Compre Argentino: el secretario de Industria advirtió que “el entorno global ha cambiado y requiere una ley más fortalecida”

Ante el plenario de comisiones, Ariel Schale hizo hincapié en los sistemas de incentivo que una nueva norma debe establecer.

En el inicio de las exposiciones por el debate de la nueva ley de Compre Argentino, el secretario de Industria de la Nación, Ariel Schale, resaltó el valor de la nueva norma recordando que la vigente “fue concebida, diseñada, en un entorno global que ya no existe. La ley vigente fue concebida en pleno proceso de expansión del proceso de globalización, en el reinado de las cadenas globales de agregación de valor, todos procesos que tanto el avance de la revolución de la industria del 4.0, y las consecuencias del proceso pandémico han instaurado un proceso nuevo, que se conoce como nearshoring, y esto es la importancia estratégica de contar dentro de los territorios nacionales con cadenas de valor, plataformas productivas que den autonomía”.

El funcionario aclaró que ya no se considera un proceso coyuntural, sino estructural, “que define el ritmo de acumulación de este siglo”. Schale aseguró que “la pandemia ha acelerado los procesos de impacto de la industria 4.0. “Ya no hay tiempo para diseñar un producto; mandar un prototipo para fabricar en el sudeste de Asia; aprobar ese prototipo; encargar la producción y esperar el flete marítimo: se fue la demanda”, ejemplificó.

Por el contrario, continuó, “hoy la autonomía y la soberanía en los procesos de desarrollo industrial radica en la dotación de plataformas productivas cerca de los canales de comercialización”.

Destacó en tal sentido que el entorno pandémico ha puesto de manifiesto la disyuntiva de tener o no tener industria para poder aprovisionarse de los servicios que se requieren.

El entorno global ha cambiado y requiere de una ley más fortalecida en los sistemas de incentivo que irradia, y aquí seguimos también el proceso dinámico que ocurre en los países desarrollados”, y citó los casos de Israel, Japón, Alemania, Estados Unidos, entre otros, y los propios países de nuestra región, fundamentalmente Brasil, “que fortalecen los procesos de ‘compre nacional’”. Procesos que permitan autonomía, dijo, y precisó que la propia Unión Europea denomina como “autonomía sustentable”. Una forma de denominar a lo que a su juicio es “un proceso de sustitución de importaciones”.

“Este proyecto de ley viene a aportar musculatura, densidad, a ese proceso de construcción de la sociedad en su conjunto”, agregó el funcionario, que destacó que “la ley de Compre siempre va acompañando los procesos de maduración de política industrial, y por cierto en estos tres años se ha desplegado una política industrial de mayor densidad a la existente en la anterior, que requiere de una ley que fortalezca los objetivos de desarrollo industrial de la Argentina”.

Schale resaltó la ausencia de herramientas de financiamiento que les permitan fundamentalmente a nuestras PyMEs acceder, siquiera evaluar, la posibilidad de un esquema de venta en Compre Estatal por no poder hacer frente a las exigencias financieras de ese proceso”. Comentó en ese sentido las dificultades que debe encarar un productor PyME para enfretnar un desarío de producción a escala”.

Al respecto dijo que esta ley viene a otorgar un instrumento financiero a las PyMEs para recrear instancias mucho más competitivas por el sistema de incentivos de atracción de concurrentes a las posibilidades del Compre Estatal.

Otro elemento fundamental que destacó fue “la figura del Compre Estatal de Innovación”. Y señaló “un Estado incentivando compras en sectores que tenemos que desarrollar”.

Así las cosas resumió en las situaciones de instancias de articulación, promoción, democratización de información; la instalación de instrumentos financieros, y la figura del Compre Estatal de Innovación, como “ingredientes que transforman el instrumento legal vigente en uno más potente”.

A continuación, el secretario de Industria recordó que otra parte del debate de este proyecto estuvo centrado en los márgenes de preferencia. Aclaró sobre ese punto que “en una licitación donde compiten dos bienes nacionales, gana el precio más bajo, que quede absolutamente claro”.

Agregó que la elevación del margen propuesta desde el Ejecutivo estuvo fundamentada en principio por ejemplo por “el recurrente requerimiento del sector productivo nacional. “Segundo, porque los niveles de preferencia de la ley de Compre en los principales socios comerciales tiene magnitudes superiores incluso a lo que estamos proponiendo”, agregó.

Puso como ejemplo casos de Estados Unidos y en ese sentido destacó que en términos comparativos lo nuestro resulta moderado. “Brasil establece márgenes de preferencia del 20%”, ejemplificó, para citar también los de Israel, Turquía, India y México.

Esta es una ley de Compre Argentino; no de desarrollo PyME, ni que esté discriminando origen de capital: las multinacionales que producen en Argentina también gozan de preferencia, aclaró, para concluir resaltando que lo que se busca aprobar es “un instrumento muy valioso en términos de polítia industrial para seguir promocionando la instalación de inversiones productivas dentro del territorio nacional”.

