Caputo y Posse entre los ministros que la Bicameral de Trámite Legislativo citará por el mega DNU

Sin el acompañamiento de UP, la comisión puso a consideración la nota suscripta por la oposición no K y votó a favor de convocar para el próximo martes a funcionarios del Ejecutivo a fin de que comiencen a explicar el DNU 70/23.

FOTOS: Comunicación Senado

El oficialismo llevó a cabo este jueves la segunda reunión de la Bicameral Permanente de Trámite Legislativo para tratar el mega DNU 70/ 23 de Javier Milei que modifica 300 leyes. En el encuentro, que duró poco más de dos horas, pusieron a consideración la nota suscripta por la oposición no K y votaron a favor -sin el acompañamiento de UP- de convocar a funcionarios del Ejecutivo para que expongan.

Con la intención de estirar los tiempos, LLA planteó una “agenda de trabajo para la consideración de los decretos pendientes”, en referencia a su intención -avalada por otros espacios federales- de analizar más de un centenar de decretos que quedaron sin tratarse. La comisión no dictamina nada desde noviembre de 2021.

Además, la bicameral presidida por el senador de La Libertad Avanza Juan Carlos Pagotto puso a consideración de la comisión la nota enviada por el senador radical Víctor Zimmermann, el diputado radical Francisco Monti y el jefe de Unidad Federal en el Senado, Carlos “Camau” Espínola, para que convoquen a funcionarios para que informen sobre el alcance e impacto del DNU 70/23.

Sin el acompañamiento de UP, votaron a favor de que a partir del próximo martes asistan el jefe de Gabinete, Nicolás Posse; el ministro de Economía, Luis Caputo; el secretario de Transformación del Estado y Función Pública, Armando Giubert; el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Fernando Vilella; el secretario de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Omar Yasin; el ministro de Salud, Mario Russo; y el director de la ANSeS, Mariano de los Heros Battini -recientemente puesto en funciones-.

Al comienzo de la reunión y a fin de completar las designaciones de autoridades que quedó pendiente del encuentro pasado, hizo uso de la palabra el diputado Nicolás Massot (Hacemos Coalición Federal) para proponer como vicepresidente a Hernán Lombardi (Pro) y en el cargo de secretario al radical Zimmermann y explicó que se debe a que “el bloque UP nos ha manifestado la sesión anterior no querer integrar la comisión”.

Al respecto, la vicejefa del principal bloque opositor Anabel Fernández Sagasti (Mendoza) afirmó que siguen con la misma postura y denunció la “no representatividad y proporcionalidad en la integración de la comisión” y apeló al artículo 99 inc. 3 de la Constitución Nacional y al reglamento de ambas cámaras. “No vamos a participar y no vamos a convalidar esta composición con la participación nuestra en la votación”, cerró.

Tras ser ungido como secretario, Zimmermann agradeció a su bloque por “la nominación, la confianza y el compromiso” con el objetivo de “ponernos a trabajar las horas que sean necesarias a los efectos de poder empezar a resolver los temas atenientes de esta comisión”. Además, le deseo a sus pares “poder trabajar todos juntos en positivo a los efectos de poder sacar las cuestiones pendientes y lo que nos está demandando la tarea que tenemos asignada”.

El radical recordó la carta que envió junto a otros senadores y diputados que está en el orden del día solicitando la presencia de funcionarios porque “más allá de la tarea de la Bicameral que es de forma, para entender la necesidad y urgencia y ver cómo impacta este DNU en las provincias , es conveniente que tengamos a los funcionarios para trabajar en los próximos días a los efectos de sacarnos interrogantes y que puedan enriquecer el debate para que en un tiempo prudencial podamos sacar dictamen, no solo del DNU 70 porque esta comisión se constituye para tratar temas pendientes”.

A su vez, el chaqueño le solicitó al titular de la comisión que pida al equipo que se haga un análisis para saber cuáles son los DNU que están vigentes y explicó: “Si miramos el análisis que tengo, en la gestión anterior se dictaron 276 DNU y 121 nunca fueron tratados y algunos solo se debatieron en el Senado y no en Diputados”.

Al tomar la palabra, Lombardi agregó que “es un tema clave que está mirando toda la sociedad y pide que nos aboquemos al trabajo del DNU 70, pero es necesario el trabajo de los más de 100 DNU que hay todavía. Hay que buscar una mecánica de trabajo que pueda reflejar esta doble condición. Llamar funcionarios para tener todas las explicaciones del caso, pero a su vez no podemos desconocer los más de 100 decretos que también requieren dictamen. Tenemos que tocar todo el volumen de trabajo que tenemos frente a nuestros ojos y nunca fueron tocados”.

Por su parte, los legisladores de Unión por la Patria insistieron en la “irregularidad” de la constitución de la comisión y reiteraron que los plazos para tratar y dictaminar el DNU están vencidos, por lo que reclamaron el debate en el recinto de alguna de las cámaras. Además, apuntaron contra la titular del Senado, Victoria Villarruel, por “no dar respuesta alguna” al pedido de sesión especial presentada por varios senadores.

Contrariamente el diputado Massot cuestionó que los últimos gobiernos “hicieron uso y abuso de los DNU”, y adelantó: “Vamos a impulsar en el corto plazo el tratamiento de los proyectos – presentados por todos los bloques en ambas cámaras-, para modificar la Ley 26.122 que regula el trámite y los alcances de la intervención del Congreso respecto de los decretos que dicta el Ejecutivo”.

“Si la necesidad y urgencia va a ser normalidad y no va a ser algo extraordinario, entonces es absolutamente disparatado que esta comisión ante DNU que van a ser sustitución de leyes, que es la intencionalidad política del Gobierno, no pueda versar sobre el contenido de forma parcial”, planteó y sugirió que también habría que modificar “esta locura de que el DNU valga con aprobación de una sola cámara y una ley requiera las dos”.

Massot le enrostró a UP que en la sesión preparatoria ellos se opusieron a la forma de distribuir las comisiones: “Tendrán que explicarlo el kirchnerismo, el Pro y LLA que hicieron un pacto que evidentemente tuvieron un problema en hacerlo cumplir. No podemos seguir discutiendo lo que pasó y decir si es o no válida la comisión, es inminente el tratamiento del DNU en los plenos”.

“Hay una voluntad mayoritaria en el Senado para tratarlo y rechazarlo, no hay que esconderlo más”, planteó, pero reconoció que está “a favor” de la mayoría del contenido del decreto porque “es muy relevante para la vida diaria de los argentinos, pero tengo tres problemas en aprobarlo”. Así, detalló que el “capítulo más relevante” sobre la reforma laboral está judicializado, versa sobre 16 capítulos “multitemáticos” y es “muy perfectible”.

Por el lado del oficialismo, el diputado nacional Lisandro Almirón (LLA – Corrientes) le contestó a UP: “Es difícil esquivarle a la inseguridad jurídica, pero pareciera que lo que estaba antes era seguridad jurídica”. “Con esos decretos hubo uno que nos dejó encerrados en casa y me acordé de las fiestas en Olivos”.

El libertario correntino aseveró: “El país de hace tres meses venía con una acelerada inflación y no tuvieron la misma visión de la necesidad y urgencia y ahí no había seguridad jurídica, pero unos pocos privilegiados hacían la vaquita para comprar hoteles en España”.

En esa línea, señaló que “pasamos de 20 a 9 ministerios y ha habido un achicamiento importante del Estado”. Así las cosas, reiteró que “pedimos el tratamiento de necesidad y urgencia, y se está tratando y debatiendo”.

Por último, enfatizó que “acompañamos como bloque la convocatoria de los funcionarios que quieran venir a dar explicación, pero en memoria de aquellos irresponsables que no han venido en el pasado”.

UP rechazó tener cargos en la Bicameral de DNU y reiteró su denuncia por la “constitución irregular” de la misma

Desde la principal bancada opositora denunciaron que el oficialismo está haciendo una “medida dilatoria” e insistieron en que el decreto tiene reglamentariamente los plazos vencidos, por lo que “debe tratarse en el recinto de alguna de las cámaras”.

Anabel Fernández Sagasti ratificó la postura original de UP respecto de ocupar cargos de autoridades. (Fotos: Comunicación Senado)

Durante la reunión de la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo el bloque de Unión por la Patria rechazó ocupar el cargo de vicepresidente y reiteraron su denuncia por la “constitución irregular” de la misma reclamando la falta de un representante en la composición e insistieron en que el decreto tiene el plazo vencido y debe tratarse por oficio en el recinto de alguna de las cámaras.

Fue la vicejefa del principal bloque opositor Anabel Fernández Sagasti (Mendoza) la que afirmó que siguen con la misma postura y denunció la “no representatividad y proporcionalidad en la integración de la comisión” y apeló al artículo 99 inc. 3 de la Constitución Nacional y al reglamento de ambas cámaras. “No vamos a participar y no vamos a convalidar esta composición con la participación nuestra en la votación”, cerró.

En representación de UP la entrerriana Carolina Gaillard insistió en la presentación que hizo su bloque impugnando la comisión por la “constitución irregular” porque “no se respetó la proporcionalidad que establece la Constitución Nacional” y denunció que “se está alterando la voluntad popular de las elecciones del 22 de octubre donde nuestra fuerza política tuvo un determinado número de escaños y deberían ser considerados a la hora de integrar debidamente esta comisión”. Incluso, Gaillard remarcó que “se vulneró y violó la resolución aprobada por el pleno de la Cámara de Diputados que las comisiones debían ser integradas respetando la proporcionalidad del sistema D’ Hondt”, y reiteró que a UP le correspondían cuatro integrantes y le “están vulnerando en Diputados un miembro”, al tiempo que se quejó por la “composición tardía” de la comisión.

“Esta comisión fue constituida irregularmente y estamos impugnando la conformación porque vulneran la proporcionalidad que establece la Constitución”, apuntó.

La entrerriana también planteó que el artículo 6 de la Ley 26.122 establece que la comisión no tiene receso, es decir, “es permanente del Congreso que no puede conformarse cuando disponga la autoridad de alguna de las cámaras tiene que funcionar siempre porque es Bicameral permanente que controla una facultad que, excepcionalmente, ejerce el presidente. Es una irregularidad grave que no se haya constituido durante 74 días”.

Gaillard apeló a la norma para reclamar que el jefe de Gabinete envió al Congreso el pasado 5 de enero el DNU, pero a partir de la fecha “empezó a correr el plazo que establece que la comisión tiene 10 días hábiles para expedirse y elevar el dictamen. Eso no ocurrió y, vencido el plazo, las cámaras se abocarán al expreso e inmediato tratamiento del DNU”.

“Sin dilaciones desde el bloque no queremos dilatar más el tratamiento del DNU 70/23 que dictó Milei y nos ampara la ley, los plazos se vencieron el 19 de enero por lo cual las cámaras deberían abocarse al tratamiento”, denunció y recordó los pedidos de sesión especial que realizaron a la presidencia del Senado de quien no obtuvieron “ninguna respuesta”.

La diputada entrerriana aclaró que “no se trata del kirchnerismo, se trata de la república, de las instituciones, del reglamento, de la Constitución y de las leyes. Se trata de un decreto excepcional que dicta el presidente que no es un DNU más porque modifica 300 leyes. No nos podemos hacer los distraídos. Es el Congreso el que debe legislar”.

“Es muy grave lo que está ocurriendo en el Senado que la presidenta no convoque a sesión especial, es una obligación”, apuntó y resaltó que son “42 senadores que piden que se convoque porque hay premura por parte de una mayoría, pero no quieren convocar. Esto es obturar un poder del Estado como es el Congreso”.

Por último, alertó que el DNU “genera inseguridad jurídica, que va a aumentar la litigiosidad y que perjudica a los argentinos y que pretende la entrega del patrimonio nacional”.

El jefe del interbloque de Unión por la Patria, José Mayans, se refirió al nombramiento del Salón Arturo Illia. “Cuando teníamos 44 senadores ratificamos lo del busto y lamentamos lo que pasó con el busto de Néstor Kirchner”, inició.

En tal sentido, cargó contra la presidenta del Senado y expresó que “debería haberlo puesto a consideración del Poder Legislativo” porque “no es cierto que no haya pertenecido a la casa”, en relación a Néstor Kirchner, quien fue diputado nacional en 2009 y 2010. “Queremos que se reponga el busto”, exigió.

Luego, el formoseño se dirigió al oficialismo y puntualizó en el artículo 2 de la Constitución Nacional sobre el sistema representativo, republicano y federal. “¿Ustedes creen que le hacen bien a (Javier) Milei demorando el tratamiento el DNU?”, cuestionó el jefe de bancada kirchnerista.

“Este DNU representa la mayor inseguridad jurídica desde el 83 hasta acá porque el decreto debe estar basado en una ley ya que este es el sistema y no puede derogar una ley por decreto”, criticó.

Por otro lado, reflotó el malestar de UP respecto a la composición de la bicameral: “Para constituir una mayoría circunstancial, hacemos trampa y nos creemos los vivos de la política”.

Asimismo, siguió: “Gobernar sin Congreso es gobernar sin ley y sin seguridad jurídica y con esta acción están cerrando el Congreso”. Así las cosas, añadió que “esto no admite dilación. Manden los 16 títulos, pero este DNU hay que tratarlo de manera inmediata”.

Finalmente, Mayans enfatizó que “esto es una maniobra dilatoria y este DNU está destrozando la economía y el sistema federal de gobierno”. “Terminemos con esta aberración”, concluyó.

De igual manera, el presidente de bancada de UP en la Cámara de Diputados, Germán Martínez, también cuestionó la “dilatación” del tratamiento del DNU 70/2023 y manifestó su disconformidad respecto a la conformación de la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo.

Así las cosas, se dirigió directamente contra el presidente de la Nación, Javier Milei: “será muchas cosas, pero sonso no es”, y recordó que “fue la sorpresa en las PASO, no le fue bien en la general y luego, agarró un auto acordó con Mauricio Macri y ganó”.

Además, se refirió respecto a la trunca ley ómnibus e ironizó contra un diputado aliado del oficialismo: “Su nuevo vocero José Luis Espert acaba de decir que van a romper la ley Bases y la van a mandar por partes. Eso quiere decir que les importa”.

Finalmente, se dirigió a los demás bloques opositores y enfatizó que “no tengan miedo de rechazar el DNU porque le van a buscar la vuelta para dejar vigente todo esto”. A su vez, aseveró que “cuando encuentra un límite le busca la vuelta y estamos dispuestos a ponerle un límite real a Milei”.

En medio de la tensión Milei-gobernadores, bloques provinciales piden una sesión en el Senado por el DNU

Enviaron el pedido a la vicepresidenta Victoria Villarruel. Se trata de los senadores de Unidad Federal, los misioneros, los santacruceños y la rionegrina. También se sumó un radical.

Los senadores del bloque Unidad Federal

En medio de un clima de tensión en la relación del Gobierno nacional con los gobernadores, a raíz del conflicto particularmente con Chubut, y tras un fin de semana de escalada de confrontación por parte del presidente Javier Milei contra Ignacio “Nacho” Torres, la oposición no K del Senado le pidió a Victoria Villarruel que convoque a una sesión especial para el tratamiento del DNU 70/23 de desregulación de la economía.

El pedido fue encabezado por el correntino Carlos “Camau” Espínola, jefe del bloque Unidad Federal, junto a sus compañeros Edgardo Kueider, de Corrientes, y Alejandra Vigo, de Córdoba. Entre los firmantes se sumó además un radical, el fueguino Pablo Blanco.

Suscribieron también la solicitud senadores que responden directamente a sus gobernadores: Carlos Arce y Sonia Rojas Decut, del Frente Renovador de la Concordia Misionero; José María Carambia y Natalia Gadano, del bloque Por Santa Cruz; y Mónica Silva de Juntos Somos Río Negro.

“Nos dirigimos a usted a fines de solicitarle tenga a bien, según lo establecido en los artículos 19 y 20 del Reglamento del Honorable Senado, en virtud de su facultad, convocar a una sesión especial para dar tratamiento al Mensaje 1/24 Decreto de Necesidad y Urgencia N°70/23”, pidieron este lunes a la vicepresidenta, sin especificar un día y horario particular.

A cuatro días del comienzo del período ordinario, la solicitud es una clara demostración de que Villarruel no podrá estirar más el debate del mega DNU, algo que rechazó concederle a Unión por la Patria en tres oportunidades. La bancada que conduce José Mayans reclamó por una sesión para el 1, el 15 y el 23 de febrero, pero la vicepresidenta no se las concedió. Esto le valió fuertes críticas en la sesión preparatoria y hasta una denuncia penal.

Con 33 miembros, UP está a tan solo cuatro votos para rechazar el DNU en el recinto, y confía en encontrar en los bloques federales las adhesiones que le faltan. Dentro de los firmantes del pedido de este lunes, hay algunos senadores que estarían dispuestos a votar en contra del decreto.

La semana pasada, entre cruces y acusaciones, quedó conformada la Bicameral de Trámite Legislativo, encargada del análisis de los decretos del Ejecutivo y donde el oficialismo quiere discutir más de un centenar que quedaron pendientes de gestiones anteriores.

Sin embargo, desde la oposición insisten que, de acuerdo a lo establecido en la Ley 26.122, desde el 19 de enero pasado están vencidos los plazos de tratamiento del DNU en la comisión, y ya se puede directamente discutir “de oficio” en el recinto, es decir, sin que haya dictamen de la comisión.

El mega DNU 70/23 de Milei, que significó el primer paquete de medidas del Gobierno, estableció la derogación de la Ley de Alquileres, la derogación de la Ley de Góndolas y la Ley de Abastecimiento, la liberación de los precios de las prepagas, el cobro de intereses punitorios sin regulación ni topes para las tarjetas de crédito, la habilitación de privatizaciones y modificaciones en la Ley de Medios y la Ley Argentina Digital, entre muchísimos otros puntos.

A partir de distintas cautelares presentadas, la Justicia suspendió el capítulo de la reforma laboral, los cambios en la Ley del Instituto Nacional de la Yerba Mate, y la posibilidad de que los clubes de fútbol -si así lo quisieran- se transformen en sociedades anónimas. La Justicia de La Plata había hecho también lugar a una cautelar contra la derogación de la Ley de Tierras, pero posteriormente el juez federal Alberto Recondo la dejó sin efecto.

A diferencia de la ambiciosa ley ómnibus, que se cayó en la Cámara de Diputados, gran parte del DNU 70/23 se encuentra vigente. Por ejemplo, este mismo lunes el ENACOM habilitó a las empresas tecnológicas Starlink -de Elon Musk-, Amazon y OneWeb a operar en el país y ofrecer el servicio de internet vía satélite.

 

Por DNU, el Gobierno le quitó al Congreso la facultad sobre la implementación del Código Procesal Penal

Una bicameral especial era la encargada del cronograma de aplicación de la norma, sancionada en 2014. Ahora, estará a cargo del Ministerio de Justicia.

A través del decreto de necesidad y urgencia 188/24, el Gobierno nacional le quitó al Congreso la facultad sobre la implementación del Código Procesal Penal, sancionado en 2014. Ahora, el cronograma para su aplicación en el país estará a cargo del Ministerio de Justicia.

Mediante un comunicado, la cartera que conduce Mariano Cúneo Libarona recordó que esta norma “introduce un modelo de justicia oral, ágil y eficaz, que moderniza los mecanismos de persecución penal e incorpora nuevas herramientas para la investigación del narcotráfico, la corrupción y la trata de personas, entre otros fenómenos criminales que forman parte de la competencia de la justicia federal”.

“La ley modificada establecía que la puesta en vigencia del régimen procesal estaba a cargo de una Comisión Bicameral de Monitoreo e Implementación del Honorable Congreso de la Nación. Esta comisión bicameral habilitó el nuevo sistema en las provincias de Salta y Jujuy en 2019. Luego de ello, el trabajo de implementación se detuvo y no registró nuevos avances”, se señaló.

Ante esto, el Ejecutivo argumentó que “el estancamiento impide el avance del sistema procesal y perjudica seriamente el funcionamiento de la justicia federal”. “En la actualidad, el Código Procesal Penal Federal coexiste con el sistema anterior, que es lento, burocrático e ineficiente. Es fundamental concluir la reforma sin demora, y brindar a las fiscalías las herramientas necesarias para investigar y combatir el crimen organizado, así como otros delitos que tanto afectan a nuestra sociedad”, sostuvo el Ministerio de Justicia.

En ese sentido, se explicó que “el DNU corrige el esquema de implementación de esta política de Estado, y le asigna al Poder Ejecutivo Nacional la responsabilidad de impulsar las acciones técnicas y propiciar las adecuaciones reglamentarias pendientes para completar la entrada en vigencia del Código Procesal Penal Federal en el resto del territorio nacional”.

“Este proceso será liderado por el Ministerio de Justicia de la Nación, el Poder Judicial de la Nación, la Procuración General de la Nación, la Defensoría General de la Nación y el Consejo de la Magistratura de la Nación y los colegios de abogados”, se enumeró y finalizó: “Se hará el mayor esfuerzo tendiente a lograr un único sistema procesal federal en todo el país, a fin de lograr un servicio de justicia más rápido, efectivo y moderno”.

Se constituyó la Bicameral de Trámite Legislativo

El senador Juan Carlos Pagotto fue designado al frente de la comisión.

Se pone en marcha la Bicameral de Trámite Legislativo y el oficialismo buscará estirar los tiempos para tratar el mega DNU

La reunión constitutiva fue convocada para este jueves a las 12. LLA prevé designar como presidente al senador Juan Carlos Pagotto.

Por Melisa Jofré

En medio del receso, y un día antes de la sesión preparatoria en el Senado, se pondrá en marcha este jueves a las 12 la Bicameral de Trámite Legislativo, encargada de analizar los decretos del Poder Ejecutivo, cuya conformación el oficialismo retrasó al máximo durante el período de sesiones extraordinarias, ante la polémica por el mega DNU 70/23 de desregulación de la economía. 

Según pudo saberse, la Libertad Avanza cuenta con los votos para designar como presidente de la comisión al senador riojano Juan Carlos Pagotto, miembro del bloque libertario. 

Por la Cámara alta integrarán la bicameral, además del mencionado Pagotto, Luis Juez (Pro), Juan Carlos Romero (Cambio Federal), Carlos “Camau” Espínola (Unidad Federal), Víctor Zimmermann (UCR), Anabel Fernández Sagasti (UP), Mariano Recalde (UP) y Teresa González (UP).

Los miembros por el Senado ya habían sido designados hace tiempo, pero la traba se encontraba en la Cámara de Diputados, donde el presidente de ese cuerpo, Martín Menem, y el bloque Unión por la Patria, dirigido por Germán Martínez, no coincidían en la cantidad de legisladores que le correspondía a la primera minoría. 

Finalmente, este lunes Menem envió los nombres, con tres lugares para UP. Cabe resaltar que en el Senado, la bancada de José Mayans también había pedido cuatro lugares. Es decir, el peronismo/kirchnerismo reclamaba por ocho miembros y tendrá finalmente seis. Este será uno de los planteos que se escucharán en el encuentro que se realice este jueves en el Salón de las Provincias. 

Por la Cámara baja estarán Oscar Zago (LLA), Lisandro Almirón (LLA), Hernán Lombardi (Pro), Francisco Monti (UCR), Nicolás Massot (HCF), Carolina Gaillard (UP), Ramiro Gutiérrez (UP) y Vanesa Siley (UP).

La reunión fue convocada para la elección de autoridades y fijar un cronograma de trabajo. Con el argumento de que la bicameral no emite dictámenes desde noviembre de 2021, el oficialismo, con la intención de estirar los tiempos, apoyado por el Pro, propondría considerar el análisis de más de un centenar de decretos de Alberto Fernández que quedaron pendientes de tratamiento. Incluso, fuentes legislativas dijeron a parlamentario.com que los bloques de la oposición no K evalúan emitir un rechazo a alguna de esas medidas del gobierno del Frente de Todos junto a LLA

Esta comisión no sólo se aboca a estudiar los decretos de necesidad y urgencia, sino también los de delegación legislativa y los de promulgación parcial de leyes. 

