Con una nueva ausencia de UP, Diputados recibió a familiares de víctimas en la cuarentena

En la segunda reunión informativa, la Comisión de Derechos Humanos y Garantías escuchó los relatos de las familias de Magalí Morales y Facundo Astudillo. En ambos casos, los expositores responsabilizaron a la policía, a la justicia y al gobierno anterior.

La Comisión de Derechos Humanos y Garantías de la Cámara de Diputados, a cargo de la macrista Sabrina Ajmechet (Pro – CABA), se reunió este miércoles por segunda vez para recibir nuevamente a la hermana de Magalí Morales y a la madre de Facundo Astudillo, dos jóvenes que aparecieron muertos luego de haber sido detenidos por la policía durante la vigencia del Aislamiento, Social, Preventivo y Obligatorio en 2020.

Antes de presentar a los invitados, Ajmechet expresó que “es una deuda pendiente del Congreso ante la falta de escucha de las anteriores autoridades de esta comisión”, y lanzó críticas contra la bancada kirchnerista: “Lamento que por segunda vez consecutiva se ausenten los integrantes de Unión por la Patria”.

A su vez, la comisión debía completar la designación de autoridades. Para ello, el bloque radical propuso al formoseño Fernando Carbajal en el cargo de vicepresidente segundo, el cual fue aceptado por los integrantes presentes en la reunión informativa.

Por otro lado, el diputado Alejandro Vilca (FIT – Jujuy) pidió mencionar los lesbicidios contra tres mujeres ocurrido en Barracas hace dos semanas. “Nos parece importante que se incluya el pedido de justicia como se hizo en el recinto ayer”, remarcó.

También, la diputada Mónica Frade (CC – Buenos Aires) reclamó por el proyecto de declaración en repudio a las declaraciones del secretario de Culto de la Nación, Francisco Sánchez, y reiteró el pedido de convocatoria por sus dichos en contra de las leyes de aborto, matrimonio igualitario y divorcio. “La virulencia está encarnada en las autoridades de este país”, aseveró.

En respuesta a ambos pedidos, la titular de la comisión Sabrina Ajmechet anunció una reunión para el próximo miércoles 5 de junio para tratar proyectos de ley sobre discriminación. También, anticipó que “vamos a trabajar sobre los discursos del odio”.

El caso de Magalí Morales

La primera invitada fue Celeste Morales, hermana de Florencia Magalí Morales, quien fue encontrada ahorcada en abril del 2020 en una celda de la Comisaría de Santa Rosa del Conlara, en San Luis. En primera instancia, la causa había sido caratulada como “suicidio”, pero luego pasó a “averiguación de muerte”. Por el caso, están procesados el comisario, el subcomisario y dos agentes, pero permanecen en libertad.

“La recordamos porque fueron muchas las marchas que se hicieron bajo el lema ‘nadie se suicida en una comisaría’”, presentaron las autoridades. Acto seguido, Celeste Morales afirmó: “Han pasado cuatro años y hay gente que no está escuchando porque nadie se suicida en una comisaría y hemos recibido el maltrato y el manoseo de la Policía sanluisense”.

Con relación a los hechos, agregó que “mi hermana no fue detenida, entró de manera voluntaria a la comisaria y no se suicidó como dijeron”. Asimismo, sumó que “tuvimos que poner peritos de nuestra parte y los abogados nos dijeron que era meterse con el poder”.

También relató que “la forense y la perito en criminalística que nosotros contratamos demostraron que no fue suicidio y cerramos que esta gente (juez, fiscales, defensor oficial y forense) son una banda de asesinos”. Añadió, también, que “no pueden decir que ‘esa chica se habia suicidado’ sin ningún fundamento porque mi hermana llevaba cinco horas de muerta cuando nos avisaron”.

Entre lágrimas, la mujer cargó contra el juez Jorge Pintos y cerró: “Hay testigos que dicen que mi hermana pedía irse para estar con sus hijos y a nadie le importó. Son todos cómplices, todo taparon y queremos que vayan presos”. “Esperemos que a la Justicia de San Luis le llegue esto porque Magalí fue una víctima más de la ‘gestión pandemia’. A mi hermana la mataron”, concluyó.

Del mismo modo, el periodista Osvaldo Bazán detalló la cronología de los hechos a partir de la lectura de la crónica periodística que tituló como “La muerte en bicicleta”. En tal sentido, recordó sus aportes en la difusión del hecho: “Recibía informaciones de la zona de Cuyo, averigüé y no había demasiada información respecto al tema”.

El relato de la madre de Facundo Astudillo

El segundo relato fue el de Cristina Castro Alanis, madre de Facundo Astudillo Castro, un joven que había estado desaparecido desde abril del 2020 hasta el hallazgo de su cuerpo sin vida en agosto de ese año. Desde su familia, apuntaron contra el exministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, y el expresidente Alberto Fernández.

“Mi flaco salió a buscar el amor y se encontró con la peor escoria que se puede encontrar un ser humano que es la Policía bonaerense y más la de Villarino”, inició Cristina. “Ellos dicen que a él lo paran y lo dejan seguir, pero tenemos probado que a él lo ingresaron en la comisaría”, cargó.

Así las cosas, la mujer señaló que “la Justicia provincial y nacional nos dieron la espalda porque no quisieron escuchar”. Puntualizó, en ese sentido, contra la jueza María Gabriela Marrón quien “nos negó todas las pruebas que le dimos y no quería avanzar sobre la autopsia”.

Sin tapujos, apuntó contra Berni y afirmó que él “siempre supo lo que su policía había hecho con Facu porque tenemos probado que lo desapareció su Policía bonaerense”. “Berni tiene la cara de decir ‘sabíamos donde estaba el cuerpo’ cuando él me dijo que me lo iba a encontrar”, remarcó.

En profundidad, añadió: “Me tengo que bancar que salga a hablar y defienda a una policía corrupta y asesina que me dejó sin mi hijo porque Berni sabe lo que la policía le hizo a Facundo”. Asimismo, manifestó que “tenemos un montón de cosas probadas, solo falta que la Justicia actúe”.

En esta parte del relato, Cristina Castro Alanis desenfundó críticas contra el gobierno del Frente de Todos de A. Fernández y Cristina Kirchner: “No querían tener un muerto en el placard y acarrearon miles de vidas porque no son solo 33 o 34 pibes”. “El gobierno saliente no hizo más que hundirnos, perseguirnos y hostigarnos”, enfatizó.

Por último, acusó a la Policía de Villarino: “A nosotros nos mandan a todos los castigados (oficiales) por ser el último pueblo de la provincia porque esos castigados nos desaparecen los pibes y lo hacen porque se sienten impunes.”, y cerró: “Necesito hacer un duelo y que mi hijo descanse en paz, y para eso necesito justicia”.

Al término de ambos de ambos relatos, la diputada Frade propuso sumar un banco de datos sobres jueces, fiscales y comisarios que han intervenido en estas causas para hacer el seguimiento y/o promover juicios.

También, la diputada Romina Del Plá señaló que “la impunidad es un mecanismo que tiene el Estado”, y amplió que “en la pandemia se han puesto en evidencia y nosotros denunciamos permanentemente cada uno de los casos antes y despues porque esta es una nefasta persistencia y línea de acción de las fuerzas en contra de la juventud”.

Brevemente, el diputado nacional Eduardo Falcone (MID – Buenos Aires) expresó: “Estamos conmocionados por lo visto y escuchado”.  Felicitó, además, a los diputados que “han trabajado en estas cuestiones”. “Que esta comisión sirva como caja de resonancia”, concluyó.

En el final de la reunión, la vicepresidenta del bloque radical, Karina Banfi, manifestó que “le tengo miedo a la policía como toda madre que tiene hijos adolescentes porque es una policía que no está preparada y que es racista”.

Para terminar, advirtió: “Que sepa la jueza Marrón que la vamos a perseguir que rinda cuentas, y a Ayelén Mazzina por dejar su cargo de ministra y que no haya rendido cuentas. Estos son dos casos que se llaman violencia institucional”.

Nueva reunión con víctimas de abusos durante la cuarentena por la pandemia

Tras recibir a una primera tanda de invitados, la Comisión de Derechos Humanos de Diputados volverá a reunirse este miércoles desde las 14.

La reunión realizada el pasado 8 de mayo (Foto: HCDN)

La Comisión de Derechos Humanos y Garantías de Diputados realizará una segunda reunión en la que recibirá testimonios de víctimas y familiares de víctimas de abusos cometidos durante la cuarentena por la pandemia en 2020. Será este miércoles desde las 14 en la Sala 4 de la Cámara baja.

Los encuentros son impulsados por la presidenta de dicha comisión, la diputada del Pro Sabrina Ajmechet, quien criticó con dureza más de una vez la gestión del expresidente Alberto Fernández y el accionar del gobierno anterior durante esa época.

El ASPO (aislamiento social, preventivo y obligatorio) se aplicó en todo el país durante la pandemia -año 2020 y gran parte de 2021-, al tiempo que las provincias aplicaron luego sus propias restricciones y aperturas, lo que provocó también medidas más duras o más flexibles en distintos puntos del país. Casos como los de Solange Musse y Abigail Giménez fueron de los más resonantes.

Precisamente, los padres de Musse expusieron durante la primera reunión, en la que no se hicieron presentes diputados de Unión por la Patria, algo que desde el resto de la oposición resaltaron puntualmente.

También participó el actor Marcelo Mazzarello y Francisco Luna, cacique de la comunidad wichí en Formosa.

Sin la presencia de UP, se escucharon relatos de víctimas de derechos humanos en pandemia

A la reunión de la comisión homónima asistieron los padres de Solange Musse, el actor Marcelo Mazzarello y un cacique de la comunidad wichí de Formosa. 

La Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, presidida por la macrista Sabrina Ajmechet, recibió a víctimas y familiares de víctimas de abusos cometidos durante la cuarentena por la pandemia de Covid. Al encuentro no asistieron representantes de Unión por la Patria, algo que desde otros bloques de la oposición remarcaron especialmente. 

“Me parece que es muy significativo que estemos hablando de acontecimientos que ocurrieron todos durante el último gobierno kirchnerista y a ninguno le interese escuchar lo que sucedió, acompañar a los familiares de víctimas de violaciones de derechos humanos que ocurrieron durante el último gobierno del cual fueron parte”, lanzó Ajmechet y luego le agradeció la presencia de los invitados porque “era una deuda que el Congreso tenía de recibirlos, de poder escucharlos, acompañarlos”.

En la reunión expusieron Pablo Musse y Teresa Oviedo, padres de Solange Musse, que “tenía 35 años cuando viajó de Neuquén a Córdoba por un tratamiento y lamentablemente falleció en Córdoba y dijo ‘hasta el último suspiro tengo mis derechos’ y a lo que se refería era a la posibilidad de despedirse de su familia”; el actor Marcelo Mazzarello; y Francisco Luna, cacique de la comunidad wichí en Formosa. 

El primero en hacer uso de la palabra fue Mazzarello, quien denunció: “Mi familia y yo fuimos víctimas de la gestión de pandemia. Mi padre en particular fue sometido a trato cruel e inhumano, calculo que la figura legal es abandono de persona como tantos argentinos pasaron”.

“No tuvimos derecho a acceder a la Justicia. El Congreso no funcionaba. No tuvimos derecho a un hábeas corpus. Este puede ser un primer paso a recuperar la memoria, la verdad y la justicia como fue negada en ese momento”, expresó y sumó: “Desde ese lugar vengo a hacer la lectura de la carta de Solange que representa ese pedido de justicia, de verdad y de memoria que nos debemos como sociedad y todos entenderán lo que significa para sus padres el dolor que representaría leer esta carta”.

Así, leyó detalladamente la carta que Solange le escribió antes de morir al entonces presidente de la Nación, Alberto Fernández, en la que reclamaba poder estar con su familia y que no sean maltratados. Al terminar, Mazzarello pidió hacer un minuto de silencio en su memoria.

Con la voz quebradiza y angustiado tomó la palabra Pablo Musse, el papá de Solange, quien manifestó que “hoy es un día histórico para nosotros, para las víctimas de gestión de pandemia de 2020”.

Entre lágrimas se refirió a la carta de su hija: “Lo que relató fue muy duro. Quiero que sepan cómo fue la realidad. Solange y la madre viajaron a finales de febrero del 2020 a hacer un tratamiento alternativo y a buscar el auto. Eran cinco sesiones que tenía que hacer y regresar a Neuquén, pero lamentablemente nos agarró la pandemia el 20 de marzo, el famoso DNU del expresidente Fernández totalmente inconstitucional y eso algún día lo verá la justicia”.

Musse señaló que “no se podía pedir ningún permiso, ni viajar, estaba todo cerrado. Infructuosamente varias veces pedí permiso para poder viajar, pero todos fueron negados”. En tanto, precisó que “el 14 de agosto salió un permiso en Córdoba del viaje de regreso a casa en el cual lo solicité porque la tía de Solange tenía domicilio ahí. Pedí el permiso excepcional por la enfermedad de mi hija al COE (Centro de Operaciones de Córdoba), vía mail envíe los certificados, me lo otorgaron y tenía que informar por qué ruta viajaba, con qué vehículo”.

“Salí normal de Neuquén, pasé a la provincia de Río Negro, La Pampa, sin ningún problema. Me pedían en los controles los permisos, todo legal y todo bien, me paró hasta Gendarmería y estuvo todo bien. Hasta el primer ingreso en Huinca Renanco, el pueblo de la provincia de Córdoba, 6.30 de la mañana me dicen que tenía que esperar a que abra el control de rutina que se hacía. Anterior a eso Córdoba cambió el ingreso y pedían el hisopado negativo, que salía $8000, pero ya estaba sobre la fecha de viaje y no disponía de ese dinero en el mismo mail les dije que nada me iba a impedir ver a mi hija y que iba a viajar igual”, contó. 

Y siguió: “En ese puesto me hacen un test en el cual para ellos dio positivo dudoso, se lo hicieron a todos los que querían ingresar. El segundo jefe del COE en una segunda declaración dijo que conmigo había hecho una excepción y no fue así, ese test se los hacía a todos”. “Pedí que me hicieran otro test y también salió positivo. Pedí que se lo hicieran a mi cuñada que viajaba conmigo y la misma enfermera me dijo ahí que yo no tenía COVID-19, que podía tener alguna infección por lo que el contacto estrecho no existía”.

Musse contó que le explicó esa situación a “un muchacho de 20 años del puesto de control que me dijo ‘tal vez no se quiso contagiar’. En el lapso de las 8.30 hasta las 13 deciden el regreso nuestro a Neuquén y mediante videollamada con mi esposa y Solange me pedían que me calme y que me hiciera el hisopado”.

“Me escoltaron hasta el límite de La Pampa por el COE. Les pedí poder ir a una estación de servicio porque mi cuñada con su discapacidad no había ido al baño y me lo negaron. En el límite provincial la policía me pide que me haga en una banquina, le insistí que Paola necesitaba ir al baño y una oficial de La Pampa me acompañó hasta el destacamento. Veníamos sin dormir desde el día anterior. Teníamos que mostrar los documentos por ventanilla porque en vez de COVID-19 parecía que teníamos otra peste”, detalló.

“El Gobierno de La Pampa nos saca escoltados por cinco patrulleros, les volví a pedir en el ingreso a General Hacha que Paola tenía que ir al baño, me negaron. Fue una situación degradante para una mujer con discapacidad tuvo que hacer sus necesidades al costado de la ruta, y así hasta llegar a Neuquén. Le pedí al policía que se identificara y nunca lo hizo, se creen con mucho más poder que nosotros que el ciudadano común y no es así”, denunció.

Musse narró que el 17 de agosto pudo hacerse el hisopado tras insistirle al médico y tras explicarle la situación porque “no me lo quería hacer porque no tenía síntomas” y acotó: “Mientras tanto Solange seguía esperando”.

Nadie escuchó a Solange”, reclamó su papá y agregó: “Es un enojo total con toda la dirigencia política, sostengo eso porque tuvieron el tiempo suficiente para cambiar las formas y el modo. Desde el 17 de agosto hasta el 21 que falleció Sol no hubo una sola palabra de nadie”.

“El 23 de agosto el expresidente de la Nación se reunió con Moyano y su familia, ellos no tenían restricciones, sino privilegios. Ya habían tenido la fiesta de Olivos y el cumpleaños de la señora Fabiola. Él mismo desmintió y luego tuvo que admitirlo. Tengo muchas más fechas por nombrar”, culpó y siguió: “El exgobernador Omar Gutiérrez tres días antes de que pasara esto, el 14 de agosto, envió a su familia en un avión privado hasta España. La clase política tenía sus privilegios, nosotros no. Lo que buscamos es memoria, verdad y justicia”.

Musse reclamó que “esto no puede quedar en la nada, nosotros iniciamos varias causas judiciales las cuales todas están paradas. La denuncia en Córdoba fue en el Juzgado Federal, pasó a la justicia de la provincia, se dictaminó que no era correspondiente y la pasó a la Federal y en ese lapso la Corte Suprema dictó que pase a la justicia de la provincia para que tenga más celeridad, el fiscal pidió la elevación a juicio y el juez de la causa dictó falta de mérito y hoy el mismo juez pide la elevación a juicio y la investigación a Alberto Fernández. Ya llevamos 3 años y 8 meses, no sé dónde está la celeridad que pidió la Corte Suprema”.

No hubo justicia para ninguno de los casos de pandemia. Lo que sí hubo fue abuso de autoridad, privilegio para varios, como por ejemplo Cristina Fernández de Kirchner que el 23 de marzo viajó para buscar a su hija Florencia; 27 de noviembre funeral de Diego Maradona, ahí no había contagios; 23 de noviembre funeral de Jorge Brito, un banquero muy importante y con más derechos que los ciudadanos comunes. El 30 de diciembre la ley del aborto, donde se bailó y se festejó en la calle, no estoy a favor y en contra, sino las restricciones que tuvo el ciudadano común y lo que le convenía al Gobierno en esa época”, enumeró.

El orador apuntó contra Alberto Fernández que “dijo desconocer del caso Solange”, y opinó: “Estábamos todos encerrados y la noticia de Sol la conocen todos, la ciudadanía la escuchó, no así los dirigentes. Se notó que el 2021, en plena pandemia también, en año electoral la mayoría salió a buscar los derechos humanos que en 2020 nadie los buscó y nadie se preocupó por eso. La palabra ‘derechos humanos’ es partidaria, es para unos y no para otros”.

“El mismo día que Sol falleció, el 21 de agosto, la oficina de Derechos Humanos de Neuquén se comunicó con nosotros preguntando si necesitábamos algo. Hasta el día de hoy no tuvimos un llamado de alguien diciendo ‘disculpen, nos equivocamos’. La familia está destrozada y vamos a seguir destrozados hasta que nos lleve al lado de Sol”, expresó.

Musse destacó el inicio de la comisión con testimonios de víctimas en pandemia que “sucedieron y son reales así la quieran ocultar. El presidente dio facultades de hacer barbaridades como terraplenes, asesinatos por parte de instituciones policiales, y de eso nadie habla y nadie habló”.

“Hoy varios de los que faltan acá pertenecieron a ese espacio político y es lamentable que no estén. No están a la altura de escuchar lo que sucede, lo que sucedió y que quede un registro de todas las víctimas. Tengo más de 200 testimonios de gente que pasó situaciones peores. Sol pidió por sus derechos. Buscamos justicia, verdad y memoria a partir de lo que pasó desde el 2020 en adelante”, cerró.

El otro testimonio fue de Francisco Luna, cacique de la comunidad wichí en Formosa, quien denunció que “en el tiempo de pandemia fuimos privados de libertad” y “aprovecharon el abuso y marginación a nuestros derechos como ciudadanos”. “En Formosa tenemos un gobierno que se adueñó hasta muchas veces la cultura, en un sector de la comunidad dijo que él (por el gobernador Gildo Insfrán) que era el cacique general”. 

“En la cuarentena vivimos la marginación, humillación y maltrato de nuestras personas”, aseveró Luna y recordó que él fue detenido por la policía y luego de haberle hecho el hisopado, y decirle que era positivo, fue trasladado a un centro de aislamiento. “El pueblo originario fue abusado aprovechando esa pandemia; hubo torturas, muchos fueron escapando de una comunidad a otra para que no los aislen”, agregó. 

En la intervención de los legisladores, Cecilia Ibáñez (MID) reveló un hecho personal: “En el año 2020 falleció mi tío Rodolfo Francisco Brandorini en Córdoba; nosotros somos todos cumplidores de la ley y Córdoba fue uno de los lugares donde más restricciones hubo. No hubo posibilidad de hacerle un velorio y estuvo solo, porque ninguno de sus hijos pudo venir”. “Él fue como un padre para mí, era un hombre extraordinario”, expresó con la voz quebrada y resaltó que la foto de la fiesta en la quinta de Olivos “es una daga al corazón”.

Por su parte, Karina Banfi (UCR) consideró que se debe “re-encauzar el rol del Estado; durante la cuarentena se rompió algo indispensable que es la humanidad. Lo que ofreció el gobierno fue el odio a la humanidad, no permitirle a un padre ver a su hija, escoltarlo con la policía, hablar de fronteras entre provincias, que tenga que seguir pidiendo Justicia. A nosotros lo que nos toca es cambiar ese rumbo”.

En tanto, Fernando Carbajal (UCR) afirmó que “el proceso de curación requiere de reconocer quiénes son las víctimas; negar a alguien la condición de víctima es lo más doloroso que se le puede hacer. Algunas ausencias del día de hoy implican esa negación y dejan la herida abierta. El testimonio de las víctimas es lo que va a terminar asegurando la verdad y la memoria. No sabemos si será suficiente para traer Justicia, pero sí va a ser la base para tener memoria, que no repitamos las mismas acciones y que no haya nuevas víctimas en el futuro”.

 

La oposición recordó “la fiesta de cumpleaños” de Fabiola Yáñez en plena cuarentena

La reunión que no cumplía el DNU 576/2020 sobre aislamiento social y uso de barbijo sucedió el 14 de julio del 2020, pero la foto se hizo conocida en agosto del 2021.

El 14 de julio del 2020, Fabiola Yáñez, esposa del presidente de la Nación, Alberto Fernández, festejó su cumpleaños número 39 en la Quinta de Olivos junto a varios invitados a pesar de que regía el decreto sobre el Aislamiento, Social, Preventivo y Obligatorio por la pandemia de coronavirus COVID – 19 que no permitía las reuniones fuera del ámbito familiar.

No obstante, el 13 de agosto del 2021, un mes antes de las elecciones primarias legislativas, se filtró la fotografía de la reunión de cumpleaños de Yáñez con más de diez personas, sin distanciamiento, ni barbijo. En ese momento, las reuniones sociales en espacios cerrados estaban prohibidas por el DNU 576/2020.

En aquella oportunidad, el jefe de Estado salió a dar explicaciones: “El 14 de julio, día de cumpleaños de mi querida Fabiola, ella convocó a una reunión con amigos y un brindis que no debió haberse hecho. Lamento que haya ocurrido. Mirando en retrospectiva debí haber tenido más cuidados, que evidentemente no los tuve”.

Tres años después del suceso, el día del cumpleaños 42 de Yáñez, los legisladores de la oposición salieron a recordar la foto. En las primeras horas de este viernes, la vicepresidenta del bloque de la Unión Cívica Radical, Karina Banfi, mencionó el episodio y expresó: “Por estas actitudes lo que necesita la Argentina es la fuerza del cambio”.

En la última sesión especial de la Cámara de Diputados, Banfi buscó tratar sobre tablas el proyecto que presentó para transparentar las actividades de la primera dama, Fabiola Yáñez, acusando a la cónyuge del presidente de la Nación, Alberto Fernández, de “hacer uso y abuso de los recursos públicos”.

Del mismo modo, la diputada macrista María Eugenia Vidal (Pro – CABA) también publicó la fotografía y manifestó: “El 14 de julio de 2020, mientras estaba prohibido despedir a nuestros muertos, ir a la escuela, o ir al trabajo, el presidente de la Nación organizaba una fiesta en la Quinta de Olivos”.

Del mismo modo, la diputada nacional Silvia Lospennato (Pro – Buenos Aires) expresó: “Ya pasaron 3 años del #OlivosGate, el día que la palabra presidencial perdió todo su valor. Un punto de inflexión en el cuarto gobierno kichnerista. Comenzaba el fin del relato”, y le agradeció a la reportera Guadalupe Vázquez “por el coraje de investigar y denunciar al poder”.

“Hoy se cumplen tres años de la Fiesta en Olivos, una de las mayores humillaciones del presidente Fernández a los argentinos”, remarcó la diputada nacional Merce Joury.

Además, añadió que “festejaron el cumpleaños de Fabiola con amigos, violando todas las restricciones que impuso su propio gobierno por el COVID, mientras los argentinos no podían despedir a sus familiares fallecidos, trabajar, ni circular libremente por las calles. Este es el peor gobierno de la historia, pero no sólo por el fracaso económico”, y cerró: “¡Fueron mentirosos, cínicos, deshonestos e insensibles de comienzo a fin! ¡Les queda poco para irse, pero las heridas profundas van a quedar!”.

Denuncian permisos ilegales a “pseudo mapuches” durante la cuarentena

El beneficio habría sido para el lof Lafken Winkul Mapu, una autodenominada comunidad mapuche que a la fecha no posee personería jurídica ni se encuentra en proceso para obtenerla.

El diputado nacional Gerardo Milman presentó un pedido de informes por la posible existencia de permisos para circular otorgados a la agrupación autodenominada mapuche Lafken Winkul Mapu.

¿Qué otros beneficios y excepciones fueron gestionados por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, el INAI u otro organismo del estado, a favor de agrupaciones autodenominadas mapuches con o sin personería jurídica efectiva o solicitada?, pregunta en el proyecto ingresado este miércoles.

También plantea saber “si el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, el INAI, brindaron y si brindan en la actualidad, asistencia a la agrupación autodenominada Lafken Winkyl Mapu o a cualquier otra agrupación que, como la mencionada, carece de personería jurídica o solicitud en trámite”.

“El lof Lafken Winkul Mapu es una autodenominada comunidad mapuche que a la fecha no posee personería jurídica ni se encuentra en proceso para obtenerla. Se ubicaron en la región de Bariloche y deciden, por medio de sus ritos espirituales, que la tierra que les corresponde se encuentra en Villa Mascardi, propiedad de Parques Nacionales. Desde 2017 ocupan ilegal y violentamente dichas tierras y asedian constantemente a lugareños y personal de Parques Nacionales”, aseguró Milman.

“Ante el primer decreto de aislamiento social preventivo y obligatorio Decreto 297/2020, con fecha 19 de marzo de 2019, y que se prorrogó ininterrumpidamente hasta el 31 de enero de 2021. Los términos que definieron los sucesivos decretos eran rígidos y punitorios. No obstante, se solicitó oficialmente excepción para el grupo. En dicho marco de violencia y secesión reciben asistencia, gestiones de privilegios y apoyo de las autoridades del INAI”, agregó el diputado del Pro.

Acompañan el proyecto Alejandro Finocchiaro, Héctor Stefani, Francisco Sanchez, Aníbal Tortoriello y Carlos Zapata.

Espert presentó un proyecto de Amnistía de causas penales para la gente que violó la cuarentena para salir a trabajar

Fue luego de que la fiscalía de San Isidro aceptara las ofertas Alberto Fernández y de la primera dama para cerrar la causa contra ambos por violar la cuarentena. “Si el propio presidente no cumplió con las leyes y no tienen ninguna pena, ¿por qué deberían tenerlas los ciudadanos?”, apuntó Espert.

El diputado nacional José Luis Espert (Avanza Libertad – Buenos Aires) presentó un proyecto de ley de “Amnistía de Causas Penales” para que todos los ciudadanos que violaron la cuarentena para salir a trabajar no tengan que cumplir ninguna pena y les cierren sus causas inmediatamente.

 “No puede ser que mucha gente que la estaba pasando mal y que violó la cuarentena para salir a trabajar hoy tenga que enfrentar algún tipo de causa penal mientras que el propio presidente de la nación que redactó el decreto de confinamiento se la paso de fiesta en fiesta en Olivos festejando cumpleaños y recibiendo amigos”, disparó Espert.

Cabe mencionar que este lunes, la fiscalía de San isidro aceptó las ofertas del presidente de la Nación, Alberto Fernández, y de la primera dama, Fabiola Yáñez, para cerrar la causa contra ambos por violación de la cuarentena por el festejo de un cumpleaños, a cambio de un total de 3 millones de pesos.

En el proyecto de Avanza Libertad se añade que en “razón de la amnistía concedida nadie podrá ser interrogado, investigado, citado a compadecer o molestado de manera alguna por imputaciones por sospechas de haber cometido uno o más delitos a los que se refiere la presente ley”.

Según Espert, su proyecto tiende a proteger a la gente de laburo. “Si el propio presidente de la nación, Alberto Fernández, no cumplió con las leyes y no tienen ninguna pena o sanción, ¿por qué deberían tenerlas los ciudadanos de bien que salieron a trabajar?. Acá, una vez más, queda demostrado como la corpo política abusa de sus privilegios”, dijo el diputado.

El proyecto deja afuera de la amnistía a quienes son funcionarios públicos en consonancia con los tratados anticorrupción que la Argentina firmo y es solo para ciudadanos comunes.  “La Justicia debe investigar verdaderos delitos y no a ciudadanos que salieron a trabajar o a visitar a algún pariente”, concluyó Espert.

Piden que los funcionarios también deban hacer cuarentena

Luego de que la ministra de Salud tuviera profusa actividad a su regreso de Moscú, sin hacer aislamiento, diputados presentaron un proyecto para que todos cumplan las normas.

Diputados nacionales del radicalismo, encabezados por Dolores Martínez, presentaron un proyecto a través del cual le piden al Poder Ejecutivo que elimine el privilegio conferido a los funcionarios públicos, quienes se encuentran exceptuados de cumplir con la cuarentena obligatoria cuando retornan o ingresan al país luego de haber cumplido una misión oficial.

El Covid no distingue cargos, grados ni jerarquías, con lo cual la mera calidad de funcionario público no amerita un tratamiento diferencial respecto de la ciudadanía. Se ha exigido y se le exige un sacrificio a la sociedad haciendo foco en la prevención y el cuidado, corresponde en consecuencia que los funcionarios públicos cumplan en igualdad de condiciones, las reglas dictadas por la propia Administración para el ingreso al país”, aseguró Martínez.

La legisladora recordó que “desde el Poder Ejecutivo Nacional se ha hecho foco en la prevención como una de las principales armas con las que cuenta la sociedad para frenar el avance del Covid-19. A partir del Decreto 260/2020 se dictaron una gran cantidad de normas en tal sentido, y una de esas medidas fue establecer requisitos para autorizar el ingreso al territorio argentino, dispuestos por la Decisión Administrativa Nº 2252/2020 de fecha 24/12/2020 y sus sucesivas prórrogas”.

“Sin embargo -continuó-, se autorizó la excepción de efectuar la cuarentena a los funcionarios públicos que se encontraren realizando una misión oficial, estableciendo un privilegio incomprensible respecto del ciudadano común que, si bien podría encontrar alguna justificación desde la importancia de la función que desarrollan, no tiene asidero alguno desde el punto de vista sanitario. Asimismo, no se distinguen grados ni jerarquías de funcionarios a los que se aplica esta excepción, con lo cual todos aquellos que se encuentren ejerciendo una misión oficial se encontrarían alcanzados y, por ende, el argumento relativo a la importancia de sus funciones, se diluye”, remarcó la legisladora.

En los fundamentos del proyecto, Martínez recordó que una de las estrategias sanitarias para contener la llegada y el avance de la cepa Delta (y de las cepas ya circulantes) es el testeo a los siete días. Fuentes médicas advierten que un alto porcentaje de los casos detectados hasta el momento en el país, se descubrieron con el tercer hisopado, una semana después de la llegada al país. Ello que se ha dado en llamar el PCR del séptimo día, se ha hecho oficial, a través de la Decisión Administrativa 268/2021, modificada por Decisión Administrativa 643/2021. Dicho hisopado, que se aplica a todos los ciudadanos como condición para finalizar el aislamiento obligatorio, cuyo costo debe ser asumido por la persona que ingresa al país y que deberá efectivizarse en las condiciones que establezcan las autoridades competentes, no se aplica a los funcionarios en misión oficial, quienes quedan exceptuados de efectuar el aislamiento, una vez producido su ingreso al país luego de cumplida la función para la que viajaron.

El proyecto lleva también la firma de los diputados Carla Carrizo, Emiliano Yacobitti, Alejandro Cacace, Claudia Najul, Gonzalo del Cerro y Gerardo Cipolini.

Denunciaron a Macri y Carrió por haber violado la cuarentena

En pleno escándalo por el “Olivosgate”, un abogado hizo una presentación contra el expresidente y la líder de la Coalición Cívica.

Ya había trascendido que desde el oficialismo no tardarían en embestir contra la dirigencia de Juntos por el Cambio para tratar de emparejar las cosas tras el escándalo por el cumpleaños de la primera dama en Olivos. Y finalmente se conoció en las últimas horas la denuncia de un abogado contra dos de los socios fundadores de Cambiemos, nada menos: Mauricio Macri y Elisa Carrió.

¿La razón? En el primero de los casos, no haber respetado supuestamente la cuarentena impuesta tras su regreso de Europa; en el caso de la jefa de la Coalición Cívica, por haber festejado su cumpleaños número 70 en su casa de Capilla del Señor, con una fiesta que congregó a 70 invitados.

El denunciante es el abogado Alejandro Sánchez Kalbermatten, quien acusa al expresidente por el delito de “violación de medidas para evitar la propagación de una pandemia”. Según el texto presentado, Macri violó “impunemente la cuarentena” al cambiar de domicilio para permanecer los días correspondientes a su aislamiento, y luego haber acudido “personalmente” a un programa de televisión.

Cabe consignar que desde el entorno del expresidente se había aclarado que habían comunicado su traslado a las autoridades, desde su domicilio en Vicente López a la quinta Los Abrojos, en el partido de Malvinas Argentinas. En cuanto al programa al que asistió, fue Desde el Llano, en el canal TN, al que concurrió el lunes pasado, una semana después de haber regresado de Europa.

Sobre Carrió, se la acusa por su festejo de cumpleaños el 26 de diciembre de 2020. Desde su entorno se adelantó que presentará el descargo correspondiente en las próximas horas, pero la Coalición Cívica emitió un comunicado en el que hablan de “comentarios equivocados o malintencionados” difundidos, ante lo cual aclaran que “este encuentro fue realizado al aire libre, en respeto de todos los protocolos sanitarios y medidas preventivas, lo que fue publicado en su oportunidad por los distintos medios de comunicación”.

Afirman que los concurrentes al evento debieron presentar previamente “test negativo”, y aclaran que “en esa fecha ningún aglomerado urbano, ni departamento, ni partido de las provincias argentinas se encontraba alcanzado por las restricciones del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO)”.

Cabe recordar que entre los concurrentes al cumpleaños figuraron el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el presidente de la UCR bonaerense, Daniel Salvador; el ex ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay; los diputados Carmen Polledo, Mario Negri y Lucila Lehmann y el exembajador en Uruguay Mario Barletta, entre otros invitados.

Los legisladores porteños estallaron en las redes sociales por el festejo en la Quinta de Olivos

Tanto el oficialismo como la oposición rechazaron lo ocurrido en plena cuarentena estricta y cuestionaron con dureza los dichos de Santiago Cafiero y Aníbal Fernández por buscar bajarle el tono a la polémica.

Después de que se viralizaran en las redes sociales imágenes que daban cuenta del festejo de cumpleaños de Fabiola Yañez en la Quinta de Olivos, los diputados del oficialismo y la oposición porteña expresaron su repudio por lo ocurrido y rechazaron con dureza los dichos de Santiago Cafiero y Aníbal Fernández.

En ese sentido, el jefe del bloque Vamos Juntos, Diego García Vilas, manifestó que “la foto es un fiel reflejo de la doble moral presidencial desde el inicio de la pandemia” e indicó que “las decenas de miles de argentinos que no pudieron reunirse ni despedirse de sus seres queridos, los que se fundieron, los que perdieron su trabajo, merecen una explicación”.

Mientras que la oficialista Natalia Fidel (VJ) le respondió a Cafiero al señalar que “no fue un descuido, no fue un error. Fue lo que son y lo que representan: los privilegios para unos pocos y la impunidad. La doble moral y el engaño. El desprecio por las instituciones y las normas. La falta de empatía y la irracionalidad. Y además fue un delito”.

A la vez que Celeste Peña (VJ) remarcó que “una imagen que indigna y duele. En un momento tan difícil y tan angustiante para tanta gente… es muy triste ver que el Presidente crea estar por encima de la ley y del resto de los argentinos”, mientras que Daniel Del Sol (VJ) destacó que “fueron miles los negocios fundidos, las familias separadas, los trabajadores que se quedaron sin empleo durante la cuarentena. Todo por un presidente que hizo lo que quiso, mientras los argentinos hacían un tremendo esfuerzo y no pudieron despedir a sus familias”.

