El bloque de diputados Pro apoya al pueblo venezolano en las elecciones para “ponerle fin a la dictadura de Maduro”

A través de un comunicado la bancada dirigida por Cristian Ritondo expresó su apoyo al candidato Edmundo González Urrutía para los comicios presidenciales a celebrarse el próximo domingo.

candidato presidencial Edmundo González Urrutía referente opositor de María Corina Machado de cara las próximas elecciones a celebrarse el domingo 28 de julio.

“El pueblo venezolano se encuentra ante una nueva oportunidad de ponerle fin a la dictadura de Nicolás Maduro que solo ha traído miseria y pobreza a su nación”, expresaron y bregaron para que las elecciones “sean transparentes, y que le devuelvan a los venezolanos una nueva esperanza de transformarse en un país normal, con prosperidad y libertad para toda la ciudadanía, para que se restaure de una vez y para siempre el sistema democrático en Venezuela”.

Además, comunicaron que miembros del bloque van a participar como veedores en los comicios con el “compromiso y voluntad de ser garantes de la voluntad popular venezolana”.

Toniolli apuntó contra Villarruel por su vínculo con Amelong: “Ella quiere liberar a sus amigos genocidas”

El diputado oficialista expresó: “Mi padre está desaparecido hasta el día de hoy y Amelong sabe dónde está su cuerpo y nosotros no”, y sostuvo que la candidata liberal a la vicepresidencia “no es negacionista, ella es afirmacionista porque reivindica los crímenes de la dictadura”.

El diputado nacional Eduardo Toniolli (FdT – Santa Fe) apuntó contra la candidata a vicepresidenta de La Libertad Avanza, Victoria Villarruel, por la mención que hizo durante el debate de candidatos sobre Juan Amelong, condenado por crímenes de lesa humanidad quien durante la dictadura militar provocó la desaparición del padre del legislador: “Ella quiere liberar a sus amigos genocidas”.

En declaraciones a la AM 990 y en el Destape Radio, Toniolli expresó: “Amelong no solo desapareció a mi padre, sino a otros cuantos militantes políticos y particularmente a un grupo de 14 militantes peronistas grupo del que formaba mi padre que tuvieron como último lugar de detención un centro clandestino que era una casa quinta en Rosario que era propiedad de la familia de Amelong que no solo ha sido condenado por una buena cantidad de secuestros, torturas, robo de bebés, sino que además se demostró en el juicio que había puesto la quinta de su familia de fin de semana como centro clandestino de detención”.

“Mi padre está desaparecido hasta el día de hoy y Amelong sabe donde está su cuerpo y nosotros no”, manifestó.

El santafecino contó que “hay varios proyectos presentados sobre el negacionismo. Hace poco ingresó uno que acompañé de la Agrupación Hijos en la que milité que no está tan enfocado en la cuestión penal, sino más en la cuestión educativa y cultural, establece parámetros claros y visiones de lo que tiene que ver con los funcionarios públicos que no deben andar por la vida negando lo que pasó en el país o reivindicando la dictadura”.

Así, consideró que “Victoria Villarruel no es negacionista, ella es afirmacionista porque reivindica los crímenes de la dictadura”.

En esa línea, recordó que en el debate de candidatos a vicepresidentes: “Victoria nunca respondió la pregunta de (Agustín) Rossi si quería liberar a los genocidas. Nunca respondió la pregunta porque si tiene que responderla va a decir que, si porque es algo constitutivo de su vida, de su militancia, de su historia la lucha por la libertad de los genocidas, de criminales de lesa humanidad que están detenidos por la justicia argentina y que la mayoría tienen condenas perpetuas”, y apuntó: “Ella defendió a Amelong. Hay alguien que quiere disputar la vicepresidencia que quiere liberar a los genocidas”.

“Es alguien frecuentado por Victoria Villarruel porque no es cualquier represor, es un ideólogo y en su defensa ha desplegado un planteo político e ideológico enmarcando la represión dentro de la guerra estableciendo un planteo mucho más que una defensa técnica”, cerró.

