Acuerdo de diferentes bloques para abordar la cuestión de los subsidios al transporte del interior 

Durante una reunión de la Comisión de Transportes de Diputados se reclamó avanzar en un proyecto sobre una cuestión que viene discutida hace tiempo, pero que se volvió a activar ante el reclamo de intendentes. 

Foto: HCDN

Un grupo de intendentes de todo el país se presentó en la Comisión de Infraestructura, Vivienda y Transporte del Senado, pero también mantuvo un encuentro con diputados de la Comisión de Transportes de la Cámara baja, a quienes le transmitieron su preocupación y reclamo por la eliminación del Fondo Compensador de subsidios al transporte del interior, por parte del Gobierno nacional. 

Un día después de eso, se reunió este miércoles dicha comisión, presidida por la radical Pamela Verasay. Tras el tratamiento de un paquete de proyectos de resolución y declaración, hubo acuerdo entre legisladores de diferentes bloques para comenzar a abordar el tema prontamente. Algunos, incluso, no descartaron pedir un emplazamiento para que la discusión se dé en conjunto con Presupuesto y Hacienda. Pero, en el final, Verasay bajó la chance: “Creo que podemos transitar el mecanismo de un tratamiento normal por comisión (de cabecera)” en primer lugar. 

La mendocina hizo alusión al proyecto de ley que desde la Red Federal de Intendentes acercaron a los legisladores, porque “de alguna manera hay que recoger ese guante para que inicie su tratamiento”, y señaló que expusieron sobre “las implicancias que ha tenido la supresión del Fondo para el interior y la diferencia, o discriminación si se quiere, que está trabajando el Gobierno con el AMBA”. 

Desde Unión por la Patria, el correntino Jorge Romero consideró que “esta comisión debe darle tratamiento lo más rápido posible”. “Este no es un problema que viene de ahora, ya hace tiempo de las asimetrías. Pero ahora se agravó con la eliminación total de los subsidios al interior”, indicó. 

Su par Eduardo Toniolli dijo que para darle una “pronta resolución” habría que trabajar en paralelo con la Comisión de Presupuesto y Hacienda. “Si no logramos eso, nosotros vamos a trabajar para eventualmente emplazar”, anticipó. 

“Si la forma va a ser el emplazamiento, lo tendremos que hacer. Porque creo que no va a ser fácil, hay una intención política; termina siendo Presupuesto y Hacienda un tapón duro para traspasarlo”, coincidió el radical Jorge Rizzotti, quien alertó que “el perjuicio hacia el interior del país ya no resiste más”. “Con el esfuerzo de todos los argentinos se sigue subsidiando al AMBA; excede la desigualdad y la injusticia. Es cruel lo que hacen”, expresó.

El jujeño apuntó que “lo que le dio (el Gobierno nacional) al AMBA en cuatro meses (85 mil millones de pesos según el presupuesto 2023) es lo que hubiera consumido todo el interior del país durante 2024”. Además, opinó que debe trabajarse en una ley que “tenga que ver pura y exclusivamente con los subsidios y no que sea una emergencia”. 

Por su parte, el diputado de la Coalición Cívica Maximiliano Ferraro recordó que este tema “lo venimos debatiendo desde los últimos tres o dos años”. “Tenemos que poder abordar esta situación de asimetría, de reparto inequitativo, y lo plantea un diputado del AMBA”, dijo el porteño. 

Planteó luego armar una “hoja de ruta” y “si no es posible el plenario, avanzaría en la comisión de primera competencia y trataría también de conversar con el diputado (José Luis) Espert, para que entienda que la Comisión de Presupuesto es de todos”. “No abusemos de un mecanismo extremo como el del emplazamiento”, sugirió. 

Por el Pro, la santafesina Germana Figueroa Casas reclamó: “Me gustaría saber qué está pensando el oficialismo, porque se habló mucho de subsidiar la demanda a través de la SUBE, sin embargo cuando se dice que se va a empezar a subsidiar la oferta los primeros que quedan afuera son las ciudades del interior del país. Hay una discriminación que no parece razonable”. Y se comprometió a hablar con Espert para acelerar el tema. 

En representación del oficialismo, el correntino Lisandro Almirón manifestó que “simplificar al solo pedido de los intendentes, es sólo ver un aspecto de la problemática”. “Adhiero tratarlo en un plenario”, confirmó, pero aseguró que “es un camino que no se agota con la plata” porque “el Fondo no solucionaba la relación entre el empresario transportista y los choferes”, por ejemplo. 

