Cristina Kirchner hizo su descargo: “Absolutamente nada de lo que dijeron fue probado”

Desde su despacho del Senado, la vicepresidenta habló de un “guión de ficción” al referirse a las acusaciones de los fiscales en el juicio por la obra pública. Denunció corrupción de empresarios macristas y los asoció con José López.

Por casi dos horas, desde su despacho del Senado, la vicepresidenta Cristina Kirchner realizó su descargo sobre las acusaciones que se le imputan en el juicio por la obra pública, y tras el pedido de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola para que sea condenada a 12 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos. “Absolutamente nada de lo que dijeron fue probado”, afirmó sobre las pruebas.

Pasadas las 11 de este martes, la exmandataria cargó duro contra la justicia, los medios y empresarios ligados al expresidente Mauricio Macri. Incluso, dedicó un largo tramo de su exposición para exhibir el vínculo que mantenían con José López, exsecretario de Obras Públicas durante su gestión.

En el arranque de su extensa exposición, transmitida por su canal de YouTube, la titular del Senado señaló que los fiscales pudieron “leer su guión durante nueve jornadas”, mientras que a ella se le negó ampliar su declaración indagatoria ante nuevos elementos introducidos en la causa. “Me hubiera gustado poder hablar frente al Tribunal”.

Sobre las denuncias por sobreprecios en la obra pública de Santa Cruz, recordó que se iniciaron en 2008 por la exdiputada Elisa Carrió y en 2011 el juez federal Julián Ercolini se declaró incompetente. Cuando la causa va a la provincia, “la jueza federal de Río Gallegos” a partir de una denuncia de Mariana Zuvic -actual diputada nacional- “pide informes a Vialidad” sobre “49 obras de las 51 obras que hoy conforman el juicio de Vialidad”.

Posteriormente, el 18 de junio de 2015 se dicta el sobreseimiento a Lázaro Báez y al exgoberandor santacruceño Daniel Peralta, mencionó la vicepresidenta al mostrar una nota de La Nación. Pero “cuando llega el nuevo gobierno, cuando (Javier) Iguacel fue designado interventor de Vialidad, la primera resolución que hace es ordenar una auditoría en un solo distrito de todo el territorio, el distrito 23 de la provincia de Santa Cruz”.

“La denuncia se presenta ante el juez Ercolini, con el fiscal (Eduardo) Pollicita también”, el mismo que en 2011 “se había declarado incompetente y había remitido todas las denuncias a Santa Cruz. Ahora se declara competente, pero con una novedad, incluyen el tema de asociación ilícita”, apuntó.

En ese tramo, antes de seguir, CFK lanzó: “No soy actriz ni tengo tanta experiencia en un set de televisión como otros dirigentes políticos, así que perdónenme si no miro la luz correctamente”.

La expresidenta consideró que a partir de ese momento “comienza una feroz campaña política y mediática” y “el planteo que se le hacía a la sociedad era: se habían cobrado obras que no estaban, que no se habían hecho, o sea, una estafa monumental”.

Al mostrar notas referidas a los sobreprecios y el estado de las obras, publicadas en 2019, Cristina expresó que “empieza el juicio con esta construcción, con esta ficción que plantaron”. Para la vicepresidenta, durante los primeros cinco días del juicio, los fiscales expusieron “ese tipo de acusaciones que no eran acusaciones, eran una ficción, un guión, y bastante malo por cierto, además de falso”.

“Nada, absolutamente nada de lo que dijeron fue probado”, continuó y remarcó que “además se comprobó que era exactamente al revés de lo que decían y lo pudimos ver a partir de los testimonios de los propios testigos que fueron citados por el Ministerio Público Fiscal”. Al leer algunos fragmentos de testigos, dijo: “Todos los testimonios propuestos por los fiscales Mola y Luciani colapsaron”.

También criticó “la cobertura que le daban Clarín y La Nación, las dos naves insignias del lawfare” que “prácticamente no cubrieron nunca el desarrollo del juicio, durante casi tres años ni aparecieron”.

Contra Fabián “Pepín” Rodríguez Simón

“Desde que llegamos al Gobierno comenzaron a aparecer las cosas que había hecho en materia judicial el macrismo”, subrayó la vicepresidenta, que cargó contra “uno de los jefes de la mesa judicial, Fabián Rodríguez Simón, “Pepín”, que sigue prófugo y había sido artífice de la designación de (Horacio) Rosatti y (Carlos) Rosenkranzt por decreto”.

“Fue el que extorsionó a Alejandra Gils Carbó con amenazas sobre sus hijas para que renunciara”, añadió, y mencionó también “el sistema de espionaje que se había montado entre la AFI y algunos sectores judiciales”, al tiempo de que “se descubrió también la Gestapo en la ciudad de La Plata, con el ministro de Trabajo (Marcelo Villegas) de la gobernadora (María Eugenia) Vidal, que quería una Gestapo para los dirigentes sindicales”.

Sobre “Pepín” Rodríguez Simón cuestionó que “es el único dirigente político prófugo y no es un peronista, es de ustedes los macristas. Ninguno de nosotros se profugó cuando nos persiguieron, nos amenazaron y nos encarcelaron. Nos quedamos acá en Argentina a dar cuenta. Ustedes huyen a la primera citación que tienen”.