El cruce en redes con Villarruel

A través de su red social “X” el diputado oficialista recordó que en la última sesión de Diputados le pidió a la libertaria que “cuando visite a sus amigos genocidas en la cárcel, les pregunte dónde están los cuerpos de nuestros compañeros. Hoy me entero de que frecuenta a Juan Daniel Amelong, condenado por la desaparición de mi viejo”.

Del otro lado, Villarruel le contestó el posteo: “Entiendo y comprendo el dolor que como hijo sentís y que es totalmente válido, pero es importante dar contexto. Tu papá era miembro de Montoneros. Terroristas de Montoneros asesinaron al padre de Amelong en democracia. Raúl Amelong era un civil asesinado frente a su hija de 16 años en la vía pública en Rosario. Era padre de 11 hijos que quedaron huérfanos simplemente porque su padre era subgerente en Acindar. Su hijo que es militar fue condenado por lesa humanidad, pero no lo veo hace muchísimos años porque lo entrevisté para su papá, pero quiero que estén presos los asesinos de su padre o sea los camaradas del tuyo. Digamos todo”.

Pero el santafecino le respondió: “No acepto tus condolencias, tan falsas como tus supuestas entrevistas ‘académicas’ con los genocidas: vos brindabas con Videla y con Amelong en sus celdas, celebrando sus crímenes”.

“Ayer como tragedia, hoy como farsa: ellos desaparecían para que Martínez de Hoz pudiera aplicar su plan económico, vos haces el trabajo sucio para entregarnos al capital financiero internacional, para dejarnos sin moneda nacional, para entregarle las Malvinas a los kelpers, para privatizar la salud y la educación. No lo vamos a permitir”, remató.

Un diputado relató en primera persona las torturas que sufrió

El oficialista Daniel Gollán salió al cruce de las voces que en esta campaña electoral han hablado de “excesos” cometidos durante la dictadura, en el marco de una guerra.

Promediando las cuestiones de privilegio durante la sesión de este martes, el diputado Daniel Gollán presentó una contra quienes “están negando, minimizando, banalizando lo que sucedió en el período más negro de la historia”.

A continuación, contó lo que definió como “una experiencia personal, pero que representa a miles y miles de argentinos y argentinas que pasaron por lo mismo”. Contó entonces que el 27 de junio de 1976 fue secuestrado y llevado a  un centro clandestino. Y a continuación, detalló su calvario.

“Horas y horas de picana… Horas y horas de picana en la boca, en las encías, shock eléctricos, horas y horas, días y días. Me aplicaron submarino seco, hasta que se rompieron las costillas… y después siguieron, y cuando no daba más, horas parado, y cuando te caías, te golpeaban brutalmente. En una de esas golpizas me desmayé y amanecí en un baño, atado, adonde todos los que iban a orinar, me orinaban encima. Y muchísimas cosas más que ya no voy a contar”, continuó.

El diputado oficialista se preguntó “qué pasa en un país en donde esto sucedió, en donde la gran mayoría de los argentinos y argentinas dijimos que no podía volver a suceder y hoy escuchamos a algunos candidatos decir que fue mentira; banalizar”.

A continuación contó que en una oportunidad su madre fue a visitar a un coronel para pedir por él, y el militar le dijo: “Mire Sara, yo no puedo hacer nada, y no estoy de acuerdo con nada de lo que está pasando”. Y lo pasaron a retiro, recordó. Luego dio con alguien que sí pudo interceder por él, contó, pero paradójicamente era un general que había traído a la Argentina métodos de tortura de Argelia. Ese sí pudo interceder por él, pero concurrió luego un coronel a visitarlo y le dijo a su torturador: “Miren, es un perejil, que no se muera. Síganle pegando, pero que no se muera”.

Gollán contó entonces que esos militares “iban a supervisar el ‘trabajo’ que se hacía allí… No hubo ningún exceso, fue un plan sistemático, conducido y supervisado por los altoso mandos de las fuerzas armadas. No banalicemos eso”.

