Milei calificó el proyecto en discusión como “una estafa a los jubilados de hoy”

El diputado libertario trazó un panorama previsional muy serio, advirtiendo que las jubilaciones sin aportes generan un déficit que se paga con deuda o inflación.

El líder de La Libertad Avanza, Javier Milei, intervino de manera crítica en el debate sobre la moratoria previsional. En su mensaje señaló que “los sistemas de reparto tienen un grave problema que derivan de la transición demográfica”.

Graficó: “Si uno ordenara a la población por edades, donde pone en la base a los más jóvenes y a los adultos mayores en lo más alto, lo que va a ver es que ese sistema arranca con una pirámide y termina convirtiéndose en un tuvo. Y en esa situación lo que pasa es que la relación de dependencia en la economía se vuelve más alta; es decir, cada vez son más los trabajadores que se van retirando y que tienen que ser sostenidos por una menor cantidad de personas que trabajan. Es decir que ya desde el punto de vista poblacional los sistemas de reparto tienen un problema”.

Agregó a su panorama, la convicción de que “Argentina tiene otro problema más: una economía que no crece”. Y detalló: “El PBI está todavía 1% debajo del que teníamos en 2011. Es decir que Argentina tiene un PBI per cápita 13% inferior al que teníamos entonces”.

“No solo eso, esto se manifiesta en baja productividad, bajos salarios, que sumados a las brutales regulaciones que tenemos en el mercado laboral, hace que el mercado argentino sea muy chico, y mientras que la cantidad de empleo asalariado en el sector formal sigue clavado en torno a los 6 millones de personas, hoy el mercado informal está cerca de los 8 millones. Hay más gente fuera del mercado que dentro. Eso también afecta negativamente a la lógica de los ingresos en el sistema”.

Milei agregó que “el Fondo de Garantías de Sustentabilidad se usa como una forma de financiar al fisco y por lo tanto está repleto de títulos de un deudor quebrado. Porque Argentina es un deudor quebrado; porque para poder pagar la deuda se necesita tener un superávit fiscal positivo y acá seguimos dibujando con uno que es negativo. Además, tiene todos sus títulos en un pagador que es un defaulteador serial”.

Milei agregó a ese panorama que denominó “descalabro” la existencia de “jubilados sin aportes”, el sistema “va a seguir generando déficit fiscal, que de alguna manera se va a pagar. Es decir, con deuda, pero la deuda es castigar a generaciones futuras, que son niños o ni siquiera han nacido”.

Otra alternativa para pagar el déficit es, dijo, “seguir aumentando la presión fiscal, o emisión monetaria, y seguir rompiéndonos la cabeza con inflación”.

“Este tipo de cosas constituyen un verdadero desastre, no solo porque es una estafa a los jubilados de hoy, sino también a las generaciones futuras”, continuó. Y cerró: “Si seguimos así, lo único que vamos a hacer es que cada día Argentina sea más miserable”.

Con un sector de la oposición, el Frente de Todos logró aprobar la ley de plan de pago de deuda previsional

La norma quedó sancionada por 134 votos a favor y 107 en contra. Juntos por el Cambio defendió su dictamen de minoría. Qué establece la flamante ley.

Con un sector de la oposición, el Frente de Todos en la Cámara de Diputados logró convertir en ley el plan de pago de deuda previsional, que apunta a beneficiar alrededor de 800 mil personas que no cuentan con los aportes suficientes para poder acceder a una jubilación.

La norma se sancionó con 134 votos a favor, 107 en contra y ninguna abstención.

Además del oficialismo, acompañaron la iniciativa los cuatros diputados aliados del interbloque Provincias Unidas; los cuatro legisladores del Frente de Izquierda; y 7 del interbloque Federal (no estuvo presente Florencio Randazzo). Votaron a favor también Claudio Vidal (SER) y Rolando Figueroa (MPN) Estos mismos fueron los que facilitaron la apertura de la sesión aportando al quórum.

Por su parte, Juntos por el Cambio rechazó el texto y defendió su dictamen de minoría. Todos sus miembros presentes votaron en contra, igual que Avanza Libertad y La Libertad Avanza.

