Virginia Cornejo: “Las decisiones políticas del Gobierno nos llevan a la deriva” 

La diputada nacional salteña se manifestó respecto ante el faltante de combustibles para productores, las dificultades que aparejó el cierre del aeropuerto El Palomar, y a cómo ve el armado electoral de JxC de cara al 2023.

Por Santiago Rodríguez Lamas.

“¿Cómo hacemos que reaccionen quienes tienen la obligación de gobernar y dar soluciones todos los días?”, se cuestionó la diputada nacional salteña de Juntos por el Cambio Virgina Cornejo, luego de expresar su honda preocupación por el faltante de gasoil que aqueja a casi todas las provincias del país y paraliza el entramado productivo. 

La legisladora dialogó con parlamentario.com sobre este preocupante tema, la problemática de conectividad que significó el cierre del aeropuerto El Palomar y el retiro de los vuelos low-cost, y al armado de Juntos por el Cambio para presentar una oferta electoral competitiva para los comicios de 2023. 

Días atrás presentaron un pedido de interpelación al secretario de Energía Darío Martínez por el faltante de gasoil… 

-Estamos preocupados no sólo con lo que está pasando, si no con la falta de respuesta y de reacción de quienes gobiernan. En el norte, en Salta, quienes son pequeños, medianos o grandes productores hoy no pueden recoger lo que han invertido, lo que han plantado, para poder de esa manera recuperar. Y por supuesto, eso que recuperan se vuelca a la economía, y eso a la exportación; y la exportación trae dólares al país.  ¿Cómo hacemos que reaccionen quienes tienen la obligación de gobernar y dar soluciones todos los días? Como legisladora tengo la obligación mínima de pedir la presencia acá de los responsables directos de esta falta de solución a las problemáticas de no tener combustible. 

Además, intentaron hacer partícipe del pedido de interpelación a cámaras empresarias, como la de estaciones de servicio.

-Y ahí también nos vemos con otros problemas. Cuando hablamos de cámaras empresarias tenemos que hablar de representantes de distintos sectores. Estos representantes tienen que estar también a la altura de las circunstancias, por eso hemos buscado juntarnos con ellos. Pero no vinieron, no sé si es falta de interés, o tal vez piensan que los legisladores no les van a acercar soluciones. El Parlamento es el lugar que los representa, es la caja de resonancia de nuestra gente; también tengo que decir que a veces no son escuchados suficientemente. Tal vez por eso, las cámaras empresarias, en este caso la de los expendedores de combustibles, no llegan al Congreso. 

De todas maneras, la invitación a sectores privados permanece abierta….  

-Así es, y hay que pensar que atrás de lo que significa una actividad como ser una estación de servicio es una pequeña estructura donde trabaja mucha gente, y donde pueden perderse cientos de puestos de trabajo. 

El ministro de Transporte, Alexis Guerrera, aseguró que entre 15 a 20 días el problema del abastecimiento estaría resuelto. 

-Yo digo con toda claridad que mienten, o no conocen la realidad. Los gobernadores del noroeste argentino se juntaron todos para aunar criterios para desarrollar este gran sector de la Argentina, que es el Norte más el NEA. En donde, su propia geografía, habla de que se la debe atender con una mirada federal, una mirada distinta. Ahí fue el jefe de Gabinete de ministros y prometió que no nos iba a faltar combustibles, que ya había comprado más de cuatro barcos. Parecen que han sido los barcos de Cristóbal Colón, porque no llegan a la Argentina y ya el norte se quedó sin combustible y todo el sistema productivo quedó a la deriva. 

Quizás es difícil fijar expectativas cuando hay discusiones internas incluso dentro del propio Gobierno. 

-Este es un Gobierno que tiene dos o tres cabezas, y no se comunican entre ellas. Son independientes y se mueven de manera independiente. La verdad que la decisión política de quienes ganaron las elecciones nos lleva a la deriva porque unos no saben lo que hacen los otros, y cuando uno decide algo que quiere hacer, encontramos de la otra parte quienes se oponen. Y esto nos habla que todavía no han definida qué clase de país quieren, cómo lo quieren gobernar y qué soluciones le quieren dar a sus problemas.  

Esta falta de decisiones nos está sumiendo en el peor de los mundos, hoy hay argentinos que no tienen un plato de comida en su mesa. Hay chicos que están con hambre, no llegamos a cubrir ni sus necesidades básicas. En una Argentina que supiera qué camino tiene que caminar sería un país lleno de posibilidades y que estas cosas no sucedan. La coyuntura es desesperante. 

Hace algunos días la mesa nacional de Juntos por el Cambio se reunió en Río Cuarto para escuchar a los referentes del agro. 