“La discusión va mucho más allá de solamente discutir el Fondo Compensador, sino cómo lo vamos a implementar, cómo lo vamos a distribuir, si el beneficiario va a ser directamente el usuario”, agregó el libertario y sostuvo que “es una buena oportunidad para discutir en profundidad el problema”. 

Finalmente, Verasay le pidió a sus pares oficialistas que intercedan con Espert, aunque “eso no quita que podamos trabajar una hoja de ruta con esta comisión”. Y subrayó que es “corto el período que tenemos hasta el comienzo del tratamiento del Presupuesto (2025)”, donde la cuestión estará presente. 

Previamente, el diputado Gerardo Huesen (LLA) fue designado como secretario primero de la comisión. Además, se dictaminaron proyectos para expresar desagrado por la decisión de la Secretaría de Transporte de la Nación de implementar la audiencia pública previa a establecer los aumentos tarifarios del transporte público de pasajeros del AMBA exclusivamente de manera virtual; expresar preocupación por el estado de abandono y deterioro del puente carretero ubicado sobre la ruta nacional N°22; un pedido de informes al Ejecutivo sobre diversas cuestiones relacionadas con el vuelo de una aeronave perteneciente a la empresa Pacific Ocean S.A. desde el aeropuerto de San Fernando, provincia de Buenos Aires, hacia Monte Agradable, Islas Malvinas, el 25 de enero de 2024; entre otros. 

 

Alcohol Cero: Desde el sector vitivinícola se oponen al proyecto impulsado en el Congreso

A través de un comunicado, desde el sector ratificaron su postura respecto al proyecto al plantear que “atenta contra la industria vitivinícola, contra el sector gastronómico y el enoturismo de dicha actividad productiva”. Se manifestaron a favor del “diálogo y del consenso”.

Mientras el proyecto de alcohol cero se sigue retrasando en Diputados, ya que aún resta que la Comisión de Transportes se reúna para emitir dictamen -algo que estaba previsto que suceda esta semana-, desde el sector vitivinícola volvieron a expresar su rechazo al mismo porque “atenta contra la industria vitivinícola, contra el sector gastronómico y el enoturismo de dicha actividad productiva”, por el contrario, consideraron que el camino es el “diálogo y el consenso”,

A más de un mes de la última reunión de la Comisión de Transportes, a cargo del radical Jorge Rizzotti, a la que asistieron especialistas y referentes del sector vitivinícola, ratificaron su postura en contra de la iniciativa tal como lo expresaron en el encuentro con los diputados.

A través de un comunicado, la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) -que estuvo presente en el tratamiento del problema- se manifestó “en favor del diálogo y la búsqueda de consensos”, y confió en lograr “una reforma superadora” de la actual Ley de Tránsito a nivel nacional que haga foco en “la prevención y la educación”.

Para el sector, el proyecto de ley de alcoholemia cero al volante “atenta contra la industria, el turismo, la gastronomía y el enoturismo de una actividad productiva hoy presente en 18 provincias argentinas”, y remarcaron que “la Argentina sería el primer gran país productor de vino en aplicarla”.

Ante la posible aprobación de la ley que “sólo baja de 0,5 a 0 el límite de alcohol en sangre permitido para conducir” en todo el país, la entidad consideró que tendría un “fuerte impacto sobre los hábitos culturales de los argentinos, su salud”.

Además, recordaron que en 2013 la Argentina fue “el primer país del mundo en declarar al vino como su Bebida Nacional”, en reconocimiento al valor cultural del mismo y su rol en la identidad nacional.

“Sería absurdo que un país grande, vitivinícola por producción y consumo como Argentina, avance con una ley de estas características”, afirmó el presidente de Coviar, José Alberto Zuccardi.

El Ejecutivo pidió “habilitar nuevos enfoques fuera del reclamo estrictamente sectorial, que vayan más allá del límite de tolerancia cero que en sí mismo no soluciona el problema y aborden integralmente dicha problemática haciendo foco en la prevención y en la educación”.

En este sentido, además de considerar la inviabilidad técnica y legal de la tolerancia cero, desde los sectores vitivinícola, turístico y gastronómico aseguran que “una ley de alcoholemia cero al volante no sería la solución frente al problema creciente de los accidentes de tránsito en la Argentina”.