El proyecto había sido aprobado en el Senado el 30 de junio de 2022 por impulso del kirchnerismo. En la Cámara de Diputados hubo dos reuniones informativas en julio y agosto del año pasado, pero finalmente el dictamen se firmó a fines de noviembre. Y se incluyó en el temario de la sesión del 21 de diciembre, que no se pudo realizar por falta de quórum.

En diciembre pasado culminó la prórroga por decreto de la última moratoria vigente, la cual no se volvió a extender por esa vía. La titular de la ANSeS, Fernanda Raverta, dijo que eso era “complejo” dado que por decreto no se podía ampliar el período de la misma y que lo mejor era que saliera una nueva ley.

Raverta asistió durante febrero en dos ocasiones a la Cámara baja para reclamar por el proyecto y fustigar a la oposición de JxC por no dar quórum para que se pueda debatir.

El festejo de Fernanda Raverta en los palcos.

El debate

A la hora de fundamentar el dictamen de mayoría, el diputado Carlos Heller observó que del total de los jubilados que tiene la Argentina, el 65% tienen que ver con las moratorias. “Gracias a esas moratorias, el 95% de las personas que están en posibilidad de jubilarse, pueden hacerlo”, agregó, atribuyendo la situación a un “gravísimo problema” que tiene nuestro país en materia de informalidad laboral, que provoca que “muchísimas personas lleguen a la edad de jubilarse sin los aportes suficientes”.

“En la Argentina todos sabemos que hay un tercio de la población con problemas de informalidad laboral, pero mientras tanto transcurre el tiempo y esas personas no tienen cómo jubilarse”, señaló a continuación, admitiendo de paso que se trata de “un parche, porque mientras se resuelven los problemas de fondo, los parches son los mecanismos adecuados para salir de la situación”.

A su turno, la mendocina Marisa Uceda dijo que la norma “le va a permitir a hombres y mujeres con la edad de acceder a un beneficio previsional y sin los aportes necesarios a acceder a una moratoria, pero trae una novedad como es la cancelación anticipada de aportes que se deben”.

“Se nos exige todo el tiempo ser creativos; bueno, estamos siéndolo. Le estamos dando un instrumento a la ANSeS para robustecer el sistema”.

Sobre el final, Marisa Uceda rechazó que este proyecto desfinancie el sistema. “Todos sabemos que las jubilaciones no se componen además de los aportes de los activos, sino también a través del IVA. ¿Y saben cuál es la clase social que vuelca todos sus aportes al consumo? Los jubilados, ese es el círculo virtuoso”, enfatizó.

Por el dictamen de minoría, el diputado de Evolución Radical Alejandro Cacace sostuvo que “el diputado Heller admitió desde el comienzo que tenemos un grave problema de informalidad laboral. El desempeño de nuestra macroeconomía es pobre del mercado de trabajo por la subocupación, la ocupación informal y el desempleo”. En ese sentido, planteó que “si tenemos 4 de cada 10 trabajadores que no tienen esas contribuciones ingresadas, llegan a la edad jubilatoria sin tener el beneficio sin poder ingresar. Esa es la realidad que tenemos, si tenemos un sistema jubilatorio que pide 30 años de aporte y prácticamente nadie puede alcanzar esa condición, menos de la quinta parte cumple con los requisitos para poder jubilarse, el resto tiene pensiones o regímenes provinciales”.

A su turno, el cordobés Rodrigo De Loredo apuntó contra el oficialismo porque “trataron de la misma manera las políticas contributivas de las no contributivas y eso trae aparejado tres consecuencias irreversibles: profundizar una política desigual, desestimulan el ahorro y estimulan la informalidad el mercado laboral”.

“Lo más grave es que al haber quebrado la sustantividad del sistema, al haberlo hecho tanto más dependiente de sus ingresos tributarios y al haber quebrado la relación que antes del 2006 era 2,6 activos y 1 pasivo y ahora es 1,5 activo y 1 pasivo, pulverizaron el poder adquisitivo de todos los jubilados y han puesto a todos los jubilados arrastrándose abajo sumergidos en la pobreza y agravaron el déficit de la totalidad el Estado porque del gasto previsional oscila el 40% del gasto público”, lanzó entre gritos.

