Una representante de UNICEF Argentina disertó ante la Comisión de los Derechos del Niño 

En el marco del Día Internacional de la Niñez, la representante adjunta del organismo de la ONU, Olga Isaza, disertó sobre los hitos y desafíos aún pendientes en esta materia.

La Comisión Bicameral de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes presentó el informe anual de la Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes, y recibió a la representante adjunta UNICEF Argentina, Olga Isaza, que disertó sobre los hitos y desafíos aún pendientes en el país en esta materia. 

Al comienzo de la reunión, la senadora y presidenta de la Comisión Clara Vega presentó el informe y análisis de la realizado por el cuerpo en el año; y destacó el establecimiento de una relación directa entre la Comisión y los organismos del Estado nacional referido a los niños niñas y adolescentes, y en particular con el secretario Gabriel Lerner, “que nos ha planteado algunas inquietudes, y a raíz de ello, y a lo que se hizo público en la exposición que él hizo en la bicameral, pudimos lograr que dentro del Presupuesto se tuvieran en cuenta estos programas destinados específicamente a la niñez y a la adolescencia”. 

Por otro lado, ponderó la visita en Nueva York a UNICEF, para conocer sus instalaciones y autoridades: “A partir de allí hablamos de temas muy específicos, que tienen que ver con cómo se atravesó la pandemia, la no presencialidad y su impacto en niños y adolescentes, y la desigualdad de no tener conectividad. Planteando, además, cómo podíamos reforzar y coordinar acciones directas en ese sentido”. 

“También hablamos sobre la pobreza, cómo impacta en nuestro país, y cómo se ven afectados directamente niños y adolescentes, en todo sentido, que no tienen que ver solarmente con el tema de alimentación, sino también la imposibilidad de los servicios básicos y la educación”, agregó. 

Senadora nacional Clara Vega

Vega indicó que, durante la visita, UNICEF destaco el avance que tiene la Argentina con el compromiso con la ESI, “y la imposibilidad de avanzar con este tema en un acuerdo global con los países miembros de la ONU a raíz de la influencia religiosa o las tradiciones que atraviesan cada uno de los Estado, y fuimos felicitados en este sentido”. 

Seguidamente, tomó la palabra la vicepresidenta 1°, diputada Victoria Morales Gorleri, que agradeció la presencia de la representante de UNICEF, y “lo importante que ha sido para nuestro país, en este tiempo de postpandemia, el trabajo y sus informes, que han sido insumo clave para muchas de las definiciones que hemos tomado en las distintas comisiones. El aporte de UNICEF es muy relevante, y ha sido muy importante, sobre todo en el área de educación”. 

Asimismo, se manifestó la secretaria, diputada Paola Vessvessian, que rescató cómo “todos nos pusimos de acuerdo que lo fundamental es defender los derechos de los niños, niñas y adolescentes, buscar que realmente podamos ser garantes del pleno desarrollo de los mismo, y que no solamente tenemos un rol de contralor. Sino que nosotros tenemos que acompañar el fortalecimiento de la institución que necesita que cada vez se pueda plasmar más en el territorio”. 

Tras la presentación de las legisladoras nacionales, tomó la palabra para comenzar su disertación la representante adjunta de UNICEF Argentina Olga Isaza, que señaló que siempre han considerado a esta Comisión Bicameral como “un aliado estratégico de UNICEF. Ustedes tienen un carácter no solamente bicameral, sino también multipartidario, y eso para nosotros es fundamental”. 

“Nosotros creemos que instancias como estas, y dado el carácter federal, son imprescindibles en cada una de las provincias. Debe existir un órgano que se encargue de la vigilancia y el control de lo que atañe a los derechos de los niños y las niñas”, señaló. 

Olga Isaza, representante adjunta de UNICEF Argentina.

A 28 años de que la Convención Internacional de Derechos del Niño cuente con jerarquía nacional y forme parte del ordenamiento jurídico, Isaza destacó que “la inversión social dirigida a la niñez realizada por el Gobierno nacional y las provincias para la garantía de derechos evidenció una tendencia creciente en los últimos 20 años. Promediando 6,8% del Producto Interno Bruto, que representa un 30% del gasto social consolidada y un 19% del gasto total consolidada”. 

En este sentido, señaló que, “en el año 2020, último dato consolidad disponible, en el marco de la expansión de la respuesta que supuso la pandemia de COVID 19, la inversión en la niñez alcanzó 8,2% del PIB, significando el máximo nivel para el periodo que se dispone información”. 

“Ustedes trabajan para que se avanza efectivamente para que se proteja y se promueva el crecimiento y la no afectación del presupuesto para los niños y las niñas, y eso se nota en una tendencia consolidad de largo plazo, y es muy importante para que estos derechos sean consolidados”, indicó. 

Sin embargo, advirtió que, en este mismo periodo, y particularmente en los últimos 35 años, “el principal desafío como sociedad es que la pobreza que afecta a niños, niñas y adolescentes nunca estuvo por debajo del 30%. Y a pesar de registrarse una desaceleración progresiva, al menos el 43% de los chicos y chicas hoy en Argentina tienen algún derecho vulnerado, midiéndolo con la medición multidimensional de la pobreza”. 