Además la legisladora Lucía Romano (VJ) lanzó: “con razón el presidente no entendía la angustia de la población, a ellos no les aplicaban las generales de la ley. Descarados” y María Luisa González Estevarena (VJ) se preguntó “¿dónde están las explicaciones que el Presidente debe dar al pueblo? En uno de los momentos más críticos de la pandemia y del sufrimiento de los argentinos, había festejos en Olivos. ¡Desvergonzados! Hartan los privilegios, las mentiras y tanto cinismo”.

Al mismo tiempo que Cecilia Ferrero (VJ) compartió la imagen y expresó su enojo al respecto. “Sigan riéndose en nuestra cara. ¿Un error? Ese día nos apretaban con que iríamos presos si incumplíamos. ¿Qué error? ¡Esto ya parece un sketch de Capussoto, aflojen! Son cínicos”, añadió y remarcó que “al Profesor Filminas (por Alberto Fernández) no le quedó ofensa ni amenaza por realizar.  Imposible olvidar los agravios a los corredores y a quienes pedíamos la escuela abierta, los comercios funcionando y una gestión de vacunas sensata y honesta. ¡Basta de atropellos!”.

Sobre esa misma línea María Sol Méndez (VJ) manifestó que “a veces una simple foto vale más que mil palabras. Nosotros encerrados cuidándonos, ellos dando este ejemplo. Ni un simple ‘descuido’ ni una ‘estrategia de campaña’ fue una falta de respeto hacia todos y merecemos una explicación Sr. presidente” y el presidente de la Comisión de Presupuesto, Claudio Romero (VJ), consideró que “mientras nos retaba el hacedor de casi 3 millones de nuevos pobres y responsable de más de 107 mil muertes, él estaba de joda. Basta. Argentina duele la foto”.

Por su parte el radical Ariel Álvarez Palma (UCR-Ev) expresó que “la foto del cumpleaños clandestino demuestra una vez más la falta de respeto hacia los argentinos Familiares que no pudieron despedirse de sus seres queridos; comercios quebrados; colegios e instituciones cerradas. La foto indigna, duele. Hay que predicar con el ejemplo, Alberto Fernandez”; mientras que Leandro Halperín (UCR-Ev) afirmó que “nos aislaron, nos amenazaron, fundieron comercios e industrias, cerraron las escuelas, hay pibes y pibas asesinados por violar la cuarentena, nos prohibieron despedir a nuestros seres queridos.  La foto indigna, la clandestina es ilegal, pero la diferencia más profunda es moral”.

A su vez Juan Francisco Nosiglia (UCR-Ev) destacó que “la foto del cumpleaños clandestino en Olivos demuestra la falta de solidaridad del presidente con aquellos argentinos que vieron vulnerados sus derechos durante la cuarentena y una profunda hipocresía, ya que no cumplió con lo que él mismo ordenó a la población” y María Inés Gorbea (UCR-Ev) opinó que “el Poder Ejecutivo nos debe muchas explicaciones. Su accionar indigna, sobre todo a las familias que han perdido a un ser querido en esta pandemia, a las y los trabajadores que perdieron salarios o fueron desempleados, a las niñas, niños y adolescentes sin presencialidad”.

En tanto, la diputada de izquierda Amanda Martín (FIT) indicó que “además de defender los privilegios de clase, promueve la violencia de género. No son boludos, se creen impunes” y Mercedes De Mendieta (FIT) consideró que “las declaraciones de Aníbal Fernández en Radio Con Vos donde dice que la alternativa del presidente era participar del festejo o pegarle a su pareja, es una clara incitación de la violencia doméstica en los hogares que sufren miles de mujeres en el país. El patriarcado no se terminó, sino que sigue en las prácticas de los políticos patronales”.

Por último, el legislador del GEN Sergio Abrevaya concluyó opinando que “este es el drama de Argentina. Elegir corruptos que se llenan los bolsillos a costa del estado y de los pobres. Que después te dejan inútiles y mentirosos para salvarse de la cárcel. Son una casta que se cree por encima de la ley y del resto. No hay otra forma de ver el escándalo de Olivos”.

Proponen un “protocolo económico” para llevar previsibilidad a las PyMEs

El proyecto es una respuesta al regreso a la cuarentena estricta, que desató movilizaciones, sobre todo del sector comercial, gastronómico y turístico que ya no resisten mayores restricciones.

“No se trata de elegir entre salud o economía, el problema es que si no se lleva previsibilidad a las PyMEs, la cuarentena no se cumple, porque necesitan trabajar para llegar a fin de mes”, señaló el diputado nacional Marcelo Orrego en un proyecto que lleva las firmas del presidente del bloque Pro, Cristian Ritondo, y la titular de la Comisión de Comercio, Gabriela Lena (UCR), junto a más de una docena de diputados del interbloque JxC. En el mismo impulsan un protocolo de medidas económicas, fiscales y financieras automáticas cuando se decrete la fase 1 de “Aislamiento Social, preventivo y obligatorio”.

Presidente del bloque Producción y Trabajo en la Cámara baja, Orrego señaló que “como dijo el titular de la CAC, Mario Grinman, todo apunta a que no se va a cumplir el acatamiento a las restricciones, no porque se les pasó el susto que genera la pandemia, sino porque el enojo está superando al riesgo”.

Para el legislador sanjuanino, “no se trata de elegir entre salud o economía; el problema es que si no se lleva previsibilidad a las PyMEs, la cuarentena no se cumple, porque necesitan trabajar para llegar a fin de mes”. En ese sentido recordó la peluquería de Rosario que atendió a una clienta sentada en la vereda mientras él le cortaba el pelo tras la reja desde el interior del local.

“Si tenemos en cuenta que deben afrontar el costo del alquiler del local, salarios -y el mes que viene también aguinaldo- de trabajadores (que quizá desde hace más de un año no pueden ir a trabajar por pertenecer a grupos de riesgo), sumado a los impuestos, pago a proveedores, etcétera, terminan atendiendo de forma clandestina con la cortina baja para poder llegar a fin de mes. No tienen otra forma”, describió Orrego. 

El proyecto atiende los reclamos de las entidades más representativas. Según la Federación Empresaria Hotelera de Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), el sector registra la crisis más grande de los últimos 40 años con 12 mil restaurantes y hoteles que cerraron por la pandemia; mientras que, por el efecto de la primera cuarentena, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) calculó el cierre de más de 90 mil comercios, 41.200 pymes y la pérdida de más de 180 mil puestos de trabajo. 

El objetivo del proyecto es determinar medidas económicas, fiscales y financieras de sostenimiento del empleo, para los emprendedores y las PyMES por el término en que el Poder Ejecutivo nacional disponga la restricción de actividades como medidas de prevención epidemiológica y sanitaria. “Buscamos generar reglas claras para los sectores económicos más castigados por las consecuencias del aislamiento. Esas reglas implican un esfuerzo compartido”, expuso Orrego. 

Por último, el proyecto acota el poder de decisión discrecional que tiene actualmente el Poder Ejecutivo de decidir, de acuerdo al humor social y a otras circunstancias coyunturales, con qué herramientas sale a compensar las pérdidas de las PyMEs, seleccionando a los beneficiarios e imponiendo requisitos que luego son imposibles de cumplir.

El proyecto lleva las firmas de los diputados de Juntos por el Cambio Cristian Ritondo, Gabriela Lena, Federico Frigerio, David Shelereth, Francisco Sánchez, Jorge Enríquez, Gabriel Frizza, Gustavo Hein, Eduardo Cáceres, Dina Rezinovzky, Juan Aicega, Camila Crescimbeni, Soher El Sukaria, Lidia Ascarete y Alicia Terada.

Medidas automáticas para Fase 1

Determina el descuento obligatorio de los días de alquiler durante fase 1, previendo beneficios especiales ante la posible vulnerabilidad del propietario

Suspende la iniciación y continuidad de los juicios de ejecución fiscal y medidas preventivas para el cobro de los impuestos y obligaciones de la seguridad social por todo el periodo 2021.

Instrumenta una ampliación de la moratoria hasta el 31 de julio de 2021.

Suspende automáticamente el cómputo de cargos impositivos, financieros y patronales cuando el Poder Ejecutivo Nacional establezca la paralización de actividades por “Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio” en Fase 1.

Cadenas de Pago: Habilita crédito en descubierto sin ningún tipo de punitorio ni comisión, para cheques emitidos hasta 90 días posteriores de la finalización de cada periodo de aislamiento obligatorio.

Permite deducir del Impuesto a las Ganancias, la inversión neta de los salarios de los empleados que no prestan servicios por ser considerados sectores de riesgo.

Otorga crédito a tasa cero para el cumplimiento del pago de aguinaldos.

Exime del pago proporcional del monotributo durante los plazos previstos que impidan el desenvolvimiento de sus actividades.

Disposiciones permanentes para el sostenimiento del empleo

Define aportes patronales por zona con una nueva fórmula de medición por desarrollo económico, distancia a puertos, densidad de población, indicadores de NBI, índice de salarios y niveles de desocupación, entre otros.

Incentivo al consumo y comercios de barrio

“Ahora 12” sin costo financiero por el término de un año para comercios registrados como PyMES .

Prorroga por un año el recambio obligatorio de los controladores fiscales dispuestos por la AFIP.

Cobro con tarjetas: Instrumenta la acreditación con un máximo de 72 horas hábiles; terminales electrónicas sin costo; la eliminación del régimen de retención del Impuesto a las Ganancias y la exclusión de comisiones para las operaciones con tarjetas de débito para las micro y pequeñas empresas de comercio y monotributistas, para poder motivar su incorporación.

Legisladores del Frente de Todos repudiaron los ataques al gobernador Bordet

Diputados y un senador oficialistas se manifestaron en contra del escrache realizado por manifestantes anti cuarentena este martes.

Los diputados Carolina Gaillard, Mayda Cresto, Blanca Osuna y Marcelo Casaretto y el senador Edgardo Kueider expresaron su repudio a los ataques e intimidaciones sufridos este martes por el gobernador Gustavo Bordet en su vivienda familiar.

Manifestantes anti cuarentena realizaron un escrache frente a la casa del mandatario entrerriano. “Los legisladores nacionales por el Frente de Todos rechazamos cualquier manifestación violenta por resultar atentatoria de la democracia”, expresaron. 

La violencia, a través de una manifestación, intimidación o escrache nunca es la forma de construir mejores soluciones para una sociedad que está atravesada por una pandemia que requiere tomar medidas para preservar la salud y la vida de las personas en primer lugar”, enfatizaron al tiempo que se solidarizaron con el gobernador y su familia.

Vallejos reclamó una cuarentena de carácter general

“Hay que actuar antes de que sea demasiado tarde”, afirmó la legisladora kirchnerista, que suele expresar el pensamiento que impera en el Instituto Patria.

La diputada del Frente de Todos Fernanda Vallejos instó a adoptar disposiciones más severas para detener la segunda ola de contagios, complementadas por medidas económicas para los sectores sociales y productivos afectados. Y pidió que la circulación quede limitada a las actividades estrictamente necesarias. “Se trata de evitar una tragedia mayor y salvar todas las vidas cuya pérdida podamos evitar”, enfatizó.

Frente a la segunda ola de la pandemia y la incesante ocupación de camas de cuidados intensivos, la diputada Fernanda Vallejos abogó por medidas más estrictas para evitar mayores contagios y muertes. “Los datos de la realidad hablan por sí solos, tornando ocioso cualquier debate. Hay que actuar, antes de que sea demasiado tarde. Medidas de cuidado, restrictivas y estrictas, que impongan una cuarentena de carácter general, son imperiosas”, reclamó la legisladora.

Este viernes vence el DNU que estableció las medidas que rigen para frenar el acelerado ritmo de contagios. Desde que Alberto Fernández anunció la segunda ola, el 7 de abril, hasta hoy murieron 5.255 personas (total 62.087), se confirmaron 429.609 nuevos casos y la ocupación de camas de cuidados intensivos en el país subió del 58,1% al 67,7%, y en el AMBA -la zona más afectada- del 64,5% al 76,2%.

Otro dato de la segunda ola es que afecta con mayor virulencia que el año pasado a niños y adolescentes. Por caso, en la CABA, en el grupo de 0 a 19 años desde el 1º de marzo hasta mediados de abril hubo un aumento del 450% en los contagios, puntualizó María Rosa Bologna, jefa del Servicio de Control Epidemiológico e Infectología del Hospital Garrahan.

En este marco, Vallejos sostuvo que “la circulación debería quedar limitada a aquellas actividades que resulten estrictamente necesarias para la reproducción de la vida de la comunidad”. Y remarcó la necesidad de “extremar los protocolos y su control y cumplimiento en los ámbitos donde sea imprescindible mantener la presencialidad”.

Entre estas medidas, resaltó la virtualidad en la educación, el cierre de fronteras terrestres, excepto el transporte de mercancías e insumos indispensables, con la debida protocolización y exigencia de testeo para quienes entren o salgan, así como la suspensión de vuelos.

Su postura va en sintonía con las declaraciones del ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, quien enfatizó que la situación en el AMBA es “crítica”. “Necesitamos medidas drásticas, de 15 días por lo menos, con un cierre muy fuerte de la circulación de personas y, por lo tanto, del virus”, resaltó. Por su parte, el gobernador Axel Kicillof afirmó que “el número de contagios está creciendo a un nivel que satura la capacidad de respuesta de muchos hospitales públicos y privados”. Y pidió extremar los cuidados mientras avanza el plan de vacunación.

De la mano con disposiciones más rigurosas, Vallejos subrayó que resulta imperioso acompañarlas con “medidas económicas necesarias para garantizar el sostenimiento de los sectores sociales y productivos afectados en sus ingresos y nivel de actividad, durante el tiempo que deban sostenerse las medidas”.

Hace dos semanas, para sostener el apoyo del Estado a los sectores más afectados por la pandemia, la economista había planteado dar la discusión en torno a generar una “política redistributiva drástica en materia tributaria”, donde sean las corporaciones y las élites económicas quienes hagan un mayor esfuerzo.

En otro orden, la presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva, Rosa Reina, afirmó este lunes que “el sistema de salud está tensionado, con instituciones que tienen el 100% de sus camas (de cuidados intensivos) ocupadas y otras que todavía tienen un margen de ocupación del 17 al 30”. Las advertencias de científicos y del sector privado de la salud también apuntaron en esa sintonía. “Si necesitás una cama ahora, tenés una cola de espera en el sistema privado”, alertó Claudio Belocopitt, presidente de la Unión Argentina de Salud (UAS).

“Se trata de evitar una tragedia mayor y salvar todas las vidas cuya pérdida podamos evitar. No hay costos -políticos, económicos ni de ninguna otra naturaleza- equiparables a la pérdida de vidas humanas”, concluyó Vallejos.

Nadie cree que el 30 se vayan a levantar las nuevas restricciones

Inesperadamente el jefe de Gabinete abrió el juego para que el que quiera acceder al mercado de vacunas lo haga. Quiénes se anotan en esa movida. La interna oficial se vio detrás de los anuncios presidenciales. Prevalecieron los moderados… por ahora.

Por José Angel Di Mauro

Cuando en un insólito exceso de optimismo el presidente Alberto Fernández anunció recurrentemente la llegada de millones de vacunas para antes de fin del año pasado, primero, y luego para el primer trimestre de 2021, no creía estar mintiendo. Tal vez sabía que exageraba, pero pensaba que en líneas generales lo que prometía podía cumplirse. Es lo que aseguran desde su entorno y no hay por qué ponerlo en duda. Aun cuando desde estas mismas páginas se advertía que por simple matemática debía inferirse la imposibilidad de cumplir con semejantes augurios, Fernández insistía.

Como sea, bajo ningún punto de vista imaginaba que las cosas podrían complicarse tanto con lo que interpretaba sería la bala de plata para la pandemia.

En el mar de dudas que plantea hoy el mercado de vacunas, los anuncios ahora resultan imprecisos, pero ciertamente más adecuados. Así es como Alberto Fernández anunció la última semana que estarán entrando “vacunas suficientes en la segunda mitad de abril”. Ergo, ya no se arriesga a tirar cifras y lo que venga será bienvenido, aunque se descuenta que no alcanzará.

De lo que no queda duda es que el novedoso giro discursivo dado en la semana por el jefe de Gabinete, respecto de la posibilidad de que cualquiera que se lo proponga tiene vía libre del gobierno nacional para acceder al mercado de vacunas, tiene una intencionalidad bien específica. Porque hasta ahora el Poder Ejecutivo Nacional no había dejado dudas en ese sentido. Desde el inicio de la pandemia con la centralización de la compra de respiradores, esta administración dejó claro que monopolizaría esas negociaciones. Y hasta parecía razonable. Al anunciar Santiago Cafiero que la ley no prohíbe a otros estados ni a privados, comprar vacunas, trasparentó el deseo del gobierno de socializar ahora las responsabilidades en una materia en la que claramente hasta ahora ha fracasado.

Como estrategia es más previsible que comprensible, pero así y todo no cayó bien en sectores duros del oficialismo  que se inquietan al pensar en la posibilidad de que el enemigo Horacio Rodríguez Larreta pueda acceder a la vacuna de Pfizer. El solo pensar eso les quita el sueño, imaginando la repercusión electoral de semejante movida. Para el jefe de Gobierno es todo un desafío, pero no le sobran recursos para eso y Nación lo sabe.

Más práctico, el gobernador bonaerense tiene otra visión y trascendió que ya habría contactado a privados para explorar la posibilidad de que a través de sus casas matrices en el exterior puedan acceder a vacunas que compartan con la Provincia. Tanto para Axel Kicillof, CABA, Córdoba o los distritos que analicen iniciar negociaciones propias por vacunas, la posibilidad de conseguirlas en lo inmediato es realmente imposible; en el mejor de los casos, lo que puedan acordar será para fin de año. Pasadas las elecciones, para más datos.

Si bien es cierto que los últimos embarques arribados permitieron engrosar la provisión de vacunas, hace días que no llega nada y no hay confirmación de más dosis en camino, salvo el referido comentario presidencial. De ahí que se hayan escuchado advertencias sobre el stock restante: la Ciudad tiene hasta el viernes que viene, mientras que en la Provincia las vacunas alcanzan hasta el miércoles, según precisó el ministro Daniel Gollán.

La pandemia es la principal obsesión del gobernador Kicillof, quien no se anda con chiquitas a la hora de graficar la segunda ola. Habló de “tsunami”, y se sabe que era partidario de restricciones más extremas que las finalmente dispuestas por el Estado nacional. Por eso fue que este fin de semana habilitó a través de un decreto medidas que van más en sintonía con lo que él sugería instrumentar al menos en el AMBA. Se sabe que el gobernador está enojado con Martín Guzmán, por haber dicho hace pocos días que “hoy la economía no podría soportar una cuarentena estricta como la que se implementó en marzo de 2020”. Pero el ministro de Economía está convencido de ello, y ese pensamiento se tradujo en el Presupuesto 2021, donde no figuran prevenciones respecto de la segunda ola que ya está entre nosotros. No hay  presupuestado IFE, ni ATP, y las previsiones de crecimiento no tienen en cuenta un nuevo encierro que vuelva a paralizar la economía.

En eso deberían estar de acuerdo todos en el oficialismo, ya que este es un año electoral y se sabe que las elecciones son la verdadera gran obsesión del Frente de Todos. En ese marco es que se consideró siempre a las vacunas como un instrumento de la campaña. Así y todo, Kicillof está enojado con Guzmán, con el que mantiene una disputa subterránea. En el gobierno paralelo que se le asigna tener a Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador bonaerense vuelve a ser su ministro de Economía.

La asistencia a las empresas vía ATP volverá a través de los Repro, pero ese sector considera un error afirmar en que no se va a reflotar el IFE. “Algo tenemos que hacer”, se insiste y el Presidente ha encomendado encontrar instrumentos para asistir a los que serán afectados por las nuevas restricciones. Como sea, el problema es que nadie piensa que las medidas anunciadas el miércoles por el Presidente desde los jardines de Olivos -hubo coincidencia en que las imágenes difundidas por la propia Presidencia de la grabación del mensaje de un Alberto Fernández transitando su quinto día con Covid dieron una fuerte sensación de soledad presidencial- vayan a ser levantadas el 30 de abril. Dependerá de que bajen los contagios, se ha dicho, y nada hace presumir eso.

Infectóloga del Hospital Muñiz, la doctora Gabriela Piovano consideró “insuficientes” las restricciones anunciadas, entre las que ella hubiera agregado la suspensión de clases presenciales. Alertó que el incremento de casos se mantendrá de manera constante durante los próximos 20 días, y no descartó que se pueda llegar a los 100 mil casos en una sola jornada.

El pico de lo que ahora podríamos considerar “la primera ola” fue en octubre, con 18.326 casos, pero toda comparación es incompleta si se tiene en cuenta que el número de testeos ha sido siempre irregular. Hoy se está testeando tres veces más que en ese mes de octubre, pero así y todo sigue siendo un número insuficiente.

En ese contexto se descuenta que las restricciones anunciadas esta semana se extenderán más allá de fin de mes, pero también que puedan anunciarse medidas más contundentes, habida cuenta la ascendencia que en este gobierno tiene el ala referenciada en la vicepresidenta. Esta vez prevalecieron los moderados, pero en base a los antecedentes nada indica que esa sea la postura definitiva.

Si la segunda ola es, como anuncia Kicillof y abona la doctora Piovano, un tsunami, se plantean interrogantes respecto al cronograma electoral del presente año. Finalmente el gobierno oficializó su oferta a la principal oposición y el viernes se presentó un borrador del proyecto para votar un mes después, tanto en las PASO, como en las elecciones generales de octubre. Juntos por el Cambio analizará esta semana si acepta o no la propuesta, que ya es ganancia para el oficialismo en cuanto a que el tema genera grietas dentro de la oposición.

reunion wado de pedro juntos por el cambio elecciones paso

En la previa del encuentro con Eduardo “Wado” de Pedro, el presidente de la Cámara de Diputados había hablado de la posibilidad de suspender las primarias o realizarlas el mismo día de las elecciones generales, en una suerte de Ley de Lemas, pero finalmente quedó como una propuesta de máxima para después negociar algo más razonable. Puestos a recibir algo a cambio para llevar luego a la mesa de negociación dentro de JxC, los jefes parlamentarios de la oposición sugirieron implementar la boleta única, pero el ministro del Interior aclaró que puestos en marcha los procesos licitatorios correspondientes, eso ya no es posible. Quedará para más adelante. O sea nunca.

Más productivo le resultaría a la oposición proponer una prenda de buena voluntad más viable, como la aprobación del voto postal, que regía por decreto de Macri, que este gobierno acaba de derogar, argumentando que no se puede legislar por decreto en materia electoral. Se ve que a nadie se le ocurrió.

Más allá de los halcones de Juntos por el Cambio que no quieren postergar las elecciones porque “a este gobierno no le creemos nada”, se descuenta que terminarán aceptando, sobre todo porque el oficialismo cuenta con los votos de la mayoría del resto de la oposición para aprobar la modificación en Diputados (en el Senado sale con fritas).

Está también el antecedente difundido por el Institute for Democracy and Electoral Assistance (IDEA) que precisó que entre el 21 de febrero de 2020 y el 28 de marzo de 2021, 78 países y territorios del mundo postergaron sus procesos electorales. Eso sí, la gran mayoría luego los llevó adelante.

El año de los espejos rotos

Por Daniel Bosque. A un año del comienzo de la cuarentena, el periodista repasa los tumultuosos acontecimientos signados por el avance de la pandemia.

“A partir de este momento, todos tienen que quedarse en sus casas” (Alberto Fernández, 20/03/2020). 

(En homenaje a los médicos y trabajadores de la salud, frontera ejemplar de la pandemia). 

Feliz aniversario, podría decirse, porque todavía cantamos. La sensación es íntima y cada uno sabe cómo le impactó este drama que no quiere apagarse. Sacando a los bizarros que se inflan con que nunca les fue tan bien, el inmenso rebaño se lame las heridas y no deja de prender velas. 

La astronomía acaba de mostrarnos su última novedad: la Tierra, por las energías cósmicas, es una esfera imperfecta y además super elástica. Linda metáfora la del globo desigual para leer a América Latina, que ha retrocedido varios casilleros/años en 12 meses de terror, mientras espera todas las malas noticias posibles sobre cepas, confinamientos, colapsos hospitalarios y vacunas en el invierno por venir. 

A esta altura, un gran padrón social, ya contagiado o no, desconfía de los machos alfa. Porque le campea la idea de que sus gobernantes se han servido del miedo para rigorear largos meses de tristeza y crueldad memorables. “Hemos ido aprendiendo, el coronavirus nos tomó por sorpresa” se auto exculpan funcionarios y voces de la salud en la región, algunos de los cuales han desaparecido de escena después de haber pontificado con soberbia en otoño-primavera-invierno 2020. 

Siempre le pilla cerca a esta tecno burocracia la coartada fácil de echarle la culpa a “la gente”, ese soberano indolente y promiscuo, después de haberlo sometido – perezas, corruptelas y chapuzas mediante – a empobrecimientos y humillaciones varias. Suena a injusto con quienes se ufanan de haber “salvado miles de vidas”, pero el peine fino deja muchas liendres a la vista. Como la indolencia fácil con que las capas más débiles de la sociedad han sido empujadas a bajar varios escalones y a los tumbos. Un plus de pobreza e indigencia inocultable en cualquier rincón latinoamericano. 

La mueca triste. Es que este ciclo de marchas atrás y penurias ha coincidido en varios países de la región con cambios de signos ideológicos en el poder. “El populismo es un cáncer”, dicen unos. “Cállense neoliberales vendepatrias”, replican los otros. En un mar de simplicidades y sentimientos religiosos que impiden el libre acceso del sentido común y la libertad de conciencia al interior del cráneo 

Estas nomenclaturas políticas, los mandatarios y sus mandantes de una vertiente y otra, cada vez más acérrimas, se han mostrado alarmistas o negadores frente a la pandemia, en una gama de grises que todos conocen. Sin embargo, sus acciones cotidianas y discursos tienen un rasgo común: están a años luz de la angustia visceral del ciudadano de a pie, desde sus cristales polarizados y el cuchicheo dulzón de los alcahuetes.  El as de espadas de las proclamadas izquierdas y derechas empoderadas está en sus látigos y billeteras, medios y redes, sostenes y dádivas, capaces de convencer a escépticos y famélicos 

Justamente, la epidemia y sus emergencias sanitarias consecuentes han sido ocasiones perfectas para el pelechar de las burguesías del Estado, una amplia franja que habita una suerte de “riqueza informal” que no aparece en Forbes ni Guiness. Colectivos lanzados al torniquete fiscal de los otros. Y a gastar dineros públicos sin auditorías fiables porque lo primero es la salud del pueblo querido. Además de sofisticar el control ciudadano. El problema no es el software, sino quién y para qué te vigila. 

Cada quien lo vibra con sus tripas. Sentimos el fantasma de la neumonía y el olor de la muerte rondando la esquina. Necesitamos asirnos a esperanzas y reinventarnos la bendita zona de confort, tras ver a los amos chinos y a los magnates de Occidente jurarnos por su madre de que el mundo nunca volverá a tener aquel brillo de la ilusión. Esa que nos hacía ir al supermercado, soñar con subirnos a un avión, narcotizarnos con internet y sobre todo no tenerle miedo a las multitudes y a los abrazos. Como un espejo que se triza, el mensaje remachado de que ya nada será igual es la gran victoria de los poderosos. Más importante de que se hayan quedado o se vayan a quedar con tus ahorros, tu trabajo y tu libertad, es la apropiación de tu cabeza. 

¿Qué es más importante? ¿Este presente o cómo será la post pandemia? En cubierta viajan las clases medias, desfinanciadas que pueden pensar el día después. No pocos creen haber encontrado el elixir en la nueva normalidad de teletrabajos y comercio electrónico. La tribu que anhela con huir de las ciudades y forjar una vida sin gluten, eólica y solar. 

Enfrente, apretados en los trenes, hacinados en sus barrios sucios, con malos trabajos o sin, y sin futuro, están los otros. Son muchísimos más y quedaron cada vez más lejos, tal como dicta el aislamiento estatal controlado por las apps. 

La pandemia está haciendo ebullir la sopa de verdad y realidad. Así tengas excedentes para soñar lo que viene o sólo te abrigue la angustia de no saber qué comerás hoy. Mientras, crecen por arriba las noblezas sofisticadas del siglo 21, que juegan a diseñar lo que viene tras el reseteo monumental y el desenlace de las luchas por el Nuevo Orden incierto. 

Smile please. Como en las olimpíadas, cada país enfrenta el segundo año del virus con sus dietas, entrenamientos y anabólicos. A esta parte del mundo le toca esta versión folklórica de la globalidad. Los que sobrevivan a fiebres y mortajas de esta fatalidad o experimento, deberán enfrentarse a un mundo repleto de oportunidades para pocos, miserias y miserables. 

Es todo un desafío para la dignidad asediada, esa que el Covid-19 y sus vocerías exigen abandonar. Ora et labora, o a Dios rogando y con el mazo dando como decimos en el barrio. No te rindas y sonríe. Te estamos filmando. 

Un diputado formoseño con hisopado negativo fue obligado a hacer cuarentena al regresar a la provincia

Se trata del radical Mario Arce, quien volvió a Formosa tras participar de la sesión del 11 de febrero y ahora cumple el aislamiento en su domicilio. Mario Negri y Luis Naidenoff presentaron un habeas corpus.

Una nueva disposición del gobierno formoseño encendió luces de alarma en la oposición: el diputado nacional de la UCR Mario Arce fue obligado a realizar aislamiento obligatorio por 14 días al ingresar a la provincia de Formosa a pesar de estar exceptuado y contar con hisopado negativo, lo que motivó al radicalismo a presentar un recurso de habeas corpus.

Arce participó presencialmente de la sesión del 11 de febrero en la Cámara baja y dos días después, al regresar a su provincia, fue obligado a realizar la cuarentena en su domicilio a pesar de que, según informaron fuentes del bloque, “ya lleva cuatro hisopados con resultado negativo y ha cumplido con todos los protocolos sanitarios”.

A raíz de esta situación, presentaron una acción de habeas corpus los líderes parlamentarios de la UCR, Mario Negri  y Luis Naidenoff, junto al titular del partido, Alfredo Cornejo, y el presidente del Comité provincial, Martin Hernández, con el patrocinio letrado de Ricardo Gil Lavedra, Juan Montoya, y Gustavo Menna.

Los dirigentes remarcaron que el artículo 6 del DNU 297/20 indica que “quedan exceptuadas del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio y de la prohibición de circular, las personas afectadas a las actividades y servicios declarados esenciales en la emergencia”, tales como los representantes del Congreso Nacional.

También citan, en el mismo sentido, el decreto provincial 100/20, en su artículo 5, punto 25, que se interpreta de manera conjunta con la citada norma nacional.

Estamos dando la batalla donde hay que dar y a los abusos le respondemos con acciones concretas. Buscamos sentar una nueva jurisprudencia que pueda ser utilizada por cualquiera de los 640.000 formoseños. El camino es la Justicia y si es necesario llegaremos hasta las últimas consecuencias recurriendo a la Corte Suprema de Justicia de la Nación y organismos internacionales”, señaló Arce.

Asimismo, informó que se presentaron pruebas ante el Juzgado Federal sobre situaciones donde el propio gobernador Gildo Insfrán, su vice, Eber Solis, y otros funcionarios “se valen del decreto nacional y provincial para salir y entrar a la provincia sin problemas, pero cuando lo hacen opositores hay una intencionalidad política de imponer órdenes y restricciones que no tienen un fundamento legal, siendo que las normas se aplican para todos por igual sin distinguir el color político”.

El juzgado competente ya solicitó a la provincia que informe sobre esta situación, y en breve se fijará una audiencia para resolver el caso, adelantó el diputado Arce.

La desobediencia civil, el temor que llevó a desechar cerrar la noche

El vodevil recreado en torno al toque de queda que no fue no hizo más que mostrar los temores del gobierno por una segunda ola que lo encuentra sin alternativas. La cuarentena fue muy extensa y severa como para recrearla en cualquier formato. Paralelamente, todo se mide a esta altura en términos electorales.

Por José Angel Di Mauro

Una de las críticas más enfáticas que se le hacían al gobierno en plena vigencia del ASPO era que “se enamoró de la cuarentena”. Como sea, lo cierto es que en un momento dado concluyeron que era tiempo de dar vuelta la página y comenzar a hablar del “post pandemia”. Algunos de los que sostenían esto son los que le insistían al Presidente para que dejara Olivos y comenzara a mostrarse en actos públicos -no videoconferencias-, y que fuera más seguido a Balcarce 50.

Así se llegó al DISPO y para tranquilizar espíritus se puso énfasis en la vacuna. Ese fue otro error del gobierno: alardear demasiado con el tema, que por un lado llevó a la gente a convencerse inconscientemente de que la pandemia era un problema superado, y por otro no asegurarse las dosis prometidas, ni tampoco los proveedores correspondientes. El poco explicado desacuerdo con Pfizer y la casi exclusividad concedida finalmente a la Sputnik V -autorizada por el Ministerio de Salud en lugar de la ANMAT-, contribuyeron a llenar de dudas un espacio donde no debería haberlas.

A propósito, ahora suena fuerte un entendimiento con China para asegurarnos millones de dosis de su vacuna, lo cual lleva a relacionar las “exigencias inaceptables” de laboratorios privados a la disponibilidad del país para hacer efectivos los pagos correspondientes, problema que se soslaya cuando la relación es entre estados.

Así y todo, aun con vacuna el mundo tardará un tiempo prolongado en sacarse de encima esta pandemia, y la vuelta de página ante el problema era más una expresión oficial de deseos que un hecho concreto. El rebrote, ya es una realidad certificada por cuatro días consecutivos con más de 13 mil casos detectados; los muertos rara vez bajan de los 150 diarios y al paso que vamos antes de terminar febrero habremos superado los 50.000. Con suerte.

Ya era una sensación, pero los últimos días quedó claro que el gobierno no tiene un plan B para una pandemia que ni siquiera figura en el Presupuesto 2021. Y eso que tenemos a Europa, que en esta cuestión sigue siendo un espejo que adelanta, pero en el gobierno no quieren saber nada de “segunda ola”. Los países del Primer Mundo, que están en invierno y penando con un virus aun más virulento, vuelven a cuarentenas estrictas, o en casos como Alemania, imponen reclusiones que antes habían evitado. Pero acá ya no hay espacio para una cuarentena como la del año pasado. No hay margen social para acatarla, ni economía que aguante otro encierro. Y menos en un año electoral.

Como sea, la prioridad es salvar las vacaciones. No hay recursos para repartir IFE y ATP en las zonas turísticas de todo el país si la temporada se arruina. Por eso siempre se pensó en el gobierno en marzo como una fecha bisagra: fin de las vacaciones y entrada al otoño. Pero para entonces esperan que la vacuna ya esté haciendo su efecto. No es lo que nos cuenta la experiencia europea.

En este marco los contagios están camino al nivel del pico de casos, y se teme que en los próximos días suban más, producto de las fiestas de fin de año. La propuesta del gobierno de implantar una suerte de toque de queda convencía a las autoridades, aunque no tal terminología. Pero desde que empezó a circular la idea se notaron resistencias, sobre todo del sector gastronómico, que a duras penas sobrevivió a la cuarentena. Los restaurantes no podrían soportar perder la noche, que es lo que representaría cerrar a las 23.

Ya no hay espacio para una cuarentena como la del año pasado. No hay margen social para acatarla, ni economía que aguante otro encierro. Y menos en un año electoral.

Ya hemos dicho que no hay peor cuarentena que la que no se cumple. Y si lo dijimos es porque se veía venir el conato de desobediencia civil que se plasmó en las horas previas a la difusión del DNU cerrando la noche en todo el país. Algunos mandatarios (CABA, Córdoba y Mendoza) se adelantaron a expresar su rechazo. El gobierno, que ya tiene problemas con lo del poder “bifronte”, no podía darse el lujo de una desobediencia generalizada que lo debilitaría mucho. Además, no sonaba bien cargar las tintas sobre la juventud, mercado electoral que el kirchnerismo considera mayoritariamente afín. Por eso la demora en la difusión del decreto. Iba a anunciarse el jueves y quedó para el día siguiente, con una versión muy lavada y difusa; tan solo sugerencias para que cada gobernador decida. Una forma de compartir responsabilidades y riesgos. Por eso tampoco estuvo el Presidente en los anuncios, contradiciendo la estrategia oficial habitual.

Las vacilaciones también se ven en la postura del gobierno bonaerense, originalmente el más propenso a cerrar.

