La reunión de Legislación del Trabajo terminó a pura polémica

Sobre el final del encuentro iniciado poco después del mediodía los ánimos se caldearon entre oficialismo y oposición, cuando desde JxC plantearon objeciones sobre el funcionamiento de la comisión, lo que generó fuertes cruces.

Se sabía que sería extensa la reunión de la Comisión de Legislación del Trabajo a la que había sido invitada más de una decena de expositores para hablar de los proyectos para la creación de Comités Mixtos en el ámbito laboral. Pero lo que no estaba previsto fue que terminara de la manera como lo hizo.

El encuentro se inició a las 12.20 y se extendió hasta pasadas las 16. Alrededor de las 14 concluyeron las exposiciones sobre el principal tema a debatir y se pasó a analizar nueve proyectos consensuados que pasaron a la firma. Y cuando la presidenta de la comisión, Vanesa Siley, estaba por dar por terminado el encuentro, el vicepresidente, Fabio Quetglas (UCR) la sorprendió con un planteo referido a “problemas en la manera de citación de la comisión”.

Vanesa Siley se manifestó “sorprendida” y a continuación Pamela Verasay planteó que buscaban “intentar tener una convivencia operativa de tal manera que se aporte al trabajo”. Advirtió que no había sido “muy productiva” la forma como se habían discutido los proyectos en asesores, y que incluso los proyectos les había llegado antes a ellos que a los propios diputados. “Es una sugerencia, tómelo o déjelo, pero eso va a mejorar la convivencia”, señaló la diputada mendocina, que luego advirtió que no podían “traer invitados en 48 horas, cuando hay un feriado en el medio y no hay vuelos”.

Por eso planteó la sugerencia de adoptar una modalidad mixta para las reuniones informativas, para evitar “vaciar la comisión con la forma de trabajo”. Y tras pedirle “respeto”, enfatizó que es “una irresponsabilidad vaciar una comisión,  pero cuando no se cumplen el reglamento o los compromisos, también es un mecanismo de participar en el Congreso la ausencia y la abstención”.

Visiblemente molesta, Siley advirtió que “si algo esta presidencia fue durante el mandato anterior y este es prolija y de consenso. No hay ninguna objeción al cumplimiento del reglamento”.

Luego señaló que llevan 5 meses con el temario abierto para el tema de los comités mixtos, y que la oposición incluso había invitado a un expositor. Que no tenía problemas en hacer comisiones mixtas, virtuales o presenciales, también estaba “abierta” a ello. “Quiero decir: no pongamos en la cancha del otro lo que está picando en la de ustedes”, enfatizó, y agregó que la convocatoria a esa reunión no había sido de 48 horas, sino de tres días.  

“Me sorprenden los planteos y no me gustan, porque no son ciertos. Nunca nos hemos manejado como no sea hablando y mcuho… Estoy sorprendida”, cerró la diputada oficialista.

Fabio Quetglas replicó: “Usted está sorprendida y yo estoy sorprendido por su sorpresa. Nadie la acusó de desprolija, simplemente le dimos una pauta de funcionamiento p ara darle fluidez y operatividad a la función. Sería injusto acusarla de desprolija, pero estamos en el derecho de pedir un funcionamiento fluido y acordado que tiene que ver con nuestro deber de diputados”.

A continuación, la diputada Dolores Martínez pidió la palabra y  planteó la cuestión de fondo. “Hace mucho tiempo venimos arrastrando el no tratamiento de determinados proyectos, sobre todo los que desde mi fuerza política venimos presentando”, dijo, para aclarar luego que “no pongo en cuestión el temario de hoy, ni el de ayer, ni el del año pasado… ¿Pero cuándo vamos a trabajar los proyectos que tienen que ver con la generación del empleo, la modernización de las leyes laborales, la capacitación laboral que merece el sistema laboral argentino por la situación que viene atravesando el país”.