Sin embargo, desde Unión por la Patria insisten con que, vencido el plazo para que la comisión se expida, el DNU 70/23 de Javier Milei está en condiciones de ser tratado en el recinto. Para ello, en el Senado pidieron una sesión especial en tres ocasiones, pero la vicepresidenta Victoria Villarruel no accedió. 

“En este momento tratar el DNU en comisión es totalmente extemporáneo. Por ley y por reglamento debe tratarse directamente en el recinto”, afirmó Mayans en la previa de la reunión. 

La Ley 26.122, que regula los DNU, fija que el Ejecutivo tiene diez días hábiles para remitir al Congreso el decreto para que sea analizado por la Bicameral de Trámite Legislativo que, a su vez, también tiene diez días hábiles para emitir dictamen. Años anteriores, esos plazos no se han respetado a rajatabla. 

Si dentro de ese plazo la comisión no analiza el decreto, el mismo puede ser tratado directamente en el recinto de cualquiera de las dos cámaras, sin tener dictamen. Para quedar avalado, un DNU requiere del voto de una sola cámara; pero para ser declarado inválido, se precisa que sea rechazado en ambas.

Por otro lado, un sector de la UCR tiene pensado plantear -habrá que ver si eso sucede este jueves- la posibilidad de analizar el DNU 70/23 “por partes”, algo que no tiene antecedentes, ya que hay reformas en las que coinciden. Vale aclarar que el análisis sobre el decreto corresponde a si se cumplió con la “necesidad y urgencia” para dictar el mismo, y lo que se estudia es su constitucionalidad. Es decir, no se discute sobre las medidas allí contenidas. 

Desde UP también rechazan esta posibilidad. “La ley aclara que es un impedimento modificar o suprimir en cualquier parte el texto enviado por el Ejecutivo”, resaltó la diputada Carolina Gaillard en declaraciones radiales. Fue en alusión al artículo 23 de la 26.122, que establece que “las Cámaras no pueden introducir enmiendas, agregados o supresiones al texto del Poder Ejecutivo, debiendo circunscribirse a la aceptación o rechazo de la norma mediante el voto de la mayoría absoluta de los miembros presentes”. 

El mega DNU 70/23 de Milei, que significó el primer paquete de medidas del Gobierno, estableció la derogación de la Ley de Alquileres, la derogación de la Ley de Góndolas y la Ley de Abastecimiento, la liberación de los precios de las prepagas, el cobro de intereses punitorios sin regulación ni topes para las tarjetas de crédito, la habilitación de privatizaciones y modificaciones en la Ley de Medios y la Ley Argentina Satelital, entre muchísimos otros puntos. 

A partir de distintas cautelares presentadas, la Justicia suspendió el capítulo de la reforma laboral, los cambios en la Ley del Instituto Nacional de la Yerba Mate, y la posibilidad de que los clubes de fútbol -si así lo quisieran- se transformen en sociedades anónimas. La Justicia de La Plata había hecho también lugar a una cautelar contra la derogación de la Ley de Tierras, pero posteriormente el juez federal Alberto Recondo la dejó sin efecto. 

A diferencia de la ambiciosa ley ómnibus, que se cayó en la Cámara de Diputados, gran parte del DNU 70/23 se encuentra vigente y, más allá de la puesta en marcha de la bicameral, la oposición más férrea continuará su presión para que el decreto sea rechazado en los recintos. 

 

Diputada radical alerta contra un rechazo al DNU completo

Para Pamela Verasay, esa medida “huele a capricho” y los pone del mismo lado que el kirchnerismo.

La vicepresidenta del Comité Nacional de la UCR y diputada nacional Pamela Verasay sostuvo que “muchas de las reformas planteadas al DNU del Gobierno fueron trabajadas por el radicalismo”.

Por ello, Verasay entiende que “el rechazo completo huele más a capricho que a convicción. Quedarnos con el mismo discurso que el kirchnerismo, no solo es errado, sino que también va en contra de las demandas que nos plantearon nuestros votantes”.

“No vamos a realizar una oposición al DNU absoluta y superficialmente explicada”,  subrayó Verasay y añadió: “Trabajaremos con diálogo en la búsqueda de los consensos necesarios para lograr las reformas que necesita la Argentina, no con discursos rupturistas de los que se oponen a todo por la confrontación misma”.

Legisladores patagónicos de UP sobre la Ley Bases: “El camino de la prepotencia y las descalificaciones tenía que terminar sin ley”

A través de un comunicado destacaron la defensa de “los derechos de nuestras provincias”, y pidieron “más diálogo, más consenso, más política, y más federalismo”. Volvieron a pedir la convocatoria a sesión en el Senado para tratar el DNU.

Diputados y senadores patagónicos se refirieron a la vuelta a comisión del proyecto de ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos: “El camino de la prepotencia y las descalificaciones tenía que terminar sin ley”, y volvieron a solicitar a la presidencia del Senado la convocatoria a sesión para tratar el decreto de necesidad y urgencia que había pedido el bloque de Unión por la Patria.

A través de un comunicado los legisladores que representan a la Patagonia en el Congreso Nacional expresaron: “Nos mantuvimos firmes y unidos para defender el derecho de nuestras provincias ante el avance de la Ley Ómnibus”.

“La modificación de la Ley de Pesca, el desfinanciamiento a la actividad turística (desconociendo los logros de la Ley Nacional de Turismo), la eliminación de los subsidios de la zona fría (que implicaban un tarifazo criminal), el avance sobre la Ley de bosques y Glaciares, la privatización de empresas que operan en nuestro territorio como YCRT, Aerolíneas Argentinas y Arsat, entre otras, la propuesta sobre los Parques Nacionales, la imposición de retenciones a las economías regionales, el cambio en la Ley de Tierras y las propuestas en materia de hidrocarburos, son solo algunas de las propuestas que denunciamos como ‘perjudiciales’ para los habitantes de la Patagonia”, detallaron.

Así, destacaron que “a partir del trabajo conjunto pudimos frenar los cambios propuestos por esta ley, que no hacían más que deteriorar la vida de nuestros vecinos y vecinas”. En ese sentido, afirmaron: “Seguiremos trabajando para detener las políticas que, con la excusa de hacer un esfuerzo para transformar el país, lo que único que logran es dificultar el día a día de los que vivimos en la Patagonia”.

Además, exigieron la convocatoria a sesión en el Senado de la Nación para el tratamiento del DNU “que está vigente, y que también avanza sobre los derechos de los argentinos”.

“El camino de la prepotencia y las descalificaciones, sin tener en cuenta ni conocer a la Patagonia, avasallando la Constitución, pisoteando las autonomías provinciales y sus recursos, tenía que terminar de esta manera, SIN LEY”, plantearon y pidieron “más diálogo, más consenso, más política, y más federalismo”.

El comunicado lleva las firmas de María Eugenia Duré (TDF), Cristina López (TDF), Carolina Yutrovic (TDF), Andrea Freites (TDF), Jorge Araujo (TDF), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Ana María Ianni (Santa Cruz) Gustavo González (Santa Cruz), Eugenia Alianiello (Chubut), Carlos Linares (Chubut), José Gilinski (Chubut), Silvina García Larraburu (RíoNegro) Martín Doñate (Río Negro), Martín Soria (Río Negro), Silvia Sapag (Neuquén), Tanya Bertoldi (Neuquén), Oscar Parrilli (Neuquén), Pablo Todero (Neuquén) y Daniel Bensusán (La Pampa), Ariel Rauschenderger (La Pampa), Varinia Marin (La Pampa).

La Cámara Nacional del Trabajo anuló la reforma laboral incluida en el DNU al declararlo inconstitucional

El tribunal de apelaciones admitió el amparo presentado por la CGT y consideró que “los cambios propuestos los debe decidir el Poder Legislativo y no el Ejecutivo”. Al Gobierno Nacional solo le queda apelar a la Corte.

Nuevo golpe al mega decreto de necesidad y urgencia 70/ 2023 promulgado por el Gobierno Nacional, ya que este martes la Cámara Nacional del Trabajo anuló todo el capítulo laboral de esa normativa al aceptar el amparo presentado por la Confederación General del Trabajo.

El tribunal de apelaciones resolvió “modificar la sentencia apelada, haciendo lugar a la acción de amparo iniciada por la Confederación General del Trabajo (CGT) contra el Estado Nacional” y “declarar la invalidez constitucional del Título IV” del DNU de Javier Milei.

El fallo lleva la firma de los jueces que integran la sala de feria de la Cámara del Trabajo Manuel Diez Selva, Héctor Guisado y Mario Fera, quienes reconocieron a la CGT la “legitimación activa” para cuestionar todos los artículos de la reforma laboral incluida en el DNU y no solo aquellos que hacían a derechos colectivos, como había ocurrido en primera instancia.

Los jueces fueron tajantes al señalar que aquello que el Gobierno buscó hacer a través de un Decreto de Necesidad y Urgencia, al menos en términos de reforma de las leyes laborales, debió haberse realizado por la vía legislativa.

“No se registraba impedimento para la reunión de las cámaras del Congreso, e incluso el 27 de diciembre de 2023, es decir, con anterioridad a la fecha de entrada en vigencia del DNU 70/2023, el órgano legislativo se encontraba convocado, en funciones, y con facultades para examinar el contenido de las reformas propiciadas en dicho DNU”, afirmaron los jueces en el fallo.

“El principio que organiza el funcionamiento del estatuto del Poder del Estado es, precisamente, la división de funciones y el control recíproco, esquema que no ha sido modificado por la reforma constitucional de 1994. Así, el Congreso Nacional tiene la función legislativa, el Poder Ejecutivo dispone del reglamento, y el Poder Judicial dicta sentencias, con la eminente atribución de ejercer el control de constitucionalidad de las normas jurídicas”, remarcaron.

En primera instancia, la jueza que intervino había declarado la nulidad de 6 artículos del capítulo laboral, pero había dejado vigentes los demás a la espera de que se algún trabajador eventualmente afectado por su aplicación pudiera presentarse ante la justicia.

Paoltroni: “Nadie se concentra en el objetivo del déficit cero, todos se miran el ombligo”

El senador oficialista alertó que “estamos atravesando los peores meses” y planteó que la Ley de Bases “había que aprobarla como venía, generar un shock económico y después empezar a corregir lo que generaba un efecto no deseado”.

El senador nacional Francisco Paoltroni (LLA – Formosa) consideró que el proyecto de ley ómnibus “había que aprobarla como venía” para generar un shock económico, lograr el déficit cero y luego quitar las retenciones y alertó que “estamos atravesando los peores meses, el relojito corre”.

En declaraciones por Radio Rivadavia, el formoseño planteó: “Estamos atravesando reformas tan necesarias que son reformas de normas y leyes que nos han traído a este gran y profundo fracaso que tenemos todos los argentinos”, y destacó: “Se ha dado un gran y necesario debate de ideas en el ámbito correspondiente y este es el juego de las democracias. Una vez que pase al Senado vamos a intervenir nosotros”.

Sobre el tratamiento del DNU manifestó: “Entiendo que no se conformó la comisión en Diputados por lo tanto no está en tratamiento. Si no convoca la presidenta del Senado no creo que haya discusión. Hay controversias en el reglamento porque, entiendo, que al no conformarse la comisión en Diputados no ha entrado en tratamiento el DNU en ninguna de las dos cámaras”.

Respecto de la respuesta de los gobernadores ante las advertencias del Gobierno nacional, el oficialista opinó: “No considero que se esté en pie de guerra con los gobernadores porque naturalmente tienen grandes preocupaciones como tenemos todos, porque estamos atravesando momentos difíciles de un reordenamiento de la economía que ha sido un fracaso que se llama 200% de inflación y 50% de pobreza. Es natural que los gobernadores estén atentos a sus tierras y en cómo le impacta particularmente a cada uno, pero no considero que se esté en pie de guerra. Todos están muy preocupados por sus distritos y en nosotros para que estas reformas prosperen y empezar a generar estos grandes cambios”.

“La ley había que aprobarla como venía, generar un shock económico y después empezar a corregir lo que generaba un efecto no deseado. Era mucho más saludable para la economía que venimos arrastrando”, consideró.

Al ser consultado por el tema retenciones, el senador formoseño afirmó: “Ninguno queremos retenciones, las retenciones son el peor impuesto. Pero tenemos una coyuntura que tenemos que atravesar y lograr el objetivo en el menor tiempo posible que es el déficit cero, más tardamos en lograr este objetivo y más se alarga la agonía para absolutamente todo el conjunto de la sociedad. Discutir en retenciones y por sectores es peor porque todo el mundo tiene razón, las retenciones están mal para todos. Ahora, si vos tenes una sábana corta, entonces señores pongámonos todos a trabajar para estirarla sino nunca vamos a lograr este objetivo”.

“Aún no analizamos en el bloque si votamos el dictamen como viene o vamos a hacer modificaciones”, aseguró.

Para Paoltroni “era más rápido generar el shock aprobando como estaba y, una vez logrado el objetivo, ponernos de acuerdo en cómo bajar el déficit cero. Nadie se concentra en el objetivo, todos se miran el obligo. Es natural que a todos nos molestan las retenciones, en mi provincia las retenciones a la soja que hace 20 años las tenemos es lo más dañino para una economía que no puede desarrollar la agricultura. Tenemos que salir de esta coyuntura, más tiempo demoramos en el debate y el reloj correr y la gente de negocios va tomando decisiones que no son adecuados en estos tiempos”.

Así, remarcó que “acá tenemos que hablar de objetivos, nadie es mago. El debate se tenía que centrar en esto como un objetivo en común, un objetivo de la sociedad. Desregular la economía no es magia, requiere de un gran esfuerzo, pero soy optimista de lo que viene para el país porque estamos en otro contexto histórico, un cambio generacional, un avance tecnológico que permite que esto avance”, y, por último, negó saber sobre algún proyecto de aumentar la alícuota del impuesto a los secretos bancarios.

Senadores patagónicos de UP piden acompañamiento de sus pares de la región para rechazar el DNU

Desde el bloque opositor señalaron que las medidas “afectan particularmente” a sus provincias y señalaron que van a hacer respetar “al pueblo del sur de la Argentina profunda y las instituciones democráticas que están siendo atropelladas por el Poder Ejecutivo”.

Un grupo de senadores patagónicos del bloque Unión por la Patria solicitaron el acompañamiento de sus pares de la región para rechazar el DNU en la sesión que pidieron para el 1ro de febrero y señalaron que “las medidas afectan particularmente” a sus provincias.

A través de un comunicado, manifestaron: “Luego de haberse agotado el plazo legal del proceso administrativo y jurídico en el parlamento, desde el interbloque de Unión por la Patria solicitamos una sesión especial para el 1° de febrero para dar tratamiento al DNU impuesto por el gobierno nacional”. En este marco, instaron a sus pares de otros partidos y espacios políticos de la región a que “nos acompañen en el rechazo al decreto que viola la Constitución, el Estado de Derecho y el sistema republicano de gobierno”.

“Como venimos sosteniendo desde su publicación, el DNU afecta particularmente a nuestras provincias con medidas como: la desregulación del turismo con las consecuentes pérdidas de fuentes de trabajo; la desregulación del sector minero, que dejaría en manos privadas la explotación de los recursos estratégicos de nuestro suelo; la derogación de la Ley de Tierras, dando potestad a los extranjeros para adquirir territorio patagónico sin límite; la reforma de la Ley de Bosques Nativos, Ley de Glaciares y la Ley Manejo del Fuego, con las que se ponen en peligro el ambiente, nuestros recursos y reservas naturales, y la soberanía del país”, detallaron.

También mencionaron “la derogación de la Ley de Promoción Industrial, afectan directamente a la provincia de Tierra del Fuego AIAS con la apertura indiscriminada de importaciones; y las modificaciones en la Ley de Hidrocarburos, que delegan en las petroleras decisiones estratégicas vinculadas a la producción, abastecimiento, exportación y márgenes de ganancia de las empresas privadas”.

Y siguieron: “La privatización de empresas estatales como la minera YCRT, que pondría en crisis toda la cuenca carbonífera de Río Turbio y afectaría la generación de energía para la nación; el Banco Nación, la banca con la mayor presencia federal con 790 sucursales; y Aerolíneas Argentinas, que impacta en la compleja interconectividad de la Patagonia y afecta el turismo, además de poner en riesgo incontables fuentes laborales”.

“Todas estas estas medidas tienen vigencia mientas no se rechace el DNU, en un marco general en el que se están afectando los recursos coparticipables de las provincias, en el que la delegación de facultades al Ejecutivo podría afectar las jubilaciones patagónicas dejando sin efecto el 40% de la zona austral, el freno a la obra pública, la derogación de la ley de alquileres, el desguace de la cultura y la educación pública, y la mercantilización del sistema de salud”, alertaron.

Por eso y “honrando y haciendo respetar la responsabilidad que tenemos ante el pueblo del sur de la Argentina profunda y las instituciones democráticas que están siendo atropelladas por el Poder Ejecutivo, es que esperamos contar con el rechazo unánime al inconstitucional decreto”.

Juliana di Tullio: “El DNU es inconstitucional”

La legisladora kirchnerista justificó el pedido de sesión especial hecho por la bancada UP para el primer día de febrero, con el fin de rechazar el mega decreto.

Al día siguiente de haber pedido el interbloque Unión por la Patria una sesión especial para el 1 de febrero a fin de tratar el mega DNU, la presidenta del bloque Unidad Ciudadana del Senado, Juliana di Tullio, reiteró que el propósito de la misma es rechazar el extenso Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) emitido por el Gobierno de Javier Milei.

Dicho pedido lleva las firmas de José Mayans (Formosa), Anabel Fernández Sagasti (Mendoza), Juliana di Tullio (Buenos Aires), Sergio Leavy (Salta) y Juan Manzur (Tucumán).

En diálogo con C5N, Di Tullio afirmó que la Ley 26.122, que regula el Régimen Legal de los Decretos de Necesidad y Urgencia, de Delegación Legislativa y de Promulgación Parcial de Leyes, establece la obligación para los legisladores de someter el DNU a discusión en ambas cámaras una vez vencidos los plazos estipulados.

“Se vencieron todos los plazos. Los diez días como dice la Constitución y lo que dice la Ley 26.122, que es la que regula el tratamiento de los DNU, que como máximo tiene diez días para que el jefe de Gabinete de Ministros envíe al Congreso de la Nación el DNU. Ocurre lo mismo para tratarse en la bicameral, si no hay dictamen estamos obligados por la Constitución Nacional a tratar el DNU, que está vigente salvo el capítulo de trabajo. El resto está total y absolutamente vigente”.

También calificó de “inconstitucional del DNU”, manifestando que “ningún decreto desde la recuperación democrática hasta acá modifica la Constitución de facto, el Gobierno no consiguió el respaldo de ningún constitucionalista. Este decreto es inconstitucional”.

Luego agregó que “lo que hizo Unión por la Patria fue llamar y convocar a una sesión especial y pedirle a Victoria Villarruel, presidenta del Cuerpo y vicepresidenta de la República, que cumpla con la Constitución y con la Ley 26.122”.

El bloque de Unión por la Patria, constituido por 33 senadores, es la primera minoría de la Cámara alta y precisa 4 senadores más para que se pueda realizar la sesión. Por este motivo, Di Tullio evaluó que la vigencia del DNU es el interés máximo de este Gobierno y que es “una reforma constitucional encubierta detrás del debate de la ley ómnibus”.

Mayans: “Trabajamos por el rechazo al DNU, por el pedido que hizo el pueblo argentino en el paro general”

El jefe del bloque UP en el Senado cuestionó al oficialismo porque “dejó correr los tiempos legales para evitar el tratamiento parlamentario” y lo calificó de “inconstitucional”. Además, instó al Gobierno a “reflexionar”.

El presidente del interbloque de senadores de Unión por la Patria, José Mayans (Formosa), sostuvo que, tras la multitudinaria respuesta que tuvo el paro general en todo el país, “el tratamiento del DNU” en el Congreso debe ser “urgente”.

“El paro de ayer fue un contundente rechazo del pueblo argentino a este programa, que, me parece, nadie votó“, agregó el formoseño, al analizar la magnitud de la medida de fuerza convoca por las tres centrales sindicales nacionales.

En el mismo sentido, explicó la decisión de su bancada de solicitar a la presidencia del Senado la convocatoria a una sesión especial para el próximo 1 de febrero con el fin de dar tratamiento al referido mega decreto 70/23. “Nosotros trabajamos por el rechazo del DNU, por el pedido que hizo ayer el pueblo argentino”, abundó el senador peronista, en una entrevista radial.

También, alertó que el decreto de necesidad y urgencia del presidente Javier Milei “está vigente y tiene una potencia tremenda, porque en el artículo primero declara la emergencia general del Estado, en materia económica, en materia social, entre otros aspectos”.

Así, opinó que “el gobierno dejó correr los tiempos legales para evitar el tratamiento parlamentario del DNU”, que debe ser aprobado o rechazado por el Congreso, y así mantenerlo “en vigencia,” con sus posteriores efectos políticos, económicos y sociales.

“El Poder Ejecutivo envió el texto del DNU al Congreso a poco de que se venciera el plazo para hacerlo. Ya en el Parlamento, el oficialismo en ningún momento convocó a la comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo para que emitiera dictamen al respecto. Se vencieron los plazos legales y el decreto sigue vigente, pero también ambas Cámaras del Congreso quedaron habilitadas para aprobarlo o rechazarlo en sus respectivos recintos”, precisó.

Mayans explicó que ahora la presidencia de la Cámara alta está “obligada” a llamar en forma inmediata a la sesión especial solicitada ayer por cinco senadoras y senadores nacionales de UP para el próximo 1 de febrero.

“Nosotros queremos discutir ley por ley”, comentó el jefe de la bancada y uno de los firmantes del pedido, ante una consulta periodística. También, recordó que la mayoría de los especialistas declaró que el DNU por las atribuciones que se adjudica, la cantidad de materias que aborda y el sinnúmero de leyes y normas que deroga o modifica “es inconstitucional”.

En esa línea, remarcó: “Un DNU debe responder a una situación excepcional, a un tema especial, en circunstancias especiales, pero este DNU deroga trescientas leyes y sustituye prácticamente al Parlamento, todo eso ya lo hace inconstitucional, porque vulnera el principio republicano de gobierno establecido en artículo primero de la Constitución Nacional”.

Le decimos al gobierno que reflexione, que empecemos de nuevo”, insistió Mayan para recordar, luego, que “en el proyecto de la ley ómnibus”, que se encuentra en debate en la Cámara de Diputados, el oficialismo puso “una trampita: colocaron al final un artículo con el que se aprobaría el DNU”, cosa que no se puede hacer con un decreto de necesidad y urgencia que tiene una ley especial que regula su tratamiento y sanción.

Además, contó que en las últimas semanas las senadoras de UP mantuvieron reuniones con representantes de distintos sectores de la actividad económicas como pymes, economías regionales, farmacéutico y dijo que “no hay un solo sector que no haya sido perjudicado por este DNU”. “Le decimos al gobierno que reflexione y establezcamos un verdadero estado de derecho”, agregó.

Para el formoseño, estas políticas ya se vivieron con el ex presidente Mauricio Macri: “Apertura de las importaciones, devaluación, dolarización de los servicios, salarios paupérrimos. Ya vimos esta película y sabemos cómo termina; con un default”.

Renovada advertencia de Milei al Congreso

Sobre la ley ómnibus, advirtió que “el déficit cero no es negociable” y dijo que o los legisladores “se ponen los pantalones largos para que los argentinos estén mejor o el mercado nos pasa la factura”.

El presidente de la Nación, Javier Milei, insistió en reclamarle al Congreso la aprobación de la ley de Bases y Puntos de partida para la Libertad de los Argentinos, advirtiendo que si eso no sucede tendrá que hacer un ajuste “mayor”.

“Cuanto mayores dilaciones y tonterías se hagan desde la política, el mercado te pasa la factura”, señaló el mandatario, que enfatizó que “el déficit cero no es negociable”.

