Se reflotó en Diputados el debate sobre trazabilidad de la pesca

Fue durante una reunión informativa de la Comisión de Intereses Marítimos, a la que asistieron referentes del sector. El año pasado se había alcanzado un dictamen por consenso. 

Foto: HCDN

La Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios, presidida por Héctor “Tito” Stefani (Pro), realizó este martes una reunión informativa en la que se reflotó el debate sobre trazabilidad de la pesca, un tema que el año pasado tuvo dictamen por consenso pero no se trató en el recinto. 

Al inicio del encuentro, al recibir a los invitados, Stefani aseguró que “la idea es escuchar, que la comisión tenga las puertas abiertas para construir consenso”.

En lo administrativo, se completó la designación de una secretaría pendiente, con la elección de la diputada Sabrina Selva (UP).

Al momento de las exposiciones, Consuelo Bilbao, directora política del Círculo de Políticas Ambientales, explicó que “la trazabilidad del sector pesquero es una necesidad y una oportunidad”. “Necesitamos una ley nacional sobre la trazabilidad pesquera que le dé sostenibilidad a la pesca y les agregue valor a los productos argentinos”, afirmó. 

Por su parte, Otto Wöhler, miembro de la Cámara de Armadores de Pesqueros y Congeladores de la Argentina (CAPECA), señaló que “la trazabilidad existe en la pesca, lo demanda el mercado”. Y argumentó que “la creación del sistema único de trazabilidad va a ser paralelo a los existentes y va a redundar en una nueva carga en los operadores de la actividad”.

“Acreditar trazabilidad nos permite apegarnos a la sostenibilidad de la pesca”, esgrimió en su alocución Carlos Liberman, exsubsecretario de Pesca de la Nación. “La sostenibilidad en los recursos es clave para garantizar la renta empresarial, el empleo y la identidad de las comunidades”, sostuvo. 

Participaron, además, Pablo Bonuccelli, especialista en temas marítimos; Sofía Wöhler, Cámara de Armadores de Pesqueros y Congeladores de la Argentina (CAPECA); Lisandro Belarmini, Consejo de Empresas Pesqueras Argentinas (CEPA); Oscar Poleti, Cámara de Frigoríficos Exportadores de la Pesca (CAFREXPORT); Ángel Navarro, Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) y Mariano Vilar, Sindicato de Conductores Navales (SICONARA).

También estuvieron Edgardo Luro, del Centro de Patrones y Oficiales Fluviales; Julián Suarez, exdirector de Fiscalización y Control Pesquero; Juan Sócrates, Cámara de Armadores de Poteros de la Argentina (CAPA); Fernando Rivera, Cámara de la Industria Pesquera Argentina (CAIPA); Carlos Casella, Cámara Argentina de Armadores de Buques Pesqueros de Altura (CAABPA); César Cicciotti, Unión de Intereses Pesqueros Argentinos (UDIPA); Agustín de la Fuente, Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP); Mariano Pérez y Marcelo González, Asociación para el Desarrollo de la Pesca Argentina (ADPA); y Eduardo Román, gerente de CAPeCA.

Trazabilidad de la Pesca: Diputados van por el dictamen unificado

Los proyectos en cuestión son dos y serán debatidos en el seno de una reunión de la Comisión de Intereses Marítimos. La iniciativa tiene giro a la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

La Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios, presidida por la diputada Mariana Zuvic (CC-ARI), volverá a reunirse este martes en busca de un dictamen unificado para crear un sistema de Trazabilidad de la Pesca.

El encuentro está pautado para las 11 en la Sala 2 del Anexo A “Juan Carlos Pugliese”, en el que se pondrán a consideración dos proyectos. Uno de ellos es de autoría del diputado oficialista Carlos Selva, el otro corresponde a la radical Ximena García, por lo que se buscará un dictamen consensuado para que gire y tenga tratamiento en la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

El tema comenzó a ser debatido en una reunión informativa con representantes del SENASA y funcionarios de la Subsecretaría de Pesca y acuicultura de la Nación el 8 de noviembre de 2022. Ocho días después la iniciativa fue debatida entre diputados, pero hubo disidencias por parte de alguno de ellos que propusieron una serie de modificaciones y aclaraciones a la redacción del texto.

Al respecto, parlamentario.com pudo saber por parte de un miembro de la comisión que la idea de la misma será buscar el dictamen unificado.

Expertos y funcionarios del sector privado disertaron sobre el reciclado de Residuos de Artes de pesca en Diputados

En la reunión de comisión, de carácter informativa, se puso a consideración un proyecto de la diputada Mariana Zuvic sobre Presupuestos Mínimos para la Gestión Ambiental de Residuos de Artes de Pesca.

La Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios de la Cámara de Diputados se reunió este jueves en la Sala 2 del Anexo para debatir sobre el “Reciclado de Residuos de Artes de Pesca”, teniendo a consideración un proyecto de la diputada Mariana Zuvic sobre Presupuestos Mínimos para la Gestión Ambiental de Residuos de Artes de Pesca.

Al encuentro, presidido por la legisladora Zuvic (CC-ARI), asistieron y disertaron funcionarios y representantes del sector privado: Julián Suárez, director nacional de Coordinación y Fiscalización Pesquera, el director del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), Oscar Padín; la directora nacional de investigación del INIDEP, Claudia Carozza; y el jefe del Programa Artes de Pesca del INIDEP, Ricardo Roth.

La lista de oradores se completó con Gabriel Capello, subgerente comercial de Moscuzza Artes de Pesca; Diego Taboada, presidente del Instituto de Conservación de Ballenas; y Consuelo Bilbao, directora Política del Círculo de Políticas Ambientales.

FOTO: HCDN

Al inicio de la reunión, Zuvic sostuvo que “esta comisión da garantías siempre y, es algo que nos comprometimos conjuntamente con la vicepresidenta de la comisión Marcela Passo, que sea un trabajo participativo, colaborativo y representativo de todos los sectores y todas las voces para que podamos en conjunto con los diputados quienes, en virtud de este proyecto, hemos recibido un montón de aportes y poder construir y elaborar una ley robusta y que le dé garantías a todos los sectores y los protagonistas que son los que están aquí presentes para abordar el tema”.

