La Ciudad avanzó con un plan de ahorro y reciclado de papel

La Legislatura porteña sancionó un nuevo marco normativo que fomenta ese tipo de acciones dentro de la administración pública del distrito capitalino.

Con el propósito de colaborar en el cuidado del ambiente y la preservación de los recursos naturales, la Legislatura de la Ciudad aprobó durante la sesión ordinaria de este jueves una Ley que tiene por objeto establecer un marco normativo que promueva el ahorro y reciclado de papel en el ámbito de la administración pública del Gobierno local.

De esta manera, se buscará reducir la cantidad de papel que se utiliza; recuperar el papel utilizado y fomentar el uso de piezas recicladas; promover el concepto de Gobierno electrónico; concientizar a la población sobre la importancia del ahorro de papel a través de medidas de educación ambiental; y favorecer la participación de la sociedad civil en los programas de ahorro y reciclado de papel.

Además de reducir el uso de papel, en cada edificio donde funcionen las oficinas del GCBA deberán colocarse contenedores para desechar el papel utilizado y luego el contenido de los mismos será retirado por el Sistema Público de Recolección Diferenciada, Selección, Acondicionamiento y Comercialización de RSU Reciclables y Recuperables del Ejecutivo.

El texto recientemente aprobado también establece que “la administración pública del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires priorizará la compra de papel con la mayor cantidad de fibras recicladas y libre de elementos químicos contaminantes, en aquellos casos en donde sea factible”.

En los fundamentos de la iniciativa, los legisladores explicaron que el papel es un “elemento central para que se lleve adelante la labor diaria y habitual; es más, es donde quedan plasmados sus actos administrativos como ser los decretos, resoluciones, circulares y oficios que, en su gran mayoría, tienen como soporte físico al papel y exigen copias adicionales muchas veces innecesarias”.

No obstante señalaron que “mucho se ha estudiado y escrito acerca de las nefastas consecuencias de utilizar la celulosa para elaborar el papel. Su fabricación masiva iniciada a partir de la década del ‘50, ha generado un grave impacto ambiental vinculado al uso de químicos cada vez más agresivos y la deforestación consecuente” e indicaron que “nuestro país se ubica entre los más afectados por este último fenómeno, a pesar de los instrumentos generados por la Ley de Bosques que se sancionó a fines de 2007, para ponerle un freno”.

“Lamentablemente, y de acuerdo a un informe del 2015 elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la Argentina figuraba novena entre los diez países que menos cuidan sus árboles nativos, sobre un total de doscientos treinta y cuatro”, sentenciaron.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password