Hace 10 años se convertía en ley el proyecto de identidad de género

Con 55 votos a favor, ninguno en contra y solo una abstención, un día como hoy, de 2012, el Senado aprobaba la norma que contempla que toda persona “tiene derecho al reconocimiento” de su sexo.

Fue un debate veloz, para los tiempos de ambas cámaras, aun del Senado, donde tuvo lugar este histórico momento. Fue en la Cámara alta donde se convirtió en ley el proyecto de identidad de género, aprobado por 55 votos positivos, ninguno en contra y con solo una abstención.

El proyecto tuvo 25 oradores y la única abstención correspondió a la peronista chubutense Graciela Di Perna. Esta última expresó esa noche que en principio coincidía con mucho de lo expresado en esa sesión respecto de las libertades individuales y que repudiaba fuertemente todo tipo de discriminación. “Sin embargo, considero que, de aprobarse este proyecto de ley tal como ha sido sancionado por la Cámara de Diputados, se van a estar generando más problemas que soluciones para la sociedad argentina”, agregó la senadora.

Como cuando el tratamiento de la ley de IVE, había gente haciendo vigilia en las calles. Pero también había público en los palcos, y por eso fue que el senador radical Ernesto Sanz pidió, en la previa de la votación, “solicitar una autorización especial -dijo-. Como en el curso del debate hemos sido tan estrictos con las organizaciones presentes, creo que sería oportuno permitirles que se exterioricen en el momento de la votación”. Entre risas, el presidente del Cuerpo, Amado Boudou, le respondió: “Vamos a someterlo a votación. Me parece que hay un solo senador que está en contra…”. La referencia era hacia Miguel Pichetto, presidente del bloque oficialista y siempre refractario a las expresiones de adhesión o rechazo desde los palcos.

A continuación, con las abstenciones de la senadora Di Perna en general y en particular y de los senadores María Eugenia Estenssoro y Juan Agustín Pérez Alsina a los artículos 5° y de Estenssoro al 11° y 12°.

La votación en el Senado no tuvo pronunciamientos en contra.

Entre quienes aplaudieron desde los palcos estaba Julián Domínguez, a quien justamente Pichetto acababa de saludar desde su banca antes de pronunciar el discurso de cierre. “Le damos la bienvenida al presidente de la Cámara de Diputados, estimado Julián, que está acompañándonos esta noche en este recinto”.

“Me parece que la sociedad argentina es un poco mejor esta noche, como lo fue la noche del debate de la ley de matrimonio igualitario”, señaló el jefe del bloque oficialista en su discurso, y agregó: “Así vamos mejorando como sociedad, lo que es un hecho positivo por cuanto nos permite ir superándonos, ser un poco mejores, ser un poco más comprensivos, tratando de que la gente viva de acuerdo con sus convicciones, sus creencias, su propia identidad y respetando el derecho de hacer con su cuerpo lo que realmente quiera”.

“Esto es una convocatoria a la libertad individual que está garantizada en la vieja Constitución liberal del 53 y que la ley de matrimonio igualitario y esta iniciativa está ratificando”, agregó Pichetto.

Fue una sesión muy especial esa del Senado, pues esa misma noche se convirtió en ley el proyecto de Muerte Digna.

El proyecto de identidad de género había tenido media sanción el 30 de noviembre de 2011, con 167 votos a favor, 17 en contra y 7 abstenciones. Se basó en iniciativas presentadas por las diputadas del Frente para la Victoria Diana Conti y Juliana Di Tullio, y la radical Silvana Giudici.

Luego de los discursos de Vilma Ibarra, Diana Conti, Juliana Di Tullio, el radical Juan Pedro Tunessi reconoció el trabajo de las organizacionessociales en la elaboración de la iniciativa y adelantó el voto positivo de su bloque: “Desde la UCR no podríamos oponernos a este proyecto porque defendemos la Constitución Nacional”, aclaró quien por entonces presidía la Comisión de Justicia y llamó a “reparar esa discriminación, ese ninguneo social, que en muchos casos ha obligado a emigrar de sus hogares”.

Puntos salientes de la ley

El proyecto de identidad de género aprobado contemplaba que toda persona tiene derecho al reconocimiento de su identidad de género, tal como cada persona la siente, la cual puede corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento. En este sentido, toda persona podrá solicitar la rectificación registral del sexo, y el cambio de prenombre e imagen, cuando no coincidan con su identidad de género autopercibida, in necesidad de ningún trámite judicial o administrativo.

Por otro lado, la norma prevé que todas las personas mayores de 18 años de edad podrán acceder a intervenciones quirúrgicas totales y parciales y/o tratamientos integrales hormonales para adecuar su cuerpo, incluida su genitalidad, a su identidad de género autopercibida, sin necesidad de requerir autorización judicial o administrativa.

En tanto, los efectores del sistema público de salud, ya sean estatales, privados o del subsistema de obras sociales, deberán garantizar en forma permanente los derechos que esta ley reconoce. Todas las prestaciones de salud contempladas en el presente artículo quedan incluidas en el Plan Médico Obligatorio, o el que lo reemplace, conforme lo reglamente la autoridad de aplicación.

El saludo de los legisladores a este aniversario

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password