CFK: “Voy a hacer lo que tenga que hacer para lograr que el pueblo recupere la alegría y la ilusión de que el sueldo alcanza, hay trabajo y hay futuro”

La vicepresidenta de la Nación reapareció en público este viernes en un acto de la UOM y se refirió a los acusados de su atentado: “No eran indignados, eran gente pagada por empresarios que se identificaron con el anterior gobierno”. Además, apuntó contra la justicia porque “les sirvo de acusada, no de víctima”, y le dejó un mensaje al presidente.

En medio de la interna dentro del oficialismo y con gran expectativa por su discurso, este viernes la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, participó del cierre de los congresos regionales de la UOM (Unión Obrera Metalúrgica), comandada por Abel Furlán, que se llevó a cabo en el Microestadio Municipal de Pilar Rircardo Rusticucci.

En su disertación, Fernández de Kirchner dejó entrever su posible candidatura a presidenta en el 2023 al expresar: “Voy a hacer lo que tenga que hacer para lograr que el pueblo recupere la alegría y la ilusión de que el sueldo alcanza, hay trabajo y hay futuro”.

Fue la primera vez, desde el pasado 1ro. de septiembre cuando sufrió un intento de magnicidio por parte de Fernando Sabag Montiel en la puerta de su departamento, en Recoleta, que la titular del Senado brindó un discurso en un acto público. Al respecto, sostuvo que “no eran indignados, eran gente pagada por empresarios que se identificaron con el anterior gobierno”, y apuntó contra el Poder Judicial porque “no van a investigar, porque les sirvo como acusada, no como víctima”.

Por otro lado, le dejó un mensaje al presidente de la Nación, Alberto Fernández, quien en paralelo encabezó un acto en Santa Fe junto a Evo Morales: “Es necesaria una suma fija que vuelva a darle capacidad al salario de los trabajadores, que no va en detrimento de las paritarias”. Por el contrario, elogió al ministro de Economía, Sergio Massa: “Está haciendo también un gran esfuerzo administrando las consecuencias de lo que pasó”.

En la jornada, de la que formaron parte delegados y dirigentes del sindicato, también estuvieron presentes el diputado nacional e hijo de CFK, Máximo Kirchner, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof; la vicegobernadora, Verónica Magario, la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza; el senador nacional Oscar Parrilli, el diputado nacional Eduardo Valdés.

Entre aplausos, alabanzas y bajo el cántico de “Cristina presidenta”, la mandataria agradeció la invitación y expresó: “Quería estar acá porque, después de algunas cosas, no hay mejor lugar que estar junto a los trabajadores y trabajadoras”.

En esa línea, recordó que Furlán en 2016 cuando fue diputado “bancaron las ideas y las convicciones por sobre todas las cosas- Este representante gremial votó en contra del endeudamiento de los Fondos Buitres haciendo honor a esa representación y haciendo honor a su organización”.

El recuerdo del atentado

Al comienzo de su discurso, en un tono acongojado, la vicepresidenta recordó: “Es mi primera salida. Hoy se cumplen exactamente dos meses y tres días de eso todos vieron por la televisión. ¿Saben que yo también lo vi por televisión? yo no me di cuenta del arma que empuñaron y pretendían en los hechos volarme la cabeza”, y agregó: “Dicen los psiquiatras que es mucho mejor porque el trauma que le queda a la gente donde le martillan en la cabeza es algo que no pueden olvidarse y lo acompaña durante el resto de la vida”.

Y contó: “Yo por suerte no lo vi, pero créanme que en este tiempo lo que no podía sacarme de la cabeza, no aún hoy, es ¿qué hubiera pasado si hubiera gatillado? Esa imagen para mis hijos y mis nietos, yo pienso como todos que cuando nos pasa algo pensamos en nuestros seres queridos”, y analizó: “La verdad que, después de eso que pasó y estos meses de reflexión y de información, creo que algunas positivas de un hecho tan horrible y espantoso, podemos obtener”.

“Decía mi abuela que no hay mal que por bien no venga. La primera conclusión buena que saqué de todo eso fue que esos presuntos indignados que agredían, insultaban, que tiraban cosas encendidas a Casa Rosada, en realidad no eran indignados, eran gente pagada por empresarios que se identificaron con el anterior gobierno. Algunos de ellos funcionarios del macrismo que endeudó a la República Argentina”, apuntó la titular del Senado mientras los chiflidos y abucheos retumbaron por el estadio.