En diálogo con Radio Mitre, calificó de “revolucionario” el decreto de necesidad y urgencia 70/23, asegurando que es “la primera vez que un DNU devuelve libertades individuales, hace que las estructuras del mercado sean más competitivas y termina con los negocios turbios de la política”. Razón por la cual, insistió, hay “tanta queja” de parte de sectores políticos.

Su proyecto de ley ómnibus aseguró que hace “mucho más que en muchísimos años de lo que lleva esta democracia, y todo en favor de las ideas de la libertad y el bienestar individual”.

“Si la ley no avanza, el déficit cero no es negociable”, dijo el presidente, que alertó con que “si nos encontramos en un contexto más adverso, ya sea porque tiene que caer más la actividad o baja menos la tasa de interés, o tuviéramos un menor acceso a los mercados de capitales, eso haría que la economía tuviera menos recursos y, por ende, como no se negocia el déficit cero, el ajuste que habría que hacer es mayor”.

“De ninguna manera vamos a habilitar políticas que generen un desastre -garantizó-. Por lo tanto, la austeridad no es negociable. Y los daños que sufra la población, en profundidad y en tiempo, están del lado del Congreso”.

En ese sentido, Milei desafió al Congreso señalando que “o se ponen los pantalones largos para que los argentinos estén mejor o el mercado nos pasa la factura”. Planteó que el Poder Legislativo debe plantearse si quiere “hacer las cosas bien o dedicarse a hacer ‘fulbito’ para la tribuna mientras que le arruinan la vida a los argentinos como han hecho durante los últimos 40 años”.

Cisneros remarcó su rechazo al DNU de Milei y a la ley ómnibus

El diputado de UP criticó a los funcionarios que estuvieron presentes en la primera semana de debate de la iniciativa del Gobierno: “Barra vino a amenazar; Francos terminó antes para ir a almorzar; y Bullrich estaba mas preocupada por Ecuador”.

El diputado nacional Carlos Cisneros (UP – Tucumán) remarcó este viernes su rechazo al decreto de necesidad y urgencia 70/2023 y al proyecto de ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos (Ley ómnibus) enviada por el Poder Ejecutivo. “Son completamente perjudiciales para los trabajadores y jubilados”, aseveró.

En medio del debate por la iniciativa enviada por el presidente de la Nación, Javier Milei, señaló que “no hay un verdadero debate en la Cámara. Para empezar, el proyecto trata sobre 55 temas distintos, pero solo fue girado a 3 comisiones”.

“Estos días estuvieron exponiendo algunos funcionarios y ninguno fue claro, ninguno pudo explicar algo concreto. (Rodolfo) Barra amenazó con que ‘si hay crisis económica no va a haber Constitución vigente’. (Guillermo)Francos abandonó la sala para ir a almorzar”, cuestionó.

Y siguió: “(Patricia) Bullrich estaba más preocupada por Ecuador que por lo que pasa acá. Después (José Luis) Espert, como presidente del plenario de comisiones, silenciaba los micrófonos, callaba las voces de los diputados de la oposición y contestaba con chicanas”

También, señaló que “para el ‘mileísmo’ parlamentario no hay margen de diálogo, no es más que una parodia de discusión”.

Por otro lado,  se refirió al paro general convocado por la CGT para el próximo 24 de enero: “No es prematuro porque somos respetuosos de la voluntad popular pero nunca en la historia democrática un presidente tomó tan rápido tantas medidas en contra de los trabajadores”.

“Tanto en el DNU como en la Ley Ómnibus está clara la mano de los grupos que favorece a costa de los trabajadores y jubilados. No puede llevarse puesta la democracia” concluyó el dirigente bancario”, cerró.

Yamil Santoro se presentó ante la Justicia para defender el DNU de Javier Milei

El legislador de Republicanos Unidos le pidió a la Justicia que acepte a la Fundación Apolo como “amicus curiae” para aportar su análisis en relación a la medida cautelar que frena la aplicación del DNU publicado por el Gobierno Nacional.

En medio del debate por la Ley Ómnibus en el Congreso Nacional, el diputado de Republicanos Unidos (RU) y apoderado de la Fundación Apolo, Yamil Santoro, se presentó ante la Justicia para pedir que esa fundación sea aceptada como “amicus curiae” para aportar su análisis en relación a la medida cautelar que frena la aplicación del DNU del presidente Javier Milei.

El pedido se basa en que esta decisión “pone un freno injustificado a medidas necesarias y urgentes para revertir aspectos de nuestra legislación que han distorsionado las relaciones del trabajo, muchas veces, a favor de estructuras prebendarias y corporativas”.

Al mismo tiempo que señaló que uno de los argumentos más representativos de la presentación es el “deterioro económico de nuestro país” que además “no es ajeno a su deterioro institucional”. Asimismo, se remarca que “el desastre económico que padecemos se ha sostenido sobre la base de normas y hechos que, a lo largo de muchos años, han desnaturalizado los principios y valores que garantiza la Constitución Nacional”.

De esta manera, mediante un escrito, la Fundación afirma presentarse “en carácter de ‘amicus curiae’ expresando las razones por las cuales son ajustadas a derecho, urgentes y necesarias, las normas que se pretenden impugnar en estos actuados, así como a expresar las razones por las cuales resulta improcedente la medida cautelar dictada a los efectos de suspender la normativa en cuestión”.

“Debe entenderse que las leyes pueden reglamentar derechos, pero no pueden ir contra la naturaleza de las cosas. Tal como ocurre en la economía, cuando se emite moneda sin respaldo, la emisión legislativa de derechos, sin respaldo en la realidad, ha reducido sensiblemente el trabajo legal, mientras la realidad, que tiene vida propia, ha llevado al 40% de los trabajadores a la clandestinidad y la desprotección más absoluta”, agregaron desde la Fundación.

Además, desde la mencionada Fundación sostuvieron que la medida que frena el decreto no tiene justificación: “este fallo favorable suspende todas las normas impugnadas por quienes detentan el monopolio de la representación sindical”.

“El DNU busca avanzar hacia un nuevo sistema económico que, como tal, abarque reformas en la Administración Pública, en el mundo empresarial, en el mundo del trabajo y en otras áreas que hacen al desarrollo del país. Y no se advierte una afectación directa de derechos adquiridos de ningún trabajador”, completaron.

El Congreso metido en un debate clave ante una instancia inédita

Como nunca en la historia moderna de Argentina, el Poder Legislativo se encuentra ante la encrucijada de aceptar el plan libertario Milei, atenuarlo o rechazarlo.

A apenas un mes de su asunción, el presidente Javier Milei está metido de lleno en un shock de reformas estructurales y profundas nunca encarado por otro jefe de Estado argentino en la historia moderna, al dictar un polémico decreto de necesidad y urgencia y mandar al Congreso un mega paquete de medidas que pretenden cambiar la vida de los argentinos para pasar de un Estado presente, con muchas regulaciones, a uno de libre mercado, especialmente en la economía y en áreas fundamentales como la salud y la educación.

El mega paquete de proyectos de ley empezó a ser debatido ayer en una plenario de comisiones de la Cámara de Diputados y concitó tanta atención de los legisladores que no alcanzaron las sillas del salón donde empezaron a desfilar los funcionarios del Poder Ejecutivo que defenderán la iniciativa oficial.

Así el Congreso, especialmente la Cámara baja, por ser la iniciadora en el histórico debate, se convirtió en el poder del Estado -junto al Ejecutivo y al Judicial- que entregará la llave a Milei para concretar una abismal reforma no sólo económica, pasando a una abismal libertad de mercado en la que ya no habrá regulaciones del Estado.

Postula una reforma impositiva a largo plazo, en la que se eliminarían algunos impuestos.

También, plantea la privatización de 41 empresas públicas y reformas en la salud, en la educación y en la justicia, y también que sea la iniciativa privada la que haga obras y no el Estado, y una reforma electoral que hará impacto en la Cámara de Diputados y en las elecciones, con la eliminación de las elecciones PASO.

Asimismo, intenta modificar y controlar el escenario ante manifestaciones callejeras  como las que han atestado sobre todo la Ciudad de Buenos Aires en los últimos años.

Algunas de las propuestas más inquietantes significan darle el certificado de defunción a la movilidad jubilatoria por la cual los adultos mayores cobran su jubilación y pensión. Como ocurrió con los expresidentes Mauricio Macri y Alberto Fernández, Milei también pretende otros parámetros, en este caso por decreto, por lo que se estima que los haberes se seguirán degradando.

Otro proyecto que preocupa es el aumento de las retenciones al campo, resistida por ese sector, que ya avisó que está con la guardia alta.

El DNU, por su parte, aún no tiene tratamiento en el Congreso por no haberse conformado la comisión bicameral y todo parece indicar que no hay mucho interés del oficialismo en que se integre, puesto que ya está en vigencia de facto, en algunos caso en forma parcial -la reforma laboral específicamente- por haber aceptado la justicia amparos en ese tema.

Para Reyes, el DNU de Milei fracasó “porque está queriendo imponer un sistema sin Congreso”

El legislador de Vamos por Más (VxM) cuestionó con dureza a quienes defienden que “el presidente solicite hasta cuatro años de superpoderes” y recordó que “eso es absolutamente inconstitucional”.

En el marco del inicio del debate de la Ley Ómnibus en el Congreso de la Nación, el diputado de Vamos por Más (VxM) y que responde a Elisa Carrió, Hernán Reyes, compartió en las redes sociales una reflexión acerca del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) impulsado por el presidente Javier Milei e insistió en que “República es cambio”.

“Me preocupa leer a quienes saben del valor de las instituciones, defender que el presidente solicite hasta cuatro años de superpoderes. Una suma total del poder, una forma de gobernar digna del DNU”, comenzó diciendo a través de su cuenta de X.

Sobre esa misma línea, Reyes planteó que “hay que decirlo con todas las letras: el fracaso del DNU no es tanto por el contenido, es porque están queriendo imponer un sistema sin Congreso. Eso es absolutamente inconstitucional” e insistió en que “decir esto es defender el cambio. Primero porque el cambio mal hecho no es sostenible. Segundo, ser republicano es hacer una gran revolución en Argentina. Es recuperar la seguridad jurídica, en serio”.

“Hay que cambiar este sistema. Es asfixiante, pero hay que hacerlo completo. Fondo y formas. Medios y resultados. Recuperemos la idea del Contrato Moral que tanto insistió Elisa Carrió”, completó el oficialista.

Paoltroni: “Hace 16 años que estamos discutiendo BUP, hay que aprobarla y después corregís si hay que corregir algo”

El senador libertario planteó que “hay que hacer cambios profundos que nos lleve a un destino diferente al fracaso que tenemos hoy”. Se diferenció de los dichos de Javier Milei sobre los legisladores que “piden coimas”: “No comparto nada que tenga que ver con palabras violentas”.

De cara al tratamiento de Boleta Única de Papel en el Senado este miércoles en donde el oficialismo irá en busca del dictamen ratificando la media sanción que ya tiene el proyecto, el senador nacional Francisco Paoltroni (LLA – Formosa) defendió la iniciativa y sostuvo que “hace 16 años que estamos discutiendo BUP, hay que aprobarla y después corregís si hay que corregir algo”.

En diálogo por CNN Radio, Paoltroni se definió como “un hombre de diálogo”, y contó: “Resolví las cosas dialogando y buscando los consensos”. Por ese motivo, manifestó que para el tratamiento del DNU y ley ómnibus “acá hay que definir el punto de partida porque hay algunos sectores que quieren cambiar matices de lo que tenemos hoy hasta aquí y todo el conjunto de normas, de reglas que nos rigen a los argentinos que tenemos hoy, nos trajeron a este fracaso que se llama el 50% pobreza

“Entonces vos no podes hacer pequeños cambios a lo que tenes hoy, esto es al revés porque vos tenes que hacerle pequeños cambios a todo el paquete de reformas profundas que queres para que nos lleve a un destino completamente diferente al fracaso que tenemos hoy”, manifestó y sumó: “Argentina es un país que tiene todo el potencial para estar dentro de las diez economías del mundo, hay que hacer un cambio profundo”.

Paoltroni planteó: “Todo suena muy lindo, pero no es fácil, no es rápido, pero hay que hacerlo no hay otra alternativa porque todo lo que se ha hecho hasta el momento es solo fracaso, y no quiero hablar de un sector político en particular, es la política de los últimos 80 años, vamos a seguir perdiendo el tiempo como lo venimos haciendo todos los argentinos”.

Respecto de la situación en el Senado expresó: “Yo ni estoy en las negociaciones porque para eso está el presidente del bloque. Es donde hay que trabajar, no podes hacer pequeños cambios porque es lo que se venía haciendo desde siempre, pequeñas correcciones y vos tenes que hacer cambios profundos y si nos equivocamos en algo en esta ley que estamos tratando lo vamos a corregir porque tenemos tiempo, pero si vos tenes las cámaras que funcionan, la democracia que funciona lo corregís cualquier día”.

“Hace 16 años que estamos discutiendo BUP y lo plantee que, si hay algo mal, lo podes corregir después no podes seguir discutiendo la coma, aprobala y después la corregís si hay que corregir algo pero ya sabiendo cómo funciona. Ahí vas haciendo los pequeños ajustes, pero vos no podes quedar en esta situación de no hacer nada y eso es lo que nos ha traído al fracaso”, opinó.

Al respecto, preguntó: “De los 33 senadores cuántos piensan como Cristina Kirchner o cuántos le van a hacer caso, creo que hay varias cosas. Hablar de kirchnerismo y pensar que hay 33 senadores que se definen así es un error de partida porque hay muchas fuentes de pensamiento y muchos alejados de lo que se conoce como kirchnerismo”, y señaló: “Cualquiera puede acompañar las medidas del gobierno porque dentro de los 33 senadores hay 3 sectores, algunos que siguen respondiendo al liderazgo de CFK, otros que responden a sus gobernadores y esas necesidades y otros un poco sueltos. Cuando vos te pones a conversar con ellos y en muchas cosas tenes puntos en común, es ponerse de acuerdo en cómo generar condiciones”.

“Si algo sale mal se corrige en el tiempo si no da el resultado deseado. Se tiene que dar un sano debate de ideas y buscar puntos en común porque no puede haber pequeñas correcciones a un gran cambio de fondo que es el DNU y la ley ómnibus porque ya estamos en una hecatombe”, reiteró.

Respecto a los dichos del presidente, Javier Milei, sobre la existencia de coimas hacia los legisladores para fraccionar el tratamiento del DNU afirmó: “No me consta y si hubiera una cosa de esa, tengo el deber de denunciarlo. No comparto nada que tenga que ver con palabras violentas, no comparto los dichos de Milei, desconozco si es alguna estrategia política”.

“Tengo intercambios con todos y ahí ves como en cada provincia tienen distintas necesidades algunas más cercanas a la minería, otras a economías regionales, y ese intercambio uno va entendiendo el orden de prioridades de cada lugar”, aseguró el formoseño y adelantó que “todo va a ser para polémica mientras hubo gente que defendió esto durante 20 años que defendió este modelo que nos trajo a este fracaso”.

Milei dijo que aceptan sugerencias sobre la ley ómnibus

El mandatario aclaró, no obstante, que “nosotros no negociamos nada”. Y volvió a hablar de “coimeros”.

El presidente de la Nación, Javier Milei, descartó que el oficialismo esté dispuesto a negociar algo respecto de la ley ómnibus, aunque se mostró abierto a aceptar “sugerencias”.

“Nosotros no negociamos nada, aunque sí aceptamos sugerencias para mejorarlo”, dijo por Radio Mitre respecto del proyecto enviado por el Poder Ejecutivo, que este martes comenzarán a tratar en un plenario de comisiones.

Y volvió a lanzar una crítica hacia los legisladores, al advertir que “muchos políticos quieren fraccionarlo porque quieren coimear con eso”.

Con relación al decreto de necesidad y urgencia, el primer mandatario dijo que “se quejan, lo atacan de inconstitucional cuando está dentro de la Constitución, y también hay otros idiotas útiles que hacen foco sobre las formas, cuando es parte de la dinámica”.

“Los políticos tienen que tomar conciencia que si no hacemos lo que ternemos que hacer van a estar hundiendo a la sociedad en una crisis enorme y causando un dolor abismal”, expresó Javier Milei, que responsabilizó a los legisladores que vayan a obturarlo. “Porque yo hice lo que tenía que hacer, mandé el programa de ajuste y ahora esperamos la respuesta de la política”.

Para él, los que se quejan son quienes “pierden beneficios, la casta, los que tienen más acceso a la queja, como los empresarios prebendarios, los políticos, los periodistas que vivían de la pauta”.

Barra: “Si el Congreso se siente ofendido, puede anular el DNU o destituir al jefe de Gabinete”

Recordó que esa figura es la responsable de los decretos de necesidad y urgencia y quien debe presentarlos y defenderlos. Qué harán con las cautelares contra el decreto.

El procurador General del Tesoro, Rodolfo Barra, respaldó la emisión del decreto 70/2023 por parte del presidente Javier Milei, destacando la prerrogativa del mandatario de legislar a través de decretos de necesidad y urgencia (DNU) en un contexto de lo que él describió como “hiperpresidencialismo”.

Barra explicó sobre el mega DNU que “si el Congreso se siente ofendido por el DNU 70/2023, puede anularlo o destituir al jefe de Gabinete (Nicolás Posse) sin necesidad de causa, entre otras prerrogativas”.

Entrevistado por Clarín, señaló que “el jefe de Gabinete es el responsable del DNU y lo debe presentar y defender. Es el responsable político del DNU. Por el artículo 101 de la Constitución, el Congreso le puede hacer una moción de censura y removerlo. No por juicio político que tiene que tener causa, sino porque no le gusta cómo está gestionando”.

“Si el Congreso se siente ofendido por la cantidad de las leyes que se modifican puede hacerlo -agregó-. Insisto, primero lo puede anular y segundo le puede dar una cachetada al presidente removiendo al jefe de Gabinete, que es el hombre del presidente para este tema. Este sistema de los DNU que ideó la Constitución con la reforma del 94 no es malo. Tiene tonalidades de parlamentarismo como lo pensaron Raúl Alfonsín y el mismo Eduardo Duhalde. Desde el punto de vista económico, la situación está peor que en 1989 y en lo social está contenida por los gremios y otros factores. Y Milei no ha tenido la posibilidad de hacer este tipo de negociación. Creo que va a haber un acuerdo, el sistema político tiende a eso… a un acuerdo con el Congreso y la CGT”.

En relación con la estrategia judicial del Gobierno ante los amparos contra el DNU, Barra explicó que “la apelación del Gobierno a las cautelares será presentada ante la Cámara del Trabajo… tenemos un plazo de diez días para hacerlo, pero lo haremos antes”.

Defendiendo la constitucionalidad del DNU, Barra sostuvo que “el DNU no evita la intervención del Congreso, sino que insta a que este actúe con celeridad. Si hay ausencia de respuesta por parte del Congreso, el Poder Ejecutivo puede emitir normativas”.

La advertencia de Francos: “Si nos ponemos a discutir una ley que nos lleve todo un año, no entra más un peso”

El titular de la cartera política justificó la necesidad de que el Parlamento apruebe prestamente la ley de Bases para la Libertad, y criticó el fallo judicial que suspendió parte del DNU.

El ministro del Interior Guillermo Francos instó este domingo al Congreso a aprobar la ley ómnibus propuesta por Javier Milei, argumentando que el país “no puede permitirse esperar cuatro años más”. Francos acusó a la Justicia del Trabajo de no hacerse “cargo de la situación que vive la Argentina”, particularmente tras el fallo en contra del capítulo de la reforma laboral del DNU de desregulación económica.

El ministro expresó su preocupación por la urgencia de la situación y afirmó que “si nos ponemos a discutir una ley que nos lleve todo un año, no entra más un peso”.

En referencia al fallo judicial que suspendió el capítulo laboral del DNU, consideró que no es “razonable ni lógico” y criticó la falta de asunción de responsabilidades por parte de quienes toman estas decisiones judiciales.

Entrevistado por radio Mitre, Francos cuestionó el papel del fuero laboral, señalando que ha tenido una participación significativa del sindicalismo y la política, generando un alto costo para el sistema productivo argentino al favorecer a menudo a los trabajadores en sus fallos.

En cuanto a la necesidad de reformas para estimular la actividad económica, el ministro abogó por la rápida aprobación de la ley ómnibus para permitir el flujo económico y enviar señales positivas al mundo sobre el cambio de rumbo en Argentina.

Destacó la posición de Milei como un faro de ideas opuestas a las anteriores y resaltó la reacción positiva hacia las medidas iniciales del Presidente orientadas a la libertad económica. Sin embargo, señaló que la duda sobre la aprobación del DNU o la ley ómnibus tuvo repercusiones negativas en los bonos argentinos y el riesgo país.

En última instancia, Francos subrayó la necesidad de abordar la situación de emergencia en la que se encuentra Argentina, respaldando las medidas anunciadas por el Gobierno y señalando la voluntad del pueblo argentino para llevar a cabo una transformación, una percepción compartida por muchos legisladores en el Congreso. Además, adelantó que el Gobierno está trabajando para tener lista la ley ómnibus con media sanción en enero.

Martín Menem: “Nadie está avasallando al Congreso”

El presidente de la Cámara de Diputados defendió las medidas que impulsa su gobierno y respecto de las facultades extraordinarias que pide la ley ómnibus advirtió que lo mismo pidieron y recibieron Alberto Fernández y “la mayoría de los presidentes”. Detalló cómo quedará la Comisión de DNU.

El flamante presidente de la Cámara baja admitió su falta de experiencia, señalando que “no tengo los años que tal vez tienen otros integrantes de la política, en todos los poderes. Al mismo tiempo, te digo que con todos los que tienen experiencia políticas, llegamos hasta acá”.

Consultado sobre la ley ómnibus, que esta semana comenzará su recorrido en la Cámara baja, reconoció que “es muy grande” y que no tiene antecedentes: “No hay proyectos tan ambiciosos”. Pero advirtió que “para arreglar un país que viene con 100 años consecutivos de decadencia, más allá de algún intervalo lúcido, como la década del 90, se necesitan cosas que no se hicieron: tratar grandes reformas de la forma más rápida posible”.

“Aparte de que no hay plata, tampoco hay tiempo. La verdad que en términos económicos financieros, sociales, educativos, seguridad es la peor crisis de la historia”, sostuvo Martín Menem durante una entrevista con MDZ online.

Consultado puntualmente por uno de los temas más ríspidos de esa norma, la movilidad jubilatoria, Menem repuso: “No sé por qué se alarman tanto con las facultades extraordinarias, si se la dieron a Alberto Fernández, a la mayoría de los presidentes”.

Resaltó también que “es la primera vez en la historia que tenés un presidente que llega al Gobierno diciendo que va a ajustar. Y llega, lo hace y sigue creciendo su imagen en términos de expectativas, en imagen positiva. Está ajustando la economía para terminar con el impuesto más importante que es la inflación, que ha empobrecido a todos. No me alarmaría tanto con las facultades extraordinarias, está dentro de la ley. Nadie está avasallando al Congreso. Se ha mandado un DNU por un lado y un proyecto por otro”.

Respecto de la posibilidad de negociar, el presidente de la Cámara destacó haber charlado con la mayoría de los bloques y aseguró que “en general hay un principio de acuerdo en ir adelante con la mayoría de los puntos. Por supuesto que hay alguno que otro que genera desconocimiento, falta de aclaración. Lo ilógico sería que no hubiera otro punto de vista. Hay un 56% de la gente que eligió esto y se está haciendo. No hay diferencia entre lo que se prometió en campaña y esto”.

Consultado sobre la oposición más dura en Diputados, el riojano criticó diciendo que “ellos funcionan con dos máquinas, cuando gobiernan son la máquina de destruir y cuando no son la máquina de impedir. Eso funciona a la perfección, lo pusieron en marcha el 10 de diciembre. No era necesario el montaje que armaron tratando de manchar algo que fue democrático”.