En su intervención, la diputada Romina Del Plá señaló que “la canasta básica de la Tercera Edad medida por la defensoría de CABA hoy supera los $170000. La mínima que cobran más del 70% de los jubilados es un tercio de eso, o menos. Un Estado que abandona así a los mayores es un Estado criminal”. En referencia al proyecto sobre moratoria votado agregó que: “Hoy se votó una ley por la cual a la jubilación mínima de indigencia se les descontarán aportes que les fueron robados a las y los trabajadores. La votamos a favor porque serán muchas las personas que tendrán este paliativo para hacer frente al hambre y a la inflación del 100% de este gobierno del FMI. Desde nuestro bloque presentamos un dictamen por minoría y un proyecto de ley para que todos los y las adultos mayores tengan acceso a una jubilación universal que cubra la canasta básica de la tercera edad”.

El radical cordobés Víctor Hugo Romero detalló: “De la población activa hay un 7,1 por ciento desocupado, un 28 no asalariado y 4 de cada 10 que perciben salarios no perciben no están registrados formalmente”. A su vez, añadió: “Los trabajadores informales, el 63 trabaja en empresas de no más de 5 empleados y el 89 con menos de 25. Solo pueden cumplir las grandes empresas”.

“Desde 2005 se establecen leyes de moratoria, pero siempre con parches, nunca con solución de fondo”, aseveró. Y concluyó: “En 17 años las jubilaciones crecieron 3.730.000, pero solo 94.000 corresponde con trabajadores con aporte de 30 años, solamente creció en 2.030.000 el trabajador registrado y 7 de cada 10 cobra por bajo de la línea de pobreza”. “Este nuevo proyecto de plan de pago requiere un análisis más profundo y está lejos de generar derechos”, cerró.

Por otro lado, el diputado nacional Marcelo Casaretto (FdT – Entre Ríos), en su alocución, afirmó: “Queremos sostener esta ley de plan de pago previsional para beneficiar a 800.000 argentinos y en mi caso a 17.000 trabajadores entrerrianos”.

El diputado oficialista recordó que en 2003 el 40 por ciento no accedía a la jubilación y explicó: “Si no analizamos la perspectiva a futuro es difícil analizar el sistema previsional”.

“Estamos de acuerdo en que exista algún remedio legal para que aquellos a los que les faltan años de aporte o edad jubilatoria puedan compensar esa diferencia, pero sin exterminar el sistema jubilatorio. Estamos asistiendo al derrumbe y ruptura total del sistema previsional argentino en detrimento de nuestros jubilados con esta, mal llamada, moratoria”, señaló a su turno la cordobesa Laura Rodríguez Machado (Pro). Y agregó: “Si tuvieran una genuina preocupación por la justicia social no se llevarían puesta a la caja de jubilaciones del país, el ANSeS, con este tipo de leyes incoherentes. Debieran generar un sistema que permita verificar que quienes quieran acceder al sistema previsional, y no tienen aportes, realmente lo necesiten. No les importa que se pueda jubilar un millonario que nunca aportó, ya que no tuvo la necesidad de trabajar. Generan injusticias bajo una supuesta ley que beneficia a todos, pero en realidad es una verdadera trampa parlamentaria que lo único que hace es desfinanciar a los jubilados de la Argentina”.

Asimismo lanzó que “si el kirchnerismo tuviera un legítimo interés por defender la justicia social no callaría que la vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández, percibe 67 jubilaciones mínimas por mes o haya reclamado en la Justicia un aporte correspondiente a 2971 jubilaciones mínimas. Ante estas grandes inequidades de una de las principales representantes de su coalición, el Frente de Todos mira para otro lado”.

Para Alejandro “Topo” Rodríguez, las mujeres “cargan con el flagelo de la subocupación y la desocupación más las mujeres que los hombres” y comparó: “Cada 1.000 pesos que gana un hombre, una mujer recibe solo 790 pesos”. Y advirtió que “los gobiernos tienen que hacerse cargo no de asignar derechos cuando ya se rompió el derecho básico, que es a tener un trabajo remunerado con aporte jubilatorio”.