El gobierno, que ya tiene problemas con lo del poder “bifronte”, no podía darse el lujo de una desobediencia generalizada que lo debilitaría mucho.

La Ciudad de Buenos Aires no tuvo nunca dudas respecto de no cerrar la noche, aunque hizo el gesto de disponer el cierre comercial a partir de la 1. En la previa los gastronómicos se habían pintado la cara y desde la sede de Parque Patricios les dieron garantías en sentido contrario. Ya quedó atrás el tiempo de la sintonía porteña con Nación y Provincia. Hoy la guerra es de baja intensidad pero persistente: el jefe de Gobierno desechó la invitación de Nación para sentarse a negociar con los funcionarios nacionales tal cual estableció la ley sancionada por el Congreso, donde a instancias de los diputados cordobeses se introdujo un cambio a la media sanción del Senado para abrir una instancia de negociación de 60 días para avanzar en un convenio que defina el monto de la transferencia anual para solventar el traspaso de la policía a la Capital. Larreta considera que sentarse a negociar conspiraría con la presentación judicial de CABA ante la Corte Suprema.

El rechazo de la Ciudad al “toque de queda” nocturno hubiera marcado una nueva toma de distancia con la Nación, pero obedecía además a la necesidad del distrito: el comercio es una fuente de ingresos clave y se potencia ante la quita de recursos.

A propósito, esta semana se supo que YPF puso en venta su edificio corporativo de Puerto Madero, una icónica obra del arquitecto César Pelli, por la que se promocionó que la empresa estima poder llegar a embolsar unos 400  millones de dólares. La decisión fue enmarcada en la estrategia de la petrolera de concentrar recursos en el núcleo del negocio, la producción de energía, y financiar con los recursos que puedan ingresar de la operación inmobiliaria parte del plan de trabajo. Se habló también de una medida para “engrosar la política de austeridad y gestión eficiente” adoptada para esta etapa. Amén de ello, un legislador porteño recuerda que en el debate en el Senado sobre los fondos de CABA un legislador de La Cámpora se preguntó porqué razón YPF tenía que tributar en la Ciudad, donde “no hay ni un pozo petrolero”. A partir de entonces, no debería sorprender que la compañía traslade su sede por ejemplo a Neuquén, para dejar de garantizarle ingresos a la Ciudad. El kirchnerismo suele mostrar sus cartas antes de jugar.

Todo va a parar a la grieta

Hablamos ya del año electoral y eso está patente en cada acción de unos y otros. Desde la oposición adelantando su rotundo rechazo a cerrar la noche aun cuando no se había resuelto nada, a la difusión del descontrol en las playas en municipios gobernados por intendentes de JxC. En cada movimiento, propios y extraños ven y denuncian conspiraciones. Con cruces de acusaciones por vacunas que se echan a perder; e intendentes opositores que cuestionan la distribución de las vacunas a través de hospitales provinciales y su aplicación en colegios, cuando hay centros de atención primaria y vacunatorios municipales más adaptados precisamente para ese fin. Todo vale para ensanchar la grieta.

Quedó claro en el arranque mismo del año con los casos Piparo y Donda. Distintos, pero ideales para reagrupar a los dos bandos. En el primero, se aprovecha la movida para tratar de sacar de circulación a una eventual candidata a intendente en la capital provincial; en el otro, pegarle al gobierno donde puede dolerle. Tuvo que salir el Presidente a pronunciarse y, como no podía ser de otra forma, justificó a su funcionaria y minimizó la gravedad del caso. Tiene sentido: si algo tiene claro el Frente de Todos es la necesidad de mantener la unidad a como dé lugar. No hay oportunidad en que no lo tengan en cuenta y lo repitan. Más allá de las inocultables diferencias, tienen la convicción de que “unidos somos invencibles” y eso es innegociable, en términos electorales.

Puede llegar a entregar Alberto la cabeza de María Eugenia Bielsa, una figura muy ponderada por él como, pero a la sazón una librepensadora sin línea interna. Donda en cambio acaba de integrarse a “En común”, una rama del Frente de Todos con mucho de albertismo en su interior. “Vicky no se va”, confió a este medio una fuente oficial cuando el caso escalaba, y el correr de los días le dio la razón.

Asseff sobre las restricciones nocturnas: “No se debe generar miedo en la población”

El legislador nacional de JxC reconoció la necesidad de que el Gobierno preserve la salud pública, pero sostuvo que “está mal amenazar al país, aterrorizarlo con un toque de queda nocturno, como si el virus fuera noctámbulo”.

El diputado nacional de Juntos por el Cambio Alberto Asseff se refirió a la posibilidad de que el Gobierno imponga restricciones nocturnas, y manifestó que es “conscientes de la necesidad de preservar la salud pública”, pero que “está mal amenazar al país, aterrorizarlo con un toque de queda nocturno”. 

El legislador señaló que “desde el primer momento dijimos que esta preservación tenía que combinarse con un extremo cuidado de la actividad económica y el trabajo de los argentinos. No es cierto el falso dilema entre economía y salud. Las dos son necesarias y deben ser combinadas, ese es el arte de gobernar”. 

En este sentido, sostuvo que “está mal amenazar al país, aterrorizarlo con un toque de queda nocturno -como si el virus fuera noctámbulo- cuando el virus está de día, en las aglomeraciones, en las reuniones multitudinarias no en un restaurante con veinte personas o en un bar con quince. O en un comercio, con cinco”. 

Y continuó: “Por eso finalmente, parece que las protestas del pueblo, de los comerciantes y empresarios, terminó golpeando en la Casa Rosada y el resultado es un decreto de recomendación. Bienvenido que hayan escuchado al pueblo; pero no puede ser que hayan armado como lo hicieron. Porque el deterioro ya está producido”. 

Finalmente, Asseff sostuvo que la actividad turística en el país “ya está afectada, porque la gente tuvo miedo. El miedo es lo peor que puede generar un gobierno”. 

Intiman a Cafiero y De Pedro por la situación en Formosa y Santiago

Maximiliano Ferraro llamó a los funcionarios a “frenar e intervenir en las graves violaciones a los derechos humanos” que ocurren en esas provincias, y les advirtió: “Ustedes serán pasibles y responsables de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos”.

El presidente del bloque de diputados nacionales de la Coalición Cívica ARI, Maximiliano Ferraro, intimó este martes al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y al ministro del Interior, Eduardo De Pedro, a actuar de forma “urgente” para “frenar e intervenir en las graves violaciones a los derechos humanos que se vienen sucediendo en las provincias de Formosa y Santiago del Estero”. “De lo contrario les advertimos que ustedes serán pasibles y responsables de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos”, alertó.

En una nota enviada este martes a Cafiero y De Pedro, Ferraro indicó que “en dichas provincias los gobiernos locales han adoptado supuestas medidas sanitarias que son inconstitucionales y vulneran los derechos más fundamentales”, en el marco de la pandemia causada por el coronavirus.

“Me dirijo a ustedes a fin de intimarlos, con carácter de urgente, a actuar conforme a funcionarios de un estado de derecho con todas las herramientas que la ley les otorga para frenar e intervenir en las graves violaciones a derechos humanos que se vienen sucediendo en las provincias de Formosa y Santiago del Estero”, exigió.

En la misiva, el presidente de la CC-ARI aseguró que “la situación inhumana que viven miles de personas, con más de 900 acciones judiciales presentadas, que ven afectada su libertad de circulación, sufren detenciones o demoras ilegales que en muchos casos pueden llegar hasta tipificarse en el delito de tortura o abandono de persona, son una afrenta a nuestra democracia y ordenamiento institucional”.

“Personas que deben cargar a sus hijos en brazos para llegar a sus casas, jóvenes que mueren ahogados por intentar cruzar a nado la frontera interprovincial, familias que no pueden reencontrarse, abusos de autoridad por parte de fuerzas policiales e incumplimiento de funcionarios públicos que implican claros delitos penales y, en algunos casos, imprescriptibles”, advirtió.

El diputado de la CC-ARI alertó además que “no pueden desconocer que la República Argentina tiene compromisos internacionales muy fuertes en respeto a los derechos humanos, pero más allá de eso, tiene un compromiso con su propia historia. Es urgente que en cumplimiento de sus funciones garanticen que los ciudadanos de cada provincia gocen de todos los derechos, privilegios e inmunidades inherentes al título de ciudadano en las demás”.

“Del mismo modo, deben cumplir que en todo el territorio de la Nación no existan más aduanas que las nacionales, y que en las fronteras interprovinciales exista el libre derecho de circulación y la capacidad de entrar, permanecer, transitar y salir”, afirmó en la misiva y agregó que “de lo contrario les advertimos que ustedes serán pasibles y responsables de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, abandono de persona y de las violaciones a los pactos de derechos humanos pertinentes como el Artículo 22 inc. 3 de la Convención Americana de Derechos Humanos, entre otros”.

“La situación desarrollada es preocupante y obliga a todos los miembros del Estado Federal a mantener el imperio del estado de derecho garantizando la forma republicana de gobierno en las provincias. Es por tal motivo que los intimamos a tomar cartas en el asunto y cese la inacción, pasividad y hasta complicidad con los gobiernos provinciales que laceran la dignidad de las personas”, finalizó Ferraro en la carta.

El intendente de General Viamonte defendió la decisión de retirar los controles de acceso a la ciudad

Franco Flexas dijo que “estamos en una etapa de responsabilidad individual y hay normas que perdieron sentido”. Otros cincos distritos también adoptaron la misma medida.

El intendente de General Viamonte, Franco Flexas, defendió la decisión adoptada junto a los municipios de Junín, Lincoln, Bragado, Rivadavia y Trenque Lauquen de retirar los controles en las rutas. 

En declaraciones a La Mecha por Radio Provincia destacó que “más allá que haya un crecimiento de los casos estamos en una etapa de responsabilidad individual y hay ciertas medidas que empiezan a perder sentido” y añadió que “en consonancia con el transporte que comenzó a funcionar, y el ingreso de turismo, resolvimos hacer lo mismo teniendo en cuenta que no se han detectado casos en algún control de acceso”. 

Flexas señaló que la medida “tiene que ver con no dificultar más la situación y que la gente que estaba en los controles en ruta esté dentro de la ciudad, nos parece más efectivo que se controle al interior”. 

“La mayoría de la gente está en favor de las flexibilizaciones y que cada uno se haga responsable de lo que hace, se viene el verano donde se puede estar en espacios abiertos para reunirse”, afirmó. 

En esa misma línea, el jefe comunal adelantó que, si bien “aún no fuimos incluidos en el plan de regreso a clases presenciales, creemos que es una necesidad inminente y lo estamos dialogando con la provincia”. 

Flexas sostuvo que “la responsabilidad desde el primer día es nuestra, el gobernador ha dicho fuertemente que somos los que sabemos lo que pasa en el distrito y hacemos lo que creemos que es mejor para nuestra gente. Pase lo que pase, la gente nos hace responsables a nosotros, aunque sean medidas que vienen de Nación y provincia, pero no echamos culpas”, concluyó el intendente. 

Hacia una apertura de la cuarentena responsable

Por Lucas Jaszewski. El presidente del partido Renovador Federal de CABA aboga por una apertura inteligente, y advierte le necesidad de que el país logre una verdadera reconstrucción económica “que haga foco en la movilidad social ascendente”.

Hoy, después de transcurridos más de siete meses de aislamiento, y por las circunstancias que estamos atravesando, como la curva en crecimiento de casos, dificultades económicas, conflictos sociales, consultas por trastornos psicológicos, aumento de la delincuencia, entre otras, debemos tener presente el deterioro del tejido social en lo económico, en lo social-psicológico y en lo sanitario. Por ello, mediante la implementación de un Aislamiento Responsable, Inteligente y de Emergencia sugerimos aplicar un modelo de convivencia donde se priorice la salud de la población, sin deteriorar la economía, ni dañar a la misma ante la pandemia de Covid 19. 

Es responsable si se llevan a cabo acciones preventivas individuales de contagios, principalmente logrando que la población cumpla con: distanciamiento social, correcta higiene de manos, uso adecuado de barbijos y máscaras de protección, cumplimiento de protocolos de bioseguridad, no realización de actividades que generen conglomeraciones, aplicación y readecuación de protocolos para las diferentes actividades productivas y sociales. Un aislamiento es inteligente sólo si se realiza en forma focalizada, con masividad de testeos de detección precoz de la enfermedad, separando los pacientes de acuerdo con la complejidad de los síntomas y siguiendo el R0 de los contagios.  

Las medidas económicas que acompañen este aislamiento deben ser de emergencia, a través de la intervención del Estado con un lock-out financiero, implementando acciones de activación económica para aquellos a los que la cuarentena los ha expulsado del mercado de la economía circular. Medidas como, por ejemplo: subsidios de sueldos completos, subsidios de cheques rechazados, subsidios de inversión productiva, orientado a comercios, PyMEs, y profesionales.  

Nuestro país tiene un problema económico, que se refleja en sus índices más duros: más de 50% de pobreza, y un 70% de PyMEs y empresas que están al borde de la quiebra. Con ello no se descarta que la salud es un valor prioritario y que debe ser garantizada por el Estado para toda la población. Pero aun habiendo reforzado el sistema de salud, todos nos encontramos expuestos a contraer el virus. Aunque hayamos acatado una cuarentena interminable, nuestro país se encuentra ocupando los primeros lugares a nivel mundial de contagios por cada 1000 habitantes. Entonces, es momento de frenar, evaluar, aprender y reencausar el rumbo.  

Los gobernantes que llevan adelante las decisiones de Estado deben hacerse cargo de las malas decisiones y praxis de los médicos infectólogos, sanitaristas y expertos que han asesorado en forma asimétrica las decisiones presidenciales. Tuvimos la oportunidad de encarar esta cuarentena con el diario del lunes, basándonos en la experiencia de otros países que atravesaron antes la crisis, y lo desaprovechamos, tomando decisiones que lastimaron a la Argentina en todos sus aspectos, como si nos hubiésemos basado en un manual de escuela primaria.  

Hoy Argentina necesita mediante el esfuerzo de cada sector, lograr una verdadera reconstrucción económica que haga foco en la movilidad social ascendente, donde vuelva a emerger la clase social, trabajadora y productiva. Siempre de las grandes crisis surgen las grandes oportunidades. No la desaprovechemos. Tenemos que tomar medidas contundentes para salvar vidas y usar la capacidad, la seriedad, el compromiso con un proyecto serio de país, para así salvar la economía. Todo esto es posible generando credibilidad, confianza, unidad de los argentinos y construyendo a largo plazo.  

La peor de las pesadillas para un gobierno en el pico de la pandemia

El presidente siempre alardeó de priorizar la salud por sobre la economía, aun sin tener en cuenta que una crisis preexistente representaba una amenaza demasiado seria en ese sentido. Hoy los datos son críticos en todos los niveles y lo pases de factura no tardarán en llegar.

Por José Angel Di Mauro

Advertido de que la anterior ampliación del ASPO fue comunicacionalmente errada -un mensaje de dos minutos leído por una locutora, hubo mucho reproche interno por eso-, el presidente volvió a las presentaciones en vivo, acompañado por gobernadores. Ya no por Larreta y Kicillof -esa imagen no volverá-, sino por tres mandatarios que le permitieran dar una imagen equilibrada, como la que conseguía en tiempos en que todo parecía mejor encaminado. Un peronista (Omar Perotti), un radical (Gerardo Morales) y un provincial (Omar Gutiérrez). Tres representantes de un interior que hoy está peor que el AMBA, una posibilidad que ni el gobierno ni sus asesores epidemiólogos imaginaban.

Lo hizo en la Casa Rosada, donde Alberto Fernández quiere mostrarse más ahora, cuestión de dejar de ser “el presidente de la pandemia”, si eso fuera posible. Hace rato que quisiera haber dado vuelta esa página. Septiembre era el mes límite hasta el que los más extremistas imaginaban que podría llegar a extenderse la cuarentena. Término que, eso sí, Alberto Fernández dejó deliberadamente de utilizar hace ya un tiempo. Las encuestas por ahora siguen acompañando al presidente, pero van en franco descenso. Un sondeo elaborado por Ricardo Rouvier indica que el manejo de la crisis sanitaria por parte de Fernández cuenta con el respaldo de casi 6 de cada 10 argentinos; sin embargo este apoyo continúa en descenso y cayó más de 3 puntos estos últimos días. Un informe de Analogías, encuestadora cercana al kirchnerismo, muestra por primera vez una opinión levemente mayoritaria en contra de las medidas que está tomando el gobierno para enfrentar la pandemia: la posición favorable, que en marzo llegaba al 94,7%, bajó a la mitad: 47,2%, en tanto que la negativa es más alta, con 47,4%, cuando era allá por marzo de 4 puntos.

Tampoco en el gobierno están conformes con los resultados del confinamiento. La Argentina ya está sexta en número de contagios y es el país con más muertos diarios. Sobre el final de la próxima semana el número de contagiados superará el millón… y eso que el  nivel de testeos es bajo. Deberían hacerse 50 mil pruebas diarias, y no llegan a la mitad.

El panorama de los epidemiólogos no es más alentador. Por el contrario, son muy autocríticos, aun en público. Advierten que el número de muertos ha terminado siendo alto, anticipan que hay un retraso en las cifras que debe rondar “los 1.500 muertos”, y atribuyen el elevado número de decesos a un nivel de circulación del virus demasiado elevado. “Una de cada 5 personas tiene Covid en CABA”, reveló un conocido infectólogo que asesora al presidente. En el Conurbano es uno cada 6. Y con resignación anticipa que “de los 4.000 pacientes que  hay hoy en las terapias, unos mil no van a volver”.

Tenían razón las autoridades suecas cuando tras la conferencia de prensa en la que el presidente argentino alardeó con nuestras cifras en comparación con las de la nación escandinava, recomendaron esperar a que la pandemia termine para sacar conclusiones. Hoy la Argentina tiene un número de muertos realmente elevado, estamos sextos en el mundial de contagios y la economía exhibe las lógicas consecuencias de seis meses de aislamiento. Una combinación letal que contrasta con aquella frase presidencial: “De la muerte no se vuelve, pero de la economía sí”. En rigor, cuando en esa misma entrevista Alberto dijo que prefería “tener un 10% más de pobres y no 100 mil muertos” por la pandemia, sabía que el número de pobres iba escalar, pero ni imaginaba que a esta altura superaríamos los 20 mil decesos, a un ritmo de más de dos mil por semana.

El Gobierno se escuda -y con razón- en decir que la pandemia afectó a todo el mundo y que todas las economías salen heridas. El detalle es que nuestra economía ya estaba en terapia… El Banco Mundial cerró la semana modificando sus pronósticos para la región. Ya había calculado para la Argentina una caída de la economía del 7,3%, pero ahora elevó ese porcentaje a 12,3: la peor recesión de la región después de Venezuela. En rigor, Latinoamérica será la zona más golpeada en términos económicos, y si bien a todos les irá mal, el impacto será menor en países como Chile (6,3%) y Brasil (5,4).

Hoy la Argentina tiene un número de muertos realmente elevado, estamos sextos en el mundial de contagios y la economía exhibe las lógicas consecuencias de seis meses de aislamiento.

Un 58% de los encuestados por Rouvier tiene expectativas económicas negativas, lo mismo que la expectativa inflacionaria: casi un 60% . El 43,5% descree que el Gobierno pueda controlar el precio del dólar.

Lo cierto es que más allá de la percepción social, la única verdad es la realidad y es la que el viernes mostraba un dólar blue sin techo, volando a un valor que más que duplica el oficial. Y en ese tema la pandemia es solo parte del decorado. Los problemas son más profundos y tienen que ver con la falta de confianza. Es lo que empezó a verse al día siguiente de las PASO. La tan negada devaluación, cada vez parece más inexorable.

Por el nivel de desconcierto, los observadores comparan este momento con septiembre de 2018 y ese fin de semana frenético en Olivos, del que salió la reducción de ministerios del gobierno de Cambiemos. Pero esa gestión promediaba la segunda parte de la mitad de su mandato y esta no ha cumplido un año.

Comparaciones al margen, hoy en el seno del Gobierno admiten que el número de ministerios es elevado y no descartan fusionar algunas carteras. En ese marco se dan las versiones en torno a una recomposición del gabinete. En el Instituto Patria son muy críticos y le bajan el pulgar a más de la mitad de los ministros: todos identificados con el Presidente. Las especulaciones incluyen al propio Sergio Massa, que nunca descartó sumarse al Gabinete en una segunda etapa, convencido de que el primer equipo sería “fusible”; pero no imaginaba que esa posibilidad se diera en este contexto, y descartaría la eventualidad de ser jefe de Gabinete de una administración tan parcelada.

El Gobierno admite la necesidad de un “reseteo”, pero para cuando arranque el pospandemia. Ahora, piensan, sería condenar a los designados a un interinato.

Cercano al Presidente, pero siempre refractario a la posibilidad de sumarse al Gobierno, Roberto Lavagna hizo saber a través de sus voceros que no ha cambiado de opinión, aventando versiones que lo mostraban calzándose el traje de bombero como en 2002. El exministro de Economía tiene claro que lo único comparable con ese tiempo es la gravedad de la crisis, pero el contexto no repite en nada las características de entonces. Más aún, se agravaron las razones por las que se fue entonces.

El nivel de segmentación oficial escaló los últimos días con el tema Venezuela. Como anticipamos la semana pasada, el Gobierno terminó enmendando en Ginebra lo que Carlos Raimundi había hecho en la OEA. Pero el dirigente frepasista sigue siendo embajador, y otra dirigente de esa fuerza, Alicia Castro, dio un portazo en un cargo para el que nunca había sido formalmente designada. La exazafata no es una dirigente periférica dentro del mundo K: fue embajadora en Venezuela cinco años, en pleno chavismo, y la representante argentina en Londres casi todo el segundo mandato de CFK. Hizo saber que el Presidente la llamó para pedirle sin éxito que reconsiderara su decisión. En Gobierno dicen que ese llamado no lo hizo Alberto.

Sin dejar de disfrutar las notorias discrepancias internas que generó ese voto en la ONU, la oposición ponderó tal actitud, aunque no deja de remarcar el rumbo errático de la  política exterior actual. Con una “no relación” con Brasil, mal clima que se extiende a los vecinos de la región de color político distinto al deseado. Y el punto máximo alcanzado en la elección del titular del BID, donde Argentina jugó abiertamente en contra de Mauricio Claver-Carone, el elegido de Donald Trump. Si bien la postura argentina tenía la lógica de que nunca un norteamericano estuvo al frente de ese organismo, se le cuestiona no haber hecho lobby con otros países para sustentar una candidatura para oponer. El elegido de Alberto Fernández era Gustavo Beliz, pero Argentina nunca buscó apoyos en la región para sustentar esa candidatura y al cabo terminó bajándola sin proponerlo siquiera, ni a otra alternativa. El Gobierno se juega a que Trump pierda las elecciones, y esa posibilidad es a priori muy concreta. Pero pueden pasar dos cosas: que el presidente norteamericano sea reelecto y eso nos juegue en contra por haber sido tan explícito nuestro gobierno en ese sentido; o bien que gane Joe Biden, en cuyo caso ello repercutirá en el Fondo Monetario en plena negociación con ese organismo, y toda posibilidad de avanzar con el FMI se frenará varios meses. Justo cuando más necesitamos cerrar también esa negociación. 

Al responder sobre la cuarentena, el jefe de Gabinete pidió “no repetir títulos de los medios”

El ministro coordinador señaló que las medidas restrictivas de marzo no son las mismas que actualmente y enfatizó que “toda la actividad industrial y comercial viene funcionando ya hace meses”.

cafiero informe senado 7 octubre 2020

Durante su segundo informe ante el Senado, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, pidió “no repetir títulos de los medios” al hablar de la cuarentena, que ya lleva más de seis meses.

El senador radical Mario Fiad le había consultado al funcionario “cuál es el plan estratégico integral y multidisciplinario de salida del aislamiento que se va a implementar”.

El jujeño remarcó que, a más de medio año de cuarentena, “¿cómo explicamos que la Argentina suba sin pausa en un ranking mundial en todos los peores indicadores?”.

“Estamos octavos en casos totales de pacientes detectados; cuartos, en muertes diarias; en el 20vo. lugar de muertes por millón de habitantes; y el 12vo. lugar de muertes acumuladas”, precisó el legislador y consultó también “si están analizando los datos de mortalidad en todo el país para evitar el sub-registro de muertes como sucedió en la provincia de Buenos Aires”.

Al momento de responder, Cafiero no hizo referencia a esas cifras y expresó: “Se habla de la cuarentena más larga del mundo…a ver, les propongo no repetir títulos de los medios, sino tener claridad de qué estamos hablando cuando estamos hablando de cuarentena”.

En ese sentido, resaltó que la gestión de la pandemia de marzo “no tiene nada que ver con la gestión de la pandemia de hoy”. “Había restricciones mucho más precisas y agudas que hoy no están. Nadie puede decir que las medidas de restricción de circulación sean las mismas hoy que en marzo”, dijo.

El funcionario enfatizó que “la actividad productiva está totalmente funcionando”, más allá del sector turístico y cultural, en evaluación para “poder ir abriendo”. “Toda la actividad industrial, la actividad comercial, viene funcionando ya hace meses”, insistió.

Salen a socorrer a los salones de eventos y multiusos

Propuesta del radicalismo para asegurar la subsistencia de esos espacios en el marco de la pandemia.

La vicepresidente del bloque de diputados nacionales de la UCR, Carla Carrizo, junto a 14 diputados del partido centenario, presentó un proyecto de ley para crear un Programa Nacional de Protección para salones y multiespacios de eventos para asegurar la subsistencia de este sector económico.

El plan incluye la exención del pago de servicios públicos y contribuciones patronales, créditos a tasa cero y subsidios para comercios que tengan como actividad económica principal la organización de eventos sociales, salones de juego y esparcimiento infantil.

Además, establece la suspensión de ejecuciones y de medidas cautelares durante la vigencia de la emergencia sanitaria cuando tengan por objeto el cobro de deudas contraídas desde el 20 de marzo.

Entre las medidas económicas, se destacan la exención del pago y condonación de deudas contraídas por los servicios públicos durante el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO). Otorgar una línea de créditos a tasa 0% a través del Banco de la Nación para el pago de salarios, alquileres, impuestos y otros costos que se otorgarán con un plazo máximo de 36 meses y con 6 meses de gracia para el pago de capital e intereses.

También, se implementa la eximición del pago de contribuciones patronales y la implementación de un subsidio especial para quienes no hayan accedido a los beneficios del “Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción para empleadores y empleadoras, y trabajadores y trabajadoras”.

“Es un sector que genera un mercado de trabajo en 34 rubros y son más de 250 familias del país de todas las provincias que quedan sin sustento económico. Antes de la pandemia eran clase media, hoy integran los datos de pobreza que publicó ayer el INDEC. Necesitamos proteger urgente a ese sector de la economía que son los comercios de cercanía, empresas familiares en la unidad mínima, autónomos y monotributistas, que justamente por la unidad productiva que caracteriza estos emprendimientos están absolutamente huérfanos de la ayuda que el gobierno viene implementando desde el Ministerio de Producción de la Nación”, señaló Carrizo.

La semana pasada, Carrizo junto al diputado Diego Sartori (Frente de la Concordia de Misiones) y la diputada Leonor Martínez Villada (Coalición Cívica – Córdoba) acompañada por más de 35 diputados nacionales de distintas provincias recibieron en el Congreso a representantes del sector agrupados en más de diez asociaciones de distintas provincias del país (CASYMA; CASAFIC; CAPREV; ASAFIR; AMPROE; APSFA; CEASF; CASADE; Grupo autoconvocados de Tierra del Fuego, SYMA-AMBA). “El objetivo de la reunión fue escuchar a los protagonistas y definir una estrategia política e institucional que permita que las puertas del gobierno nacional se abran para este sector que representa la clase media del país, la que más sufre en este contexto y la que menos ayuda recibe del gobierno”, concluyó Carrizo.

El proyecto cuenta con las firmas de Carla Carrizo, Emiliano Yacobitti, Dolores Martínez, José Cano, Lidia Ascárate, Juan Martín, Soledad Carrizo, Estela Regidor, Ximena García, Claudia Najul, Diego Mestre, Gabriela Lena, Lorena Matzen y Federico Zamarbide.

Los ferreteros celebran su día y el aumento del 20% en las ventas durante la cuarentena

Desde la Cámara de Ferreterías de la Argentina resaltan que el sector la suerte de poder trabajar desde el inicio de la cuarentena con un muy buen nivel de ventas.

En el marco del día del ferretero, la Cámara de Ferreterías de la Argentina, celebra su día y que las ferreterías lograron un aumento promedio de venta de un 20% durante los últimos 5 meses de cuarentena.  

Las más de 5 mil ferreterías que se distribuyen por todo el país, fueron consideradas esenciales desde el inicio de cuarentena y sumado a que la gente se inclinó por resolver arreglos en sus casas, el balance a nivel nacional es muy positivo, sobre todo en los comercios barriales.  

“En cantidades vendidas, durante estos cinco meses podemos decir que creció entre un 15 y un 20% el ticket promedio en comparación a marzo”, comenta Sergio Angiulli presidente de la Cámara De Ferreterías De La República Argentina (CAFARA).  

Desde la Cámara, que está cumpliendo 115 años, sostienen que podrían haber tenido mejores resultados si no fuera por los problemas de desabastecimiento y reposición de stock al principio de la cuarentena, sumado a los horarios reducidos en que debieron funcionar.  

El presidente de CAFARA resalta que el sector ferretero no hizo pedidos de ATP, “ya que tuvimos la suerte de poder trabajar desde el inicio de la cuarentena con un muy buen nivel de ventas.” Y agregó que “la mayoría de los negocios, ante esta situación, implementaron sus canales de venta online, el uso de redes sociales y whatsapp para estar en contacto con todos sus clientes”. 

Se oficializó el DNU que extiende la cuarentena hasta el 20 de septiembre

La norma especifica las provincias y ciudades con aislamiento o distanciamiento social, dependiendo de la situación sanitaria. Se autorizan las reuniones de 10 personas en espacios públicos.

El Gobierno nacional oficializó este lunes el DNU 714/20, por el cual extiende la cuarentena hasta el 20 de septiembre, en el marco de la pandemia de coronavirus.

El Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO) continuará en la ciudad de Buenos Aires y 35 partidos bonaerenses integrantes del Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA).

Además, esta modalidad regirá para el departamento de General Pueyrredón, que abarca a Mar del Plata, donde crecieron los casos; y los aglomerados de las ciudades de Paraná, Colonia Avellaneda, Oro Verde, San Benito y Gualeguaychú, de Entre Ríos.

La norma incluye también a los departamentos de Manuel Belgrano, Ledesma, El Carmen, Palpalá y San Pedro, en Jujuy; los departamentos de Capital y Chamical, de La Rioja; y los aglomerados de las ciudades de Bariloche y Dina Huapi y el departamento de General Roca, en Río Negro.

Se suman los departamentos de General José de San Martín y Orán, de Salta; el departamento de Caucete, de San Juan; el aglomerado de la ciudad de Río Gallegos, en Santa Cruz; los departamentos de Capital y Banda, de Santiago del Estero; y los departamentos de Río Grande y Tolhuin, deTierra del Fuego.

El resto del país continuará con la etapa de Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO).

La novedad del nuevo DNU, anunciada por el presidente Alberto Fernández el viernes pasado, es que se autorizan las “reuniones sociales de hasta de 10 personas en espacios públicos o de acceso público al aire libre, siempre que se mantengan entre ellas una distancia mínima de dos metros, utilicen tapabocas y se dé estricto cumplimiento a los protocolos de actividades y a las recomendaciones sanitarias”.

Otra cuestión es que se contempla el “acompañamiento de pacientes”, que deberá “autorizarse el acompañamiento durante la internación, en sus últimos días de vida, de los pacientes con diagnóstico confirmado de Covid-19 o de cualquier enfermedad o padecimiento”.

Benedetti cargó contra el intendente de Gualeguaychú por obstaculizar una manifestación

El legislador nacional radical cuestionó al intendente Martín Piaggio, y criticó su “falta de sensibilidad” para con los vecinos de Gualeguaychú, luego de impedir una manifestación de comerciantes.

El diputado nacional radical Atilio Benedetti cuestionó al intendente de Gualeguaychú, Martín Piaggio, por haber intentado impedir una manifestación de comerciantes. “Le faltó sensibilidad para manejar la situación y tuvo que recurrir a métodos asociados a una dictadura, como bloquear una marcha con patrulleros y tomar las patentes de los autos” que participaban de la caravana., sostuvo. 

El legislador cuestionó el intento de las autoridades municipales de Gualeguaychú de impedir una manifestación de los comerciantes de la ciudad que -a bordo de sus vehículos- se expresaron en rechazo a la prohibición de abrir los locales comerciales, una medida decretada por el gobierno municipal en el marco de la vuelta a la fase 1 del aislamiento social, preventivo y obligatorio. 

“Es incomprensible que Piaggio haya tenido tan poca sensibilidad para con sus propios vecinos, que solo quieren trabajar y evitar que la economía les termine de fundir sus comercios”, sostuvo Benedetti.

“Hay modos y modos de actuar, pero está claro que salir a romper una protesta signada por el hartazgo y el cansancio no es la mejor decisión que puede tomar un intendente”, aseveró. 

En este sentido, insistió en que “está más que claro que a Piaggio le faltó empatía para manejar la situación y tuvo que recurrir a métodos asociados a una dictadura, como bloquear una marcha con patrulleros y tomar las patentes de los autos que participaban de la caravana”. 

“Si bien cuenta con un decreto presidencial que lo faculta a restringir este tipo de actividades, Piaggio debió haberse dado cuenta que hay un contexto más amplio, con 160 días de confinamiento, crisis económica, cansancio y desesperación. Y que en este marco de tensión no puede salir a disuadir una legítima protesta con la policía y utilizando mecanismos poco democráticos”, concluyó el legislador. 

Legisladores puntanos piden que autorice a una fueguina a ver a su padre

Con el recuerdo fresco de lo que pasó con Solange Mugge esta última semana, Claudio Poggi pide a las autoridades de su provincia autorizar a una joven a ingresar a San Luis.

Una joven residente en Tierra del Fuego está en camino a San Luis para ver a su padre, quien está en grave estado internado en esa provincia, con cáncer de pulmón muy avanzado. El problema es que las autoridades de esa provincia le han negado ya varias veces la entrada a esa provincia por las restricciones que impone el ASPO en general y en esa provincia en particular.

La joven se llama Victoria Garay, quien contó que llenó diez formularios pidiendo sin éxito que la autoricen a ingresar a esa provincia.

El hecho hace recordar el caso de Solange Musse, quien no pudo ver a su padre Pablo antes de morir, porque en un control policial no dejaron pasar al hombre.

A raíz de ello, el senador de Juntos por el Cambio Claudio Poggi solicitó al Comité de Crisis de San Luis que, con todos los recaudos sanitarios necesarios, “otorgue el permiso de ingreso a la hija que vive en Tierra del Fuego y necesita ver a su padre que vive en San Luis y que es paciente oncólogico y está grave. Ya le rechazaron 10 pedidos”.

En el mismo sentido se pronunció también a través de Twitter el diputado nacional radical Alejandro Cacace, quien se dirigió al gobernador Alberto Rodríguez Saá para solicitarle que “autorice, con el adecuado testeo, el ingreso de Victoria Garay a San Luis para ver a su padre que es paciente oncológico y está grave. Su gobierno se lo ha impedido reiteradamente. Es una cuestión humanitaria”.

Los moderados de ambos lados son los que están perdiendo

Si la cuarentena no existe más, que le avisen a los controles. La marcha contra un montón de cosas diversas cosechó una multitud; envalentonó a los menos moderados de un lado y enojó a los más duros del otro. La reforma judicial es un juego de alto riesgo, con final abierto.

Por José Angel Di Mauro

El país se vio conmovido por el caso de Solange Musse, la joven enferma de cáncer que murió el viernes en Córdoba sin poder ver a su padre, al que habían hecho volver a Neuquén luego de que en un control sanitario de Huinca Renancó resultaron “dudosos” dos controles rápidos de Covid-19.

Pero ese caso que tuvo tamaña repercusión, no es una excepción. Por el contrario, los casos se multiplican a lo largo y ancho del país, y no porque no trasciendan públicamente son menos dramáticos e incomprensibles. Este cronista supo de la odisea de una persona de 90 años que vivía en San Clemente de Tuyú. El hombre podía valerse solo y cuando comenzó la cuarentena, con su familia -que vive en el AMBA- coincidieron en que sería mejor que se quedara allá. El problema fue cuando comenzó a tener dolores estomacales y en el hospital de esa localidad del Partido de la Costa le encomendaron unos estudios que debía hacerse en Mar de Ajó: cuando intentó salir de San Clemente la policía no se lo permitió. Ni esa vez, ni cuando se dañó su audífono y necesitaba ir a Mar de Ajó para arreglarlo. Así es que desde marzo estuvo casi sin atención médica y sin audífono, con una sordera muy profunda. No obstante los pedidos de su familia, prefirió quedarse allí. Y como en esa zona hay muy pocos casos de coronavirus, coincidieron en que podía ser lo mejor.