Con relación a la constitución de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, que debe tratar el mega DNU, Menem aclaró que “sólo falta que Unión por la Patria nos mande sus nombres y no habrá ningún inconveniente”. En ese sentido, aseguró que a UP le corresponden “legalmente tres. El artículo 3 de la ley 26.122 habla de la composición de la bicameral. Indica que se tiene que representar proporcionalmente a los partidos políticos que integran la Cámara. Unión por la Patria tiene el 38% de las bancas. El 38% de ocho no es cuatro, eso es el 50%. Ellos empezaron diciendo que les corresponden cinco. Para que les correspondan cuatro miembros necesitan 128 diputados, y tienen 102. Entonces les corresponden 3”.

El presidente de la Cámara le recomendó a Unión por la Patria “entender que perdieron las elecciones, que no la ganaron y no se van a llevar puesto todo cómo están acostumbrados a hacer. Segundo, que hay que interpretar la ley como corresponde. Que alguien me explique qué calculadora usa para llegar a 4. No lo quiere entender. De hecho todos los demás bloques coinciden que no les corresponde”.

Así las cosas, dejó claro que la Comisión de DNU quedará conformada con 3 diputados de UP, 2 de La Libertad Avanza, y el Pro, la UCR y Hacemos Coalición Federal tendrán uno cada uno.

A propósito de la legislación que reglamentó a los decretos de necesidad y urgencia, Menem consideró que se trata de “una mala ley”, sobre la cual en algún momento habrá que analizar mejorarla.

“Veremos cómo se da”, respondió cuando le preguntaron si llevarían el DNU al recinto. “Cuando tenga que pasar a debate pasará, no lo decide el presidente”, aclaró.

Respecto de las promesas de Milei que parecieran haber quedado en el camino, Martín Menem dijo sobre la dolarización que la idea se mantiene. “Llevará tiempo, primero hay que recomponer la economía, pero no es de un día para el otro”, estimó, asegurando que quiere que se recuerde al Gobierno de Javier Milei como “el que le puso fin a la inflación para siempre en la Argentina, Dios quiera que sea en ocho años para que se produzca el cambio cultural y que nunca más un político vuelva a emitir de espaldas a la sociedad”.

Si está dispuesto a ceder, Milei tendrá luz verde en el Congreso

Mientras los datos del humor social no garantizan un cheque en blanco a largo plazo para el Gobierno, las dos medidas legislativas claves de esta administración comienzan su trajinar en el Parlamento. Allí el presidente adolece de su mayor debilidad cuantitativa, pero cuenta con la anuencia de quienes solo esperan señales de consenso para apoyar (pero no todo).

Por José Angel Di Mauro

Los libertarios que rodean al Presidente de la Nación descreen de las encuestas. Cuando citan algún dato recabado en los últimos tiempos, reaccionan recordando qué decían los sondeos en vísperas de las PASO. Nadie vaticinaba entonces que Javier Milei resultaría ganando esa elección de agosto, que fue decisiva para el resultado final. La mayoría ubicaba a La Libertad Avanza en tercer lugar.

Así y todo, los encuestadores siguen trabajando a destajo: hay mucho para medir en estos tiempos excepcionales y percibir la sensación térmica cuando se practica un ajuste fenomenal resulta indispensable, según cualquier manual básico de política.

Se conoció el viernes un trabajo elaborado por D’Alesio Irol/Berensztein, sobre “Humor social y político nacional”, realizado en diciembre, en el cual la evaluación negativa de la situación económica actual subió 16 puntos y alcanzó el 89%. Mucho; ninguna sorpresa. Los votantes del ganador y el perdedor en el balotaje consideran mayoritariamente que la economía está peor hoy que en 2022. Un dato que se mantiene constante es la tendencia que indica que 4 de cada 10 votantes mantienen expectativas de mejora en la situación económica para el próximo año.

Una cifra clave es la aprobación del gobierno de Javier Milei, medida en el 50%. Alta positividad, pero la desaprobación asciende al 44%. También bastante elevada. No tanto, de acuerdo con el nivel del ajuste, resaltan los propios oficialistas. El trabajo incluye una observación, no por obvia menos certera: “Conservar una imagen positiva será crucial para el avance del ambicioso plan de reformas del gobierno”.

Mientras el excandidato presidencial Sergio Massa le da los toques finales a la escritura del libro que editará Planeta próximamente, la última semana se reunió con los popes cegetistas. A quienes fueron tan dóciles durante su gestión, les aclaró que no le parecía conveniente el paro del 24. Él mismo lo hizo trascender. Quien fuera ministro de Economía el último año de Alberto Fernández, sigue atribuyéndole parte de su derrota a esos días de falta de combustibles en plena campaña electoral, donde insiste en que hubo “una mano negra” detrás.

El Gobierno actual desreguló el precio de los hidrocarburos y el martes pasado las naftas subieron otro 27%. Fue el segundo incremento de la era Milei, y la tercera suba fuerte en menos de un mes (el primero fue con el Gobierno anterior. La noche en que trascendió el último fuerte aumento hubo kilométricas colas en las estaciones de servicio. Como no se veía desde tiempos de Carlos Menem.

Muchos sostienen que el traqueteo legislativo le sirve al gobierno para tapar un poco la actualidad económica, que como hemos citado se presenta adversa. Pero la realidad es que el propio Milei ha atado la suerte de su gestión a las dos iniciativas que deben pasar por el Congreso: el mega DNU y la ley ómnibus.

¿Qué dice el sondeo de D’Alessio, Irol/Berensztein respecto del mega decreto 70/2023? Un 48% de la población general considera que las medidas allí previstas son exageradas, mientras que un 39% las considera adecuadas. Se observa una marcada diferencia entre afinidades políticas. Las medidas son más deseables entre los votantes de LLA (68%) y fuertemente rechazadas por los de UP (90%). La grieta sin fin.

El viernes concluyó con señales decisivas respecto de ambas iniciativas. Al filo del vencimiento de plazos -trasgredir eso tampoco hubiera tenido sanción-, el Poder Ejecutivo mandó el texto del mega DNU al Senado, cuestión de que pueda tratarlo la Bicameral de Trámite Legislativo. Una comisión que, dicho sea de paso, aún no se ha constituido, pero que a partir de ahora tendrá diez días para elevar un despacho a las cámaras para su expreso tratamiento. El oficialismo está dilatando la constitución de la misma, para garantizarse en tanto las firmas mayoritarias para el dictamen; no está tan fácil conseguirlo, cuando para esta materia La Libertad Avanza solo cuenta con la anuencia del Pro.

De todos modos, no pasa nada si el dictamen de mayoría termina siendo el de rechazo, pero es una señal que el Gobierno no quiere ni debería dar. La decisión definitiva la tienen las cámaras, y para que el decreto se rechace, tienen que fallar las dos en contra, cosa que nunca ha sucedido. La realidad con la que especula el oficialismo es que Unión por la Patria no tiene número para avanzar por sí mismo en forzar sendas sesiones y rechazar la norma en ambas cámaras. Así las cosas, le alcanza al Gobierno con extender en el tiempo la situación, a la espera de que la justicia termine convalidando el DNU. O no, y en ese caso tendrá un gran problema. La oportunidad estaría planteada en que el oficialismo sorprenda transformando en el camino ese mega decreto en uno o -mejor- varios proyectos, cuya aprobación salvando algunos artículos tendría garantizada. No está en el espíritu de Milei dar una señal en ese sentido, por lo que se percibe hasta ahora.

En el caso de la ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, el mega proyecto comenzará su andar en comisiones esta semana, con sendas y extensas reuniones previstas para martes y miércoles. Serán informativas, con la presencia física o virtual de funcionarios que defenderán cada una de las propuestas de una ley tan diversa. El tiempo juega en contra del oficialismo, que se ha impuesto un lapso para la aprobación muy breve para semejante iniciativa. Tres semanas para su tratamiento en comisiones parece demasiado poco, pero todos los oficialismos tienden a buscar los tratamientos exprés, y en definitiva esta no será la excepción. Si el miércoles hubieran concluido la parte informativa, tendrían diez días hábiles para que las comisiones debatieran punto por punto, y llegar al recinto el 25, como pidió expresamente Javier Milei.

El jueves se cumplió el primer paso en la Cámara baja, donde el oficialismo no había arrancado con buen pie. Recordemos que en la sesión preparatoria, el bloque Unión por la Patria había impuesto el criterio de usar el sistema D’Hont para el armado de las comisiones, en función del tamaño de los bloques. Lo cual favorecía a UP, que con 102 diputados representa el 40% de la Cámara. Al anunciarse esta última semana la constitución de las cuatro comisiones que trabajarán este verano con el temario de extraordinarias, le cumplieron al peronismo con el número de integrantes, pero no con la representación de autoridades de las mismas, origen del previsible pataleo del exoficialismo. Pero en este caso el oficialismo y sus circunstanciales aliados -el resto de los bloques, menos UP y la izquierda- aplicaron el reglamento, que establece que las autoridades de las comisiones se eligen a simple pluralidad de sufragios, con lo cual no tenían ningún derecho adquirido sobre las vicepresidencias que reclamaban, tal cual se encargó Silvia Lospennato de argumentar al justificar lo sucedido. El oficialismo, junto con el resto de los bloques construyó una mayoría para elegir las autoridades que eligió.

Ese deberá ser el camino que adopte La Libertad Avanza si quiere ver aprobada la ley ómnibus. Dependerá de lo que esté dispuesto a conceder al resto de las bancadas para llegar al recinto con los números necesarios para aprobar la mega ley.

El presidente Javier Milei insiste en sostener todo el tiempo que él es “bilardista”. ¿Esa condición le jugará en contra a la hora de decidir el destino de esta ley? Es sabido que cuando Bilardo salió campeón del mundo, se lamentaba por los dos goles que le había hecho Alemania, no pudiendo disfrutar a pleno la consagración… ¿Estará dispuesto Milei a ceder algunos de los 664 artículos que tiene la Ley de Bases, para lograr el objetivo mayor que es la aprobación general del proyecto? Se verá.

Por lo pronto, en su primer mes de gobierno el mandatario ha mostrado señales de pragmatismo que parecían inconcebibles en la campaña. Comenzando por la ¿postergación? de la dolarización. Pero en este caso puntual de la ley ómnibus, el Gobierno mostró disposición a modificar la parte relacionada con la las modificaciones a la Ley de Pesca. “Estamos abiertos al diálogo y a corregir eventuales errores”, dijo en la semana el vocero presidencial Manuel Adorni.

Si quiere aprobar la norma, el Gobierno deberá estar dispuesto a hacer muchas más concesiones. Comenzando por la emergencia pública, que quiere extender a once áreas: económica, financiera, fiscal, social, previsional, de seguridad, defensa, tarifaria, energética, sanitaria y social. Fuentes legislativas de aquellos sectores donde LLA deberá buscar los votos necesarios aclararon que no están dispuestos a ceder semejante delegación legislativa en esas materias y por dos años, extensibles a cuatro. El camino intermedio debería limitar esa cantidad de rubros y el tiempo: un año tal vez.

Tampoco están dispuesto el resto de los sectores a avanzar con la privatización de la totalidad de las 41 empresas citadas en la ley. La suspensión de la movilidad jubilatoria ameritará también una discusión muy profunda.

Si el Gobierno se aviene a atender esas cuestiones para modificar muchas y eliminar directamente algunas, tendrá allanado el camino a la aprobación. Con los votos de quienes le permitieron el jueves pasado una módica victoria a una fuerza que tiene apenas 38 diputados.

El Poder Ejecutivo mandó al Congreso el mega DNU

Se trata del decreto de necesidad y urgencia N° 70, anunciado por el Gobierno el pasado 20 de diciembre de 2023. La iniciativa oficial deroga o modifica más de 300 leyes y proyectos.

Al filo del vencimiento de los plazos para la presentación del decreto de necesidad y urgencia N°70, del 20 de diciembre del año 2023, el Poder Ejecutivo Nacional mandó al Congreso el texto del mismo. Ingresó a través del Senado y ahora se espera que se concluya el armado de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo que debe analizar dicho DNU.

La Ley 26.122 establece que el jefe de Gabinete deberá remitir el decreto al Congreso y “dentro de los 10 días someterá la medida a consideración de la Comisión Bicameral Permanente, cuya composición deberá respetar la proporción de las representaciones políticas de cada Cámara”.

Esta comisión elevará su despacho en un plazo de 10 días al plenario de cada Cámara para su expreso tratamiento, el que de inmediato considerarán las cámaras.

La Comisión Bicameral de Trámite Legislativo todavía no ha sido conformada y se espera que eso suceda en el transcurso de la próxima semana, a los efectos de abocarse luego al estudio de la norma.

El citado decreto, denominado Bases para la reconstrucción de la economía argentina, establece la derogación de la Ley de Góndolas; la derogación del Compre Nacional; la derogación del Observatorio de Precios del Ministerio de Economía.

También la derogación de la Promoción Industrial, la de Promoción Comercial; la normativa que  impide la privatización de las empresas públicas; el régimen de sociedades del Estado; la transformación de todas las empresas del Estado en sociedades anónimas para su posterior privatización.

El DNU anuncia la “modernización del régimen laboral para facilitar el proceso de generación de empleo genuino; reforma del Código Aduanero para facilitar el comercio internacional; derogación de la Ley de Tierras para promover las inversiones; modificación de la Ley de Manejo del Fuego; derogación de la Ley de Manejo del Fuego; derogación de las obligaciones que los ingenios azucareros tienen en materia de producción azucarera; liberación del régimen jurídico aplicable al sector vitivinícola; derogación del sistema nacional del comercio minero y del Banco de Información Minera.

También la autorización para “la cesión del paquete accionario total o parcial de Aerolíneas Argentinas; implementación de la política de cielos abiertos; modificación del Código Civil y Comercial para reforzar el principio de libertad contractual entre las partes; modificación del Código Civil y Comercial para garantizar que las obligaciones contraídas en moneda extranjera deban ser canceladas en la moneda pactada; modificación al marco regulatorio de la medicina prepaga y las obras sociales; eliminación de las restricciones de precios a la industria prepaga”.

Se incluye también la incorporación de las empresas de medicina prepaga al régimen de obras sociales; establecimiento de la receta electrónica para agilizar el servicio y minimizar costos; modificaciones al régimen de empresa farmacéuticas para fomentar la competencia y reducir costos; modificación de la Ley de Sociedades para que los clubes de fútbol puedan convertirse en sociedades anónimas si así lo quisieran; desregulación de los servicios de internet satelital; desregulación del sector turístico eliminando el monopolio de las agencias de turismo; e incorporación de herramientas digitales para trámites de los registros automotores.

BASES RECONSTRUCCION ECONOMIA

Zapata: “El Estado debe dejar de ser una bolsa de empleo para amigos y amantes”

El diputado salteño defendió la designación de José Luis Espert como presidente de la Comisión de Presupuesto: “Nadie puede negar la impronta de Espert. Hay algunos de Unión por la Patria que no ahorran en adjetivaciones sobre él”.

El diputado nacional Carlos Zapata (La Libertad Avanza – Salta) aseguró que “el Estado debe dejar de ser una bolsa de empleo para amigos y amantes”. Por otro lado, defendió la designación de José Luis Espert como presidente de la Comisión de Presupuesto: “Nadie puede negar la impronta de Espert. Hay algunos de Unión por la Patria que no ahorran en adjetivaciones sobre él”.

En diálogo por la FM 91.1, el salteño advirtió que el DNU del presidente Javier Milei “no fue rechazado”, en cambio, indicó que “la Justicia se pronunció ante una medida cautelar solicitada por la CGT”.

Asimismo, consideró que “la circunstancia que atraviesa del país – donde no se avanza y no se crea empleo – es prueba de un Estado de necesidad y urgencia que requiere la aplicación de las medidas contenidas en el decreto presidencial”.

“Hubo un cambio de gobierno y se aplica una política de shock que ha sido aprobada por el pueblo argentino”, aseguró el legislador. En tanto, señaló que las medidas ante la justicia impulsadas por la CGT y la CTA “son lo mismo, con distinto color; se pelean y se amigan según lo que ocurra, forman parte de las estrategias políticas del movimiento obrero”, lo cual, aseguró respeta.

No obstante, para Zapata “no es pertinente analizar los aspectos negativos de las medidas que pretende implementar el Ejecutivo nacional, sino que es mejor hacer foco en el lado positivo”, e indicó que “las iniciativas del gobierno de Milei son en favor de la libertad de los argentinos y en pos de eliminar las regulaciones arbitrarias del Estado”.

“Hablamos de un Estado elefantiásico que se preocupa más por el bienestar de sus dirigentes que por brindar mejores servicios a lo largo del país”, disparó el diputado nacional, y concluyó: “Más que estar en contra de algo; es estar a favor de la libertad y de recuperar el verdadero rol del Estado. El Estado debe dejar de ser una bolsa de empleo de amigos y amantes”.

Por otro lado, Zapata celebró que se hayan conformado las comisiones de Hacienda y Presupuesto, Relaciones Exteriores, Asuntos Constitucionales y Legislación General.

En este sentido, el diputado libertario advirtió que “las presidencias se consiguieron en base al consenso entre las distintas fuerzas, consensos que aportaron los votos necesarios para la tarea”.

Respecto de la designación de Espert como presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, defendió: “Nadie puede negar la impronta de Espert. Hay algunos de Unión por la Patria que no ahorran en adjetivaciones sobre él, pero para presidir se necesitaban los votos”.

Adorni: “No estamos evaluando extender las extraordinarias porque entendemos que los tiempos legislativos tienen su dinámica”

El vocero presidencial celebró la conformación de las cuatro comisiones de Diputados y esperan que “el trabajo de ellos pueda impulsar las reformas necesarias”. También adelantó: “No estamos dispuestos a cambiar la ley de bases porque consideramos que es parte de lo que queremos para el país”.

El vocero presidencial, Manuel Adorni, en su habitual conferencia de prensa afirmó que no están evaluando prorrogar las sesiones extraordinarias porque “entendemos que los tiempos legislativos tienen su dinámica”. A su vez, celebró la conformación de las cuatro comisiones en Diputados.

“Se conoció la conformación de las comisiones legislativas que trabajarán durante las sesiones extraordinarias en el Congreso durante el mes. El gobierno y sus aliados lograron constituir cuatro comisiones para el tratamiento de la ley bases y principios para la libertad de los argentinos para impulsar todos los cambios que la Argentina necesita”, expresó Adorni y felicitó a Martín Menem, presidente de la Cámara de Diputados, y a los presidentes de las respectivas comisiones “esperando que el trabajo de ellos pueda impulsar esas reformas que el país necesita”.

Al ser consultado por una posible prórroga de las extraordinarias, el vocero afirmó: “No estamos evaluando extender las sesiones extraordinarias porque entendemos que los tiempos legislativos tienen su propia dinámica y, en tal caso, si se deberá tomar la decisión de evaluarlo y extenderla lo comunicaré, pero por el momento no se está evaluando porque entendemos que los plazos están dentro de los parámetros que harán que se puedan cumplir. Confiamos en que haya celeridad en todo el trámite legislativo”.

Por otro lado, se refirió al fallo de la Cámara de Apelaciones sobre el DNU y planteó: “Somos más que respetuosos con el proceso judicial y lo seguiremos siendo hasta las últimas instancias y entendemos que esa decisión también va a ser apelada y seguiremos atento al tratamiento judicial. No hay nada que haya ocurrido que no haya sido algo esperado por nosotros. El Gobierno seguirá analizando paso a paso el camino judicial y legislativo. Es algo que esperamos que podría ocurrir en esta complejidad tanto del camino legislativo del DNU como de la ley”.

Por último, Adorni remarcó: “Estamos convencidos de la ley bases y en ese convencimiento no estamos dispuestos a cambiarla porque consideramos que es parte de lo que queremos para el país. El tema de la pesca trajo algunas expresiones por la mala interpretación que el ministro Guillermo Francos se ha encargado de despejar. Estamos siempre abiertos al diálogo con todos. El espíritu de toda la ley es promover la libertad y la competencia y aumente la producción”.

El Partido de las Ciudades rechaza el mega DNU de Milei

En una reunion con varios integrantes de diferentes provincias, señalaron que “hay que consolidar el respeto irrestricto a la Autonomía de las provincias, empezando con la autonomía plena a la Ciudad de Buenos Aires y el traspaso pleno de la Justicia, la Inspección General de Justicia (IGJ) y los  fondos coparticipables”.

Los integrantes del Partido de las Ciudades se reunieron este jueves para rechazar el mega DNU del presidente Javier Milei, donde afirmaron que “no somos parte del deterioro de esa condición humana que ha generado la existencia de este DNU y sabemos que tampoco se remedia con un cheque en blanco al gobernante de turno, aunque apoyemos la revolución cultural que los cambios producen”.

Los distritos estuvieron representados por sus presidentes: Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Jorge Giorno; Misiones, Daniel Domínguez; Tucumán, Daniel Coronel; Mendoza, Raúl Ruiz; Córdoba, Viviana Rodríguez; Buenos Aires, Héctor Cumplido; Chubut, Ezio Cattáneo; y Tierra del Fuego, Melisa Miño.

En la reunión señalaron que “somos esencialmente constitucionalistas y nuestra Constitución Nacional ha hecho un culto de las libertades individuales, las que durante mucho tiempo se han bastardeado”. Además, agregaron que “hay que consolidar el respeto irrestricto a la Autonomía de las provincias, empezando con la autonomía plena a la Ciudad de Buenos Aires y el traspaso pleno de la Justicia, la Inspección General de Justicia (IGJ) y los  fondos coparticipables”.

“Defender el sistema democrático por sobre todas las cosas, además de reducir el déficit fiscal, sabido es que la privatización indiscriminada no es sinónimo de desregulación plena de la economía”, manifestaron, y agregaron que “se debe alentar la apertura del país a las inversiones extranjeras, pero con seguridad jurídica y control parlamentario e impositivo”.

También, proponen “mantener la presencia del Estado para garantizar la división de poderes y el Federalismo como premisa de gobernabilidad democrática sin intervencionismos”.

En el final, Jorge Giorno expresó: “La opinión de los habitantes de las ciudades de nuestro país que hoy concentran el 90% de la población, se expresa hoy a través de esta nueva fuerza política, el Partido de las Ciudades en Acción, inaugurando una forma moderna y ágil de comunicación entre los ciudadanos y los poderes de turno”.

Milei quiere que cuanto antes se resuelva el tema del DNU

Fuentes cercanas al mandatario aclararon que espera un rápido tratamiento en el Congreso y que el decreto de necesidad y urgencia no sea rechazado. Malhumor por fallos en contra.

Dos de los ejes que desvelan al presidente Javier Milei: qué día se envía al Congreso el decreto de necesidad y urgencia para su tratamiento por la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, y la conformación de la comisión para analizar precisamente ese DNU serán resueltos “el fin de semana”, según anticipó a parlamentario.com un funcionario de Casa Rosada que habla diariamente con el jefe de Estado.

“El fin de semana es clave. Nosotros trabajamos de lunes a lunes”, dijo el informante.

Para Milei es clave también que el DNU que desregula la economía nacional y otras áreas que hacen a la vida de los argentinos sea examinado “lo antes posible” y, principalmente, no sea rechazado por el Congreso.

El jefe de Estado está con la guardia alta por los dos rechazos consecutivos que tuvo la mega norma en el fuero laboral, presentados por la CGT y CTA.

Según se supo, ambos fallos adversos lo pusieron de mal humor y pidió que en las próximas horas “se ordene todo el Gobierno” en pos de lograr ese objetivo.

Francos analizó la agenda legislativa con los presidentes de ambas cámaras

El ministro del Interior se reunió con Victoria Villarruel y Martín Menem, para analizar la conformación de comisiones, el DNU y la ley ómnibus.

El ministro del Interior, Guillermo Francos, mantuvo este miércoles una reunión con la vicepresidenta de la Nación, Victoria Villarruel, y el presidente de la Cámara baja, Martín Menem. También estuvo presente el secretario de Relaciones Parlamentarias y con la Sociedad Civil, Omar de Marchi.

“Analizamos el trámite parlamentario de la Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos”, contó el ministro del Interior en su cuenta de X.

Según pudo saberse, no fue el único tema abordado, pues también se de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo que deberá tratar el decreto de necesidad y urgencia presentado por el Poder Ejecutivo el pasado 20 de diciembre.

