Un escorpión con “corazón” eléctrico 

El Fiat Abarth 500e es la base del nuevo deportivo “cero emisiones” de la marca del escorpión.

Esta histórica presentación fue celebrada en la factoría “Lingotto” de Turín. Viendo las primeras imágenes podemos decir que es un coche eléctrico “políticamente incorrecto”.

La noticia tranquilizadora para los amantes de los 595 y 695 de combustión es que éstos convivirán durante un tiempo con el nuevo modelo, al igual que sucede en Fiat con el 500e y su antecesor. No obstante, quien esté pensando en estrenar uno debería plantearse aprovechar la oportunidad y satisfacer ese capricho cuanto antes, pues la firma italiana no ha especificado cuánto durará esta coexistencia. 

El nuevo Abarth 500e es el más reactivo y apasionante Abarth en la conducción urbana y el más veloz y disfrutable en los desplazamientos suburbanos. La arquitectura eléctrica ofrece más prestaciones que la gasolina debido a la eficacia de la distribución del peso, el mejor par motor y una distancia entre ejes más amplia. 

La tecnología eléctrica es perfecta para aumentar el placer de conducción y garantizar mayor aceleración, mejor equilibrio, más estabilidad y una mayor adherencia en carretera. En resumen, para Abarth, la electrificación implica mayor diversión y competitividad. Si se mira desde otro ángulo, la electrificación no consiste solo en buscar soluciones más ecológicas; es también sinónimo de diversión pura, destilada y fundamental. 

Este Abarth 500e trae vías más anchas (6 cm más en cada eje) y una batalla también alargada en 2,4 cm. El frente enfatiza las nuevas cotas con un paragolpes agresivo, pero llama la atención que las rejillas de la parte inferior mantienen el color del resto de la carrocería.  

Donde sí han querido marcar una distinción con respecto al Fiat es en la firma lumínica. Mientras el 500e incluye en ella la parte encastrada en el capó, Abarth ha sustituido ese arco Led superior por una pieza de plástico negro, creando así un efecto de “ceja” o “párpado” que remata una “mirada” cargada de desafío. 

Por supuesto no faltan los elementos decorativos típicos de Abarth, como el emblema del escorpión en los laterales que, ahora, varía su diseño muy ligeramente para mostrar, atravesado por un rayo, su apertura oficial a la electrificación. Cerca del suelo, la banda horizontal clásica deja paso a un diseño denominado “Scratch”, donde una ilusión óptica nos revela, con su ración de misterio, las letras de Abarth. 

Las llantas son de 18 pulgadas, con un diseño completamente nuevo en aspas abiertas y terminadas en el centro con una tapa que alberga el escorpión y protege de la suciedad el acceso a los tornillos. 

La parte trasera, además de la nueva musculatura producto del ensanche, recibe unas ópticas oscurecidas y un ‘spoiler’ generoso para el portón, al estilo que la casa nos tiene acostumbrados. Más abajo, el paragolpes viene rematado por un difusor quizá algo más ‘minimalista’ de lo que cabría esperar, pero que nos ha dado la impresión de ser perfectamente funcional. Queda pendiente comprobarlo para cuando podamos analizarlo en marcha. 

En el habitáculo, el parecido con el Fiat se termina en el salpicadero y el pedestal entre las plazas delanteras. A partir de ahí, nuevos materiales y tejidos de clarísima vocación deportiva (donde no falta la piel vuelta) marcan diferencias muy notables. 

Son de destacar los asientos tipo baquet, que parecen sujetar el cuerpo mejor que aquellos que equipa de serie el 595 de combustión.  

Otro punto notable es el volante, con un diseño específico de tres radios y que, achatado en el extremo inferior, combina el cuero con la piel vuelta y apliques en aluminio. Por último, el maletero mantiene la capacidad de 185 litros ya vista en su primo de Fiat. 

El nuevo Abarth 500e está equipado con una batería de 42 kWh y su motor ofrece una potencia de 113kW/154 CV que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en solo 7 segundos. La velocidad máxima está autolimitada elecrónicamente a 155 km/h. Tiene un sistema de carga rápida de 85 kW, capaz de dar energía para 50 km en sólo 5 minutos, y de alcanzar el 80% de la autonomía en solo 35 minutos. Tendrá una autonomía de 300 km. 

Ofrecerá tres modos de conducción: “Turismo”, que limita la potencia preconizando la eficiencia y el confort, “Scorpion Street”, que ya desvela todas sus prestaciones con el añadido de una potente frenada regenerativa y “Scorpion Track”, donde todo se enfoca a permitir una conducción radical, bien en un circuito o en nuestro tramo preferido. 

Es entonces cuando aparece en escena la versión Scorpionissina, una edición de lanzamiento exclusiva, totalmente equipada, como el primer Abarth eléctrico de todos los tiempos. Está disponible en versiones hatchback y cabrio y se ofrece en un nuevo y atractivo color de carrocería verde Acid o azul Poison, llantas de aleación gris titanio diamantadas de 18″, pedales deportivos metálicos, y un interior con nuevo tablero, volante y butacas especiales de esta versión. 

Por el momento es un auto que solo se ofrecerá en Europa, pero en una segunda etapa llegará a nuestra región, donde Abarth ya ha empezado a mostrar su presencia en el reciente lanzamiento del Abarth Pulse en Brasil. 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password