“Venimos presentando propuestas, ha habido un recambio legislativo… Nadie pone en duda la forma profesional con la que usted trabaja, pero queremos debatir. Lo mínimo que queremos hacer es debatir. Particularmente presenté un proyecto, no me citaron, yo lo que uiero es debatir: queremos generar empleo registrado, hablar sobre cómo incorporar a los jóvenes al primer empleo, y todo eso en esta comisión está ausente, lo que estamos pidiéndole es eso”, cerró Dolores Martínez.

Desde el oficialismo, la diputada Claudia Ormachea le salió al cruce cuestionando que no se respetaran las cosas consensuadas. “Está claro que no nos ponemos de acuerdo”, admitió y cuestionó que la oposición tampoco diera espacio a proyectos para “mejorar la producción, la justicia, la industria automotriz, y eso también tiene que ver con la calidad del trabajo”.

Sergio Palazzo dijo que le preocupaba que se dijera una cosa y después otra. “No estoy de acuerdo en que no se haya cumplido el reglamento. Me preocupa que antepongamos cosas como que hay un fin de semana largo de por medio para venir a una reunión, si somos diputados nacionales”, disparó y concluyó: “Creo que hay 13 o 14 diputados de ustedes y hoy hay acá 5, no sé dónde están los otros”.

Hugo Yasky contrapuso que “esta es una de las comisiones que más actividad ha tenido en el Congreso este año. Es una comisión en la que se respeta el reglamento y tiene el funcionamiento armonioso”, y planteó que cosas así las debían resolver entre la presidenta y el vice.

Recogió el guante Quetlgas, que aclaró que no habían objetado el uso del reglamento, y apuntó que “tenemos en este momento una visión de las relaciones laborales que es un aporte pertinente al debate social argentino, y naturalmente ustedes pueden tener una posición política distinta. Ese debate que no está acá está en los medios. Quizá lo podíamos haber resuelto nosotros, pero los proyectos que pusimos en consideración, queremos que se traten. Lo vamos a discutir, vamos a hacerlo, no es de generar un antagonismo”.

Seguidamente la senadora del Pro Laura Rodríguez Machado apuntó que la presidencia del bloque “vetó” uno de sus invitados: “Yo hice un listado de tres invitados a esta comisión, el primero no pudo venir por un tema laboral, merced a la buena gestión del vicepresidente, incorporamos a un segundo, y sí, hubo un derecho a veto contra un tercer invitado que presenté yo, al que la presidenta dijo ‘yo no lo voy a invitar’. Por motivaciones personales, o no sé qué”, describió la legisladora, a lo que agregó: “Y la verdad es que esas cosas no existen en la democracia el derecho a veto, alguien al que se le niegue la palabra en una Comisión de la Cámara de Diputados. Bajo ningún punto de vista, ni si quiera por cuestiones que parecen ser absolutamente circunstanciales”.  

De todas formas, señaló que están “dispuestos a trabajar en conjunto”, y que “hemos firmado proyectos de ustedes, ustedes han aceptado un pedido de resolución, sigamos trabajando de esa manera”, y pidió “simplemente aceitar mejor las relaciones, y que acá todos estamos en un plano de igualdad, más allá de los números”.  

“Y claro que tampoco es nuestra voluntad vaciar comisiones ni nada, de hecho, yo vengo del Senado donde el bloque oficialista como tiene la mayoría vaciaba sesiones completas”, concluyó su intervención. 

En respuesta, la presidenta de la Comisión, Vanesa Siley rechazó que haya existido veto alguno, si no que, por el contrario, se trató de un consenso con la vicepresidencia y no de una imposición de parte: “Ustedes habían propuesto efectivamente primero dos personas, uno que no pudo venir, que fue convocado a tiempo, que se comunicó mi equipo de asesores; y se convocó a un dirigente sindical, Peretta, que no hice un derecho a veto, si no que le comenté -y ahora vamos a hacer público todos los diálogos- al diputado Quetglas que este dirigente había golpeado a una persona en las escaleras del Ministerio de Trabajo, y que se hizo públicamente conocido por el hecho de violencia en cuestión, y que tenía una reserva ética para invitar a esta persona a la Comisión”. 

