El Círculo de Legisladores organizó un encuentro virtual sobre la salud digital 

Junto al Instituto de Estudios Estratégicos y de Relaciones Internacionales, y presidido por Daniel “Chicho” Basile y Humberto Roggero, llevaron a cabo un webinar sobre “Salud Digital con perspectiva de género”.

El Círculo de Legisladores de la Nación y su Instituto de Estudios Estratégicos y de Relaciones Internacionales (IEERI), presididos por Daniel “Chicho” Basile y Humberto Roggero, respectivamente, junto al Honorable Congreso de la Nación llevaron a cabo un webinar sobre “Salud Digital con perspectiva de género”. 

El encuentro con la disertación de las médicas Marisa Aizenberg, Analía Baum, Marina Rojo, el Licenciado Diego Branca y la doctora en Economía Cristina Pombo Rivera. La jornada fue coordinada por la secretaria de Previsión Social y Salud del CLNA, diputada de la Nación (MC), Cristina Guevara. En las conclusiones participó el asesor de la Cámara de Diputados de la Nación, doctor Claudio Mate. 

El presidente del Círculo de Legisladores de la Nación (CLNA) Daniel “Chicho” Basile, recordó que “es el único en el mundo creado por ley y desde nuestra institución trabajamos por el bien común de la sociedad buscando los consensos necesarios para legislar hacia el futuro”. 

Basile señaló que “la Salud digital supone un cambio de paradigma en la forma de prestar la asistencia sanitaria, pues incorpora estrategias de prevención, diagnóstico y tratamiento más eficaces y seguras, y aporta soluciones para garantizar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios”. Agregó que “en este año 2022 vamos a avanzar en la revisión de las normas necesarias para regular la Salud Digital y así proteger los derechos humanos de las personas para que estas puedan acceder a la tecnología y así acceder a los servicios de salud en la búsqueda de la ciudadanía sanitaria”. 

Por su parte, Cristina Guevara recordó que en el año 2021 el Instituto de Estudios Estratégicos y de Relaciones Internacionales firmó un convenio con el Observatorio de Salud de la Universidad de Buenos Aires (UBA): “Desde ese momento venimos trabajando sobre las vacancias que hay sobre la salud digital. Hoy queremos instalar en la agenda parlamentaria la salud digital con perspectiva de género, para avanzar en la igualdad entre los hombres y mujeres”. 

En tanto el presidente del IEERI, diputado de la Nación (MC), Humberto Roggero saludó a todos los presentes y agradeció a los panelistas por la importancia del tema puesta tratado: “Desde nuestro prestigioso Instituto de Estudios Estratégicos de Relaciones Internacionales, trabajamos para difundir y fomentar la gestión legislativa en el marco de respeto y tolerancia de los valores democráticos, incentivando la participación ciudadana”, expresó. 

Marisa Aizenberg, planteó que “la salud digital mejora los niveles de acceso de calidad, de eficiencia del sistema de salud, de las prestaciones, de los servicios que el sistema de salud que está en condiciones de dar a través de esta transformación y también construir escenarios para acelerar los procesos de digitalización que ya vienen en marcha”. 

Aizenberg señaló que “estas oportunidades nos plantean el mirar hacia adelante, mirar hacia este futuro que tenemos porque la desigualdad que se provoca en la brecha digital, no es un tema nuevo. Acá no se trata de países ricos contra países pobres, la brecha digital existe también en determinadas regiones de un país desarrollado como Estados Unidos e Inglaterra que, por razones generacionales, culturales, geográficas y económicas, estas brechas dan como resultados vulnerados y excluidos. El concepto de brecha digital es sumamente complejo que abarca no solo el acceso a la tecnología y la conectividad sino también el conjunto habilidades para ser usadas y con ellos nuevas inequidades que provocan por ejemplo que la esperanza de vida sea menor en un grupo de población que otro, los mismo sucede con la tasa de mortalidad, la prevalencia de la discapacidad, el riesgo de una muerte materna, no es el mismo en el norte de la Argentina que en el sur”. 

A su turno la doctora en Economía, Cristina Pombo Rivera, afirmó que “desde mi lugar de trabajo en el Banco Interamericano de Desarrollo (BI) busca ayudar a los países de Latinoamérica y el Caribe a la adopción responsable de la tecnología y la inteligencia artificial. La tecnología tiene un potencial de bien social importante pero no todo lo brilla es oro, sobre todo cuando se trata de sesgos y desafíos éticos. Nuestro mundo está lleno de prejuicios y esto se da mucho en lo que respecta a la igualdad de género en la inteligencia artificial, pero sobre todo en la Salud Digital”. 