Y aclaró que “esto no quiere decir que no haya gente enojada por las cosas que pasan”, pero “lo cierto es que esos indignados que eran reproducidos por la televisión y por algunos programas como ‘que indignada está la gente con los K, con los políticos’, bueno no estaban enojados, recibían millones de pesos para hacer eso. A uno de ellos se le encontró 50 mil dólares en los allanamientos”, y pidió: “Córtenla con los indignados rentados, que no va más esta mentira en el país”.

La Justicia

En segundo lugar, enumeró que “esa fuerza política que dice que va a darle seguridad a los argentinos, descubrimos que durante sus gestiones en seguridad pusieron a conducir la escuela de inteligencia y la dirección nacional de política criminal a una mesa argentina”, y chicaneó: “Cuando la vi pensé que era como las películas de James Bond que la espía es la más linda, pero no es así. Así estamos en la República Argentina”.

Una justicia que ya estoy resignada porque no va a investigar nada porque me quieren de acusada, no de víctima, les sirvo de acusada, no de víctima a ese partido judicial. Así que son conclusiones que uno va sacando de estos dos meses de reflexión”, aseguró.

La economía y el salario

En otro tramo de su discurso, la vicepresidenta recordó que “en el 2015 la Confederación General del Trabajo y todos los dirigentes gremiales peleaban porque los trabajadores para que no paguen impuestos a las ganancias. Yo se los dije en reiteradas oportunidades, de que no venían por mí, venían por los derechos de los trabajadores”.

En ese contexto, contó que el salario de los trabajadores en ese año era el más alto en dólares y ejemplificó que el de los metalúrgicos era de 2.400 dólares por mes. “Alguien les dijo que no iban a pagar más el impuesto a las ganancias”, remarcó y preguntó: “¿Saben por cuántos votos perdimos las elecciones? por 670 mil votos, ¿saben cuántos trabajadores pagaban ganancias en ese momento? 1.100.000 y así estamos como estamos”.

“Quiero recordar cómo estábamos en salarios, en jubilaciones, en la participación de los trabajadores. Hay 17 puntos entre productividad y salario porque la doctrina liberal de la economía, de la que tenemos muchos adeptos en los medios de comunicación, les dice a los trabajadores que el salario es igual a la productividad. No es así hoy en la República Argentina, esa diferencia es la renta extraordinaria que está tomando el capital hoy en el país”, apuntó.

Y siguió: “Cuando uno habla de economía, hay que hablar con números, no con slogan ni con consignas. El más bajo de los salarios es del año 1977 plena dictadura donde cae verticalmente el salario y recién volvemos a recuperar la participación por arriba el 50% del salario en el producto de la Argentina durante mi segundo gobierno”.

“Siempre escuchamos que los comunicadores dicen ‘no, el primer gobierno de Néstor fue muy bueno. El primero de Cristina también, pero en el segundo’ en el período del 2011 al 2015 los trabajadores participaban en el PBI con el salario más del 50%. Por eso, dicen que los gobiernos anteriores fueron mejores”, indicó y preguntó: “¿Esto qué significa? Significa que veníamos de una caída monumental”.

En esa línea, la vicepresidenta cuestionó a los medios: “Es increíble. Hoy escuchamos en la televisión que alguien que presentan como lo nuevo en la política dice que el mejor gobierno que tuvo Argentina es el de la convertibilidad, el de la década del 90 y que el mejor ministro fue el de la convertibilidad. Pero cuando uno empieza a mirar los números y ver lo que se dice… tenemos un problema de desinformación muy grande”, y opinó: “Hoy el tema de precios, salarios, inversión y gastos del Estado deben ser abordados desde números concretos, no desde el slogan”.

El mensaje para Alberto y las críticas a los mercados

“La recuperación del salario tiene que ver directamente con que vuelva a pagarse el salario de acuerdo a la productividad”, reclamó la abogada y arengó: “Es algo que tienen que luchar los sindicatos”.

En ese sentido, le dejó un mensaje para el presidente: “Es necesaria una suma fija que vuelva a darle capacidad al salario de los trabajadores, que no va en detrimento de las paritarias”, y volvió a disparar contra los medios: “El tema de los precios, cuando nos dicen desde los medios los economistas de que el Estado no tiene que intervenir en los precios porque los mercados son los que deben resolver los problemas… no, no si los mercados fueran transparentes, si estuvieran muy atomizados y no hubiera grupos concentrados, entonces podría ser, pero estamos ante mercados absolutamente concentrados, con cadenas de valor que hacen poner su poder en la distribución del ingreso”.