El encuentro, celebrado en el despacho del ministro Francos, se resaltó que el armado de las comisiones que deberán trabajar los temas en extraordinarias ya está encaminado en ambas cámaras. En el Senado, que preside Villarruel, este  miércoles se conformaron cuatro comisiones, en tanto que en la Cámara baja este jueves se conformarán las comisiones que trabajarán la ley ómnibus.

Más temprano, una veintena de diputados de La Libertad Avanza estuvo reunida con el presidente Javier Milei, para analizar el trabajo legislativo previsto para este verano.

Diputados de UP reciben a “damnificados” de las medidas de Milei

Programaron una serie de encuentros con sectores de la sociedad que resultaron alcanzados por el mega DNU y la ley ómnibus impulsados por el Poder Ejecutivo.

El bloque de diputados nacionales de Unión por la Patria comenzó este miércoles a recibir a diferentes colectivos de personas “afectadas por las políticas económicas de ajuste y de desregulación llevadas adelante por el gobierno de Javier Milei, principalmente a través del DNU y la Ley Ómnibus”, tales las palabras expresadas a través de un comunicado. De esta manera, mantendrá esta semana una serie de encuentros con representantes de inquilinos, jubilados, organismos de derechos humanos y turismo.

El objetivo principal de esta instancia de participación ciudadana junto a los diputados de UP es poder escuchar de primera fuente y pormenorizadamente las principales preocupaciones derivadas de las reformas que plantea el gobierno de La Libertad Avanza, como así también lo que definen como “consecuencias negativas inmediatas que recaen en el grueso de los argentinos y argentinas”.

El comunicado del bloque que conduce Germán Martínez concluye indicando que “Unión por la Patria en HCDN reafirma el compromiso con la defensa de los derechos de las y los argentinos. Y, en el mismo sentido, reitera el absoluto rechazo de las  decisiones inconstitucionales que atentan contra el bienestar del pueblo, expresadas en el DNU 70/23 y Ley Ómnibus”.

La serie de encuentros comenzó este miércoles con reuniones con inquilinos y organismos de derechos humanos, y continuará este jueves con una reunión con jubilados a las 10 y otra con representantes del sector turístico, al mediodía.

Durante la reunión con agrupaciones de inquilinos de todo el país, en forma presencial y remota, realizada este miércoles en la sala de reuniones del bloque de UP, se manifestó que el  concepto de “acuerdo entre partes” que propone el Gobierno nacional no tiene en cuenta las desigualdades de poder entre propietarios e inquilinos al momento de negociar y deja a las familias desguarnecidas frente a los propietarios que tienen la posibilidad de imponer condiciones como moneda y tiempos del contrato.

Dentro de las agrupaciones de inquilinos que participaron, estuvieron presentes Gervasio Muñoz (Inquilinos Agrupados) y Maximiliano Vittar (Movimiento Nacional de Inquilinos).

Eduardo Valdés no ve que puedan aprobarse ni el DNU, ni la Ley Ómnibus

Para el diputado de UP, el oficialismo tiene un comportamiento “de espaldas al Congreso” que se mantiene en el tiempo. Y advirtió que el DNU es “un golpe de Estado encubierto”.

El diputado nacional de Unión por la Patria Eduardo Valdés mencionó la necesidad de abordar cada ley de manera individual, y no mediante un decreto, abogando por un proceso transparente y participativo: “Este decreto de necesidad de urgencia está claro que no es ni de urgencia ni de necesidad, puesto que nos hemos enterado ayer que no quieren que se discuta en enero, ni febrero, sino que pase recién a marzo la discusión”, dijo.

En este sentido, sostuvo: “No he encontrado un solo constitucionalista, de los que no piensan como yo, que apoye este DNU. Desde (Daniel) Sabsay hasta Gustavo Ferreyra, pasando por toda la gama del pensamiento constitucional, he visto plantear que este decreto de necesidad de urgencia es absolutamente inconstitucional”.

Entrevistado por Jorge Fontevecchia en Radio Perfil, Valdés sostuvo: “Yo no veo un panorama de aprobación ni del DNU ni de la Ley Ómnibus en el Parlamento. Será por eso que Martín Menem, el presidente de la Cámara, intenta llevar adelante acciones para disminuir el valor que tiene el bloque de Unión por la Patria”. Agregó que “somos 101 miembros que estamos absolutamente unidos y, por esto, pretenden reducir en una actitud arbitraria nuestra participación, en la Comisión Bicameral del DNU, y lo mismo están queriendo hacer en comisiones claves, como la de Asuntos Constitucionales, Relaciones Exteriores, Legislación General, que son comisiones que tendrán que decidir sobre la Ley Ómnibus. Estoy pidiendo diálogo y escucharnos, porque así como se están sucediendo las cosas no es un buen síntoma. No lo digo yo, sino que lo están diciendo parlamentarios de otros bloques. No es la forma”.

Sobre el cierre, el dirigente peronista expresó: “El comportamiento que tienen de hablar de espaldas al Congreso desde el primer día se está manteniendo en el tiempo” Agregó: “Nosotros no pararemos hasta derogar este decreto de necesidad y urgencia. Que este decreto quede en forma irreversible en el país es, como dijo Gil Domínguez, un golpe de Estado encubierto. Lo dice Andrés Gil Domínguez, no lo dije yo”.

Hacemos Coalición Federal rechazó que se esté obstruyendo las leyes de Milei

Los diputados del bloque que conduce Miguel Angel Pichetto mantuvieron una reunión en la que dejaron claro que no están haciendo obstruccionismo respecto del Gobierno nacional.

Los diputados de Hacemos Coalición Federal mantuvieron una reunión de bloque donde conversaron sobre el proyecto de ley ómnibus, e instaron al presidente de la Cámara baja a constituir las comisiones para avanzar en el tratamiento del mismo.

“Es falso que el Congreso esté paralizado o que esté obstruyendo el debate del paquete de leyes que envió el Ejecutivo. Desde Hacemos Coalición Federal vamos a acompañar el tratamiento del proyecto de ley, queremos darle al Ejecutivo las herramientas que necesita para gobernar, pero de ninguna manera eso significa que vamos a votar a libro cerrado”, sostuvieron desde la bancada que conduce Miguel Pichetto.

Asimismo, los legisladores explicaron: “Queremos aportar ideas que mejoren la norma y corrijan errores, con todas las garantías que una oposición debe darle a todos aquellos que no necesariamente están representados por el Gobierno. Además, estamos manteniendo reuniones con muchos de los sectores involucrados en las reformas para conocer en profundidad cada tema”.

Por último, indicaron: “Aceptamos el tratamiento del proyecto en las cuatro comisiones que propuso la presidencia de la Cámara, para debatir así los temas que hacen a la urgencia en materia económica y social de este momento. Por eso instamos a la misma a que constituya las comisiones para iniciar el debate parlamentario. Tenemos total predisposición para trabajar en que el país salga de la crisis”.

La Justicia suspendió la vigencia de la parte laboral del DNU

A través de un fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, se accedió a un pedido formulado por la Confederación General del Trabajo.

La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo resolvió suspender una parte del mega decreto de necesidad y urgencia impulsado por el Gobierno de Javier Milei el 20 de diciembre pasado. Fue a instancias de la presentación realizada por la CGT y la suspensión alcanza el capítulo laboral del citado DNU.

Es precisamente el capítulo 4 del decreto, que despertó la presentación de parte de la central sindical. El fallo de la Cámara Nacional de Apelaciones señala: “Díctase una medida cautelar suspendiendo la aplicabilidad de lo dispuesto en el Titulo IV Trabajo del Decreto de Necesidad y Urgencia N° 70/23 hasta tanto recaiga sentencia definitiva sobre la cuestión de fondo ventilada en estos actuados”.

Entre los aspectos cuestionados del DNU está la ampliación del período de prueba hasta los 8 meses, la incorporación de los bloqueos o tomas de establecimientos como causa de despido y cambios en el sistema de indemnizaciones.

La decisión se tomó por 2 votos a 1. En contra de la vigencia del DNU en la parte cuestionada se pronunciaron el juez Alejandro Sudera y la jueza Andrea García Vior. El primero planteó en su fallo que “el principio que organiza el funcionamiento del estatuto del poder es la división de funciones y el control recíproco, esquema que no ha sido modificado por la reforma constitucional de 1994. Así, el Congreso nacional tiene la función legislativa, el Poder Ejecutivo dispone del reglamento y el Poder Judicial dicta sentencias, con la eminente atribución de ejercer el control de constitucionalidad de las normas jurídicas”. Desde esta perspectiva, enfatizó Sureda, “no puede sostenerse, en modo alguno, que el Poder Ejecutivo puede sustituir libremente la actividad del Congreso o que no se halla sujeto al control judicial”.

A favor de la vigencia del DNU se manifestó la jueza María Dora González, quien se basó en la normativa que dispone que “la vía de la inhibitoria además del supuesto previsto en el artículo 8° del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, procederá también para la promoción de cuestiones de competencia entre jueces de una misma circunscripción judicial, en todas las causas en que el Estado nacional, o alguno de sus entes, sean parte. Todo conflicto de competencia planteado entre un juez del fuero contencioso administrativo y un juez de otro fuero, será resuelto por la Cámara Contencioso Administrativo Federal; mientras que cuando el conflicto de competencia se suscitare entre la Cámara Contencioso Administrativo y un juez o Cámara de otro fuero, el conflicto será resuelto por la Cámara Federal de Casación en lo Contencioso Administrativo Federal…”.

Respuesta oficial

La Procuración del Tesoro de la Nación apelará la medida cautelar de la Cámara del Trabajo que suspende el capítulo laboral del DNU dictado por el Gobierno, y pedirá la incompetencia de ese fuero.

Así lo expresaron fuentes oficiales, que afirmaron que “el fallo contradice todos los fallos dictados hasta ahora en el país”.

Según los voceros oficiales, la medida judicial “desoye el criterio que adoptaron los otros tribunales del país, tanto en la Ciudad como en el interior, que enviaron la causa al juez natural y universal que conoce en todos los asuntos”, y concluyeron que “el fiscal y un juez del mismo tribunal en minoría sostuvieron lo contrario a la medida cautelar”.

El día anterior, la Cámara Nacional del Trabajo resolvió abrir la feria judicial de enero para abordar el amparo presentado por la CGT contra el decreto de necesidad y urgencia (DNU) del presidente Javier Milei, buscando determinar su constitucionalidad. Este movimiento judicial surgió en el contexto de una apelación presentada por la central obrera contra la decisión inicial del juez José Ignacio Ramonet, quien previamente había rechazado el pedido argumentando que el decreto no estaba en vigencia en el momento de la presentación.

Esta no fue la única presentación en curso contra el DNU, ya que existen múltiples casos que se tramitan en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo Federal N° 2, el cual fue el receptor de la primera presentación. En este sentido, el Gobierno nacional ha instado a través de la Procuración del Tesoro a unificar todos los recursos de amparo en este juzgado.

Otro frente judicial se abre con un planteo presentado por el Gobierno de La Rioja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Aunque la Corte ha habilitado su tratamiento, se espera que la resolución ocurra después de la feria de enero. Previamente, el expediente fue remitido a la Procuración General de la Nación para su dictamen, si bien esta opinión no es vinculante en el proceso judicial.

Uno de los aspectos del DNU más cuestionados por la CGT contempla la ampliación del período de prueba hasta los 8 meses, la incorporación de los bloqueos o tomas de establecimientos como causa de despido y cambios en el sistema de indemnizaciones.

Suspensión DNU CNT

 

Paoltroni: “No tengo claro aun cuándo se le va a dar tratamiento al DNU”

El senador liberal contó que la ley ómnibus “debería empezar a tratarse posiblemente esta semana o la otra”, y se distanció de los dichos de Javier Milei: “No me consta que haya legisladores coimeros”.

En una semana clave donde el oficialismo pone en funcionamiento la Cámara alta para iniciar el tratamiento del paquete de leyes que incluyó en el temario de extraordinarias el Ejecutivo, el senador nacional Francisco Paoltroni (LLA – Formosa) dejó entrever que aún no sabe “cuándo se le va a dar tratamiento al DNU”.

En declaraciones por la FM 107.9, el formoseño habló de la constitución de las comisiones que tendrán lugar este miércoles y la falta de representación en las mismas de UP: “Según la conformación de las mayorías y como se demoraban sacó ahora una resolución. Este miércoles vamos a conformar Asuntos Constitucionales y Relaciones Exteriores”.

“El DNU no tengo claro aun cuándo se le va a dar tratamiento. La ley de bases y puntos de partidas para la libertad de los argentinos debería empezar a tratarse posiblemente esta semana o la otra, pero eso lo deciden desde presidencia del Senado”, afirmó pese a que el pasado viernes la Cámara alta difundió a través del decreto 47/23 los nombres de los miembros que ese cuerpo tendrá en la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo (Ley 26.122) a fin de darle tratamiento al DNU con el objetivo es sesionar el 11 de enero.

En esa línea, aclaró: “Somos 7 los que componen nuestro bloque, pero es una mayoría hasta el momento los senadores que desean hacer cambios reales, podrán estar en algunos puntos un poco más de acuerdo o no. La cuestión de fondo es que el conjunto de normas que hoy nos rigen a los argentinos nos trajeron a este fracaso, por lo tanto, si no haces una desregulación de todo lo que se ha regulado y de todas estas normas que se escribieron durante 80 años, no nos podemos dar el lujo de tardar otros 80 años para desarmar esta bomba que armaron, Ahí es donde está justificada la necesidad y urgencia de hacer un cambio profundo”.

El formoseño respaldó el DNU y planteó: “Desde que se anunció este decreto se empezaron a ver síntomas muy buenos en nuestra economía como la baja de tasa de interés, bonos y acciones que tienen activos en el país, son los primeros indicadores. Por supuesto aun no le llegan a la gente y es un movimiento que se empieza a generar que va a ir creciendo poco a poco, pero cuando tengamos déficit cero ahí vamos a tener un gran impulso de nuestra economía con inversiones, con créditos, con generación de trabajo genuino es lo que tenemos que lograr para salir de la pobreza”.

“No me consta que haya legisladores coimeros, yo soy recién llegado al Congreso, vengo de productor agropecuario a senador sin escalas, solamente tuve una sesión que fue la que se designaron autoridades”, afirmó el oficialista distanciándose de los dichos de Javier Milei.

Por último, sostuvo que “toda la liberación de la economía es buena para todos los argentinos. El país va a salir de la pobreza y va a ser grande exportando no prohibiendo las exportaciones porque nuestro potencial es generar alimento cómo vas a lograr que toda esa capacidad de producir se exprese si vos prohibís exportar. Es a lo que nos llevaron y nos tenían acostumbrado y nos llevó al 50% de pobreza, así nos llevaron al fracaso”.

“Yo vine a la política para hacer cambios reales, pero eso implica sacrificios y esfuerzo de toda la sociedad, acá no hay magia. Las retenciones están mal para todos los sectores y hay que trabajar poco a poco entre todos, no es rápido, pero hay que hacerlo”, concluyó.

Habilitan la feria judicial para tratar el amparo cegetista contra el DNU

La Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo aceptó el pedido presentado por sindicalistas contra la reforma laboral implícita dentro del decreto de necesidad y urgencia, donde se extienden los períodos de prueba y se reducen indemnizaciones.

La Cámara Nacional del Trabajo resolvió abrir la feria judicial de enero para abordar el amparo presentado por la CGT contra el decreto de necesidad y urgencia (DNU) del presidente Javier Milei, buscando determinar su constitucionalidad. Este movimiento judicial surge en el contexto de una apelación presentada por la central obrera contra la decisión inicial del juez José Ignacio Ramonet, quien previamente había rechazado el pedido argumentando que el decreto no estaba en vigencia en el momento de la presentación.

La sala, compuesta por los jueces María Dora González y José Alejandro Sudera, ha decidido admitir la solicitud de habilitación de feria. En consecuencia, se remitirá el caso para que el fiscal ante la Cámara emita su dictamen, y luego se procederá a la resolución del asunto.

Esta no es la única presentación en curso contra el DNU, ya que existen múltiples casos que se tramitan en el Juzgado en lo Contencioso Administrativo Federal N° 2, el cual fue el receptor de la primera presentación. En este sentido, el Gobierno nacional ha instado a través de la Procuración del Tesoro a unificar todos los recursos de amparo en este juzgado.

Otro frente judicial se abre con un planteo presentado por el Gobierno de La Rioja ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Aunque la Corte ha habilitado su tratamiento, se espera que la resolución ocurra después de la feria de enero. Previamente, el expediente fue remitido a la Procuración General de la Nación para su dictamen, si bien esta opinión no es vinculante en el proceso judicial.

Pichetto le pide a Milei que encuentre “un diálogo razonable” con el Congreso

El titular del bloque Hacemos Cambio Federal anticipó que esta semana podría constituirse la Bicameral de DNU en Diputados. Además, afirmó que “la ley es posible, pero algunas cosas son disparatadas”. “El Congreso debe darle herramientas e instrumentos al Gobierno”, planteó.

El titular del bloque Hacemos Cambio Federal, Miguel Ángel Pichetto, analizó el DNU que comenzó a regir el pasado viernes de desregulación de la economía y el envío de la ley ómnibus al Congreso, de la cual consideró que “es posible, pero algunas cosas son disparatadas”, al tiempo que indicó que “el Congreso debe darle herramientas e instrumentos al Gobierno”. Le dejó un mensaje al presidente de la Nación.

En diálogo por Radio Rivadavia, Pichetto reconoció que la situación “es compleja y grave” y avizoró: “Es cierto que este año el país pueda llegar a recibir, como producto de exportaciones de cereales y la mejora del campo y la no sequía, 25 mil millones de dólares. Hay una exageración también”.

“También la mejora en términos de ahorro de gas y petróleo con lo que se hizo con el gasoducto, pero no voy a hacer una defensa del gobierno anterior que fue muy malo y que generó un proceso inflacionario tremendo”, apuntó.

Pichetto analizó las dos medidas más fuertes que tomó el Gobierno en sus primeras semanas de gestión, el DNU de desregulación de la economía y la ley ómnibus con una amplia reforma integral.

El diputado y auditor general de la Nación recordó que el decreto “ya empezó a regir”, y explicó que “tiene un proceso de resolución en la Bicameral que todavía no se constituyó. Los senadores y diputados estamos a la espera de la constitución para abordar y discusión de ese debate”.

En ese sentido, resaltó que “nunca el Congreso rechazó un DNU” porque “la trama que tiene el desarrollo es que no se puede rechazar parcialmente por si o por no. Es muy probable que transite el camino parlamentario, creo que tiene más riesgos de carácter judicial en algunos temas, pero la Corte se va a abocar en esto desde febrero, por lo que yo desdramatizaría el tema dependiendo mucho más de las resoluciones judiciales que del propio Congreso que tendrá que expedirse en el plazo de 10 días una vez que el DNU ingrese a la Comisión Bicameral”.

“No hay ninguna demora de parte de los diputados, no hay ninguna actitud dilatoria de los senadores. Simplemente que la comisión no se ha conformado”, aseguró y adelantó: “En el Senado ya está la decisión de la integración, probablemente esta semana se integre en Diputados. A partir del momento que se integra e ingresa el DNU a la comisión, hay 10 días para analizarlo”.

Al respecto, sostuvo: “El secreto acá está en cómo lo integra el oficialismo, si va a tener una mayoría en términos de la presencia. En general en este tipo de comisiones, siempre el oficialismo tiene uno de más o el presidente define para darle claridad en esta cuestión. El DNU va a transitar por el Congreso. Hay temas que son más complejos que otros”.

Así, indicó que le parece “interesante” la idea de la desregulación de la economía: “Comparto esa mirada, el ingreso a una Argentina más libre está bien”, aunque advirtió que hay “algunos temas más sensibles que los sectores laborales están cuestionando la constitucionalidad que son materia de la Corte que lo va a resolver. Ese plano no lo veo como un problema”.

 

Al referirse a la ley ómnibus, Pichetto analizó: “Es una mega ley y no hay precedentes de un envío como esto. Aquí el Gobierno legisla sobre todas las temáticas y es una gran mezcolanza. Independientemente de declarar legítimamente la emergencia económica, la administrativa, avanza sobre otras cuestiones que hacen a una integralidad”.

El diputado mencionó el tema de las privatizaciones y detalló que las empresas públicas “pierden 6 mil millones de dólares anuales”, pero consideró que “hay que plantear otras alternativas. Se puede avanzar a un modelo de empresas mixtas, con participación del Estado y capital privado. La lista es inmensa, acá esta el corazón central de toda una serie de privatizaciones planteado por una simple delegación al Ejecutivo dentro de la emergencia administrativa”.

“Hay que abrir una puerta a las privatizaciones, más cuando las empresas pierden planta y generan déficit público y no son eficientes”, indicó, pero manifestó que se necesitará una ley para cada una de las empresas públicas que sean privatizadas, aunque sostuvo que “habrá que hacerlo con gerenciamiento, con gente capacitada, una condición que tenga una visión privatizada”.

Veo que la ley es posible. Estamos dispuestos a iniciar esta semana un debate. Pero algunas cosas son disparatadas, lo que denota también que ha habido varios autores o se ha hecho un corte y pegue”, dijo Pichetto.

Así, puntualizó: “Tiene 664 artículos y tiene como 7 anexos con otras leyes. Se entra en el abordaje de la reforma judicial y para mi algo que es totalmente ajeno es el juicio por jurados que, si bien está en la Constitución, no es un tema que forme parte de la estructura y funcionamiento del sistema judicial. Es una implementación cara si es que queremos ahorrar porque se duplica el gasto judicial y para el Estado. Me parece un disparate”.

Para el presidente del bloque Hacemos Cambio Federal “el Congreso debe darle herramientas e instrumentos al Gobierno”, y que tiene “el deber de debatir”. En esa línea, resaltó que “esto es una república, no es una autocracia”.

Por otro lado, criticó que se usa el DNU de manera “habitual para cualquier cosa y se le mete la cuestión de necesidad y urgencia para cualquier cosa” y cuestionó que el gobierno anterior “lo usaba para ampliar el presupuesto subvaluados”.

“Nosotros como bloque vamos a tener un representante que va a estar integrando la comisión que es Nicolás Massot y vamos a trabajar seriamente. La tarea más importante es encontrar acuerdos en Diputados para avanzar”, planteó y aseguró que “el Congreso está dispuesto a trabajar y discutir. Hay temas que van a pasar y vamos a acompañar, hay temas que van a tener que ser postergados y analizarlos con más detenimiento. El tema privatizaciones se puede trabajar en una ley de reforma del Estado y mandar una ley para cada empresa”.

Pichetto le dejó un mensaje a Javier Milei: “Creo que el presidente tiene que encontrar un sendero de diálogo razonable, dejar de agraviar en forma genérica, tratar de conseguir una mayoría para poder gobernar, en la Cámara de Diputados especialmente. En el Senado la presidenta lo ha logrado. Lo que sirve para ganar una elección, la casta, la política es mala, son todos malos, me parece que en la etapa de Gobierno vos tenes que conseguir caminos más razonables, diálogos. Porque eso también votó la sociedad, votó un cambio, pero también votó salir del conflicto, del ataque de sectores. Eso también estuvo en el voto de la gente”.

Por último, cuestionó el paro anunciado por la CGT para el 24 de enero: “No tiene lógica, creo que la CGT debería repensar este paro”, al cual calificó de “prematuro” y aseguró que “se requiere un proceso de diálogo”.

“Me parece un error desde el punto de vista táctico. Lo que tendría que haber conformado es una mesa de seguimiento de precios y salarios. Me parece que no es oportuno y poco inteligente, es una opinión personal. Me parece que eso igual está en revisión, están conversando”, añadió.

En su momento de mayor poder, el presidente desafía al Congreso

Consciente de que el poder del que hoy goza -reflejo del 19 de noviembre- es el mayor que tendrá tal vez en toda su gestión, Javier Milei da sus principales batallas en el lugar donde más disminuido está. Con gestos de inflexibilidad, busca transformar su debilidad en fortaleza.