En ese sentido, plantean la necesidad de una “política pública integral y por consenso acompañada de acciones como controles policiales viales eficientes y constantes; formación de los conductores; campañas de prevención y concientización; generación de leyes que apunten a la prevención; y acciones especialmente dirigidas a los jóvenes, quienes están involucrados en el mayor porcentaje de accidentes de tránsito”.

Carlos Fiochetta, gerente General Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), había manifestado en la última reunión informativa: “Queremos ser parte de la solución y de discutir este problema y poniendo la cara. Somos una actividad que decidimos estar presente y proponer soluciones”, concluyó: “Creemos y estamos convencidos de que este problema se aborda con soluciones concretas, consensos, con discusión y no con soluciones facilitas como las que se proponen”.

Además, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo 23,8% de los siniestros viales en los países de la región son provocados por presencia de alcohol en conductores; y, en los lugares en donde rige la Tolerancia Cero, estas cifras no han disminuido.

En tanto, resaltaron que “de los cinco países del mundo con mejores índices de seguridad vial en función de la menor siniestralidad, en ninguno de ellos hay Tolerancia Cero”. En Dinamarca, Suiza y Países Bajos su límite de alcohol es de 0,5 gramos por litro de sangre; Reino Unido, 0,8 g; y Suecia -el país más avanzado en materia de seguridad vial-, 0,2 g.

Actualmente, el límite de 0,5 vigente en la Argentina es compartido por países como Australia, Nueva Zelanda, Sudáfrica, España, Italia, Francia, Alemania y Suiza; mientras que la Tolerancia Cero se aplica en países como Afganistán, Arabia Saudita, Bangladesh, Egipto, Hungría, Kazajstán, Libia y Senegal.

Se posterga en Diputados el dictamen de alcohol cero al volante

Según las fuentes consultadas por parlamentario.com, la reunión se reprogramará por “complicaciones” de agenda de los integrantes de las comisiones.

La Comisión de Transportes de Diputados, presidida por el radical Jorge Rizzotti (Jujuy), tenía previsto reunirse en conjunto con la de Seguridad Interior, a cargo del oficialista Ramiro Gutiérrez, este martes a las 14 con el fin de apurar los trámites para emitir dictamen unificado sobre la problemática de alcohol cero al volante, pero la cita se postergó para la próxima semana.

Según las fuentes consultadas por parlamentario.com, la reunión se reprogramará por “complicaciones” de agenda de los integrantes de las comisiones para la semana siguiente, debido a que después de las dos sesiones de la semana pasada “hay muchos diputados que no están en Buenos Aires”, indicó otra fuente consultada quien, a su vez, bregó para que el encuentro sea “lo antes posible” para emitir dictamen.

El debate en torno a la problemática de alcohol cero al volante contó con tres reuniones informativas que comenzó el pasado 9 de agosto con los miembros de la Comisión de Transportes, el titular de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, Pablo Martínez Carignano; y miembros de la fundación “Madres del Dolor” de expositores.

En la misma, la titular de la fundación, Viviam Perrone, informó que “hoy en Argentina se pierden entre 14 y 20 vidas por día en hechos viales”. A su vez, aclaró en todo momento que no se trata de una Ley seca y resaltó la necesidad de educación vial.

En un segundo encuentro, que se realizó el 23 de agosto, asistieron representantes de Asociaciones Civiles y familiares de víctimas, y el jefe médico especializado en toxicología del Hospital Fernández, Carlos Fabián Demín, quien advirtió que “en Argentina se consumen 10 litros de alcohol puro por habitante por año. Eso nos ubica terceros en América Latina. En lo que corresponde a la franja etaria de 12 a 17 años, estamos primero, porque un 54% consume alcohol”.

En tanto, el especialista resaltó que “es indispensable tener una ley de alcohol cero, no estamos pidiendo una ley seca ni que no se venda alcohol”, pero remarcó que “no solo es la ley, tiene que haber controles y que se controle psicofármacos, el éxtasis y la marihuana”.

El último encuentro informativo se llevó a cabo al día siguiente en la que los funcionarios que expusieron manifestaron su rechazo a la tolerancia de alcohol cero porque “no va a solucionar nada”. Sin embargo, todos coincidieron en que “la educación vial, los controles y las sanciones”, son esenciales.

