Camaño le apuntó al Ministerio de Trabajo por la falta de acuerdo en el conflicto de los neumáticos

Acusó a las autoridades de la cartera laboral de “falta de compromiso” y sostuvo que “debió haberse apelado a un arbitraje voluntario”. Criticó la advertencia de Sergio Massa.

La gravedad del conflicto que involucra a los trabajadores del gremio del neumático con las empresas ha llegado a tal punto que nadie imagina cuál puede llegar a ser la solución y en qué puede desembocar. Por eso la consulta a la diputada nacional Graciela Camaño, quien fue ministra de Trabajo entre 2002 y 2003, en un tiempo que ella misma define como “el momento de mayor conflicto social”, por salir entonces de la crisis de 2001/2002.

Consultada al respecto por Radio Mitre, la legisladora de Identidad Bonaerense se mostró sorprendida frente a “una falta de compromiso de las máximas autoridades del Ministerio de Trabajo en la solución del problema”. Lo dijo a partir de lo que a su juicio debería haber sucedido al prolongarse tanto tiempo el conflicto.

“Cuando usted ve que el tema se le pone difícil, una autoridad superior del ministerio tiene que estar presente” en la negociación. “Me da la impresión que eso no está sucediendo”, señaló la legisladora.

Para Graciela Camaño, “el Ministerio de Trabajo tiene que estar con conflictos que vengan con comisiones obreras de todos los partidos políticos y tiene las herramientas para sacar a flote el conflicto”.

Observó también que 35 audiencias como las que ya se han celebrado sin éxito entre las partes “no hablan de lo malos que son los unos y los otros, sino de lo mal tratado que fue el conflicto”.

Camaño explicó que “ya está escrita la opción que el ministerio tiene que hacer cuando fracasa la conciliación: someter a las partes a un arbitraje voluntario. Se les ofrece a las partes los puntos sobre los que se va a trabajar y el árbitro es el que tiene que generar los acuerdos”.

Si no hay acuerdo, se lauda”, remarcó, recordando que esto es algo que se ha utilizado, no solo con gobiernos militares, sino también con gobiernos democráticos.

En tal sentido puso como ejemplo el famoso “laudo gastronómico”. En esa oportunidad, “el Ministerio de Trabajo nombra como árbitro a Eva Perón, y ella le propone a las partes una metodología de remuneración a porcentaje”.

“Este problema tiene salida en el Ministerio de Trabajo; no puede tener salida por la excepcionalidad de la importación” de neumáticos. A continuación dijo que hay que preguntarse a quién le conviene el conflicto. “A los trabajadores no”, concluyó Graciela Camaño, a quien le da la impresión de que “acá hay que hacer un esfuerzo más grande para tratar de resolver este conflicto en el ámbito que corresponde”.

La diputada bonaerense remarcó en base a su experiencia que “los conflictos siempre tienen solución, no nos comamos el verso de que no les vemos salida. Hay un manual de procedimiento, pero además una capacidad humana para llevar adelante la búsqueda de resolución del conflicto”.

Por último volvió a criticar la alternativa sugerida desde la cartera de Economía respecto de importar cubiertas: “¿Adónde vas a ir con esto? Además, ¿te van a manejar el tipo de cambio los conflictos de la calle? Hay que poner orden, este conflicto lo tiene que ordenar el Ministerio de Trabajo, para eso es autoridad competente”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password