Por José Angel Di Mauro

Fiel a sus convicciones, Javier Milei cumple a rajatabla sus promesas de campaña. Al menos, curiosamente, las más drásticas y severas.

Hay excepciones -digamos todo-, como por ejemplo la dolarización, archivada a la hora de elegir al ministro de Economía. Si bien el presidente ha ratificado ese objetivo en una de las entrevistas que realizó los últimos días, esa posibilidad quedó definitivamente postergada, según ha trascendido. No solo porque las condiciones del país hacen imposible tal alternativa, sino porque quienes debieran garantizar ese plan han retaceado cualquier apoyo al mismo. Lo sabe Luis “Toto” Caputo, que no lo lamenta pues nunca validó ese programa, y se lo dijeron quienes tendrían injerencia directa en una eventual dolarización.

Lo más probable es que el presidente mantenga vivo ese objetivo, postergado ante premisas más urgentes. Ya se verán en un futuro las probabilidades para concretarlo; de momento tiene objetivos no menos ambiciosos.

El presidente está dando su principal batalla en el ámbito donde tiene su mayor debilidad. Que no es la economía, pese a una crisis casi sin precedentes; sino el Congreso, pues allí presenta la minoría más marcada que haya tenido alguna vez un gobierno argentino. De ahí que llame tanto la atención que con semejante adversidad numérica se haya propuesto objetivos que ningún otro gobierno con mayor número de legisladores se haya fijado.

El caso del mega DNU fue el punto de partida de una aventura legislativa con final incierto. Hablamos ya no de la suerte de ese decreto de necesidad y urgencia, sino de la relación que ha encarado Milei con el Parlamento. Un sitio donde nunca está de más recordar los números que presenta La Libertad Avanza: 37 diputados sobre 257 (14%) y 7 senadores sobre 72 (menos del 10%).

En el caso del DNU, el mismo deroga o modifica más de 300 leyes y decretos, todos de los más diversos temas. No están dadas las condiciones para su aprobación en el Congreso. Si bien la ley que rige los decretos de necesidad y urgencia le da múltiples ventajas al gobierno de turno para que nunca los mismos sean derogados, esa condición no los hace invulnerables. Cierto es que nunca en la historia uno fue rechazado por las dos cámaras del Congreso, que es lo que se necesita para mandar a la basura un decreto. Pero tampoco es que esa reglamentación haya atravesado tantos gobiernos: la Ley 26.122 fue aprobada en 2006, a instancias de la entonces senadora Cristina Kirchner, en tiempos en que ella y su esposo imaginaban una alternancia que los mantuviera en el poder al menos dos décadas. Diez años después de haberse aprobado esa ley, disfrutó de su elasticidad el Gobierno de Mauricio Macri, una administración en minoría que mostró que no es seguro que los gobiernos vayan a estar blindados al rechazo de un decreto. De hecho, el Gobierno de Cambiemos varias veces estuvo cerca de ser el primero al que le infringieran semejante derrota. La Bicameral de DNU le falló en contra y tuvo algún que otro rechazo en una de las cámaras, lo que lo dejó al filo de un traspié que no sucedió, pero estuvo cerca. En definitiva: un gobierno tan en minoría como el de Milei lógicamente está muy expuesto al rechazo de ambas cámaras.

El presidente Milei al anunciar el mega decreto de necesidad y urgencia

Máxime en un caso como éste. Un informe muy crítico del CEPA destaca que desde la reforma constitucional de 1994 que incorporó al Poder Ejecutivo la atribución de firmar decretos de necesidad y urgencia, se dictaron 900 DNUs, pero jamás a través de un DNU se pretendió borrar masivamente más de 70 leyes.

Un gobierno en minoría como el de Macri también se tentó en 2018 por emitir un ambicioso mega decreto, con 170 medidas distribuidas en 22 capítulos, que abarcaban las áreas de gestión de ocho ministerios, y derogaba un total de 19 leyes o decretos. Lo anunciaron un 10 de enero, y casi un mes después el oficialismo conseguía el dictamen en la Bicameral de Trámite Legislativo. El mismo día en que eso sucedió, se anunció que el Poder Ejecutivo enviaría no uno, sino tres proyectos de ley para reemplazar al mega DNU de simplificación del funcionamiento del Estado. El 21 de marzo los tres proyectos ya tenían media sanción de Diputados, con números amplios.

Protagonista de ese tiempo por haber presidido entonces la Cámara baja, Emilio Monzó le recordó ese episodio al presidente de Diputados, Martín Menem, recomendándole utilizar esa vía para transformar el DNU en varios proyectos que, le aseguró, saldrían aprobados con holgura en la mayor parte de sus artículos. Es la idea que ofrecieron también al gobierno los radicales, que en el Senado a través de Carolina Losada y en la Cámara baja vía Martín Tetaz, presentaron proyectos de ley “espejo” respecto del DNU.

No parece ser esa sin embargo la idea del Poder Ejecutivo, que considera tal accionar un ningún signo de debilidad que no quiere mostrar. Mal consejo interpretar la búsqueda de consensos como señal de fragilidad.

Por el contrario, el oficialismo está confiado en que podrá sostener el DNU. Porque si bien no tiene ni tendrá el número para aprobarlo en al menos una de las dos cámaras, no hay chances de que una parte de lo que fue Juntos por el Cambio se preste a armar una mayoría con el kirchnerismo para rechazar el DNU. Así las cosas, el decreto podría sobrevivir simplemente por esa mora legislativa de abocarse al tratamiento en el recinto. Recordemos además que la comisión encargada de analizar los DNUs lleva dos años sin reunirse y hay un centenar de decretos de Alberto Fernández que no alcanzaron a ser tratados. El kirchnerismo hizo oídos sordos a los reclamos y esa factura le pasarán ahora.

Como el oficialismo no tendrá obviamente la voluntad de llevar el decreto al recinto, y la oposición no podrá forzar su tratamiento, el tema quedará en un limbo en el que mantendrá su vigencia -tan benigna es la ley para el gobierno de turno-, hasta que la justicia -la Corte Suprema, para ser más precisos- sea la encargada de validarlo o no definitivamente.

El proyecto de ley ómnibus no es menos ambicioso que el DNU. Pero es una iniciativa, y como tal, es pasible de modificaciones y/o rechazos. Deberá aceptar el oficialismo tener que resignar algunos puntos en el camino. Obviamente la convalidación del mega decreto, que figura en el artículo 654, como un “si pasa pasa” que fue detectado prestamente por la oposición. Menos la delegación de facultades; dirán que hubo otros gobiernos a los que se las concedieron, pero éste es un poco desmedido: las reclama en materia económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, sanitaria y social. Hasta el 31 de diciembre de 2025, prorrogables por otros 2 años. Ese artículo no tendrá las mayorías necesarias.

La simbólica entrega del mega proyecto ómnibus a manos del presidente de la Cámara baja.

Si bien hay una mayoría favorable a dar luz verde a buena parte de su articulado, la ley tiene detalles que conspiran contra su aprobación general. Por ejemplo, cuando legisla en materia electoral. Esos proyectos necesitan mayoría absoluta (la mitad más uno de ambas cámaras) y, metidas dentro de una ley general, obligarían a hacer un esfuerzo extra: no solo ganar la votación, sino conseguir una mayoría especial.

El gobierno convocó a sesionar solo en enero, simplemente para apurar el tratamiento al menos en Diputados; llegado el momento, prorrogará extraordinarias. De todos modos, será un esfuerzo enorme llevar al recinto semejante proyecto para fines de enero, y después pasar al Senado, donde el oficialismo pareciera tener la situación más encaminada -increíble conseguirlo con una minoría tan extrema-, como lo ha mostrado en el armado de las comisiones, dejando afuera al peronismo de UP. Diferente es en Diputados, donde la conformación de comisiones sigue trabada y esta semana debe arrancar el debate de la ley ómnibus.

Habrá que ver cuánto y qué cosas está dispuesto Milei a resignar, o si su bilardismo obstruye esa posibilidad. Aun siendo campeón del mundo, el DT no dejaba de lamentarse por los dos goles que le había hecho Alemania… ¿Podría el presidente admitir la aprobación de una ley resignando algunos puntos, para privilegiar el bien mayor? Las señales que va mostrando no van en ese sentido.

Si bien al llegar al poder ha dado muchas muestras de pragmatismo, eso no ha sucedido en materia legislativa, donde desairó a los legisladores al asumir y no hablarles a ellos, sino a sus militantes en la calle; o al endilgarles una y otra vez el mote de coimeros a quienes objetan sus modos. Más temprano que tarde, le pasarán factura por el maltrato.

Milei sabe que hoy tiene el mayor poder que puede exhibir, que no habrá otro momento en mucho tiempo en el que pueda hacer gala de ello, y lo aprovecha. Por eso avanza en su gestión con eslóganes ajenos: el “vamos por todo” de Cristina Kirchner, y el “si no es todo, es nada”, de Patricia Bullrich. Un Congreso forjado a partir de la elección del 22 de octubre y no la del 19 de noviembre, lo espera atento con la decisión de no resignar tanto como para tener después que arrepentirse.

Yedlin prevé que el 15 de enero estarían en condiciones de hacer una sesión especial para derogar el DNU

El diputado de UP opinó sobre la ley ómnibus: “No creo que tenga dictamen con tanta facilidad porque no tienen los números”, y calificó tanto el proyecto como el DNU como “un disparate”.

El diputado nacional Pablo Yedlin (UP – Tucumán) cuestionó el decreto de necesidad y urgencia que comenzó a regir este viernes y la ley ómnibus lo cual calificó como “un disparate”. Además, prevé que entre el 15 y el 17 de enero estarían en condiciones de hacer una sesión especial para derogar el DNU.

En diálogo por la AM 990, el tucumano explicó: “No hay un plazo previsto para el tratamiento de una ley. La ley tiene que ir a las comisiones, hoy hay una discusión de qué giro va a tener. Es una ley que por las competencias de las comisiones debería pasar por todas porque es enorme, pero es muy probable que la presidencia la limite a pocas comisiones para tener un nivel de control sobre las posibilidades de resultados de los dictámenes y una vez con dictamen, si es que lo consigue, va poder ir al recinto”.

“Lo que si tiene es plazos más claros en la sesión para poder derogar o aprobar el DNU porque a partir de los 10 días desde este viernes a tener vigencia para que la Cámara pueda aprobarlo o derogarlo y tenes la posibilidad de tener el día 15 una sesión especial con el objetivo de que el Congreso se expida si esto va a seguir teniendo vigencia y efectos legales”, planteó.

El legislador opositor criticó: “El gobierno busca un estado de excepción. El DNU es absolutamente escandaloso en su contenido y en su forma. La ley también porque le pide una delegación de facultades hacia el Ejecutivo de 4 años porque el texto dice prorrogable a dos años más por decisión del Ejecutivo y deja en ese poder todas las decisiones legislativas”.

“Son un montón de cosas que no tienen ninguna lógica y no han tenido discusión en el país. Se han sentado cuatro personas a definir esto y todos los argentinos tenemos que a partir de ahora cambiar nuestra forma de vivir”, criticó y apuntó: “No tiene ninguna lógica, nadie a votado ni los más libertarios lo han votado a Milei para que haga esto. En ese sentido el Congreso va a tener que poner un poco la lógica al servicio del argentino”.

Yedlin manifestó: “Nosotros hemos votado que la Cámara de Diputados tenga como presidente a un diputado de LLA cuando ellos tienen uno de los bloques más pequeños. Hemos dicho claramente que las comisiones les vamos a dejar las presidencias y mayorías para que puedan gobernar, pero el Congreso tiene, además de su rol legislativo, un rol de control. Aparte tenemos los números y la vocación de que al país le vaya bien”.

El tucumano reconoció que “hay cosas que están mal”, pero indicó que “es lógico discutir cuáles son los caminos porque muchos argentinos votaron a este presidente para que se solucione el problema de la inflación en el país y hasta ahora todas las medidas que tomaron como la megadevaluación del 120%, que es única e histórica que un presidente devalúe el valor de la moneda argentina algo que nunca pasó, y libere el precio de los combustibles, medicamentos, prepagas, todo genera un espiral inflacionario que es clara responsabilidad del presidente, más allá de la inercia con la que venía la inflación del 130% anual, vamos a tener el doble de eso en 3 meses por una decisión de sinceramiento de números”.

“Lo cierto es que en esta ley ómnibus nos pide que le deleguemos capacidades legislativas a un presidente que ha mandado en los primeros diez días un DNU que prácticamente se da de cabeza contra todas las normas constitucionales y es muy difícil que el Congreso le de esas capacidades por cuatro años”, alertó.

Por último, anticipó: “Preveo que el 15 o 17 de enero estaríamos en condiciones de tener sesión especial para derogar y de un marco de lógica al DNU, la ley ómnibus hay que discutirla y no creo que tenga dictamen con tanta facilidad porque no tienen los números para forzarla de esta manera. Todo es un disparate. No sé si hay un entorno o decisión real del presidente que se aprovecha de él para hacer negocios”.

Sr. Presidente: Usted no tiene legitimidad para intentarlo

Una advertencia sobre las propuestas impulsadas por Javier Milei que se presenta como un ferviente defensor del liberalismo, pero propone un país descristianizado y centralizado, cambios que carecen de legitimidad por parte de sus votantes.

Por Manuel Aguirre

En medio del caos político y económico que azota a Argentina, es necesario analizar con mayor detenimiento las propuestas del entonces candidato Milei y su impacto en nuestro país. Si bien se entiende la necesidad de adoptar medidas drásticas para enderezar la economía, resulta alarmante la forma en que estas propuestas se extienden más allá de lo económico, generando consecuencias negativas en otros aspectos fundamentales de nuestra sociedad.

El cierre de empresas deficitarias y la simplificación de trámites aduaneros pueden ser medidas razonables para revitalizar la economía. Sin embargo, al arancelar la Universidad para extranjeros y alterar el sistema de elección de diputados nacionales, favoreciendo a las zonas más pobladas en detrimento de las provincias alejadas, se evidencia una falta de legitimidad. Estas propuestas no cuentan con el respaldo de la mayoría que se expresó en las últimas elecciones.

Pero las preocupaciones no terminan ahí. Las reformas laborales propuestas, que mayoritariamente favorecen a los empleadores, y la idea de internación compulsiva para presuntos insanos, plantean serias dudas sobre el rumbo que se pretende imponer en nuestra sociedad. Estas medidas transformarían nuestra realidad social en algo que nunca fue debatido ni sometido a consulta popular.

Además, la propuesta de divorcio sin tribunales y sucesiones solo con escribanos, además de facilitar maniobras fraudulentas, resultarían inaplicables y erosionarían el significado mismo del matrimonio.

Detrás de estas propuestas se esconde un presidente que se presenta como un ferviente defensor del liberalismo económico, pero en realidad lo que se propone es un país descristianizado y centralizado, donde la lógica del mercado es el único motor del progreso. Se desdibujan los valores históricos, el federalismo y la importancia de la familia.

La UCR, como partido tradicional, defiende estos valores fundamentales y rechaza las ideas postmodernas que han demostrado, en la historia y en el mundo, que cuando el dinero y el lucro se convierten en los motores del progreso, se crea una sociedad egoísta, carente de sentido de pertenencia y comunidad. No deseamos una Argentina sin corazón, sin alma ni moral.

Una crisis económica no justifica borrar nuestra historia y aspirar a ser un mero ducado como Luxemburgo, donde grandes fortunas tienen sede, pero no se genera nada.

Hoy lanzo una advertencia contundente: si estas propuestas se imponen, es muy probable que el Presidente Milei busque una reforma constitucional para blindarse de posibles retrocesos. Será inevitable. Además, la ostentación de su estudio de la Torá y las menciones religiosas son meras estrategias para imponer un esquema postmoderno que diluye las contradicciones, prometiendo un paraíso liberal con beneficios ficticios, mientras menosprecia al ser humano real, que debería ser el auténtico destinatario de la política, la economía y todas las acciones humanas.

Señor Presidente, los cambios que busca implementar no fueron discutidos durante el proceso electoral y, por lo tanto, carecen de legitimidad por parte del 56% de los votantes que lo respaldaron. Jamás tuvo la honestidad de exponer claramente, como candidato, que su objetivo era una reforma política antifederal.

Hoy, marco un límite. Espero que tenga la prudencia de no intentar rebasarlo.

Tolosa Paz: “El Ejecutivo no se puede llevar puesta la labor parlamentaria y el rol del Congreso Nacional”

La diputada nacional se comprometió a “ponerle voz a la defensa férrea de los derechos de los trabajadores en el recinto”, y planteó que “la bicameral va a ser clave al igual que nuestra postura como bloque en defensa de los derechos”.

La diputada nacional y exministra de Desarrollo Social Victoria Tolosa Paz (UP) respaldó la movilización hacia Tribunales y planteó que “el Ejecutivo no se puede llevar puesta la labor parlamentaria y el rol del Congreso Nacional”.

En diálogo por la AM 990, Tolosa Paz expresó: “Tomó fuerza la postura de nuestra querida CGT, donde no solo es una marcha que expresa en la mayoría del conjunto de hombres y mujeres afectados por este decretazo impuesto por Javier Milei, sino el pedido importante y la presentación que hicieron de inconstitucionalidad de la norma que para el presidente tiene que empezar a regir la vida de los argentinos”.

“Hay un montón de presentaciones judiciales, esta quizás para nosotros quienes defendemos el rol del sindicalismo en el país y la defensa de los derechos de los trabajadores era una medida necesaria y como legisladores nacionales tuvimos el honor de conversar con toda la CGT en el marco de lo que nos toca para el tratamiento de la Bicameral y las normas que vamos a tener que mirar en el pedido de extraordinarias”, agregó.

Además, sostuvo: “Cada uno puede tener distintas posiciones respecto del acompañamiento o no de la CGT. Nosotros como legisladores nacionales no solo acompañamos el pedido de inconstitucionalidad, sino que nos comprometemos a ponerle voz a la defensa férrea de los derechos de los trabajadores en el recinto que es lo que nos toca”.

La labor parlamentaria también es un lugar de lucha que nosotros tenemos por delante y compromiso con quienes nos votaron. Muchos se están arrepintiendo con este decretazo de esta magnitud. No hay sector de la economía formal, informal que se ven perjudicados se ven diariamente en el aumento de precios, apertura de la economía, liberación de importaciones, devaluación afectó la vida de todos, esto es lo más importante”, planteó.

Para la diputada opositora: “La mejor respuesta es la lucha, la presentación de inconstitucionalidad en la justicia y nuestra tarea como diputados”, y resaltó que “la bicameral va a ser clave al igual que nuestra postura como bloque en defensa de los derechos de los trabajadores”.

“Milei tiene que saber que la República tiene tres poderes y son claves enmarcados en la Constitución y el Ejecutivo no se puede llevar puesta la labor parlamentaria y el rol del Congreso Nacional. Las cuestiones de forma han sido violadas. Este decretazo tiene que ser revisado y se arroba cuestiones legislativas. Si hay que modificar leyes tiene que ser de cara al Parlamento y eso se vio cuando Milei habló contra el Congreso y se quiere llevar puestas las competencias del Congreso”, cerró.

Paoltroni: “El DNU tiene que generar un shock lo antes posible para producir las condiciones para que la economía arranque”

El senador liberal y productor agropecuario sostuvo que el desorden de la economía “ha generado un desastre en las cadenas de generación de proteína cárnica”.

El senador nacional Francisco Paoltroni (LLA – Formosa) consideró que con el DNU de desregulación económica el gobierno llegará a un déficit fiscal cero y con ello se podrán bajar los derechos de exportación.

En diálogo con el portal digital Bichos de Campo, planteó: “Este DNU lo que tiene es generar un shock lo más pronto posible para llegar al déficit cero creando estas condiciones de inversión, de llegar lo antes posible al crédito, de bajar la inflación, de generar todas estas condiciones para que la economía arranque junto con la generación de trabajo genuino”.

“Ordenando la macro beneficia a todos los sectores y logrando el déficit cero vamos a poder bajar los derechos de exportación que es un beneficio para el conjunto de la sociedad incluido el sector agropecuario, como ejemplo del desorden de la economía y del intervencionismo permanente el desastre que le ha generado sobre todo a las cadenas de generación de proteína cárnica leche, huevo, carne, huevos, tambos”, explayó.

También apuntó que “los desastres económicos del país de los últimos 40 años, para no irnos tan lejos ha impactado a la ganadería que es una actividad que siempre estuvo pesificada y hoy tenemos menos cabezas que hace 60 años cuando nuestros vecinos brasileros triplicaron el stock por tener estabilidad económica y monetaria”.

Adorni confirmó que Milei enviará este miércoles al Congreso el paquete de leyes complementarias al DNU

El vocero presidencial afirmó que en las próximas horas se dará a conocer el texto del paquete de leyes denominado “Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos” que “quedará en manos del Poder Legislativo”.

El vocero presidencial, Manuel Adorni, afirmó en su habitual conferencia de prensa que este miércoles el jefe de Estado enviará al Congreso de la Nación el paquete de leyes complementarios al DNU denominado “Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos”.

“En el día de hoy el presidente Javier Milei estará enviando al Congreso el paquete de leyes que denominamos ‘Ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos’ en alusión a Juan Bautista Alberdi uno de los padres de la Patria y autor intelectual de nuestra primera Constitución”, aseguró Adorni.

En esa línea, afirmó que el texto “se dará a conocer en las próximas horas”, y que el mismo incluye “reformas profundas, necesarias y urgentes” en materia tributaria, penal, laboral, energética y electoral. “Son el complemento de lo que venimos hablando al DNU, siempre con el norte puesto en la libertad de cada uno de los argentinos”, manifestó.

“Esto quedará en manos del Poder Legislativo, senadores y diputados de la Nación deberán elegir, como dije ayer, si vamos hacia la libertad a terminar con esta decadencia que no es responsabilidad de un solo gobierno, sino que lleva décadas de frustración y fracasos de la política argentina que nos trajo a esta situación, o si efectivamente colaboran con volver al camino de la libertad y a las ideas que nos llevaron a ser un país rico”, ratificó.

Al ser consultado por la denuncia que Milei hizo sobre “legisladores que buscan coimas” en el tratamiento del DNU, Adorni respondió: “Ni el DNU ni la ley que estoy anunciando, claramente el presidente no hizo referencia a nadie en particular, sino que hablaba de una situación general donde se va a tratar de evitar que la ley o el propio DNU en su camino legislativo entre en una senda donde se negocien beneficios particulares o lugares y simplemente se quiere evitar eso. Cuando se detecte alguna situación de coima, soborno o beneficio en particular es una obligación legal de los funcionarios de denunciar cualquier acto de corrupción en caso de que eso ocurra”.

Sobre el proyecto que envió el diputado nacional Máximo Kirchner para crear un fondo federal para el desarrollo nacional para financiar obras públicas en provincias y municipios, el vocero presidencial manifestó: “Es una iniciativa que la respetamos como tal. Creemos que cada iniciativa tiene que seguir su trámite por donde corresponda, ene este caso en el Congreso. Estamos en contra de cualquier posición que apoye el gasto compulsivo y tal vez muchos actores que hoy promueven este tipo de cuestiones nunca tuvieron limitación en el gasto y no es la posición del Gobierno”.

Por otro lado, le preguntaron por los proyectos espejos presentados por diputados radicales solicitando al Ejecutivo que envíe en iniciativas el DNU: “Es parte de la atribución de los legisladores. El DNU no se va a reformular”.

Diputada radical pide transformar el DNU en uno o varios proyectos de ley

Roxana Reyes destacó “la relevancia de debatir y legislar de manera transparente sobre las medidas que impactan sobre la economía del país.

La diputada Nacional Roxana Reyes presentó este miércoles un proyecto solicitando al Poder Ejecutivo nacional que envíe el DNU 70/2023 en uno o varios proyectos de ley para que se pueda debatir y aprobar en el Congreso.

