La izquierda pidió repudiar los dichos de Milei sobre la venta de órganos

Gabriel Solano (FIT) impulsó en la Legislatura porteña un texto que busca repudiar las declaraciones del diputado nacional al respecto de esa situación, a la cual definió como “un mercado más”.

Después de que el diputado nacional por La Libertad Avanza (LLA) Javier Milei asegurara que la venta de órganos es “un mercado más”, el legislador de Frente de Izquierda (FIT) Gabriel Solano presentó en la Legislatura de la Ciudad un proyecto de declaración mediante el cual buscará repudiar los dichos del libertario.

En los fundamentos de la iniciativa, el trotskista remarcó que Milei “viene desarrollando un discurso polémico para colocarse en el centro de la escena de cara a las elecciones 2023. El mismo pone de relieve un contenido reaccionario, anti obrero y peligroso” e indicó que “a las anteriores declaraciones referidas a la venta libre de armas, o a la apertura de cárceles nacionales privadas se suma el planteo de la libre comercialización de órganos”.

Sobre esa misma línea planteó que “el argumento principal que sustenta todo su planteo se basa en la supuesta libre voluntad de los individuos, un concepto abstracto que descarta cualquier elemento del contexto socioeconómico” y subrayó que “el primer elemento que omite el diputado es que los “individuos” que venden sus órganos pertenecen a una clase social concreta, son trabajadores que no actúan por una libre decisión, sino por una necesidad de subsistencia. Por el contrario quienes comercializan y venden tales órganos forman parte de otra clase social concreta, la capitalista que en esa rama clandestina e ilegal de la economía cosecha ganancias multimillonarias a nivel global como sucede también con las redes de trata y el narcotráfico”.

Además señaló que “los trabajadores que se ven obligados a vender sus órganos lo hacen condicionados por un régimen social y económico. En su etapa actual, el capitalismo sólo ofrece a los trabajadores salarios de miseria, reformas que degradan los derechos laborales allí donde hay convenios colectivos de trabajo, una extendida informalidad laboral para no garantizar esos derechos, asistencias monetarias miserables para quien no consigue trabajo y ningún plan de desarrollo económico que realmente genere trabajo”.

Solano también afirmó que “el no acceso al alimento, a la vivienda, a la salud y educación pública de calidad es la regla en la vida de cualquier trabajador. Siendo el 50% de la población argentina privada de estos derechos, el planteo de la promoción de la venta de órganos como ‘un mercado más’ apunta no sólo a reivindicar a los sectores capitalistas que se enriquecen en él, sino también a presentar ante el conjunto de la población las necesidades sociales de los trabajadores como decisiones individuales que nada tienen que ver con el sistema que habitamos”.

Por último, el legislador porteño concluyó precisando que “el diputado da cuenta de una doble moral. Entrevistado por Lanata para Radio Mitre declaró: ‘mi primera propiedad es mi cuerpo. ¿Por qué no voy a poder disponer de mi cuerpo?’. Sin embargo, al referirse al cuerpo de las mujeres que deciden libremente frenar un embarazo no deseado su posición era la de las iglesias oscurantistas. En consonancia con sus anteriores declaraciones negacionistas de la desigualdad social entre hombres y mujeres, la falta de rigor científico no es una torpeza sino una decisión consciente de una fuerza política que se origina como reacción al movimiento de mujeres”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password