“Este señor lleva más de 600 días prófugo”, insistió y lo mostró en una foto junto a la líder de la Coalición Cívica y Zuvic, dos denunciantes de la causa. “El único que usó los fueros del Parlasur para no ser extraditado es el chiquito de acá al lado, el que se junta con las adalides de la lucha contra la corrupción”, disparó.

Empresarios macristas vinculados con José López

Para CFK, cuando los fiscales Luciani y Mola “ven que no tienen ningún tipo de prueba” comienzan “a buscar pruebas en otros juicios”. Así, se refirió a los mensajes que salieron del teléfono de José López, quien “revoleó 9 millones de dólares en un convento en Luján y fue enjuiciado por enriquecimiento ilícito” en un “lamentable y horrible episodio”, manifestó.

Para refutar que ella no tuvo intercambios de mensajes con López, aseguró: “Yo no tengo WhatsApp con nadie. Tengo Telegram con muy contadas personas”.

“No está mal que (los fiscales) hayan introducido esto porque se va a demostrar que además de mentirosos, y ficción, no trabajan y no leen las pruebas que recaban”, criticó. Entonces, pasó a leer mensajes que López sí tuvo con Nicolás “Nicky” Caputo, el “hermano de la vida” de Macri.

En esos chats, se revelan conversaciones relacionadas a la obra del soterramiento del ferrocarril Sarmiento. Y luego mostró un DNU de ampliación presupuestaria del 16 de junio de 2016, que no fue firmado por Macri, en el cual se otorgan 45 mil millones de pesos a esa obra, cuando “había sido licitada con la condicionalidad que tenga financiamiento de las empresas” Odebrecht, IECSA y GELA Construcciones.

“Me llama la atención que ningún fiscal haya visto esto. Este teléfono pasó por muchos fiscales y jueces”, dijo. Y mientras en la pantalla aparecían las conversaciones entre López y Caputo, incluso en Navidad y Año Nuevo, Cristina cuestionó que Luciani no se horrorizó ni escandalizó con esos chats. “¿Cuáles son los criterios de Luciani y Mola?”, se preguntó.

Al apuntar que “Comodoro Py podía haber investigado esto” pero no lo hizo, consideró que en Argentina el lawfare tiene una particularidad: “Acá van un paso más, acá no se trata solamente de estigmatizar, confundir a los gobiernos populares con asociaciones ilícitas. Van más allá, protegen a los que verdaderamente roban en el país”.

“Porque al fiscal Luciani le parece la más grande tragedia de corrupción 51 obras viales” que eran “8 mil millones, nada que ver con las cifras que dijeron” en vez del “soterramiento del Sarmiento que es cinco veces más, cuando no correspondía que le dieran un solo peso” desde el Gobierno, insistió. “¿Y saben por qué no pasa naranja con la denuncia que hay en Comodoro Py? Porque lo hizo la tonta”, expresó.

Enfática, la vicepresidenta sostuvo que “este partido judicial no solamente va a estigmatizarnos a nosotros, los peronistas, los kirchneristas, los nacionales, los populares, como quieran llamarnos, sino que los va a proteger a ellos, porque los están protegiendo, porque no sabemos dónde están los 45 mil millones de dólares del Fondo Monetario, pero acá no pasa nada”.

También “se comprueba que Mauricio Macri siguió e hizo inteligencia a los familiares del ARA San Juan”, pero sale sobreseído por, entre otros, el camarista Mariano Llorens, “el arquero del Liverpool, el equipo del mismo que juega en Los Abrojos, con el presidente este tribunal, que es (Rodrigo) Giménez Uriburu, con Luciani, que es el fiscal”.

“El fiscal pide 12 años porque son 12 años del mejor gobierno que tuvo la Argentina en las últimas décadas, el de Néstor Kirchner y mis dos mandatos”, destacó y tras enumerar medidas que tomó, agregó: “¡Por eso me van a estigmatizar, por eso me van a condenar! Y les quiero decir, si naciera 20 veces, 20 veces haría lo mismo”.

Al poner en tela de juicio la idoneidad de los funcionarios judiciales, la presidenta del Senado apuntó que “el papá del presidente del tribunal, oficial de la Marina Giménez Uriburu” fue “director de protocolo de Leopoldo Galtieri y de (Reynaldo) Bignone“.

“Disciplina a la dirigencia política”, “Juicio contra el peronismo” y “Vienen por ustedes”

En el final de su descargo, la vicepresidenta opinó que “esto disciplina a la dirigencia política, para que nadie se anime a hacer dos veces lo mismo”. “Necesitan dirigentes disciplinados, funcionarios y funcionarias que hagan lo que el poder real quiere”, añadió.

“Esto no es un juicio a Cristina Kirchner, esto es un juicio al peronismo, esto es un juicio a los gobiernos nacionales y populares”, afirmó y observó que “dicen que fue una asociación ilícita y yo era la ‘jefa’, desconociendo derecho administrativo, derecho constitucional, todo”, pero “no les importa nada” porque “van por todo”.

En esa línea, concluyó: “Se los dije una vez antes de irme como presidenta, no vienen por mí, vienen por ustedes, por los salarios, por los derechos de los trabajadores, de los jubilados, el endeudamiento. Vienen por eso y vinieron por eso, y por eso estamos todavía pagando las consecuencias”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password