Deja el cargo de subprocurador de la Suprema Corte Juan Ángel de Oliveira

Tras 25 años como Subprocurador, el funcionario se acogerá a los beneficios jubilatorios a partir del mes de noviembre y abre una vacante clave en la justicia bonaerense.

El alto funcionario, el número dos en la Procuración General de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires, tras el titular Julio Conte Grand, se acogerá a los beneficios jubilatorios luego de una extensa trayectoria en el Poder Judicial de esta jurisdicción.

Así, con el retiro, se sumará otro lugar central para cubrir en la máxima estructura de la Justicia bonaerense, donde ya existen tres vacancias en la Suprema Corte.

De Oliveira tiene 80 años de edad y posee una trayectoria de 40 años en la Justicia. Lleva, además, 25 años como Subprocurador. Según trascendió en las últimas horas, dejará el cargo a partir del 1º de noviembre.

La dimisión abre una nueva ventana en la que se perfila otra discusión que deberán enfrentar el Poder Ejecutivo y Legislativo. Las vacantes a cubrir en los tribunales bonaerenses, aproximadamente unas 500, y las tres sillas vacías en la Suprema Corte completan el cuadro de situación.

Específicamente, para impulsar un reemplazante de Olivera el gobernador Axel Kicillof deberá observar lo establecido por el articulo 175 de la constitución provincial.

Allí se consigna que “los jueces de la Suprema Corte de Justicia, el procurador y el subprocurador general, serán designados por el Poder Ejecutivo, con acuerdo del Senado, otorgado en sesión pública por mayoría absoluta de sus miembros”.

En consecuencias, el trámite requiere de un acuerdo político con los senadores opositores de Juntos, bancada que cuenta con 23 miembros que impide al oficialismo contar con quorum y mayoría propia en la Cámara alta, que posee 46 butacas.

Esta necesidad siempre un montón de dudas sobre la posibilidad que el Ejecutivo provincial impulse la cobertura. De hecho, pese a las innumerables versiones que circularon hace unos meses, oficialismo y oposición no lograron ponerse de acuerdo para designar ministros en la Corte.

Existe otra cuestión en danza que condiciona la negociación: la cercanía del proceso electoral. Algo que atenta con la posibilidad que desde el Senado se avance en acuerdos políticos.

El antecedente inmediato, precisamente, son los argumentos repetidos hasta el hartazgo en 2019 cuando lo que hoy se agrupa como FdT, es decir las bancadas del FR y UC, le cerró la posibilidad a Vidal de avanzar en ese sentido el último año de su gobierno, cuando, incluso, ese gobierno tenía mayoría propia en el Senado.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password