“Entendemos la necesidad de realizar reformas para mejorar la realidad de nuestro país y por ello proponemos que sea en el Congreso de la Nación donde esas reformas primero sean debatidas y luego aprobadas”, expresó la diputada Reyes señalando su posición respecto al reciente decreto de necesidad y urgencia (DNU) emitido por el presidente de la Nación, Javier Milei, identificado como DNU-2023-70-APN-PTE y conocido como DNU 70/2023 “Bases para la Reconstrucción de la Economía Argentina”.

La diputada, consciente de la importancia del equilibrio entre los poderes del Estado, destaca “la relevancia de debatir y legislar de manera transparente y participativa sobre las medidas que impactan directamente en la economía del país”.

La diputada Reyes  reafirma su “compromiso con el fortalecimiento de la democracia y la colaboración constructiva entre los distintos poderes del Estado para alcanzar soluciones consensuadas en beneficio de la sociedad”.

Acompañan los diputados Julio Cobos, Facundo Manes, Karina Banfi,

Jorge Rizzotti, Marcela Coli, Soledad Carrizo, Facundo Carbajal, Pedro Galimberti, Atilio Benedetti, Natalia Sarapura, Francisco Monti, Gerardo Cipolini, Juan Carlos Polini y Manuel Aguirre.

Zago confía en que tendrán dictamen de mayoría en la Cámara

El presidente de la bancada oficialista en Diputados afirmó que están “tratando” de terminar la conformación de las comisiones para esta semana y que están “dialogando con todos los bloques”. También apuntó contra el kirchnerismo.

En un día de marchas contra el mega decreto de necesidad y urgencia del Poder Ejecutivo, el presidente del bloque oficialista en Diputados, Oscar Zago, se refirió al tratamiento del mismo dentro del Congreso y confió en que tendrán un dictamen de mayoría, al tiempo que afirmó que están “tratando” de terminar la conformación de las comisiones para esta semana y que están “dialogando con todos los bloques”.

En diálogo por la AM 990, Zago se refirió a los amparos presentados por distintos sectores en contra del DNU: “Están en su derecho constitucional que tienen, no nos enojamos, sino que actuamos con las herramientas que tenemos ambos sectores. El que quiere protestar, el que quiere plantear judicialmente como hizo la CGT que lo haga y nosotros trabajaremos sobre el caso como se debe”.

“Nosotros confiamos que, si se va a aprobar en la Bicameral”, avizoró y contó: “Estamos tratando de terminar esta semana de conformar la Bicameral y ponernos de acuerdo para trabajar y sacar el proyecto. Nosotros tenemos la actitud positiva de nuestro lado y sacarlo como un proyecto de mayoría. Seguro haya uno de minoría de aquellos que no están de acuerdo, y de eso se trata la democracia”.

“También estamos en el inicio de conformar el resto de las comisiones para las leyes de emergencia que mandó el Ejecutivo. Sobre el poroteo estamos confiados y estamos teniendo la actitud de que vamos a tener un dictamen de mayoría al final de la cuestión, va a pasar”, agregó el porteño.

En ese marco aseguró: “Estamos dialogando con todos los bloques, quizás tengamos mayoría absoluta. Vamos a discutir, a dialogar y a buscar el consenso más grande que podamos conseguir”, y manifestó: “Nos encantaría tener, como también han tenido otros presidentes, una gran mayoría, pero la realidad es otra hoy porque es cambio rotundo que planteó el presidente. Las recetas envenenadoras que tuvieron los últimos 25 años nos referíamos a una receta de masitas envenenadoras, la receta hay que cambiarla y que sea aliviadora”.

“Es cambiar 180 grados, en los últimos 4 años este gobierno nos dejó 1000% de inflación, es mucho. Es una receta vieja y hay que cambiarlo. la población nos está acompañando, tenemos gran aceptación en la calle”, cuestionó.

Así, defendió las medidas adoptadas porque “es el rumbo que tomamos para que la sociedad dentro de 6 meses esté mucho mejor y dentro de 1 año estemos muchísimo mejor para estas fechas. Son las recetas que nos vienen aplicando los últimos 25 años si no cambiamos vamos a seguir siendo cada vez atrapados por este sistema que nos llevó a donde estamos hoy. Hoy estamos en donde nos dejaron los últimos 25 años, sin justicia social nos dejó la CGT y el gobierno que se retiró”.

“Esto es un proceso largo, cortando de raíz lo que no funcionaba prácticamente nada. El empobrecimiento que nos dejaron es grande. En los últimos casos de obra pública que hemos visto era con una corrupción muy grande adentro infinita con valores de corrupción tremendas y, en muchos casos no solo eran caras y acomodadas al precio del beneficiario, cuando íbamos a las obras ni las habían empezado, solo había desaparecido el dinero”, contó.

Por último, aclaró que “si la justicia rechaza el DNU, elevaremos en el Congreso una consulta popular”, y criticó: “No escuché a nadie levantar la voz en contra de los más de mil DNU que mandaron antes, la gran mayoría nunca se trató”.

Milei acusó a legisladores de estar “buscando coimas”

El presidente lanzó esa durísima acusación al justificarla “lentitud” para tratar el mega DNU, y denunció que hay sectores que buscan voltearlo. Advirtió que llamaría a un plebiscito si el Congreso rechaza el DNU de desregulación de la economía.

Una enfática defensa realizó este martes por la noche el presidente Javier Milei de su decreto de necesidad y urgencia a través del cual busca derogar más de 300 leyes y decretos, pero fue más allá al cargar contra algunos legisladores.

En declaraciones al programa de Luis Majul en La Nación+, el mandatario sugirió que habría legisladores “buscando coimas” para aprobar ese mega DNU.

Según Milei, “parte de esa lentitud que imponen los legisladores en el Congreso es porque están buscando coimas”.

También advirtió que “si me rechazan el DNU llamaría a un plebiscito o consulta popular”, al tiempo que reclamó al Congreso que explique “por qué se opone a algo que beneficia a la gente”.

Sostuvo que sus medidas apuntan “contra los corruptos, que buscan esa dinámica para vender votos, quieren agarrar algún negocio negociando alguna ley”.

El presidente afirmó que “el programa económico fue bien recibido por el mercado”. Así las cosas, cuestionó las protestas en su contra: “Tres marchas en 16 días de gobierno”, lanzó, para preguntarse luego si “no pueden aceptar que perdieron”.

Asimismo denunció que hay sectores que buscan “voltear” a su gobierno. “Que lo intenten, hay que ver si la gente los deja”, disparó.

“Nosotros estamos convencidos de hacer esto. Si sale mal explota, pero si no hacemos nada también explota”, afirmó.

Justificó también sus medidas de shock al remarcar que “el gradualismo siempre fracasó en la Argentina. No hay alternativa al shock”, explicó.

En ese sentido afirmó que “estamos dándole un shock de libertad a la gente y esto va a en contra de los tongos de la casta”.

Juez, sobre el reparto en la Bicameral de DNU: “El kirchnerismo va a ir corriendo a golpear la puerta a la Corte”

El senador cordobés apuntó contra el kirchnerismo: “Instalaron la idea de no buscar consensos tengo la mayoría levanto la mano y te atropello”, y sostuvo que el trámite del decreto de necesidad y urgencia será “complejo, delicado y difícil”.

luis juez sesion senado acuerdo fmi

El senador nacional Luis Juez (Frente Pro – Córdoba) se refirió a la polémica por el reparto de lugares dentro de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo que analizará el DNU de Javier Milei y apuntó contra el kirchnerismo: “Va a ir corriendo a golpear la puerta a la Corte”.

“Complejo, delicado y difícil porque interviene no menos de 600 leyes y reglamentaciones. Va a ser un trámite complejo”, definió Juez al DNU firmado por el presidente de la Nación, Javier Milei y agregó: “Tiene aristas constitucionales. Siempre que uno se pone a opinar en materia constitucional va a encontrar una biblioteca de un lado y otra que dice todo lo contrario. Es la Corte la que va a terminar, en definitiva, interpretando”.

“Es un decreto complejo y difícil que interviene muchas áreas del Estado que son muy sensibles, pero nadie debería sorprenderse porque no dice absolutamente nada que no se haya dicho durante la campaña electoral”, planteó en declaraciones por Radio Mitre y remarcó: “Quien se sienta sorprendido es porque no estuvo siguiendo la campaña o no estuvo en la Argentina en los últimos seis meses”.

Ante la posibilidad de que la conformación de la Bicameral se judicialice debido a la discusión política, Juez fue muy claro y aseguró: “Todo se va a judicializar. El kirchnerismo va a ir corriendo a golpear la puerta a la Corte, a las mismas que quiso voltear, a pedirle por favor que le interprete favorablemente cada una de sus interpretaciones jurídicas”.

“Esto va a ser así, hay que decirlo, hay que contarlo, hay que comunicarlo. Por eso soy de los que creo que hay que construir consensos más después del paso del kirchnerismo donde destruyeron los consensos porque es como que fuera una enfermedad infectocontagiosa porque el kirchnerismo instaló la idea de no buscar consensos tengo la mayoría levanto la mano y te atropello”, consideró el senador.

El cordobés habló sobre la necesidad de “buscar consensos en la Argentina que superen los obstáculos jurídicos, que le den cimientos de legalidad y perdurabilidad en el tiempo”, y afirmó: “Yo soy de los que vivo sosteniéndolo. Uno puede tener una mirada del Estado más parecida a la de DNU o más contraria al DNU, pero lo que hay que buscar en la Argentina son consensos. Seguro vamos a tener reuniones acaloradas”.

“Ya lleva 20 días Milei en el gobierno. Tiene que buscar una forma de vincularse con nosotros”, indicó y lamentó: “Hay que construir un consenso, porque yo vengo de dos años horribles en el Senado de la Nación, dos años donde me he sentido muchas veces un inútil absoluto a sueldo del Estado porque Cristina destruyó los consensos, la palabra, el compromiso, la posibilidad de dialogar, la labor parlamentaria, la posibilidad de charlar, de disentir, de coincidir”.

Por último, Juez afirmó que mantuvo una conversación con la vicepresidenta Victoria Villarruel, a quien le pidió que lo ayude a construir el consenso. Según indicó, sus palabras fueron: “La vara está muy baja así que no hace falta mucho esfuerzo. Cristina la dejó el piso, en el sótano”.

“Milei se tiene que sentar a discutir porque los próximos cuatro años va a tener que discutir con una Cámara de Diputados y del Senado que son complicadas, te tenes que dejar ayudar. El kirchnerismo destruyó la palabra consenso, la situación del país no da para más”, cerró.

Para Stolbizer el DNU de Milei “debe ser rechazado por el Congreso”

La diputada de Cambio Federal sostuvo que el decreto de necesidad y urgencia firmado por el presidente de la Nación “tiene vicios de inconstitucionalidad”.

El mega decreto de necesidad y urgencia que firmó la semana pasada el presidente de la Nación, Javier Milei, sigue generando rechazo. En esta ocasión fue la diputada nacional Margarita Stolbizer (Cambio Federal) quien se manifestó en contra del mismo.

A través de su red social “X”, la bonaerense cuestionó que el DNU 70 tiene “vicios de inconstitucionalidad” y explicó: “Porque no hay necesidad (en los temas) ni urgencia (el Congreso puede sesionar desde hoy en extraordinarias)”.

La diputada señaló que “legisla sobre materias prohibidas (art.99CN) penal y tributario”, que según el artículo 99 de la Carta Magna son potestades del Congreso”, y planteó: “Si no lo rechaza el Congreso lo hará la Corte Suprema de Justicia de la Nación”.

Le recuerdan a Milei sus dichos en el debate sobre derogar leyes por DNU

Fue en octubre, durante uno de sus intercambios con quien era su contrincante: Patricia Bullrich. “Hoy es el propio Milei el que se quiere llevar puesto al Congreso”, cuestionó Germán Martínez.

Hace apenas poco más de dos meses, el presidente Javier Milei cuestionaba a su -entonces-contrincante Patricia Bullrich por la idea de “derogar leyes por DNU”. El vídeo, ya hecho archivo, comenzó a circular a partir del mega decreto de necesidad y urgencia sobre desregulación de la economía que el Poder Ejecutivo emitió antes de Navidad.

Al publicarlo este martes en su perfil de la red social X, el jefe del bloque Unión por la Patria en Diputados, Germán Martínez, recordó: “Hace apenas unos meses Milei criticaba a Patricia Bullrich por querer eliminar leyes por DNU”.

“Hoy, es el propio Milei el que se quiere llevar puesto al Congreso con el mega DNU”, cuestionó y aseguró que “hay otro camino: con respeto a la Constitución Nacional y la división de poderes”.

Durante el debate presidencial del 8 de octubre, el segundo de los dos que se realizaron entre los cinco candidatos que habían superado las PASO, Milei le lanzó a Bullrich: “Usted habló de eliminar leyes por DNU, o de llevarse puestas garantías constitucionales. ¿Ese es el modelo de seguridad que quiere? ¿Qué quiere, que esto sea una dictadura?”.

Para Gabriel Solano, “el paro general tiene que ser ya”

El legislador del Partido Obrero (PO) volvió a cuestionar el mega DNU impulsado por el presidente Javier Milei y advirtió que “darle tiempo a un Gobierno que aplica semejante ajuste es dejar pasar ese ajuste”.

Mientras se aguarda que el Congreso de la Nación evalué el mega DNU impulsado por el presidente de la Nación, Javier Milei, el diputado del Partido Obrero (PO) Gabriel Solano cuestionó con dureza esa iniciativa y volvió a convocar a un paro general.

En ese sentido, el trotskista aseguró que “darle tiempo a un Gobierno que aplica semejante ajuste es dejar pasar ese ajuste. El paro general tiene que ser ya” e indicó que “si acaba de asumir y saca un protocolo represivo, si acaba de asumir y manda un decretazo, que termina eliminando leyes enteras y que además elimina el derecho a huelgas, una reforma laboral, ¿por qué le vamos a dar tiempo? Si le damos hasta marzo, en marzo es tarde”.

“Si impuso todo esto, darle tiempo a un Gobierno que ahora está aplicando un ajuste es dejar que el ajuste pase, ¿está claro? Darle tiempo a un Gobierno que hace un ajuste tan brutal es dejar que ese ajuste pase, esa es nuestra posición entonces el paro activo nacional tiene que ser ahora”, consideró.

A la vez que concluyó señalando: “mucho pero mucho ojo: hay varios opositores que dicen compartir el contenido del DNU pero no la forma. Con seguridad terminarán dejando de lado la forma para dejar pasar el contenido. Por eso se toman hasta marzo para tratarlo. Son funcionales a Milei”.

Pichetto: “En el Congreso hay una voluntad mayoritaria de acompañar muchas de las medidas incluidas en el DNU”.

El diputado nacional considera que el Gobierno necesita que el Congreso le de la derecha, y aseguró que “hay temas en el decreto que indudablemente podemos compartir”.

El presidente del bloque Cambio Federal en Diputados, Miguel Pichetto, consideró “probable” que el DNU pueda atravesar el escollo del Congreso. “Hay que hacer un esfuerzo dentro del ámbito de la comisión”, precisó.

Pichetto reconoció que La Libertad Avanza “tiene el control del Senado; si lo hubiese manejado con un poco más de voluntad en términos políticos, también podría haber consolidado una mayoría en la Cámara de Diputados. Pero eso está por verse, todavía hay un plano de incertidumbre”.

Pichetto definió a los DNU como “un instrumento en la Argentina totalmente devaluado, porque hay más de 200 DNU que los últimos cuatro años prácticamente no se trataron. Es un instrumento que también tiene riesgos de previsibilidad, de inseguridad política. Pero el presidente ha lanzado con este DNU los lineamientos centrales de cuál va a ser su gobierno: la apertura, la libertad de desregulación la libre competencia… Hay también mucho voluntarismo, todavía faltan contenidos o reglamentación de cómo se van a implementar las medida”.

El diputado de Cambio Federal aseguró que “en el Congreso hay una voluntad mayoritaria, creo, de acompañar muchas de las medidas que están en el DNU. Yo las comparto, hasta incluso he escrito un libro en estos cuatro años junto con Roberto Dromi, en términos de cómo recuperar el desarrollo y la reforma del Estado”.

“El DNU va a estar girando en esa galaxia de DNU, donde no se lo va a rechazar in límine, y creo que el Gobierno necesita que el Congreso le de la derecha”, apuntó Pichetto. Para él, “muchos de los temas que están planteados en el propio DNU van a tener que ser ratificados por ley. Va a tener que hacer un ejercicio desde el propio Ejecutivo, o incluso desde el Congreso, para trabajarlo y debatirlo por ley”.

Para Pichetto, “el sistema de privatizaciones, que no es solamente la conversión en sociedades anónimas de las empresas del Estado, sino que hay una delegación fuertísima al presidente para iniciar el proceso de privatizaciones. Me parece que es muy exagerado en términos de discrecionalidad política que está planteada en el decreto y que, y como Menem en cada tema y cada privatización, va a tener que mandar el proyecto al Congreso”.

Consultado en Odisea Argentina, de La Nación +, sobre por qué creía que el Gobierno manda todo junto, Pichetto lo consideró “una actitud de fuerza. A mí me preocupan también los estilos. Me preocupa la forma y las exteriorizaciones y las palabras. Este nivel de agresividad, de que al que no piensa como yo es corrupto o está en contra de la Patria. Cuidado con este mensaje”.

Miguel Pichetto consideró que “el primer paso es reconstruir un diálogo fecundo con el Congreso. El gobierno tiene que fogonear con el Congreso y no contra el Congreso, esto es de vuelo corto”.

Para el exsenador, “hay temas en el decreto que indudablemente podemos compartir en el espíritu de la apertura, la libertad y la desregulación, y que vamos a tratar de ayudar. Tenemos una mirada positiva en términos del futuro de la Argentina”.

“Tenemos que agotar también un debate interno dentro de Cambio Federal. Pero también otras cosas que plantear”, dijo, cuestionando que no se desregula por ejemplo “el mundo plan”.

Sostuvo Pichetto que “hay muchos temas para avanzar desde el Congreso”, y contó de una reunión que mantuvieron él, Emilio Monzó, Nicolás Massoty Margarita Stolbizer, “muy importante, positiva, con Martín Menem, que tiene un trato agradable, respetuosos, que tienen un perfil que identifica la actitud que tenía su padre. Y también el presidente Menem, de reconocer en el otro que el otro existe, que no hay que faltarle el respeto, estos son elementos que todavía el gobierno carece.  Y hemos hablado con (Guillermo) Francos y le hemos dicho que aun cuando el Gobierno quiera dejar flotando en la galaxia de los decretos de necesidad y urgencia, individualmente hay temas que requieren ley”.

Milei invocó a Frondizi para defender su DNU

A través de las redes sociales, el presidente justificó la “constitucionalidad” de su decreto de necesidad y urgencia.

Este fin de semana de festejo navideño, el presidente Javier Milei salió a defender una vez más su extenso decreto de necesidad y urgencia. Lo hizo el sábado en la mesa de Mirtha Legrand, pero también en las redes sociales, donde publicó un textual del expresidente Arturo Frondizi.

Milei citó un texto del expresidente desarrollista referido al DNU enviado “por el caso de los contratos petroleros que fueron el pilar del despegue de su gobierno”, señaló Milei, que agregó: “Pareciera que algunos por sadismo y otros por corruptos quieren mantener encadenados a los argentinos que desean salir de la miseria”.

Allí Frondizi expresó: “El plan de drásticas reformas y de rápida movilización de recursos que estamos ejecutando, impone el quebrantamiento de la rutina administrativa. Si no hubiéramos eludido esa rutina, todavía estaríamos discutiendo los contratos de petróleo y las radicaciones de capitales que fueron el ariete que abrió el rumbo para la transformación de nuestra estructura económica”.

El texto de Frondizi alude al documento titulado “Con todos los argentinos, para todos los argentinos”.

https://x.com/JMilei/status/1739290511335211270?s=20

La estrategia oficial con el DNU será dilatar su tratamiento in eternum

Sin número para lograr su aprobación en alguna de las dos cámaras, la apuesta de La Libertad Avanza pasará por replicar la estrategia de la gestión anterior, que congeló la Bicameral de Trámite Legislativo para que el tema no pueda ser tratado en ninguno de los recintos.

Por José Angel Di Mauro

Si bien había anticipado en campaña que en caso de ser necesario subsanaría su debilidad legislativa con la convocatoria a plebiscitos, el Gobierno de Javier Milei apeló no a esa vía al llegar al poder, sino a la del decreto. Lo hizo luego de haber anticipado que el día 11 de diciembre, un día después de asumir, convocaría al Parlamento a extraordinarias, para avanzar con un sinnúmero de modificaciones legislativas que irían en el sentido anunciado por el líder de La Libertad Avanza en la campaña.

Una decisión curiosa para el Gobierno con la minoría más extrema de la historia de la democracia argentina. Porque si algo se espera ante semejante escenario es que el Presidente sea muy cauteloso allí en el Poder Legislativo, el único ámbito donde no califica el triunfo que encumbró a Milei en la presidencia el 19 de noviembre, sino con las elecciones generales del 22 de octubre, cuando La Libertad Avanza resultó segunda, con solo el 30% de los votos.

La mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado se construyeron en base a ese resultado, razón por la cual el oficialismo cuenta apenas con 37 diputados y 7 senadores propios.

La realidad es que el Poder Ejecutivo no convocó finalmente al Congreso el 11 de diciembre a sesionar, sino que apeló a la vía del decreto para dar una muestra de poder y autoridad. Los decretos de necesidad y urgencia representan un hándicap para el gobierno de turno basado en la legislación orquestada allá por 2006 por la entonces senadora nacional Cristina Fernández de Kirchner. “Primera ciudadana” en ese tiempo, y con la mira puesta en ser candidata presidencial el año siguiente -aunque con su esposo presidente mantuvieron la incógnita hasta el final- elaboró una ley para regir los decretos de necesidad y urgencia (la 26.122) hecha como quien piensa que va a gobernar por décadas, pues le asignaba al gobierno de turno la certeza de que muy difícilmente sus decretos podrían ser rechazados por el Congreso. Una década más tarde esa herramienta caería en manos de una administración ubicada en la vereda de enfrente, ideológicamente hablando, y así fue que Mauricio Macri apeló a los DNU, sobre todo en tiempos de receso legislativo. Pero no le fue tan favorable el tránsito de cada uno de ellos, pues varias veces ese oficialismo quedó al filo de una derrota sin precedentes.

En definitiva: a ningún gobierno el Congreso le volteó un decreto de necesidad y urgencia. Pero estamos hablando de gestiones que tuvieron mayorías al menos en una de las dos cámaras; en el caso de Cambiemos, varias veces estuvo cerca de romper ese invicto. Nada indica que a Milei le vaya a ir mejor en esa materia.

Así y todo apostó un pleno con el mega DNU anunciado el 20 de diciembre pasado, el más ambicioso que se recuerde de parte de un Gobierno. Una medida que tiene un antecedente en otro gobierno en minoría, el de Mauricio Macri, que en 2018 apeló al mismo camino para avanzar con un decreto muy ambicioso, pero no tanto como el actual. Ese mega DNU tenía 140 modificaciones de leyes y decretos, con 170 medidas agrupadas en 22 capítulos que involucraban las áreas de gestión de ocho ministerios: Modernización, Producción, Trabajo, Finanzas, Transporte, Cultura, Agroindustria y Energía. Previsiblemente ese decreto de necesidad y urgencia encontró múltiples resistencias de parte de la oposición de entonces. Y si bien consiguió dictamen de mayoría en la Comisión de Trámite Legislativo, el mismo día que eso sucedió, el Gobierno anunció que cambiaría el decreto por tres leyes, que aprobó con holgura.

Ese podría ser un camino viable para esta gestión, que ha recibido de parte de la oposición perteneciente a buena parte de lo que fue Juntos por el Cambio, señales respecto de que estarían dispuestos a aprobar la mayoría de las medidas incluidas en el decreto… si vinieran en forma de proyectos. No se pide uno por cada medida, aunque tampoco una ley ómnibus. Dos o tres proyectos de ley que resuman el total del DNU presentado el 20 de diciembre, de los cuales algunos podrían quedar en el camino como concesión, pero sin opacar la victoria de este Gobierno en extrema minoría.