Las exposiciones

Con cinco minutos cada uno para exponer -que previsiblemente respetaron muy poco-, expusieron a continuación los demás invitados, comenzando en nombre del movimiento obrero por el líder de la UOM Abel Furlán, quien expresó el apoyo cegetista al proyecto de ley.

“Venimos a apoyar el proyecto porque contiene la demanda que supimos plantear en la discusión del año 2017. Esa modificación de la ley tiene consistencia en función del consenso logrado a partir de las discusiones”, puntualizó, aclarando que “no es un planteo solo del Poder Ejecutivo, sino también una demanda que supimos tener nosotros al ser convocados en las mesas sectoriales. Este proyecto plantea oportunidades para el desarrollo, para la generación de nuevos empleos. Y en ese sentido, venimos con una postura de exigir el tratamiento y aprobación de este proyecto, porque entendemos que va a ser un bien preciado para todos los argentinos”, expresó el exdiputado nacional, que concluyó expresando su deseo de contar con “una herramienta que pueda construir oportunidades para el desarrollo y la empleabilidad. Más allá de las diferencias en algún articulado, que sean las cuestiones técnicas las que permitan un debate importante, y no las cuestiones políticas”.

En representación del sindicato del Calzado, Fidel Jerez resaltó que “esto es nada más y nada menos que generar empleo y trabajo argentino. Represento una industria que ha sido muy castigada en los últimos tiempos, con las importaciones, con la apertura. Creo que es una buena oportunidad de crear mano de obra argentino y trabajo argentino”. 

A su vez, Gustavo Gándara, director EJecutivo Fundación UOCRA, sumó su apoyo a la ley, por cuanto “el Compre Argentino implica trabajo argentino”, y agregó que “quienes escriban la reglamentación tiene que garantizar que aquel compre argentino sea trabajo argentino. Porque no puede ser cualquier trabajo, nosotros queremos un trabajo decente, que claramente tengan los pisos de protección social, y el complementada todos los estatus laborales”.

“Nos parece sumamente importante el tema de la inversión tecnológica. Esta inversión tiene que estar regulada con un proceso de transición tecnológica en la que los trabajadores aprendan estas tecnologías y las puedan hacer valer”, agregó.

A su turno, en nombre del Sindicato Argentino Obreros Navales, Juan Antonio Speroni habló de la necesidad de contemplar las alteraciones que tuvo el mundo a partir de la pandemia y el conflicto bélico. “Hay una oportunidad de tratar de generar las condiciones del entramada industrial para poder producir a través de las compras del Estado una herramienta que confluya con los indicadores productivos que se ven en el país que son muy buenos”. Y concluyó señalando que “Argentina tiene que transitar este sendero para defenderse en un mundo globalizado, en un mundo de disputa del mercado, tiene que ver con el compre nacional y las posibilidades de optimizar los recursos nacionales”. 

Por la Unión Industrial Argentina, Pablo Dragún consideró “fundamental tener a las compras públicas como política de Estado sostenida en el tiempo. Porque redunda en mayores beneficios para el entramada productivo, las inversiones y la generación de empleo de calidad”, y consideró “muy positivo el capítulo integrado de compras para la innovación. Así como la inclusión de la perspectiva de género, y la participación institucionalizada de los actores pertinentes en la mesa de compra argentino”.

A su vez, José Taomborenea, presidente de la Cámara de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas, señaló que “la industria y producción son los únicos generadores reales de riqueza y que pagan los impuestos”.

“Nuestro reclamo es que se unan, entiendan lo que significan y saquen algo que sea provechoso y además de largo plazo. Ya no se discute más en los países si industria sí o industria no. Todos los países industrializados tienen este tipo de regulaciones que protegen cada una de sus industrias. Y nosotros lo padecemos cuando queremos exportar”, dijo, para concluir con un pedido: “Dialoguen entre ustedes, pónganse de acuerdo y hagan que esto realmente funcione. Para nosotros esta ley es la madre de las leyes. No podemos fallar”.

A su turno, Tomás Canosa, director de ADIMRA, destacó la importancia de la herramienta de las compras públicas. “La evidencia internacional, los países desarrollados y en vías de desarrollo utilizan esta herramienta para potenciar la producción, exportaciones, generación de tecnología”, destacó, agregando que “la ley avanza en la dirección correcta en dos puntos. Uno las dificultades que presentan las empresas que son proveedores del estado tanto con los problemas de información como financiamiento. Entendemos que la creación del Fondo Fiduciario es un paso en la dirección correcta”.