“Y ahora lo hago público, en vivo que estamos, y que lo sepa toda la sociedad, porque si no parece que tengo una cuestión personal. No, no, no la conozco a la persona que usted invitó. Pero esta persona ejerció un acto de violencia contra una persona mayor en una institución del Estado nacional, como es el Ministerio de Trabajo, está en los medios de comunicación. Googleen y van a encontrar el hecho en cuestión, que ejercí como reserva ética”, desarrolló la legisladora. 

En este sentido, aseguró que “nosotros hemos invitado a esta Comisión informativa de comité mixto a cámaras empresariales, gremiales de alto nivel de la República Argentina, a las centrales obreras en sus máximas autoridades, a asociaciones de abogados laboralistas, y cuando se me hizo la propuesta, ayer, de una tercera persona, yo no hago objeciones personales ni ideológicas, sí éticas, por este hecho concreto que estoy comentando”.  

“Está muy bien decir todo, lo que no está bien es mentir. Una es una militante política por, sobre todo, y tengo palabra y tengo código. Porque creo que si no hay palabra y no hay código en la política pasan estas cosas, donde las formas terminan anteponiéndose al fondo”. 

“Acá nadie se siente atacada, pero las cosas como son, y la verdad sobre la mesa. Porque si no después, hablamos todo bien en el pasillo y cuando tenemos el micrófono hacemos una escena política que no se condice con la realidad”, cerró.  

Rodríguez Machado tuvo la oportunidad de replicar las objeciones: “No sabía que usted se reservaba la ética sobre los invitados que vienen en un medio de un sistema democrático. Así que yo lo que digo, cuando tengamos un invitado, la reserva ética que la tengamos todos los de la comisión. Porque nosotros a ningún invitado que el Frente de Todos estime venir nos vamos a poner encima el sayo de juzgador de su conducta ética ni muchísimo menos.” 

“Lamento que en democracia haya esta situación, de que usted como diputada nacional le niegue la palabra y juzga su comportamiento ético por un video que tiene sus prolegómenos y tiene otra situación. En fin, nosotros no hacemos reserva ética sobre los invitados de ustedes, vengan todos los que quieran hablar porque somos absolutamente democráticos”, manifestó la diputada cordobesa. 

Para cerrar el ida y vuelta, Siley aclaró que se trató de una “una manifestación que le hice al vicepresidente de la comisión, y que él automáticamente aceptó. No es una imposición de parte, a ver si nos entendemos. Fue un consenso que no venga el señor Peretta, no fue una imposición de parte. Yo se lo manifesté, y él no me hizo una devolución diciéndome que si o si nuestro bloque quiere que venga fulano. Entonces ubiquémonos en lo que decimos”. 

Desatada la polémica, la diputada María Rosa Martínez tuvo la oportunidad de manifestar su opinión: “Me parece una discusión absolutamente desmadrada. Porque a partir del planteo del diputado Quetglas, que sin duda se podría haber resuelto de manera de diálogo entre presidencia y vicepresidencia si se trataba de fijar días que ya fijamos”.  

“Yo participo de esta comisión de Legislación Laboral desde el 2019, y sin ninguna duda ha sido una de las comisiones con mayor funcionamiento en esta Cámara, en pandemia, y ahora postpandemia. Y la verdad es que me llevó a interrumpir el planteo de la diputada de Mendoza cuando dijo que no quieren vaciar esto, en términos casi de amenaza”, agregó la diputada del Frente de Todos.  

En este sentido, la legisladora manifestó su perplejidad: “Parece que estamos discutiendo, ‘no queremos vaciar esto porque no tuvo el día anterior, cuando tuvo 72 horas para venir’, no entiendo nada. Yo creo que cuando las discusiones se dan con fundamento, primero era el día, después eran los temas y después parece que era las personas a invitar, creo que tienen un choclo de cosas para decir que evidentemente les están molestando”. 

“Hagan una síntesis, hagan un planteo serio, y hagan un planteo con calidad y responsabilidad legislativa, por favor. Porque si no esto es una joda muchachas. Y vayan al reglamento que es lo que nosotros aplicamos. Me parece absolutamente ridículo que encima se enojen”, cerró la diputada bonaerense. 