-Río Cuarto fue un escenario en el que hemos recibido a los distintos sectores del agro, y nos han expresado sus preocupaciones. Y una segunda parte, se reunieron los principales dirigentes de este espacio político, donde analizamos distintas maneras de conducirnos hacia las elecciones del 2023, y por otro lado escuchando a todos los sectores productivos. Fundamentalmente las principales actividades que se llevan en nuestro país, que vendría a ser la zona de San Luis, Córdoba, y las provincias aledañas. 

Bueno, todas son quejas. La verdad es que yo insto al Gobierno nacional a que se junte con estos sectores, que también los escuche y que empiece a buscar soluciones. Porque lo que escuchamos es una Argentina del desánimo. Una Argentina dónde quienes realmente han apostado a salir y a generar riqueza para los argentinos, que no son la peste como lo plantean Cristina y Alberto. Están verdaderamente preocupados, son ciudadanos que quieren un país fuerte, y quiere actividades para que salgan adelante, y quiere que se solucionen las problemáticas para que esto sucede.

Realmente los vemos hoy muy preocupados. ¿Y qué dicen? Más o menos los sectores dicen lo mismo: ‘No tenemos seguridad jurídica, no sabemos si nos van a cambiar las reglas de juego de un momento a otro’. A ver, que pasó con Vicentín, la brillante idea del Presidente queriendo expropiar como si se pudiera apropiar la propiedad privada. Pareciera que no leyó la Constitución argentina. Después, de un día para el otro te cierran la exportación de carne, sin entender que la carne es un producto que viene de una enorme cadena de valores, de un enorme sistema productivo. 

Cómo vamos a levantar esta economía deprimida, cómo vamos a salir de esta inflación con esta enorme inseguridad en la cual nos someten los caprichos con los cuales se pretende gobernar. Que no se gobierna sobre el problema, si no que se gobierna sobre ideologías políticas, y estas ideologías están en contra del mundo entero. Porque ni siquiera podemos compararnos con países que esto no va más, hasta la misma China de donde nacen, tal vez, las ideas que ellos hoy pretenden pregonar en la Argentina. 

-La pérdida de interconectividad tras el cierre del aeropuerto El Palomar es también una preocupación suya. 

-Fue un duro golpe. Una improvisación total. Rodeada de una serie de mentiras que han producido un enorme daño. Y reiterando, también, esta falta de querer escuchar al otro que tiene el Gobierno nacional. No quiso escuchar a todo el sector que había logrado levantarse alrededor del símbolo que fue el aeropuerto El Palomar. Significaba el aeropuerto más grande de Sudamérica del sistema low-cost. El sistema low-cost significaba poder volar barato, y no solo eso, sino también cómo accedía yo a otros lugares en el momento que necesitaba tomar un avión, o necesitaba bajarme de un avión y llegar a los centros donde yo me dirigía. Estaba junto al sistema del tren. Me iba hasta donde yo quisiera por pocas monedas. Todo un sistema que apuntaba a que puedas andar por tu país con una conectividad que pensó en todos, no en unos pocos. Era ese turismo que nosotros necesitamos tener despierto, y puesto al servicio de generar cientos de puestos de trabajo. Todo eso desapareció ante una ideología. O ante una perversidad que dice como hizo otro, tengo lo tengo que desarmar.  

La diputada salteña cuestiona el cierre del aeropuerto de El Palomar.

-¿Cuáles entiende que fueron las causas que determinaron el cierre? 

-Mintieron. Usaron la pandemia para decir que no estaba adecuado. Eso no era cierto. Estaba bajo el control de Aeropuertos Argentina 2000, al igual que el resto de los aeropuertos que tenemos en el país, descartado. Hablaron de la falta de haberse aprobado un estudio de impacto ambiental, también era engañoso. Estaba presentado bajo sistemas diferentes, pero era algo totalmente solucionable. Se inventaron una treta como para decir que los vecinos estaban en desacuerdo, era mentira. Hacía años ese aeropuerto funcionaba de alguna manera.  ¿Qué produjo? Un enorme daño. Nosotros tenemos un país enorme. No es un país que nosotros podamos conectar si no es a través de un sistema aéreo.  

Y quizás los sindicatos aeronavegantes también fueron parte de la decisión. 

-Totalmente de acuerdo. Nosotros hoy tenemos la mafia de los aeropuertos. Como tenemos la mafia de los puertos. Y El Palomar también era el símbolo de salir de la mafia de los aeropuertos. Las mafias sindicales todas metidas adentro para ver cómo se quedan con un pedazo de lo que no es suyo. Esto hay que decirlo con todas las letras. Porque este país necesita ver estos temas, y buscar una solución. Y esto es algo que nos debemos todos los argentinos y no es ir en contra del otro. Es poner las cosas en su lugar. Cosa que, hasta acá, no se ven intenciones que esto se pueda lograr. 