Respecto al proyecto de su autoría, comentó que fue apoyado por más de una docena de diputados. “Hemos recibido comentarios tanto de Moscuzza como de la Subsecretaría de Pesca”, agregó Zuvic y agradeció la presencia de Julián Suárez y destacó que, respecto a la temática, “él ha avanzado, y esto es un hito importante en el país y a nivel internacional, con la disposición 4 del 2023 respecto de la trazabilidad que está incorporado dentro del articulado del proyecto”.

“Estamos a disposición para trabajar junto al INIDEP, a Moscuzza y a todos los presentes en un equipo de trabajo porque sabemos que este proyecto es bastante ambicioso y requiere de la participación y protagonismo de todos”, sumó la titular de la comisión.

Respecto de las Artes de Pesca, explicó que “están abandonadas, perdidas y descartadas generan enormes daños al ambiente, a la salud. En la economía se estiman que, aproximadamente, de 640 mil toneladas abandonadas o perdidas en los océanos”. Así, precisó que el objetivo del proyecto es “gestionar los residuos generados por las artes de pesca. Es un proyecto bastante ambicioso porque buscamos, a través de la implementación del principio responsabilidad extendida al productor. Es complejo, motivo por el cual requerimos la participación de todos los actores”.

“Esto permite englobar a todo un universo de residuos que son plásticos y micro plásticos que llega a la cadena alimentaria y pude ser absolutamente nocivo para la salud de las personas”, alertó Zuvic.

FOTO: HCDN

 La vicepresidenta de la comisión, la oficialista Marcela Passo, consideró que “es un tema muy importante porque la gestión de los residuos en general es un tema que nos obliga a ocuparnos cuanto más interesantes se vuelven cuando se hace el abordaje con los sectores en particular”.

También celebró la presencia, el interés y la participación de los invitados lo cual “da cuenta de la preocupación y ocupación en el tema para que podamos arribar a la mejor norma posible”, y ratificó que el compromiso es generar equipos de trabajo para “poder escucharlos y arribar a la mejor conclusión posible”.

La palabra de los referentes de la Subsecretaria de Pesca

Abrió la ronda de expositores Julián Suárez, director nacional de Coordinación y Fiscalización Pesquera, quien puso a consideración uno de los hitos de gestión que se llevó a cabo desde la Subsecretaría de Pesca porque “como país, y esto nos tiene que llenar de orgullo, nos hemos convertido en el primer país en regular el mercado de pesca y arrastre en consonancia con las directrices que ha emitido la FAO a nivel internacional”.

Al respecto, señaló que fue un trabajo “arduo, complejo” que “nos llevó a viajar por nuestro litoral marítimo”, y a encontrarse con todos los eslabones que componen la labor pesquera. “Se ha convertido en una característica destacada de la gestión de tener esta visión y accionar inclusivo de cara a cada uno de los sectores”, planteó.

Al referirse a los invitados presentes, destacó que “han traído a la mesa propuestas, críticas constructivas, que nos permitieron arribar al dictado de una norma que goza de total legalidad y gran legitimidad que también nos tiene que llenar de orgullo”.

Por otro lado, recordó que comenzaron a trabajar la temática en 2021 tomando como base un proyecto elaborado por el equipo del INIDEP que “había trabajado durante años y fue el mercado de las artes de pesca que se utilizan para la captura de la especie centolla en nuestro país y fue la primera experiencia exitosa de mercado de artes de pesca. También es la primera regulación de la historia pesquera en el país que se encarga de normar el mercado de arte de pesca. Esto fue una evolución muy importante en la cual nos hemos sustentado para continuar avanzando con las artes de pesca de arrastre que son las que predominan en el Mar Argentino en la jurisdicción nacional”.

“Somos conscientes que la actividad pesquera es una actividad productiva que genera cierto grado de contaminación, no acá en la Argentina únicamente sino a nivel internacional. Es un flagelo que se atraviesa a nivel internacional y por eso la FAO estuvo emitiendo sus directrices internacionales para que los países pesqueros adopten medidas y las incorporen internamente”, informó Suárez.

En esa línea, precisó que en eso estuvieron trabajando desde junio del 2022 viajando a las ciudades pesqueras, conversando con los actores y arribar a la Disposición 4 que “regula el mercado de las artes de pesca, el mercado de las boyas y de los portones que son los equipos de pesca. Fuimos un poco más allá porque hace a todo el equipo”.

“La pérdida de arte de pesca es incidental. La realidad es que los equipos son muy costosos. Las embarcaciones no pierden las artes de pesca de manera intencional o el abandono, sino que pueden existir casos fortuitos o de causa mayor por las cuales se terminan perdiendo como la inclemencia climática en altamar”, manifestó Suárez.

También contó que implementaron el año pasado una reglamentación de cara al equipamiento que deben tener los buques pesqueros antes de despachar la pesca en la jurisdicción nacional, para el recupero de todo tipo de elementos que “es la gran utilización de bicheros poniendo el valor vida por encima del plástico”.

“Hemos reglamentado en las 3 disposiciones cuál es el accionar que debe tener el armador, el capitán del barco, al momento de encontrar un elemento de arte de pesca abandonada o perdida. Debe informar a la Prefectura Naval Argentina y a la dirección a mi cargo para que se pueda poner a conocimiento del propietario de esa arte de pesca para su reutilización, reciclado y disposición final del arte de pesca, todo ello enmarcado en una economía circular”, detalló.

En tanto, planteó que Argentina “tiene la capacidad para desarrollar ese tipo de industria y ese círculo virtuoso se culmine en nuestro propio país, agregando valor, generando trabajo, ahorrar divisas y tiempo”.