“Estos promedios esconden, además, fuertes disparidades. Decimos nosotros que es una suerte de lotería nacer hoy en una provincia o en otra, y eso es injusto y es evitable. En particular, los niños nacidos en la región norte del país tienen entre 2,5 y 2 veces más de probabilidad de residir en hogares pobres que aquellos cuyos hogares están en otras zonas del país”, agregó. 

Existen, además, otros desafíos, en lo referido a la primera infancia: “Los niños de 0 a 6 años que viven en la Argentina afrontan todavía numerosas dificultades para alcanzar su desarrollo integral. En 2022, entre los niños de hasta 2 meses la lactancia materna exclusiva se mantenía en el 52%, cayendo levemente en los grupos de 4 meses al 50% y bajando a un 42% en los grupos menores a 6 meses”, indicó. 

En este sentido, advirtió que solo el 19,1% de los niños de 0 a 3 años acceden a espacios de educación y cuidado de la primera infancia, con fuertes desafíos de calidad, y al respecto, celebró que próximamente se inicie el debate sobre la Ley Nacional de Cuidados: “Nos parece fundamental, es una oportunidad para avanzar realmente en la prestación de servicios de calidad para los niños menores de 6 años, como por ejemplo aumentar los días de licencia para padres y madres o familias en diferentes condiciones”.  

Con respecto a la adolescencia, señaló que solo el 58% de ellos finalizan la enseñanza secundaria, siendo esta situación aún más extrema en los sectores de menores ingresos, en donde menos de la mitad logra finalizar este nivel, el 47,5%. 

“En 2019 solo un 28% y un 66% de los adolescentes en el último año de escolarización alcanzaron niveles satisfactorios o avanzados en matemáticas y lengua, respectivamente. Este es uno de los llamados fundamentales que acaban de hacer la Cumbre Mundial sobre la Educación, y es la preocupación sobre los aprendizajes. Es muy importante que los niños asistan a las escuelas, pero es más importante que aprendan”, expresó. 

Además, advirtió que la violencia supone otro difícil desafío: “Cerca del 60% de los hogares siguen empleado métodos de crianza violentos. Esto lo que hace es legitimar la violencia en la sociedad. Y los padres y madres lo hacen pensando que es una expresión de afecto hacia los niños”. 

Respecto a la criminalidad en adolescentes y jóvenes señaló que “las legislaciones en materia de adolescencias en conflicto con la ley todavía no se ajustan a las normas internacional. Y también tengo que decirlo, en un año prelectoral como va a ser el siguiente, muchas veces este debate sobre las responsabilidades penales adolescente se agita. Nosotros desde UNICEF hacemos un llamado para que esto se controle, porque las cifras son muy objetivas. Y realmente, de todas las personas que cometen delitos en los países, es una proporción insignificante la de los niños. Esto no quiere decir que para aquellos casos donde sea necesario que haya una repercusión legal para los adolescentes no lo haya, pero también, como lo dicen los instrumentos internacionales adoptados por la Argentina, la privación de la libertad debe ser realmente la última opción que se tome”. 

Concluyendo su exposición, Isaza indicó que desde UNICEF creen que debe haber cinco prioridades que deberían convocar a todos: “La primera es reducir la pobreza y la desigualdad territorial. Y fortalecer el sistema de protección social. Argentina, en el contexto de la región, tiene un sistema de protección bastante robusto, sin embargo, este sistema todavía tiene fragmentación, inequidades, no es universal realmente. Todavía transfiere a las familias muchas de la carga burocrática que debería ser resuelta por el mismo Estado”. 

El segundo desafío es “pensar integralmente las políticas para la primera infancia, y nos parece que el marco para el cuidado es un buen marco, pero la primera infancia requiere de todos los sectores a la vez. La actuación conjunto del Estado”. 

La tercera prioridad se asocia a las oportunidades equitativas para los adolescentes: “No solamente en términos educativos, sino también en términos de acceso a la salud. Y un derecho que nos parece fundamental, que es la participación, la construcción de ciudadanía. Ellos tienen que tener la voz en los asuntos que les compete. Y Argentina es reconocido en el campo internacional por la fortaleza de la organización de la sociedad Civil, incluidas las organizaciones de chicos y chicas. Nos parece que ese un valor agregado que ustedes tienen, pueden ser ejemplo para la región, para el continente”. 

La cuarta es asegurar entornos libres de violencia, y protección y acceso a la Justicia para los niños que son víctimas o testigos de la violencia o que están en conflicto con la Ley. 

Finalmente, indicó que “necesitamos seguir sentado a la mesa a todos los que son corresponsables en materia de niños, niñas y adolescentes, no solamente el Estado, que, por supuesto es el garante principal de los derechos, pero nos parece que en esta conversación debe participar activamente el sector privado, la sociedad civil, la academia, las mismas organizaciones sociales, los medios de comunicación para efectivamente avanzar”. 

Reducir estas privaciones debe ser una prioridad impostergable. El Día Mundial de la Infancia nos invita a pensar en cómo implementar medidas innovadores e inspiradores para defender y promover estos derechos. Revertir los desafíos mencionados resulta fundamental para asegurar el ejercicio pleno de cada niño, niña y adolescentes”, concluyó la representante de UNICEF. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password