Dictamen favorable en el Senado al proyecto de alcohol cero al volante y a un paso de ser ley

La iniciativa quedó lista para ser debatida en el recinto. La misma modifica el artículo 48 de la Ley 24.449 reduciendo de 0,5 gramos a 0 el grado de alcohol en sangre permitido a los conductores.

En un tratamiento exprés, la comisión de Infraestructura, Vivienda y Transporte del Senado, a cargo de la formoseña oficialista María Teresa González, se reunió este jueves y emitió dictamen favorable del proyecto de reforma de la Ley 24.449 que establece el límite de alcohol cero para la conducción de todo tipo de vehículo en el territorio nacional, y que ya cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados, por lo que quedó listo para debatirse en el recinto y ser ley.

El dictamen, que modifica el inciso A del artículo 48 de la referida norma, reduce de 0,5 gramos a 0 el grado de alcohol en sangre permitido a los conductores para manejar un vehículo, y consiguió la firma de diez senadores y senadoras presentes

En el encuentro celebrado en el Salón Arturo Illia, la presidenta de la comisión consideró que la ley, de aprobarse, “va a marcar un antes y un después” en materia de accidentes de tránsito. Entre los presentes estuvo el director Ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, Pablo Martínez Carignano, y la presidenta de la Fundación Estrellas Amarillas, Silvia González, habló en su condición de madre de una víctima fatal por un accidente vial protagonizado por un conductor que había consumido alcohol.

El funcionario contó que, según las estadísticas, cada año “mueren cuatro mil personas al año” en la Argentina, precisó que “de cuatro accidentes en uno hubo presencia de alcohol” y destacó que un buen porcentaje de las tragedias tienen como protagonistas a “jóvenes de entre 17 y 35 años”.

“El consumo de alcohol aumenta considerablemente el riesgo de tener un accidente vial y pone en riesgo la propia vida y la de los demás”, subrayó Carignano antes de advertir que “esta no es una ley seca, no es que estamos en contra del consumo de alcohol, sino que de lo que se trata es de no consumir alcohol si se va a conducir”.

Además, consignó que el alcohol cero ya se está implementando “en 12 provincias y en varias ciudades grandes como Mar del Plata y Posadas” y concluyó agradeciendo a los legisladores “por apostar a esta ley de cuidado” que “desde hace 20 años están empujando los familiares de víctimas”.

Luego, la titular de la Fundación Estrellas Amarillas remarcó que “esta no es una lucha de una organización nada más, sino de un montón de familiares de víctimas de tránsito” y resaltó el hecho que estuvieran presentes en el salón numerosos familiares de víctimas.

“Esto lo venimos presentando desde la época en que entró Néstor Kirchner. Una vez estuvimos muy cerca de avanzar con un proyecto de (la ex senadora) Nancy Parrilli, en 2010 y 2011, y no se trató en Diputados”, señaló.

Emocionada contó que aquella vez prometió que “hasta que no se logre alcohol cero no voy a ir a visitar la tumba de mi hijo. En ustedes está la posibilidad de que después de más de 10 años pueda visitar la tumba y decirle ‘Sacha, mamá cumplió”.

Al respecto, la vicepresidenta del interbloque de senadores y senadores nacionales del Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti, respaldó la iniciativa y acusó a sus pares radicales comprovincianos, Alfredo Cornejo y Mariana Juri, y al gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, de haber instalado una campaña de “difamación mediática-política” en su contra, en la que la responsabilizaban de manera pública de frenar el tratamiento del proyecto en la Cámara alta.

“Ninguno de los tres me llamó por teléfono para consensuar, traer invitados o presentar las estadísticas de Mendoza. Todo fue de manera patoteril, con la pauta extensa que tiene el gobierno de Mendoza en los medios de comunicación y por el lobby de un puñado de dirigentes bodegueros, muchos de ellos ni siquiera son de la provincia”, lanzó la senadora cuyana.

Luego se disculpó por plantear ese tema en la reunión, pero aclaró que, ya como candidata a gobernadora de esa provincia, en 2019, se había expresado a favor de la ley. “Todos los mendocinos y mendocinas saben que yo, hace mucho tiempo, estoy de acuerdo con la ley de alcohol cero. Yo era candidata a gobernadora en 2019 y esta misma discusión se había dado en la provincia, y, porque no especulo con lo que pienso, las convicciones las sostengo”, sostuvo.

También, aclaró que habló de “un puñado de dirigentes bodegueros, porque no es la industria vitivinícola ni son los trabajadores”, quienes junto con el gobernador y sus colegas radicales motorizaron la movida en su contra. Calificó de “error garrafal” a la “estrategia de cierto puñado de dirigentes bodegueros” por intentar asociar “a una bebida tan noble como el vino, la bebida nacional, que da cientos de miles de puestos de trabajo, con una ley que marca un cambio cultural para evitar accidentes de tránsito”.

 “Fue un error garrafal del gobernador de la provincia, intentar asociar a Mendoza y a los mendocinos contra el cambio cultural del alcohol al volante”, apuntó. “La industria vitivinícola, los trabajadores de esa industria y los productores no necesitan conductores alcoholizados al volante. Necesitan políticas de estado del gobierno nacional y del gobierno provincial para su rentabilidad y los trabajadores necesitan que los productores y los bodegueros les den un salario digno”, completó.

Respecto al proyecto, declaró: “Esta ley tiene que ver con la posibilidad de ser responsables no solo con nuestra vida y de quienes van con nosotros, sino de terceros”. “El tema del alcohol cero tiene relación con un cambio cultural que deben protagonizar los gobiernos tanto nacional como los provinciales y departamentales”, añadió. “Este es un tema de agenda y tiene que ser una política de estado: El cambio cultural que necesita la Argentina, de no beber si vas a conducir”, consignó Fernández Sagasti.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password