En su discurso, el oficialista santafesino Eduardo Toniolli señaló que “las moratorias permiten incluir a argentinas y argentinos que, después de haber trabajado toda su vida, no tienen los años de aportes necesarios para jubilarse. En ese sentido son un acto de justicia. No estamos hablando de regalar nada, si de reconocer el laburo de 800 mil compatriotas”.

“Los datos muestran que la gran mayoría de las beneficiarias de las primeras moratorias fueron mujeres humildes, que habían pasado años desempeñando tareas de cuidado que nunca fueron reconocidas”, señaló el legislador nacional del Frente de Todos, y agregó: “así cómo reconocemos la justicia de esta medida, también señalamos que la asignatura pendiente es la recuperación del nivel de los haberes previsionales, que guarda estrecha relación con el problema estructural de ingresos y de condiciones laborales de la población activa”.

En su intervención, el diputado nacional José Luis Espert (Avanza Libertad – Buenos Aires) se pronunció en contra del proyecto porque consideró que “no ataca el problema y va a fracasar”. En síntesis, el libertario brindó dos razones: “Estamos buscando financiar a personas para la jubilación mínima que si no tienen un gran poder adquisitivo, difícilmente puedan terminar feliz este plan de pago”, y agregó: “Les estamos ofreciendo ser pobres hoy y ser pobres mañana”.

En segunda instancia, explicó: “La suma de las moratorias nos lleva a gastar 12 puntos del PBI”. “Me resulta inadmisible si esto no estaba previsto en la Ley de Presupuesto”, siguió.

Para cerrar, expresó: “Solo una de cada diez mujeres y uno de cada diez hombres llega a jubilarse con los 30 años de aportes”, y cerró: “Si no atacamos el problema de la gran cantidad de regímenes y la informalidad vamos a fracasar”.

El diputado del Pro Luciano Laspina consideró que el proyecto debatido “es una gran injusticia para los que aportaron 40 años. Es un pasivo enorme que se carga sobre el sistema previsional sin haber tenido la contribución previa”. Y lo atribuyó a un “mecanismo electoral”, porque a su juicio “es tan clara la intencionalidad política de esto, que por eso se hace este año y no el año pasado, de regalar plata que ya no tenemos”.

Puesto a ofrecer alternativas, Laspina dijo que “tenemos desafíos del sistema previsional, generar incentivos para que la gente trabaje más tiempo en blanco, porque en un sistema de reparto, la forma de pagar buenas jubilaciones es que haya mucha más gente trabajando por más tiempo en el sistema formal”.

“Este tipo de cosas constituyen un verdadero desastre, no solo porque es una estafa a los jubilados de hoy, sino también a las generaciones futuras”, sostuvo por su parte Javier Milei. Y cerró: “Si seguimos así, lo único que vamos a hacer es que cada día Argentina sea más miserable”.

Bien sobre el final del debate, Silvia Lospennato se refirió al tema como “un problema que tenemos y que no hemos podido reparar”. Al punto tal de recordar que ha habido 1.273 normas que en la historia han modificado la ley original.

Habló de un sistema que exige 30 años de aportes y que “excluye al 80% de los argentinos que tienen la posibilidad de jubilarse y acumular esos años. Ese es el problema en serio que tenemos que elaborar y que seguimos procastinando”.

Lospennato advirtió que “no se puede seguir especulando electoralmente cuando está en juego la sostenibilidad del sistema previsional argentino”, al tiempo que reivindicó a la gestión de Cambiemos, que –dijo- le devolvió a los jubilados con la Reparación Histórica “lo que el Frente de Todos les robó durante muchos años”. reivindicó también la PUAM y la movilidad aprobada en medio de 14 toneladas de piedras. “Soportando el silencio cómplice de estos tres años en los que los jubilados no han dejado de perder mes a mes”, dijo, reconociéndole al oficialismo el “relato” que les permite erigirse a sí mismos como defensores de los  jubilados.