Cuando quedó en libertad y se exilió, lo mandaron a Alemania, donde contó que escuchaba a grupos neonazis que decían que en el Holocausto no habían sido 6 millones los judíos asesinados, sino que “fueron menos”. Lo que interpretó como “sembrar la duda”, ante lo cual demandó: “No podemos tolerar esto. La verdad que hubo un fallo que acá se mencionó muchas veces, que fue histórico, hecho durante el gobierno de alguien a quien admiro mucho, siendo peronista: el doctor Raúl Alfonsín”.

“Nunca más decía el fallo; no podemos estar discutiendo estas cosas. Tenemos un abismo de diferencias, es la democracia, tenemos un abismo de ideas miradas diferente, pero esto es nunca más, por favor”, concluyó.

El homenaje al 24 de Marzo dividió aguas en el recinto

Oficialistas y opositores expresaron su posición en el recinto de Diputados al recordar los cuarenta y siete años del golpe cívico militar de 1976 que se cumplieron el pasado 24 de marzo.

El homenaje al 24 de marzo dividió aguas en el recinto de la Cámara de Diputados en la sesión de este martes entre oficialistas y opositores quienes expresaron su posición respecto al golpe cívico militar de 1976 del que se cumplieron 47 años.

La primera oradora en referirse al tema fue Victoria Villarruel (La Libertad Avanza): “Quiero brindar un homenaje a quienes en Argentina se le niega el derecho a la memoria cada 24 de marzo. Me refiero a las víctimas del terrorismo, es decir a cada argentino y extranjero que fue asesinado, secuestrado, herido, volada su casa con bombas por organizaciones armadas como Montoneros y el Ejército Revolucionario del Pueblo”.

“17.380 víctimas del terrorismo causaron estos grupos armados desde 1969 a 1979, pero no se los recuerda. Porque en Argentina los derechos humanos son selectivos y solo se le reconoce el derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación a algunos mientras a otros se les niega sistemáticamente en democracia estos derechos”, apuntó.

En esa línea, enumeró: “Quiero recordar y homenajear a Juan Barrios un niño de 3 años asesinado por Montoneros. Quiero dar homenaje a Cristina Viola y a su padre Humberto Viola asesinados en democracia por el Ejército Revolucionario del pueblo. Quiero recordar a cada una de estas víctimas a las cuales en nombre del derecho a la memoria y de los derechos humanos se les han violado sus derechos humanos sistemáticamente. Quiero rendir homenaje a José Ignacio Rucci a quien ningún peronista de esta casa recuerda. Quiero rendir homenaje a Arturo Mor Roing a quien ningún radical recuerda”.

“Todos estos asesinatos, heridos, secuestros, bombas, copamientos de pueblos, ataques a unidades militares fueron hechos en nombre de una revolución que el pueblo argentino no les pidió. La mayoría de estos ataques ocurrieron en democracia, es decir, durante la vigencia de gobiernos constitucionales”, fustigó la liberal.

Y reclamó que “se deje de tergiversar la historia de negarles la memoria a los inocentes y reconocer que los derechos humanos son para todos y no solo para amigos o para quienes piensan igual”.

A su turno, el oficialista Eduardo Valdés destacó la iniciativa de la presidenta de la Cámara, Cecilia Moreau, de proyectar la película “Argentina, 1985” en las escalinatas del Congreso de la Nación este sábado y le propuso pasar la película “El juicio” el próximo fin de semana que “tiene los testimonios más importantes que se obtuvieron en el juicio”.

En el mismo sentido, el radical Miguel Ángel Bazze expresó su “repudio” por lo ocurrido el 24 de marzo de 1976 donde “se producían los hechos más trágicos de la historia de la Argentina porque se ponía en marcha el tiempo más doloroso que vivimos”.

“Se instalaba una dictadura militar que arrasó con las libertades, con los derechos, con la vida de nuestra sociedad. Es cierto que corresponde condenar absolutamente todos los hechos de violencia, corresponde condenar cualquier tipo de agresión a la vida y la violación de los derechos humanos”, remarcó.