En la actualidad en el país hay nueve provincias que tienen alcohol cero: Chubut, Jujuy, La Pampa, Rio Negro, Salta, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Tucumán.

Diputados van por el dictamen de consenso sobre Alcohol Cero al volante

En esta oportunidad la Comisión de Transportes se reunirá en conjunto con la de Seguridad Interior con el fin de apurar los trámites. La cita será el próximo martes a las 14.

Luego de tres encuentros escuchando voces a favor y en contra, la Comisión de Transportes, presidida por el radical Jorge Rizzotti (Jujuy), se reunirá en conjunto con la de Seguridad Interior, a cargo del oficialista Ramiro Gutiérrez, para debatir la problemática de alcohol cero al volante con el fin de agilizar los trámites y sacar dictamen.

La cita será el próximo martes 20 a las 14 y se desarrollará en el Anexo “C” de la Cámara de Diputados. Será la cuarta y última reunión que se llevará a cabo en torno a la problemática de alcohol cero porque, según pudo saber parlamentario.com, en la misma emitirán dictamen para llevarlo al recinto cuanto antes, ya que el despacho debía haberse firmado el pasado 24 de agosto para debatirlo en la sesión de este jueves, pero no sucedió.

El debate comenzó el pasado 9 de agosto en una primera reunión informativa entre los miembros de la Comisión de Transportes, el titular de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, Pablo Martínez Carignano; y miembros de la fundación “Madres del Dolor”.

En la misma, la titular de la fundación, Viviam Perrone, informó que “hoy en Argentina se pierden entre 14 y 20 vidas por día en hechos viales”. A su vez, aclaró en todo momento que no se trata de una Ley seca y resaltó la necesidad de educación vial.

En un segundo encuentro, que se realizó el 23 de agosto, asistieron representantes de Asociaciones Civiles y familiares de víctimas, y el jefe médico especializado en toxicología del Hospital Fernández, Carlos Fabián Demín, quien advirtió que “en Argentina se consumen 10 litros de alcohol puro por habitante por año. Eso nos ubica terceros en América Latina. En lo que corresponde a la franja etaria de 12 a 17 años, estamos primero, porque un 54% consume alcohol”.

En tanto, el especialista resaltó que “es indispensable tener una ley de alcohol cero, no estamos pidiendo una ley seca ni que no se venda alcohol”, pero remarcó que “no solo es la ley, tiene que haber controles y que se controle psicofármacos, el éxtasis y la marihuana”.

El último encuentro informativo se llevó a cabo al día siguiente en la que los funcionarios que expusieron manifestaron su rechazo a la tolerancia de alcohol cero porque “no va a solucionar nada”. Sin embargo, todos coincidieron en que “la educación vial, los controles y las sanciones”, son esenciales.

En la actualidad en el país hay nueve provincias que tienen alcohol cero: Chubut, Jujuy, La Pampa, Rio Negro, Salta, Santa Cruz, Tierra del Fuego y Tucumán.

Alcohol Cero: tras escuchar distintas voces, Diputados van por el dictamen de consenso

La Comisión de Transportes tuvo su última reunión informativa en la cual los especialistas invitados expresaron su rechazo a la tolerancia de alcohol cero porque “no va a solucionar nada”, por el contrario, señalaron que la solución es “la educación vial, los controles y las sanciones”.

La Comisión de Transportes de Diputados, a cargo del radical Jorge Rizzotti, cerró las reuniones informativas en torno a la problemática de alcohol cero al volante de cara a firmar un dictamen de consenso. En esta ocasión, los expositores manifestaron su desacuerdo con aplicar tolerancia cero, ya que remarcaron que “no va a solucionar nada”, y, por el contrario, señalaron que la solución es “la educación vial, los controles y las sanciones correspondientes”.

Participaron y expusieron en el encuentro Sergio Villanueva, director Ejecutivo Fondo Vitivinícola Mendoza; Nicolás Vicchi, subgerente Asociación de Cooperativas Vitivinícolas; Carlos Fiochetta, gerente general Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar); el licenciado Esteban Bicarelli, asesor externo de Coviar; Fabián Pons, presidente OVILAM (Observatorio Vial Latinoamericano); y Fernando Campagnini, abogado Perito en Transporte.

Al inicio de la reunión, la vicepresidenta de a Comisión, la oficialista Jimena López, quien sostuvo: “Con el presidente tenemos la convicción de que todas las posturas tienen que ser escuchadas como las de ustedes. Anteriormente escuchamos a las asociaciones civiles y a uno de los médicos de toxicología”.

