Narcotráfico, ¿mirando para otro lado? 

Por Eduardo Raúl Balbi, presidente de Anticiparse y de IIAE. El autor advierte la carencia de herramientas y datos para combatir efectivamente el narcotráfico.

El narcotráfico es un flagelo que hace años podía parecer un suceso aislado en nuestro país y hoy forma parte de la cruda y dramática realidad de algunas regiones de nuestro territorio. Y si bien la lucha contra este mal es algo que puede pensarse es de la incumbencia propia del sistema policial a través de la coerción, el asunto es mucho más complejo y requiere un análisis en profundidad y un accionar complejo e integrado que permitiría salvar vidas, ahorrar costos y ser más efectivos en las intervenciones. 

Hace tiempo vengo desarrollando informes, a pedido de organismos internacionales y países de la región, para generar Estrategias Prospectivas que permitan reducir el avance, influencia e impacto del narcotráfico y de otras formas del crimen organizado.  

Los avances evidentes en países de la región son producto de acciones objetivas y coordinadas en la actuación del Estado, desde sus tres poderes tradicionales, con preponderancia del Ejecutivo, donde destacan una serie de características, tales como: coherencia, integración, dirección estratégico-política unificada, permanencia en el tiempo, anticipación estratégica continua y permanente, intercambio fluido de información, inteligencia y experiencias, evaluación continua de políticas, estrategias, planes y acciones. A lo que se debe sumar el acompañamiento de organismos internacionales y de la sociedad en todas sus formas, porque la realidad indica que ningún país y mucho menos su gobierno por sí solo, puede controlar a este flagelo que progresivamente se ha ido instalando en Argentina y en la región, con mayor presencia en algunos puntos neurálgicos del país.   

En este sentido, la estrategia y el análisis de resultados y de escenarios de futuro que permitan la anticipación, son herramientas fundamentales si realmente se quiere acabar con esta problemática de raíz. La intervención sobre los “blancos” que permitan desintegrar las estructuras principales y sus posibles consecuencias, son posibles sólo si se comienza por un profundo estudio que incluya todas las variables actuales y futuras de situación, considerando una adecuada gestión de riesgos y prevención. 

En un reciente estudio realizado para un organismo internacional, me tocó abordar la evolución del narcotráfico en la Argentina del 2012 al 2020. La realidad reflejaba una profunda carencia en la coordinación integral de su análisis y tratamiento, de articulación de herramientas apropiadas que en ocasiones ya están presentes en la gestión del Estado, pero que no se vinculan de manera operativa para generar los datos y análisis necesarios que permitan un cruce efectivo de información e inteligencia y una atención eficiente del fenómeno. Entre líneas podemos mencionar algunas: la carencia de coordinación de los sistemas de seguridad (nacional, provinciales y otros), la carencia de un sistema de análisis y anticipación estratégica común e integrado que sea alimentado continuamente por todas las agencias del Estado, la carencia de un sistema de información eficiente que aborde la totalidad del proceso judicial de cada causa, la carencia de coordinación con AFIP, Aduanas y otras agencias para determinar, por ejemplo, el lavado de activos, o bien, la carencia de información migratoria confiable y la instalación de las distintas corrientes en el país, entre otras tantas. 

La carencia de herramientas y datos permiten que “la maleza” se distribuya de manera descontrolada a lo largo y ancho del país, volviéndose una plaga cada vez más difícil de combatir, con sus recursos en aumento y estrategias mejor delineadas que las generadas por el propio Estado. Ante esto, sólo la determinación política y el uso eficiente de los recursos podrán detener y revertir el avance del narcotráfico que ya registra más de 200 asesinatos en lo que va del año. La carencia, o ausencia de políticas, estrategias y planes de acción claros y concretos es lo que incrementa día a día esa cifra de víctimas. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password