Pombo Rivera agregó que “hay una práctica histórica en utilizar datos de hombres para alimentar a los sistemas que atienden a las mujeres. Es realmente extraño que el diseño de muchos algoritmos ignore la dimensión de género y su contribución en las decisiones sanitarias a la hora de detectar enfermedades”. 

Diego Branca comenzó haciéndose la pregunta de “¿Cuál es el motor de la transformación de la salud digital? En términos de transformación la medicina no está a la altura que están otras industrias. Con la pandemia del Covid 19 vivimos en un par de meses una aceleración de tecnologías digitales como telesalud, salud digital. Antes de la pandemia, los datos en salud tenían un incremento anual del 48%. Con la pandemia estos datos explotaron. Si bien tenemos mucha información, la brecha entre estos datos y el conocimiento está aumentando y ni hablar de ese conocimiento aplicado en la clínica diaria. Los equipos que trabajan en estos sistemas de salud digital no están dando una polarización cruzada entre las distintas soluciones tecnológicas y siguen con la cultura de silos. No se está mirando una mirada amplia de los problemas que se está atacando”.       

La doctora Analía Braun afirmó que “para que haya equidad de género debe haber una distribución justa de los beneficios, los recursos, el poder y las responsabilidades entre mujeres y hombres. Las inequidades de género son cuando existen desigualdades injustas, innecesarias y prevenibles entre los hombres y mujeres en la atención de la salud y la participación en el trabajo sanitario. Las estrategias de equidad de género se utilizan finalmente para la igualdad. La equidad es el medio, la igualdad es el resultado”. 

Para Braun “debemos tener en cuenta las diferencias entre hombres y mujeres con respecto a la edad, el estado socioeconómico, la educación, el grupo étnico, la cultura, la orientación sexual, la discapacidad y la ubicación geográfica. Es necesario tener una estrategia común del diseño, la ejecución, la vigilancia y la evaluación de las políticas económicas y sociales, de tal manera que no se perpetúe la desigualdad. Sin embargo, en el sector de la salud, no podemos pasar por alto los factores biológicos y sociales que influyen en la salud de las personas”. 

La médica y Magíster en Salud Pública, Marina Rojo dijo que “los desafíos para lograr la salud digital con perspectiva de género es lograr una mayor participación de las mujeres en ciencias y tecnologías. Tenemos que trabajar en las perspectivas de género de los profesionales de la salud. Rojo dio algunos datos: la brecha en el mundo en acceso a internet es del 26 % entre hombres y mujeres. En Asia llega al 70%, al 21% en el norte de África y al 38% en el sur de África. En Europa y Latinoamérica es del 4%”. 

Rojo finalizó su exposición citando una frase de la matemática estadounidense, Cathy O´Neill: “Los procesos de Big Data codifican el pasado. No inventan el futuro. hacer eso requiere imaginación moral, eso es algo que sólo los humanos pueden proporcionar. Tenemos que incorporar, explícitamente, mejores valores en nuestros algoritmos, creando modelos de Big Data, que sigan nuestro liderazgo ético. A veces eso significará poner la justicia por delante de las ganancias”. 

En las conclusiones el doctor Claudio Mate, reiteró “la renovación del compromiso del presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa, para tratar en la agenda de principios parlamentaria, este tema tan importante como lo es la salud digital”. 

“Cuando fui ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, me tocó cambiar las direcciones de los hospitales. Elegí a todas mujeres y para mí fue un proceso natural, no tuve intencionalidad de género, solo elegí gente muy capaz. Esta decisión innovadora generó resistencia hacia dentro de cada hospital”. 

“Por eso hoy tenemos el desafío de generar un marco legislativo para producir cambios que no se han hecho en los últimos 200 años. Legislar es unos de los actos instituyentes más importante. Tenemos que generar leyes contemplando cambios que hoy se producen semestralmente. Una ley escrita a los 6 meses es vieja y más si se legisla sobre tecnología. Estamos pensando con el equipo, en romper esos esquemas clásicos de las legislaciones y empezar a legislar por principios y no por temas específicos. Tenemos que cambiar la forma de legislar”, dijo el sanitarista. 

Estuvieron presentes, la embajadora de Costa Rica, Ginette Campos Rojas, el ministro de la Embajada de Paraguay, Gustavo Miranda, el director general del Círculo de Legisladores, Marcelo Muscillo, entre otros. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password