El ingeniero del Observatorio Vial Latinoamericano, Fabián Pons, abrió la ronda de debate al resaltar que “es un error mezclar alcohol cero con alcoholemia cero”, y explicó: “Leyes de alcohol cero hay en todo el mundo, por el contrario, leyes de alcoholemia cero hay muy pocas, son excepciones y, en general, más por motivos políticos que por otra cuestión”.

“El alcohol cero es lo deseable, que nadie maneje bajo los efectos del alcohol. La alcoholemia cero es una aberración técnica es ir en contra del sistema métrico legal argentino”, señaló Pons y precisó que “una medida se determina por tres parámetros: el valor nominal, la unidad de medida y el margen de tolerancia. De hecho, estipular una medida sin margen de tolerancia no es correcto, técnicamente no es viable. Toda medida debe tener un margen de tolerancia porque hay una suma de errores”.

En esa línea, coincidió con los expositores de las reuniones anteriores respecto a “que no siguieran matando conductores alcoholizados”, “que se haga justicia con sus casos”, pero en lo que no están de acuerdo es “en la forma de solucionar el problema porque es algo mundial. En la Argentina está exacerbado”.

A su vez, les preguntó a los legisladores: “¿Qué datos oficiales tienen de la República Argentina de los últimos años con respecto a los niveles de alcoholemia que se presentan?”, y respondió: “Si los buscan no los van a encontrar porque no hay”.

“Muchas de las informaciones que se vertieron son en muchos casos erróneos como por ejemplo se dijo que 1 de cada 4 accidentes viales esta generado por un conductor alcoholizado. No hay estadísticas nacionales”, cuestionó Pons y remarcó que “la forma de catalogar o medir los muertos en función de siniestros protagonizados por gente alcoholizada no es la misma para el mundo que para la Agencia de Seguridad Vial”.

Asimismo, ejemplificó: “Según los datos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires entre el año 2015 y 2016 el 21,6% de la cantidad de siniestros viales mortales estuvieron protagonizados por gente alcoholizada. Dentro de esa gente alcoholizada había peatones y ciclistas. Eso hace que los conductores alcoholizados no eran el 23%, sino el 14%”.

Como segunda cuestión, señaló que “se apeló a un informe del 2009 lo cual fue bastante criticado en su momento por su falta de calidad estadística ya que el estudio donde se dijo que el 23,8% de los conductores tenían entre 0,1 y 1,5 gramos de alcohol en sangre en realidad se hizo con 43 casos. El espacio muestral es irrisorio y la técnica estadística es vergonzosa y eso se tomó como dato”.

Por otro lado, criticó la comparación que se hizo de los países que optaron por aplicar tolerancia cero porque “datos oficiales desde que Uruguay implementó tolerancia cero subió la cantidad de mortalidad. Datos oficiales de Paraguay de los últimos tres años pasaron del 4% al 5% y luego a 6% de conductores ebrios. No tiene ningún asidero lo que se dice de los países limítrofes”. Asimismo, sumó: “Según la OMS en el 2020 en el caso de Uruguay tolerancia cero tiene una tasa de mortalidad de 13,84% cada 100 mil habitantes, Paraguay 22,60%, Brasil 15,08%, España que tiene 0,5 de tolerancia para conductor particular y 0,3 para el profesional y la tasa de mortalidad es 3,15%”.

Esos países no legislaron la tolerancia cero, es una aberración técnica la tolerancia cero como primera medida. Aparte es ir en contra del problema”, opinó el ingeniero y explayó: “El problema lo tenemos hoy con los conductores altamente alcoholizados y eso lo sabemos, por lo tanto, el mundo en vez de concentrarse lo que está dentro de la ley porque, piensen que lo que estamos haciendo es que a ala gente que hoy tiene una tolerancia de 0,5 le queremos bajar el límite a 0. Resulta que el problema lo tenemos con los que tienen más de 1. Ayer las cinco personas que disertaron tuvieron familiares fallecidos por conductores alcoholizados, pero ninguno de los cinco casos tenía menos de 0,4 gramos de alcohol en sangre. Entonces si el problema es que tenemos una mortalidad muy importante con gente que tiene menos del 0,5 gramo, hay que preocuparse por ese límite porque está mal”.

