Para Rigo: “La reducción progresiva del déficit primario es uno de los objetivos de política fiscal del Gobierno”

El secretario de Hacienda profundizó la explicación de los lineamientos del Presupuesto 2023 y destacó que el Gobierno “hizo un esfuerzo político para elaborar un escenario macroeconómico realista”.

Otro de los expositores que pasaron en la reunión de la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado este miércoles, fue el secretario de Hacienda, Raúl Rigo, quien profundizó en los lineamientos generales del proyecto de Presupuesto 2023 y destacó que “la reducción progresiva del déficit primario es uno de los objetivos de política fiscal del Gobierno”.

En su disertación, el secretario de Hacienda explicó los cuatro principales lineamientos que tiene el mensaje que acompaña al Presupuesto. En primer lugar, hizo hincapié en el escenario macroeconómico para el 2023 que “a la luz de la visión técnica y política del Poder Ejecutivo es un escenario realista por cuanto anticipa para el año que viene ciertos comportamientos de las variables macroeconómicas sobre la tasa de inflación, crecimiento económico, el crecimiento del mercado de trabajo, y consecuentemente el comportamiento de la recaudación que es el cálculo de recaudación uno de los principales vectores de la formulación de la ley”, y resaltó: “Es un escenario consistente, realista en términos que es alcanzable”.

En segundo lugar, otro de los lineamientos que tuvieron en consideración a la hora de formular el Presupuesto, tiene que ver con “el resultado fiscal midiendo puntualmente el resultado primario que es la diferencia entre la totalidad de la recaudación y el gasto primario. Hay una política que lleva adelante el Gobierno nacional y que este Congreso ha acompañado porque también está contenida en nuestro acuerdo con el Fondo que tiene que ver con una meta de resultado primario que para el 2022 es un déficit primario del 2,5% y para el 2023 es del 1,9%”.

Otro de los lineamientos que detalló es la consolidación de los recursos de lo que explicó: “El Poder Ejecutivo viene llevando adelante una política tributaria que busca profundizar la recaudación de todos aquellos tributos o impuestos que son de naturaleza progresiva a los efectos de fortalecer la recaudación nacional, dañar lo menos posible la actividad económica y contar los recursos suficientes para financiar aquellas políticas públicas que promueven el cuidado y la protección de los sectores vulnerables y de todas las áreas de la sociedad y de la economía que necesitan el apoyo de la actividad pública”.

En cuarto lugar, se encuentra el ordenamiento fiscal, del que precisó: “No es ni más ni menos que la vieja idea de priorización de gastos, todo el proceso de formulación de Presupuesto en el seno del Ejecutivo estuvo dominado en la necesidad de identificar cuáles son aquellos gastos prioritarios, cuáles son aquellos que deben contar con el financiamiento prioritario porque son las políticas de principal interés”.

Por otro lado, sobre los números del escenario macro-fiscal, Rigo precisó que, para áreas como la Secretaría de Hacienda, es “clave” porque “es el elemento crucial que permiten calcular la recaudación. El hecho de que se trata de un escenario macro realista nos deja confiados respecto del cálculo de recursos y de la capacidad efectiva que vamos a tener como Poder Ejecutivo en 2023 para recaudar esos tributos y financiar las políticas”.

En el año 2023, y respecto al 2022, se plantea una moderación en el crecimiento, de un 4% a un 2% en el 2023. El tipo de cambio nominal sería de 269,9 que se plantea para diciembre de 2023, con una inflación, también en la punta, de 60%”, detalló Rigo.

Además, informó que se prevé un crecimiento real del mercado de trabajo de los salarios: “Se propone un 63,2% de crecimiento o variación interanual que, medida contra la inflación que prevemos para el año que viene, implica un crecimiento real del salario por encima de la inflación esperada. Este comportamiento para la línea de trabajo es consistente con el que venimos observando este año, por sobre todo el segundo semestre que tuvo un crecimiento positivo en términos reales y prevemos que esa tendencia se prolongará durante el 2023”.

En esa línea, comentó que respecto al salario comercial -diferencias entre exportaciones e importaciones- medidas en millones de dólares se observa un “mejoramiento de 7.700 millones de dólares en el 2022 a 12.300 millones para el 2023”. “Estas son las variables sobre las que se apoya el cálculo de la recaudación”, resaltó Rigo.

 Retomando el ordenamiento fiscal, planteó que el objetivo de déficit primario para el 2023 de -1,9% del PIB en el Sector Público Nacional y ocurre porque “en nuestros compromisos internacionales, el déficit primario, lo mediamos en el Sector Público Nacional, es la visión más amplia. Ese 1,9% es un resultado que lo medimos en la caja, es la performance de las cuentas públicas medida por lo recaudado y lo pagado. Es el déficit primario del SPN medido en base caja, comparable con el déficit de 2,5% del PIB de la Administración Pública Nacional”.

