Barry le exigió a Felipe Miguel respuestas por el problema del asbesto en el subte

La legisladora del FIT advirtió sobre la “represión brutal a quienes defiendan sus derechos” y aseveró que el Gobierno “tiene de rehenes” a los usuarios y trabajadores de ese transporte.

Después de haber escuchado el informe de gestión que brindó el jefe de Gabinete de la Ciudad, Felipe Miguel, la legisladora del Frente de Izquierda de los Trabajadores (FIT) Alejandrina Barry exigió respuestas acerca de la presencia de asbesto en el subte y advirtió que el Gobierno porteño “tiene de rehenes” a los usuarios y trabajadores de ese transporte.

En ese sentido, la diputada se preguntó: “¿cuál es la democracia que están proponiendo? ¿Represión brutal a quienes defiendan sus derechos y expulsión para la izquierda?”.

“Hablando de persecución, quería preguntar en relación al conflicto que llevan adelante los trabajadores del subte porque la única respuesta ha sido la el aval a los descuentos masivos de la empresa, la estigmatización y la amenazas de sanciones de los funcionarios locales, como el mismo jefe de Gabinete, en vez de atender la demanda tan elemental y humana que es no morir trabajando o enfermarse”, continuó Barry.

Al mismo tiempo que recordó que “el asbesto mata. No sólo lo han demostrado los trabajadores con tres compañeros fallecidos y más de 80 afectados,  sino médicos, enfermeros, infectólogos y ambientalistas que han expuesto en las audiencias públicas  que se han realizado como las que hicimos con mi compañera Myriam Bregman”.

“Estamos viviendo una verdadera crisis sanitaria bajo tierra que pone en peligro a quienes trabajan sino a millones de usuarios. Mi pregunta es cuánto tiempo más el gobierno de Cambiemos nos va a tener de rehenes a trabajadores y usuarios viajando en el subte donde podemos respirar el asbesto”, cerró.

Exigen que el Gobierno porteño acelere la “desasbestización” del subte

Los diputados del Frente de Todos volvieron a advertir sobre las complicaciones de salud que están sufriendo estos trabajadores a causa de la presencia de asbesto en el subte y pidieron que se garantice la salubridad para estos.

Tras el fallecimiento de un trabajador del subte a causa de un cáncer producido por la exposición al asbesto, los legisladores porteños del Frente de Todos (FdT) emitieron un comunicado en el que volvieron a exigirle al Gobierno de la Ciudad que acelere la “desasbestización” de servicio y advirtieron sobre la delicada situación a la que se encuentran expuestos los usuarios y los trabajadores.

En ese sentido manifestaron su “preocupación por la situación de riesgo a la que se encuentran expuestos los y las trabajadoras del subte a causa de la presencia de asbesto en los vagones y otros espacios de trabajo del subterráneo” y recordaron que “el 21 de marzo, como consecuencia de un cáncer derivado del contacto con dicha sustancia, falleció Jorge Pacci, trabajador del subte de 56 años”.

Además precisaron que “este hecho se produjo luego que desde hace años el sindicato de trabajadores del Subte  -Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP)- haya denunciando la situación de varios trabajadores y trabajadoras afectadas por la exposición al asbesto” y recordaron que “cuando las fibras del asbesto o amianto se esparcen en el aire provoca enfermedades fatales, entre ellas cáncer. Su fabricación y uso fue prohibido por el Ministerio de Salud de Nación en 2003. Sin embargo, el Gobierno de la Ciudad -bajo la gestión de Mauricio Macri-, compró en 2011 vagones con asbesto, situación reconocida por SBASE, la empresa concesionaria”.

“El asbesto sigue presente en varias flotas en circulación, en flotas fuera de servicio y distintas áreas de trabajo. Por esto es que los trabajadores y trabajadoras del Subte son quienes están más expuestos a este material”, señalaron y concluyeron exigiendo que “el Gobierno de la Ciudad asuma los daños ya cometidos y avance con celeridad en el proceso de desasbestización para proteger la salud y la vida de los y las trabajadoras del subte”.

Advierten acerca de la muerte de un trabajador por asbesto en el subte

Los legisladores del Frente de Todos presentaron en la Legislatura porteña un proyecto de declaración a través del cual prevén expresar su preocupación por lo ocurrido y exigirle al Gobierno local que se garantice la salubridad de trabajadores y usuarios.

La diputada María Bielli (FdT) junto al resto del bloque FdT presentó en la Legislatura de la Ciudad un proyecto de declaración a través del cual buscarán manifestar su preocupación acerca del fallecimiento de Jorge Pacci, un trabajador de la red de subterráneos, a causa de un cáncer derivado de la presencia de asbesto en vagones.

