Se completó el trámite del proyecto de promoción y desarrollo de la enfermería

La iniciativa recibió aval en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados. Hubo dos dictámenes, pero oficialismo y oposición abogaron por “seguir conversando” hasta que se trate en el recinto para consensuar las diferencias.

El proyecto de promoción y desarrollo de la enfermería completó su trámite parlamentario en comisiones de la Cámara de Diputados, tras obtener aval en Presupuesto y Hacienda, durante una breve reunión que se realizó este martes.

Al encuentro se llegó con dos dictámenes, que antes habían sido despachados en un plenario de Educación y Salud, los cuales se mantuvieron, pues desde Juntos por el Cambio se plantearon las diferencias con el texto de la mayoría. No obstante, los legisladores abogaron por “seguir conversando” hasta que la iniciativa se trate en el recinto, de modo de poder salvar las diferencias.

El proyecto, presentado el año pasado por el oficialista Pablo Yedlin -hoy senador-, tiene como objetivo establecer los mecanismos necesarios para favorecer la formación de calidad de enfermeros y enfermeras, incrementar el número de estos y promover el desarrollo de la enfermería en todo el territorio nacional.

Además, declara de interés público la carrera y regula criterios sobre la evaluación, formación continua y acreditación del título. También tiene un capítulo dedicado a las becas y los incentivos económicos, donde hay diferencia entre los dictámenes.

En primer lugar, la diputada Blanca Osuna (FdT) sostuvo que este “es un tema altamente sensible en términos del desarrollo de las políticas sanitarias y de reivindicación laboral de quienes eligen esa carrera”. “Creemos que como Congreso Nacional vamos a aportar algo que es una reivindicación en términos integrales”, insistió.

La presidenta de la Comisión de Educación señaló que “la categorización de esta carrera” en “su historia arrancó con limitaciones”, pero en el tiempo “fue ganando terreno y posiciones”. Sin embargo, “aún hoy existen profesionales que en su desempeño son excelentes y en su formación requieren y merecen la opción de poder completar sus estudios académicos y poder acceder a las titulaciones”.

“El Ministerio de Educación anunció en marzo de este año un incremento del monto de las becas que implica un aumento del 78% anual” para este sector, detalló la entrerriana, que agregó que el proyecto contempla “la vocación y la obligación de que el Estado y la autoridad de aplicación tengan responsabilidad en la actualización de las becas”.

Puntualmente se destinan unos 9 mil millones de pesos. Osuna explicó que haber contemplado partidas por 40 mil millones de pesos, como algunos plantearon, “no solo tensionaría el objetivo y las prioridades de inversión al interior del Progresar, sino que desequilibraría lo que son las prioridades no solamente en materia de becas, sino de inversión en educación”.

A su turno, la legisladora Graciela Ocaña (Pro) consideró que con esta ley “vamos a fundar cuán importante es esta política que todos entendemos que debe llevarse adelante” de modo de “poder resolver un tema que es histórico”.

“Hoy en Argentina hay una baja cantidad de enfermeros”, apuntó, y precisó que de acuerdo a los parámetros de la OMS y la OPS es conveniente tener “como mínimo dos enfermeros cada un médico, y lo ideal serían tres. En Argentina tenemos medio enfermero por cada médico”.

Respecto a las diferencias entre el dictamen de la mayoría y la minoría, la macrista resaltó que “no hay políticas públicas sin fondos”, por eso desde su espacio proponen “la creación de un fondo especial dedicado a la formación de enfermeros y enfermeras profesionales” con “un monto que sea adecuado a la necesidad que Argentina tiene”.

También aseguró que hay que “promover una educación continua y mejora en calidad” porque “se necesita de enfermeros universitarios”. Sobre el monto de las becas, que consideró bajo, opinó: “Nosotros creemos que es necesario ajustar”.

Otra de las voces del debate fue la diputada Danya Tavela (Evolución Radical), quien reclamó que “la autoridad de aplicación corresponde al Ministerio de Educación. No es el Poder Ejecutivo quien tiene que decidir cuál es la autoridad de aplicación”.

Además, planteó que hay que “establecer cuáles son los requisitos mínimos y quiénes son los que los van a discutir, para poder implementar un proceso de acreditación y validación de las carreras”. “Aquella carrera de enfermería que no cumpla con esos estándares no puede tener validación nacional”, dijo, al tiempo que pidió “establecer un proceso de articulación entre la formación técnica universitaria y no universitaria”.

Por su parte, el legislador Alejandro Finocchiaro (Pro) celebró: “Estamos trabajando de buena fe tanto política como intelectualmente. Queda un tiempo de acá hasta que esto llegue al recinto y confío en que podamos discutir. Nosotros estamos abiertos”.

En cuanto a las diferencias, el exministro de Educación ratificó que “la autoridad de aplicación tiene que ser el Ministerio de Educación porque estamos formando al capital humano”. Mientras que las becas “tienen que tener un monto importante”. “Nosotros hemos cuidado mucho el gasto público y estamos empeñados en seguir cuidándolo, pero finalmente el Estado invierte y gasta. El problema no es que gaste sino cómo gasta”, observó.

Finalmente, el presidente de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller (FdT), destacó que “hay voluntad de seguir trabajando” en un consenso. “Estarán los dos dictámenes, pero se seguirá conversando”, afirmó, de modo de alcanzar “un mejor proyecto que cumpla el objetivo que todos estamos compartiendo”. “Deberíamos poder avanzar y mejorar el acuerdo final”, concluyó.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password