Por último, se refirió a la trazabilidad de la pesca y señaló que “era importante hacer visibles a quienes eran invisibles históricamente porque en la Administración Pública Nacional nunca se tuvo en consideración al redero y hemos creado un registro para que todos del país se inscriban en el registro y obtengan un código de identificación. El proyecto elaborado se complementa muy bien al del Ejecutivo. Una ley de este estilo será muy beneficiosa para complementar el trabajo y que no quede inconclusa el factor ambiental”.

Representantes del INIDEP

A su turno, el director del INIDEP, el licenciado Oscar Padín, agradeció a todas las empresas que los siguen ayudando, a la Prefectura, a la Fundación de Conservación de Ballenas y otros actores que “son sustantivos para avanzar en estas ideas y conceptos”.

Padín explicó que el INIDEP es un Instituto de Investigación, pero también “es una oficina que tiene que cumplir con todas las normas del Estado, no es una empresa privada, y tenemos todas las consideraciones que se deben cumplir para poder seguir actuando, no solo como un instituto de investigación científica, sino también como un armador de buques”.

A continuación, tomó la palabra la directora nacional de investigación del INIDEP, Claudia Carozza, contó que cuentan con 30 programas de investigación y 10 gabinetes que sustentan toda la investigación pesquera y oceanográfica.

“Nuestro país tiene 3 buques de investigación, dos de última generación. Tenemos relevado todo el Mar Argentino con lo cual hay mucha información. Es un orgullo comentar esto en esta comisión”, destacó.

Asimismo, se refirió a los micro plásticos: “Tenemos un especialista en este tema y estamos tratando de fortalecer el grupo y algunos resultados preliminares indican que hay mucha concentración de micro plásticos en las zonas donde hay encuentros de corrientes que son los lugares más productivos del Mar Argentino donde se producen todos los aspectos relevantes para el ciclo de vida de las especies, la concentración de las crías. En esos lugares donde mayormente de han encontrado la concentración de micro plásticos y las mayores partículas vienen de fibras textiles”.

De forma breve, el ingeniero y jefe del programa de Artes de Pesca del INIDEP, Ricardo Roth, celebró la oportunidad de participar en la elaboración del proyecto, corrección y sugerencias y expresó predisposición en colaborar en lo que necesiten.

Moscuzza Artes de Pesca

Por otro lado, disertó Gabriel Capello, subgerente comercial de Moscuzza Artes de Pesca, indicó que “en principio logramos entender que hay un problema con las Artes de Pesca que tenemos que solucionarlo de alguna manera”.

“Al leer el proyecto de ley, me surgieron algunas cosas para poder aclarar de las redes y del mercado”, adelantó Capello y contó: “Hoy logramos de voluntad propia y sin ninguna imposición generar un circuito de reciclado de pesca de la mano de dos empresas que nos han aportado su visión ambientalista y lograron hacer un nexo entre privados”.

Capello explicó que la empresa se dedica a la fabricación de las redes y afirmó que “en esa fabricación hay un desperdicio, pero es de materia prima virgen. Ese desperdicio se logra colocar en algunos recicladores que son del país”. Luego, precisó que esas redes “van a los rederos o pesqueras que son los que confeccionan el arte de pesca. Esa confección también puede tener un mínimo desperdicio porque es material caro”.

“El tercer momento que genera residuos es cuando se reparan esas artes de pesca, se cambian porciones de la red y nosotros recolectamos. El mayor momento de generación de residuos es cuando un arte de pesca completo no sirve más son muchas toneladas de redes que quedan en los depósitos de las empresas”, planteó y agregó que ahí empezaron a ver que había una posibilidad de recuperar eso.

Y añadió: “En algún momento pensamos en poner una planta de reciclado, pero el mayor problema que se encuentra es que no hay un gran volumen para justificar un montón de gastos que requiere”. Así, comentó que la decisión que tomaron fue que “cuando entregamos mercadería a los clientes ese flete negativo con camiones propios lo usamos para traer mercadería de los clientes hacia Mar del Plata, Buenos Aires, etc. Decidimos dejar eso de lado y empezar a traer las redes para reciclar. En ese momento empezamos a copiar redes para reciclar, pero nos encontramos que no teníamos dónde colocarlas”.

“El material es muy variable y las cantidades anuales que se pueden conseguir tampoco son fijas porque dependen mucho del lugar dónde vayan a pescar, el cupo de pesca que tengan, depende de la necesidad de ventas, hay un montón de fatores que hacen que un año sean tantas toneladas para reciclar y al otro año sean otras. Si sabemos que puede haber entre 200 y 300 toneladas anuales de redes para reciclar, es lo que tenemos calculado. Ese volumen es muy complejo para poner una planta y no justifica una inversión para poder reciclar el material, son costos enormes porque hay que separar poliestireno de nylon, separar boyas, empaquetarlo y despacharlo”, explayó Capello.

Así, aseguró que “ese proceso lo hace Moscuzza y tiene un costo más el trabajo de recibir redes, volver a cortarlas, limpiarlas, generar de nuevo la materia prima, genera que el costo de esa materia prima sea mucho mayor que el costo mayor de la materia prima virgen. Entonces el mercado que hay que lograr para poder pagarlo”.

“En Argentina no existe algo así y tenemos aún problemas de jurisdicción porque en Ushuaia tenemos más de 40 toneladas de redes que siguen ahí y hace varios años queremos traerlas, pero nos piden que paguemos impuestos o que se rompan de manera tal que es imposible”, alertó Capello.

Sobre el proyecto que plantea que esas redes se utilicen para otra función como un gallinero, explicó que el problema es que “una vez que sale del mercado de la pesca, le perdemos el rastro. Son materiales desgastados que rápidamente se van a convertir en basura y van a ser descartados y volvemos a tener basura”.  También planteó que utilizar la materia prima para redes nuevas tampoco se puede porque “se generarían redes de menor calidad, es decir, que se rompen más rápido, van a ser más pesadas y vamos a tener el doble de basura”.