Legislar la tolerancia cero es una aberración técnica. En Argentina hay 7 controles cada mil habitantes, se necesita voluntad política de control”.

En esa línea, insistió: “Cero no puede ser, busquemos un valor intermedio”, y se refirió a las provincias que adoptaron alcohol cero como ley: “La primera fue Córdoba en 2015 teniendo 335 muertos, hoy tiene 564 por lo tanto no está el problema en el numerito. Si en el momento en que perdieron a sus hijos, que es un dolor muy grande, hubiese habido tolerancia cero, habría pasado lo mismo, nada habría cambiado”.

“Estuvimos engañando a los conductores profesionales por 25 años porque no hay alcoholímetros para profesionales y particulares y los errores son para todo el mundo y no hay ningún aparato de medición que tenga tolerancia cero”, precisó Pons y cerró: “Los países que tenían este problema lo resolvieron educando, concientizando, controlaron y sancionaron. En Argentina hay 7 controles cada mil habitantes, se necesita voluntad política de control”, y pidió que “no frustren otra vez a los familiares de víctimas sacando una ley que no les va a solucionar nada”.

En su alocución, Fernando Campagnini, abogado Perito en Transporte, compartió la postura del disertante preopinante porque “el alcohol cero no existe, no se puede medir. Toda medida requiere de una tolerancia y esto ha dado pie a que se interpreten de distintas maneras porque al no existir el cero, los aparatos tiran mediciones erróneas”.

“En 30 años que trabajo, el alcohol no es la principal causa de siniestros. Si nos fundamentamos en datos del Estado se puede ver”, resaltó y recordó que un informe del 2019 de la Agencia Nacional de Seguridad Vial señala que no más del 28% de las personas que ingresaron por un siniestro a un hospital manifestaron que habían consumido alcohol en las ultimas 6 horas.

A continuación, detalló que “el 75% de los accidentes viales son generados por otras causales que no se le dé la impronta como al alcohol cero. El Estado de las rutas, a la falta de demarcación, gente usando celulares y aplicaciones y nadie dice nada respecto a los autos nuevos que traen las pantallas táctiles”, y preguntó: “¿Es el alcohol el factor principal de generar todas las muertes en Argentina? es mentira, si genera siniestros, pero no es el principal”, y pidió que se trataran todos esos aspectos que también generan accidentes.

Campagnini reiteró que “después de muchos siniestros el alcohol no figura como un elemento determinante en los siniestros ni de muertes”, pero resaltó la importancia de no consumir alcohol si vas a manejar, aunque cuestionó: “Someternos a un control que no es fehaciente, no estoy de acuerdo. No puedo permitir, como abogado, que se fije el alcohol cero como normativa, pero que se baje de 0,5 a 0,2 estoy de acuerdo”. Y cerró: “Lo único que sirve es el control, no sirve poner estrictamente alcohol cero y las muertes van a empezar a disminuir”.

Carlos Fiochetta, gerente General Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), manifestó de forma breve que “queremos ser parte de la solución y de discutir este problema y poniendo la cara. Somos una actividad que decidimos estar presente y proponer soluciones”, concluyó: “Creemos y estamos convencidos de que este problema se aborda con soluciones concretas, consensos, con discusión y no con soluciones facilitas como las que se proponen”.

En su intervención, el subgerente Asociación de Cooperativas Vitivinícolas, Nicolás Vicchi, sostuvo que “la discusión de una política de seguridad vial no es ajena a nuestra realidad, es transversal, porque cualquiera puede estar sujeto a un siniestro vial”, y recordó que “no es la primera vez que se discute este tema incluso en la provincia de Mendoza se empezó a abordar desde el lado de aumentar los controles y las sanciones sin alterar el 0,5 sabiendo que no era la solución y la evidencia demuestra que estaba en la razón”.

“Las multas o que te saquen el auto, más aún en el ámbito de la juventud, desalienta tajantemente de especulaciones o intenciones de consumir alcohol y luego manejar”, informó y resaltó la importancia de los controles y políticas disuasivas para disminuir los hechos: “Es necesario que nos pongamos a pensar cómo mejoramos la seguridad vial”, y sugirió incorporar otras cuestiones como consumo de estupefacientes, horas de sueño, entre otras. “La seguridad vial es un tema integral, no vamos a solucionar el problema y solo vamos a perder el tiempo”, cerró.