El Cuervo Larroque y una amenaza inaceptable a toda la sociedad 

Por Carlos Mansur, miembro del Comité Provincia UCR. El autor sostiene que a los dirigentes en vez de amenazar y ver como meten temor a la sociedad cuando, “se les exigen rendir cuentas”.

Cuando la sociedad mira con expectativa el juicio contra Cristina Kirchner, en la denominada causa por la Obra Pública, el ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires y uno de los referentes más importantes de la agrupación “La Cámpora”, Andrés “Cuervo” Larroque escribió un tweet que sobresaltó: “Sin Cristina no hay peronismo. Sin peronismo no hay país”.  

No hay que ser demasiado despierto ni experto en política para advertir que detrás de esas palabras hay una amenaza velada, una advertencia: que no se haga justicia, ni se condene a nada a Cristina.  

Pero ojo, no se trata de una simple amenaza al estilo matón de barrio, sino que está dando a entender que, si recae el peso de la Ley sobre Cristina, entonces el peronismo se verá afectado y si así sucede el afectado, será el mismísimo país, dejando a la libre interpretación si se baraja una disolución social un estallido o no se sabe qué.  

Estamos claramente ante una actitud autoritaria, fascista, de este funcionario provincial Larroque, que parece no entender que se le paga para servir a los bonaerenses, no para andar intimidando a los argentinos. 

Tan enloquecedor e increíble es lo de estos oscuros personajes que ellos creen que son el principio y el fin de la democracia argentina. Es un fenómeno mesiánico, casi de delirio místico. Su mensaje es calamitoso y da a entender: somos nosotros o nada, la nada misma. 

¿A que debemos atenernos si la Justicia, como corresponde, avanza en la consecución de juicio contra Cristina Kirchner?  

¿Que nos depara si hay una condena contra la expresidenta? Cuidado, están queriendo hacer ver que se enjuicia a un partido político como lo es el peronismo, pero la gente no es “sonsa” en Argentina y todos sabemos que las personas jurídicas no cometen delitos, sino que los que tienen responsabilidad penal son las personas físicas y las instituciones cobran vida a través de seres humanos.  

En vez de amenazar y ver como meten temor a la sociedad cuando se les exigen rendir cuentas, estos personajes siniestros deberían preocuparse para llevar adelante los cargo para los que han sido honrados y así asegurarse (por una conducta intachable) no tener que andar por los tribunales rindiendo cuentas de su paso por la administración pública. Para eso, los bonaerenses le pagamos un suculento salario, para que trabaje de ministro, no para que haga de matón. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password