Sobre los materiales bio degradables precisó que “también tienen el mismo problema porque no tienen la misma resistencia, no duran lo mismo y serían basura rápidamente y no estaríamos solucionando el problema”.

“Logramos recuperar 200 toneladas de redes, pero se logró con un consenso entre los privados, los rederos, las pesqueras, y pensamos que con ese consenso que la ley tenga ese consenso general que siga siendo no por un tema de imposición o castigo, sino que sea por beneficios sería buenos que estén relacionados con la compra de material nacional. Espero que se pueda seguir trabajando en una ley que nos aporte y nos ayude”, cerró el subgerente comercial.

El impacto en la biodiversidad

Asimismo, Diego Taboada, presidente del Instituto de Conservación de Ballenas que realizó alianza con la empresa Moscuzza para reciclar; se expresó sobre la situación de la fauna marina. “Se estima que mueren más de 135 mil ballenas, defines y otros mamíferos marinos atrapados en estas redes”.

 “A nivel mundial aproximadamente el 45% de todos los animales marinos de la lista roja de especies amenazadas se han visto afectados por equipos de pesca perdidos o abandonados”, aseveró y añadió: “Debemos contar con lugares de disposición adecuado. En cada instancia de proceso industrial de la pesca tiene que haber infraestructura apropiada. Es uno de los principales reclamos del sector portuario y es una cuestión de poder segregar bien los materiales”.

También alertó que la contaminación plástica es uno de los problemas ambientales globales de más rápido crecimiento, ya que se estima que 11 millones de toneladas de plástico ingresan al océano por año, siendo un 10% de origen pesquero y 640.000 toneladas corresponden a aparejos de pesca abandonados.

Consuelo Bilbao, directora Política del Círculo de Políticas Ambientales, habló de la responsabilidad extendida del productor, en donde se enmarca el proyecto. Y consideró importante “dar solución a la gestión del material plástico para ir hacia una transición sustentable y circular”.

 “La contaminación va mayormente al mar, el 80% de los residuos que caen al mar son de origen terrestre, el 20% son de origen marítimo. El 10% de ese porcentaje la FAO define que son artes de pesca y que, dentro de todas estas fuentes de contaminación, la más dañina para el ecosistema marino son las artes de pesca”, agregó Bilbao.

 Además, participaron Roxana Schteinbarg del instituto conservación de ballenas; Luis Giorgetti, redero en artes de pesca, entre otros.

FOTO: HCDN

¿Qué son las artes de pesca?

Es todo lo que se usa para capturar peces. Hay artes de pesca deportiva, que se hace con caña; las artes de pesca comerciales o artesanales, en la que se utilizan redes, o canastos; el palangre.

El proyecto tiene por objeto establecer los presupuestos mínimos de protección ambiental en los términos del artículo 41 de la Constitución Nacional para la gestión de los residuos de artes de pesca a través de la implementación del principio de responsabilidad extendida del productor, con la finalidad de proteger la salud de las personas y del ambiente.

Objetivos de la ley:

  • Minimizar hasta reducir a cero el abandono y/o disposición final de artes de pesca, ya sea en el ecosistema marino y/o costero como en los vertederos de residuos, aplicando los conocimientos y mejores técnicas disponibles para su reutilización, tratamiento y reciclado;
  • Fomentar la utilización de materiales de mayor durabilidad, cuyo proceso de reciclado sea el más eficiente, y cuyo impacto ambiental durante su ciclo de vida sea el mínimo;
  • Promover la utilización de materiales biodegradables en la conformación de las artes de pesca;
  • Disminuir y eliminar los daños causados a las especies marinas y/o terrestres por las artes de pesca abandonadas y/o inutilizadas, ya sea en el ecosistema o en su disposición final;
  • Evitar la diseminación de micro-plásticos y/u otras sustancias químicas resultantes de la degradación de las artes de pesca abandonadas y/o inutilizadas en el ecosistema marino, costero y terrestre;
  • Proteger la salud humana, animal y vegetal, evitando el ingreso de contaminantes derivados de la degradación de las artes de pesca en la cadena alimentaria.

Los productores de artes de pesca deberán procurar la confección de las artes de pesca cuya vida útil sea la más extensa posible, conformadas por los materiales de menor impacto ambiental, priorizando aquellos cuyos componentes que, cumpliendo su función, sean biodegradables.

Para los pescadores, operadores y empresas pesqueras usuarios de las artes de pesca queda prohibida la disposición en el ambiente, junto a los residuos domiciliarios o en cualquier tipo de vertedero de los residuos de artes de pesca que ya no puedan cumplir su función, sean parciales o totales, ya sea por deterioro causado por el uso, rotura, y/o falla de fabricación.

Se estima que cada año se pierden o abandonan 640.000 toneladas de artes de pesca en los océanos. Una décima parte de todos los desechos en los océanos se componen de aparejos abandonados, según cifras de la FAO y el Programa de las Naciones

Unidas para el Medio Ambiente

Una vez que son descartados, los anzuelos, redes, y líneas de pesca abandonados en el ambiente acuático continúan causando estragos en la vida acuática, matando animales de todo tipo, y causándoles sufrimiento durante extensos períodos, lo que configura una seria amenaza para la biodiversidad marina.

No solo se trata solamente de un problema ambiental, sino también económico. Algunos estudios estiman que más del 90% de las especies capturadas por el abandono de artes de pesca tienen valor comercial.

En el Atlántico Sudoccidental conviven especies amenazadas de extinción y/o con poblaciones reducidas, entre las que se encuentran tiburones, rayas, mamíferos marinos y aves, las artes de pesca abandonadas pueden causar un daño severo a especies cuyo estatus poblacional es muy delicado. Según datos de la WWF, la “pesca fantasma” causa daño al 66% de las especies de mamíferos marinos y al 50% de las especies de aves marinas.

