Con duras críticas de la oposición, la Ciudad aprobó el Presupuesto 2023

La Legislatura porteña aprobó con 33 votos positivos y 27 negativos el presupuesto para el año próximo, el cual proyecta una suba para el área de educación, una fuerte inversión en materia de obra pública y seguridad.

Durante la sesión ordinaria de este jueves, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sancionó con 33 votos a favor y 27 en contra el Presupuesto 2023, el cual ha respetado, como referencia para la planificación presupuestaria, las pautas macroeconómicas y el cuadro macro fiscal que establece el presupuesto nacional. Es por ello que se estima un gasto de 2.154.964 millones de pesos, totalizando el gasto primario 2.066.109 millones de pesos.

La medida contó con el aval de los bloques Vamos Juntos (VJ), Consenso Federal (CF), Partido Socialista (PS), Republicanos Unidos (RU) y Unión Cívica Radical- Evolución (UCR-Ev) y el rechazo del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT), Frente de Todos (FdT) y La Libertad Avanza (LLA).

De esta manera, producto de las acciones e iniciativas desarrolladas durante los últimos años, la Ciudad de Buenos Aires proyecta, para el 2023, un Resultado Financiero levemente superavitario, es decir con Déficit Cero.

Por lo tanto, de acuerdo a lo anunciado por el Gobierno nacional en la presentación del presupuesto, para el 2023 se espera un crecimiento del Producto Bruto Geográfico del 2%, una inflación en el orden del 60% y un tipo de cambio de 269,9 pesos por dólar para fines del próximo año.

El texto en cuestión establece que los gastos corrientes previstos ascienden a 1.825.276 millones, mostrando un crecimiento nominal del orden de los 854.238 millones y representando el 84,7% del gasto total. En lo que respecta al gasto de capital, el monto presupuestado para el plan de obra pública es de 329.688 millones, lo cual representa un incremento de 150.509 millones y representa el 15,3% del total.

De manera tal que el 63% será afectado a Servicios Sociales, con las mayores partidas asignadas para Educación y Salud; 15,4% para Seguridad y un 12,8% para toda la Administración (los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, más los órganos fiscales y de control de gestión). Servicios Económicos (4,6%) y Deuda Pública (4,2%) completan el cuadro porcentual.

Cabe señalar que gracias a una petición de los diputados de Republicanos Unidos (RU) se logró la baja de cuatro mil millones de pesos a través de un ajuste en lo que cobra la ciudad por la patente de los vehículos valuados en menos de un millón de pesos. Esta baja beneficiará aproximadamente a 300 mil rodados, es decir, a un tercio del parque automotor porteño. También se logró una mayor eficiencia de la estructura gubernamental reduciendo en aproximadamente 500 millones los contratos y contrataciones de personal. Finalmente, en el área de la construcción, también se logró la baja de la tasa de áridos, incluyendo también un diferimiento de una parte del pago y una simplificación de trámites.

Por otro lado, el Parlamento porteña aprobó la Ley Tarifaria, la cual no propone ningún incremento de alícuotas en tasas e impuestos. En contribuciones como Inmobiliario y ABL, se consigna que ninguna actualización podrá superar el índice de precios al consumidor de la Ciudad (IPCBA). Para automotores habrá bonificaciones en los montos de patentes para que no superen porcentualmente el IPCBA acumulado entre noviembre 2021 y octubre 2022.

El debate en el recinto

El encargado de abrir la discusión en el recinto de sesiones fue el presidente de la Comisión de Presupuesto, Claudio Romero (VJ), quien afirmó que “lo más importante de este Presupuesto es que la Ciudad tendrá Déficit Cero en el 2023. Esto se debe a que pagamos lo que debemos y no gastamos más de lo que tenemos” e insistió en que “el Presupuesto no prevé aumento de impuestos ni nuevos tributos. Lo que nos diferencia del Gobierno Nacional, que son los reyes del impuestazo”.

Además planteó que “vamos a subir la partida presupuestaria destinada a educación al 20%, manteniendo el 63% en las áreas sociales. Y habrá una baja del 30% en lo que respecta al peso de la deuda” y concluyó señalando que “este es el último presupuesto que va a ejecutar la gestión de Horacio Rodríguez Larreta, que por primera vez en la historia de este distrito le va a dejar unas cuentas ordenadas a cualquier jefe de Gobierno que asuma según la voluntad popular el 10 de diciembre de 2023”.

Durante su intervención, el trotskista Gabriel Solano (FIT) propuso que “el 50% del presupuesto de publicidad de CABA se destine a la recomposición salarial de residentes y concurrentes. El presupuesto de publicidad es el que más crece, un 175%. Son más de 9.000 millones de pesos” e insistió en que “Larreta le echa la culpa a la inflación por los magros salarios de los Residentes, sin embargo es él el que no quiere dar una solución al conflicto. La recaudación de Ciudad está atada a la inflación, pero le niega aumentos acordes a los Residentes. Una situación similar viven docentes, enfermeras y municipales”.

“Los Residentes y Concurrentes no van a dar el brazo a torcer. Siguen de paro y movilizarán a la Legislatura junto a docentes y organizaciones de desocupados. ¿Los vecinos de la Ciudad le vamos a pagar la campaña presidencial a Larreta o un salario digno a los trabajadores de la salud que nos atienden todos los días?”, aseveró.