“Ustedes saben que hoy están votando un aumento brutal del déficit fiscal de la Argentina. No podemos dejar de señalárselo. Están gobernando, por lo menos tengan algo de responsabilidad fiscal… Siempre son pan para hoy y hambre para mañana”, disparó la diputada, que agregó que “esta nueva irresponsabilidad fiscal del kirchnerismo la van a pagar los jubilados. El único ajuste que sabe hacer el kirchnerismo lo hacen sobre los jubilados”.

A continuación, la diputada Graciela Camaño recordó que venía a votar la prórroga de la moratoria que estableció en 2017 Mauricio Macri, que a su vez tenía que ver con la primera moratoria del primer gobierno de Cristina Kirchner. “Vengo a ser consecuente”, afirmó.

“No le estamos robando los aportes a nadie”, aseguró, negando que esta crisis venga de la década del 90, sino que la atribuyó a la del 80. “Sabemos que lo que tenemos que cambiar es de una profundidad que requiere acuerdos que no podemos lograr”, agregó, advirtiendo finalmente que “si alguien cree que con esta miseria que van a hacer van a conseguir votos, no han leído el proyecto”.

El penúltimo orador fue Máximo Kirchner, quien no estaba anunciado en las listas que circularon durante el día. Y en su mensaje negó el argumento del déficit fiscal para rechazar esa iniciativa. “Los jubilados no generan déficit”, aseguró, agregando que hay no más de 10 o 15 países en superávit fiscal en el mundo. “La mayoría de los estados se encuentra en déficit fiscal, así que no creo que sea el problema”, cerró.

El cierre del debate del plan de pago de deudas previsionales estuvo a cargo del jefe del bloque oficialista, Germán Martínez, quien valoró en primer lugar que se hubiera podido sesionar y agradeció puntualmente no solo a sus diputados, sino a los de los otros bloques: Provincias Unidas, los socialistas Santafesinos, Identidad Bonaerense y los de la izquierda “que nos acompañaron en el quórum, que es tan o más importante que el voto final”.

“Dimos un debate muy honesto, donde pusimos posiciones políticas muy fuertes; no sé si nos escuchamos tanto, pero hubo argumentos que también demuestran a quiénes intentamos representar”, señaló.

Reconoció finalmente que esta ley no representa una solución de fondo. “Probablemente no, pero me parece que estamos dando un paso muy importante y vamos cerrando puertas, así como reafirmamos un determinado camino, con un no a la capitalización, no a recortes a jubilados, ni al fraccionamiento del sistema previsional”.

Qué establece la flamante ley

La flamante ley establece que las personas en edad jubilatoria, pero sin los aportes exigidos, podrán regularizar períodos faltantes hasta el mes de diciembre del año 2008, inclusive, con una modalidad de pago en cuotas que serán descontadas de manera directa del haber jubilatorio que se obtenga a través del programa.

Por otra parte, la norma contempla la posibilidad de que las personas en edad pre-jubilatoria (mujeres de 50 a 59 años y varones de 55 a 64 años de edad) que saben que no llegarán con los años de aportes necesarios, puedan anticiparse y comenzar a pagar ellos mismos los períodos faltantes.

Estos trabajadores podrán abonar unidades de cancelación de aportes, que son equivalentes a un mes de servicios y tendrán un valor fijo del 29% de la base mínima imponible de remuneración, anteponiendo correspondencia con lo que contribuyen a la seguridad social los trabajadores en actividad cuando realizan sus aportes en tiempo y forma. Servirá para regularizar períodos faltantes hasta el 31 de marzo de 2012, siempre que hayan tenido residencia en el país.

Cada unidad de cancelación de aportes previsionales abonada será registrada en la historia laboral de la persona, que podrá ir previendo la evolución de sus servicios con aportes conforme va avanzando en la cancelación de unidades y se va acercando su edad de retiro. La actualización del plan de pagos se realizará teniendo en cuenta el índice de movilidad jubilatoria informado por la ANSeS.

Piden a los diputados nacionales avanzar con el nuevo plan de pago de deuda previsional

Desde el FdT impulsaron en la Legislatura porteña un proyecto para instar a la Cámara de baja que dé inicio a ese debate. “Esto mejorará la vida de miles de argentinos”, aseveraron los legisladores.