Es necesaria una suma fija que vuelva a darle la capacidad al salario de los trabajadores. El Gobierno tiene que terciar en la distribución del ingreso”.

El Gobierno tiene que terciar en la distribución del ingreso, como lo hacíamos durante nuestros gobiernos”, exigió la vice y expresó: “Yo nunca miento, podré tener muchos defectos, pero no el de mentirosa”, momento en el que elogió a Sergio Massa: “El ministro de Economía está haciendo también un gran esfuerzo administrando las consecuencias de lo que pasó”.

Por otro lado, volvió a cargar sobre la gestión de Mauricio Macri: “Muchas veces han escuchado mis críticas a determinas cuestiones de funcionarios, pero las decisiones políticas hay que juzgarlas y evaluarlas cuando se toman. En el año 2019 cuando el macrismo había endeudado al país de una manera demencial, cuando había vuelto el FMI que Néstor había dicho que se fuera y le había pagado, en ese momento de tarifazos, de ajustes, de persecución judicial a dirigentes gremiales, que incluso los habían apoyado, y a políticos, el escenario internacional era complejo en elección de Estados Unidos, Trump había puesto 45 mil millones para sostener al gobierno de Macri”.

“La inequidad tributaria y la laxitud fiscal, hay 891 mil trabajadores que pagan impuestos a las ganancias y 640 mil autónomos, lo que da un total de millón y medio que pagan impuestos a las ganancias que representan el 30% del total de ganancias y las 226 mil sociedades comerciales representan el 52%, o sea, los que se llevan la productividad y ponen los precios en los supermercados pagan mucho menos de ganancias que cualquier trabajador”, denunció y apuntó: “El trabajador no tiene posibilidad de dibujar el salario como se dibujan los balances de las grandes empresas que terminan pagando un 5% y no el 35% de Ganancias”.

Por consiguiente, Cristina recordó la ley que crea un Observatorio Nacional de Precios porque “hoy se ha caído esa teoría de que cuando aumentan los salarios, aumenta la inflación. Eso es mentira”. En tanto, aclaró que “esto no empezó con el gobierno del 2019, ni tampoco la inflación. Esto empezó con un gobierno que decidió endeudar una vez más a la Argentina y hoy tenemos que destinar dólares al pago de la deuda externa y aceptar los condicionamientos del FMI a las políticas internas”.

El pedido de un acuerdo democrático y económico

En otro tramo de su discurso, la titular del Senado expresó: “Me permito desde la experiencia personal hablar de un nuevo acuerdo democrático. La violencia, fundamentalmente que se ha constituido en el agravio, en el insulto, en desear la supresión del otro, sea eliminada. Esta fue la Argentina del año’83, es necesario volver a reconstruir el acuerdo democrático donde las diferencias no pueden ser solucionadas a través de la violencia”, señaló Cristina Kirchner, que en el medio habló de la película “Argentina 1985”.

También destacó la necesidad de un “consenso económico, de discutir en la mesa, no solo los partidos políticos, sino también los sindicatos y las centrales empresarias, el modelo de país y cómo vamos a hacer para salir de la economía bimonetaria”, y añadió: “No me vengan con esas teorías de que van a circular dos monedas, eso lo dicen solamente como un slogan”.

En suma, sostuvo que “es necesario que recuperemos la capacidad de discutir sin agravios, sin violencia, y con números. Hubo una etapa en la que pudimos comenzar a desendeudar a la Argentina, recuperar la industria nacional, las fuentes de trabajo, el ahorro”.

El futuro electoral

“Yo voy a hacer lo que tenga que hacer para lograr que nuestro pueblo, nuestra sociedad pueda organizarse en un proyecto de país que vuelva a recuperar la ilusión, la fuerza y la alegría de la gente. Éramos un pueblo alegre, lo recuerdo aquel 9 de diciembre el 2015 en la Plaza de Mayo. Éramos alegres”, manifestó Fernández de Kirchner y cerró su disertación la vicepresidenta en mira de su candidatura a presidenta de cara al 2023: “Volvamos a recuperar esa alegría que tuvimos alguna vez, de que el sueldo alcanzaba, de tener trabajo, de saber que había futuro, esa alegría nos la merecemos”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password