Cuando la situación se agravó, el hombre volvió al hospital y le dieron cinco órdenes médicas, mas nuevamente no lo dejaron salir de San Clemente; al no aguantar más pidió a su familia que lo fueran a buscar. Viajó entonces un hijo, munido de todos los permisos necesarios. Pero al llegar al control policial de Lavalle, no le permitieron entrar al Partido de la Costa. Tras varias horas de discusiones, llamados telefónicos desde Buenos Aires y una febril búsqueda de contactos, consiguieron que alguien lograra conseguirle “un permiso de una hora” para ir a buscar al anciano, cargarlo en el auto y abandonar esa localidad. Esto sucedió hace dos semanas. Al llegar a Buenos Aires, los estudios que finalmente le hicieron determinaron que tiene un cáncer muy avanzado y lo más probable es que deje este mundo antes de que concluya la cuarentena, que como se ve existe, aunque el Presidente haya proclamado hace diez días que ya no está vigente.

Contra esa cuarentena se revelaron muchos de los que salieron a protestar el #17A. La movilización tuvo tal envergadura que llevó a los sectores más duros de Juntos por el Cambio a tratar de “tibios” a los que no se jueguen en estas circunstancias. Un error de quienes si tan solo pensaran en que hasta hace pocos meses tenían responsabilidades ejecutivas, serían más cautos con los que siguen teniéndolas y deben hacer un equilibrio extremo en tiempos de pandemia.

Primó la cordura en el zoom realizado el martes 18, en el que se lo vio muy activo el expresidente Mauricio Macri desde Suiza, mientras que Horacio Rodríguez Larreta se retiró enseguida, argumentando actividades impostergables. Los moderados impusieron la decisión de no emitir ningún comunicado refiriéndose a la movilización del día anterior. Macri se pronunció directamente a través de un breve tuit en el que se manifestó orgulloso de quienes salieron a decirle “basta al miedo y al atropello”. Elisa Carrió, que no participa de esas reuniones, volvió a demostrar que es más sensata de lo que muchos piensan. Advirtió que nadie debía “arrogarse o sacar ventaja” de la movilización. Luego mandó un mensaje a la conducción del espacio, al pedir no “radicalizarse”, pues hacerlo será ser “funcional a la radicalización de Cristina”.

De buena relación con ambos extremos, en este caso el “duro” Mauricio Macri y el “moderado” Rodríguez Larreta, Lilita hace gala de sus dotes de estratega cuando las papas queman.

En el oficialismo, en tanto, la reacción fue más dura de lo esperada. Comenzando por el Presidente, que desafiante advirtió “a los que gritan” que no los van “a doblegar”. Y fue más lejos al afirmar que “los que gritan suelen no tener razón”, arrogándose para sí mismo “la verdad”. Peor fue la reacción bonaerense. Con el jefe de Gabinete Carlos Bianco, que tildó a la marcha como “antiperonista, irresponsable y temeraria”, usando términos tales como “neonazis, antivacunas, libertarios, terraplanistas” y hasta se mofó de Luis Brandoni al que se refirió como “gente que termina su carrera política abrazada a un flota-flota”. Su jefe Axel Kicillof no fue más moderado al calificar a la movilización como “aluvión psiquiátrico”. Es un verdadero problema que esté prevaleciendo el discurso duro a ambos lados de la grieta.

Como dijo el viernes el senador Martín Lousteau: “Está pasando que la parte más moderada (del oficialismo y la oposición) está perdiendo de manera acelerada la discusión interna con la parte más radicalizada”.

Los que quieran buscarle argumentos a la movilización del 17A tal vez debieran mirar los datos oficiales que hablan de una pérdida de 390.000 empleos, según el Ministerio de Trabajo, aun con doble indemnización… O las 18.000 empresas que cerraron, según la AFIP, desde que estalló la pandemia.

Pero la protesta fue también contra la reforma judicial, que avanza aceleradamente en el Senado. Tal cual lo previsto por el oficialismo, el proyecto llegará al recinto este jueves al cabo de audiencias en las que nadie podrá negar que todos los sectores pudieron expresarse. Como sea, el Senado es un territorio gobernado por el kirchnerismo en el que no corre ningún riesgo, aunque sigue penando por no contar con los 2/3. Por eso, como la sesión de esta semana será allí un mero trámite con resultado cantado -41 votos a favor y 29 en contra, recuerden este anticipo-, toda la expectativa está puesta en lo que vaya a ocurrir en Diputados, donde hay final abierto.

Reunion remota Plenaria de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia y Asuntos Penales del Senado de la Naci—n,Êel 19 de Agosto de 2020, en Buenos Aires, Argentina. (Fotos: Luciano Ingaramo / Comunicaci—nÊSenado)

Las luces de alarma comenzaron a encenderse en el oficialismo cuando los tres diputados que responden a Roberto Lavagna anticiparon que votarían en contra, y se pusieron en rojo cuando los cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti (4) se plegaron a esa movida. Fue la razón por la que el dictamen que el miércoles por la noche pasó a la firma no pudo ser visto sino hasta 24 horas después. Se especuló -con total certeza- que en el interin el gobierno buscó convencer a gobernadores pensando en sus diputados para el debate que viene. Pero al conocerse el texto, la primera reacción adversa se fijó en la alusión a los poderes “mediáticos”, incluida en una cláusula a pedido del senador Oscar Parrilli como prevención exigida a los magistrados. Resultó curioso, porque la senadora María de los Angeles Sacnun, que condujo el debate en el Senado, había minimizado días atrás tal posibilidad, en diálogo con periodistas entre los que estaba quien esto escribe.

Cayó muy mal en el gobierno ese artículo que se llevó toda la atención mediática a partir de conocerse. Nada menos deseado para un Alberto Fernández que tantas expectativas depositó siempre en esa reforma, y varias fuentes hablaron de “enojo” por ese ¿imprevisto? agregado. Aunque hay quienes dudan, como el jurista Roberto Gargarella, que el viernes dio por sentado que la “cláusula Parrilli” no es más que “un cazabobos” para atraer la atención, que llegado el momento será eliminado para hacer aparecer al gobierno cediendo algo. Suena razonable.

El gobierno eligió el Senado para hacer entrar la ley convencido de que allí tendría el camino asfaltado para pulir la reforma sin riesgos. El problema para el Frente de Todos es que según la regla no escrita de que lo que sale de esa Cámara y con el visto bueno de Cristina no se cambia, le resta absolutamente poder de negociación a Sergio Massa.

En Diputados necesita sumar 11 votos a los que ya tiene asegurados; debe conseguirlos en el interbloque Federal (11 miembros), y Unidad Federal para el Desarrollo (8). En el primero ya 9 diputados anticiparon que no votarán la reforma judicial, y en el otro hay por lo menos una diputada que anunció lo mismo. Tal vez adelantándose a una situación indeseada, el presidente de este último interbloque, José Luis Ramón, advirtió que no quiere “una reforma judicial que no podamos debatir y transformar”, cosa que sabe que no podrá hacer pues lo que llega del Senado no se cambia, como hemos dicho.

Desde el entorno de Massa aclaran que “no hay apuro” para la reforma. Más le vale: hoy por hoy, los números le son adversos. ¿Y si la regla es deliberadamente modificada esta vez y se habilitan “cambios cosméticos” en la Cámara baja de modo tal de atender los reparos, sin modificar el tono de la ley?

Habrá que ver si Cristina da el visto bueno. Por lo pronto, la vice terminó la semana con una sonrisa: en lugar de Sergio Lanciani, echado de la Secretaría de Energía donde nunca logró hacer pie, asumirá el diputado Darío Martínez, un kirchnerista de paladar negro. Otro más y van…

La comodidad de mantener la cuarentena negando su vigencia

Ante el reproche de haber instalado una cuarentena récord, el gobierno optó por cambiarle el nombre, sin levantarla. En rigor, no debe hacerlo cuando la curva está en ascenso, pero reconoce que no puede volver al nivel inicial, en el peor momento. La relación ambivalente con Rodríguez Larreta.

Por José Angel Di Mauro

Ya casi nadie recuerda que en esta interminable saga llamada “la cuarentena más larga del mundo”, no fueron pocas las veces en que el Presidente se presentó ante el país para anunciar una nueva etapa del aislamiento sin estar flanqueado por “Horacio y Axel”. Pero en la actualidad, la presencia habitualmente quincenal del ya popular trío es inevitable. Tiene sentido: es en el AMBA donde radica la mayor preocupación respecto del coronavirus.

Viene desde hace rato, por eso la única variación de los últimos tiempos pasó por sumar a esas presentaciones a algunos de los gobernadores más complicados. Pero es que cada atardecer, al anunciarse los datos del Covid de las últimas 24 horas, se verifica que prácticamente el 80% de los casos corresponden al AMBA. Y los muertos son aún más.

A instancias de los expertos -los mismos que lo convencieron de que cerrar todo era lo más recomendable para evitar una catástrofe-, el Presidente dejó de hablar de cuarentena. Mejor dicho: eso le recomendaron, pero Alberto volvió a mencionarla el viernes, aunque esta vez para afirmar su inexistencia: “La cuarentena no existe más, vamos a seguir hasta el 30 de agosto con el sistema actual”. ¿Cómo debe interpretarse eso? Si el Presidente dice que continuaremos con el sistema actual, que entonces no es la cuarentena, el ciudadano que solo necesita señales para flexibilizar toma esa frase como una habilitación de hecho para volver a la “normalidad”. Esto es: los parientes que no se juntaban ya no lo evitan, los cumpleaños vuelven a festejarse, como si viviéramos una Fase 5 fáctica; los jóvenes organizan juntadas; el que necesita salir a la calle para ganarse el sustento… ese hace rato que sale aunque no sea esencial.

“La peor cuarentena es la que no se cumple”, reconoce por estos días Eduardo López, uno de los infectólogos del equipo de asesores presidenciales que supo ser de los más enfáticos defensores del aislamiento estricto, pero que hace varias renovaciones del ASPO reconoce que no hay manera de volver a imponer una cuarentena como la de marzo pasado.

Decir que “la cuarentena no existe más” le sirve al Presidente para rebatir a los que se refieren a esta como la más larga del mundo, sin necesidad de levantarla formalmente.

“La cuarentena no existe más, vamos a seguir hasta el 30 de agosto con el sistema actual”.

El estricto aislamiento impuesto cuando la Argentina había reportado apenas dos muertos de coronavirus sirvió para contener el número de contagios y de muertos, aunque en este momento crítico nadie pueda precisar cuál será el saldo final. Con un número aún reducido de muertos, pero en ascenso -se espera que en pocos días la cifra de 300 diarios empiece a hacerse habitual-, nuestro país ya está 15° en el ránking mundial de casos. Con más de 270 mil contagios, ya supera en más de veinte mil a Italia, el ejemplo aterrador que llevó a nuestro gobierno a cerrar todo tempranamente. Con todo, las medidas sanitarias impulsadas por el gobierno nacional generaron una adhesión de más del 80% en diversas encuestas. Lo mismo que a Alberto Fernández, cuya imagen supo escalar a porcentajes impensados.

Pero esta semana se conoció un sondeo que preocupó en Olivos. Es de Synopsis, que supo situar al Presidente en el inicio de la crisis del Covid-19 en 59,1%, y hoy lo tiene en 40,6. Sigue siendo alto, pero la imagen negativa -que llegó a ser de 19,8% al arrancar el aislamiento, bajando de 37,4 puntos- hoy es 43,3%. Esto es, mientras que el índice positivo fue bajando paulatinamente, el otro creció de manera sostenida. Y hoy, por primera vez la imagen negativa de Alberto supera la positiva. Incluso más, si no se considera el índice neutro: ahí la negativa escala al 52,2% y la positiva llega a 47,2%.

Una encuesta que preocupó en Olivos.

Habrá que insistir en que la imagen de Alberto F. sigue siendo elevada. El tema es que de un tiempo a esta parte el presidente pasó de ser “Súper Alberto” a un Fernández más terrenal.

El dato curioso es que sigue siendo mayor la evaluación positiva de las medidas para enfrentar la pandemia, que la negativa: 40,8% a 34,2, porcentajes que, vale decirlo, supieron estar bien distantes al principio (78,7 contra 4,3).

Nobleza obliga, otras encuestas ofrecen mejores datos para el gobierno. Pero las cifras no pueden ser soslayadas. Y pueden explicarse con los porcentajes que muestra una de las respuestas: el 57,8% de los encuestados considera su situación económica más preocupante que el coronavirus (39,3%). Dato ilustrativo, la relación había arrancado al revés, allá por fines de marzo, con un 79,5% contra el 16,2%. Y las variables se invirtieron a partir de la primera quincena de mayo, cuando los bolsillos comenzaron a secarse.

Volvamos a la foto que cada quincena exhibe al tridente Nación-Ciudad-Provincia. A pesar de que ya no ofrecen mayores novedades, esas conferencias de prensa siguen concitando la mayor atención, pues se convierten en virtuales cadenas nacionales sin necesidad de serlo, y han beneficiado sobre todo al Presidente -como ya hemos dicho- y al jefe de Gobierno porteño. Aspirante a ser candidato presidencial desde que en 2015 heredó a Mauricio Macri en la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta sabía sobradamente que ser un buen gestionador del distrito más holgado del país no le alcanzaba para derramar en él la popularidad necesaria para presentarse en 2023 con aspiraciones. Para eso tendría que comenzar su campaña prematuramente y recorrer el país, para hacerse conocido donde no lo era. El carisma no es precisamente su mayor activo.

Pero llegó la pandemia y esas conferencias de  prensa periódicas que lo muestran junto al Presidente y el gobernador del principal distrito del país, con una imagen sobria y suficiente, le han dado una popularidad impensada hace seis meses. De ser desconocido para más del 50% del país, hoy tiene un nivel de conocimiento superior al 80% y una imagen que algunas encuestas ya ponen por arriba de la de Alberto Fernández.

Razón por la cual hace rato que en el Frente de Todos se han puesto inquietos con “el amigo Horacio”. Cristina Fernández, que por algo ha llegado donde está, lo vio antes, y al tercer día de asumido el gobierno del FdT la emprendió contra el gobierno de Larreta. Y no paró más, pues cada vez que puede le lanza un Exocet. Lo malo es que, así como sucedía en el pasado entre ella y Macri, el encono de la expresidenta con el jefe de Gobierno solo le reditúa con los convencidos, y termina sumándole a este último.

Fue otra de las razones por las que el Presidente y hasta el gobernador bonaerense dejaron de obstaculizar una mayor reapertura en la Ciudad de Buenos Aires. De hecho, dos semanas atrás, luego de que en la conferencia de prensa los tres afirmaron que seguiría todo igual, al día siguiente Larreta se desmarcó anunciando apertura de comercios. Le valió un reproche público del Presidente.

Ahora ambos referentes del Frente de Todos terminaron dejando hacer al referente del Pro, habida cuenta de que lo contrario terminaría jugándoles en contra y sumando para quien hoy es un aliado ante la pandemia, pero en un año será rival electoral. Aunque su nombre no esté en las listas, las elecciones de medio término serán cruciales para Juntos por el Cambio, que renueva mucho y una derrota podría dejar al oficialismo holgado también en Diputados -ya lo está en el Senado-.

¿Jugará Mauricio Macri en esas elecciones? De hacerlo podría ser candidato en la Ciudad de Buenos Aires, donde siempre ganó, o provincia de Buenos Aires, donde se arriesgaría a una derrota lapidaria. “Hay que ver si Mauricio Macri sabe hacer política sin cargo”, señala el consultor Carlos Fara, recordando que entre 2005 y 2019, el expresidente xeneize fue sucesivamente diputado nacional, jefe de Gobierno y presidente de la Nación. En Juntos por el Cambio preferirían que no participara. Es lo que le recomendará su excompañero de fórmula Miguel Pichetto, que siempre ha dicho que los presidentes debieran quedarse en sus casas una vez que vuelven al llano. Pero están las causas judiciales, karma que persigue a todos los presidentes argentinos, y Macri no es la excepción. Ahí también Pichetto sostiene que la justicia no debiera asediar a los expresidentes. Lo dice quien dando pie a una suerte de doctrina que lleva su apellido resguardó en el Senado a Carlos Menem primero y a Cristina Kirchner más recientemente. Aunque esta última nunca se lo vaya a reconocer y hoy no ve la hora de que su sucesor empiece a transitar los pasillos de Tribunales.

Fernández cuestionó a la oposición por decir que “no se puede sesionar así”

Al insistir en la necesidad de tratar la reforma judicial, el presidente dijo que desde JxC “hicieron marchas reclamando que el Congreso sesione”, y afirmó que “hay una oposición muy carente de ideas”.

El presidente de la Nación, Alberto Fernández, la emprendió muy duro este sábado contra la oposición, partiendo de la marcha prevista para este lunes, a la que los partidos que integran Juntos por el Cambio no han convocado formalmente, pero muchos de sus referentes han adherido vivamente. “Esa marcha es una invitación al contagio”, resumió.

En diálogo con radio La Red, el presidente expresó, muy crítico: “Ahí los tienen a los anticuarentena que aparecen muertos y otros enfermos por esas marchas”, y concluyó, con un dejo de ironía: “Son una minoría intensa, una suerte de terraplanistas”.

Asimismo le apuntó al jefe de Gobierno, al señalar que “rodríguez Larreta dice que (la marcha) no es partidaria y que el que vaya se hará cargo de los riesgos. Esperemos que hagan lo mismo que con la marcha del aniversario de Santiago Maldonado, que la frenaron para que no hubiera contagios”.

En contraposición, el presidente sostuvo que “la sociedad nos sigue”, y agregó que “hay un número muy importante de gente que nos acompaña y nos sigue”. Por el contrario, afirmó que “hay una minoría intensa, que son esta suerte de terraplanistas, que son muy poca gente. Los leo porque hay que saber lo que piensan los que nos enfrentan”.

En el mismo tono crítico, afirmó respecto de la postura de Juntos por el Cambio sobre la reforma judicial que “hay una oposición muy carente de ideas que lo único que sabe hacer es denuncias y denuncias”. Y agregó: “Hicieron marchas reclamando que el Congreso sesione y ahora dicen que no se puede sesionar así. ¿Qué hacemos entonces?”.

“La oposición está carente de ideas, solamente denuncian y hoy se ve al descubrir la red de espionaje. La AFI daba teléfonos encriptados a gente que no eran funcionarios. ¿De qué hablaban? Yo no tengo un teléfono así”.

Para el presidente “es necesario aprobar esa reforma, porque no nos podemos hacer los distraídos sobre las cosas que ocurrieron con los jueces en la época de Mauricio Macri”.

“Hay que sacar la reforma judicial y se precisa una justicia federal que funcione dignamente. Y no podemos dejar de lado la manipulación de los jueces en tiempos de Macri: fueron jueces serviles, no nos podemos hacer los distraídos con eso”, sostuvo el presidente.

Cuestionó también a los medios por el mismo tema: “Sé por qué reaccionan contra la reforma judicial”, dijo, estimando que es porque “así pierden influencia sobre la justicia. Hay que tomar las cosas como de quien viene, como decía mi abuela. A mí me interesa que nos entienda la sociedad”.

Se viene la renta básica universal para nueve millones de personas

Por José Angel Di Mauro Alberto Fernández contó con un activo que ningún presidente tuvo: cuatro meses antes de asumir sabía que ganaba las elecciones. La magnitud del triunfo en las PASO hacía indescontable la diferencia y el mérito de Mauricio Macri fue hacer un papel decoroso en las elecciones de octubre, dejando como legado […]

Por José Angel Di Mauro

Alberto Fernández contó con un activo que ningún presidente tuvo: cuatro meses antes de asumir sabía que ganaba las elecciones. La magnitud del triunfo en las PASO hacía indescontable la diferencia y el mérito de Mauricio Macri fue hacer un papel decoroso en las elecciones de octubre, dejando como legado una distancia menor entre oficialismo y oposición, que hoy se refleja en un Congreso más parejo.

A pesar de la certeza citada, el futuro presidente declinó la posibilidad de influir en el proyecto de presupuesto que se envió al Congreso el 15 de septiembre de 2019. Redactarlo fue una formalidad con la que cumplieron las autoridades económicas de entonces, pero Cambiemos ya no hizo ningún intento por discutirlo siquiera en comisión. Como suele suceder en esos casos, el debate fue postergado a la espera de la nueva composición del Congreso. Aunque el nuevo gobierno prescindió de darlo. La nueva administración le bajó el pulgar a la ley de leyes, que dijo redactaría recién en el transcurso del 2020.

Se puede gobernar sin presupuesto. Es hasta más cómodo en ocasiones, pues el jefe de Gabinete solo tiene que redireccionar partidas. Por eso el reproche perenne que suele hacer el kirchnerismo respecto de que en 2011 “nos dejaron sin presupuesto” es ficticio: lo que no tenía entonces el Frente para la Victoria era mayoría en ambas cámaras y por eso el texto que surgiese iría contra sus deseos, razón por la cual decidieron prescindir de lo que sería un corset. Así y todo, el dato sirvió para el relato posterior y aún hoy rinde: en su último discurso de cierre en Diputados, Máximo Kirchner usó esa referencia para tratar de rebatir una referencia que acababa de hacer Mario Negri, respecto de que “ustedes tienen hoy una mejor oposición que la que tuvimos nosotros”.

El Presidente ha dicho que no cree en los planes, y habrá que ver si termina reconsiderando esa declaración, como ya ha hecho con otras. Pero lo cierto es que el presupuesto debería ser tenido en cuenta como la madre de todos los planes. Y este gobierno prescindió del mismo, aunque con un argumento irrebatible: no podía redactar uno sin saber antes qué pasaría con la deuda.

Ahora lo sabe, pues tras ocho meses de complicadas negociaciones acaba de lograr un acuerdo que tuvo un nivel de respaldo inédito. Empresarios, economistas, el sindicalismo, la oposición y hasta los movimientos sociales expresaron su beneplácito. De preguntarse muchos cuál sería el destino de Martín Guzmán tras el final de las negociaciones, el ministro pasó a ser considerado como el más poderoso. Con todo, los mercados suelen ser impredecibles, sino que le pregunten al macrismo. El día del anuncio bajó el dólar, volaron las acciones… Pero al día siguiente volvieron las dudas.

El arreglo en sí mismo apaga tempestades que hubieran sobrevenido si a una crisis sin precedentes se le agregaba un condicionamiento letal: hubiera sido la tormenta perfecta. Hoy se han sentado las bases para comenzar el despegue, o bien reiniciar el círculo. Habrá que demostrar que esto no es más que una postergación en los pagos, que deberá asumir el próximo gobierno a partir de 2025.

Por lo pronto, se necesita crecer, pues no se podrá pagar la deuda si eso no sucede, por más que hayamos renegociado. Y está demostrado que para la Argentina esa empresa se ha tornado imposible en la última década. El país dejó de crecer en 2011, pues no es suficiente que lo haya hecho desde entonces en todos los años impares (electorales), menos 2019. Crecer es un verbo que debe sostenerse, de lo contrario lo que se gana un año se pierde el siguiente, explican los economistas. Habrá que ver cuál es el destino de los recursos ahorrados en el pago de la deuda, aunque resta ahora la negociación con el FMI, que tendrá sus exigencias.

Está claro que una buena parte de los recursos del Estado están siendo consumidos por la crisis sanitaria que enfrenta el país desde marzo. Desde el Ministerio de Desarrollo Social aportan un dato ilustrativo de la magnitud de dinero que han debido redireccionar: la suma que se destina desde esa cartera a alimentos ha pasado de 15 mil millones a 60 mil. Nada que un presupuesto pudiera haber previsto el año pasado para el presente, dicho sea de paso. Porque esta crisis ha revelado datos imprevisibles, como determinó el alcance del IFE. En el gobierno admiten que cuando pensaron en ese recurso para capear las consecuencias de la cuarentena imaginaron que entre 2 y 2,5 millones de inscriptos… y hubo 9 millones.

Hoy esa cifra es la que en el gobierno toman como base para la “renta básica universal” que piensan poner en marcha antes de fin de año, según confió Hernán Torres Guerrero, subsecretario de Articulación y Comunicación Comunitaria de Desarrollo Social. Es una masa gigantesca de subsidios con los que el Estado planea arrancar el próximo año (electoral, digamos de paso). “Esa cantidad de beneficiarios va a ir bajando en la medida que la gente empiece a conseguir trabajo y la maquinaria de producción empiece a caminar”, precisa el funcionario de la cartera que conduce Daniel Arroyo.

Imposible predecir también cuándo será eso, cuando el pico aún no ha llegado y, por el contrario, las cifras meten miedo. En breve llegaremos a 10 mil contagios diarios, siendo aún los testeos muy bajos. Peor, la cantidad de muertos por día, que ya se han estacionado por arriba del centenar, podría superar los 200.

Consecuencia de la cuarentena más larga del mundo, las autoridades han tomado nota de que es imposible volver a los inicios de la misma, cuando el cierre era estricto. Quedó comprobado con la insubordinación de hecho que se dio cuando comerciantes de Once decidieron levantar sus persianas, desafiando la prohibición oficial. Desoídos, los inspectores dejaron de labrar actas y la autorización fue “de hecho”. Se sabe de abogados que están preparando acciones judiciales contra las autoridades de la Ciudad por “habilitar” actividades prohibidas por los DNU vigentes, atribuyéndoles las consecuencias de lo que pueda suceder.

En breve llegaremos a 10 mil contagios diarios, siendo aún los testeos muy bajos.

Es parte de la pirotecnia que le destina el kirchnerismo al jefe de Gobierno porteño, a la que sorpresivamente se sumó el Presidente en la semana al hablar de las camas que ocupan los jubilados porteños en la Provincia. Por ahora no es fuego cruzado, pues Horacio Rodríguez Larreta no contesta los ataques, aunque ha mandado a sus voceros a replicar de manera moderada. Pero tomó nota de que volvían las embestidas de parte del ala K del gobierno cuando la vicepresidencia deslizó una crítica a través de Twitter afirmando que “para el gobierno de la Ciudad no todos los ciudadanos y ciudadanas son iguales”. Lo peor es que Cristina estaba retuiteando un mensaje de Wado de Pedro: “Después de varias marchas anticuarentena en las que hasta agredieron a periodistas y móviles sin que apareciera ni un efectivo de la Policía de la Ciudad, hoy vimos la represión a familiares de Maldonado y organismos que recordaban el aniversario de su muerte”.

Encumbrado dirigente de La Cámpora, pero reconocido como moderado, llamó la atención semejante declaración de parte del ministro del Interior, que no ha tenido similar reacción ante hechos de violencia institucional como se han dado en provincias gobernadas por el oficialismo durante esta pandemia.

Mientras tanto, avanza en el Senado el debate de la reforma judicial y, paralelamente, el juicio político contra el procurador general de la Nación, Eduardo Casal. “Interino”, como resalta cada texto del oficialismo en el que se habla de él, en el marco de la fuerte embestida para conseguir su desplazamiento. Si bien la Constitución establece que la institución del juicio político alcanza al presidente, vicepresidente, al jefe de Gabinete, a los ministros y a los miembros de la Corte Suprema, la Ley Orgánica del Ministerio Público solo habilita esa vía para desplazar al procurador.

Una movida casi testimonial, pues necesitarían los 2/3 que el oficialismo hoy no tiene en ninguna de las dos cámaras; pero tendiente a erosionarlo de modo tal de que termine renunciando. Circuló estos días como hipótesis la posibilidad de que el oficialismo modificara por mayoría simple la Ley Orgánica del Ministerio Público para ponerle fin al mandato de Casal de un modo más viable, y por eso se lo preguntó a la ministra Marcela Losardo la senadora del PRO Laura Rodríguez Machado. Fue durante la exposición que hizo la titular de la cartera de Justicia sobre la reforma judicial el lunes pasado: la senadora cordobesa le pidió que respondiera por sí o por no si pensaban hacer algo así. Sin explayarse, la ministra respondió negativamente. Será un antecedente por si terminan haciendo lo contrario.

Presentan proyecto contra el DNU que prohíbe reuniones sociales

Lo hizo el diputado Alvaro de Lamadrid, que considera “desmesurada e inconstitucional” la medida.

El diputado nacional Álvaro de Lamadrid presentó un proyecto de declaración de repudio contra el decreto del presidente Alberto Fernández que prohíbe las reuniones sociales en todo el país. “La medida es desmesurada e inconstitucional”, resalta el legislador.

“Expresamos nuestro repudio al Decreto Presidencial DECNU-2020-641- APN-PTE, que dispone la prohibición en todo el país de reuniones sociales e instamos al Presidente de la Nación a revisar y levantar esta medida que atenta contra las libertades de todos los argentinos”, dice el proyecto.

Además, el legislador nacional resalta su inquietud por los casi 150 días de aislamiento y las consecuencias económicas, sociales, psicológicas y emocionales.

“Más allá de todos los cuidados que aún debemos tener debido a la pandemia de Covid-19, no deja de preocuparnos que no vemos que el Ejecutivo Nacional tenga un plan de salida de la cuarentena, y que además implementa medidas como la mencionada que profundizan las restricciones en un momento en que la población se encuentra comprensiblemente agotada”.

Se publicó el DNU que prohíbe la realización de reuniones sociales

El decreto extiende el aislamiento social según lo anunciado por el presidente Alberto Fernández en su presentación del viernes pasado.

Se publicó este lunes el Decreto de Necesidad y Urgencia 641/20, que prorroga el aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO), anunciado por el presidente de la Nación el viernes pasado.

Entre otros considerandos, el decreto detalla qué lugares han pasado del ASPO al grado de distanciamiento social preventivo y obligatorio (DISPO), a saber: todos los departamentos de Catamarca, Chaco, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero y Tucumán.

Todos los departamentos de La Pampa, excepto Atreucó, Catriló, Capital y Toay; Santa Cruz, excepto Güer Aike; Tierra del Fuego, excepto Río Grande; y provincia de Buenos Aires, con la excepción de 35 distritos incluidos en el AMBA.

Asimismo, en el artículo 9° del DNU se prohíbe en todo el país la realización de reuniones familiares, cosa que estaba permitido en algunos distritos en fase 5. “Déjanse sin efecto todas las excepciones dictadas con anterioridad a la fecha de entrada en vigencia del presente decreto, que autorizaban la realización de eventos o reuniones familiares o sociales en espacios cerrados en infracción a lo establecido en el inciso 2 del presente artículo”, señala el decreto.

DNU-641-DNU-–-Prorroga-“ASPO”-y-“Distanciamiento-social-preventivo-y-obligatorio”_compressed

Cristina destacó lo expresado por Kicillof sobre la continuidad de la cuarentena

En las redes sociales la vicepresidenta reprodujo pasajes del discurso del gobernador en los que contrasta la reacción de los medios sobre la caída de la economía en el exterior y en nuestro país.

“Axel tiene razón: se nota mucho”, señaló Cristina Fernández de Kirchner este viernes, luego de la presentación de la que tomaron parte el presidente Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, en la que anticiparon una nueva etapa de la cuarentena.

La referencia de la vicepresidenta de la Nación fue expuesta en su cuenta de Twitter, donde difundió fragmentos del discurso del gobernador bonaerense este viernes. En esos pasajes, Kicillof señala: “Hay quienes venden que la pandemia ya terminó. De la misma manera que ayer nos enteramos de que la economía norteamericana sufrió una caída en su producto bruto interno del 33%. Es la caída más grande de los últimos 70 años”.

“Y es gracioso a veces, o podemos decir trágico, ver cómo titulan algunos medios de comunicación. Cuando la economía cae en un país extranjero, es culpa de la pandemia. Cuando hay problemas económicos en la Argentina, es culpa de la cuarentena. Se nota mucho, se nota mucho”, expresó el gobernador, con la frase elegida por la expresidenta. Kicillof concluye señalando: “Lamentablemente no se pueden aceptar ni esas mentiras ni esas manipulaciones. Lo que está dañando la salud y la economía internacional es pura y simplemente un virus, antes desconocido, que no tiene cura y no tiene vacuna”.

En un momento inesperado, el presidente es sometido a un inesperado “fuego amigo”

Sería inconveniente reconocerlo en público y no lo hicieron, pero solo la certeza de que la cuarentena estricta en el AMBA se hacía inmanejable motivó una flexibilización que no es tan grande en los anuncios, pero lo será en la práctica. Los peligros de las críticas hacia Fernández provenientes de su mismo espacio.

Por José Angel Di Mauro

Siempre se supo que conforme se dilatara la cuarentena y la llegada del pico de contagios se extendiera, tarde o temprano las autoridades se encontrarían ante el dilema de tener que decidir aflojar las restricciones tal vez en el momento menos indicado. Ese fue un riesgo que todo el mundo advirtió cuando promediando el mes de marzo se dispuso una cuarentena sumamente estricta para evitar que aquí se replicaran las imágenes que ya llegaban desde Europa.

En efecto, por una vez tuvimos la posibilidad de contar con el diario del lunes y poder disponer con tiempo medidas para evitar lo que en países como Italia y España debieron resolver sobre la marcha, sin referencias precisas y con resultados gravosos. Así las cosas, nosotros no avanzamos a tientas, pero la verdad es que la pregunta que siempre todos se hicieron aquí fue qué pasaría cuando llegara el invierno y la curva comenzara a empinarse. Llegó el invierno, la curva está en ascenso y por razones económicas y de cansancio social se hace imperativo flexibilizar. Los infectólogos, que siempre mantuvieron el discurso de cerrar, esta vez fueron soslayados. En el peor momento.

Surgieron dudas cuando en un mismo día de esta semana se registraron picos de muertos y contagios, justo cuando la decisión de cambiar de fase en el AMBA estaba tomada. Pero era claro que ya no habría vuelta atrás. Porque no hay nada peor para una cuarentena que la misma sea ignorada por la población, y es lo que estaba sucediendo. Depende las zonas, pero la realidad es que la circulación de la gente -según pudo determinarse a través de estudios realizados en base a las antenas de los celulares- siguió siendo intensa durante esta etapa, sobre todo en las zonas más populosas y humildes. El mantenimiento del ASPO en Fase 1 se hacía inviable y así fue que debieron reacomodar los discursos de modo tal que no quedara expuesto que lo resuelto fue consecuencia del humor social, que esta vez prevaleció por sobre la recomendación de los infectólogos. No todos, pues precisamente esta última semana comenzaron a alzarse voces de especialistas que esgrimiendo el otro lado de la biblioteca consideran un error haber adoptado una cuarentena tan temprana y extensa.

En efecto, con 120 días ya cumplidos, la Argentina es el país de la cuarentena más extensa del mundo.

Para preparar el terreno, hasta la publicidad oficial varió los últimos días, haciendo hincapié en aclarar que el esfuerzo sirvió para evitar que la cantidad de casos y muertos se multiplicara de manera exponencial, como así también preparar el sistema para evitar su colapso. Ahora, dependerá más de la responsabilidad ciudadana; el método utilizado con singular éxito en la vecina Uruguay, cuyo presidente tuvo profusa difusión los últimos días en nuestro país, con entrevistas sucesivas en medios argentinos.

El cambio de fase se da en un momento en el que, con mayor o menor variación, todas las consultoras coinciden en percibir una persistente caída de la imagen presidencial. Previsible, conforme la misma había alcanzado picos muy elevados en el inicio de la cuarentena: en la medida que el hartazgo social se ha ido profundizando y la crisis económica se agrava, tiene lógica que el índice de adhesión decaiga. Pero a ello hay que sumar errores propios y, sobre todo, una sensación cada vez más marcada de la elevada influencia de la vicepresidenta en la toma de decisiones. “El poder bifronte” del que hablaba la oposición al principio de la gestión -más como advertencia que de manera probada-, es hoy cada vez más certeza en el círculo rojo y buena parte de la sociedad.

Por razones económicas y de cansancio social se hace imperativo flexibilizar.

El fuego “amigo” afectó especialmente a Alberto Fernández la última semana, que se inició precisamente el domingo pasado con apenas un tuit de la vicepresidenta. Bastó con su recomendación de un artículo publicado en Página 12 para que quedara expuesto rápidamente el mensaje. “El mejor análisis que he leído en mucho tiempo. Sin subjetividades, sin anécdotas”, señaló Cristina Kirchner en referencia a la nota del periodista Alfredo Zaiat en la que fustigaba fuertemente a los empresarios de los que se había rodeado el Presidente el 9 de julio. Durísimo con Techint y Clarín en particular, el comentario denostaba a lo que representa el Grupo de los 6: “Es un poder económico conservador, ideologizado al extremo y contaminado de los lugares comunes de la ortodoxia económica”, advertía. CFK, a su vez, deslizaba en su tuit se trataba de un artículo “de lectura imprescindible para entender y no equivocarse”. ¿Quién sino el Presidente debería entender y no equivocarse?