Los legisladores del Frente de Todos (FdT) presentaron en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires un proyecto de declaración a través del cual le solicitarán a “los diputados y diputadas de la Nación que den tratamiento al proyecto de ley que crea un nuevo Plan de Pago de Deuda Previsional, mediante el que se garantizaría el derecho a la jubilación a 91 mil vecinos y vecinas de nuestra Ciudad”.

En los fundamentos de la iniciativa, los opositores explicaron que “la urgencia en el tratamiento de este proyecto obedece a que el pasado 31 de diciembre perdió vigencia la ley nacional que garantizaba el acceso a la jubilación a trabajadores y trabajadoras que hayan alcanzado la edad requerida para jubilarse, pero que no contaban con los treinta años de aportes necesarios para ello” y remarcaron que “la virtud de este tipo de herramientas está comprobada, ya que posibilitan una mayor cantidad de altas jubilatorias a personas que no cuentan con  los aportes suficientes: por ejemplo, de acuerdo a un informe emitido por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), en el año 2021, el 64,8% de quienes accedieron a una jubilación lo hicieron a partir de una moratoria previsional “.

Además recordaron que el mismo informe destaca que hoy “existen más de 1,5 millones de personas en edad jubilatoria que no cuentan con los 30 años de aportes que exige la Ley, según los datos publicados por el Boletín Estadístico de la Seguridad Social de ANSES”. Asimismo, enfatiza que esta situación se profundiza si se tiene en cuenta la variable género:  “sólo una de cada diez mujeres y tres de cada diez varones en edad jubilatoria presentan más de 20 años de aportes y podrían estar eventualmente en condiciones de jubilarse. Dentro de este grupo, los que superan los 25 años de aportes (es decir, quienes podrían jubilarse ni bien cumplan la edad jubilatoria) se reduce a sólo siete mujeres de cada 100 y 16 hombres de cada 100”.

“Por esta razón, resulta fundamental la sanción de la ley que crea el Plan de Pago de Deuda Previsional, que permitiría que 800 mil personas puedan acceder una jubilación mínima. En nuestra Ciudad de Buenos Aires, la entrada en vigencia de este programa permitiría que 91 mil porteños y porteñas accedan a este derecho. Es necesario entonces, que los diputados y diputadas nacionales puedan reunirse y tratar este proyecto, que ya cuenta con media sanción en la Cámara de Senadores, para así mejorar la vida de miles de argentinos”, sentenciaron los legisladores.

El proyecto en cuestión fue impulsado por Juan Pablo Modarelli (FdT) y lleva las firmas de Javier Andrade, María Bielli, Lucía Cámpora, Maia Daer, Ofelia Fernández, Berenice Iañez, Victoria Montenegro, Claudio Morresi, Juan Pablo O’Dezaille, Magdalena Tiesso, Laura Velasco y Franco Vitali (FdT).

Plan de pago de deuda previsional

Con la presencia de Fernanda Raverta y otros invitados, expusieron en la Comisión de Previsión Social sobre la moratoria previsional.

Convocan a una comisión para hablar del plan de pago de deuda previsional

Se trata de Previsión y Seguridad Social, de la Cámara baja, con el fin de escuchar a una serie de invitados convocados a exponer sobre la temática del proyecto que espera ser tratado en Diputados.

comision de prevision y seguridad social diputados

Uno de los temas que es presentados como más urgentes en el marco de las extraordinarias que comenzaron el lunes pasado y se extenderán hasta el último día de febrero, es el proyecto que establece un plan de pago de deuda previsional y que en definitiva es el que le permitiría a unas 800.000 personas que no cuentan con aportes suficientes poder acceder a la jubilación.

El tema figuraba en el temario de la última sesión convocada en la Cámara de Diputados, que se frustró por falta de quórum.

Ahora la Comisión de Previsión y Seguridad Social que preside la mendocina Marisa Uceda convocó a los integrantes de la misma a concurrir el próximo miércoles 1 de febrero a las 11 a la sala 2 del segundo piso del Anexo A, para escuchar a un grupo de invitados que expondrán sobre la temática “Plan de pago de deuda previsional”.