A través del texto presentado, los opositores prevén expresar “su preocupación por la situación de riesgo a la que se encuentran expuestos los y las trabajadores del SUBTE de la Ciudad a causa de la presencia de asbesto en los vagones y otros espacios de trabajo del subterráneo, hecho que el pasado 21 de marzo se cobró la vida del trabajador Jorge Pacci como consecuencia de un cáncer derivado del contacto con dicha sustancia”.

Al mismo tiempo que le exigirán “al Poder Ejecutivo arbitrar las medidas necesarias para garantizar la salubridad de los trabajadores y trabajadoras y de los usuarios y usuarias de los subterráneos de la Ciudad de Buenos Aires”.

En los fundamentos de la iniciativa, los legisladores precisaron que la familia del trabajador fallecido denunció que “su muerte se debe a un cáncer producido por la exposición a asbesto, un material contaminante que se encontró en vagones, materiales y espacios del subte” y recordaron que “hace varios años que desde el sindicato de trabajadores del SUBTE  -Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP, conocida como Metrodelegados)- se viene denunciando la situación de varios trabajadores y trabajadoras afectadas por la exposición al asbesto”.

“El asbesto o amianto es un material invisible, silencioso y no tiene olor, pero cuando sus fibras se esparcen en el aire provoca enfermedades fatales, entre ellas cáncer. Su fabricación y uso fue prohibido por el Ministerio de Salud de Nación en 2003”, indicaron y advirtieron que “las convenciones internacionales marcan sobre el asbesto una relación muy clara entre exposición y desarrollo de enfermedad: mientras más exposición hay más posibilidades de desarrollar enfermedad. Especialistas de la salud afirman que si bien el período asintomático puede ser prolongado, el daño pulmonar comienza junto con la exposición”.

Sobre esa misma línea destacaron que “los vagones con asbesto fueron producto de una compra de trenes en 2011 por parte del Gobierno de la Ciudad -bajo la gestión de Mauricio Macri-, situación reconocida por la empresa concesionaria” y concluyeron señalando que “a mediados de 2018 desde Metrodelegados se inició una denuncia a la empresa para que investigue si en las formaciones que se habían comprado estaba presente el asbesto. Recién en diciembre de ese año Sbase reconoció la presencia de asbesto en los coches CAF 5000 que había retirado de circulación, y Metrovías confirmó que hay trabajadores de los talleres afectados por la exposición a esa sustancia”.

Legisladores se reunieron con metrodelegados por el asbesto en el subte

Los diputados participaron de un encuentro con SBASE y los trabajadores, quienes exigieron el retiro de los coches afectados y que se establezca un recambio de las formaciones.

Luego de que el año pasado se conociera que varias formaciones de la red de subterráneos de la Ciudad estaban contaminados con asbesto, los legisladores porteños del FdT y FIT se reunieron con metrodelegados y recorrieron el taller Rancagua de la Línea B, una de las principales señaladas en ese problema.

Del encuentro participaron los diputados Claudio Ferreño, María Bielli, Lucía Cámpora, Cecilia Segura,  Juan Manuel Valdés, Laura Velasco, Claudio Morresi (FdT), Gabriel Solano y Alejandrina Barry (FIT); el presidente de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE), Eduardo de Montmollin; el gerente de Operaciones de Metrovías, Eduardo Domínguez, y el jefe de Seguridad e Higiene, Gustavo Bernachea.

En ese contexto la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro encabezada por el dirigente gremial, Roberto Pianelli, aseguró que viene realizando jornadas de retención de tareas, desde hace casi un año, en los talleres del subterráneo “por la confirmación de presencia de asbesto en el sistema en la que todas las partes intervinientes ya reconocemos” y reclamó el retiro de los coches afectados y un plan de trabajo para el recambio de las formaciones.

Asimismo Metrovias y Sbase reconocieron que en la Línea B hay trabajadores con problemas de salud: se trata de empleados de los talleres a quienes les diagnosticaron placas pleurales. En ese sentido informaron que “sobre un universo de 1200 trabajadores que se realizaron chequeos médicos y 500 que tenemos auditados, alrededor de 18 personas tienen algún problema médico vinculado a la presencia de asbesto. Creemos que hay que ampliar el universo de los trabajadores”.

No obstante, los legisladores del FdT recordaron que existe una comisión especializada para tratar la gestión del asbesto en el subterráneo, integrada por especialistas de Sbase, Metrovías, los metrodelegados, Apra, la subsecretaría de Trabajo, la Superintendencia de Riesgo de Trabajo, la Defensoría del Pueblo y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), que confirmó que el problema se extendía más allá de la Línea B.

Por otro lado, Gabriel Solano denunció en las redes sociales que mientras recorrían las instalaciones de la Línea B “un trabajador del subte de la Línea C recibió una descarga de 1.500 voltios mientras cambiaba una placa con asbesto, así son las condiciones de trabajo en Metrovías”.