A su vez, lamentó que “hemos transcurrido un tiempo en el país de esa naturaleza que preferiríamos no haber pasado. Eso ocurrió y hubo muertos, absolutamente injustificadas. Las muertes por violencia son injustificadas, pero cuando tiene que ver por consecuencias de posiciones políticas es muy grave”.

“La violencia cuando surge del propio Estado, cuando tiene que ver con las violaciones sistemáticas de los derechos humanos por parte del Estado es más grave, porque justamente es el Estado el que tiene que garantizar la justicia y que estas cosas no ocurren al tener el monopolio de la fuerza”, planteó Bazze.

También sostuvo que “todo esto es parte de una historia negra y dolorosa que vivimos los argentinos. Por suerte recuperamos la democracia a partir de la convicción de la gran mayoría de la sociedad de que teníamos que encaminarnos hacia la libertad y hacia el respeto de los derechos humanos”.

“Hubo partidos políticos que tuvieron un rol importante en esa recuperación y que trabajaron decididamente en esa dirección. Uno de esos, no el único, fue la UCR”, cerró.

En un duro discurso, la diputada Myriam Bregman (PTS/FIT-U) apuntó directamente contra el bloque de Javier Milei: “Nos toca hablar después de haber escuchado a un apologista de la dictadura militar y de sus peores crímenes. Nosotros, en cambio, marchamos este 24 de marzo homenajeando a los 30 mil detenidos desaparecidos de la mejor manera que lo podemos hacer peleando contra la impunidad del genocidio y peleando por transformar esta sociedad de raíz”.

“Este debate se da en un contexto muy particular y no podemos seguir hablando como que acá no se ha dicho nada. Lo hicimos en forma independiente y al revés de lo que dijo la diputada Villarruel el genocidio instaurado el 24 de marzo del 76 tuvo una antesala y se llevó adelante durante el Gobierno constitucional de Martínez de Perón”, recordó.

En suma, narró: “2.000 compañeros pasaron en el año 75’ por el centro clandestino en Tucumán. Entre el 75% y el 80% de quienes por allí pasaron por ese centro de exterminio y tortura fueron obreros que venían protagonizando los tucumanazos. Deberían saber o no ocultar que para esa época del 75 las organizaciones armadas estaban sumamente debilitadas, pero no les importa, porque lo que quieren revivir es el negacionismo”.

“Nosotros al revés, queremos recordar la unidad entre las grandes patronales de este país y los genocidas que algunos se alían y los llevan en sus listas electorales. No estamos hablando del pasado cuando hablamos del negacionismo y reivindicar la dictadura”, comparó Bregman.

Además, contó que en la ciudad de La Plata un “grupo de fachitos escrachó un local de nuestros compañeros, que el diputado Milei reivindicó en sus redes de esos personajes”, y preguntó: “¿Saben porque quieren revivir el negacionismo? porque las políticas que quieren llevar adelante son las políticas de Martínez de Hoz y se aplican con represión por eso hablan del curro de derechos humanos como Macri porque quieren aplastar a la clase trabajadora”.

A su turno, la jefa del bloque Encuentro Federal, Margarita Stolbizer, recordó que “los crímenes cometidos por la dictadura necesitaron cerrar y silenciar esta casa del pueblo”, así como a los partidos políticos y “adormecer al pueblo para instalar un modelo de aniquilación de derechos y libertades que rechazamos y repudiamos íntegramente”.

En su discurso, la bonaerense reivindicó el trabajo de la CONADEP, el juicio a las Juntas y “todos los testimonios que con valentía se presentaron” en ese proceso y permitieron llegar a una condena. También valoró “el trabajo de los organismos de derechos humanos; el coraje único que una madre puede poner cuando busca a un hijo”.

La diputada de Juntos por el Cambio rechazó “cualquier posibilidad de que la derecha vuelva a discutir el número de los desaparecidos. Rechazamos que se discuta el valor simbólico que tiene ese número”. Pero además se manifestó en contra de “cualquier intento de utilización, de apropiación de lo que fueron aquellas luchas” y de “cualquier vergonzosa comparación”. En ese tramo, aprovechó para criticar a Cristina Kirchner: “Quiero rechazar la lamentable, vergonzosa, desagradable comparación que días pasados hiciera la vicepresidenta de la Nación cuando intenta, en un autoelogio, ponerse ella en el papel de perseguida en comparación con las víctimas de la dictadura”.

