Diputados escucharon las inquietudes de representantes de PyMEs y del Comercio 

Con eje en las problemáticas del comercio ilegal y los medios de pago electrónico, la Comisión de Comercio recibió a representantes de la Cámara Argentina homónima y de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.

La Comisión de Comercio de la Cámara baja recibió a representantes de la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), y otras asociaciones, que expusieron sobre la problemática de los medios de pago electrónico, el comercio ilegal y el comercio en general. 

La presidenta de la comisión, la diputada radical Gabriela Lena, abrió el encuentro agradeciendo la participación de los representantes en este “momento tan complejo” de “un montón de económicas nuevas, en un momento difícil donde necesitamos tener en esta situación toda la información para poder aunar algunos acuerdos y poder llegar a algunas soluciones”. 

Seguidamente, la diputada del Frente de Todos Silvana Ginocchio coincidió en la importancia del encuentro: “Somos conscientes de la necesidad de la construcción de los consensos y de escuchar a todos en un contexto difícil. Donde hay cuestiones que son estructurales y coyunturales y que es fundamental escuchar a los actores y que la construcción del país que necesitados es con todos y todas”.

Dando inicio a la ronda de expositores, el presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Natalio Grinman describió la importancia del sector: “Comercio y Servicios en la Argentina explica un poco más del 65% del PBI y alrededor del 67,3% de la mano de obra formal ocupada. Es un sector muy dinámico, que se recompone rápidamente pero también se cae rápidamente. Y es donde tenemos que poner el foco en las políticas de Estado que se necesitan para ser más numerosos”. 

A pesar de esto, indicó que hay “señales interesantes” porque “venimos midiendo la actividad del sector, y les puedo decir que julio 2022 contra julio 2021 hay un crecimiento del 6,5% en los sectores comercio y servicios. Pero aun así todavía estamos unos 2 puntos abajo que en el mismo que en el 2018. No hemos crecido, hemos recuperado lo perdido. El hecho de estar recuperándonos es una señal positiva”. 

De todas formas, indicó que hay otros problemas que tienen que ver con el comercio ilegal que “nos afectan y mucho. Y esto no significa que estamos en contra de que las personas se ganen su sustento trabajando como debe ser, porque además es muy digno trabajar. Entonces lo que tenemos que promover bajo todas las instancias es el trabajo formal”. 

Además, consideró que hay problemas de una “enorme” presión impositiva consolidada y contó: “Algunos me dicen que son iguales a los países del primero mundo, que es cierto, pero las prestaciones no son las mismas. Y además hay una tramando cantidad de tributos, en los cuales solamente diez está el 90% de lo recaudan el Estado. Hay que simplificar. Cada vez que se quiere abrir un comercio hay 200 trámites distintos. En lugar de facilitar la apertura de comercio, siempre le ponemos una trabita. Hay que terminar con esa burocracia perversa que de alguna manera desalienta la creación de nuevas fuentes de trabajo”. 

Finalmente, señaló que “hay cosas interesantes”, como los medios de pago electrónicos, por lo que consideró que “hay que ir a esas herramientas modernas, porque además son instrumentos muy buenos para evitar a la informalidad. Para evitar el negro. Cada vez que estemos más bancarizados vamos a ir en la lucha contra la informalidad”. 

A continuación, fue el turno del director del sector de Comercio de la CAME, Fabián Tarrío, que ilustró un panorama del sector: “El índice de ventas minoritas que elabora CAME arroja que en el mes de enero obtuvimos valores positivos en el promedio general, y en cada uno de los sectores revelados. La tendencia se rompió y comenzó a arrojar valores negativos en el mes de mayo hasta el último mes revelado, julio”. 

“Si uno observa la variación de la facturación de los comerciantes PyMes de manera acumulada desde enero hasta julio y lo compara con el mismo periodo del año anterior, va a poder observar que en líneas generales la facturación de los seis sectores revelados disminuyó un 12,1% promedio”, expresó con preocupación. 

Alejandro Segli, presidente Federación Económica de Catamarca y consejero CAME, remarcó la importancia que “los legisladores sepan de primera mano qué es lo que está pasando realmente en la calle”, porque “quizás muchos de los que vienen de los pueblos como venimos nosotros tienen la sensación de lo que sucede día a día. Si bien es cierto que la coyuntura es malísima, pero creo que el camino para poder sortear todo esto es trabajar en conjunto, articuladamente sector público con sector privado dejando las ideologías de lado. Y ese me parece que es el camino, la mesa de discusión el cual todos debemos sentarnos para poder sacar el país adelante”.   

En ese sentido, le pidió a los legisladores que “se animen a discutir cuestiones que tienen que ver con el fondo del problema que tiene que ver con empezar a legislar nuevamente, o discutir al menos –recién hablaban de una reforma impositiva- nos tenemos que animar a discutir o adecuar la ley laboral a los tiempos que se viven”.

“Hoy tenemos leyes laborales que están casi obsoletas, que ocasionan gran presión al sector empresarial. ¿Cómo el sector empresario puede generar empleo con la presión que tiene? Y no estamos en desacuerdo con lo que gana el trabajador, es más, queremos que el trabajador gane más para que pueda consumir más y mueva la economía. Lo que no estamos de acuerdo es con el impuesto al trabajo, que ya es prácticamente abrumador”, sostuvo Segli.

