Reclaman que diputada del Pro separe ya a una asesora que defiende al líder de la “banda de los copitos”

Así lo planteó el bloque oficialista de Diputados, a partir de la información difundida por el periodista Carlos Pagni.

La diputada nacional Karina Bachey.

Cuando el periodista Carlos Pagni habló de los abogados del líder de lo que se ha dado en llamar “la banda de los copitos”, citó a Brenda Salva, asesora de una diputada nacional que no mencionó, pero sí aclaró que era del Pro. Previsiblemente el bloque oficialista de la Cámara baja reaccionó señalando a la legisladora en cuestión y reclamándole que separe de su equipo a la abogada en cuestión.

La diputada del Pro es Karina Bachey, de la provincia de San Luis, elegida en las últimas elecciones que ganó Juntos por el Cambio en ese distrito.

Es imprescindible que la diputada nacional del Pro Karina Bachey separe con urgencia de su staff de asesores a Brenda Salva, abogada defensora de Gabriel Carrizo”, señalan desde el bloque que conduce Germán Martínez. Para los diputados del Frente de Todos, “su permanencia contradice el apego a la convivencia democrática en la que debe funcionar la Cámara de Diputados”.

“Somos las y los diputados quienes elegimos a nuestros colaboradores. Y somos nosotros los que tenemos que, individualmente, pedir su baja administrativa”, plantearon los legisladores a través de Twitter, concluyendo con este reclamo: “Basta de mirar hacia el costado. Si queremos más democracia, separemos a asesores/as que defienden a estos personajes”.

¿Qué dijo Pagni en su editorial del lunes pasado? “El propio Carrizo, vendedor de copitos de azúcar, tiene dos abogados más. Una es Brenda Salva, que curiosamente es asesora de una diputada del Pro. Pueden ser todas casualidades, seguramente. Pero hay otro detalle más inquietante. Aparece otro abogado de este mismo vendedor, Fernando Sicilia, que es defensor de dos personas que fueron noticia durante los últimos dos o tres años: Leandro Araque y Facundo Melo. Son dos integrantes de la banda de espionaje ilegal que trabajaba a las órdenes de Silvia Majdalani en la AFI durante el gobierno de Macri”.

Pagni detalló que “Araque es un espía que fue reclutado por la AFI de la Policía Metropolitana. Melo es un abogado que navega por todos los ríos. Es curioso que un abogado como Sicilia tome como cliente a este otro imputado que es un vendedor de copitos de azúcar. Entonces, la primera pregunta obvia es ¿Quién paga estos abogados? ¿Lo quieren cuidar a Carrizo o hay que proteger a alguien que puede estar ligado a él? Quizá no esté ligado a Carrizo por el atentado contra Cristina, sino por otras actividades vinculadas con la vida de los vendedores ambulantes que, a lo mejor, venden otras cosas. Lo cierto es que aparece ahora una especie de jefe de esta banda que tiene abogados ligados de un modo u otro a la política y a causas de espionaje. La pregunta que uno se hace es cuánto algodón de azúcar hay que vender para pagarle a estos abogados. Todo esto empieza a tener otra densidad”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password