Inmediatamente luego de Stolbizer le tocó el turno a la oficialista María Rosa Martínez, quien sí hizo una comparación entre el pasado y la actual situación de la vicepresidenta. En primer lugar, la legisladora mencionó que desde la dictadura “el terror se utilizó como método de disciplinamiento, no sólo en términos de muerte, desaparición y apropiación, sino también en la economía y cultura”. 

“Gracias a una construcción colectiva y a la decisión política desde el Estado somos un pueblo que lleva grabado a fuego la vocación de nunca más, no sólo al terrorismo de Estado, tampoco al neoliberalismo”, expresó y enfatizó: “Por mucho de que algunos busquen correr el límite, que recreen guillotinas, bolsas mortuorias, que gatillen en la sien de nuestra vicepresidenta; por mucho que algunos insistan en borrarnos somos prueba de que a pesar de las bombas y los fusilamientos, los compañeros muertos y los desaparecidos, no nos han vencido”.

Y agregó: “Cambiar botas por tribunales, cambiar botas por el partido judicial. ‘A la bala que no salió, el fallo que sí saldrá’, decía el diario Clarín al otro día del intento de magnicidio a nuestra vicepresidenta”.

Wolff, durísimo contra el rol de los Kirchner durante la dictadura

El diputado del Pro lanzó que el matrimonio en esa época “se dedicó a hacer plata” y “tuvo una actitud pasiva y desentendida de los derechos humanos”.

El diputado del Pro Waldo Wolff cargó duro contra la familia Kirchner por su rol durante la última dictadura cívico-militar, al ser consultado por los dichos de Máximo Kirchner, el pasado 24 de marzo, cuando el líder de La Cámpora expresó que la Ciudad de Buenos Aires “tiene tendencia a votar a aquellos que quieren ocultar lo que hizo la dictadura, o que te discuten el número de compañeros detenidos/desaparecidos, o realmente reivindican el accionar de la dictadura”.

“Creo que es un tema casi psicológico. La familia Kirchner durante la dictadura tuvo una actitud pasiva y desentendida de los derechos humanos”, sostuvo en declaraciones a LN+ el legislador de Juntos por el Cambio, y agregó: “Néstor (Kirchner) se dedicó, del ’76 al ’83, a hacer plata. ¿Esto lo transforma en cómplice? No. Hay mucha gente que no participó en la defensa de los derechos humanos”.

El macrista consideró que “cuando vos necesitas sobreactuar de la manera en que ellos lo hacen, es justamente porque fueron todo lo contrario”. “Alicia Kirchner fue una alta funcionaria de Santa Cruz, tuvo rango de viceministra. La señora Cristina Fernández de Kirchner dijo, en un nota que dio en 2017, que ella no había presentado hábeas corpus durante la dictadura porque en Santa Cruz no había habido desaparecidos. Mentira, hubo cuatro”, profundizó.

En esa línea, Wolff aseguró que el kirchnerismo “actúa una participación en la lucha contra la dictadura que es totalmente ficticia”. “Ellos fueron parte de la Argentina que no se involucró en la defensa de derechos humanos. Y, en el caso de ellos particularmente, se dedicaron a hacer dinero”, cerró.

Diputado chaqueño llamó a JxC “cómplices de la dictadura”

El chaqueño Aldo Leiva le endilgó a la principal oposición las consecuencias de la crisis sanitaria.

Fiel a su estilo confrontativo, el diputado nacional oficialista Aldo Leiva la emprendió con dureza contra la principal oposición, a la que sobre el final de su discurso se refirió irónicamente, simulando un error, como “Frente por el Odio”.

En esta oportunidad y en su intervención durante el debate sobre la postergación del cronograma electoral, el diputado chaqueño cruzó un límite al parangonar a JxC con la dictadura, para atribuirles las consecuencias de la crisis sanitaria. Fue cuando una y otra vez reclamó a la oposición que “dejen de mentir”.