Desde hace un tiempo bastante largo, Hebe de Bonafini se ha constituido en una voz marginal de la política. Por eso cuando promediando la semana recogió el guante de la vicepresidencia para abofetear al Presidente con el mismo tema, muchos prefirieron minimizar sus dichos, pero otros consideraron que la titular de Madres estaba expresando lo que la líder del espacio no puede decir en público. Y más, cuando Víctor Hugo Morales la emprendió contra el Presidente por la postura expuesta por el embajador argentino ante la ONU en torno a la situación de los derechos humanos en Venezuela. El relator uruguayo recibió entonces un llamado de Alberto Fernández para aclararle la postura de su gobierno y desandar en menos de 24 horas lo que había parecido un mensaje hacia Estados Unidos, justo cuando se hace imprescindible un apoyo de esa administración en un momento determinante de la negociación por la deuda. Sin siquiera convencer del todo a Morales, Fernández enfatizó su reconocimiento a la “legalidad” de la presidencia de Nicolás Maduro.

El último paso lo dio el Presidente al conceder una entrevista a Dina Siegel Vann, directora para Latinoamérica del Comité Judío Estadounidense, con motivo de un nuevo aniversario de la voladura de la AMIA. Era obvio que saldría el tema del memorándum con Irán y al respecto Fernández recordó haberlo criticado “mucho”, pero ahora lo definió como “la búsqueda de ir destrabando esta causa”.

Se había especulado con que la presentación de los anuncios del viernes en Olivos sería grabada con anterioridad y no habría preguntas de los periodistas. Sin embargo fue en vivo y hubo espacio para cuatro buenas preguntas. Y el Presidente tuvo así la oportunidad de aclarar un poco las cosas. Sin enojarse y en un tono moderado que es en rigor el que mejor le sienta, Alberto minimizó las disidencias dentro del heterogéneo Frente de Todos, sin necesidad de negarlas. Fue un cierre decoroso para una semana muy complicada en ese sentido.

Una semana que se había iniciado con una reunión con los jefes parlamentarios de la oposición que arrancó complicada ante la postura de Juntos por el Cambio de condicionar su presencia a que sus miembros no debieran participar en el mismo zoom que el resto de la oposición. Previsiblemente el condicionamiento generó fastidio en los representantes de esos bloques más pequeños, pero a los que el exoficialismo endilga “haber sido funcionales a todas las demandas que les ha planteado este gobierno desde el 10 de diciembre”.

Lo cierto es que las reuniones con la oposición han sido pocas, aunque Máximo Kirchner abrió el juego en el encuentro del lunes facturándoles que durante la gestión macrista el kirchnerismo nunca había sido invitado al diálogo, cosa que es real. Como sea, el antecedente que motivó la actitud de JxC no era demasiado auspicioso. El último encuentro había sido, por videoconferencia, el 17 de abril, primera etapa de la cuarentena y cuando todavía esa oposición consideraba a Alberto el “comandante en jefe” ante esta pandemia. En esa oportunidad había estado presente el ministro de Economía, al que Mario Negri pidió que se presentara ante la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda Externa para dar detalles de la negociación. Martín Guzmán se mostró esa vez de acuerdo con asistir, pero nunca lo hizo. Por el contrario, esa comisión se activó en realidad para iniciar una investigación sobre la deuda externa tomada en tiempos de Macri.

Esa vez Cristian Ritondo y Mario Negri pidieron también por la demorada creación del Consejo Económico y Social. Fernández les dijo que él tenía pensado enviar esa ley para discutir políticas de Estado, y que iba a evaluar el tema, pero el mismo sigue estando pendiente.

Con todo, la agenda pautada para discutir durante esa reunión -que fiel al estilo presidencial se demoró casi una hora, durante la cual los referentes de JxC estuvieron deliberadamente callados en el zoom-, casi no se tocó. Sí se ocupó el Presidente de reprocharles duramente por el comunicado emitido por ese espacio en ocasión del asesinato del exsecretario de los Kirchner. Dicen los legisladores opositores que el reto parecía más estar hecho para que escuchara Máximo Kirchner. Es parte del equilibrio que permanentemente parece ejercitar Fernández.

El presidente dialogará este lunes con la oposición legislativa

El jefe de Estado y el presidente de la Cámara baja mantendrán una reunión por videoconferencia a partir de las 17. El último encuentro fue en abril.

Por José Angel Di Mauro

Viviendo tal vez el pico de la pandemia, según han confiado algunos de los más conspicuos voceros oficiales de esta crisis sanitaria, el Gobierno analiza ahora cómo encarar la instancia no menor de arrancar la recuperación cuando el Covid-19 pase a un segundo plano. Por eso la convocatoria hecha al Grupo de los 6 y a la CGT el 9 de Julio en Olivos.

Hubo ausencias, no porque piensen prescindir de ellos, sino porque la escenografía armada en Olivos no daba para reunir tanta gente. La Iglesia, los movimientos sociales, las CTA… ¿Y la oposición? A los ojos presidenciales, estaba representada en los gobernadores no peronistas que estuvieron presentes en esa reunión virtual, de manera remota, claro está. Y el propio Alberto Fernández se ocupó de remarcar su presencia, englobándolos en la mención de “mi amigo Horacio” Rodríguez Larreta, el mandatario opositor con quien mejor sintonía ha encontrado, producto de las obligaciones que impone la pandemia. Y cuya relación exhibe cada vez que con altísimos picos de raiting anuncia desde Olivos una nueva etapa de esta dilatada cuarentena.

Uno del Pro, Horacio Rodríguez Larreta. Muy cercano a Mauricio Macri, lo que le sirve a Alberto Fernández por partida doble: porque el éxito de la cuarentena en términos sanitarios es clave para esta administración que apostó al aislamiento como factor fundamental en esta coyuntura, y porque la incomodidad que genera esa relación en el interior de Juntos por el Cambio, y también -¿por qué no?- en sus votantes, le sirve a quien desvela lograr dividir la oposición. Dicho esto de manera no peyorativa: a todo gobierno eso le viene bien; sin ir más lejos el anterior apostó a eso durante sus cuatro años en el poder.

Otro de la UCR, Gerardo Morales. El gobernador opositor con el que más habla Fernández, después de su “amigo Horacio”. El jujeño sabe que está apuntado por el kirchnerismo por su guerra personal con Milagro Sala. El peronismo en general quisiera recuperar ese bastión en 2023… o antes. Además, sus estrecheces financieras sobredimensionan su dependencia del poder central. Por eso hace equilibrio, porque Morales tampoco quiere inmolarse de cara a 2023, cuando deba dejar el poder provincial. Y cuenta con activos que le interesan mucho a la Casa Rosada en tiempos de números ajustados en las dos cámaras. En Diputados el gobernador jujeño cuenta con dos legisladores que le responden, y otros tantos en el Senado, donde por ahora el oficialismo no tiene los dos tercios. Así y todo, por ahora Gerardo Morales no ha sido llevado al extremo de tener que operar sobre sus legisladores, algo a lo que buscará resistirse.

La hora del Congreso

En este marco es que hay que tener en cuenta que muchas de las medidas a implementar en el post pandemia necesitan de leyes. Por eso es que el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, estuvo presente el miércoles pasado en Olivos, cuando el presidente mantuvo contacto de manera virtual con todos los gobernadores. A ellos se dirigió el líder del Frente Renovador para pedirles el acompañamiento a través de sus legisladores para tres leyes: la ampliación de la moratoria; la negociación de la deuda bajo legislación local, y la ampliación del Presupuesto.

Ese último punto es todo un gesto hacia la oposición, pues el Gobierno podría disponerlo por decreto. Será para destinar más fondos al PAMI, IFE, ATP y la Tarjeta Alimentaria. En principio, la oposición aprobará sin reparos.

Pero no son esos los únicos temas que desvelan al oficialismo de cara al segundo semestre. Lo dijeron voceros gubernamentales sobre el final de la semana pasada, al dejar trascender las medidas que planean para tratar de reactivar la economía cuando se levante el aislamiento. Las mismas incluyen un nuevo blanqueo, elemento complementario de la moratoria ya anunciada y presentada a través de un proyecto de ley.

Para analizar las leyes por venir, el Gobierno convocó para este lunes a las 17 a los jefes parlamentarios de la oposición, otra de las patas que faltó en la foto del jueves pasado en Olivos.

Dicho blanqueo no tendrá reparos en el Parlamento: todo Gobierno impulsa el suyo y, en mayor o menor medida, cuenta con el apoyo de las oposiciones. Más allá de polémicas que puedan generarse por cuestiones puntuales: el blanqueo de Cambiemos, sin ir más lejos, marcó el quiebre definitivo de la relación entre Mauricio Macri y Sergio Massa, cuando este último se negó a incluir a los familiares de funcionarios.

Otro de los temas anunciados para el post pandemia es una reforma previsional, o mejor dicho la aprobación de una nueva fórmula de movilidad jubilatoria, luego de que a través de la ley de emergencia se suspendiera a fines del año pasado la aprobada en diciembre de 2017 en medio de serios incidentes en derredor del Congreso y en el interior incluso del mismo.

Viene trabajando sobre el tema una comisión bicameral mixta que debe proponer para antes de fin de año una nueva fórmula que reemplace a la anterior. La misma es presidida por el diputado oficialista entrerriano Marcelo Casaretto y ya realizó ocho reuniones de manera telemática. En Olivos quisieran apurar la aprobación de una fórmula definitiva y no tener que volver a suscribir por decreto nuevamente en septiembre el nuevo aumento para el sector previsional. Se verá si llegan.

Lo cierto es que para analizar las leyes por venir, el Gobierno convocó para este lunes a las 17 a los jefes parlamentarios de la oposición, otra de las patas que faltó en la foto del jueves pasado en Olivos. Ya había habido charlas para tal fin y como siempre el encargado de llevarlas adelante fue el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. El tigrense tuvo contactos el miércoles pasado con referentes de la oposición, para sondearlos sobre un encuentro este lunes. Estarán todos los jefes legislativos de la oposición… menos los de Juntos por el Cambio.

Según la información a la que accedió parlamentario.com, la reunión tendrá cinco ejes: habrá una evaluación de la cuarentena y la situación sanitaria; se tratará la ampliación presupuestaria para sostener las políticas de ingreso; el proyecto de moratoria para todos los sectores afectados; la deuda soberana bajo legislación local, con un mismo tratamiento que la ley New York; y el diálogo para el acuerdo de reconstrucción post pandemia.

La última reunión entre Alberto Fernández y la oposición fue el 17 de abril, primera etapa de esta dura cuarentena que ya pasó los cien días. En esa oportunidad estuvieron con el presidente Sergio Massa, sentado a su derecha; Máximo Kirchner, a la derecha del presidente de la Cámara baja; Fernando “Chino” Navarro, en su rol enlace legislativo, aunque ese cargo esté hoy muy desdibujado, y Martín Guzmán, a la izquierda del mandatario. Al ministro de Economía desde Juntos por el Cambio le advirtieron esa vez sobre la falta de una ley de Presupuesto, a lo que Guzmán contestó que aún no estaban dadas las condiciones para el envío de un proyecto, ante la enorme “volatilidad” en los mercados y la necesidad de cerrar antes el acuerdo con los bonistas por la deuda. El tema volverá a ser tratado cuando esta reunión se realice, pero ya con la evidente convicción de que no habrá Presupuesto 2020, y comenzarán a hablar en cambio del proyecto que el Ejecutivo deberá mandar al Congreso antes del 15 de septiembre.

En esa última reunión entre el presidente y los jefes opositores, Mario Negri le pidió al titular de la cartera económica que se presentara ante la Comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda Externa. El ministro se mostró de acuerdo con asistir, pero nunca lo hizo. Por el contrario, esa comisión que preside el jefe del bloque Frente de Todos en el Senado, José Mayans, se reunió para decidir iniciar una investigación sobre la deuda externa tomada en tiempos de Macri.

Cristian Ritondo y Mario Negri pidieron también por la demorada creación del Consejo Económico y Social. Fernández les dijo que él tenía pensado enviar esa ley para discutir políticas de Estado, y que iba a evaluar el tema, pero el mismo sigue estando pendiente.

Ese encuentro estuvo circunscripto a los jefes legislativos de la Cámara baja. En el Senado manda Cristina Kirchner y la relación de fuerzas es muy distinta a la de Diputados. La titular de la Cámara alta solo recibió al jefe del interbloque Juntos por el Cambio cuando le presentó el protocolo elaborado por la presidencia del cuerpo para sesionar de manera virtual en el Senado, y no se atendió entonces el reclamo de Luis Naidenoff para que las sesiones fueran de manera mixta, como en Diputados.

El Gobierno ahora piensa en flexibilizar y en el post pandemia

En el marco de una semana muy complicada, con duros cruces con la oposición y la inoportuna excarcelación de Lázaro Báez, el gobierno dejó trascender qué está pensando para reflotar una economía que quedará muy derrumbada por la crisis sanitaria.

Por José Angel Di Mauro

La cuarentena extrema que se pretendió programar para esta etapa que se extiende hasta el próximo viernes tiene sus límites, no solo temporales: los que imponen los propios encargados de mantenerla, que lo hicieron en la medida que pudieron y desearon. Algunas actividades vedadas siguieron o volvieron a desarrollarse en la medida que el ingenio y la audacia lo permitió. Los peluqueros, por ejemplo, que trabajan a puertas cerradas o a domicilio, pues nadie podría imaginar que pudieran sobrevivir con cuatro meses de facturación cero.

Ese es solo un ejemplo entre tantos, periférico. La actividad plena y que cuenta sigue semiparalizada y aun aquellas que se han mantenido abiertas estos más de cien días han tenido bajas. Toda la actividad se ha resentido en este tiempo.

El Estado lo sufre en sus cuentas; la impresión de billetes es la única actividad que se aceleró en este tiempo y la emisión es un desvelo que preocupa con vistas al post pandemia, por el riesgo de una hiper. Con el objeto de acotar la expansión del gasto fue que las autoridades planificaron limitar los alcances del IFE, pero finalmente el presidente cedió ante el pedido de los gobernadores. La continuidad este mes de ese beneficio para los más de 9 millones de personas alcanzadas fue el dato principal de la videoconferencia que mantuvo Alberto Fernández el miércoles pasado con los mandatarios de los 24 distritos del país. Querían reducir esa asignación este mes a 3 millones, pero se extenderá entonces un mes más a la totalidad del listado, lo que implica una erogación superior a los 90 mil millones de pesos.

La impresión de billetes es la única actividad que se aceleró en este tiempo y la emisión es un desvelo que preocupa con vistas al post pandemia, por el riesgo de una hiper.

El ATP sí fue reducido este mes a las zonas que mantienen restricciones por la cuarentena más extrema, léase AMBA y Chaco, fundamentalmente. Este fin de semana el ministro Matías Kulfas confirmó que esa asistencia se mantendrá en aquellos lugares donde siga el aislamiento hasta el final.

Pero con las cuentas al rojo, el Gobierno piensa en el día después. Sobre todo cuando las autoridades se animaron por fin a hablar de la posibilidad de que estemos transitando finalmente el pico de la enfermedad, lo que hace presuponer entonces que la curva comenzará a descender. Los especialistas aclaran que eso se sabrá recién cuando la montaña quede atrás, pero en situaciones extremas es bueno cuando se infiere que comienza a verse la luz al final del túnel.

En efecto, todos dicen que este es el peor momento de la pandemia, pero propios y extraños coinciden en un detalle que puede resultar chocante, aunque es real: los casos siguen siendo pocos -tiene que ver con el nivel reducido de testeos- y los muertos no son tantos. Las cifras han crecido, pero no se han multiplicado y con esta última cuarentena extrema impuesta no se espera que eso suceda. ¿Y si cuando se flexibilice, como todos coinciden que se hará, repunta? Volverán a cerrarse actividades.

La estrategia pareciera garantizar resultados positivos en materia sanitaria, mas resulta letal para las empresas y la economía en general. Los datos lo siguen certificando: la construcción se derrumbó en mayo un 48,6% respecto del mismo mes del año pasado, y el acumulado de enero a mayo marca un 42%; la producción industrial, en el mismo mes, mostró una brusca caída del 26,4%. Son datos del INDEC.

¿Y si cuando se flexibilice, como todos coinciden que se hará, repunta? Volverán a cerrarse actividades.

El exministro de Gobierno bonaerense Joaquín de la Torre fue muy crudo en la semana cuando al ser entrevistado por Carlos Pagni alertó sobre la grave situación del Conurbano y las consecuencias de una cuarentena tan extensa. Y paradójicamente aclaró que este momento en el que la situación económica es más grave, precisamente es cuando no se puede salir de la cuarentena por sus consecuencias sanitarias. El error, a su juicio, fue entrar de manera tan temprana y cerrada.

El Gobierno tiene asumido que no hay margen para mantener a la zona más poblada del país en Fase 1 después del 17 de julio, por eso está preparando el terreno para una flexibilización. Rodríguez Larreta le anunció ya al presidente que reabrirá actividades y hasta volverán los runners y algunos deportes individuales. Y pensando ya en el post pandemia comenzaron a trascender papers que el gobierno nacional prepara con las medidas a implementar cuando se instale la nueva normalidad.

Habrá un nuevo blanqueo de capitales -todos los gobiernos han tenido el suyo, ninguna oposición se los traba en el Congreso-; una nueva fórmula para la movilidad jubilatoria; y medidas de reactivación económica, más un plan Ahora 18 que incluye tres meses de gracia, de modo tal que el que compre ahora comience a pagar recién en noviembre. Tal vez con devolución total o parcial del IVA. Esto va para la clase media, tan golpeada en esta crisis epidemiológica.

Hay un pedido impulsado por las organizaciones sociales que ganó adeptos en el Gobierno, mas no es bien visto por los que tienen que armar el presupuesto, sobre una asignación universal, una suerte de oficialización permanente del IFE, al menos por un plazo determinado pero extenso. Las arcas endebles, con un déficit disparado, difícilmente puedan contemplar semejante erogación, pero nada se descarta. 

Pensando en todo eso el presidente convocó a todos los sectores a la quinta presidencial el jueves pasado, con motivo del Día de la Independencia. Fue la misma escenografía que la que usaron el 25 de Mayo, pero ya no mostrando al equipo propio, como entonces, sino esta vez a Fernández rodeado de empresarios y sindicalistas. Con ellos buscará recrear el Consejo Económico y Social, que el presidente prometía desde antes de llegar al gobierno y del que en las primeras semanas en el poder anticipó varias veces el inminente envío al Congreso del proyecto de ley para crearlo. En esa foto faltaron los movimientos sociales y la Iglesia, dicen, más por una cuestión de espacio que por falta de disposición.

La oposición estuvo contenida -a los ojos del Gobierno- en la presencia de los gobernadores opositores. Los que representan la oposición que le sienta bien al Gobierno, porque no la considera obstructiva como al resto. Tiene sentido: son los que necesitan llevarse bien con el Ejecutivo por razones de administración de sus propios territorios.

Cuando pase el 17, nosotros estamos pensando, con todos los que están aquí, en el futuro”, dijo Fernández rodeado por dirigentes del Grupo de los 6 y la CGT.

Alberto Fernández buscó allí ser inclusivo, y llamó “mi amigo” a Horacio Rodríguez Larreta. El abrazo del Ejecutivo nacional al jefe de Gobierno porteño le genera cuestionamientos internos en las redes sociales a Rodríguez Larreta, pero sobre todo le complica la relación con Mauricio Macri y los sectores más duros de Juntos por el Cambio. Pero Larreta no cambiará su postura, que considera “lógica y necesaria”, sobre todo en el actual contexto de pandemia. En rigor, más allá de la incomodidad que podría generarle su postura cercana al presidente en el interior más duro del electorado opositor, la pandemia le permitió al jefe de Gobierno porteño un nivel de exposición inesperado a nivel nacional. La instalación a nivel nacional que necesita para eventualmente ser candidato presidencial en 2023 -aunque rechacen hablar del tema él y su entorno- se le facilitó por estas razones inesperadas.

“Cuando pase el 17, nosotros estamos pensando, con todos los que están aquí, en el futuro”, dijo Fernández rodeado por dirigentes del Grupo de los 6 y la CGT, aunque siempre el temperamento le juega una mala pasada y deslizó a continuación la frase “vine a terminar con los odiadores seriales”. Mejor hubiera usado la palabra “odio”, en lugar de “odiadores”, dirigido a la oposición que más desprecia y a la que quisiera ver dividida. Separándola de los más dialoguistas, como su “amigo” Larreta o los intendentes del PRO con los que se reunió el día anterior en Olivos, Néstor Grindetti y Jorge Macri. Un objetivo en el que se ilusionaban los más optimistas del albertismo, que esperaban para estas alturas tener a Emilio Monzó armando por afuera de Juntos por el Cambio, y también hicieron correr días pasados la especie de una Elisa Carrió candidata el próximo año… por afuera de JxC.

Nada más lejano a la realidad: si bien son cada vez más notorias las diferencias en la principal oposición, les queda claro que no tienen destino separados. Hechos como las reacciones que generó lo de Vicentin, la liberación de Lázaro Báez y la masividad de las marchas del 9 de Julio -más allá de los incidentes-, refuerzan ese concepto.

A sus referentes legislativos convocaría también Alberto Fernández. Iba a ser este lunes, según trascendió. Exploró la posibilidad el miércoles pasado Sergio Massa con los presidentes de los bloques de la oposición, pero después del sondeo no volvieron a hablar del tema.

La bancada de Máximo Kirchner sumó su repudio al comunicado de JxC

Tres días después de haberse emitido el pronunciamiento cuestionado, el bloque de diputados se alineó con el resto del oficialismo en contra de lo expresado por los presidentes de la principal oposición.

En consonancia con el resto del oficialismo, el bloque de diputados nacionales del Frente de Todos sumó este martes su repudio a lo expresado el sábado por Juntos por el Cambio a través de un comunicado emitido poco después de conocerse la aparición sin vida del exsecretario de los Kirchner, Fabián Gutiérrez.

“Queremos expresar nuestro repudio a la actitud de los dirigentes políticos que difundieron este fin de semana un comunicado con un claro objetivo político sin ningún tipo de sustento, y nuestra preocupación ante esta actitud totalmente irresponsable que atenta contra la convivencia democrática”, expresa el comunicado suscripto por el Frente de Todos de la Cámara baja.

El mensaje oficialista recuerda la “grave crisis sanitaria” que viven la Argentina y el mundo, y reivindican la adopción por parte de los diferentes gobiernos de “medidas de confinamiento y cuarentenas de diferente intensidad, que han redundado en la cantidad de muertes registradas en el marco de esta pandemia. Así las cosas, aseguran que esta situación “desnuda de manera lacerante la desigualdad en la que vivimos inmersos”, y a continuación la emprenden contra los medios: “Desigualdad que los grandes medios de comunicación solo muestran cuando les sirve para sacar provecho en su beneficio con golpes bajos, situándose como pretendidos observadores imparciales cuando en realidad son parte del poder económico y sus intereses. Y no una parte menor”, advierten.
“La falta de respuestas sanitarias ya era notable antes de la pandemia -agregan-. Los procesos neoliberales y sus voceros a la hora de discutir presupuestos y la asignación de recursos, han puesto a la salud siempre como un gasto. A la hora de los ajustes que puedan sostener la gula del sistema financiero y su economía de los papeles, se recortaron recursos valiosos para el conjunto de la sociedad, bienes sociales irremplazables como la salud y la educación”.

Por eso, el bloque Frente de Todos considera que “no es casual que los países que fueron presionados para realizar grandes ajustes fiscales hayan sufrido un mayor impacto o directamente hayan visto desbordados sus sistemas sanitarios”, y a continuación la emprenden contra el Gobierno anterior, al señalar que “Argentina fue testigo privilegiado en los últimos cuatro años de este tipo de ideología exclusivista, nuestros sistemas de salud y educativo fueron severamente dañados al desconocer que cuando un Estado asigna recursos a su sistema sanitario y educativo está invirtiendo en personas de carne y hueso y no ‘gastando’, como solemos escuchar casi como discurso único”.
El bloque que conduce Máximio Kirchner afirma que “los argentinos y las argentinas estamos haciendo un inmenso esfuerzo para evitar que este virus desconocido que se está llevando cientos de miles de vidas en todo el mundo se siga propagando”. En este marco, sostienen que “estas circunstancias excepcionales requieren prudencia, solidaridad y un gran sentido de la responsabilidad. No sólo por parte de quienes tienen responsabilidades de gobierno, sino también del conjunto de la dirigencia política”.

Por eso piden “estar a la altura de lo que nos demanda este nuevo contexto, que es no solo salvar la mayor cantidad de vidas posible sino también afianzar un modelo económico que atienda los problemas centrales de gran parte de la sociedad, que se han agudizado con la pandemia del Covid-19 luego de cuatro años de neoliberalismo en los que nos hemos quedado, por ejemplo, sin Ministerio de Salud”.
Luego la emprenden contra la actitud de “determinados dirigentes y medios de comunicación este fin de semana ante la muerte de Fabián Gutiérrez”, que consideran que “es, además de una enorme falta de respeto para con su familia y sus seres queridos, un gravísimo acto con fines difamatorios que no solo atenta contra la convivencia democrática sino que demuestra también una preocupante imprudencia ante toda la sociedad”.
“A esto se suma la irresponsabilidad de dirigentes que fomentan la división de los argentinos y las argentinas llegando al extremo de promover la independencia de una provincia, o instando a la población a romper la cuarentena alegando que no hay suficientes muertos”, puntualiza el extenso comunicado, que en su último párrafo añade: “Como bloque hemos dialogado con los representantes de todos los partidos y generado un ámbito de respeto que nos permitió adaptarnos con éxito a la situación que hoy nos toca enfrentar para continuar con el trabajo legislativo. Hemos tenido en cuenta las voces de todos los bloques que representan a la ciudadanía para elaborar y aprobar proyectos de ley que atiendan los graves problemas que atraviesan hoy los argentinos y las argentinas. Este tipo de actitudes representan un lamentable retroceso en la calidad democrática que exige este momento, y evidencian una total falta de compromiso con la realidad que está viviendo la población argentina”.

“Entrar y salir” de la cuarentena es lo que sucederá al aislamiento XL

El temor fundado a que un desborde del sistema sanitario en el AMBA eche por tierra el esfuerzo de 100 días llevó a imponer una cuarentena reforzada. Antes del anuncio formal, Máximo Kirchner anticipó lo que vendría no solo en esta fase, sino a futuro.

Por José Angel Di Mauro

Buena parte de la elevada estima que ha logrado cosechar Alberto Fernández en el marco de la pandemia la alcanzó en esas presentaciones que desde el 19 de marzo viene realizando en la residencia presidencial de Olivos, para anunciar cada dos semanas una nueva etapa del aislamiento social obligatorio. No es para menos: desde esa primera vez celebrada un jueves, luego de que durante varios días se fuera preparando el clima para anunciar la cuarentena inédita que iba a implementarse, esos anuncios estuvieron siempre precedidos por una expectativa singular.

Y en ese marco, al Presidente le rindieron mucho esas presentaciones, donde encontró además la veta para exhibir de paso su faceta docente a través de gráficos con los que, en tono pausado, cuenta cómo nos está yendo comparativamente con otros países. Despertando generalmente protestas de las naciones aludidas.

No siempre apareció Alberto Fernández flanqueado por Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, ni hubo en todos los casos conferencia de prensa. Para esta última presentación se había roto la regularidad: esta vez pasaron tres semanas desde el último anuncio. Tenía sentido; la prolongación sistemática de la cuarentena cada quince días ya estaba generando un efecto no deseado. Mucha expectativa, para terminar siempre en el mismo lugar que antes.

La pregunta del millón al anunciarse una cuarentena estricta en marzo, cuando ni siquiera había llegado el otoño, era cómo podríamos salir de la cuarentena justo cuando aquí empezara a apretar el frío.

Siempre se preveían para más temprano, pero inexorablemente las presentaciones caían en horario central. Salvo esta última vez. Consciente de que el retroceso a fases previas generaría fastidio y enojo, alguien sugirió postergar los anuncios originalmente previstos para el jueves por la noche. Ya no tenía sentido usar el prime time y el cambio de estilo fue tal que por primera vez la presentación fue grabada. Estilo Cambiemos.

La pregunta del millón al anunciarse una cuarentena estricta en marzo, cuando ni siquiera había llegado el otoño, era cómo podríamos salir de la cuarentena justo cuando aquí empezara a apretar el frío. Y tal cual las peores presunciones, con la llegada del invierno la curva claramente está en ascenso y las perspectivas de que el sistema colapse son reales y concretas, por más que durante todo este tiempo el esquema sanitario haya sido reforzado.

Las prevenciones en la Provincia son atemorizantes y el propio gobernador se las explicitó a los intendentes durante una videoconferencia en la que anticipó que, al paso que vamos, en cuatro semanas sucedería la catástrofe tan temida. Lo dijo sin vueltas, al estilo Kicillof.

El gobernador bonaerense trazó un crudo panorama respecto de lo que puede suceder en el conurbano.

Es una cuestión simple en la que se combinan la cantidad de camas de terapia intensiva ocupadas, el incremento sostenidamente en ascenso de contagios y el tiempo de convalecencia que demanda cada paciente de Covid-19. Habrá que creerle y así es que el propio Horacio Rodríguez Larreta debió resignarse a retrotraer flexibilizaciones, si bien no considera alarmantes los datos en su distrito. No lo preocupó tanto volver a encerrar a los runners -aunque fuera una bandera que lamentó mucho tener que ceder-, como sí lo hizo disponer el cierre de decenas de miles de comercios que habían vuelto a abrir.

En todo el AMBA serán cien mil los negocios que volverán a estar cerrados como al principio de la pandemia y ahora sí muchos no podrán volver a abrir, si dentro de dos semanas así se dispone. Sobre todo porque no saben si eso sucederá para el 17 de julio… pleno invierno. Para las finanzas de la Ciudad los comercios son fundamentales, así como para la Provincia sucede con las industrias y el campo, donde no se para la actividad -aunque no está claro si las fábricas que habían vuelto a abrir serán consideradas esenciales-. Pero a Rodríguez Larreta no le quedó alternativa: un desborde de la enfermedad en el Conurbano inexorablemente derramará en la Ciudad y ambos sistemas de salud podrían colapsar. Es lo que sucedió en Europa. El colmo sería que, después de cien días de encierro -cumplidos al día siguiente de anunciarse la vuelta a Fase 1- tengamos que soportar igual el infierno tan temido.

“Lo que viene es muy difícil para la Argentina y el mundo”, anticipó Máximo Kirchner.

Sobre el tema habló Máximo Kirchner en el recinto al final de la sesión del jueves, cuando estaban por aprobar un proyecto suyo para crear una campaña nacional de donación de plasma de pacientes recuperados de Covid-19, que contó con el acompañamiento del PRO. Un ejemplo que no abunda en tiempos de grieta. En rigor, el jefe del bloque oficialista llamó a “trabajar en conjunto, incluso en la diferencia”, advirtiendo que “lo que viene es muy difícil para la Argentina y el mundo”. Y en ese marco deslizó algo que hay que tomar muy en serio, como cada vez que en el oficialismo habla un kirchnerista. Sobre todo si lleva el apellido Kirchner: “Al fin y al cabo tenemos que comprender que estamos en una situación donde vamos a entrar y salir, donde vamos a entrar y tratar, cuando entremos en fases más restrictivas, de cumplir de la mejor manera posible”.

“Entrar y salir”, eso es lo que viene. No habrá una salida de la cuarentena el 17 de julio, ni posiblemente en agosto. Habrá que esperar en cambio lo que ya muchos denominan “cuarentena pendular”. Hombre de La Cámpora, cuando el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, dijo que “compraba” la idea de una salida de la cuarentena el 15 de septiembre, estaba transparentando lo que los funcionarios piensan y no quieren confesar, pues es un tiempo demasiado extenso. Y hasta entonces habrá sucesivos cambios de fases en función de la manera como vayan evolucionando los contagios.

No fue la primera vez que Máximo Kirchner se refirió al coronavirus en el recinto. En cambio su madre no habla del tema. Está en su manual de estilo, bien conocido de los 12 años de gestión K. Ella está en otras cuestiones que avanzan como ningún otro en una administración estragada por la pandemia. La cuestión Vicentin, por ejemplo, cuyo proyecto de expropiación se paralizó cuando el juez del concurso frenó la intervención.

Pero mientras ese proyecto entró en stand by, en el recinto del Senado avanzó la creación de una comisión investigadora de los créditos oficiales concedidos a la agroexportadora. Fiel al desvelo de Cristina Kirchner, el proyecto cumple con el precepto de apuntarle a la gestión de Mauricio Macri -cada vez más salpicado por la investigación del presunto espionaje-, y el miércoles pasado recibió una media sanción que quedó envuelta en la polémica. Sucede que el oficialismo considera que al tratarse de un proyecto de ley, su sanción alcanzaba con simple mayoría. Para la oposición en cambio -y lo dijo su jefe de bloque al principio del debate-, existe una “autolimitación impuesta por el propio reglamento del Senado” para la constitución de comisiones investigadoras.

Fiel al desvelo de Cristina Kirchner, el proyecto cumple con el precepto de apuntarle a la gestión de Mauricio Macri.

En efecto, el artículo 88 del reglamento de esa Cámara está referido a las “mayorías requeridas” y establece que “para la creación de comisiones especiales, especiales mixtas, bicamerales, bicamerales mixtas e investigadoras, se requiere el voto de las dos terceras partes de los miembros integrantes de la Cámara”. Y eso es lo único que no tiene el oficialismo en el Senado.

Protestó la oposición argumentando que les habían apagado los micrófonos al final, cuando quisieron negarle validez a la media sanción por no haberse alcanzado los dos tercios; desde el Frente de Todos retrucaron señalando que habían podido hablar ampliamente en el recinto durante una sesión que se extendió por más de seis horas. El senador Mariano Recalde armó un irónico video alusivo que la expresidenta se encargó de retuitear.

Un diálogo de sordos que podría llegar a judicializarse. Constitucionalistas como Andrés Gil Domínguez estiman que “quedaría nulificado el caso porque no se han alcanzado las mayorías determinadas”. De cualquier manera, al tratarse de una comisión bicameral, su creación deberá ser avalada en la otra cámara. Allí, una calificada fuente de Juntos por el Cambio señaló a este medio que le parece que “será difícil que esa comisión prospere, aunque con el kirchnerismo nunca se sabe”. Empero, admitió que en Diputados “solo se requiere la mayoría absoluta, igual que con cualquier ley o resolución”.

Por lo pronto, deberán ponerse de acuerdo allí antes oficialismo y oposición respecto de la continuidad de las sesiones virtuales, pues el protocolo suscripto oportunamente ya perdió validez. En la Cámara alta el protocolo también venció, pero el senador José Mayans ya anticipó que el próximo que implementen ya no contemplará limitar el tratamiento de proyectos a temas relacionados con la pandemia. Como era el anterior, al que de todas formas pasaron por alto cuando se lo propusieron.

Covid or not Covid (Fase 1, Cap. 2)

Por Daniel Bosque. El director de Mining Press y EnerNews describe el complejo panorama económico-social actual, signado por el nuevo endurecimiento de la cuarentena.

Volvemos a la Fase 1, como en aquel virginal 20/3, aunque un buen porcentaje de los amados vecinos a cuidar hoy no quieren saber nada. No porque no le teman al maldito Covid-19, más bien no confían en presentadores y teloneros que les fueron dando largas. No convenceréis, ni los políticos votados para salir de la crisis monumental ni los epidemiólogos de la massmedia, figuritas repetidas que contaron por enésimas cómo el virus es un mañoso infernal que te cocina en un santiamén y al que estamos aprendiendo a conocer juntos. Algo así como el matrimonio, pero más mortal. 

El ranking mundial de víctimas de la pandemia china está encabezado por los negacionistas de marzo-abril (EE. UU, UK o Rusia). Argentina aplanó la curva famosa hasta donde pudo y es ejemplo para prensa y ciencia mundial. Porque nos encerramos de entrada y a los empujones, desenchufando esencialidades luego reconectadas como bancos, petróleo-gas y minas, no somos Uruguay ni Paraguay, las moscas blancas de la región, pero tampoco sumamos muertos en pala como Chile, Brasil, México o Perú, la comparación que reparte a cada hora Alberto Fernández. Confinarse a veces no basta, fijarse en los peruanos que lo hicieron antes y hoy octuplican nuestras cifras de muertos. 

Los latinoamericanos somos derechos, humanos y pobres. Y ahora mucho más. Los mercados populares de Santiago, Lima, el ex DF o cualquier otra ciudad del hemisferio se repletan de gentes, desafiando a las autoridades. Aunque las TVs machaquen con que ahí, entre hortalizas y pescados, se enferma más fácil, como en Wuhan, lo mismo que en guaguas, micros, bondis o metros. Donde hay grana hay maña, proverbio azteca. 