Debatirán en Diputados sobre el reciclado de residuos de artes de pesca

Será en una reunión de la Comisión de Intereses Marítimos, presidida por la cívica Mariana Zuvic, este jueves a las 14.

La Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios de la Cámara de Diputados se reunirá este jueves, a las 14 en la Sala 2 del Anexo de la Cámara baja, para debatir sobre el reciclado de residuos de artes de pesca.

Al encuentro, que estará presidido por la legisladora Mariana Zuvic (CC-ARI), asistirán funcionarios y representantes del sector privado. 

Entre los invitados estarán, según pudo conocer parlamentario.com, el director del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero (INIDEP), Oscar Padín; la directora nacional de investigación del INIDEP, Claudia Carozza; y el jefe del Programa Artes de Pesca del INIDEP, Ricardo Roth.

La lista de oradores se completa con Gabriel Capello, subgerente comercial de Moscuzza Artes de Pesca; Diego Taboada, presidente del Instituto de Conservación de Ballenas; y Consuelo Bilbao, directora Política del Círculo de Políticas Ambientales. 

Funcionarios y expertos expusieron sobre los sistemas de trazabilidad de la pesca

Fue en el seno de una reunión de la Comisión de Intereses Marítimos de Diputados a la que asistieron representantes del SENASA y funcionarios de la Subsecretaría de Pesca y acuicultura de la Nación. El próximo 17 de noviembre se reunirán para sacar dictamen.

En una segunda reunión informativa, la Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios de Diputados, a cargo de la diputada Mariana Zuvic (CC-ARI), recibió este martes en la Sala 2 a expertos del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentarias –SENASA– y funcionarios de la Subsecretaria de Pesca y acuicultura de la Nación, para debatir sobre los “Sistemas de Trazabilidad de la Pesca y acuicultura”.

Zuvic recordó que en la anterior reunión de Comisión “tuvimos la participación del sector privado, de la asociación civil y de gremios para seguir robusteciendo el debate y la participación de todos que venimos llevando adelante”. Además, adelantó que el próximo encuentro será el 17 de noviembre en el que emitirán dictamen.

Abrió el debate Julián Suárez, director nacional de Fiscalización Pesquera, quien agradeció la invitación al Ejecutivo para poder informar sobre el devenir de la actual gestión al frente de la Subsecretaría de Pesca. Respecto al tema de la trazabilidad, comentó que “comenzamos la gestión institucionalizando y homologando los sistemas de información que utiliza la administración tanto para la gestión interna como para la relación con los administrados del sector”.

Además, informó que pusieron en funcionamiento parte del sistema electrónico de pesca y explicó que “es la declaración jurada de las capturas que hacen los buques en las distintas jurisdicciones para robustecer el conocimiento específico de cada una de las especies”, y sumó: “Luego comenzamos a trabajar con cada una de las autoridades provinciales de nuestro litoral marítimo para suscribir convenios de mantenimiento, mediante los cuales, hemos logrado por primera vez en la historia del país, consolidar un sistema de información federal para la pesca y acuicultura”.

A su vez, detalló que el sistema de información federal consiste en consolidar todas las partes de pesca, todas las flotas que realizan capturas tanto en jurisdicciones provinciales como nacional. “Esto ha sido un gran avance porque nunca se había hecho tamaño entendimiento entre las autoridades nacionales y de las 5 provincias con litoral marítimo”, ponderó Suárez.

“El 30 de junio hemos convertido al país en ser el único y primero en certificar la captura legal de forma digital”, destacó el funcionario y agregó: “El 93 al 97% de las capturas que se producen en todas las jurisdicciones se exportan, una cantidad promedio de desembarque de 800 mil toneladas. La actividad pesquera en el país es de talante netamente exportador”.

En suma, resumió que “la certificación de la captura legal se encuentra bajo la órbita de la Subsecretaría y, para que se pueda realizar la operatoria de exportación, se debe contar con eso. Es así que, teniendo una base federal de datos, y un certificado legal digital avanzamos sustancialmente en la materialización de la trazabilidad en materia pesquera en el país”.

En otro tramo de su exposición, Suárez contó que se llevaron a cabo distintos talleres de capacitación con todos los actores del sector pesquero sobre el módulo de transacciones nacionales que propone “conocer desde la captura, el procesamiento, el almacenamiento y comercialización ene le mercado interno e internacional la trazabilidad del producto y subproducto para la pesca”.

Y ponderó: “Esto es una gran herramienta que empezará a funcionar de forma obligatoria el 25 de diciembre con el Registro de la Pesca creado por la Ley Federal de Pesca que pone en cabeza la facultad de legislar, de normar sistemas de trazabilidad”.

“Es una herramienta que va a permitir a las administraciones a tomar medidas, políticas públicas de desarrollo mucho más fehaciente, cercanas, en torno al devenir de la industria pesquera en el país. Lo entendemos como algo prioritario tener un sistema de trazabilidad porque lo necesita el sector”, finalizó Suárez.

En una breve interrupción, la vicepresidenta de la Comisión, la oficialista Marcela Passo, se mostró satisfecha de “haber podido arribar a esta instancia de poder debatir el tema y a la posibilidad de que los funcionarios vengan a contar lo que están haciendo sino también, cómo podemos trabajar en conjunto para convertir en ley este trabajo que va en consonancia con la búsqueda de la transparencia y la trazabilidad en un sector productivo tan importante para el país”.

A su turno, Alejandro Fernández (SENASA) manifestó que en los últimos 3 años coordinaron acciones y actividades en conjunto con la Subsecretaría de Pesca. Sobre el tema de la trazabilidad comentó: “Hemos venido siguiendo el trabajo de la dirección nacional y hemos participado de las distintas actividades para poder implementar a futuro y de manera coordinada los equipos informáticos para poder complementar con el resto de la información del sistema que la Subsecretaria a desarrollado, de modo tal, de poder hacer el seguimiento de los diferentes lores de capturas y acuicultura y seguir el proceso a lo largo de toda la cadena”.

