Senadora apoya gestiones para que el Astillero Río Santiago se recupere como empresa nacional

Se trata de la salteña Nora del Valle Giménez quien les manifestó a las autoridades su respaldo tras una recorrida de la Corriente Nacional por la Producción y el Trabajo por el Astillero.

En una visita al Astillero Río Santiago, la senadora nacional Nora del Valle Giménez (Unidad Ciudadana – Salta) les manifestó a las autoridades de la empresa de la provincia de Buenos Aires, su “apoyo en las gestiones necesarias para recuperar la condición de empresa nacional que permita potenciar el recurso existente con beneficios para la industria metalúrgica pesada de todo el país”.

El compromiso de la presidenta de la Comisión de Economías Regionales, Economía Social y Pymes del Senado de la Nación quedó expreso ante los gerentes de Comercial, Emmanuel Ruiz y Jurídico, Horacio Fortunato, luego de una visita al Astillero organizada por la Corriente Nacional por la Producción y el Trabajo.

La delegación de la CNPT, integrada por empresarios, productores, dirigentes gremiales y políticos, recorrió las instalaciones del Astillero en donde se encuentran realizando embarcaciones tanto para la Armada como para la Prefectura Naval Argentina, dos Lanchas de Instrucción de Cadetes de la Armada (LICA), una compuerta para la Base Naval de General Belgrano y otros proyectos vinculados con la construcción de dragas y portacontenedores, generados por la aprobación del Fondo Nacional para la Defensa (FONDEF). 

Luego del recorrido, la legisladora expresó su reconocimiento a los trabajadores por la defensa de la empresa durante todos estos años y rescató el valor simbólico del Astillero que sobrevivió a la política de desguace del Estado de los años 90, por el traspaso que se realizó a la provincia.

“La reactivación que se generó en los últimos años en el Astillero, no ha sido suficiente para lograr su plena actividad y por este motivo, la conducción de la empresa y algunas agrupaciones sindicales, apoyan la posibilidad de impulsar la complementariedad entre empresas públicas nacionales para el desarrollo de este tipo de infraestructura aprovechando las potencialidades de cada sector”, explicó del Valle Giménez y agregó que “volcar la capacidad productiva del Astillero Río Santiago para obras de impacto nacional, no solo en la industria de la Defensa, sino también en las obras de explotación energética que se están impulsando en el país, permitiría sostener los puestos de trabajo y promover una industria productiva estratégica”.

Hitos históricos Astillero Río Santiago

El Astillero Rio Santiago, nació como un proyecto nacional en 1935, cuando la Cámara de Diputados aprueba un proyecto que habilitaba al Ejecutivo la inversión en el área y su desarrollo.

El 15 de junio de 1953 se crea a través del decreto nº 10.627 Astilleros y Fábricas Navales del Estado (AFNE) al cual se le transfirió el Astillero Río Santiago. Este decreto se enmarco en la ley 13.653 que inauguraba el régimen de Empresas del Estado. El 11 de diciembre de ese año el presidente Juan Domingo Perón, daba inicio a las obras para el buque Escuela de la Armada Argentina.

Las fragatas Piedrabuena y Azopardo son las primeras que se botan, en 1953 y 1954 respectivamente, entrando en servicio en los años 1956 y 1957. Para el año 1961, se aprueba el “Plan Esteverena” que encargaba la renovación de buques de la flota de la ELMA con unidades de fabricación nacional. Empresa de Líneas Marítimas Argentinas, había sido creada en 1960 por ley nº 15.761.

El trabajo más emblemático fue la construcción en 1962 de la Fragata Libertad. En 1969, se modifica la forma societaria, convirtiendo al astillero en una Sociedad Anónima del Estado. Entre 1970 y 1975 se llegaron a construir casi tres buques por año y piezas para buques con licencia de Sulzer y Fiat.

A pesar de las crisis y los intentos de cierre, el Astillero logró ser la única unidad productiva estatal con 50 años de actividad ininterrumpida La empresa se transfirió en 1993 de la jurisdicción nacional a la Provincia de Buenos Aires a través del decreto nacional 1787/93 del 26 de agosto de 1993.

A partir del año 2003, comenzó a reactivarse y reorientarse la producción con algunos altibajos durante los últimos años.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password