A continuación, Palazzo retomó la palabra, cargó las tintas y apuntó: “Para no caer en estos jueguitos mediáticos cuando se enciende la Cámara, seamos concretos. Pidan una fecha y hora y fíjenla. Y sabe qué, invítelo. Yo propongo que invite a este señor Peretta. Pero le va a hacer muy bien al proyecto que estamos impulsando en Comité mixto, porque cuando lo escuchen hablar seguramente van a terminar votando con nosotros”. 

“Así que le pido que lo invite y terminemos con este show. El problema era que no cumple el reglamento, le acreditó que cumple el reglamento, el problema es que no le traen los invitados, le acaban de decir que lo habla, el problema pasa a ser Peretta, solucionemos los problemas”, agregó.  

“Ponga fecha, ponga hora, nos reunimos y tratamos los proyectos. Hay una composición distinta en la Cámara, y también en las comisiones. Tienen los votos, bien, sacaran los proyectos. No los tienen, miren se acabó el debate, votamos, no pasa la reforma laboral ni las flexibilizaciones que han venido proponiendo en todos los proyectos, y nosotros trataremos de pasar la disminución de la jornada de trabajo que nos interesa para que se genere empleo”, concluyó el legislador. 

Seguidamente, la diputada por el Frente de Izquierda Romina del Plá intentó reencauzar la discusión: “Uno de los problemas que tenemos en relación a la generación de empleo y a la calidad del empleo son las leyes que se han aprobado de flexibilidad y precarización laboral décadas atrás. Y que justamente han demostrado que lejos de resolver a generación de más puestos de trabajo, han redundado en una reducción de puestos de trabajo y en un avance de la precarización y flexibilizaciones brutales”. 

“Hay que avanzar en la registración laboral, fundamental. Terminar con el fraude laboral, terminar con el monstruito del monotributo. El aumento de salarios y jubilaciones debe ser urgente. Son la agenda que debería estar, pero no es la agenda que interesa a los principales bloques. No obstante, pongo mi insistencia en el tema, y mi pedido de poder estar en esta comisión en algún momento”, concluyó. 

Verasay tuvo la oportunidad de aclarar sus dichos, y pidió a los diputados que “escuchen, y no le hagan decir a las palabras cosas que no se han dicho. En ningún momento dijo que usted, presidenta no cumple el reglamento. El primer lema es escuchémonos. Estaba conversando, de manera propositiva para que conviviéramos de otra forma en esta comisión, cuando la diputada me trata de irresponsable, porque digo que uno de los mecanismos que existe en el Congreso para trabajar es discutir, consensuar, bloquear, vaciar, no estoy diciendo nada nuevo. Depende desde luego de la voluntad de cada uno de los diputados”. 

“Pero nunca dije que no se estaba cumpliendo el reglamento, dije que no venir también forma parte de cuando no se es escuchado, cuando no se respeta, cuando no se cumple el reglamento, pero en ningún momento la acusé a usted. Y no voy a permitir de que se me trata a mí de que hablo de manera extorsiva. Simplemente pedí que nos escuchemos”, cerró la legisladora. 

Finalmente, el diputado, presidente del bloque socialista de Santa Fe, y secretario de la Comisión Enrique Estévez, intentó poner paños fríos al asunto y pidió cuidar las formas: “Me parece que nosotros debiéramos cuidar un poco más las cosas que discutimos en público. Yo tengo diálogo frente con el vicepresidente y con la presidenta, creo que en términos generales hemos podido trabajar bien. En términos generales hemos podido abordar los temas que se han querido. A mí me han preguntado, y me consta que a todos los bloques nos han preguntado si queremos tratar temas en la Comisión, está en el derecho de cada diputado hacerlo si el tema está en el marco de la Comisión. Después los votos están o no están”. 

“Pero me parece que no ameritaba tener este debate en público, menos visto por la gente de afuera porque hay problemas realmente graves afuera y que nosotros estemos discutiendo, lo que para mí son detalles, y se podían resolver en otro lado”, concluyó. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password