Hoy estamos en el Congreso de la Nación, uno de los poderes que debería ser realmente el que busque, a través de sancionar leyes, de verdad a favor de la gente, de solucionar estos problemas. 

Como el argentino vio esto, como el argentino votó para que esto se empiece a solucionar y le dio equilibrio a uno de los poderes, optaron por cerrarlo. Y así es cómo no tenemos sesiones, no teníamos comisiones, no podemos debatir los temas que necesitamos debatir para que la Argentina tenga esas leyes que hoy necesita, en busca de empezar a encaminarnos a favor de la gente. A favor de que solucionen temas como la conectividad.  

No dejamos de escuchar constantemente quejas, hasta de los mismos diputados del tema. Fue un enorme perjuicio el que se hizo destruyendo la conectividad. Salta era un aeropuerto internacional, se conectaba con el mundo vía distintas empresas. Hoy Salta ha sido cerrada en su aeropuerto internacional, no recibimos turismo de los distintos países, y esa mala política hace que se pierdan cientos de oportunidades, puestos de trabajo y emprendimientos. Nos cortaron las alas. Y al cortarnos las alas les están sacando un plato de comida a cientos de argentinos que podrían estar viviendo de esto. 

¿Está trabajando también en una reforma del Código Aeronáutico? 

-Sí, cuando uno ve un problema tenemos que analizar dónde está, y por qué sucedió este problema. Al cerrarse el aeropuerto de El Palomar y al ver la destrucción que se había producido en todo lo que es la conectividad aérea en nuestro país, me pongo a ver por qué sucede. 

Y ahí nos encontramos con viejas leyes y una mirada diferente de cómo debe funcionar este país, en estos tiempos, que no son los mismos de hace años. En este caso, nosotros tenemos un Código Aeronáutico que delega la facultad del legislador en el poder administrador. Saca un decreto, o una resolución y nos modifica todo el sistema, en este caso toda una conectividad aérea, nos puede llegar a cerrar un aeropuerto, no abre la libre competencia que se necesita para desarrollar la empresa. Por ejemplo, un punto clave: el decreto 879 que habla de que no podemos competir con las low-cost porque establece que no se pueden bajar las bandas tarifarias de acuerdo a lo que podría establecer un sistema low-cost. Es darle todo el poder absoluto a la empresa del Estado, Aerolíneas Argentinas, no permitiendo que otro compita con mejores precios, y por supuesto también con calidad. 

Esto está permitido de alguna manera a través de un Código Aeronáutico que pretendemos modificar y que pretendemos presentar otras modificaciones de distintos artículos que impidan esto, hasta tanto que podamos hacer una reforma integral del Código para que la Argentina despegue, tenga sus cielos a disposición de todo el que lo necesita, y a su vez también que puedan venir empresas que nos ayuden a crecer.  

Es un tema que hoy no es agenda. 

-Posiblemente no está en la agenda, y no se lo quiere poner en agenda, por eso, en mi caso, tengo pensado hacer una convocatoria amplia, a todos los sectores afectados. Porque no hay reglas claras a qué clase de conectividad queremos en la Argentina, y empezar a trabajar entre todos, por un lado, y que no vuelva a suceder por el otro. 

¿Cómo ve hoy por hoy la interna en Juntos por el Cambio? 

-Primero quiero decir que estoy orgullosa de pertenecer a este espacio político de Juntos por el Cambio. Orgullosa de que hoy podemos ofrecerles a los argentinos la posibilidad de que puedan elegir entre varias personas con toda la posibilidad de ser presidenciables. En nuestro espacio tenemos tres partidos, UCR, Pro y Coalición Cívica. Dentro del Pro, partido que pertenezco, podemos tenerla a Patricia Bullrich, podemos tenerlo a Horacio Rodríguez Larreta, podemos tener a Mauricio Macri, a María Eugenia Vidal. El argentino va a tener la posibilidad de decir quien quiere que le conduzca los próximos años dentro de este espacio político, hacía ese futuro que buscamos. Todos comparten que clase de país queremos, los caminos son distintos, pero el final estamos todos unidos, que sabemos que queremos recuperar nuestra libertad, queremos que este país va a salir con trabajo, educación, va a salir atendiendo los problemas que tienen los argentinos. Hoy tener esta posibilidad es realmente valorable. Mucha gente cree que nos estamos peleando. Nada que ver, se está mostrando distintos candidatos. Hoy tenemos distintas figuras presidenciables de enorme valor, y va a ser el argentino el que va a definir cuál de todas va a conducir este espacio. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password