“Dejen de mentir, porque todo lo que tiene que ver con las cuarentenas que hemos tenido fue producto del desastre que hicieron ustedes en los hospitales que administraron durante 4 años. Dejen de mentir cuando dicen que administraron solamente 4 años este país, cuando todos sabemos que fueron cómplices de la dictadura”.

Y concluyó: “Dejen de mentir cuando dicen que no hay un plan… Dejen de mentir cuando en todo momento tratan de descalificar y de que al país le vaya mal”.

¿Quien le contestó? Fernando Iglesias, quien habló más tarde y arrancó advirtiendo que “no puedo dejar pasar esto de cómplices de la dictadura, hay un diputado ahí del chaco que busca cómplices de la dictadura. Yo le paso algunos: Horacio Verbitsky, Raúl Zaffaroni, Héctor Timermann, Alicia Kirchner… Avísenos diputado, cuando encuentre uno nuestro. Ahí tiene cuatro. Funcionarios y cómplices de la dictadura”.

El Senado recordó los 45 años del golpe cívico-militar

Al inicio de la sesión de este jueves, la Cámara alta conmemoró el Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

El Senado conmemoró este jueves, al comienzo de la sesión especial, el 45° aniversario del golpe cívico-militar en Argentina, que se produjo este 24 de marzo, Día de la Memoria, la Verdad y la Justicia.

Jorge Taiana, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, abrió el homenaje y recordó que el golpe que destituyó a Isabel Perón “no se dio en el vacío, sino en un contexto regional de alta competitividad, y es también parte de la Guerra Fría que conmovió al mundo y que trajo tantas víctimas”.

El senador oficialista señaló que así se instaló la Doctrina de Seguridad Nacional, con situaciones similares en Chile, Uruguay, Brasil y Paraguay, “una cadena de gobiernos que, aferrados a esa doctrina, deciden -con apoyo de las principales potencias mundiales- someter a la democracia y desatar una represión de singular severidad”.

En Argentina, indicó Taiana, surgió entonces “el movimiento de Derechos Humanos basado en la sociedad civil, que venciendo el miedo logró un éxito extraordinario y que llevó a hacer conocer la situación del país en todas partes”.

El legislador del Frente de Todos recordó “la gestión de (Raúl) Alfonsín con el Nunca Más y el Juicio a las Juntas Militares”.

“Luego hubo retrocesos: las leyes de Punto Final y Obediencia Debida, los indultos, pero la sociedad tuvo respuestas, siguió argumentando y a los 20 años una enorme manifestación mostró el reclamo de Memoria, Verdad y Justicia. Entonces surgieron los Juicios de la Verdad y se alinearon paulatinamente los tres poderes del Estado”, destacó.

Por último, recordó al periodista y escritor Rodolfo Walsh, que fue secuestrado y asesinado un día como hoy de 1977.

Por su parte, la neuquina Silvia Sapag, del mismo bloque, cargó las tintas contra el rol del Poder Judicial en ese momento: “El robo de bebés, las desapariciones, las torturas, la violación de las embarazadas, el tirar personas dormidas al río desde los aviones, los fusilamientos, los saqueos, no eran motivo de preocupación por parte de la Justicia”.

Luego la senadora recordó las privatizaciones y, tras agregar que “hicieron fundir a YPF”, aseguró: “Ese fue el gran saqueo que vivimos en la dictadura, ayudado por los medios de comunicación, tanto en aquella época como en esta”.

En ese sentido, cuestionó que el diario La Nación no haya incluido en su tapa de este miércoles ninguna mención al tema, mientras que Clarín tituló con los vínculos de militares con Estados Unidos. “Se sacan el sayo porque son responsables, ayer del genocidio y hoy de las fake news”, lanzó.

Sapag habló de su situación personal y reveló que sus dos hermanos -militantes de Montoneros- y su cuñada fueron víctimas de la dictadura.