Sobre la Administración Pública Nacional, respecto a lo devengado en el 2022 “estamos esperando un resultado devengado de 3,6% del PIB es equivalente al 2,5% en la caja del 2022 que es el resultado al que tendemos. Del mismo modo en el 2023 ese 2,5% en el devengado es compatible con el 1,9%”, y aclaró que “parte de este ordenamiento fiscal tiene que ver con la consolidación fiscal, de reducción progresiva del déficit primario que es uno de los objetivos de política fiscal del Gobierno. Este proyecto de ley es compatible con esto”.

Por otro lado, comparó los ingresos totales con los gastos primarios: “Prevemos un crecimiento interanual de los recursos que es superior al de los gastos, lo que nos posibilita lograr un resultado que disminuya en términos del PIB. Prevemos que la recaudación, respecto de la 2022, crezca el 78,1% en la variación interanual en tanto que los gastos primarios crecerían al 68,5%”.

“Dentro de lo que es recaudación tenemos un crecimiento importante de los ingresos tributarios -IVA, ganancias, créditos y débitos- están creciendo muy cercano a ese promedio todos por encima de la inflación esperada”, destacó el secretario de Hacienda y agregó que “una mejor performance puede apreciar para aportes y contribuciones. Luego tenemos ingresos no tributarios y otros recursos que tiene el Estado que está creciendo un poco por debajo del promedio”.

Respecto al gasto primario, remarcó que “hay un crecimiento real del gasto esperado, superior a la inflación. Esperamos que el gasto público tenga un crecimiento en términos reales porque es una premisa del Gobierno mantener en este momento de la economía activo a la política fiscal, buscando estos crecimientos reales y positivos”.

Sobre el gasto público, el secretario de Hacienda se detuvo sobre las cinco principales finalidades: Administración Gubernamental, Servicios de Defensa y Servicios Sociales, “todas estas funciones están creciendo claramente por encima de la inflación”, pero en el caso de Servicios Económicas observó un menor crecimiento porque “eso obedece a que dentro de esa finalidad tenemos los subsidios económicos -transporte y energía- que, producto de las políticas de segmentación, y de revisión de tarifas tienen una expresión menor en el 2023. La Deuda Pública, son los servicios asociados a la deuda que tiene una expresión que crece menos proporcionalmente un año contra otro”.

A su vez, respecto a la finalidad de Servicios Sociales se puede apreciar que “el crecimiento interanual como lo presenta el proyecto es positivo, real 71%. Cuando miran la asignación por jurisdicción hay asignaciones un poco menores”.

Según Rigo, el Sector Público Nacional en base caja hay un “sendero de progresiva reducción del déficit primario 3 puntos del PIB en el 2021, 2,5 puntos en 2022, 1,9 del PIB en 2023”.

Respecto a la recaudación nacional en 2023, Rigo destacó la caída del 0,18% de la presión tributaria. “Del 23,95% del PBI en 2022 a 23,77% en 2023. Si nosotros miramos el gasto primario en término del PBI, y lo comparamos en una serie histórica vemos una reducción global. Pero esto tiene prioridades, el gasto de capital en infraestructura se mantiene en niveles similares al del 2022, y hasta un poco más, tiene un crecimiento del 0,5% respecto al 2019, al inicio de la actual gestión. Para que esto se mantenga y todo el gasto caiga, entonces hay otros que se tienen que reducir. Básicamente tenemos un decrecimiento del gasto en subsidios, donde tenemos 0,9% en subsidios en energía y transporte”.

Finalmente, se refirió a las cinco prioridades políticas que el mensaje que acompaña el proyecto de ley destaca, que son: “la infraestructura, la salud, la educación, la ciencia e innovación, y la inclusión social con perspectiva de género”.

Las modificaciones al proyecto

En otro tramo de su ponencia, hizo alusión a las modificaciones que sufrió el proyecto en Diputados que fueron de orden “legal o natural” a través de artículos que algunos permiten al Ejecutivo “incrementar ciertas asignaciones”. En esa línea, recordó el artículo 116 del dictamen de mayoría que “dispuso una serie de asignaciones complementarias unos 300 mil millones de pesos que tiene que ver con la finalidad Servicios Sociales”, y destacó que “es uno de los cambios más importantes”.

“El artículo 7 que dispone asignaciones complementarias para la ley de Bosques Nativos. El artículo 81 que dispuso el incremento y la creación del Fondo Compensador para el transporte de pasajeros. El artículo 18 y el 83 que son asignaciones puntuales”, ponderó Rigo y agregó las modificaciones sobre obras plurianuales.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password