Un diputado mostró las cenizas que respiran en este momento los rosarinos

Federico Angelini ejemplificó la dramática situación derramando cenizas sobre su banca.

Muy presente estos días en el Congreso por las razones que son de dominio público, el tema de los incendios en las islas del Delta y el humo en la ciudad de Rosario fue motivo de una cuestión de privilegio presentada por el diputado Federico Angelini (Pro-Santa Fe) pasada la medianoche.

La cuestión de privilegio fue contra el ministro de Ambiente, Juan Cabandié, porque “hace más de 2 años la ciudad de Rosario está invadida por el humo, las cenizas, y se está generando un ecocidio terminal en el Delta del Paraná. Y todo esto sucede en la total y absoluta negligencia del Gobierno nacional, de los gobiernos de la provincia de Santa Fe y de entre Ríos, y de la Justicia”, planteó Angelini.

“Esto empezó a suceder desde hace dos años, dos años y medio”, estimó Angelini, quien se preguntó qué pasaba antes, que eso no sucedía. Y se contestó: “Había un sistema que funcionaba y funcionaba muy bien. Que prevenía, que planificaba, que actuaba en la emergencia y después seguía estando presente: el SINAGIR. Un organismo que centralizaba todas las decisiones, donde confluían los ministerios de Seguridad, de Defensa, de Justicia, de Ambiente, el Sistema de Manejo del Fuego y el sistema de Bomberos”.

“¿Qué pasó? Lamentablemente por una cuestión ideologica, política y estúpida, se desarticuló el SINAGIR, que funcionaba y funcionaba bien. El manejo del fuego dejó de estar en el Ministerio de Seguridad y pasó a estar en el de Ambiente, sin capacidad operativa y llena de inútiles sin reacción, y hoy tenemos la tragedia ambiental y sanitaria que tenemos en nuestra provincia”, agregó.

Angelini alertó sobre “una situación desesperante. No es que nos molesta el humo a los rosarinos, que nos molesta el olor”. Por el contrario exhibió unos gráficos para verificar la calidad del aire que respiran los rosarinos. Detalló que “de 0 a 50 hay buen aire; nosotros no tenemos. Moderada calidad, de 50 a 100; dañina para la salud en grupos sensibles, de 100 a 150; dañina para la salud, de 150 a 200 partículas en el aire. Muy dañina para la salud, de 200 a 300; peligros para la salud, más de 300. En Rosario el martes se midieron 480 partículas en el aire. No es muy peligroso, ¡es extremadamente peligroso para la salud de todos los que vivimos en la región!”, y concluyó: “Nos están matando lentamente”.

A continuación mostró el aire que están respirando sus hijos y todos los rosarinos. Y sacando de una bolsa cenizas, comenzó a derramarlas en su banca, e incluso en la copa de agua que tenía. “Miren, esto es lo que está pasando en Rosario, esto es lo que estamos respirando los rosarinos y todos los vecinos de las localidades vecinas”, aseguró.

“En Rosario no solo nos están matando las balas por la impericia del Gobierno nacional y del Gobierno de la provincia de Santa Fe; también nos están matando todos los días un poquito con el aire que respiramos, por la impericia de quienes gobiernan”, señaló, y concluyó: “A todos los que están gobernando y tienen que resolver el problema les pido que lo resuelvan, o sino que renuncien”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password