El Senado conmemoró el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Fue en una jornada organizada por las senadoras María Belén Tapia y Mercedes Gabriela Valenzuela. La misma contó con la participación de la Coalición de Mujeres Argentinas.

Las senadoras nacionales María Belén Tapia (Santa Cruz) y Mercedes Gabriela Valenzuela (Corrientes), ambas del bloque radical, llevaron a cabo este martes, junto con la Coalición de Mujeres Argentinas, una jornada en el Senado para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Estuvieron presentes el jefe del bloque UCR en el Senado, Luis Naidenoff; las senadoras Victoria Huala, Carolina Losada, Dina Rezinovsky, Cinthia Hotton (MC).

Al inicio del encuentro, desde el Salón Auditorio Emar Acosta, la senadora Tapia expresó: “A medida que mencionaban a las provincias se me puso la piel de gallina porque la coalición de mujeres está representada a lo largo y ancho del país. Es algo muy importante”.

Además, les dio la bienvenida a la “casa más federal” a las invitadas para conmemorar el día de la eliminación de la violencia contra la mujer y celebró haber organizado dicha jornada con su par Valenzuela porque “compartimos muchos aspectos la misma mirada, la misma cosmovisión”.

También mencionó a la Coalición de Mujeres Argentinas que “vienen desarrollando una importante labor de concientización y de ayuda concreta para empoderar a las mujeres a lo largo del país”. Asimismo, informó que, según la ONU mujeres, la violencia contra las mujeres y niñas “es una de las violaciones de derechos humanos más extendida y persistente y devastadora del mundo actual sobre las que a penas se informa debido a la impunidad de la cual disfrutan los perpetradores y el silencio, la estigmatización y la vergüenza que sufren las víctimas”.

“En forma general, la violencia se manifiesta de manera física, sexual y psicológica e incluye violencia por un compañero sentimental, violencia física, maltrato psicológico, violación conyugal, femicidio, violencia sexual y acoso, violación, acto sexual forzados, insinuaciones sexuales no deseadas, abuso sexual infantil, matrimonio forzado, acecho, acoso callejero, acoso cibernético, trata de seres humanos, esclavitud, explotación sexual, mutilación genital y matrimonio infantil”, enumeró.

Y siguió: “Para mayor claridad, la declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer emitida por la Asamblea General de la ONU en 1993 define la violencia contra la mujer como todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño psíquico, físico o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la privación, la coacción arbitraria de la libertad tanto si se producen en la vía pública como en la privada”.

En esa línea, informó que América Latina tiene un “papel destacado” en esta conmemoración, ya que muchos de los movimientos de esta lucha sugieren de nuestra región y los países latinoamericanos “fueron pioneros para luchar por los derechos de las mujeres”.

Por otro lado, recordó que Argentina sancionó la primera ley del mundo, por iniciativa de Alfredo Palacios, para perseguir la explotación sexual de mujeres y de menores de edad en 1913 bajo la Ley 9.143.

En el uso de la palabra, la abogada especialista en Violencia de Género, Romina Baibiene, alertó que desde el Estado “no logramos llegar con la asistencia que requiere la problemática. Hay innumerables leyes en vigencia, pero los casos siguen aumentando, sigue habiendo muerte de mujeres y el Estado llega tarde”.

 “La vulnerabilidad de la mujer en el interior del país se vive, no se conoce, pero nos afecta a todos como sociedad”, advirtió la abogada y ejemplificó con un informe realizado en su provincia por tres juezas de familia: “Encontraban en el relevamiento cada vez más denuncias de violencia de género en la feria judicial en el verano. Hasta el mes de septiembre tuvieron un ingreso de 153 denuncias, es decir, 6 denuncias por día aproximadamente, en comparación del año pasado hubo un incremento”.

Entre los aspectos en común que se hallaron en las denuncias, Baibiene detalló: “La vulnerabilidad social y económica extrema, y el alto grado de conflictividad que se vive. Es en general lo que venimos viviendo en materia de violencia. El Poder Judicial es el último eslabón que recurrimos cuando ya no tenemos qué hacer”.

En su intervención, el formoseño Naidenoff sostuvo que la conmemoración requiere como primer paso “un compromiso cultural. El primer paso sería una jornada donde este salón este la inmensa mayoría sean hombres y no mujeres porque es una batalla cultural porque la violencia se da en ámbitos como en el Senado, porque toda violencia es un ejercicio de poder entre opresor-oprimido. Toda violencia es una relación de abuso entre quien ejerce una posición dominante y quien no, o a veces el equilibrio se pierde o se rompe”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password