Tras varias reuniones con vecinos, protegerán numerosos barrios de la Comuna 13

La Legislatura de la Ciudad dio sanción definitiva con 32 votos a favor, 6 en contra y 20 abstenciones una ley que dará protección paisajística, urbanística y arquitectónica a los barrios Lomas de Núñez y Nuevo Belgrano.

Después de una audiencia pública y varios encuentros con los vecinos, la Legislatura de la Ciudad aprobó con 32 votos positivos, 6 negativos y 20 abstenciones una ley que dará protección paisajística, urbanística y arquitectónica a los barrios Lomas de Núñez y Nuevo Belgrano, en la Comuna 13.

La normativa contó con el aval de los bloques Vamos Juntos (VJ), Partido Socialista (PS), Republicanos Unidos (RU) y Unión Civica Radical – Evolución (UCR-Ev); el rechazo de Consenso Federal (CF) y La Libertad Avanza (LLA) y la abstención de Frente de Todos (FdT) y Frente de Izquieda (FIT).

Si bien durante la audiencia pública se propusieron una serie de cambios al proyecto, los vecinos expresaron su rechazo a los mismos y la Legislatura terminó tomando la determinación de mantener el proyecto tal y como fue aprobado en la primera lectura.

De esta manera, en lo que respecta a Lomas de Nuñez, en el polígono delimitado por la calle Vedia, las vías del ferrocarril Mitre y las calles Vilela y Cuba, la nueva norma afectará a unas 36 manzanas y establece que solo se podrán construir edificios con una altura máxima de 9 metros.  Además de la conservación de la cota de barranca y un retiro de frente de 3 metros para mantener el entorno e identidad barrial; mantenimiento del parcelamiento actual; la preservación del Centro Libre de Manzana; la prohibición de publicidad en la vía pública; y, la protección de inmuebles de valor histórico y patrimonial, a través de su catalogación.

Mientras que en el caso de barrio Nuevo Belgrano, la zona afectada por la nueva norma está comprendida por las calles Migueletes, Monroe, Ramsay, Blanco Encalada, Cazadores, Mendoza, Dragones, Juramento, Husares, Echeverría, Castañeda y Sucre. De manera tal que se establece el uso residencial exclusivo con equipamiento al servicio de la vivienda.

No obstante, se respetarán las actividades comerciales existentes y se tendrán en cuenta para las habilitaciones y autorizaciones aquellos locales en edificaciones que cuenten con planos de registro en etapa de proyecto; plano de permiso de ejecución; habilitación; o autorización, no admitiéndose la construcción de nuevos locales comerciales, ni la ampliación de los existentes. También establece el uso de Garaje Comercial se permite localizar solamente bajo cota cero, así como que no podrá exceder la Línea de Frente Interno, preservando el Espacio y el Centro Libre de Manzana.

En tanto en el caso de Barrio River, la zona afectada estará delimitada por las avenidas del Libertador, Guillermo Udaondo, Presidente Figueroa Alcorta, y las calles Sáenz Valiente, Sargento Eduardo Romero y Monroe.  Esta área estará destinada a la localización de vivienda individual y colectiva, se admitirán edificios entre medianeras, de perímetro libre y de perímetro semilibre con altura limitada, y no se permitirá el englobamiento de parcelas y espacios habitables por encima de los nueve metros a contar desde la cota de la parcela.

El debate en el recinto

El encargado de abrir el debate fue el diputado de Vamos Juntos (VJ) y presidente de la Comisión Planeamiento Urbano, Daniel Del Sol, destacó “el diálogo permanente entre las mesas de trabajo a lo largo de este proceso” e indicó que “un proceso que comenzó hace más de un año, escuchando los reclamos y las sugerencias de los vecinos, que después se transformaron en proyectos”.

“Desde la Comisión de Planeamiento Urbano trabajamos día a día junto a los vecinos, como nos comprometimos al despachar estos expedientes, para llegar al mayor consenso posible y es por eso que votamos una versión con los ajustes según lo solicitado por ellos. Nos pusimos a trabajar con las asociaciones vecinales en pos de corregir y subsanar la normativa urbana para que dé respuesta a la realidad de los barrios”, completó.

Por su parte la autora de la iniciativa y diputada de la Unión Cívica Radical – Evolución (UCR-Ev), Manuela Thourte, aseguró que “creemos que las ciudades son sistemas complejos que evolucionan y que la ciudadanía tiene una voz muy importante para aportarnos en este sentido. Lejos de ser un espacio político que no escucha y es una pared, esto demuestra nuestra capacidad de escucha” e indicó que “a nosotros nos parece que los tres proyectos son mejoras para los barrios, se baja la altura de construcción en los mismos… Hay que hacer las modificaciones que creemos que aportan a los barrios”.

En tanto Gabriel Solano (PO) afirmó que “este Código Urbanístico al que se le pide una excepción para algunos barrios, es un Código que venía a crear en la Ciudad un negocio inmobiliario que ya existía y que no sirvió para atender a la crisis habitacional que atraviesa al distrito”.

Mientras que la diputada del Frente de Todos (FdT) Claudia Neira planteó que “la participación de los vecinos mueve montañas, esto quedó comprobado acá. Esta Legislatura ha escuchado a los vecinos de distintos barrios de la Ciudad y esto implica que hay que escuchar a toda la ciudadanía”.

Finalmente el jefe del bloque Vamos Juntos (VJ), Diego García Vilas, dio por finalizado el debate al señalar que “en la complejidad de la norma que estamos debatiendo, las posiciones de cada uno de los vecinos muchas veces no tenían una coincidencia absoluta y defendíamos cosas distintas, pero más allá de eso siempre se mantuvo el dialogo, la búsqueda de consensos, el respeto por el otro y hubo respeto por el pensamiento crítico de cada una de las partes. Agradecemos el trabajo de la oposición en este proyecto, porque no fue planteado en términos políticos sino que fue un dialogo”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password