“El SENASA tiene la posibilidad de poder contar con los datos de elaboración porque tiene su propio sistema de certificación y de permisos de tránsito. Son datos fundamentales para poder aportar al sistema y esto es lo que va a llevar nuestro personal de informática en este sistema de unificación”, explicó.

Además, Fernández reconoció que “aún hay cosas por hacer”, pero consideró que “este es un gran paso lo que va a permitir identificar los distintos lotes, cómo se mueven en la cadena hasta que se realice la exportación, eso es la trazabilidad”. En ese sentido, remarcó que la trazabilidad es una herramienta “básica y fundamental” para el seguimiento y control de la inocuidad y de calidad de los productos pesqueros.

En el uso de la palabra, el diputado Carlos Selva (FdT) explicó que “lo único que pretende el proyecto es generar una ley marco para darle un número a una definición de trabajo que se viene haciendo en las distintas áreas. Es una política de Estado y evitamos la burocratización unificando los sistemas para que el sector acuícola pase a ser estratégico para la Argentina”.

El radical Fabio Quetglas se sumó a las palabras del diputado preopinante porque “es el valor del acuerdo en base al trabajo. Se llega a un dictamen único en base al trabajo. Eso merece ser destacado”. También destacó que el aparato administrativo esté produciendo un conjunto de iniciativas día a día.

“Es muy importante por el valor económico que tiene para los mercados este sector, y establece un criterio de sostenibilidad política. La pesca se debe transformar en la punta de lanza porque Argentina tiene que ir adelante en todo su sistema de trazabilidad, no es un capricho, es una demanda post pandemia”, expresó el radical.

Diputados recibieron a expertos y usuarios de la vía navegable troncal

La Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios recibió a expertos en la temática vinculada con la licitación de las obras a desarrollarse en la vía navegable que une el río Paraná y el río de la Plata.

Con el objetivo de interiorizarse en las dificultades que los usuarios de la vía navegable troncal experimentan, la Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios de la Cámara baja recibió a expertos en la temática vinculada con la licitación de las obras a desarrollarse en la vía que une el río Paraná y el río de la Plata.

La presidenta de la comisión, diputada Mariana Zuvic explicó que este encuentra será el primero de una serie reunión informativa para profundizar el conocimiento sobre temas relevantes referidos a la vía navegable troncal para los próximos 50 años en el país.

Fueron invitados representan a diversos usuarios de la vía navegable troncal, “que constituye la principal vía navegable para el comercio exterior en la Argentina: más del 80% de las exportaciones que salen del país”, señaló,

Los diputados se reunieron específicamente para tratar el proyecto expediente 4723/2022, de autoría de Zuvic, en el que se marca una “preocupación” debido a “la falta de certezas respecto a los avances de la licitación y las personas y funcionarios responsables de esta licitación para la nueva concesión de dragado, balización, control y mantenimiento de la vía navegable troncal”.

El primer expositor fue Alfredo Sesé, secretario técnico de la Comisión de Transporte de la Bolsa de Comercio de Rosario, que presentó un estudio técnico sobre las dificultades que afronta el sector. En este sentido, arribó a la conclusión que la Infraestructural de transporte actual “es obsoleta y desincentiva la inversión y el crecimiento”.

“Durante las últimas dos décadas las exportaciones se han triplicado, pero la infraestructura interna del transporte no acompañó ese crecimiento. Hubo mejoras a lo largo de los años, pero ese progreso fue escaso para la magnitud del intercambio que ofrece el sector”, agregó.

Además, señaló que “fuimos el polo agro-industrial más importante del mundo. Pero hoy ocupamos el segundo puesto. Hoy ocupamos el segundo puesto. Tener políticas públicas sostenibles a mediano y largo plazo nos proporcionará un futuro de mayor certidumbre y crecimiento”.

FOTO: HCDN

Por esto, puntualizó cuatro acciones clave para potenciar la infraestructura del transporte: mejorar la vía navegable troncal del tramo argentino de la Hidrovía Paraguay-Paraná; desarrollar el sistema ferroviario de cargas y volverlo más competitivo; mantener y optimizar las rutas nacionales y provinciales para lograr mayor capacidad; y mejorar los accesos viales y ferroviarios a los puertos para agilizar las descargas.

Finalmente, dejó en claro que ellos “no solamente pensamos en la vía navegable troncal, si no que pensamos al transporte como realmente es, todo un sistema”.

A continuación, tomó la palabra el ingeniero Luis Palacios, gerente de innovación y desarrollo tecnológico de Molinos Agro, quien también se refirió al mismo estudio, y se centró más en los aspectos técnicos.

Al respecto, señaló la necesidad de mantener el esquema de secciones actuales, y de mejorar la planificación y la seguridad de la navegación de diversas maneras: ampliando anchos de soleras y zonas de cruces; incorporando las nuevas tecnologías digitales de ayuda a la navegación: a través de nuevos sistemas de planificación, gestión y seguridad de navegación dotados de inteligencia artificial; mejorando las cartas náuticas digitales actualizadas en tiempo real, así como los sensores hidrometeorológicos para relevamientos continuos y actualizados.

Por otro lado, se refirió a la importancia de trabajar en la sustentabilidad ambiental, principalmente sobre dos puntos: el monitoreo ambiental en tiempo real con sensores y boyas inteligentes, y avanzando en el plan de gestión ambiental sustentado en datos actualizados.

El último expositor fue Leonardo Aviad, gerente de la Federación de Empresas Navieras Argentinas, quien brindó la perspectiva de los armadores argentinos, “que básicamente la ambición tiene que ver con que más buques de bandera argentina naveguen en todo el sistema de la vía navegable troncal, y también, tomar el desafío de un mayor tráfico regional e internacional”.

Respecto a la concesión, indicó que la visión de los armadores es desde dos puntos de vista: “En primer lugar, el peaje es relevante porque implican parte de los costos de viaje que se utilizan para computar el flete marítimo. En este sentido, los costos logísticos redundan en la competitiva del país. Es decir, es la capacidad de la inserción o no de todas las exportaciones en el mundo”.