“Ahora ya no es la muerte, pero sí la prisión; sino veamos los casos de Amado Boudou, de Milagro Sala, que exhibió que con la mitad de la plata se pueden hacer las viviendas que otros pretenden hacer con mucho más; y a Boudou no le perdonan que el ahorro de los trabajadores argentinos, que estaba en manos de empresas privadas, vuelva nuevamente a manos del Estado”, comparó.

Por su parte, el radical Julio Cobos, recordó el momento del golpe, cuando era estudiante de Ingeniería: “Tengo grabado a fuego que estábamos viendo un amistoso de Argentina cuando comenzaban a enumerarse los comunicados del Proceso de Reorganización Nacional, que implicaba la pérdida del Estado de Derecho: la desaparición del Poder Legislativo, una Justicia a medias y todo el poder concentrado en la Junta de Comandantes”.

También advirtió que la dictadura “no sólo se dedicó a quitar vidas, a perseguir, a torturar, sino también a apropiarse de bienes, a destruir nuestra economía nacional, que nos está costando mucho recuperar”.

En ese marco, destacó la “figura indiscutida” de Alfonsín, “el único político que se oponía a la Guerra de Malvinas, y uno de los pocos políticos valientes que presentaban hábeas corpus”.

Aprueban la reparación de legajos laborales de trabajadores desaparecidos del sector privado

El proyecto había sido presentado por la exdiputada Carla Pitiot y fue avalado este miércoles en el recinto de la Cámara baja. Todos los votos en contra fueron del Pro.

Un proyecto de ley que establece la reparación de legajos laborales de los trabajadores del sector privado desaparecidos en la última dictadura fue aprobado este miércoles en la Cámara de Diputados con 207 votos afirmativos, 15 negativos y siete abstenciones.

La iniciativa había sido presentada por la exdiputada Carla Pitiot y dispone que en los legajos de estos trabajadores figure la inscripción de la condición de detenido-desaparecido.

Todos los votos en contra fueron de representantes del Pro: Juan Aicega, Federico Angelini, Hernán Berisso, Eduardo Cáceres, Martín Grande, Gustavo Hein, Martín Medina, Victoria Morales Gorleri, José Luis Patiño, Carla Piccolomini, Julio Sahad, Francisco Sánchez, Gisela Scaglia, Alfredo Schiavoni y David Schlereth.

Las abstenciones, en tanto, fueron de Alberto Asseff, Federico Frigerio, Sebastián García De Luca, Osmar Monaldi, Adriana Ruarte (todos del Pro), Huberto Orrego (Producción y Trabajo) y Jorge Vara (UCR).

Hugo Yasky, presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Garantías, recordó que en 2012 la entonces presidenta Cristina Kirchner “firmó el decreto 1199, que facultó a la Comisión de Trabajo por la Reconstrucción de nuestra identidad a buscar los legajos de los trabajadores del sector público que hubieran sufrido la desaparición forzosa mientras se desempeñaban en esa tarea”.

Ese decreto, recordó Yasky, “establecía una búsqueda de toda otra información aleatoria a la condición laboral de esos trabajadores que pudieran ser datos para reconstruir esas vidas para sus familiares, o para muchas de las organizaciones sindicales, que desde esa época tienen como tarea reconstruir esas trayectorias de vida”.

Con ese antecedente, el diputado explicó que el proyecto de ley busca replicar esa tarea “extendiéndola a los trabajadores del sector privado”.

El legislador del Frente de Todos reconoció el trabajo realizado por el Archivo Nacional de la Memoria, que “sin lugar a dudas permitió que esos pedacitos de historia empezaran a ser recuperados”.

“Reparar esos legajos les va a devolver a sus familias, a sus hijos, a sus nietos, parte de esas vidas”, finalizó.

Aprueban la imprescriptibilidad del resarcimiento por crímenes de lesa humanidad

Se trata de un proyecto de modificación del Código Civil y Comercial para que no prescriban las acciones civiles por este tipo de delitos. El debate pasa a Diputados.

El Senado aprobó y giró a la Cámara de Diputados este jueves por unanimidad un proyecto de ley para que el resarcimiento por delitos de lesa humanidad sea declarado imprescriptible.

