Con expositores, comenzaron a discutir una solución para los créditos UVA en Diputados

Fue en el marco de un plenario de las comisiones de Finanzas y de Presupuesto y Hacienda. El debate arrancó con representantes de familias tomadoras de créditos y especialistas.

Tomadores de créditos expusieron su situación en el Congreso. (Foto: @HipotecadosUVANacional)

A casi un mes de la sesión especial fallida a la que había convocado la oposición para debatir el tema de los créditos hipotecarios UVA, un plenario de las comisiones de Finanzas y de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados puso en marcha el análisis del tema. La reunión conjunta de las comisiones que presiden los oficialistas Alicia Aparicio y Carlos Heller arrancó este miércoles pasadas las 10.30 en el Anexo “C”, donde fueron invitados expositores, y duró alrededor de dos horas.

En el comienzo de la reunión, la diputada Aparicio adelantó que se acordó llevar adelante dos reuniones informativas, con la presencia de especialistas y representantes de los tomadores de créditos, y una reunión de debate. Tras lo cual, arrancaron las exposiciones de los invitados.

En representación del colectivo UVA, abrió la ronda de expositores María Luisa Schwab, integrante de Hipotecados UVA Tandil, quien contó su situación personal a partir del hecho de contar con un lote en su momento y haber pedido un crédito para construir, cosa que consiguieron en mayo de 2017. “Nos encontramos con que el primer desembolso no era la cantidad de dinero esperada”, comentó, advirtiendo que mes a mes notaron que no era el dinero esperado y fueron sumando plata propia. “Hicimos todo cuanto tuvimos a nuestro alcance”, detalló, asegurando que “no hubo especulación por parte nuestra. No hicimos negocio, como algunos dicen”, y cuestionó el “aumento desmedido de las cuotas”.

“Ya hemos devuelto el monto otorgado y de ahora en más todo es ganancia de los bancos”, sintetizó, solicitando precisamente “regular las ganancias desmedidas de los bancos”.

A continuación, habló Iván Kerr, exsubsecretario de Vivienda durante la gestión anterior, quien contó lo que hizo en ese entonces y lo que están analizando ahora desde la Fundación Pensar. “Durante 2016 el BCRA creó la UVA, que permitió que muchas familias de ingresos medios pudiera comprar su vivienda”, recordó, destacando el “boom” que generó entonces ese sistema, que rige hoy sin problemas en países vecinos. Pero admitió que la inflación generó problemas que trataron de atender adecuando el nivel de adecuación de las cuotas, a través de un fondo fiduciario creado a esos fines que se aplicó para deudores del Procrear y del UVA.

“En noviembre de 2019 presentamos un proyecto de ley para que a partir del presupuesto siguiente las cuotas se comenzaran a tratar en función de un sistema de convergencia que evitara este salto inflacionario acumulado”, recordó, con el fin de “proteger a los deudores, pero también mejorar la calidad del crédito hipotecario para que volviera a ser utilizado en el futuro”. Comentó también que ahora han pensado en un fondo de compensación “simétrico”, para que los tomadores de créditos paguen sus cuotas ajustadas por salarios, y que los bancos sigan percibiendo las cuotas ajustadas por el CER y la UVA, vía un fondo compensador, cosa que funciona en otros países de manera “rentable”.

Kerr concluyó asegurando que “el crédito hipotecario necesita apoyarse sobre una economía estable con capacidad de proyectar en el mediano plazo. Hasta que eso no ocurra, este fondo compensador puede ser una herramienta para dar seguridad a quienes tomaron créditos hipotecarios”.

Paola Gutiérrez, integrante del colectivo nacional de créditos hipotecarios UVA, habló de la necesidad de encontrar una solución a “una política fallida de viviendas”. Muy crítica habló de la manera como el sistema vigente viene destruyendo las economías de los tomadores de créditos. “Hemos fatigado los despachos de los diputados y senadores y no hemos sido escuchados”, se quejó, negando que hayan hecho “negocio” con sus viviendas adquiridas. “Todos y todas sabemos que las propiedades han bajado en todo el país”, comentó. “Venimos padeciendo los efectos de una inflación que no para y que año a año se consolida, con la diferencia que tenemos una piedra atada al cuello”.

“Desde su aparición hasta hoy la UVA subió un 700%”, disparó en un pasaje de su mensaje, en el que reclamó al poder político asumir su responsabilidad y debatir el tema en el Congreso.

Adrián Daniel Albor, presidente de una asociación civil que brinda patrocinio a deudores hipotecarios, habló a continuación de “estafados UVA” y la situación que les han expresado a ellos al ir a buscar soluciones. “Los estafados UVA saben quiénes son responsables de haberles arruinado sus vidas y sabrán quiénes se las han solucionado”, deslizó, considerando “violento” que “vengan algunos a hablar de las bondades de estos créditos.

“Llegamos a la conclusión de que los bancos se han convertido en lo micro en lo que el FMI es en lo macro a los estados”, disparó. “Queremos una solución sin juicio”, agregó en otro pasaje.

Otro de los expositores fue el economista Lucas Llach, quien fue funcionario de la gestión Cambiemos, y que definió a la UVA como “una política muy ‘antigrieta’”, que en tiempos de Eduardo Duhalde puso una excepción a la convertibilidad y permitió los depósitos y créditos indexados en CER. “Todo esto estuvo permitido desde 2002 en adelante; lo que hizo el BCRA en 2016 fue ponerle un nombre a la unidad de cuenta”, precisó.