Y el segundo aspecto, es respecto al dragado insuficiente: “Esta deficiencia implica que instantáneamente se eleva el costo del flete por cada tonelada exportada, y de este modo las exportaciones argentinas carecen de competitividad. Pasa lo mismo en el tráfico de cabotaje y redonda en mayor costo en el mercado interno”.

“Para nosotros, como representantes de las empresas asociadas a las cámaras, la preocupación es que a la mayor brevedad posible se brinde previsibilidad, se establezca y se comience a ejecutar este plan de mediano a largo plazo para establecer todas las mejoras en el mantenimiento del dragado y balizamiento de toda la vía navegable troncal”, agregó.

Finalmente, sobre el sistema de peaje señaló que “hemos tenido un especial interés para que haya un beneficio exclusivo para los buques de bandera argentina. Sin duda esto promueve el crecimiento de la flota, esto que hoy está padeciendo el país, de la falta de divisas. También es una oportunidad, el crecimiento del pabellón argentino como oportunidad para empezar a generar nuestros propios fletes y exportar estos servicios de fletes que hoy importamos”.

Del encuentro participaron, además, el capitán Sergio Borrelli, presidente de la Cámara de Actividades de Practicaje y Pilotaje; y Silvia Martínez, presidenta de la Cámara de la Industria Naval Argentina.

Diputados comenzaron a debatir sobre el Sistema Nacional de trazabilidad de la Pesca

En la reunión de la Comisión de Intereses Marítimos disertaron representantes del sector público y privado, y de ONG’S. La titular de la Comisión, Mariana Zuvic, informó que el próximo jueves a las 14 habrá otra reunión para continuar con el debate.

La Comisión de Intereses Marítimos, Fluviales, Pesqueros y Portuarios de la Cámara de Diputados, presidida por la diputada Mariana Zuvic (CC-ARI) se reunió este jueves en la Sala 3 en donde recibieron a representantes del sector público, privado y tercer sectores expertos que expusieron sobre “Sistema Nacional de trazabilidad de la Pesca y Acuicultura”.

Al comienzo del encuentro, Zuvic comentó que “también hemos cursado invitaciones a funcionarios del Poder Ejecutivo, pero por problemas de agenda hemos decidido con la vicepresidenta, Marcela (Passo), dar una nueva reunión de comisión que va a ser el próximo jueves a las 14”.

“También hemos sido informados que el Poder Ejecutivo está tratando este tema y para nosotros es realmente muy importante la visión de los funcionarios del Poder Ejecutivo porque es nuestra prioridad en esta comisión poder avanzar en políticas públicas de consenso”, destacó la presidenta de la Comisión.

En esa línea, sostuvo que “para nosotros es una prioridad tratar de que haya una amplia convocatoria de los sectores interesados en la temática. Es imprescindible que sea lo más amplio posible porque es prioritario para el trabajo legislativo para optimizar las leyes que vayamos a llevar al recinto y sean aplicables. Lo multidisciplinario y la participación de todos es clave, más allá de las situaciones políticas. Nuestra visión desde la comisión es esa”.

Zuvic explicó los dos proyectos a debatir en la reunión, uno de la diputada radical Ximena García y otro del diputado oficialista Carlos Selva. “Respecto al tema de la trazabilidad entendemos que entre las cuestiones que aporta es transparencia en una actividad tan importante como es la pesca y refuerza además la seguridad sanitaria de los productos que consumimos, protege al ambiente combatiendo la pesca ilegal y mejora la competitividad”, enumeró.

“Sabemos que gran parte de nuestras exportaciones van a mercados que ya tienen implementado el tema de la trazabilidad y también sabemos que muchas empresas en el país han adquirido el tema”, sumó la diputada de la CC-ARI.

En el uso de la palabra, la vicepresidenta de la Comisión la oficialista Marcela Passo quien ponderó la reunión para poder trabajar en “temas que son trascendentales e importantes para la Argentina”, y remarcó que la trazabilidad de la pesca “es una actividad importantísima”. También destacó el trabajo en conjunto entre asesores de los distintos diputados para “poder tener la mejor ley para sus destinatarios”.

A su vez, pidió a los invitados a que “se expresen con total libertad para ayudarnos a encontrar los caminos para perfeccionar los proyectos” porque “el objetivo es transparentar el sistema, encontrar los caminos para que la sostenibilidad del recurso sea efectiva a través de la ley y no menos importante que los consumidores tengamos la posibilidad de tener la información concreta e importante de los productos que consumimos”.

En su intervención, la diputada y autora de uno de los proyectos, la mendocina Ximena García explicó que “nos gustaría principalmente escuchar a los representantes de los sectores que hoy trabajan en el sector productivo y a las organizaciones para poder avanzar en un dictamen unificado que contemple los aportes que hagan y se abra un canal de diálogo para continuar el trabajo”.

“Lo que proponemos con esta iniciativa es crear un sistema de trazabilidad que sea capaz de dar acceso a todos los atributos de los alimentos en todos los estados de las etapas de la cadena productiva para combatir la pesca ilegal no declarada ni reglamentada. Al mismo tiempo para generar seguridad alimentaria, eliminar y disminuir los riesgos alimentarios y para generar una producción sostenible y garantizar y fomentar las relaciones internacionales”, explayó García.

Y cerró: “Los países del mundo miran lo que hacemos por eso consideramos que avanzar en una ley consensuada con todas las voces de quienes intervienen en la producción, organizaciones ambientales y el Gobierno, es fundamental para que el país siga consolidándose en el mercado internacional generando valor agregado”.

A su turno, el diputado Carlos Selva recordó que “es la segunda vez que volvemos a presentar el proyecto, pero es la primera vez que avanza con una profundidad y desarrollo de los artículos consensuado”.