Toca hablar aquí de la desigualdad, con licencia de los presentes. “No creo en el racismo, porque donde entra un negro rico, el blanco pobre queda afuera”, decía Pelé. En este encuentro del globo y la historia, pobres y morenos americanos suman más muertos que los horrorosos geriátricos de Europa. Vuelvo a la tele argentina que reclama a más de 3.000 recuperados que donen plasma, un recurso efectivo pero escaso del que disfrutan altos signatarios que se sanan al tiro como Boris Johnson. No es sólo ADN, pertenecer tiene sus privilegios. 

– “¿Crees eso del virus, vos que sos periodista?” me pregunta Andrés, el encargado de mi edificio. 

– “Claro –le digo- y lo que más me aterra, como a todos, es la denigración. Que de un momento a otro la pandemia te mete en su fría maquinaria médica, te aislaron, con suerte conservás tu celu, cero autonomías de voluntad, desconocidos irán por las camas diciendo vos sí y vos no te salvas, y si todo va mal terminás en una triple bolsa negra…” 

– “No nos va a pasar nada y volveremos a la Bombonera”, se despide. Tal vez se me fue la mano. 

Maldita pesadilla la de no confiar en tu mesías. No poder entregarte mansamente a la salud institucional. Esta no es la gripe española en que se metían ajos en la alforja, cebollas bajo la cama o alcanfores en el cuello, vamos a puras redes con las biblias oscuras de la OMS y certámenes intercontinentales de muertos. Viral en whatsapp, el viejo y polémico médico Vernon Coleman dice que en la platea de la pandemia hay tres grandes públicos: los aterrorizados, los anti vacuna – antisistema y la gran franja que ve hacer y deshacer sus vidas y haciendas “guardando un sumiso silencio”. 

Buenos Aires, la Reina del Plata, se preparaba para un 2020 de 12.000.000 de turistas extranjeros que dejarían no menos de US$ 6.000 millones en la calle, más del doble de lo que exporta la minería argentina, casi un tercio de su pool trigo-maíz-soja. Pero hoy la ciudad sensual y ruidosa como pocas es un páramo, con el 70% de sus empresas en llamas. El ministro Matías Kulfas se pone el barbijo como parche en el ojo y dice que el 80% del país ha vuelto a andar, y omite el dato del AMBA, nuestra Lombardía, en la que están buena parte de los 100.000 comercios a punto de desaparecer con la remake criolla de “Un día sin mejicanos”, el film que hizo desaparecer a los trabajadores latinos de USA. Tomá agua y tragá. 

El 95% de los contagiados en el país. En Buenos Aires y sus satélites chocaron dos trenes, dos sistemas, el político y el sanitario. El peronismo bonaerense ha quedado envuelto en una crisis distributiva insoluble, no puede superar el duro cuadro que dejó la era Macri, ni dar solución a lo que disparó la pandemia/cuarentena. En las villas y asentamientos crecen como pueden buena parte de ese 56% de niños pobres que ha cifrado la Universidad Católica Argentina (UCA), carne de cañón del menudeo narco. Por radio, Juan Paulenko,  periodista de La Matanza cuenta que no se puede entrar a las villas porque los narcos tienen A-47 y bazookas, que eso complica la lucha contra el virus. 

El Covid 19 repite la ruta del futbol hace un siglo. Lo trajeron los chetos, dice La Cámpora, y se hizo fuerte en los fangosos arrabales. Siempre queda la duda, reiterada aquí sobre la caracterización y tratamiento de esta enfermedad. “Si te agarran los síntomas, antes que nada, enchufate ibuprofeno y un antigripal, tenés que bajar la carga viral, para contagiar menos y acelerar la cura. Este es un virus más sofisticado y reforzado que la Gripe A y tenés que tirarle con todo desde el primer momento”, me dice Javier, un médico que estuvo en la línea de fuego del H1 N1 en 2009, que prefiere no polemizar con los textos sagrados que prescriben la oscuridad y la pasividad ante los primeros indicios. Nueve de cada diez conocidos me reconocen que no saben qué hacer si se sienten mal, que vieron en la prensa y en las redes que hay que tomar paracetamol, tés y mucha agua y ver cómo resiste el cuerpo. Vuelvo a la tele, los gurús del virus reiteran el número de emergencias. Rocío, del tercer cordón del GBA, me cuenta que llamó por su marido ayer y el médico tardó 10 horas en llegar. 

No logro despegarme de la pantalla. Acabo de ver a Santiago Cafiero, galán que mata con pedazo de billetera, que tranquiliza el gobierno pagó 9.000.000 de subsidios IFE, pero ayer Canal 26 revelaba que sólo la mitad cobró los 10.000 pesos (130 dólares oficiales, cifra similar a la de Chile y Perú) abril. Alguien no dice la verdad, pero el gobierno lanza más planes de créditos a tasa 0 y promete seguir pagando mitad de salarios de más de 2.500.000 trabajadores. No alcanza, dice la UIA, que apostó fuerte al capitalismo nacional gelbardiano y ahora está en la lona. 

Vuelvo a mi teléfono, lleno de info, parece que va a estallar. “Es raro, este es el país psicoanalizado por excelencia y poco se habla de los daños espirituales del sostenido encierro y aislamiento”, me dice Claudia, en cuyo pueblo a a 70 km del Congreso Nacional ahora brotaron 40 casos, por el trasiego de gentes desde el conurbano infectado. Claro, hay poco espacio para lo espiritual para el discurso político y sanitario. “Queremos salvarte y que te cuides, ayúdanos, dice Alberto ya habrá tiempo para ocuparse de las emociones y de la economía, repite el corifeo cero holístico frente a la pauperización, la falta de trabajo y proyectos, la tristeza y la soledad. No inventamos nada, en el mundo el reverso de tanta angustia e impotencia es la bronca. La era de la ira, me dice Roberto, desde Italia. En Europa y EE. UU después del encierro hay muchachadas que rompen cosas y tumban estatuas. Notable fenómeno 4.0: una edad de piedras sucede a otra de bronces. 

La post pandemia será terrible en la Argentina, dicen los economistas, a pesar de que el FMI le hizo una rebajita a su pronóstico, gracias Kristalina Georgieva. Antes de fin de mes, podría aflojarse el nudo de nuestra deuda externa. Bienvenidos quitas y plazos de gracia, pero entre 2018 y 2020 el PBI habrá retrocedido el 20%. Un tuit del Frente de Todos, after Vicentin, tranquiliza: dice que cuando pase el virus el Estado será el motor de la recuperación. Sí, tomá otro poco de agua. 

Son las 4. AM, me despierto con la boca seca ¿Qué hago, me habrá pillado el bicho? Intento dormir, pero prendo la radio y escucho a Moris y su “Ayer nomás”. Agarro otra vez el sueño y viajo: estoy en una isla, un paraíso, cuando de pronto el cielo se pone negro y caen miles de refucilos. Vuelvo a la conciencia, al mundo de este virus cabrón imposible de sujetar. El gobierno me reitera su #QuedateEnCasa y prohíbe a runners y walkers. Google me tira a Angela Merkel, diciendo en marzo pasado que el 70% del planeta acogerá el virus, haga lo que haga, piense lo que piense. Y me acuerdo, no sé por qué, de Miguel Hernández: ¿Quién ha puesto al huracán jamás ni yugos ni trabas, ni quién al rayo detuvo prisionero en una jaula? 

Piden la apertura gradual de vuelos entre destinos libres de coronavirus

Legisladores de la oposición quieren que pueda volver a haber conexiones aéreas entre distritos donde ya no haya circulación del virus.

La diputada nacional Lidia Ascárate (UCR Tucumán) presentó un proyecto solicitando al Gobierno nacional el adelanto de la apertura gradual dispuesta para los vuelos comerciales únicamente entre destinos nacionales sin circulación comunitaria de Covid-19 y bajo estrictos protocolos, en vuelo y tierra, cumpliendo con todas las normas sanitarias vigentes y necesarias para evitar la propagación del virus.

La diputada aclaró que este proyecto no solicita puntualmente la  apertura de los vuelos que conectan Tucumán con la Ciudad de Buenos Aires, ni pretende el transporte de personas para fines que no estén contemplados en el  decreto de Aislamiento Preventivo y Obligatorio. La medida es general para vuelos dentro de toda la Argentina, pero únicamente para vuelos entre ciudades en donde no haya circulación comunitaria del virus, tal cual lo comunica oficialmente el Ministerio de Salud de la Nación.

La iniciativa pretende brindar dinamismo a la economía de manera gradual, tal como se viene haciendo con otros sectores, cumpliendo con las normas más estrictas de sanidad tanto en procedimientos en aeropuertos como dentro de la aeronave. “La apertura gradual de vuelos no debe ser únicamente asociada al transporte de pasajeros sino que abarca también el transporte de bienes, mercadería, e insumos esenciales tales como medicamentos, insumos sanitarios, insumos médicos, entre otros”, explicó Ascárate.

Destacó que “la crisis en el sector aerocomerical es generalizada y desde el Estado tenemos que dar soluciones y garantías de cumplimiento de las reglas de juego para la viabilidad de las operaciones. En nuestro país, Aerolíneas Argentinas ya suspendió el pasado mes a más de 4.000 empleados, LATAM anunció el cierre de su filial argentina dejando a más de 1.750 trabajadores sin empleo y también, por un pedido de la empresa Aeropuertos Argentina 2000 para cerrar definitivamente el aeropuerto de El Palomar, hay más de 1.000 empleos directos y 9.000 puestos indirectos que corren peligro de desaparecer”.

Acompañan con sus firmas esta iniciativa los diputados de Juntos por el Cambio Domingo Amaya, Alberto Asseff, Aída Ayala, Gerardo Cipolini, Camila Crescimbeni, Gonzalo Del Cerro, Ximena García, Gabriela Lena, Juan Martin, Lorena Matzen, Claudia Najul, Luis Pastori, Estela Regidor, Roxana Reyes, José Riccardo, Héctor Stefani y Federico Zamarbide.

Cornejo aclaró sus dichos sobre el “ranking de muertos” y advirtió que “la economía está deshecha”

“Al presidente no le interesa hablar de economía, y lo único que le importa es hablar del ranking de muertos”, advirtió el diputado y titular de la UCR.

El diputado y titular de la UCR Alfredo Cornejo aclaró sus dichos acerca del “ranking de muertos” por Covid-19 y, tras criticar la comparación con otros países, advirtió que a raíz del aislamiento social, preventivo y obligatorio, “la economía está deshecha”.

El legislador había advertido, en diálogo con radio La Red, que el gobierno de Alberto Fernández aplicó “una estrategia súper conservadora que quiere solamente mirar el ranking de muertos por Covid y no mirar el conjunto de la sociedad”.

“Como la gente tiene miedo, se privilegió el relato y el ranking de muertos”, lanzó Cornejo, y consideró que, desde esa visión, la cuarentena “parece un éxito rotundo”.

Tras esas declaraciones, el legislador concedió una nueva entrevista donde aclaró: “Yo dije que al presidente no le interesa hablar de economía, y lo único que le importa es hablar del ranking de muertos”.

“A Dios gracias, los muertos por coronavirus han sido pocos, pero la economía está deshecha… entonces todos adscribimos que el punto era ‘muertos contra economía’ y que no era armónico cuidar la vida y cuidar la economía”, observó.

Cornejo insistió en que “estamos viendo una situación de destrozo total de la economía, con empresas y comercios que están cerrando definitivamente. Entonces uno se pregunta si esta estrategia, que ya lleva 81 días, fue tomada con profesionalismo, con toda la información, o a oscuras”.

“Tenemos pocos muertos, y lo saludamos, pero el mismo presidente reconoce que no sabe si el pico ya pasó o está por venir. Es decir, estamos sin información y sin plan”, enfatizó el radical en diálogo con Diputados TV.

En tanto, analizó que “Argentina tenía una moneda muy deteriorada al inicio de la pandemia, no tenía financiamiento -el único es emitir moneda-, y el Estado no tenía ahorro y tampoco los privados”.

“Todos los países con los que nos comparamos en el ranking de muertos tenían financiamiento, tenían ahorro y tenían moneda. Nuestra estrategia no podía ser la misma”, cuestionó.

En ese sentido, respondió a los oficialistas que advirtieron sobre el estado en que el expresidente Mauricio Macri dejó la economía, al señalar que “todo lo resuelven con la lengua”.

“No voy a ser yo quien defienda a Macri, cuando he tenido serias diferencias en privado y también en público, acerca de su estrategia política. Pero, ¿qué tienen que ver los cuatro años de Macri con esta estrategia que llevó a este punto?”, se preguntó.

Y agregó: “Parece que la gestión de Macri fuera el origen de los problemas argentinos, y resulta que desde 2010 tuvimos estancado el PBI y vamos a terminar el 2020 con un PBI igual al de 2008”.

Con el pico aun por delante, el encierro sigue acumulando días

Con la curva en dirección ascendente y una economía cada vez más golpeada, el gobierno volvió a privilegiar el primer dato al prolongar la cuarentena. El Presidente hace política en sus visitas al interior, y el kirchnerismo avanza con su agenda propia en el Congreso, donde JxC pudo dar una señal contundente.

Por José Angel Di Mauro

Atento a que no habría demasiado novedoso para anunciar y el efecto desencanto que vienen generando los fines de semana las sucesivas extensiones de la cuarentena obligatoria, el Presidente decidió adelantar esta vez la presentación quincenal en la que reitera que lo peor está por venir y que, a la espera del pico de contagios, el encierro debe seguir acumulando jornadas. Así, Alberto Fernández optó por hablar un jueves, y la sorpresa fue, en todo caso, que esta vez extendiera la cuarentena tres semanas más.

Tiene sentido. Está claro que no habrá mayores novedades en la próxima quincena, ¿entonces para qué reiterar ese acto en dos semanas? Tal vez haya un panorama más claro para fin de un mes en el que muchos especialistas anticiparon que podría darse el tan mentado pico de la pandemia. Aunque con la curva claramente en alza, lo más probable es que el encierro incluya también el mes de julio. Seguramente entero. En una cuarentena que ya cuando concluya este nuevo tramo superará el centenar de días; más que en el resto de los países.

El alivio vendrá en lo sucesivo con promesas de flexibilización. Tal vez anticipando fechas para el retorno del fútbol, o la apertura de peluquerías, por ejemplo. Si no hay anuncios concretos, mejor vender expectativa.

Lucía cansado el Presidente el jueves. No es para menos: siempre pensó que no le esperaba un camino sencillo, pero sus primeros seis meses han sido inusualmente azarosos, pandemia mediante. Con Horacio Rodríguez Larreta a su derecha, que lució didáctico, tratando de recomponer imagen ante su propio electorado luego de que la semana anterior lo aporrearan en las redes por estar tan alineado a la cuarentena estricta; y a su izquierda Axel Kicillof, que volvió a mostrarse enojado, empeñado en justificar la necesidad de mantener el encierro para evitar el desmadre que lo desvela.

Los tres guardando entre sí una distancia no exhibida en las anteriores presentaciones. Parece que el Presidente tomó conciencia de que además de ser, hay que parecer, y que no se puede exigir a los demás lo que personalmente se soslaya. Su paso por Formosa dio demasiado que hablar en materia de no apego a las normas de distanciamiento social, más allá de que algunas imágenes profusamente difundidas correspondieran a una visita anterior, y que la provincia siga manteniendo junto con Catamarca el privilegio de ser las únicas del país libres de coronavirus. Habrá que ver cuánto testean.

Sergio Ziliotto desbarrancó en la semana al sugerir que “a la Argentina que trabaja le sobran muchos porteños”.

Alberto Fernández viene dispensando especial atención a esas visitas provinciales. Le sirven para verificar en el territorio su impensado despegue en la consideración pública que el manejo de la pandemia le generó; y para acentuar la cercanía con los gobernadores, que siempre quiso cultivar, como una suerte de contrapoder para equilibrar fuerzas en su propio gobierno, donde es tan potente la figura de su vice.

Experto en el arte del equilibrio, Alberto lo practica en cada visita que realiza al interior: siempre son dos provincias, con gobernadores de distinta procedencia. Cuando visitó en Tucumán a Juan Manzur, quizá su gobernador más cercano, compensó con el santiagueño Gerardo Zamora, bien próximo a Cristina Kirchner; anduvo a las palmadas con el inoxidable Gildo Insfrán y luego se corrió hasta Misiones, donde gobierna Oscar Herrera Ahuad, de otro partido provincial. Y al día siguiente de anunciar la nueva extensión de la cuarentena se fue a La Pampa y Neuquén: un gobernador peronista y otro provincial.

En La Pampa, saludando al habitualmente moderado Sergio Ziliotto. (Foto Presidencia de la Nación)

En La Pampa puso en duda a la represa Portezuelo del Viento, desvelo de los mendocinos, donde gobierna la oposición. Pero una marcha atrás de “la obra del siglo” será un duro golpe para el peronismo local. ¿Qué pensará Anabel Fernández Sagasti?

A propósito de La Pampa, su gobernador Sergio Ziliotto desbarrancó en la semana al sugerir que “a la Argentina que trabaja le sobran muchos porteños”. Está bien que se refería a los que protestaron contra la cuarentena – aunque muchos de ellos eran en realidad de Tigre, provincia de Buenos Aires-, pero llamó la atención que desde la oposición apenas algunas voces aisladas salieran a contestarle. Está claro que si hubiera sido al revés, cuanto menos hubieran puesto en aprietos al INADI para que se pronunciara. Y máxime cuando la Ciudad de Buenos Aires es uno de los cuatro distritos que gobierna Juntos por el Cambio, y el único donde manda el PRO,  ninguno de cuyos miembros alzó la voz para responderle al gobernador  pampeano. ¿Será que Rodríguez Larreta también ha optado por practicar equilibrismo en esta coyuntura?

Cierto es también que esta última semana la oposición dio un golpe en el tablero que si bien pudo pasar desapercibido para el gran público, generó inusual impacto en el oficialismo. Fue en el Senado, la Cámara donde JxC está en mayor desventaja ante el Frente de Todos, pero se dio el lujo el jueves de dar una módica demostración de fuerza, de alcance moderado pero de proyección importante.

sesion virtual senado 4 de junio
Los senadores de Juntos por el Cambio dieron quórum y luego de votar se retiraron. (Foto: Comunicación del Senado)

Fue el corolario de una sucesión de acciones del kirchnerismo destinadas a esmerilar a la gestión anterior, como la decisión de avanzar en la investigación de la deuda contraída durante el macrismo, agitar los manejos judiciales y de inteligencia registrados por la anterior administración y echar mano a un par de DNU firmados por Mauricio Macri para derogarlos. Precisamente esto último fue lo que generó la reacción de  la que hablamos. Estaba claro desde la semana anterior que el oficialismo iba a votar en contra de los decretos que trasladaron las escuchas telefónicas desde la Procuración General de la Nación -entonces en manos de Alejandra Gils Carbó- a la Corte Suprema y en Juntos por el Cambio no tendrían manera de impedir esa derrota. Por eso fue que desde la principal oposición reclamaron airadamente contra esa decisión y las otras que se vienen acumulando los últimos días, recordando que se había acordado oportunamente con el oficialismo que mientras el Congreso operara de manera remota, solo se tratarían temas relacionados con la pandemia.

En efecto, ese acuerdo quedó escrito en el decreto 0008/20 de  la presidencia de la Cámara alta, del 4 de mayo, donde se estableció la forma como el Senado funcionaría durante los 60 días venideros. Allí se transcribía la postura de Juntos por el Cambio, que consideraba “importante acotar la agenda parlamentaria para esta modalidad de funcionamiento, limitándola exclusivamente a iniciativas legislativas vinculadas a la emergencia y por un plazo máximo de 60 días, que podrá ser prorrogado de continuar las actuales circunstancias sanitarias, previo acuerdo político de los bloques parlamentarios”. Mientras que el Frente de Todos coincidía en “acotar la agenda parlamentaria para esta modalidad de funcionamiento a iniciativas legislativas vinculadas a la emergencia dentro del período que las circunstancias sanitarias así lo exijan”.

Así las cosas, la presidencia de la Cámara estableció entonces en el artículo 2° de ese decreto que “las sesiones virtuales o remotas tratarán sobre medidas específicas en el marco de la emergencia sanitaria declarada a raíz del Covid-19, sobre aquellas leyes que requiera el Poder Ejecutivo Nacional y aquellas iniciativas que a criterio del H. Congreso de la Nación sean necesarias para combatir el Covid-19, sus consecuencias y las que deriven de las medidas para prevenir la pandemia o sus efectos”. Nada indica que las escuchas telefónicas tengan alguna relación con el coronavirus…

El artículo 2° del decreto firmado por Cristina Kirchner expresa que “las sesiones virtuales o remotas tratarán sobre medidas específicas en el marco de la emergencia sanitaria declarada a raíz del Covid-19”.

Para expresar su rechazo a la decisión del oficialismo, la oposición decidió no habilitar el tratamiento de dos proyectos que había avalado en comisión, sobre alquileres y educación a distancia. Como los dos habían obtenido dictamen dos días antes, se necesitaba el aval de los dos tercios de los presentes para habilitar su tratamiento, y Juntos por el Cambio resolvió votar en contra. El tema es que el interbloque que conduce Luis Naidenoff tiene 25 miembros y necesitaba 29 votos, que los obtuvo del salteño Juan Carlos Romero, el santafesino Carlos Reuteman y -sorpresa- la neuquina Lucila Crexell y la riojana Clara Vega. En rigor, los cuatro están en sus bancas por haber integrado listas de Cambiemos (el Lole) y Juntos por el Cambio, pero Crexell y Vega se enemistaron con los radicales que trataron de bloquear la llegada de ambas a la Cámara.

El dato es que este simple resultado le dejó claro al gobierno que la oposición está en condiciones de bloquear la designación de Daniel Rafecas como procurador. Y así lo reconoció Anabel Fernández Sagasti al día siguiente: “No vemos que en este contexto, o por lo menos en lo inmediato, podamos avanzar con esto”.

La grieta anula el debate e impide responder a la dualidad de la crisis

Por José Luis Patiño. Un análisis del falso dilema entre los “militantes” de la cuarentena y los “anti-cuarentena”, hecho por quien sostiene que hay que proteger la salud y garantizar la actividad económica.

A medida que se extiende el aislamiento obligatorio se profundiza la grieta entre los que militan la cuarentena y los anti-cuarentena. Por un lado, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, se enamora de sus políticas ante el coronavirus y cierra sus oídos a los comerciantes, profesionales, trabajadores y empresarios que necesitan retomar su actividad.

Del otro lado, un grupo cada vez más numeroso de ciudadanos va perdiendo la paciencia y ponen en riesgo no sólo su salud sino también la de otros. Con ello, además, ponen en riesgo los logros obtenidos con el sacrificio que implica un confinamiento estricto para tantas personas.

Para visualizar este escenario, y esbozando un esquema mental que nos permita superar ese falso dilema, podemos imaginar un gráfico con cuadrantes. En el eje horizontal se contraponen la salud pública y la actividad productiva, mientras que en el eje vertical situamos la relación éxito-fracaso de las políticas necesarias para superar la pandemia salvando vidas sin destruir el aparato productivo.

De esta representación surge que los cuadrantes inferiores, que representan la zona de grieta, son los más cercanos al fracaso. En esta zona la discusión es pasional, cerrada y por lo tanto alejada del objetivo que permitiría conseguir el éxito del equilibrio ante ambos desafíos. Allí, de un lado, tenemos a los que nos quieren llevar a una cuarentena eterna y promueven la restricción de derechos y libertades en nombre de la salud pública. Del otro lado, un conjunto de ciudadanos que van desde los que aseguran que el virus no existe o que es un invento de George Soros, hasta los que genuinamente salen a la calle a expresar su preocupación y desesperación ante la gravedad de su situación económica personal y familiar.

La propuesta es salir del laberinto por arriba. No perder de vista el objetivo principal, que siendo único a la vez es dual: proteger la salud como condición esencial para la vida y garantizar la actividad económica como fuente de recursos para sostener la vida.

Elevar la discusión para llevarla desde el estado de grieta al estado de debate es un ejercicio que nos permitirá entender que las diferencias probablemente no son más que matices a medida que nos acercamos a la búsqueda genuina de alcanzar el objetivo de máxima.

Si el Gobierno y aquellos que militan la cuarentena entendieran que no es posible perpetuar el aislamiento extremo y pusieran su energía en lograr formas alternativas, y más inteligentes, de darle respuesta a este problema, estarían en sintonía con aquellos que, conociendo la dinámica de su actividad, proponen maneras responsables de ejercerla cuidando la salud de todos. Es imprescindible escuchar a los que producen, a los que trabajan, a los que curan, a los que investigan, y por sobre todo a los que refutan.

Desde lo institucional, para que la grieta se eleve al nivel de debate, el jefe de Gabinete no puede escaparle a la obligación de informar al Congreso, y los ministros deben dar respuestas en las comisiones parlamentarias. Siempre es mejor el control a tiempo que la denuncia tardía.

Superar la grieta implica recuperar el debate. Un debate serio, informado, amplio y que requiere dejar de lado sólo lo que no tiene sentido discutir: la evidencia científica y el respeto por los derechos individuales consagrados en nuestra Constitución Nacional.

*Diputado nacional (PRO-CABA)

Piden la apertura de templos religiosos

En el marco de la apertura de la cuarentena paso a paso, el intendente de Vicente López pidió atender esa cuestión, contemplando la necesidad de brindar asistencia espiritual.

El intendente de Vicente López, Jorge Macri, le pidió al Gobierno provincial de Axel Kicillof la apertura de los templos religiosos con los protocolos necesarios para que las personas acudan a rezar o hacer oraciones individuales y hablar con un cura, pastor o rabino, mediante cita previa. El alcalde aclaró que no se busca que se realicen celebraciones con público.

“Las mismas iglesias que hoy están ayudando a repartir alimentos, son las que necesitan darle apoyo espiritual y emocional a muchos”, indicó el jefe comunal de Vicente López desde su cuenta de Twitter. Además, Macri agregó que “le preocupa la angustia que genera esta pandemia en todas sus formas, y la salud emocional de los vecinos. Por eso es fundamental que puedan calmar esa angustia en su templo de fe”.

Vale recordar que desde Jefatura de Gabinete de la Nación ya se autorizó la apertura de templos para oración o encuentro con responsables de los lugares, cumpliendo las medidas sanitarias en algunos puntos del país, pero fue excluida la zona metropolitana de la medida.

Angustiante si te dejo

Por Carlos Lionel Traboulsi. El secretario general del Partido Demócrata Cristiano de CABA advierte la necesidad de que la cuarentena se imponga de manera “racional”, y orientada a los altos grupos de riesgo.

La angustia en la sociedad es generalizada y nos cruza a todos por igual con origen en distintas razones. Una revolución moral y una política pública de desarrollo y crecimiento post cuarentena es el camino para la nueva etapa de la vida democrática de los argentinos.

Recientemente se prorrogó el aislamiento social obligatorio hasta el 7 de junio con la misma incertidumbre del primer día, donde nadie puede dar una idea concreta de cuando termina y cómo salir de esta situación de emergencia excepcional para que la rueda de la economía empiece a girar permitiendo una cadena virtuosa con trabajo y prosperidad para todos.

La población, en especial en los centros urbanos importantes donde la gran concentración de personas es mayor, la llamada cuarentena actúa como una reja que impide que libremente las personas con su esfuerzo ganen el pan de cada día, y por el contrario ven disminuir drásticamente sus ingresos y sus ahorros tornando su futuro incierto, y esto no hay duda, que, aunque al presidente le moleste, angustia.

El perder la previsibilidad de un futuro cercano a cualquier ser humano angustia. Las personas con enfermedades de base simple o grave ven que su atención periódica médica se ve limitada y en muchos casos alterados hasta después de la cuarentena, como suele leerse en carteles o comunicaciones de centros hospitalarios públicos, privados, obras sociales y mixtos, donde están suspendidos los consultorios externos, odontológicos, oftalmológicos, etc. Esto también angustia ya que los problemas chicos se magnifican con el aislamiento y la maquinación propia de ver paredes todo el día y, los problemas delicados, terminan agravándose en muchos casos llevándose la vida de las personas. ¿Podemos decir que no tienen derecho a angustiarse?

¿Es cierto entonces lo que dice el presidente que uno no se debe angustiar porque se le está pidiendo que cuide su vida? Las personas no estamos limitados a un virus, nuestra vida está conformada por muchas cosas materiales, espirituales, intelectuales, éticas, morales y la falta de cualquiera o de todas afectan directamente la vida. El virus mata, pero una depresión también mata, al igual que una enfermedad no curada o mal curada. La persona humana es lo suficientemente compleja, es un combo de aspectos que el buen funcionamiento de ellos nos garantiza la vida y una vida digna. La angustia en la sociedad es generalizada y nos cruza a todos por igual con origen en distintas razones.

En esta dignidad entra también ocupando un lugar muy importante la confianza en sus relaciones humanas, en su vida laboral y en particular en su relación gobiernos ciudadanos. Cuando vemos que nuestros gobernantes, más allá de los signos partidarios, no dicen lo que dicen, la confianza empieza a flaquear y eso atenta contra la gobernabilidad, por lo tanto, los gobiernos echan mano a la limitación de la libertad, el aumento elefantiásico del estado y al control social por medio de la educación y la publicidad, en el que los medios de comunicación asumen un rol importante, para contrarrestar esa falta de confianza y poder desde una postura autoritaria democrática, llevar adelante un relato que vaya lavando cerebros y generando tropa masificada enceguecida en la defensa del gobernante.

El pueblo se somete voluntaria e inocentemente a estas técnicas hasta que surgen los reclamos inesperados de sectores que poco a poco van abriendo los ojos del rebaño dormido que terminan convirtiéndose en jauría que reclaman libertad, derechos y cumplimiento de la Constitución Nacional, instrumento éste que es lo que nos permite cohesionarnos y vivir en comunidad organizada bajo una misma bandera con un sentido de patria.  

Esta descripción de la realidad argentina se llama “corrupción”. Los políticos buscan sus propios beneficios y no ejercer sus funciones con vocación de servicio basada en el amor al prójimo. Se llama corrupción, que reitero, no es de este gobierno solamente, sino de décadas de destrato a los ciudadanos viendo hoy las consecuencias, por ejemplo, de tener grandes barrios carenciados en el lugar más rico de nuestro país que es la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, o los 1800 asentamientos de la provincia de Buenos Aires, el territorio más rico productivo e industrial del país, en donde a pesar de las ayudas clientelares el Covid 19 avanza y seguirá avanzando porque siempre se llega tarde, ya que solo se los trata de usar como números para el cuarto oscuro.

Recordemos cuando empezó esta pandemia las voces que se alzaban de distintos sectores cercanos al poder diciendo que ésta era una enfermedad de los chetos, de los ricos, etc., etc., etc. Populismo barato para seguir vendiendo relato y confrontar entre hermanos, jugando con la salud y la vida de las personas, las que poco importaban.

¿Estamos en contra de la cuarentena? No, pero ésta debe ser racional y en esta instancia orientada a los grupos de alto riesgo y que tienen la posibilidad y obligación de ser asistidos por el Estado, y no la porción de la sociedad productiva y con menos chances de contagiarse guardando el cumplimiento de los protocolos adecuados.

“Dicen lo que no dicen”, sigue siendo la regla de oro de la mal entendida política que llevan adelante gran parte de nuestra dirigencia. Es imperiosa la convicción de llevar adelante una auténtica “Revolución Moral” para sentar las bases de un futuro distinto que genere confianza en nuestro pueblo y definir una estrategia de inversiones, producción e industrialización integradora incorporando la visión estratégica de los intereses y recursos marítimos. Una revolución Moral y una política pública de desarrollo y crecimiento post cuarentena es el camino para la nueva etapa de la vida democrática de los argentinos.

Más de la extensión territorial de nuestro país nos está esperando en el continente azul, para que podamos generar trabajo y crecimiento para nosotros y las generaciones venideras. Es cuestión de voluntad política, convocatoria sin limitaciones y juntos construir un proyecto de país que nos contenga a todos, dejando de lado el relato interesado de ciertos sectores que solo buscan generar las condiciones necesarias para perpetuarse en el poder.

Habla pueblo habla, que no nos callen más.

Lordén pidió a Kicillof evitar “marchas y contramarchas”

“La situación que vivimos es gravísima, gobernador. Hay que hacer bien las cosas, dejarse de idas y vueltas. La marcha y contramarcha no sirve de nada”, expresó la diputada provincial Alejandra Lordén, vicepresidenta del radicalismo, en respuesta a la posibilidad de aplicar “más restricciones”, tal cual anticipó este lunes Axel Kicillof. En efecto, si bien […]

“La situación que vivimos es gravísima, gobernador. Hay que hacer bien las cosas, dejarse de idas y vueltas. La marcha y contramarcha no sirve de nada”, expresó la diputada provincial Alejandra Lordén, vicepresidenta del radicalismo, en respuesta a la posibilidad de aplicar “más restricciones”, tal cual anticipó este lunes Axel Kicillof.

En efecto, si bien el gobernador bonaerense aclaró que aún “no es decisión tomada” retroceder de fase de cuarentena, advirtió que “más contagios, más restricciones”.

Lordén le expresó a través de Twitter al gobernador que “si necesita ayuda, estamos dispuestos a colaborar”. Y agregó que “para superar con éxito la crisis que se nos presenta, es fundamental una variable de la que se habla mucho pero se ve poco en el país y la provincia: la coordinación de los esfuerzos del Estado”.

“La coordinación de todos los niveles de gobierno, y la búsqueda incansable de equilibrar las consecuencias de cada medida implementada, nos permitirá administrar mejor dos recursos esenciales y escasos: el tiempo y los recursos”, señaló la diputada bonaerense, que citó el caso puntual del sistema de salud señalando que “lo que se puede y se debe hacer es manejar los recursos con inteligencia, creatividad y previsión para equipar a hospitales y centros de salud y para capacitar y cuidar a los profesionales que allí se desempeñan”.

Agregó que “en todo el país, pero puntualmente en la provincia de Buenos Aires, todo esto se hace aún más cuesta arriba, porque contamos con un sistema de salud históricamente desfinanciado, con una crisis edilicia enorme y médicos y enfermeros mal remunerados”.

En otras palabras, puntualizó la diputada Alejandra Lordén, “la pandemia que pone en tela de juicio los fundamentos del mundo tal como lo conocemos, evidencia en la Provincia las fallas crónicas de un sistema de salud que no está a la altura de las necesidades de los bonaerenses”.

“Es hora de que el Gobierno deje las chicanas, convoque a la oposición y juntos pensemos en una salida concreta de la cuarentena, cuidando la salud y la economía de todos los bonaerenses”, concluyó Lordén.

Quieren llevar a Pietragalla al Congreso

La oposición pide que el secretario de Derechos Humanos explique los abusos de las fuerzas de seguridad en cuarentena.

La vicepresidente del bloque de diputados nacionales de la UCR, Carla Carrizo, junto al presidente del interbloque de Cambiemos, Mario Negri, el vicepresidente tercero de la Cámara baja, Alfredo Cornejo, y otros 37 diputados de la oposición solicitaron que el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti, informe ante la Comisión de Derechos Humanos y Garantías del cuerpo las medidas que se están llevando a cabo desde el Estado Nacional debido a los hechos de violencia institucional que concluyeron con 3 muertes sospechosas como consecuencia del accionar policial en el marco de la emergencia sanitaria por Covid-19.

A través de un proyecto de resolución, 40 diputados nacionales de la oposición solicitan información sobre las muertes de Florencia Magalí Morales, detenida en la Comisaría 25 de Santa Rosa del Conlara, provincia de San Luis, quien fue encontrada ahorcada en su celda el 5 de abril; Franco Gastón Maranguello, de 16 años, también encontrado sin vida en la Comisaría de Atención a la Niñez, Adolescencia y Familia de Villa Mercedes, provincia de San Luis, el 24 de abril, horas después de su detención y Luis Armando Espinoza, sospechado de haber sido asesinado por miembros de la policía de la localidad de Monteagudo, Tucumán, cuyo cuerpo fue encontrado el 22 de mayo, una semana después de su desaparición, en el límite entre el departamento tucumano de Chicligasta y Las Estancias, provincia de Catamarca.

Además, los legisladores piden que se brinde información sobre los reiterados casos de violencia y abuso policial ocurridos en ocasión del “aislamiento social, preventivo y obligatorio” registrados en las diferentes provincias del país, en base a los datos que están aportando dos organizaciones especializadas en el tema, como CORREPI y Amnistía Internacional.

“Como Estado debemos intervenir ante estos eventos de clara violación a los principios básicos de Derechos Humanos que tanto esfuerzo han demandado para su consagración en nuestro país”, dijo Carla Carrizo.