En contraposición el diputado de la UCR-Evolución Lucio Lapeña destacó que “vamos a acompañar este presupuesto porque no plantea aumentos en los impuestos, no plantea aumentos en alícuotas ni crea nuevos tributos” y resaltó que “el presupuesto de la Ciudad reúne algunos principios básicos que hacen a un buen gobierno: cuentas públicas ordenadas, con superávit, 3 años después de una pandemia. Una política de deuda sustentable y sostenible en el tiempo: se redujo el pago de intereses un 30% y el stock cayó a niveles de 2015. Y una actitud responsable. Es decir, no compromete ejercicios futuros con deudas impagas, déficit fiscal ni proyectos de infraestructura faraónicos”.

“Digo esto porque algo que el Gobierno Nacional no puede mostrar el presupuesto que propone para el 2023 tiene inconsistencias notables, implica déficit fiscal, las deudas se acumulan debajo de la alfombra y todo ello en el último año de una administración muy desordenada y con pocas posibilidades de reelegir. Es muy claro el contraste entre Ciudad y Nación”, completó.

Por su parte la legisladora del Frente de Izquierda (FIT) Mercedes De Mendieta aseguró que “Larreta con este presupuesto de ‘déficit cero’, de ajuste, quiere generar confianza al FMI y EEUU, y que ante la crisis del peronismo lo vean a él como la opción presidencial más viable, la opción que va a llevar adelante el ajuste necesario para sostener lo insostenible, los vencimientos de la deuda externa”. Y remarcó que “n esta carrera no está solo, tiene su disputa con Patricia Bullrich que ya dijo que si gobierna lo va a hacer con ‘austeridad’ y represión. También compite con los liberfachos de Javier MIlei que los corren por derecha y quieren un gobierno como el de Menem, con las recetas de los 90”.

“Pero el ajuste no es sólo en la Ciudad, hoy se cumplen 100 días de Massa en el Ministerio de Economía bajo el gobierno de Alberto Fernández. Y entre los “logros” de Massa para el FMI encontramos los recortes de este año en discapacidad, infraestructura escolar y otras partidas sociales y por supuesto el Presupuesto Nacional 2023 que fue redactado en Estados Unidos con el FMI”, sentenció.

En tanto la diputada del Frente de Todos (FdT) Claudia Neira aseveró que “el presupuesto de la Ciudad es de más de 2 billones de pesos. En los últimos 15 años la recaudación se incrementó un 40%, o sea que el Estado porteño hoy cuenta con muchos más recursos. Por ello nos parece inexplicable que no se aborden problemas muy claros que persisten a lo largo de todos estos años en la Ciudad” y detalló que “uno de ellos es el del sistema de salud, cuyo funcionamiento depende en gran medida de residentes que trabajan por $120.000 con un salario de base de $4000. Aún así, en el presupuesto que presenta el Ejecutivo para 2023, el gasto en personal de la salud es más bajo que hace 15 años atrás. Esta falta de prioridades en el gasto se repite inexplicablemente en diferentes políticas”.

“Mientras, la carga tributaria de los porteños ha aumentado en impuestos regresivos, como sucede con Ingresos Brutos – donde la Ciudad tiene la segunda alícuota promedio más alta del país y la más alta para comercios -o con el impuesto de sellos a los consumos con tarjetas de crédito, por el que se va a recaudar mucho más de lo que se previó recaudar. En definitiva, tenemos un aumento exponencial de la recaudación, por vía de una cada vez mayor presión impositiva a los porteños y las porteñas, pero con una pésima distribución del gasto. Por eso decimos que este presupuesto evidencia la ineficacia de la gestión de Larreta en la administración de los recursos de la Ciudad”, añadió.

A su turno, el legislador de RU Roberto García Moritán subrayó que “las condiciones que nosotros pusimos son menos impuestos, menos gasto y menos regulaciones. Creemos que con estos cambios logrados habremos tenido un impacto concreto en el asunto. Es más que lo que cualquier otro bloque liberal puede mostrar” e informó que “el proyecto tiene déficit cero y tiende a una ciudad desendeudada. Eso lo vemos bien. Nosotros analizamos el tema desde nuestros tres objetivos: menos gastos, menos impuestos y menos regulaciones. No obstante esto, no compartimos la posición de desfinanciar de golpe a la Ciudad y forzar un reacomodamiento de las cuentas públicas a como dé lugar. Creemos que se pueden hacer cambios generando un mínimo impacto en nuestra ciudadanía. Hace falta mucho más, pero hemos dado pasos en la dirección correcta”.

Por su lado el diputado de La Libertad Avanza (LLA) Leonardo Saifert aseguró que “ahora todos están pensando en cómo hacer para ganarle a la inflación, a nadie se le cae la idea de decir ‘no hay más inflación’. Pareciera que les da alergia pensar en un país normal y sin inflación” y concluyó aseverando que “ahora todos se desgarran las vestiduras con el tema de los impuestos pero cuando se hace una sesión para tratar ese tema, más de la mitad del cuerpo no se presenta a dar quórum. No puedo decir otra cosa más que son una bola de hipócritas. Podrían empezar a tratar los proyectos que presentamos desde La Libertad Avanza y pasarse para este lado ya que tenemos una linda política para bajar los impuestos”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password