El economista salió al cruce de la frase que dice que “este es un negocio de los bancos”, señalando que “si queremos que el deudor pague menos de lo que se comprometió a pagar, estamos diciendo que haya pocos incentivos para el prestamista, que no es el banco, sino los depositantes”. “Si no hay nadie que preste, no hay crédito”, sentenció, comentando que “lo que permitió el crédito UVA es reducir muchísimo el pago inicial y por lo tanto permitió el acceso a la vivienda”, reclamando al Congreso “permitir que siga existiendo el crédito en la Argentina y por lo tanto la indexación”, aclarando que la cuota UVA es el crédito más estable, pues contempla lo que fue la inflación en el mes anterior, por lo tanto “su variabilidad es mucho menor a la variabilidad que tienen todos los demás ítems”.

Llach planteó la necesidad de ir bajando la inflación, sosteniendo que compensar a solo un grupo que son los tomadores de créditos, habría que compensar también a los otros 47 millones de argentinos.

Invitada por la diputada Romina del Plá, la investigadora del Conicet Ivana Sokolof cuestionó las promesas con las que se promocionó en su momento los créditos UVA. “Esas promesas ignoraron todo lo que se sabía desde la década del 80 sobre los créditos hipotecarios”, enfatizó. “El sistema UVA no falló por su mecanismo de indexación, sino porque falta de dos falsas premisas desechadas por la evidencia: que el aumento de la oferta de la vivienda va a bajar su precio y que la facilitación del crédito hipotecario aisladamente contribuye a resolver el problema de la vivienda. Cualquiera que entiende  un poco sobre el funcionamiento del mercado del suelo sabe de la formación de la renta y de las expectativas alcistas en contextos especulativos”, sostuvo.

A su turno, Federico González Rouco, economista y gerente de Créditos y Alquileres en el Instituto de Vivienda de la CABA, defendió enfáticamente el sistema de créditos y destacó que “hoy la mora es del 1,3%”, remarcando que los países que utilizan este tipo de sistema siguen manteniéndolos, y le adjudicó los problemas que tiene a la inflación. “Es cierto, el capital aumenta”, reconoció en un pasaje de su mensaje, aclarando que “cada vez se venden menos UVA, pero todos los meses se deben pesos, que ajustados por inflación valen menos”.

“Si hay un pasivo es porque hay un activo, y esto también debería ser parte de esta conversación”, precisó, alertando que “si queremos que haya más crédito hipotecario, hay que entender que primero necesitamos demanda y después necesitamos oferta. Hay gente que tiene que querer sacar un crédito y hay gente que tiene que querer prestar dinero. Si de esta conversación sale algo que afecte alguna de estas dos cosas, no va a haber más crédito hipotecario. Se va a terminar de romper el aspiracional de la casa propia”, y concluyó reclamando ir hacia un fondo de compensación, pero aclarando que “lo que se haga acá no tiene que ser algo que desincentive la oferta de créditos”.

Facundo Di Filippo, presidente del Centro de Estrategias de Acción para la Igualdad, sostuvo que teniendo en cuenta que el Estado subsidia una gran cantidad de créditos “creemos que es importante que se revea el capital adeudado, que ha aumentado 7 veces; que el tope sea del 20%, que no se pasen cuotas al final y nos gustaría que esta reunión estén presentes los bancos, que son los grandes ausentes a la hora de discutir estos créditos”.

María Isabela Iasala, representante de los tomadores de créditos, habló en representación de “400 mil familias damnificadas por créditos prendarios y personales, y como vocera de los referentes del interior del país que no pudieron venir por razones económicas en este contexto”. Habló de aquellos que compraron automóviles a través de créditos hipotecarios; también de los tomadores de créditos personales para mejorar sus viviendas o comercios. “Todas las familias fueron damnificadas y resultaron vulnerados sus derechos al trabajo y a vivir dignamente, porque este sistema nos empujó a la pobreza”, calificando de “estafa” los créditos, por cuanto fueron difundidos con “información engañosa”, como así también “fueron otorgados de forma irresponsable por las entidades financieras, que contaban con la información de que no serían viables en el tiempo”.

Los damnificados, dijo, “fuimos doblemente estafados; primero por el Gobierno que los lanzó y actualmente por este Gobierno que los mantiene hasta la actualidad y lanzó estas medidas”. Sobre el final, pidió una solución para los tomadores de créditos hipotecarios, pero también por los tomadores de créditos prendarios y personales.

Por el colectivo de créditos hipotecarios UVA, Perla Figueroa comentó entre lágrimas su situación personal. “Sabemos de derrotas, sabemos de destratos que claramente uno no puede disociar al momento de pensar nuestra calidad de vida. Sería más fácil para mí adentrarme en un discurso pensado, como lo  hacemos cada día los integrantes de este colectivo. Pero quizá no sería tan sentido y tan vivido en esta lucha diaria y es desde ahí donde yo los invito a que podamos ubicar a la política en ese lugar de transformación. Ustedes tienen esta oportunidad de transformar nuestras vidas y las de los que podamos tomar los créditos de ahora en más”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password