Aires. Atribuyó los problemas que vive el sector a “la gran crisis económica de 2015-2019; luego vino la pandemia y también aparecieron las plataformas”.

Al respecto advirtió que “durante 14 años Uber trabajó a pérdida, con la intención de hacer dumping: arruinar a su competencia para imponerse en el mercado”. Y comentó a modo personal que el fin de semana había tomado uno que le salió 730 pesos. “Cuando quise volver, no conseguía ni uno, y las plataformas me querían cobrar 2.200 pesos para el mismo viaje”, ejemplificó.

Comentó luego que para renovar en 2019 un taxi tipo standard, costaba 750.000 pesos; ahora salen $2.500.000… “No hay forma de acceder a la compra de un auto -concluyó-. Esta ley prevé el reintegro impositivo para la compra de autos básicos, autos de fabricación en Argentina con el 20% de partes de fabricación nacional, y en una segunda etapa la implementación de esta ley al 30%”.

Mara Brawer sostuvo que los beneficios de su proyecto van más allá de los taxistas.

Brawer habló en otro pasaje de “competencia desleal”, señalando que “en CABA teníamos hace 4 años 40 mil licencias; ahora hay 26 mil, y en la calle solo 15 mil taxis funcionando”. Así las cosas, sostuvo que “esta ley no solo va a beneficiar a los taxistas; también al resto de los argentinos. Como no se pueden comprar autos nuevos, ahora estamos viajando con autos que tienen 10, 12 años de uso, cuando antes el promedio era de 4 años”.

Y sintetizó: “Esta ley es beneficiosa para un sector como el de los taxistas; para la población por la calidad del servicio que recibirá, y será un estímulo para la actividad automotriz, al preverse la compra de 10 mil autos por año”.

Como cofirmante del proyecto, el titular de la comisión, Carlos Heller, acotó que “en la práctica esto no va a tener costo fiscal, porque hoy (los taxistas) no están cambiando los vehículos, así que es una ficción el cálculo del costo fiscal. Son unidades que hoy no se renuevan, y si se renuevan 10 mil, eso va a generar trabajo; no va a haber una pérdida de ingresos fiscales, porque hoy los taxistas no están renovando las unidades”.

A continuación, la diputada del Pro Germana Figueroa Casas (Santa Fe) quiso saber por qué se trata de un reintegro y no de una exención, que a su juicio “sería más beneficiosa para los compradores, ya que no tendrían que pagarlo y después recibirlo”. Su inquietud encontró apoyo de parte de diputados como el radical mendocino Lisandro Nieri. La explicación de Heller fue que la verificación tiene que ver con evitar que “haya irregularidades”.

A su turno, la diputada del Pro Ingrid Jetter (Corrientes) expresó su apoyo a la iniciativa y celebró que el Frente de Todos estuviera impulsando una iniciativa para bajar impuestos. Eso es, a su juicio, “lo que necesita la Argentina en todos los rubros”.

Con todo, apuntó que le parecía una iniciativa “muy de Buenos Aires”, que atendía un problema que se está viviendo en la Ciudad, pero aclaró que “de todas formas es positivo”. Además dijo pensar que “necesitaríamos devolver el IVA y sacar impuestos internos a todos los argentinos, porque todos usamos es el vehículo para ir a trabajar”.

A continuación, hizo un pedido: “Solicito una mirada más federal, que incluya remises y transportes escolares”. En ese sentido recordó que en su provincia “taxis hay muy pocos; lo que usamos todos es remises y debe pasar en todo el interior”. Por eso pidió extender el beneficio a los que usan los autos para remises y también a los transportes escolares, “que han sido los más damnificados en pandemia. Votamos un beneficio que nunca les llegó”.

La propuesta de Jetter encontró apoyo del diputado oficialista Sergio Casas (La Rioja) y del radical jujeño Jorge “Colo” Rizzotti, pero no hubo ninguna respuesta en ese sentido que sugiriera que se atendiera esa inquietud.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password