El texto modifica el Código Civil y Comercial en dos artículos, el 2.537 y el 2.560, y deroga además el último párrafo del artículo 2.561.

La iniciativa fue presentada por Cristina López Valverde (Frente de Todos) a raíz de un fallo de la Corte Suprema de Justicia del año 2019 que denegó una indemnización a la hija de Enrique Ingeniero, un trabajador desaparecido en las oficinas de Techint durante la dictadura.

En ese fallo, los jueces Carlos Rosenkrantz, Elena Highton de Nolasco y Ricardo Lorenzetti resolvieron por mayoría que los reclamos patrimoniales prescriben incluso cuando se trata de crímenes de lesa humanidad, mientras que Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti opinaron lo contrario.

Foto: Prensa Cristina López Valverde

Si desde el punto de vista penal los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles, también lo tiene que ser el resarcimiento desde el punto de vista civil. Sin embargo, esto no pareciera estar tan claro en el Código Civil y Comercial, aunque sí esté en su espíritu”, explicó la autora del proyecto.

López Valverde destacó que con la futura ley “no habrá tiempos ni plazos que puedan impedir” esta reparación, y vinculó la iniciativa a la lucha por Memoria, Verdad y Justicia como “una política de Estado que hay que preservar”.

Avanza un proyecto para que el resarcimiento por delitos de lesa humanidad sea imprescriptible

La iniciativa surgió por un fallo de la Corte que denegó una indemnización a la hija de un trabajador de Techint desaparecido durante la dictadura.

La Comisión de Legislación General del Senado, que preside Ana Almirón (Frente de Todos) avanzó este martes con un proyecto de ley para que el resarcimiento por delitos de lesa humanidad sea declarado imprescriptible.

Tras una intensa discusión en torno a la técnica legislativa, el Frente de Todos aceptó una propuesta de redacción de Ernesto Martínez (Pro) y los senadores firmaron el dictamen, que quedó en condiciones de ser tratado en la próxima sesión.

La iniciativa fue presentada por Cristina López Valverde (Frente de Todos) a raíz de un fallo de la Corte Suprema de Justicia del año 2019 que denegó una indemnización a la hija de Enrique Ingeniero, un trabajador desaparecido en las oficinas de Techint durante la dictadura.

En ese fallo, los jueces Carlos Rosenkrantz, Elena Highton de Nolasco y Ricardo Lorenzetti resolvieron por mayoría que los reclamos patrimoniales prescriben, incluso cuando se trata de crímenes de lesa humanidad.

A raíz de esto, López Valverde presentó el proyecto, que modifica el Código Civil y Comercial en dos artículos, el 2.537 y 2.561, respecto a la imprescriptibilidad de las acciones civiles por daños derivados de delitos de lesa humanidad.

Foto: Comunicación Senado

Desde Juntos por el Cambio, el cordobés Martínez se mostró “esencialmente de acuerdo en la idea del proyecto y sus intenciones”, pero pidió “darle a la ley una forma que después no tenga grises ni problemas de interpretación judicial”.

En ese sentido, consideró que “no daríamos una respuesta adecuada si solo nos quedamos en el Código Civil y Comercial” y por eso sugirió “reformar la Ley de Contrato de Trabajo, donde está el problema real de la prescripción”, aunque finalmente desistió de esa propuesta.

Desde el oficialismo, Mario Pais sostuvo que “es correcta la técnica que estamos utilizando” para procurar “una reparación justa, integral y real por los daños y perjuicios derivados de un acto de un tercero”.

En el mismo sentido se expresó María de los Ángeles Sacnun, al reconocer que “teníamos esta falencia en nuestro derecho interno”. “Estamos saldando una discusión porque la misma Corte manifestó la necesidad de que el Parlamento se exprese”, agregó.

La titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales explicó que el objetivo es “que no haya dudas en cuanto a la reparación que se debe llevar adelante tanto desde el Estado como desde el derecho privado”.

Desde la UCR, Silvia Giacoppo coincidió en que “estamos terminando con una injusticia de 40 años, de gente que se murió esperando justicia”.