“Y después que se avance en la previsibilidad, la posibilidad que las empresas conozcan los proyectos. Las adquisiciones que se van a realizar en el sector público para prepararse en el momento en el que se lancen las licitaciones. Creemos que la creación del observatorio va en esa dirección y va ayudar tanto la producción como la generación de empleo de calidad que el país tanto necesita”, puntualizó.

Por la Cámara Empresaria del Medio Ambiente, Marcela García Canosa comentó que “se mantiene al Estado como uno de los principales impulsores de la demanda de la economía. Y que sus compras financiadas por la recaudación de los impuestos deben propender al desarrollo de los diferentes actores económicos del país”.

“El Estado tiene responsabilidad al momento de utilizar su presupuesto, incorporando conceptos de compras públicas sustentables. El Estado con su poder de compra puede oficiar de orientador de mercado para bienes que aun el sector privado no género o servir de puente financiando nuevas tecnologías”, concluyó.

A continuación, por la Cámara de Industriales Fundidores, Pablo Gáspari expresó su adhesión al proyecto, pero señaló que no entienden “cómo el Estado puede dudar entre comprar un producto local o no. Cuando nosotros pagamos los sueldos, y toda esa masa de dinero queda dentro de la Nación”. 

Respecto al proyecto, consideró que “tiene varios conceptos que mejoran la situación actual. Consideramos que podría ser perfectible, pero tiene más aspectos positivos que lo que tenemos”.  

Y finalmente, reclamó que los legisladores “dialoguen, pónganse de acuerdo, piensen en la cantidad de divisas que esto puede generarle de ahorro al país y en la cantidad de puestos de trabajo que esto puede generar. 

Daniel Rosato, en representación de Industriales Pymes Argentinos, señaló que “todos coincidimos en la importancia de este proyecto de Compre Argentino. Hay que destacar su importancia y hacer memoria de lo que representa. Significa mayor cantidad de trabajo, mejores salarios, mayor productividad, un futuro mejor para todos. Significa cultura del trabajo, la continuidad de un proyecto industrial que venimos llevando adelante hace dos o tres años y ha llevado a la creación de mil nuevas PyMEs industriales” 

En este sentido, consideró que “la política industrial que se llevó adelante en los últimos años está dando resultado, hay que potenciarla. Lo que no dio resultado fue una política de una apertura que tuvimos del 2015 al 2019 que destruyeron 7 mil industrias en la Argentina. Yo creo que este proyecto no tiene que llevar una bandera política, tiene que llevar la bandera de Argentina por delante, y que todos tomemos conciencia lo que significa darle la oportunidad al sector productivo para decirle que va a haber más integración e inclusión”. 

Por CAEHFA, la Cámara de Equipamiento Hospitalario, Gustavo Pettinari señaló la necesidad de que el sector sea considerado como estratégico: “El sector, en estos últimos dos años, mientras otros países del mundo han tenido que piratear equipamiento médico, Argentina prácticamente no tuvo la necesidad de importar. Porque el sector estaba ahí para cubrir las necesidades de toda la demanda argentina y poder salir adelante airosos de esta pandemia. Por eso consideramos que el nuestro es un sector estratégico. Creemos que debería estar taxativamente enunciado en el cuerpo de la ley como sector estratégico, para poder entrar dentro de lo que se denomina reserva de mercado”. 

A su turno, Laura Codda por la Cámara Argentina de Seguridad, señaló que el proyecto es “fundamental”, ya que el sector participa en muchas licitaciones: “Para nosotros es muy importante este tema, como lo es que en las licitaciones se incluya la certificación por normas locales. Esperamos que haya una aprobación efectiva, lo cual para nuestras empresas es determinante”. 

Laura Barabas, de la Cámara de Industria del Calzado, expresó que su sector está “totalmente de acuerdo y apoyamos el proyecto de ley de Compre Argentino. Y ahora comienza el trabajo, porque nosotros tenemos que lograr que cuando se reglamente y trabajando en conjunto lograr que realmente sea efectiva y las PyMEs puedan acceder, tienen que haber condiciones y acceso para el financiamiento”.

Por la Cámara industriales de Bienes de Capital, Rubén Fabrizio señaló que el proyecto “mejora los márgenes de preferencia. Siempre lo hemos requerido para aproximarse a lo que hacen nuestros socios comerciales, los piases desarrollados del mundo. Entendemos que el mecanismo de financiamiento dentro de la propia ley es de suma utilidad y es un reclamo histórico. Finalmente, la instancia de mesa de trabajo conjunto entre los compradores y oferentes también ha sido un reclamo histórico. Es de suma utilidad para el diseño y la mejora de la gestión de compras integral. 

Finalmente, Laura Fabra por CAPGEN expresó que defienden y apoyan la implementación de este proyecto: “Consideramos que vamos a generar más puestos de trabajo y es lo que va sacar este país adelante. Y estamos muy de acuerdo a que se dé lugar y se siga manteniendo como política de Estado la paridad de género”. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password