A su turno, Fabián Hrynewicz, presidente de la Cámara de Pequeñas y Medianas Empresas de Formosa manifestó su preocupación respecto al “crecimiento exponencial” en los últimos años en la Argentina del comercio ilegalidad: “Es cierto que antes el negocio físico para vender debía tener una vidriera bien armada, atractiva, y hoy esa vidriera es electrónica, pero también la utilizan aquellos que evaden y eluden todo tipo de impuestos. También es cierto que la Argentina tiene una presión tributaria alta, el ejemplo lo voy a dar con el Paraguay, que con todo concepto aplica el 31% de impuestos, y la prueba de que es ventajosos es la cantidad de empresas de la región que se están erradicando en este país”. 

En este sentido, consideró que “la mayoría que hoy están en la ilegalidad es producto de la cantidad de burocracias y costos que tiene estar en la legalidad. Es increíble que en el siglo XXI fronteras no tenga una ley que regule el comercio vecinal. El comercio vecinal tomado en cuenta con los usos y costumbres y conas las características propias de cada frontera”.  

Finalmente, señaló que presentaron un anteproyecto de Comercio de Fronteras que busca “compensaciones que vayan despegadas de la fluctuación cambiaria”.  

A continuación, Enrique Zanin, presidente Federación Económica de Formosa, hizo hincapié en el tema de la regionalización, ya que “es un tema importantísimo, que gracias a un grupo de gobernadores del norte grande argentino ha empezado a trabajar con la regionalización”. 

“Hay economías totalmente diferenciales, y yo creo que eso entra lógicamente en comercio también. Es decir, donde se produce es en las grandes ciudades, nosotros compramos productos terminados, y hay una gran diferenciación en la economía. Creo que ahí es el meollo del tema, de crear regiones en la argentina y de una vez por todas, en la reforma del año 94 de nuestra Constitución, dice simplemente crear regiones. Nunca se ha tocado la regionalización, ahí es donde creo que se tiene que trabajar muy fuertemente”, explicó. 

El presidente de Asociación de Empresarios y Empresarias Nacionales para el Desarrollo Argentino (E.N.A.C.), Leo Bilanski, aportó una perspectiva distinta e indicó: “Tenemos que entender también que los dueños de la inflación están en las entidades empresarias afiliados, porque si no parece que es el sector privado contra el Estado y nosotros no tenemos nada que ver con la economía, y en rigor nosotros también transformamos la dinámica económica del país”. 

Bilanski advirtió la problemática que significa la inflación para el sector: “No solo castiga a nuestros trabajadores, sino también a las PyMEs. Hoy hay trabajadores del comercio, con un trabajo registrado que no llegan a fin de mes. Me parece que como empresarios tenemos que alertar qué tipo de capitalismo queremos para la Argentina. Creo que todos acá promovemos un capitalismo que desarrolle nuestro país”. 

En este sentido, señaló la necesidad de crear 100 mil empresas en el corto plazo para sacar a los trabajadores de la economía social y popular, porque “si vamos a hablar de la ilegalidad como si fuesen todos delincuentes, finalmente no vamos a poder diferenciar los delincuentes que realmente le hacen daño a esta Argentina, de la gente que trata a llegar a fin de mes. Si vamos a sacar 500 mil personas de la economía popular, y tratar de ofrecerles un empleo registrado para que lleguen a fin de mes tenemos que crear 100 mil PyMEs, y la verdad es que no hay herramientas hoy en el Estado que propugnen crear 100 mil nuevas PyMEs. 

Además, les pidió a los legisladores que recuperen la Ley de Góndolas: “Una herramienta que buscaba democratizar el acceso de las PyMEs a los supermercados, algo que todavía está vedado, y el Poder Ejecutivo todavía no lo implementó en todo este tiempo. Necesitamos que las góndolas de los supermercados se llenen de PyMEs, que tienen productos en cantidad, en calidad y en precio”.  

“Tenemos que empujar la Ley de Góndolas, tenemos que desmonopolizar la cadena de valor, tenemos que impulsar el Compre Argentino, iniciativas que vemos que se dirimen pero que no llegan a ningún puerto concreto. No podemos dilatar más las herramientas que necesitamos para fortalecer el entramado de las Micro, Pequeñas y Medianas empresas en la Argentina”, concluyó. 

Terminada la ronda de expositores, tomó la palabra el diputado del bloque Pro por Santa Fe Gabriel Chumpitaz, que concluyó que en la Argentina “no tenemos otra alternativa que ir a una flexibilización laboral”, y que si pretendemos cambiar esta matriz “que está llevando a la Argentina de tener la cuarta generación de personas que no trabajan y que viven de un plan, creo que tenemos que apoyar a las PyMEs que son justamente las generadoras de empleo. Y para eso no solo se necesita una flexibilización laboral, sino también una reforma tributaria, y en grandes términos económicos una reforma monetaria, pero también una reforma del Estado”. 

“El número de empresas que manifestaron cada mil habitantes tanto en Chile, Brasil y Argentina realmente es muy llamativo. La diferencia que tenemos de 55 en Chile, 26 en Brasil y 3 en la Argentina, evidentemente no estamos haciendo las cosas bien”, agregó. 

Finalmente, el diputado expresó que “el mensaje que quiero dejar es la importancia de que concienticemos a todos los actores políticos de nuestras coaliciones para trabajar en una flexibilización laboral. Que tiene que ver justamente con ese cambio de matriz de apostar a las empresas y a los trabajadores sin que pierdan ningún tipo de derecho, pero sí que puedan salir de esa esclavitud de los planes sociales”. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password