Al igual que sus predecesores, reiteró que el objetivo es la transparencia, la seguridad alimentaria. “El objetivo principal era poner en valor todo el potencial del litoral marítimo, la valoración de los trabajadores, de la industria”, ponderó Selva.

Desde Fundación Vida Silvestre, Fernando Mirraño, contó que “hace muchos años que trabajamos con una mirada en nuestro mar argentino buscando abordar las problemáticas que afectan la conservación de este ecosistema y su biodiversidad, pero siempre mirando las actividades humanas que allí se desarrollan”.

En esta línea realizó aportes con informes para “abordar algunos de los problemas como la pesca ilegal no documentada y no declarada, la problemática del descarte, la captura incidental de algunas especies y todo el impacto que eso tiene en el ecosistema y por lo tanto en los resultados de la actividad económica es importante tener en cuenta la actividad económica y los puestos de trabajo”.

Para Mirraño este proyecto “va a permitir asegurar el origen legal del producto, cumplir con los estándares internacionales de la pesca sustentable y, por lo tanto, abrir mucho más las oportunidades de comercio internacional en este sentido, combatir el comercio ilegal, tomar decisiones informadas de distintos sectores y, en términos generales, poder regular la actividad pesquera bajo la ley federal de pesca que tenemos que es muy buena”.

Por su lado, Darío Sócrates, director ejecutivo de la Cámara de Armadores Poteros Argentino, explicó que “combatir la pesca ilegal es para nosotros, que sufrimos la presencia de un montón de buques ilegales, que pescan del lado de afuera de la milla 200 es realmente una cosa que nos gusta” y aclaró que es pesca “no reglamentada más que ilegal, salvo que se determinen cuestiones de depredación”.

“Algún día vamos a poder avanzar con la regulación sobre esos espacios que de alguna manera también van a colaborar a conocer que pasa con nuestros recursos y realmente se traduzca en un grado de sustentabilidad importante”, bregó y agregó: “Ninguna empresa de la Argentina que se considera más o menos seria va a estar en contra de que se reglamenten este tipo de cuestiones, precisamente el mundo va para ese lado. Creemos que ese es el camino y queremos estar”.

Asimismo, solicitó que se encuentre un solo mecanismo que “garantice y controle la trazabilidad de los productos pero que sea uno solo, en muchos casos sucede que termina habiendo 5 sistemas de trazabilidad y lo que tenemos que hacer es tratar de unificar estas cuestiones”, dijo por último el especialista.

Desde la Cámara de Armadores Pesqueros y Congeladores de la Argentina, Eduardo Boyero, manifestó: “Pretendemos un marco legal que logre un solo buen proyecto y ese solo sea el que funcione”, porque “en Argentina no hay captura ilegal o no reglamentada, eso sucede fuera de las 200 millas. Muchas veces el sector pesquero es desconocido y por eso nos gusta estar presentes aquí, asumimos la responsabilidad de no comunicar la parte positiva del sector pesquero y solo se conocen errores y problemas”.

En la misma línea, Ayelén Fortunato de la Cámara pesquera Argentina Alfa comentó que “hay un proyecto muy enfocado desde lo sanitario y otro desde lo comercial”, y sumó: “Comparto 100% la idea de que no podemos hacer duplicidad y quintuplicidad de datos, todo lo esgrimido en los proyectos el sector pesquero lo realiza primero, desde el privado, desde el año ´69 que se empezaron las exportaciones con requisitos sanitarios y con trazabilidades si hay alguien que sabe de esto es el sector pesquero fue el primero en hacerlo”.

“Utilizar los sistemas que ya están para mejorarlos y trabajar en base a ellos -para no perder tiempo ni recursos- que no son necesarios porque ya el sector los está usando. El sector está abierto a los cambios y a la necesidad de abrir mercados”, consideró.

Daniel Flores del Sindicato De Conductores Navales sostuvo: “Como trabajadores a bordo conocemos todo el proceso desde que comienza hasta que se procesa y se descarga”, y agregó: “Entendemos que en los proyectos hay puntos interesantes como el cruce de información y el acceso público a esa información pública a nosotros nos suma y mucho hablamos de una mejora continua en la pesca y esto favorece”.

“Si hay aspectos que se tienen que rever como la documentación, por ejemplo, a nosotros nos suma el tema de los decomisos, que vamos a tener más información de cómo fue y como se produjo, más información de la descarga cruzado con Senasa”, sugirió y aseguró: “Estamos enfocados en tener más información sobre la captura no sólo en los convenios sino para trabajar sobre los descartes”.

Por su parte, Ángel Navarro, secretario de Pesca del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), expresó: “Vemos con beneplácito esta ley”, y dijo que las cámaras ya están con trazabilidad hace muchos años.

“Nuestra visión apunta más a la informalidad que son los fresqueros de costera la cual tenemos en los puertos Lavalle, Rawson, Camarones, San Antonio Oeste. La pesca costera es un pescado que se descarga y a veces no se declara en ese sentido ha habido mucho decomiso. Ese pescado va a planta y hay mucho trabajo en negro, se saca mucho pescado en bloque y no se declara. Este proyecto le daría un poco más de claridad ese pescado que no se está declarando”, explicó sobre el proceso.  

Por último, María Eugenia Testa, del Circulo de Políticas Ambientales aportó que “nosotros hemos sido parte de las consultas este año y el año pasado, desde 2021 veníamos realizando talleres y eventos para promover la trazabilidad”. “Nos interesa la defensa del ambiente y la posición del sector privado que es la mejor conjunción para sacar una ley que apoye el desarrollo sostenible del mar”, manifestó.

“Consideramos importante la consulta a la industria pesquera, que es una industria generadora de empleo, que genera divisas para el país y tiene riesgos para la inversión y, también, es una actividad se realiza en espacios que son comunes a todos los ciudadanos y explota recursos también comunes a todos los ciudadanos y ahí radica nuestro derecho constitucional de gozar de un ambiente sano”, aseveró Testa.