“Estos hechos nos hacen pensar que existe un dispositivo policial deficiente y contrario a los estándares mínimos de preservación de los derechos de las personas en el marco de la situación de excepción que implica el aislamiento”, agregó.

El pedido de citación se complementa con aquellos del mismo tenor que presentarán las diputadas Roxana Reyes y Claudia Najul en las comisiones de Familias, Niñez y Juventudes y Mujeres y Diversidad, respectivamente, con el objetivo de realizar una reunión conjunta.

El proyecto lleva las firmas de Carla Carrizo, Mario Negri, Alfredo Cornejo, Emiliano Yacobitti, Sebastián Salvador, Dolores Martínez, Alejandro Cacace, Marcela Campagnoli, Claudia Najul, Graciela Ocaña, Roxana Reyes, José Cano, Adriana Cáceres, Mónica Frade, Lidia Ascarate, Soledad Carrizo, Lorena Matzen, Albor Ángel Cantard, Gabriela Lena, Dina Rezinovsky, Federico Zamarbide, José Luis Patiño, Ingrid Jetter, Luis Petri, Estela Regidor, Atilio Benedetti, Jorge Vara, Juan Aciega, Hernán Berisso, Juan Martín, Gonzalo del Cerro, Gerardo Cipolini, Fabio Quetglas, Diego Mestre, Jorge Enríquez, Ximena García, Brenda Austin, Natalia Villa, Camila Crescimbedi, y Karina Banfi.

Por otra parte, las diputadas Carla Carrizo -integrante de la Comisión Bicameral del Defensor del Niño- y Roxana Reyes -Presidenta de la Comisión de Familia, Niñez y Juventudes- piden informes al Ministerio de Seguridad sobre la implementación de la Ley 26.290 de “Capacitación de las Fuerzas que forman parte del sistema de Seguridad Interior en materia de Derechos Humanos reconocidos a niñas, niños y adolescentes” y solicitan al Poder Ejecutivo su reglamentación. La norma había sido sancionada el 7 de noviembre de 2007 y promulgada de hecho el 29 de noviembre del mismo año.

Figuras del radicalismo coincidieron en que “la cuarentena sirvió”, pero que “no se ve un plan de salida”

Adolfo Rubinstein, Mario Negri, Facundo Suárez Lastra, y Ricardo Gil Laverda, ente otros referentes llevaron a cabo el seminario web “Cómo salir de forma ordenada de la cuarentena”.

Referentes del radicalismo llevaron a cabo el seminario web “Cómo salir de forma ordenada de la cuarentena”. De la charla participaron Adolfo Rubinstein, exministro de Salud de la Nación; Mario Negri, presidente del bloque radical y del interblobloque de Diputados nacionales de Juntos por el Cambio; Facundo Suárez Lastra, Karina Banfi y Josefina Mendoza, diputados/as nacionales por la UCR.; Lilita Puig, presidenta de la Fundación Alem y Ricardo Gil Lavedra, juez y exdiputado nacional. La coordinadora de la actividad fue Silvia Collin, presidenta de la Comuna 3.

En la reunión, que duró poco menos de dos horas, se hizo mención de un documento salido de la Fundación Alem hace dos semanas, con la temática que los reunió: “Salir pronto y de manera ordenada”, una propuesta para la transición desde el aislamiento nacional obligatorio.

El diputado nacional Facundo Suárez Lastra comenzó su intervención pidiendo “aprovechar las experiencias de este contexto para pensar a futuro una coordinación para la región metropolitana de Buenos Aires”. Y señaló que “la concentración de poder siempre es mala. Pero en momentos de emergencia, alejarse de las opiniones divergentes es letal, eso está haciendo el gobierno nacional”.

Por su parte, la presidenta de la Fundación Alem, Lilia Puig, expresó que “es urgente pasar de la sociedad del miedo a la sociedad del riesgo y se aprenda a convivir con el virus porque una cuarentena extendida generará consecuencias igualmente gravosas en lo social, la salud y la economía”.

“No vamos a Venezuela, vamos a Santa Cruz, el kirchnerismo es más sofisticado, le quiere dar un marco de legalidad, eso es más cínico y más perverso”, consideró a su turno el diputado nacional Álvaro de Lamadrid. 

Por otra parte, el exsecretario de Salud Adolfo Rubinstein explicó que: “La cuarentena sirvió para detener la propagación, pero no se ve un plan de salida claro como sí tienen los países que la están flexibilizando. El gran problema es q no hay un rumbo claro de cómo salir. El Gobierno se enamoró de la cuarentena como proyecto político. Tenemos una ventaja que es la bajísima ocupación de UCI’s para pensar alternativas. La gente no aguanta más”, manifestó.

Acto seguido, tomó la palabra Ricardo Gil Lavedra quien aseguró que “frente a un problema tan complejo, no es razonable que nos quedemos con unas pocas opiniones. No hay una verdad única. Y la Constitución no puede quedar suspendida por la emergencia”.

Luego la diputada nacional Karina Banfi recalcó la importancia de observar de cerca las aplicaciones gubernamentales porque “la privacidad de los datos personales empieza a estar en riesgo, están aprovechando la pandemia para tener más control y restringir libertades”.

“Tenemos que hablar del vergonzoso silencio de los sindicalistas en la Argentina, en este momento tan difícil. Mientras tanto el kirchnerismo avanza con picardías que son graves, por ejemplo, el material que hicieron para adoctrinar en las escuelas como en los años 40”, consideró el exdiputado nacional Luis Brandoni durante su exposición.

Casi finalizando el evento, Mario Negri afirmó que “como oposición ya dejamos claro qué país no queremos. No queremos un país mutilado en términos institucionales. El Gobierno decidió aislarse en medio de la pandemia. El diseño de país y de sociedad sigue siendo el del kirchnerismo. No hay ningún diseño planteado por Alberto Fernández”.

Al cierre de la charla Rubinstein hizo referencia a la necesidad de “establecer criterios generales para orientar decisiones operativas, que permitan trabajar en una salida ordenada de la cuarentena que atraviesa el país”.

El seminario se desarrolló respetando los protocolos del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio.

Apoyo de la Coalición Cívica a las medidas tomadas en CABA

“Acuerdo con lo anunciado por el jefe de Gobierno de la Ciudad, debemos ser responsable para cuidar la salud y la economía”, expresó el titular partidario, Maximiliano Ferraro.

Confirmando la sintonía exhibida por la líder del sector, Elisa Carrió, con las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires desde 2017, el presidente de la Coalición Cívica ARI, Maximiliano Ferraro, manifestó su acompañamiento al planteo realizado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en cuanto al modo de continuidad de la cuarentena en la Ciudad.

“Acuerdo con todo lo anunciado por el jefe de Gobierno de la Ciudad, debemos ser responsable para cuidar la salud y la economía”, señaló el diputado nacional.

“Coincido con las medidas anunciadas por Horacio Rodríguez Larreta y el equipo de la Ciudad de Buenos Aires para esta nueva etapa”, expresó Ferraro. Para él, “es imprescindible que todos acompañemos las indicaciones del equipo de gobierno de la Ciudad en forma ordenada, programada y respetando las consignas de cuidado colectivo y de cumplimiento efectivo por parte de todos”.

El diputado nacional por la CC ARI agregó que “debemos actuar con mucha responsabilidad social e individual. Si respetamos y cumplimos las consignas de este nuevo segmento de la cuarentena, no vamos a tener que volver atrás. Entre todos debemos cuidar la salud, la vida y la economía de los argentinos”.

El presidente prorrogó la cuarentena hasta el 24 de mayo

Qué dice el Decreto de Necesidad y Urgencia que extiende el aislamiento social, preventivo y obligatorio, pero habilita una serie de actividades.

El presidente Alberto Fernández anunció este viernes una prórroga del aislamiento social, preventivo y obligatorio hasta el 24 de mayo inclusive con el objetivo de contener el avance del coronavirus en la Argentina.

En conferencia de prensa en la Residencia de Olivos, informó que en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) continúa la cuarentena en la Fase 3, es decir, el mismo nivel que hasta ahora; mientras que en el resto del país se avanzará a la Fase cuatro, que aumenta la cantidad que actividades que se pueden retomar.

El mandatario estuvo acompañado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quienes detallaron la forma en la que se comenzará a incorporar algunas actividades de forma paulatina en sus distritos.

Precisamente en ese sentido, el DNU que certifica la prórroga de la cuarentena establece como fecha para esta nueva fase el domingo 24 de mayo inclusive, y mantiene vigentes las prohibiciones para el dictado de clases presenciales; eventos públicos y privados (sociales, culturales, recreativos,deportivos, religiosos); centros comerciales; y cines, teatros, centros culturales, bibliotecas, museos, restaurantes, bares, gimnasios y clubes.

Se mantiene la prohibición del transporte público de pasajeros interurbano, interjurisdiccional e internacional actividades turísticas, aperturas de parques y plazas.

Las fronteras continúan cerradas, y continúan dispensados del deber de asistencia al lugar de trabajo los mayores de 60 años, las embarazadas y las personas en los grupos de riesgo.

El presidente informó que en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) continúa la cuarentena en la Fase 3.

Actividades que vuelven

En el decreto presidencial con fecha 9 de mayo se habilitan las siguientes ramas industriales, sin uso de transporte público:

Automotriz y autopartes.

Electrónica y electrodomésticos.

Textil, calzado e indumentaria.

Productos de tabaco.

Metalurgia, maquinaria y equipos.

Gráfica, ediciones e impresiones.

Madera y mueble.

Juguetes.

Laboratorios farmacéuticos.

Química y petroquímica.

Fabricación de motocicletas y bicicletas.

Fabricación de neumáticos.

Cabe consignar que los gobernadores y las gobernadoras (excepto AMBA) podrán decidir excepciones teniendo en cuenta los criterios establecidos por el Ministerio de Salud de la Nación.

El Área Metropolitana de Buenos Aires continúa con las restricciones del Aislamiento y las excepciones deberán ser requeridas al jefe de Gabinete de la Nación.

“Toda la Argentina, salvo el AMBA, pasa a la fase cuatro, mientras que el AMBA sigue en la fase tres. El objetivo no se ha podido lograr, ya que allí la densidad demográfica es muy grande”, expresó el presidente Fernández durante su exposición. Esto implica que en el Área Metropolitana de Buenos Aires para habilitar comercios y empresas, el gobernador y el jefe de Gobierno deberán consultar con el Poder Ejecutivo Nacional que analizará si se dan las condiciones sanitarias adecuadas para que la actividad vuelva a funcionar. En esa región continuará prohibido transporte interjurisdiccional, salvo quienes tienen tareas esenciales.

Piden una salida “ordenada” de la cuarentena para que la economía no colapse

“Es momento de ir saliendo” del aislamiento, planteó el jefe de la bancada CC-ARI, Maximiliano Ferraro, ante la “enorme crisis social y económica”.

maximiliano ferraro

El presidente del bloque de diputados de la Coalición Cívica ARI, Maximiliano Ferraro, afirmó que “es momento de ir saliendo de la cuarentena de manera ordenada, cuidándonos, para que la economía no colapse”. “Debemos ir pensando cómo vamos a salir de esta enorme crisis social y económica. Es tiempo de ir considerando una salida ordenada, programada y con consignas muy claras de cuidado colectivo y de cumplimiento efectivo por parte de todos”, agregó.

Para el presidente de la CC-ARI, “es importante que sigamos cuidando la salud de todos los argentinos, pero también debemos cuidar nuestra economía: pymes, sectores productivos, industrias creativas y del conocimiento, pequeños comercios, trabajadores autónomos, monotributistas y trabajadores informales”. Y agregó que “una cosa no es incompatible con la otra. Ya no hay excusas, es tiempo de ir pensando en abrir”.

Además, Ferraro aclaró que “no creemos y no vamos a avalar salidas simplistas, autoritarias, demagógicas y restrictivas de las libertades individuales”.

“Necesitamos reconstruir confianza, y eso es con cooperación interdisciplinaria, internacional y entre los distintos poderes del Estado. Son tiempos de sumar pluralidad de voces, ejercer un fuerte y serio control en las compras públicas y recostarnos en una mayor institucionalidad”, dijo.

Piden que el Gobierno de la Ciudad flexibilice la cuarentena para los chicos

La Legislatura porteña aprobó un proyecto de resolución que impulsó la radical Manuela Thourte (UCR-Ev), a través del cual se le solicita al Ejecutivo implementar un plan para que los niños puedan salir una hora cada día de por medio, a fin de poder contar con ese espacio de esparcimiento.

A casi dos meses de que se instalara el aislamiento social, preventivo y obligatorio, los diputados porteños acompañaron –durante la sesión ordinaria de este jueves- un proyecto de resolución impulsado por la diputada de la UCR-Ev Manuela Thourte, a fin de que se evalué la posibilidad de que los menores de 18 años puedan salir a la vía pública con fines de esparcimiento.

De esta manera, la medida busca “analizar la viabilidad de implementar medidas tendientes a mejorar la situación de los niños, niñas y adolescentes de la Ciudad durante el período de aislamiento social”  y propone que los chicos puedan realizar breves salidas a no más de 500 metros desde su vivienda, manteniendo la distancia aconsejada de 1.5 metros, y en horarios donde haya luz natural; y, en el caso de que sean menores de 13 años de edad deben ir acompañados de su madre, padre o adulto responsable.

Es por ello que, buscando evitar los conglomerados de personas, propone un posible  cronograma de días de salidas podría ser por la terminación del DNI: los lunes, miércoles y viernes saldrían aquellos cuyo último número de documento sea 1, 2, 3, 4 y 5; mientras que los martes, jueves y sábados lo harían los terminados en 6, 7, 8, 9 y 0. En los hogares con más de un niño podrían salir en grupos de no más de tres niños según el día que le corresponda por la terminación del DNI del de mayor edad.

En los fundamentos de la medida, Thourte explicó que “las necesidades fisiológicas de movimiento y demás características vitales de la infancia se ven alteradas por el encierro, que resulta antinatural para cualquier individuo, más allá de las capacidades de adaptación de los seres humanos en épocas de crisis” y detalló que “la falta de espacio físico afecta la capacidad de deambulación tanto física como emocional (la sensación de libertad de desplazamiento que acompaña la construcción del esquema corporal sano en la infancia)”.

“Además el encierro habilita la posibilidad de que los niños experimenten sensaciones de angustia transmitidas por los adultos y tendencias fóbicas que serán contraproducentes para después de la pandemia”, indicó y recordó que “según los datos actualizados a 2018 del Sistema de Indicadores de Niños, Niñas y Adolescentes, en la Ciudad de Buenos Aires el 22.8% de la población total tiene entre 0 y 17 años”.

De este total, un 4.7% vive en condiciones de hacinamiento crítico, es decir que residen en un cuarto tres  o más personas.  

El Parlamento paralizado y la bomba económica del conurbano

Tras semanas de inactividad pura maquillada vía Zoom, el Congreso se dispone a buscar la manera de cumplir su rol… a distancia. Mientras tanto la cuarentena se prolonga y los intendentes del GBA no ocultan sus temores.

Por José Angel Di Mauro

“Las horas más oscuras” se llama el filme de 2017 que narra los primeros días de Winston Churchill al frente de Gran Bretaña. La trama empieza y termina en el Parlamento británico: arranca con la renuncia de Neville Chamberlain como primer ministro del Reino Unido y el nombramiento de Churchill como sucesor; y al final con este último dando su histórico discurso denominado “Lucharemos en las playas”, en el que advierte sobre el posible intento de invasión por parte de los nazis, que ya habían conquistado parte de Europa. 

Es lógico tratándose de un sistema parlamentario, pero el dato es que en plena Segunda Guerra Mundial el Parlamento británico funcionaba a pleno. Al reclamar desde la oposición que el Congreso argentino salga de su parálisis, el diputado Luis Petri recurre precisamente al ejemplo británico: “El Día D, Winston Churchill concurrió a la Cámara de los Comunes a dar explicaciones sobre el desembarco en Normandía, pero los diez minutos iniciales los destinó a hablar de la recuperación de Italia. No se le ocurrió decir: ‘Miren, como estamos en el momento más importante de la guerra, no vamos a rendir cuentas’; al contrario, porque estaban en el momento más importante  de la guerra era cuando se necesitaba mayor acuerdo político y más conocimiento por parte del Parlamento de lo que estaba ocurriendo”.

En rigor, Emmanuelle Macron somete todas y cada una de sus decisiones a la Asamblea francesa; en Italia, Giuseppe Conte fue a rendir cuentas también a un Parlamento con sus miembros sentados a no menos de un metro de distancia entre sí. En esta región, Brasil, Chile, Ecuador y Paraguay ya han realizado sesiones remotas a través de diversas tecnologías, según detalló esta semana un informe de la Fundación Directorio Legislativo.

Recién se activó el Parlamento en materia de leyes cuando el oficialismo encontró la necesidad de sesionar para tratar lo que no puede imponer por DNU.

En la Argentina, la pandemia tuvo un efecto paralizante en los poderes Legislativo y Judicial. El segundo está en feria desde hace más de un mes y un grupo de juristas alertó en la semana sobre las consecuencias graves de esa parálisis para cuando concluya la emergencia. El Congreso de la Nación, por su parte, solo realiza reuniones informativas a través de Zoom, en las cuales ministros y secretarios han expuesto ante diversas comisiones en reuniones que son bienvenidas, pero no tienen ningún efecto resolutivo. Ni siquiera el jefe de Gabinete ha concurrido a alguna de las dos cámaras, como establece la Constitución.

Lea también: La Corte Suprema rechazó el pedido de Cristina Kirchner

Recién se activó el Parlamento en materia de leyes cuando el oficialismo encontró la necesidad de sesionar para tratar lo que no puede imponer por DNU. Las leyes impositivas deben ser votadas por los miembros del Congreso y eso fue lo que llevó a la presidenta del Senado a pedir una declaración de certeza a la Corte, para que estableciera la legalidad de una ley votada de manera remota. Fue el elemento que disparó la reacción de una oposición que ha estado bastante opaca en esta coyuntura y que reclamó sesionar de manera presencial. La Corte, a todo esto, terminó rechazando el pedido de Cristina Kirchner de resolver sobre lo que corresponde al reglamento de otro poder, pero en el fallo dejó por sentado la lógica de apelar a la tecnología, algo que no puede reprocharse a los constituyentes por no haber previsto. En rigor, al resolver el tema la propia Corte no lo hizo de modo presencial, sino virtual…

Ahora la polémica girará en torno a si las cámaras están habilitadas para modificar el reglamento por videoconferencia, o deben previamente votar eso en una sesión presencial, como reclama la oposición. Como sea, al menos ahora sí comenzará el Congreso a hacer su trabajo cuando este martes se reúna -por videoconferencia- la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo. Es la que se encarga de analizar los DNU. Alberto Fernández ha firmado 33 desde que asumió y ninguno ha pasado aún por el Parlamento, cuando el artículo 99 de la Constitución deja claro que deben ser tratados por esa bicameral dentro de los 10 días posteriores a haber sido firmados. Solo tratados, ni siquiera aprobados. Pero no se ha hecho.

Los críticos van más allá al advertir que el gobierno “se siente cómodo con la pandemia”, o mejor dicho con la cuarentena estricta.

El Poder Ejecutivo está muy cómodo con este statu quo. No puede culpárselo, cualquiera disfrutaría de la posibilidad de manejarse a puro decreto y con la Justicia a media máquina. Los críticos van más allá al advertir que el gobierno “se siente cómodo con la pandemia”, o mejor dicho con la cuarentena estricta, que ha logrado su fin de aplanar la curva de contagios, aunque previsiblemente genera consecuencias demoledoras para la economía. Pero precisamente la situación le permite al gobierno gozar de un nivel de aceptación solo alcanzable en circunstancias excepcionales como las que estamos viviendo, y relegar el debate por la economía a un segundo plano.

El dólar blue tocó en la semana los 120 pesos y en este contexto no tiene techo, pero no hubo escándalo, como si las preocupaciones de un país en cuarentena estricta pasaran por otro lado. El debate por la deuda no ocupa las primeras planas a pesar de aproximarse la Argentina al default, aunque se sigue especulando sobre un eventual acuerdo consecuencia de un mundo imprevisible que ha cambiado.

“Alberto sabe que la combinación ‘pandemia + default’ nos pone en el peor de los mundos”, sugieren economistas que se ilusionan con un volantazo a tiempo. Pero decisiones como las que adoptó el viernes al anunciar a sus socios del Mercosur que no participará de acuerdos comerciales en el futuro, ni formará parte de los convenios que se negocian en la actualidad, generaron malestar regional, fuertes críticas de parte de la oposición y perplejidad en los economistas que se mostraron preocupados por el futuro de la economía. Pareciera el gobierno imaginar que el mundo pandémico que viene será de fronteras cerradas, y en ese marco se pone en duda la verdadera disposición a evitar un default.

Pareciera el gobierno imaginar que el mundo pandémico que viene será de fronteras cerradas.

El gobierno adquirió cierta habilidad en preparar los anuncios de cada prolongación del aislamiento para darle a los mismos cierta épica, nutrida de la sensación de que hasta ahora los resultados son exitosos en términos sanitarios. En Olivos sienten que esos anuncios, lejos por ahora de generar fastidio, redoblan el apoyo al Presidente, aunque  nunca incluyan sorpresas. Alberto Fernández ha dejado en manos de los gobernadores la administración de la cuarentena: ellos serán los que decidan qué ir flexibilizando, aunque la última palabra siempre será la del Presidente.

El presidente Fernández con su equipo de médicos e infectólogos analizando la evolución de la crisis sanitaria, antes de anunciar la prolongación de la cuarentena. (Foto: Presidencia de la Nación)

Esa será la salida gradual del aislamiento que se irá dando… salvo en el lugar donde anidan los peores temores del gobierno: el AMBA (Capital Federal y conurbano), donde la salida de la cuarentena es aún lejana.

Esa es en consecuencia la región más comprometida también en materia económica: la bomba sanitaria que representa ese conglomerado -las prevenciones alcanzan a los otros conurbanos del país-, es también una bomba social por el lado económico, que el gobierno se ocupa de paliar con dinero y alimentos destinados  a los sectores más vulnerables, pero el resto de la población vive una crisis que se agrava día tras día. Una de las consecuencias será la salida informal de la cuarentena.

Otra bomba es la que consideran tener bajo sus pies los intendentes del Conurbano. Una delegación de jefes comunales de la Primera y la Tercera Sección fue a ver a Axel Kicillof para pedirle plata porque no tienen para pagar los sueldos esta semana. Puntualmente pidieron 8.000 millones, pero la respuesta no podía ser más decepcionante: el gobernador les propuso mil millones para repartir entre todos los municipios, según el tamaño de los mismos, y el resto a través de un crédito a tasa cero, a pagar en tres meses.

La oferta del gobernador para enfrentar esta crisis dejó decepcionados a los intendentes. (Foto Prensa Gobernación)

El gobernador hablaba de los CUD (Coeficiente Unico de Distribución), que la provincia se cobraría con el reparto de la coparticipación, pero los intendentes no quieren saber nada, porque reconocen que no van a poder pagarlo. Y si hoy necesitan 8.000 millones de pesos, para el mes siguiente esa necesidad escalará a 12.000. Y saben que esto seguirá, porque esperan que el pico de la pandemia sea en junio, de ahí que estiman que “en septiembre como mínimo” volverá la actividad, aunque la recuperación tras tantos meses de parate demandará más tiempo.

“Esperamos no tener que pagar los salarios en cuotas”, deslizó ante este medio un intendente realmente muy preocupado y pensando sobre todo en quienes desempeñan actividades esenciales, comenzando por médicos y enfermeros.

El presupuesto de cada distrito -y el de la propia provincia-  ya es un papel que nadie mira, pues todos los recursos han sido redireccionados y la recaudación ha caído entre el 50 y 60%. Uno de ellos, que vivió la crisis de 2001, reconoce que la demanda de alimentos actual “emparda” la de esa época. “En eso es parecido… en lo económico, esa vez lo logramos solucionar”, evoca, recordando los patacones. Pero hoy es muy distinto, todas son incógnitas.

Esperan encontrar la solución en un diálogo que le han pedido a Kicillof tener con el propio Alberto Fernández. ¿Y la relación con el gobernador? “No es mala”, aclaran, pero deslizan: “Por ahí no nos terminamos de entender…”.

Los intendentes del conurbano tienen una relación muy particular con el gobernador bonaerense. (Foto: Prensa Gobernación=

Reclaman preservar a la población infantil durante la cuarentena

El diputado radical Facundo Suárez Lastra presentó un proyecto en el que plantea sugerencias para atender a este sector, “hasta el momento ignorado por el Poder Ejecutivo”, consideró.

ninos nenes infancia

El diputado nacional Facundo Suárez Lastra (UCR) elaboró un proyecto de declaración -siguiendo las recomendaciones del Comité de los Derechos del Niño-, que recomienda “mitigar los efectos físicos, emocionales y psicológicos que la pandemia puede tener sobre los niños y niñas, especialmente aquellos en situación de vulnerabilidad”.

El radical señaló que “la cuarentena por el Covid 19 presenta múltiples desafíos que diariamente requieren de nuevas políticas públicas que moderen los efectos colaterales del encierro”, por eso en su iniciativa planteó “una serie de sugerencias específicas para atender a este sector poblacional, hasta el momento ignorado en nuestro país por las sucesivas flexibilizaciones del confinamiento dispuestas por el Poder Ejecutivo Nacional”.

“La cuarentena es adultocéntrica, es hora de que se tomen medidas para proteger la infancia”, aseguró el legislador y sostuvo: “Lo que en principio se planteó como una medida extraordinaria, hoy se prolonga por tiempo indeterminado y es necesario arbitrar medidas para flexibilizar las condiciones de confinamiento teniendo en cuenta el impacto no solo en la salud física, sino también en el aspecto social, educacional, económico y recreacional de los niños y niñas”.

Para Suárez Lastra, “frente a esta nueva realidad necesitamos explorar alternativas creativas para brindar soluciones, permitiendo a los niños y niñas disfrutar de su derecho al descanso, esparcimiento, recreación y actividades artísticas y culturales lo cual debe incluir actividades al aire libre supervisadas por un adulto al menos una vez al día bajo la observancia de protocolos de higiene y distanciamiento social”.

“A su vez, es imperioso reconocer la importancia de la actividad física de los niños y niñas en un país como la Argentina que ocupa el segundo puesto de la región en lo que respecta a obesidad en niños menores de 5 años con cifras cercanas al 10%, estimándose que 1 de cada 3 niños en edad escolar padecen sobrepeso u obesidad”, agregó.

El proyecto fue acompañado por sus pares radicales Mario Negri, Karina Banfi, Ximena García, Estela Regidor, Claudia Najul, Albor Cantard, Roxana Reyes, Lorena Matzen, Miguel Nanni, Diego Mestre, Luis Pastori, Pablo Torello, Gonzalo Del Cerro, Atilio Benedetti, Lidia Ascarate y Fabio Quetglas.

Solicitan garantizar el regreso a sus hogares de personas que quedaron varadas en distintas provincias

Se trata de aquellos que, cuando se decretó el aislamiento, estaban en otros puntos del país. El proyecto es impulsado por los radicales Brenda Austin y Luis Petri.

La diputada nacional Brenda Austin (UCR-Córdoba) junto a su par Luis Petri (UCR-Mendoza) presentaron un proyecto por el que solicitan al Poder Ejecutivo la implementación de un permiso especial para la circulación por el territorio nacional de aquellas personas que, al tiempo de establecerse el aislamiento social preventivo y obligatorio, se encontraban lejos de sus lugares de residencia habitual.

“Así como ocurrió con los argentinos varados en el extranjero, hay muchas personas que quedaron en distintos puntos del país e imposibilitadas de movilizarse y llegar a sus hogares”, explicaron los legisladores, que lanzaron un relevamiento nacional por medio de un formulario para empadronar a las personas que se encuentran en esta situación.

Austin expresó que “al momento de establecerse la cuarentena no se otorgó un tiempo adicional para que aquellas personas que se encontraran lejos de sus hogares pudieran tomar los recaudos necesarios para regresar”.

“La disposición del aislamiento social preventivo y obligatorio se realizó de manera intempestiva y concomitante con la suspensión de todos los vuelos y los traslados de larga distancia, provocando que miles de personas no pudieran llegar a sus hogares. El alargamiento de la cuarenta y la incertidumbre sobre la fecha de finalización amerita buscar una solución que sea compatible con el cuidado de la salud”, señaló.

En la iniciativa se solicita al Poder Ejecutivo que autorice la circulación a través de un permiso especial para quienes cuentan con medio de transporte y que establezca un plan de traslado para los restantes, aplicando protocolos de control de la cuarenta desde sus hogares, tal como ha ocurrido con quienes retornan del exterior.

A su vez, el diputado Petri señaló: “Necesitamos que cada argentino, esté donde esté, tenga la posibilidad de hacer la cuarentena en su casa, bajo su techo y con su familia. En tiempos de aislamiento y cuarentena, de cierre de cruces interprovinciales y fronteras, volver a casa es un derecho esencial que debemos garantizar”.

En tanto, con respecto a las personas varadas en el exterior, el mendocino resaltó que “no ha existido por parte del Gobierno un plan para repatriarlos ni tampoco para permitir que quienes estaban en tránsito en el interior del país puedan llegar a sus provincias de origen. Este hecho queda evidenciado en la violación por Gobierno Nacional del decreto 331 que él mismo redactó, donde se autoimpone la elaboración de cronograma y la determinación de corredores sanitarios seguros que al día de hoy se desconocen”.

Los diputados de Juntos por el Cambio aseguraron que sus pares de distintas provincias “han recibido pedidos angustiantes de familias desmembradas, adultos mayores con patologías de salud fuera de su domicilio, y personas en situaciones financieras insostenibles al encontrarse fuera de su domicilio”.

El proyecto fue acompañado por los radicales Ximena García, Lorena Matzen, Estela Regidor, Albor Cantard, Carlos Fernández, Juan Martín, Gonzalo del Cerro, Claudia Najul, Alejandro Cacace, Dolores Martínez, Soledad Carrizo, Hugo Romero, Federico Zamarbide, Carla Carrizo, Mario Arce, Gabriela Lena, José Riccardo, Lidia Ascarate y Luis Pastori.

Piden prorrogar los vencimientos de servicios hasta 30 días después del fin de la cuarentena

La iniciativa fue presentada por la senadora radical Silvia Giacoppo, quien sostuvo que con esa medida “se busca llevar tranquilidad al pueblo”.

silvia giacoppo

La senadora nacional Silvia Giacoppo (UCR) presentó un proyecto de ley para prorrogar los vencimientos correspondientes al pago de los servicios de energía eléctrica, agua, gas, telefonía en todas sus formas, televisión por cable, internet y las cuotas de medicina prepaga en sus diversas modalidades hasta los 30 días posteriores al levantamiento del aislamiento obligatorio.

En los fundamentos de su iniciativa, la radical expresó que “más allá de las medidas que el Poder Ejecutivo Nacional se encuentra tomando, en el sentido de ejercer la debida protección de la población, no podemos desconocer los efectos adversos, desde el punto de vista económico, que los momentos que nos tocan atravesar están provocando”.

“En ese sentido, la enorme preocupación que embarga al país entero se ve agravada por la dificultad de no poder hacer frente a todas las obligaciones habituales en tiempo y forma, que no se salva solamente con posponer vencimientos para el día después del final del aislamiento”, consideró.

La legisladora jujeña afirmó que “con esta medida se procura llevar tranquilidad al pueblo de nuestra patria para que pueda seguir cumpliendo con el aislamiento en forma correcta y no se vea impulsado a romperlo, por el sólo hecho que al finalizar el mismo deba afrontar, de una sola vez, todas las deudas generadas durante éste y con anterioridad que no ha podido honrar”.

“Acertadamente el Poder Ejecutivo ha dictado medidas tendientes a la protección de la población, dado que los vencimientos de todas las obligaciones ya se encuentran transcurriendo pero debemos actuar con suma rapidez. No podemos dejar librada a la voluntad o buena predisposición de las empresas prestadoras de los servicios o a las empresas de medicina prepaga el considerar situaciones excepcionales. Debemos tomar el problema en su conjunto y atender adecuadamente a nuestros compatriotas”, agregó Giacoppo.

El Poder Ejecutivo oficializó la prórroga de la cuarentena

A través de un nuevo decreto de necesidad y urgencia dispuso la extensión de la medida hasta el 26 de abril inclusive.

alberto fernandez firmando

Se conoció este sábado el DNU 355 del Poder Ejecutivo, a través del cual se confirma la medida anunciada por el presidente Alberto Fernández este viernes, que prorroga la cuarentena hasta fin de mes.

El decreto establece la medida vigente en el decreto 297/20 hasta el 26 de abril hasta el 26 de abril de 2020 inclusive. En su artículo 2° aclara que, tal cual anticipó el presidente el viernes, el jefe de Gabinete podrá, previa intervención de la autoridad sanitaria nacional, y a pedido de los gobernadores o del jefe de Gobierno porteño, “exceptuar del cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio, y de la prohibición de circular, al personal afectado a determinadas actividades y servicios, o a las personas que habiten en áreas geográficas específicas y delimitadas”.

Al respecto, se aclara que tales excepciones los mandatarios deberán requerirlo por escrito, previa intervención y asentamiento de la máxima autoridad sanitaria local, en atención a la situación epidemiológica respectiva; y que junto con el requerimiento se acompañe el protocolo de funcionamiento correspondiente, dando cumplimiento a las recomendaciones e instrucciones sanitarias y de seguridad nacionales y locales.

El presidente no descartó aplicar un impuesto a las grandes fortunas

Al anunciar la prórroga de la cuarentena general obligatoria, y en el marco de una conferencia de prensa, Alberto Fernández admitió la necesidad del Estado de hacerse de recursos.

Tal cual se preveía, el Poder Ejecutivo anunció este viernes la decisión de prorrogar la cuarentena obligatoria hasta el 26 de abril próximo. El primer mandatario explicó la necesidad de prolongar el aislamiento como la única garantía de mantener la curva de casos “aplanada”, y puso como ejemplo las comparaciones con países como España, Italia, Estados Unidos, o nuestros vecinos Brasil y Chile.

A la hora de las preguntas, un periodista inquirió dónde piensa el Estado Nacional conseguir los recursos necesarios para esta emergencia y le preguntó si considera factible “recurrir a un impuesto extraordinario a las grandes fortunas”.

“Todo es posible”, admitió Alberto Fernández, quien de todos modos aclaró que “igual ese es un tema que debe resolver el Congreso; no es un tema que podamos resolver nosotros, pero que estamos en una situación de emergencia, no tengan ninguna duda”.

Y agregó: “Que necesitamos obtener recursos, porque la falta de actividad económica ha hecho caer la recaudación, no tengan ninguna duda; y que cualquier idea que se a mejorar los recursos para poder hacer frente a esas obligaciones, bienvenida sea”.

El presidente concluyó señalando que “la imposición, la generación de un impuesto es tarea del Poder legislativo. Nosotros no podemos hacer mucho, pero sé que hay proyectos que ya se están haciendo. Conozco el de Máximo (Kirchner), no se si hay otros”. Fernández había sido consultado ya el domingo pasado por el periodista Horacio Verbitsky sobre una serie de proyectos del jefe del bloque Frente de Todos en Diputados, que iban en ese sentido, y en los días siguientes se conocieron detalles del texto que está elaborando ahora el diputado Carlos Heller, y que será presentado la próxima semana, que prevé cobrar un impuesto extraordinario a los grandes patrimonios.

Autorizan multas de más de 79 mil pesos para quienes rompan la cuarentena

La Legislatura porteña sancionó con 54 votos a favor y 3 abstenciones una serie de sanciones económicas para quienes circulen sin autorización, vendan productos de primera necesidad con sobreprecios, entre otras cuestiones.

Buscando evitar que se produzcan situaciones irregulares en medio de este aislamiento social obligatorio, la Legislatura de la Ciudad ratificó con 54 votos positivos y 3abstenciones un decreto del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, para multar a quienes no cumplan con la cuarentena o vendan artículos necesarios para la población con sobreprecios.

De esta manera, el decreto plantea multas que oscilan entre 500 y 3.700 unidades fijas -es decir, entre 10.700 y 79.180 pesos- a quienes omitan el cumplimiento de las normas relacionadas con la prevención de las enfermedades transmisibles o no proceda a la desinfección y/o destrucción de agentes transmisores; a quienes exhiban o venda mercaderías o servicios a precios superiores a los establecidos por las autoridades; a los conductores de vehículos o motovehículos que violen las normas que, por razón de día y horario, que regulan la circulación de los mismos.

En los fundamentos de la medida, Rodríguez Larreta explicó que “la medida adoptada será de carácter excepcional mientras se encuentre vigente el ‘aislamiento social obligatorio’ y de esa manera prevenir y mitigar la propagación de la situación epidemiológica y su impacto sanitario” e insistió en que “debe adoptarse rápida, eficaz y urgentemente”.