No se detalló aún quiénes serán los invitados, pero lo cierto es que la finalidad de esta reunión no es la de emitir dictamen, ya que en realidad el proyecto ya cuenta con el mismo y, vale reiterar, figuraba en el listado de temas a tratar en la última sesión del año pasado en la Cámara baja.

El proyecto tuvo dictamen el 30 de noviembre pasado en las comisiones de Previsión y Seguridad Social, y de Presupuesto y Hacienda, ocasión en la que Juntos por el Cambio suscribió un dictamen de minoría.

¿Para qué convoca entonces el oficialismo a esta reunión? Porque una reunión informativa no necesita quórum para realizarse y servirá para agitar el tema ante la opinión pública, como método de presión a Juntos por el Cambio, que mantiene la postura de negarse a sesionar mientras persista el interés oficial en enjuiciar a todos los miembros de la Corte Suprema.

La iniciativa cuenta ya con media sanción del Senado y permitiría que miles de ciudadanos que todavía no reúnen los 30 años de aportes puedan percibir un haber jubilatorio.

El proyecto establece que las personas en edad jubilatoria pero sin los aportes exigidos, podrán regularizar períodos faltantes hasta el mes de diciembre del año 2008, inclusive, con una modalidad de pago en cuotas que serán descontadas de manera directa del haber jubilatorio que se obtenga a través del programa.

Por otra parte, la iniciativa contempla la posibilidad de que las personas en edad pre-jubilatoria (mujeres de 50 a 59 años y varones de 55 a 64 años de edad) que saben que no llegarán con los años de aportes necesarios, puedan anticiparse y comenzar a pagar ellos mismos los períodos faltantes.

Estos trabajadores podrán abonar unidades de cancelación de aportes, que son equivalentes a un mes de servicios y tendrán un valor fijo del 29% de la base mínima imponible de remuneración, anteponiendo correspondencia con lo que contribuyen a la seguridad social los trabajadores en actividad cuando realizan sus aportes en tiempo y forma. Servirá para regularizar períodos faltantes hasta el 31 de marzo de 2012, siempre que hayan tenido residencia en el país.

Penacca apuntó contra la oposición porque “impidieron que se pudiera tratar el proyecto de Plan de Pago de la Deuda Previsional”

La secretaria parlamentaria del FdT le pidió a la bancada opositora que “deje de obturar el funcionamiento del Congreso” para poder tratar proyectos “que son de vital importancia para la ciudadanía”.

En el inicio del periodo del período de sesiones extraordinarias a las que convocó el presidente de la Nación, la secretaria parlamentaria del Frente de Todos en Diputados, la camporista Paula Penacca, le dejó un mensaje a la oposición y los criticó porque “impidieron que se pudiera tratar el proyecto de Plan de Pago de la Deuda Previsional”.

A través de su cuenta de Twitter, Penacca remarcó que “hoy arranca el período de sesiones extraordinarias y es necesario que la oposición esté a la altura y deje de obturar el funcionamiento de una de las instituciones más importantes de la democracia para que podamos tratar proyectos que son de vital importancia para la ciudadanía”.

En ese sentido, lamentó que “en las últimas dos sesiones de 2022 vimos cómo, sin querer dar quórum, impidieron que se pudiera tratar el proyecto de Plan de Pago de la Deuda Previsional”.

Asimismo, recordó las palabras de la directora ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta, cuando se aprobó el Presupuesto 2023 que “ya estaba previsto que más de 800 mil personas iban a jubilarse este año”.

“Entonces no se trata de una discusión presupuestaria; se trata de si todos nuestros adultos y adultas mayores van a poder acceder o no a su derecho. Un derecho que bien se pudo volver a reconocer a partir de las políticas llevadas adelante por Néstor y Cristina”, planteó la camporista.

En suma, cuestionó: “Pero sabemos que son los mismos que en 2017 llevaron adelante una reforma previsional que implicaba un enorme ajuste y Larreta en vez de pensar que había un pueblo movilizado defendiendo el derecho a jubilarse, terminó diciendo que habíamos venido a romper la Plaza”.

“Y así como estuvimos en esa jornada como pueblo, estamos ahora empujando para que este proyecto pueda convertirse en ley”, remató la oficialista.