Buscan que los policías de la Ciudad reciban capacitación acerca de la salud mental

Se trata de una iniciativa de la oficialista Paola Michielotto (VJ) para que el personal de seguridad y de los servicios de emergencia reciban formación, entrenamiento, asistencia técnica y/o asesoramiento en materia de discapacidad y salud mental.

La diputada de Vamos Juntos (VJ) Paola Michielotto presentó en la Legislatura porteña un proyecto de ley para crear un “Programa de Formación y Capacitación con Perspectiva de derechos de las personas con discapacidad y/o diagnósticos de salud mental”, para que todos los miembros del servicio de seguridad pública y emergencia puedan formarse.

De esta manera, a través de ese programa recibirán información, entrenamiento, asistencia técnica y/o asesoramiento para asegurar competencia en el personal de seguridad en orden a: “brindar un trato adecuado y no discriminatorio a personas con discapacidad y/o diagnósticos de salud mental”, “orientar a personas con discapacidad y/o  diagnósticos de salud mental  para ejercer sus derechos”, “contribuir a vigilar el cumplimiento de las normas urbanas vigentes destinadas a facilitar el acceso y goce de los espacios de uso público” e “intervenir para preservar el respeto a la dignidad de las personas con discapacidad y/o  diagnósticos de salud mental”.

En los fundamentos de la iniciativa, Michielotto explicó que a través de esta iniciativa “se busca dotar a los agentes antes mencionados de las herramientas suficientes para un correcto proceder al momento de hacer frente ante alguna situación en la que se encuentre una persona con una discapacidad o con alguna enfermedad mental” e indicó que “un alto nivel de capacitación y una actitud comprometida en la prestación del servicio son condiciones indispensables para que la policía cumpla correctamente con sus funciones. Es necesario que ambas características se mantengan permanentemente integrados a fin de que la actividad sea orientada por los mejores criterios y, por supuesto, para que la práctica no se separe de lo que debe ser el mejor desempeño policial en cada situación”.

Asimismo afirmó que “un agente policial debe orientar su conducta tanto en función de las normas legales como por criterios profesionales, ambos resultantes de un proceso de formación que debe ser estricta y regularmente renovado y verificado” y resaltó que “el aspecto humano de la función es imprescindible dentro del cumplimiento del Servicio de Policía. Una adecuada relación ciudadano-policía o policía-vecino, ayuda significativamente en la calidad del servicio”.

Sobre esa misma línea, la oficialista señaló que “la grandeza de esta nueva percepción implica ir más allá de la lucha contra la delincuencia, lleva sujeta la exigencia de un ambiente propicio y adecuado para la convivencia pacífica” y precisó que “la función policial tiene un amplio campo de acción en el tema de la seguridad. Las estrategias y vías que cada gobierno implemente respecto a sus funcionarios encargados de hacer cumplir la ley tienen una repercusión directa, ya sea positiva o negativa, en la seguridad de la ciudadanía”.

“Los agentes tienen que actuar con responsabilidad, respondiendo adecuadamente a todos y cada uno de esos escenarios. Por lo que es muy importante proveerles de los recursos suficientes y adecuados en el marco del espíritu de este proyecto”, sentenció.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password