Quieren que infractores del aislamiento paguen por los daños provocados

A través de una iniciativa, un diputado radical pretende que aquellos que rompan la cuarentena obligatoria paguen los costos de los males que puedan causar.

El diputado nacional Juan Martín (UCR – Santa Fe) presentó un proyecto de comunicación al Poder Ejecutivo para que quienes hayan arribado o arriben al país e infrinjan el aislamiento, paguen los costos de los daños que produzcan por su inconducta. Para ello exigen que además de demandas penales, el Estado Nacional realice demandas civiles para obtener un resarcimiento por los daños causados. 

Asimismo, se invita a las provincias, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los municipios a adoptar medidas similares según sus respectivos códigos procesales.

El proyecto fue firmado, además, por los diputados Estela Regidor, José Luis Riccardo, Ximena García, Niky Cantard y Lidia Ascarate.

Específicamente, se solicita al Poder Ejecutivo Nacional que ejerza “acciones civiles para el resguardo y recupero de los daños y perjuicios ocasionados al Estado Nacional, que deriven del incumplimiento al aislamiento” por parte de “quienes hayan arribado o arriben al país desde que se dictó la obligatoriedad de permanecer 14 días en cuarentena”.

Los diputados solicitan que “el Procurador General de la Nación instruya a fiscales a la interposición de las medidas cautelares y/o acciones pertinentes para resguardar el cobro de las responsabilidades pecuniarias que surgieren por incumplimiento del aislamiento” de las personas que debían cumplir el aislamiento tras haber arribado o que arriben al país.

Finalmente el diputado expresó que más allá de este proyecto, hay un punto neurálgico en este momento de la pandemia “que no debe perderse de vista porque es central y así lo exigió el interbloque de Juntos por el Cambio: lo importante es testear masivamente y el gobierno, al menos hasta el momento, no lo está haciendo”.

El Congreso adhirió a la extensión de las medidas de aislamiento hasta el 12 de abril

Mediante sendas resoluciones, la Cámara de Diputados y el Senado prorrogaron las disposiciones para garantizar el aislamiento social obligatorio.

Luego de que el Gobierno resolviera extender la cuarentena obligatoria hasta después de Semana Santa, el Senado y la Cámara de Diputados también oficializaron la prórroga de las medidas de distanciamiento social preventivo hasta el 12 de abril.

En el caso del Senado, la Resolución Administrativa 550/2020 mantiene la dispensa al personal legislativo de asistir a los edificios donde funciona la Cámara alta entre el 1 y el 12 de abril, aunque continuarán las guardias mínimas y el funcionamiento de la modalidad de trabajo remoto.

La Cámara baja emitió una Resolución Presidencial en el mismo sentido (661/2020), firmada por Sergio Massa, en la que adhiere a lo dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional y además ordena la continuidad de la modalidad de “Trabajo Conectado Remoto” (TCR) para el trabajo domiciliario.

Cabe aclarar que ambas resoluciones alcanzan a los trabajadores de las Cámaras, pero no así a los legisladores ni a las autoridades superiores, que continúan exceptuados.

Solano advirtió que los empresarios “reclaman que se levante la cuarentena”

El legislador del PO cuestionó duramente los despidos en Techint y consideró que se trata de una “extorsión”, por lo que pidió que “se abran los libros de las empresas y se analicen las ganancias acumuladas”.

En el marco del crecimiento de los casos de coronavirus en todo el mundo y luego de que el Gobierno nacional decidiera extender el aislamiento social obligatorio, el diputado porteño del PO Gabriel Solano cuestionó duramente el despido de 1450 trabajadores de Techint y calificó a la situación como una “extorsión”. Además alertó que los empresarios “reclaman que se levante la cuarentena”.

Es por ello que el trotskista exigió que “se abran los libros de las empresas y se analicen las ganancias acumuladas” y explicó que “el comunicado de Techint es claro: dice que con cuarentena habrá despidos”.

“Es una presión hacia el Gobierno para que levante el aislamiento obligatorio, a sabiendas también del impacto que tendrán estos despidos que, si pasan, serán la apertura a que lo imiten los principales empresarios del país, dejando un tendal de despidos y suspensiones. Techint también tiene trabajando a sus empleados del puerto de Campana y redujo el salario de los de otras plantas”, manifestó.

Al mismo tiempo que precisó que “para los empresarios industriales, los bancos y las cámaras de comercio la que causa daños es la cuarentena, no el Coronavirus. Su preocupación son las ganancias, no la salud y vida de los trabajadores que se exponen al contagio de ellos y de sus familias yendo a trabajar” e insistió en que “los que quieren terminar con la cuarentena son los empresarios, no los trabajadores cuyos barrios se han militarizado”.

Además remarcó que “lo que se viene son despidos y recortes salariales. Planteamos que se abran los libros de las empresas y se analicen sus ganancias acumuladas” y concluyó que “el Gobierno puede evitar la crisis social que producirán los despidos si deja de pagar la deuda y pone esos recursos en salarios, asistencia a desocupados de 30 mil pesos, inversión en salud y condiciones de higiene y salubridad en los barrios más pobres”.

Legisladores porteños acompañaron la extensión del aislamiento obligatorio

Destacaron que la medida anunciada por el presidente Alberto Fernández tiene como objetivo “seguir priorizando la salud de la población”, aunque advirtieron que es necesario incrementar las medidas de protección a los sectores más vulnerables.

Luego de que el presidente Alberto Fernández anunciara la extensión del aislamiento social obligatorio hasta el 12 de abril, los legisladores porteños de las distintas bancadas que conforman la Legislatura de la Ciudad expresaron su acompañamiento a esta medida y pidieron incrementar las medidas de protección a sectores vulnerables.

En ese sentido, la diputada del FdT Cecilia Segura manifestó que “el Estado seguirá priorizando la salud de la población, preservando la economía y asistiendo a los argentinos y argentinas que más padecen las consecuencias de esta pandemia” y consideró que “si una enseñanza debe quedarnos de esta dura experiencia, será la de nunca más permitir el desmantelamiento del Estado”.

“Aprendamos que siempre necesitamos de un otro, y que nadie se salva solo. Somos una misma sociedad, y vivimos en un mismo mundo. Un mundo que debe reconfigurarse para que los Estados gobiernen bajo los valores de la justicia social, la justicia ambiental y la soberanía alimentaria”, indicó y remarcó que “en un mundo con tantos recursos, volvamos a poner en agenda la redistribución y las necesidades de los más vulnerados”.

Mientras que la legisladora de Vamos Juntos Cecilia Ferrero compartió en sus redes sociales un mensaje que sostenía: “es necesario seguir con el esfuerzo. Cumplamos todos, solidariamente, para que valga la pena”.

Por su lado, el presidente del monobloque de Consenso Federal, Eugenio Casielles, explicó que “extender la cuarentena hasta semana santa es la medida correcta para prevenir el aumento de los contagios” y remarcó que “igual de importante es reforzar las medidas de protección para quienes más sufren: gente en situación de calle, pymes, informales, monotributistas, autónomos”.

En tanto, el trotskista Gabriel Solano (PO) destacó que “Fernández dice que será duro con los que despiden pero son solo palabras; hay que pasar a los hechos: que se prohíban los despidos y las suspensiones con rebaja salarial. Hechos, no palabras” y concluyó que “esto es inadmisible. Deben prohibirse despidos y suspensiones con rebaja salarial”.

La emergencia nos dio tiempo, pero al costo de una parálisis más larga

Alberto Fernández anticipó una semana antes lo que era una decisión tomada y que solo demoró para ajustarla. Todo indica que la cuarentena será más larga que el 31 de marzo y los costos económicos inconmensurables. En un mundo muy distinto, el tema de la deuda ha pasado a un segundo plano.

Por José Angel Di Mauro

Es el fin del mundo… tal y como lo conocemos. La frase, en todo apocalíptica, no deja de ser fácilmente verificable con solo analizar el terreno desconocido en el que avanza la humanidad.

Los mercados se volvieron locos la semana que pasó. Otra vez, pues ya la anterior se habían encabritado. A muchos economistas de fuste se les quemaron los papeles. No hay diagnóstico preciso para lo que vaya a suceder en el futuro. Todo es nuevo e impreciso; lo que pueda funcionar un día no necesariamente se mantendrá al siguiente. Al revés es lo mismo. Pero quienes hagan pronósticos oscuros serán siempre más certeros que los optimistas. 

El mundo está deteniendo sus motores. Todos, en mayor o menor medida están declarando cuarentenas, aun aquellos donde la catástrofe sanitaria todavía no se ha declarado. Eso hace que lo que empezó como un juego de poder con el petróleo se justifique en el tiempo. Al precio del crudo, el proyecto Vaca Muerta se extingue. Pero con todo es igual, no solo ese negocio.

Aunque ya se sabe que toda crisis tiene su final. Algún día, no lejano, este virus que espanta comenzará a ceder terreno y el mundo volverá a recobrar la hoy perdida normalidad. El problema es el “mientras tanto” y sus consecuencias inexorables.

La oposición acompañó la medida del gobierno de extremar el aislamiento.

Alberto Fernández tenía decidido declarar la cuarentena general hace una semana. El domingo 15 sorprendió a sus interlocutores cuando en dos reportajes confió que pensaba en la posibilidad de “parar todo por 10 días”. Al caer la tarde, luego de una jornada de reuniones con su gabinete y especialistas en el tema en Olivos, minimizó tal alternativa. Pero no la desechó; solo demoró su implementación, convencido de que más temprano que tarde sería imprescindible. De hecho, los epidemiólogos que asisten al gobierno coincidían en la necesidad de avanzar en ese sentido. El tiempo transcurrido hasta la decisión anunciada fue para analizar sus efectos en la economía. Que serán devastadores, qué duda cabe…

La oposición acompañó la medida del gobierno de extremar el aislamiento. Así se lo hicieron saber al Presidente durante la reunión realizada en Casa Rosada el miércoles. Al cabo de la misma se supo que la decisión estaba tomada y la única duda era si entraría a regir desde el viernes o el sábado. Las escenas registradas en los supermercados los últimos días precipitaron la medida.

En el tiempo más crítico de su breve gestión, Alberto Fernández disfruta de su momento de mayor ponderación. Propios y extraños no solo coinciden en respaldar las medidas, sino también el manejo de la crisis. Aunque no faltaron los claroscuros.

El martes pasado Fernández se quedó en la quinta presidencial manteniendo reuniones con eje en la pandemia. Pero en un momento dado se subió a un helicóptero junto al ministro Gabriel Katopodis. No hubo ese día difusión de esa actividad, salvo la de que habían sobrevolado hospitales de Lafferrere y Rafael Castillo que aún no están activos. Al día siguiente el propio mandatario lo contó en un tuit que incluía un video y la siguiente cita: “Las obras quedaron paralizadas hace 4 años, cuando quienes gobernaban pensaban que no hacían falta más hospitales”. El mensaje contrastó con las señales de proximidad con la oposición brindadas el último tiempo, en el marco de la crisis y despertó encendidas réplicas en las redes. Lo mismo cuando el jefe de Gabinete difundió al día siguiente una información donde se lo veía encabezando un operativo del gobierno en el depósito del Correo Argentino en Tortuguitas, donde “se hallaron equipos de electromedicina en desuso y abandonados por la gestión anterior, que pertenecían al Programa Nacional de Cibersalud lanzado en 2014”.

Acciones del gobierno que contrastan, como dijimos, con un Presidente que se muestra en la emergencia con los principales dirigentes de la oposición. El domingo pasado apareció en una conferencia de prensa flanqueado por Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof. El miércoles lo hizo con los principales dirigentes de la oposición parlamentaria. Y el jueves, cuando anunció la cuarentena general, exhibió un preciso equilibrio en la escenificación de ese histórico momento, porque hay veces que las imágenes valen tanto como las palabras. Y ahí estuvieron dos gobernantes de la oposición, uno del Pro y otro radical; y dos del oficialismo, uno cristinista -Axel Kicillof- y otro cercano al albertismo -Omar Perotti-. Podrá decirse que eran referentes de los principales distritos, pero en todo caso el santafesino reemplazó al gobernador cordobés. Juan Schiaretti estaba en el auditorio, pero no es del Frente de Todos.

El presidente eligió a dos opositores y dos oficialistas para ser acompañado durante el anuncio de la cuarentena general.

Con el jefe de Gobierno porteño Alberto se ha mostrado seguido los últimos días. Incluso se difundieron imágenes de ambos juntos, más allá de las citadas presentaciones. Para un futuro impreciso quedará la decisión del gobierno nacional de reducir la coparticipación de la Ciudad. Es notorio el trabajo conjunto entre ambas administraciones en esta coyuntura, donde se ha valorado la actitud de la administración porteña en la emergencia. Previsiblemente ha sido muy ponderado el papel del ministro de Salud porteño, Fernán Quiroz. Una figura a quien Larreta ya quería al frente de esa cartera en 2015, pero debió postergarlo por resistencias del gremio médico, reticente a su designación por provenir del sector privado.

Dicen que “toda crisis encierra una oportunidad”, y aunque difícilmente pueda encontrársele a ésta un resquicio favorable, algunos en el gobierno piensan que esto terminará favoreciéndonos en la negociación por la deuda. Tal vez, aunque no es lo que sugiere el riesgo país, que esta semana pasó la barrera estratosférica de los cuatro mil puntos. Con todo, el gobierno ha encontrado un FMI comprensivo, que reconoce que la Argentina no podrá pagar intereses por la deuda en dólares hasta 2024. Y que apoya el pedido de quita que el gobierno le hace a los acreedores privados. En este contexto, la propuesta extrema que el equipo económico les hará en su momento a los bonistas hoy tiene más sentido.

Fernández y Martín Guzmán mantuvieron el viernes un diálogo telefónico con la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva. (Foto Presidencia de la Nación)

Lo cual no implica que vayan a aceptar. Pero lo cierto es que en este mundo que ha mutado por el coronavirus todo puede sorprendernos. Incluso hay quienes desde el ala K del gobierno sugieren la conveniencia de entrar en default, especulando sobre supuestos beneficios de mantenerse al margen de un mundo en picada.

Cierto es que hasta hace cinco minutos el gobierno encadenaba su plan de gestión a un eventual arreglo por la deuda. Hoy esa disyuntiva ha pasado a un segundo plano y el plan A es cómo seguir adelante con un país en cuarentena. ¿Se levantará la misma, cumplido el plazo que establece el decreto 297/20?  La decisión de acumular feriados en este período podría sugerir tal intención, aunque todo indica que es muy poco probable. Como sea, dependerá de los resultados: si el encierro termina cumpliéndose de una manera más estricta que lo que mostraron las primeras jornadas, habrá más posibilidades; y -lo más importante- si las cifras de infectados no se incrementan, permitirán eventualmente aflojar las medidas, en caso de existir cierta certeza de que la gente cumplirá las normas de prevención. Pero en principio, la verdad sea dicha, no es lo que las imágenes ofrecen, y hay un pronunciado fastidio del Presidente en ese sentido.

“No es lo mismo que entren mil casos en un día, que lo hagan cien durante diez días”, explica el infectólogo Gustavo Lopardo.

Las autoridades sanitarias saben que es imposible evitar el brote en la Argentina, como no se ha podido evitar en más de las dos terceras partes del mundo. El objetivo entonces pasa por impedir que la enfermedad alcance picos alarmantes, que nos embista como un tsunami -como ha sucedido en Italia, con virulencia, o en España y Francia-, sino en pequeñas olas. “No es lo mismo que entren mil casos en un día, que lo hagan cien durante diez días”, explica el infectólogo Gustavo Lopardo -uno de los que asesora al gobierno en esta emergencia-, al argumentar la necesidad de “aplanar la curva” para enfrentar esta crisis.

Italia y España son “espejos que adelantan” lo que puede pasar en la Argentina y que se busca evitar. Tampoco es que la enfermedad se haya desatado en esos parajes hace tanto, pues lleva allí solo dos meses. Pero Argentina está a tiempo de evitar una catástrofe humanitaria al adoptar las medidas correspondientes cuando los casos son foráneos y todavía no existe lo que se denomina “circulación comunitaria”. En esos países se llegó a la cuarentena cuando el virus ya estaba diseminado en la población.

Lo seguro es que no podrán abrirse por varios meses los colegios: los niños no son las principales víctimas del coronavirus, pero son considerados “dispersores sociales”.

Habrá que celebrar al menos que la pandemia nos dio tiempo a prepararnos para enfrentarla; tal vez podamos evitar un dramático número de víctimas… Lo malo es que la vuelta a la “normalidad” demandará más tiempo.

Ocaña impulsa campaña para comunicarse con adultos mayores durante la cuarentena

Recomienda una rutina de contacto de parte de los familiares de aquellas personas que se encuentran aisladas en esta emergencia.

La diputada nacional Graciela Ocaña impulsa una iniciativa para que familiares y amigos se comuniquen con los adultos mayores aislados y puedan contenerlos durante la cuarentena por el coronavirus.

A través de las redes sociales, Ocaña y su partido Confianza Pública recomiendan que los familiares de adultos mayores que se encuentran aislados realicen una rutina de contacto transmitiendo ideas positivas, hábitos saludables y de cuidado personal.

Al respecto, la legisladora nacional expresó que “es importante que los adultos mayores sepan que no están solos y que podemos asistirlos a través de videollamadas, mensajes y fotos para que puedan sobrellevar esta cuarentena de la mejor manera posible, teniendo en cuenta los horarios de los medicamentos y alimentación saludable”.

Asimismo, abogó por “extremar las medidas de prevención, es fundamental que cada uno permanezca en su hogar en esta cuarentena preventiva y obligatoria” y sumó su agradecimiento “a todos los profesionales de la salud por su entrega y dedicación en estas horas tan difíciles para todos los argentinos”.

El DNU que estableció la cuarentena general

Conozca los detalles del decreto firmado por el presidente de la Nación para hacer frente al avance de la pandemia coronavirus.

El “aislamiento obligatorio” era esperado desde el miércoles, cuando trascendió que la decisión de reforzar al máximo la cuarentena de la población se concretaría más temprano que tarde. Finalmente este jueves se conoció la medida que circunscribe en principio la cuarentena al período comprendido entre este viernes y el 31 de marzo.

DNU 297 aislamiento by Parlamentario on Scribd

Oficialismo y oposición respaldan las medidas anunciadas

Legisladores del Frente de Todos y de la oposición se pronunciaron en apoyo de la cuarentena general decretada por el presidente de la Nación este jueves.

El bloque de senadores nacionales del Frente de Todos expresó su apoyo y acompañamiento a las medidas tomadas por el presidente de la Nación, Alberto Fernández, y apela “a la responsabilidad de la población para cumplir con la cuarentena dispuesta por las autoridades nacionales, en base a las sugerencias de un comité de expertos que asesora de manera permanente a nuestro Poder Ejecutivo encabezado por Alberto Fernández”.

Además, agregaron desde el bloque del FdT, “sugerimos a la ciudadanía permanecer en sus hogares, cuidar a las personas que se encuentran en los grupos de riesgos y cumplir con todas las acciones y recomendaciones brindadas por las autoridades de cada área, mientras dure dicho periodo de aislamiento”.

“El momento reclama de todas las argentinas y todos los argentinos un mayor compromiso, unidad y solidaridad para poder superar esta difícil situación. Resaltamos, además, la labor que vienen desarrollando el Estadio Nacional junto con los Estados provinciales en cuanto a la prevención, tratamiento y abordaje del Covid 19”, puntualiza el comunicado suscripto por el presidente del bloque, José Mayans, y su vice, Anabela Fernández Sagasti. El comunicado concluye destacando, valorando y alentando “la labor que vienen realizando los profesionales y trabajadores de la salud, fuerzas de seguridad y todos aquel que esté comprometido en asistir a cada compatriota en esta pandemia”.

Por su parte, el jefe del bloque Coalición Cívica de la Cámara baja, Maxi Ferraro, anunció el acompañamiento a las decisiones tomadas “en tiempo oportuno”. “Resaltamos el trabajo conjunto y coordinado con todos los gobernadores. Son tiempos de dejar las diferencias políticas de lado”, agregó Ferraro, para quien “la situación amerita que actuemos con responsabilidad y tranquilidad  social, colectiva e individual. Respetemos y cumplamos la cuarentena obligatoria y preventiva”.

“Vamos a estar para acompañar, colaborar, ayudar y controlar en lo que sea necesario. Una vez más decimos que estamos dispuestos a sesionar cuando sea necesario, tomando los recaudos sanitarios y de seguridad necesarios”, agregó el legislador de la CC-ARI, que concluyó diciendo: “Todos tenemos el mismo objetivo: derrotar esta pandemia. Debemos concentrar toda nuestra atención y ayuda a aquellos que se encuentren en estado de vulnerabilidad y apoyarnos los unos a los otros”.

Por su parte, el jefe del interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri, señaló que el nudo del DNU de la cuarentena significa “decirle a la gente ‘encerrate’ para evitar que el virus transite a una velocidad imposible de controlar. Aunque  haya excepciones, la sociedad debe entender que no hay vacaciones. El virus no es de derecha ni de izquierda”.

Entrevistado por Viviana Canosa en Canal 9, Negri dijo que “no nos moveremos de la foto de una Argentina unida, en la cual todo aquel que especule será condenado socialmente. Esto alcanza tanto al que especula políticamente, como al que se va de vacaciones a la costa”.

El Gobierno dispuso una cuarentena general hasta el 31 de marzo

El presidente Alberto Fernández anunció el “aislamiento social preventivo y obligatorio” para toda la población. Se implementa a partir de las 0 de este viernes, a través de un DNU, con el cual se buscará que la población se quede en su casa e intentar cortar la cadena de contagio por el coronavirus.

A continuación, parlamentario.com publica el mensaje textual del presidente Alberto Fernández:

El mundo atraviesa una amenaza. Y la Argentina también está en riesgo. La pandemia del Coronavirus se expande a gran velocidad en muchos países. Es el problema de salud más grave que hemos tenido en toda nuestra vida democrática.

Acabo de decretar el aislamiento social, preventivo y obligatorio para toda la población. Una decisión excepcional en un momento excepcional.

Nuestra máxima responsabilidad es proteger a la sociedad argentina. Por eso, después de escuchar a los expertos, las fuerzas políticas, a los gobernadores he decidido:

Restringir la circulación. Cada uno y cada una se quedará en su propia casa. Nadie tiene que entrar en pánico. Necesitamos serenidad. Pero todos deben asumir la responsabilidad de cumplir con la obligación de aislarse. Todos podrán proveerse en los comercios de cercanía de la alimentación, de los medicamentos y de los artículos de higiene y limpieza. Quienes concurran a esos establecimientos deben recordar guardar las distancias mínimas.

He decidido adelantar el feriado del 2 de abril, un día tan importante para nuestro país, al 31 de marzo. Ese día culminará un aislamiento temporario que comenzará a las 12 de la noche de hoy.

La circulación estará restringida tanto en las rutas nacionales como dentro de las ciudades de todo el país. Sólo se permitirán traslados por cuestiones excepcionales, además de toda la circulación que continuará para garantizar la producción imprescindible, el abastecimiento, los servicios de salud y todos los servicios esenciales. Se mantendrá el transporte público de pasajeros sólo para uso de quienes están exceptuados de cumplir el aislamiento. Se mantendrá el sistema de cajeros electrónicos y el traslado de caudales.

Desalentaremos que la gente se suba a automóviles y circule por la vía pública. Se harán verificaciones y constataciones sobre los motivos por los que cualquier persona o automóvil está transitando. Quien no pueda justificarlo será sancionado.

La evolución de la situación será evaluada por expertos, sociedades científicas y el gobierno de modo constante. Nos manejamos con la sabiduría de ese dicho popular que dice: “más vale prevenir que curar”.

Todas las medidas más temprano que tarde.

En los últimos diez días nos hemos anticipado tomando unas 30 medidas y acciones clave para abordar esta crisis, reducir la velocidad de los contagios, para reforzar el sistema de salud, atender a los trabajadores, jubilados y grupos más vulnerables, proteger a las Pequeñas y Medianas Empresas.

Todas estas medidas también han sido complementadas por disposiciones de intendentes, gobernadores, empresas privadas, organizaciones sindicales, organizaciones no gubernamentales y voluntariado en general, que apuntan a dos frentes prioritarios: garantizar al máximo posible la salud pública de la población. Y mitigar los efectos sociales y económicos adversos sobre la producción.

La lucha contra la expansión del Coronavirus tiene en todo el mundo a dos protagonistas: al Estado y a las poblaciones. El compromiso de los ciudadanos y ciudadanas es decisivo, ya que está científicamente comprobado que el seguimiento de las recomendaciones de higiene y aislamiento impactan significativamente en el crecimiento o no de la cantidad de contagios.

En esta pandemia cuidarnos es aislarnos. Reducir al máximo el contacto social y la circulación.

Es una lucha contra un enemigo invisible, para salvar vidas.

Si la sociedad fuera indiferente ante esta amenaza, según los científicos la mayoría de los argentinos se contagiaría de coronavirus.

Ante esta crisis no hay lugar para actitudes individualistas, necesitamos mantener el distanciamiento social evitando salir de nuestras casas. Ninguna medida logrará el impacto que deseamos si no se comprende la necesidad de cumplir las recomendaciones y esta nueva normativa. Ante esta amenaza somos co-responsables.

El presidente se mostró acompañado por el jefe de Gobierno porteño y los gobernadores de Santa Fe, Buenos Aires y Jujuy. (Foto Presidencia de la Nación)

Nuestro destino depende de cada uno. Y de todos.

Los estoy convocado a todos a extremar su propia responsabilidad. Mi propia responsabilidad es garantizar que el Estado cuide la salud y la vida de los argentinos.

Por eso, las fuerzas de seguridad harán cumplir estrictamente toda la normativa vigente para proteger a toda la población argentina. Con aquellos que pongan en riesgo la salud de los argentinos, el Estado será implacable. Haré cumplir la ley con rigor para salvar vidas. Seremos muy estrictos en asegurar que cuidamos a nuestra gente.

En Argentina todavía estamos a tiempo de evitar que esta pandemia sea incontrolable.

Para eso necesitamos el compromiso de todos. El mensaje es claro: menos traslados, menos contagios. Menos contacto, menos contagio. Cuidémonos entre todos y todas. Vamos a ser extremadamente responsables.

El aislamiento implicará un cambio enorme en nuestra vida cotidiana. Desafiará nuestra capacidad de convivencia y permanencia en el hogar. Tenemos un desafío de comunicación y encuentro.

Esta decisión es fuertemente democrática. Es una democracia que apela a medidas de excepción en base a su propia legislación para estos casos. Es una democracia que une a fuerzas políticas, sociales, gremiales, productivas y religiosas. Es una democracia que une a las autoridades de todas las jurisdicciones. Es la Democracia que busca reducir el daño en el pueblo y salvar la mayor cantidad de vidas posibles.

Esta decisión no es una vacuna, ni una solución milagrosa. Quizás algunos esperan un milagro del estado de emergencia y que todo se resuelva en un minuto, un día, una semana, un mes.

Yo no vengo a hacer ninguna promesa imposible ante la emergencia. Nosotros nos apoyamos en el conocimiento de nuestros científicos, los expertos de todo el mundo, la Organización Mundial de la Salud, la información que nos brindan todos los países. Sabemos, como dije, que en las próximas semanas los casos aumentarán. Pero también sabemos que nuestro objetivo es que el contagio no se dispare de modo exponencial. Nuestro objetivo es que el daño sea el menor posible. Salvar la mayor cantidad de vidas. Y movilizaremos toda nuestra energía y nuestras capacidades para lograrlo.

Esta decisión no reemplaza a nuestra lucha diaria, al Sistema Nacional de Salud, a las capacidades de las familias para tratar de limitar el contagio.

Será una lucha de meses y estaremos evaluando permanentemente.

En el próximo mes hay mucho en juego respecto de cómo va a evolucionar el contagio en el país. Es una lucha desigual contra este enemigo invisible.

Hay un desafío logístico inmenso: tenemos que lograr la mayor cantidad de camas, respiradores, personal médico y paramédico, alimentación, higiene y lugares de albergue para tener los instrumentos que nos permitan combatir esta pandemia global.

Las vidas y la salud exigen también atender la economía. Por eso, hemos tomado medidas para apoyar a las empresas más afectadas, para proteger a los trabajadores y a las personas más vulnerables.

Vamos a seguir produciendo. Nadie debe entrar en pánico. Las medidas para reducir el contagio son compatibles con el mantener nuestro abastecimiento y nuestra economía.

Además del coronavirus, hay otros enemigos invisibles.

El desánimo social frente a una lucha larga. Puede haber desánimo cuando los casos detectados suban en los próximos días. Los expertos ya nos informaron que subirán. Pero debemos tener presente que las medidas que tomamos hoy tendrán efectos positivos más adelante. El objetivo es que la pandemia sea gobernable, que el incremento de los contagios sea compatible con nuestro sistema de salud.

En ciertos momentos, las batallas parecerán difíciles de ganar. Pueden estar seguros que hoy el Estado argentino asume un compromiso: nada podrá debilitar nuestra lucha colectiva. Nada.

Esta emergencia sanitaria nos exige a los argentinos reconocernos y valorarnos como comunidad. Valorar a los enfermeros, los médicos y todo el personal sanitario que ya está abordando la pandemia. Valorar a quienes con su trabajo construyen nuestros hospitales. Valorar a quienes producen alimentos y quienes trabajan para que haya viandas suficientes para los niños y las familias más necesitadas.

Valorar a los miembros de las fuerzas militares y de seguridad que hacen cumplir la ley y cooperan con las tareas logísticas. Valorar a las organizaciones gremiales y empresarias que brindan soporte para incrementar la atención en el sistema de salud de emergencia. Valorar a los comunicadores sociales y a los emprendedores tecnológicos y científicos que están buscando maneras creativas de hacer frente a esta situación inesperada.

Valorar a cada uno y a cada una. Cada uno de nosotros depende del otro, del vecino, del comerciante, de los trabajadores del transporte, de quienes hacen trabajos domésticos remunerados y no remunerados.

Somos una sola comunidad.

Y vamos a dar esta lucha, vamos a movilizar todas nuestras fuerzas como comunidad argentina. Será una lucha que nos exija esfuerzos, templanza, tolerancia, solidaridad y cooperación. Y mucha responsabilidad.

Esta será la prueba más exigente que la Argentina haya tenido en lo que va del siglo. En esta lucha necesitamos producir cambios culturales. Tenemos que cambiar hábitos. Muchas cosas que disfrutamos, como el mate o el abrazo, las suspenderemos por un tiempo. Y otras cosas que en realidad sufrimos, quizás podemos cambiarlas para siempre. Ahora nos ponemos todas las fuerzas sociales, religiosas y políticas a trabajar juntos para el mismo lado.

Sólo la unidad permitirá vencer en este momento.

Somos una comunidad. El coronavirus nos ataca a todos, sin distinciones. Responderemos sin distinciones. Una Argentina unida para enfrentar este desafío.

Responsabilidad, solidaridad y comunidad son las consignas. Esta es la palabra del Presidente de todos los argentinos. Me eligieron para ser el primer responsable, en los momentos buenos y malos, de todos los argentinos.

Nos aislamos por un tiempo para salvar a cada uno, para salvar a nuestros hijos, a nuestros abuelos. Para salvar a otros.

Quiero confesarles algo. Cuando veo médicos, enfermeros, obreros, trabajadores, profesionales, personal administrativo haciendo esfuerzos para enfrentar esta situación, innumerables veces en estos días he sentido muchas ganas de abrazarlos.

No sólo no pude hacerlo, tampoco podré hacerlo pronto. Enfrentemos esto como una sociedad responsable. Sabemos que nos va a golpear. Trabajemos para amortiguar y reducir los daños. Si lo logramos, podremos mirarnos a los ojos, estar orgullosos de nosotros como sociedad y entonces sí, darnos ese abrazo.

Somos la Argentina. Y superaremos este enorme desafío que nos impone la Historia.

Muchas gracias.

Tras una reunión con la oposición parlamentaria, el Gobierno evalúa implementar la cuarentena total

El presidente Alberto Fernández recibió en Casa Rosada a jefes de bloque, que se pusieron a disposición para trabajar en conjunto. “En esta pelea no hay grieta”, destacó Sergio Massa.

El Gobierno analiza profundizar las medidas contra el avance del coronavirus y disponer que la cuarentena sea total. Así trascendió tras una reunión encabezada por el presidente Alberto Fernández con la participación de los jefes de los bloques de la oposición, que se pusieron a disposición para trabajar en conjunto y dejaron trascender que el encuentro convocado para este jueves con gobernadores podría ser decisivo.

El encuentro tuvo lugar en el Salón de las Mujeres Argentinas y tomaron parte el ministro de Salud, Ginés González García; el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; el titular del bloque de diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner; los jefes de Juntos por el Cambio en ambas cámaras, Mario Negri y Luis Naidenoff; Cristian Ritondo (Pro), Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica), Eduardo “Bali” Bucca (Interbloque Federal) y José Luis Ramón (Unidad Federal para el Desarrollo).

También participaron los senadores Humberto Schiavoni (Pro), Martín Lousteau (UCR) y Jorge Taiana (Frente de Todos); y los diputados Cristina Álvarez Rodríguez (Frente de Todos), Álvaro González (Pro); y Nicolás Del Caño y Romina Del Plá por el Frente de Izquierda.

Los representantes de la oposición llevaron sus propuestas a la reunión, que fueron desde trabajar en una difusión conjunta sobre el tema de la pandemia, hasta generar mayor acceso al crédito y rebajas impositivas para las pymes; evitar cortes de los servicios esenciales como luz, agua y gas; ofrecer facilidades a monotributistas; y prohibir despidos por esta causa, entre otras.

Posteriormente, Massa encabezó una conferencia de prensa en la que enfatizó que “la decisión del Gobierno es tomar todas las medidas que sean necesarias para evitar que la curva de casos crezca”. “Si tenemos que profundizar el aislamiento para garantizar que el virus no se expanda más en Argentina, lo vamos a hacer, porque el éxito del Gobierno y de los argentinos pasa por evitar los contagios”, amplió Massa.

Sin grieta

Massa agradeció la actitud de la oposición de “sentarse a la mesa y transmitir su respaldo y su vocación de sumar para salir de esta situación difícil para Argentina y para el mundo”. “En esta pelea no hay grieta: estamos y vamos a estar juntos para buscar los mejores resultados”, insistió.

El titular de la Cámara baja informó que a partir de ahora se repetirán estas reuniones con la oposición cada 15 días con el objetivo de “articular el análisis, el seguimiento y la evaluación de la evolución de las políticas públicas”.

“Nuestra recomendación y la de todos los dirigentes es cumplir con el aislamiento. Aislarse es apostar la vida, cuidar la vida propia y la de los demás, porque es la mejor herramienta que tenemos para combatir la pandemia”, describió Massa.

Tras detallar que ya son 97 los casos confirmados de coronavirus en el país, insistió en que “no hay gobierno y oposición, no hay grieta frente a esta pelea que tenemos que dar todos juntos”.

Por su parte, Negri subrayó que “en este momento manda el presidente”, a quien definió como “el comandante sanitario y político” en la pandemia. “Tienen todo el respaldo para las medidas que deban tomar. No queremos elegir ninguna vía que pueda ser un obstáculo”, dijo.

El jefe del interbloque de diputados de Juntos por el Cambio expresó que “está en el ánimo de todos crear conciencia de la necesidad de aislarse socialmente. Aislarse es salvarse de la pandemia”.

Negri indicó que durante la reunión, además de las propuestas, se le planteó al presidente la preocupación por “los 15.000 argentinos” que están en el exterior y quieren regresar al país; y por la llegada de reactivos al interior del país.

“El coronavirus no es ideológico ni político: es qué tipo de sociedad estamos dispuestos a salvar entre todos. Los problemas del país seguirán existiendo; el que no quisiéramos que exista más es este”, sentenció.

En el mismo sentido se expresó Naidenoff, quien señaló que la reunión de este jueves con gobernadores será “definitoria”. “Vamos a actuar con mucha responsabilidad, no hay margen para la especulación”, dijo, y coincidió en que “el aislamiento tiene que ver con la decisión de salvar vidas”.

En tanto, Bucca planteó la necesidad de trabajar en “test rápidos” para detectar el virus, y en “el cuidado de los profesionales (de la salud), que son quienes no van a poder quedar aislados y que van a estar al frente de la batalla contra el virus”.

Por su lado, el diputado Ramón -quien no participó de la conferencia- ratificó también, ante la prensa, que “el presidente pretende profundizar el aislamiento total de la Nación”. “Todos los bloques manifestamos nuestro apoyo para que se tomen las decisiones que se tengan que tomar”, manifestó, y apuntó que “uno de los objetivos del presidente es que la curva de contagio no alcance el pico”.