Por el momento, no parece ser esa la idea de este oficialismo, que ya encuentra dificultades en la conformación de la Comisión de Trámite Legislativo. La misma todavía no ha sido formada y ahí el oficialismo tiene el primer escollo. La comisión debe tener 16 miembros, 8 diputados y 8 senadores. Unión por la Patria quiere la mitad de los correspondientes a cada cámara. No se los darán. Todo indica que les otorgarán tres lugares a los miembros de UP, basándose en la ley de Cristina Kirchner que establece que la conformación de esa comisión será “a propuesta de los bloques parlamentarios respetando la proporción de las representaciones políticas”. Y hay consenso en el resto de los bloques para no darle al peronismo más que seis lugares.

Lo cual no es presagio de que La Libertad Avanza vaya a dominar esa comisión cuya presidencia este año le corresponde al Senado, y que reclama el radicalismo. Allí habrá al menos un representante del Pro por cada Cámara. La UCR quiere dos por el Senado y al menos uno por la Cámara baja. Como sea, el oficialismo no tiene garantizado siquiera un empate que resuelva un presidente de la bicameral afín.

El radicalismo es clave, y el flamante presidente del Comité Nacional, Martín Lousteau, ha manifestado su desacuerdo con el decreto. Reclama, como el resto de su partido, “una ley espejo”. Lousteau es además senador nacional. No están alineados con él todos los senadores de su bancada, pero ya adelantaron que lo que decidan será en bloque. Y la postura adelantada mayoritariamente es opuesta a aceptar que el presidente se arrogue la posibilidad de legislar.

Sin el radicalismo, ni la Coalición Cívica, ni los diputados de Cambio Federal, ni tampoco los de Innovación Federal, el decreto no tiene chances de salir en Diputados. Tampoco en el Senado, donde los senadores Camau Espínola y Edgardo Kueider, ya expresaron su rechazo al DNU. Y eso sin contar al radicalismo, que también se pronunciaría en contra.

Lo más probable es entonces que el oficialismo busque dilatar el tratamiento del decreto de necesidad y urgencia in eternum. Ya quedó claro que su disposición no es tratar el tema en extraordinarias, al no incluir el presidente su tratamiento para las extraordinarias convocadas el viernes pasado.

Buscarán hacer hincapié en que el peronismo gobernante archivó un centenar de DNU de Alberto Fernández que nunca tuvieron tratamiento. Hace dos años que la comisión de DNU no se reúne para tratar decretos. La última vez fue el 6 de julio de 2021. Solo hubo una reunión después el 30 de junio de 2022: duró 10 minutos y solo fue para nombrar nuevas autoridades.

Es una estrategia arriesgada. Sin contar que tarde o temprano el tema llegará a la Corte Suprema, que muy probablemente termine fallando en contra, siempre tendría en ese caso el oficialismo el riesgo de que la oposición logre reunir una mayoría que le aseste una derrota legislativa histórica. Así y todo, la orden que bajan desde lo más alto del poder vigente es no dar el brazo a torcer en la materia. Confiados en que ni el radicalismo, ni otros partidos de JxC se atreverán a formar parte de una maniobra tal perpetrada juntamente con Unión por la Patria, para asestarle semejante golpe al Gobierno de Milei.

Vidal respaldó el DNU de Milei: “Debería aprobarse”

Para la legisladora del Pro, lo que ese decreto de necesidad y urgencia establece “son cambios positivos” que Patricia Bullrich o Rodríguez Larreta hubieran implementado.

La exgobernadora de la provincia de Buenos Aires y diputada de Juntos por el Cambio, María Eugenia Vidal, respaldó el DNU de Javier Milei.

“Estoy de acuerdo con el contenido del DNU. Hay provincias que hace dos años no tienen clases. La derogación de la ley de alquileres. La eliminación de las multas de los juicios laborales. Son cambios positivos. Nosotros los hubiéramos hecho, si Patricia u Horacio fuesen presidentes, Debería aprobarse”, empezó.

Vidal afirmó que “muchos de los cambios que proponíamos están en este DNU. Por eso digo que debería hacerse”.

“Estamos en una etapa de diálogos. Distintas fuerzas están ofreciendo otras opciones, muchos del Pro creemos que hay que aprobarlo. Es algo bueno para la Argentina”, agregó Vidal.

Por otra parte aclaró que “el DNU todavía no ingresó al Congreso. Desde 1994 hasta acá nunca se rechazó un DNU. Y hubieron muchos DNU’s que afectaron la vida de la gente”, remarcó.

El antecedente del mega DNU de Milei: lo impulsó Macri; cómo le fue

El de Cambiemos fue impulsado en 2018, tenía 170 medidas y fue muy resistido por la oposición. Qué tuvo que hacer ese gobierno en minoría ante el rechazo de la oposición.

Por José Angel Di Mauro

Mucho se ha escrito y dicho en torno al mega decreto de necesidad y urgencia impulsado por el Gobierno de Javier Milei, y la excepcionalidad que le corresponde por su extensión. Lo cierto es que, en realidad, hubo un antecedente. También le correspondió a un gobierno en minoría, como fue el de Mauricio Macri, que optó por la vía de un “súper DNU” en el penúltimo año de su mandato. Veamos cómo le fue a él.

Ese Gobierno de Macri padecía una inferioridad numérica importante, pero así y todo tenía el doble de legisladores en ambas cámaras que hoy La Libertad Avanza. En el caso de Cambiemos, las instancias creadas para saltear al Parlamento tampoco terminaron resultándole del todo viablels a un oficialismo condenado a negociar todo o soportar el máximo posible las presiones de la oposición. Si bien los DNU parecían ser una alternativa muy viable, sobre todo en tiempos de receso legislativo, no la tuvo fácil esa administración con tal herramienta. Es verdad que la ley de DNU hace difícil que a un gobierno le rechacen un decreto, pero varias veces el Gobierno de Cambiemos quedó al filo de esa derrota sin precedentes.

¿Qué le queda a Milei entonces?

La experiencia de Macri

Cada receso veraniego fue aprovechado por el Gobierno de Cambiemos para impulsar una batería de decretos a través de los cuales pudiera sortear las dificultades parlamentarias. Nunca terminó de convencerse de que ello implicaba un fuerte desgaste pues la oposición dura siempre objetó esa vía para legislar y una y otra vez le asestó derrotas en la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, emitiendo dictámenes que se convertían en espadas de Damócles con las cuales amenazaba al oficialismo en el recinto.  

En el verano de 2018, el Gobierno de Macri volvió a aprovechar el receso legislativo ya no para impulsar una serie de decretos cuya validez después tuviera que salir a defender, sino directamente un gran DNU que presentó el 10 de enero en el marco de una conferencia de prensa encabezada por el entonces ministro de Producción, Francisco Cabrera, quien lo justificó en la necesidad de reducir a través del mismo trámites que deben hacer las empresas para operar en el país, como así también establecer nuevas prácticas en el sector de finanzas y transportes, con el fin de reducir costos y ganar competitividad.

Pero la magnitud de ese decreto tan amplio y variado la daba el detalle de la cantidad de modificaciones de leyes o decretos que implicaba: 140. Además de derogar un total de 19 leyes o decretos.

El DNU más extenso de la administración Macri -y de los que pudiera recordarse hasta entonces-, agrupaba un total de 170 medidas en 22 capítulos, en las áreas de gestión de ocho ministerios: Modernización, Producción, Trabajo, Finanzas, Transporte, Cultura, Agroindustria y Energía.

Fue siempre una característica operativa de Cambiemos enviar al Parlamento un proyecto ambicioso en el que pudiera camuflar otro de características controvertidas. Ejemplo: la reparación histórica, en la que incluyó el blanqueo de capitales; o la reforma laboral, donde presentaban un blanqueo en el que todos estaban de acuerdo, pero incluían un artículo que modificaba el régimen de despidos.

Ahora, en este ambicioso megadecreto, se hablaba de medidas que permitirían bajar los costos del sector productivo a un punto del Producto Interno Bruto, lo cual significaba un ahorro de 100.000 millones de pesos en dos años. Y, paralelamente, se autorizaba al Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS a realizar otras operaciones como la creación de fideicomisos financieros y otorgarle “modernos instrumentos para invertir sus activos en otras operaciones financieras”, explicó “Pancho” Cabrera.

Lo cierto es que conforme el resultado electoral de 2017, se daba la novedad de que la Bicameral de Trámite Legislativo debía reconstituirse y con esa nueva conformación Cambiemos se aseguraba por fin la mayoría en ese cuerpo estratégico: de los 16 integrantes de la comisión, al oficialismo le corresponderían 8. Y podría desempatar así a su favor con el voto del presidente, que después de haber estado a cargo un año el santafesino Marcos Cleri, ahora volvía a ser Luis Naidenoff. La diferencia radicaba en la nueva conformación de Diputados, donde al haber acrecentado Cambiemos su número, tendría 5 representantes en esa bicameral. Por la oposición estarían los diputados Marcos Cleri, Máximo Kirchner (FpV-PJ) y Pablo Kosiner (Justicialista).

En el Senado, en tanto, donde ahora había paridad de fuerzas, Cambiemos tendría tres integrantes y los otros tres serían del bloque de Miguel Pichetto; habría un lugar para el espacio cristinista y el restante sería para el interbloque Federal, del puntano Adolfo Rodríguez Saá.

Por lo pronto, la nueva composición de la comisión le aseguraba a Cambiemos el blindaje del mega DNU, y en realidad de todos los decretos que pasaran en el transcurso del año. Pero ya se sabe que asegurarse el dictamen de mayoría no garantiza nada.

La reacción de la oposición

Más allá de esas vicisitudes, al día siguiente de la aparición en el Boletín Oficial comenzaron los cuestionamientos de parte de la oposición. Para el presidente del bloque cristinista, Agustín Rossi, el megadecreto no era otra cosa que una “ley ómnibus” con la que estaba claro que “Macri se burla del Parlamento”. Y anticipaba que cuando comenzaran las sesiones ordinarias pedirían su derogación.

Tan controvertido resultaba un decreto de semejantes características que el propio exministro de Planificación Federal Julio De Vido le reclamó desde la cárcel a la oposición que se uniera para “voltearlo”. Desde las redes sociales donde difundía sus reflexiones, el suspendido diputado pidió a los legisladores “que peleen y acuerden para tener todos los votos que necesitan para voltear ese decreto que es contrario claramente a los intereses del pueblo argentino en su conjunto”.

Y mientras el Gobierno demoraba el envío del mega DNU al Parlamento, comenzaron las presentaciones judiciales en su contra. Primero fue el kirchnerismo, que a través de Eduardo Barcesat y Julián Domínguez denunció al presidente, a Marcos Peña y a los ministros que firmaron el decreto por “violación de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad”, y luego diputados del Frente Renovador fueron a la Justicia para reclamar la inconstitucionalidad del mismo.

Dos semanas tardó el gobierno en enviar el polémico DNU al Congreso, y ya dando por descontadas las complicaciones que despertaría semejante iniciativa, el titular del bloque Pro de Diputados, Nicolás Massot, dejó abierta la posibilidad de que un proyecto de ley lo reemplazara, tras poner como ejemplo que eso ya habían hecho con la modificación de la ley de ART. “Nosotros como gobierno tuvimos nuestras razones para avanzar con el decreto: el verano es largo, y habida cuenta de que el tratamiento de la reforma previsional nos llevó tanto tiempo y energías, dejando de lado incluso leyes que estaban programadas para ser tratadas en diciembre, y no pudieron por la complicación de la ley previsional, creímos que hay medidas muy importantes en este DNU de simplificación que no podían esperar”.

Puede que el Gobierno de Macri se haya confiado a partir de las prerrogativas  que le habían brindado el triunfo electoral, como la de dominar la Bicameral de los DNU, donde el 6 de febrero de 2018 consiguió dictaminar por la validez de ese decreto de reforma del Estado. Tras el empate en 8, el voto doble de Luis Naidenoff en su condición de flamante titular de la comisión desniveló la paridad. Pero habida cuenta de que tener la aprobación de la Bicameral de DNU no asegura nada, el mismo día de la reunión de esa comisión, el propio Naidenoff anticipó que el Poder Ejecutivo enviaría no uno, sino tres proyectos de ley para reemplazar al mega DNU de simplificación del funcionamiento del Estado.

El debate en el recinto

Los tres proyectos llegaron al recinto el 21 de marzo de 2018, pero lejos estuvo de ser ese un trámite amable. De entrada nomás la oposición mostró los dientes al buscar cambiar el orden del temario, cuestión de tratar primero el dictamen del megadecreto y votar su rechazo, para recién después avanzar con los proyectos que lo remplazaban. Agustín Rossi explicó al pedirlo que el decreto de necesidad y urgencia que los proyectos venían a reemplazar estaba todavía vigente, pues no había sido derogado, con lo cual se estaban tratando de aprobar “leyes que modifican lo que ya no existe”. Lo que “ya no existe” era lo que había sido modificado por el controvertido DNU.

La movida impulsada por el bloque kirchnerista fue apoyada por el massismo, pero no prosperó. Primero se votó el plan de labor, que necesitaba 2/3 de los votos, y se consiguieron; y luego la moción de Agustín Rossi, que perdió: obtuvo 88 votos afirmativos y 150 en contra.

El debate fue muy prolongado y la votación de las tres leyes se hizo a la 1.30 del día siguiente, cuando la sesión llevaba ya más de 13 horas. El proyecto relativo al área de infraestructura tuvo 141 votos a favor y 86 en contra; mientras que el de producción obtuvo 140 votos a favor, 69 en contra y 18 abstenciones, y el de la administración pública nacional, 138 votos afirmativos, 63 negativos y 25 abstenciones.

Por esos días, el Frente Renovador había dejado de ser el bloque colaborador del Gobierno, tal como había sucedido durante los dos primeros años de la gestión Cambiemos, que lo había reemplazado por el interbloque Argentina Federal, que respondía a los gobernadores. Ese fue el acompañamiento con el que contó Cambiemos para aprobar esos proyectos, no sin antes proceder a una serie de modificaciones de artículos controvertidos, como la marcha atrás que debió hacer el oficialismo con el artículo que permitía embargar las cuentas sueldo, y la autorización al Fondo de Garantía de Sustentabilidad para operar como actor financiero y crear fideicomisos.

Esa fue la primera sesión del año en la Cámara baja, y la primera ordinaria luego de 16 meses y medio, y terminó en un verdadero escándalo, cuando el oficialismo dejó sin quórum el recinto a la hora de tratarse el dictamen de la Bicameral de DNU sobre el megadecreto. Es que si bien los diputados acababan de aprobar los tres proyectos de ley que reemplazarían a ese DNU ómnibus firmado por Mauricio Macri en enero, tanto el kirchnerismo, como el massismo querían terminar la sesión propinándole una módica derrota al oficialismo al rechazar el decreto. Pasó lo que se presumía que iba a suceder y se explicaba así por qué la presión inicial de la oposición por tratar el rechazo al DNU en el inicio de la sesión.

La maniobra del oficialismo comenzó a quedar expuesta cuando ya sobre el final, el presidente del interbloque, Mario Negri, pidió que se leyera por secretaría el pedido de informe a la Corte Suprema sobre las escuchas telefónicas entre la expresidenta Cristina Kirchner y Oscar Parrilli. Previamente se había alterado el orden del día para aprobar un proyecto de resolución referido a la liberación de represores. En ese contexto el oficialismo intentó hacer lo propio con ese texto, ante lo cual Agustín Rossi pidió tratar primero el DNU y luego el pedido de informe. “Si nosotros lo incorporamos sobre tablas, se antepone al proyecto del DNU -le aclaró el presidente de la Cámara, Emilio Monzó-. Si lo incorporamos con los dos tercios sobre tablas, automáticamente tiene prelación sobre el otro tema”.

Previendo lo que iba a pasar, el jefe del bloque FpV-PJ le advirtió que “no quisieron votar el DNU como primer punto. Ahora estamos para tratar el DNU y después tratemos el pedido de informe”. Negri aclaró que lo suyo era una moción de orden, y terminó leyéndose finalmente el texto consensuado que pedía se votara.

Con el cuerpo muy curtido en todo tipo de estrategias parlamentarias, Graciela Camaño advirtió entonces: “Quisiera no estar frente a una maniobra, porque evidentemente cuando nos empezamos a enojar y pelear tanto por un tema, es porque nos queremos ir por el otro”. Y advirtió a sus pares que eran responsables por el contenido del decreto que, insistió, todavía tenía juridicidad. “Hasta que no se promulgue (la nueva ley), con el decreto se pueden seguir tomando las cuentas sueldo. Se puede hacer todo lo que dijeron que no se puede hacer”, advirtió la jefa del bloque massista, que agregó que el presidente además podía promulgar parcialmente, o vetar lo que acababan de aprobar. Y expuso su temor a “que se levanten los diputados del oficialismo, acá no haya quórum y no hagamos lo que constitucionalmente corresponde, que es rechazar o aceptar el DNU. Sean responsables, quedémonos hasta el final; comprometámonos con el número y pongamos a votación del decreto de necesidad y urgencia”, reclamó.

Rossi leyó un artículo del reglamento según el cual no podía hacerse a esa altura una incorporación de la moción como quería imponer el oficialismo, pero Monzó insistió en que se iba a votar la incorporación sobre tablas. “No, no voy a hacer lo que usted quiere, Kicillof; soy yo el presidente de la Cámara, no usted”, advirtió el titular del Cuerpo ante los gritos del exministro de Economía.

La votación tuvo 131 votos afirmativos, 80 en contra y una abstención. O sea, no obtuvo los dos tercios necesarios. La maniobra había sido consumada, pues los diputados del oficialismo empezaron a pararse e irse. La tensión iba en aumento y se temió por un instante que se reviviera el escándalo de diciembre pasado, pues Monzó reaccionó de manera destemplada ante los gritos de un diputado: “¡No te permito! ¿¿¿Qué te pasa???”, le gritó.

Eran las 2.35 de la madrugada y la situación estaba desmadrada. Ya más calmado, Monzó decidió seguir como si nada; ya no había quórum, le gritaron, pero él aclaró que no había que votar aún, y puso en consideración el dictamen de mayoría recaído en el proyecto sobre la validez del decreto en cuestión.

Volvió a tomar la palabra Rossi: “Le dije en el transcurso de la sesión que estábamos frente a un mamarracho parlamentario; está claro que esto es un papelón absoluto. ¡Es imposible construir un trabajo ordinario con este tipo de cuestiones!”, arrancó, para disparar a continuación: “Presidente, usted fue cómplice, claramente; lo llevaron hasta el final con un tratamiento. Usted incumplió con el reglamento, porque las mociones sobre tablas se tratan al final de la sesión”.

“La verdad que están haciendo pelota el Congreso de la Nación, están haciendo pelota la Cámara de Diputados porque no se bancan llevar adelante una discusión. No se bancaron sostener los decretos de necesidad y urgencia”, insistió. Rossi continuó señalando que “nos hicieron trabajar, nos hicieron votar, y se levantaron y se fueron al momento de la votación”. Más caliente, agregó: “Sabe del respeto que le tenía; usted fue cómplice de una decisión que dejó al recinto en esta situación. Y armaron todo para que este último punto en el orden del día no se tratara”. Y para concluir, le advirtió: “Estas cosas después se pagan, se lo quiero decir claramente, en cualquier momento y cualquier lugar… No pretenda juego limpio de ninguna fuerza política después de lo que hicieron”.

Tras el santafesino, volvió a hablar Graciela Camaño, que no fue más leve, y calificó de “bochorno” lo hecho por Cambiemos. “Me extraña del presidente del interbloque; de quien integra el bloque de la Coalición Cívica y pregona republicanismo. Me extraña de algunos diputados del Pro que en el pasado solían quejarse del kirchnerismo…”.

“¿Sabe una cosa presidente? El kirchnerismo siempre nos ganó y nosotros siempre pataleábamos, pero ellos tenían el número. La prepotencia del kirchnerismo era la prepotencia del número que habían sacado en las elecciones -agregó Camaño-. Yo no me quiero imaginar este Congreso con una mayoría de Cambiemos… Si esto logran hacer siendo nada más que la primera minoría, no me quiero imaginar de qué manera van a atropellar y llevarse por delante las instituciones”.

Fuera de sí, Camaño insistió en que “lo que ustedes hicieron es bochornoso, no tienen nada para envidiarle (al kirchnerismo). Ya están iguales y peor, porque ellos tenían el número para los abusos que cometían”.

Ahora oficialista, Alfredo Olmedo era el único de ese interbloque presente, y como tal quiso hacerlo notar, y salió a contestar: “Yo los escucho a todos con mucha atención, pero lo mismo que pasó hoy, pasó muchas veces cuando eran gobierno”, recordó. Y ante los gritos del kirchnerismo, retrucó: “Yo soy un laburante y no me robé absolutamente nada… ¡Prueben trabajando y no roben!”.

A continuación, siguió una serie interminable de intervenciones, en la que Cecilia Moreau calificó a Cambiemos como “lo peor de la política”; el socialista Luis Contiggiani advirtió que “diciembre fue un quiebre, porque de la (reforma) previsional no se vuelve”; Guillermo Carmona habló de “autoatenado contra la gobernabilidad, de consecuencias imprevisibles”: el kirchnerista salteño Sergio Leavy dijo que “la democracia se está cayendo a pedazos”, y Axel Kicillof calificó de “repugnante” a la sesión. La santafesina Alejandra Rodenas fue la última oradora, y habló directamente de un quiebre del Estado de Derecho.

A las 3.25, el presidente de la Cámara dio por levantada la sesión por falta de quórum, tras 15 horas de debate.

Para Neira, con el DNU de Milei “los ciudadanos van a estar más desprotegidos”

La legisladora de Unión por la Patria advirtió sobre “el impacto que tiene en la vida de los ciudadanos” y consideró que “nunca un DNU puede abarcar este tsunami de modificaciones”.

Días después de que el presidente de la Nación, Javier Milei, diera a conocer el mega DNU con 300 artículos, la diputada de Unión por la Patria (UP) Claudia Neira analizó la medida y consideró que “los ciudadanos van a estar más desprotegidos en todos los ámbitos de su vida”.

A través de sus redes sociales, la peronista afirmó que se puso “a estudiar el inconstitucional DNU de Milei y es impresionante el impacto que tiene en la vida de los ciudadanos” e indicó que “repiten mucho que el cambio es necesario y que ‘hay que desregular’ sin un mínimo análisis en concreto”.

Al mismo tiempo que advirtió que “en efecto, los ciudadanos van a estar más desprotegidos en todos los ámbitos de su vida. No hay libertad: hay trabajadores que tienen menos posibilidad de reclamar si no los registran o si se quedan con sus aportes, o si los despiden sin causa. Hay personas que no van a poder pagar más los remedios, que van a tener que borrarse de las prepagas y personas que no van a poder alquilar o que van a tener que aceptar contratos en dólares o bitcoins”.

“Por otra parte, hay tierras valiosas para los argentinos que se van a vender a extranjeros y empresas que generan ganancias y beneficios, que se van a privatizar”, añadió Neira.

Sobre esa misma línea, la diputada explicó que “en nuestra Ciudad estamos afectados ya que tenemos sociedades del estado que deberían repensarse, como SBASE que gestiona el subte y cientos de normas que deberían ser revisadas, como los capítulos de venta en vía pública, trapitos y tantas otras. ¡Ni hablar del Mercado Central donde se abastecen miles de porteños!”.

“Es evidente que nunca un DNU puede abarcar este tsunami de modificaciones. Pero además el Gobierno tiene sus explicar, sin slogans, en concreto y para que se informe la gente, cada una de las reformas que pretende hacer. La gente no los votó para que gobierne Sturzenegger por decreto”, sentenció.

La UCR rechaza las formas del DNU de Milei, pero propone que se presenten en una “ley espejo”

Desde la mesa nacional del partido centenario afirman que en el contenido del mega DNU “hay cuestiones positivas, pero otras muy preocupantes”.

Luego de las medidas impuestas por el presidente Javier Milei a través de un DNU, el Comité Nacional de la Unión Cívica Radical instó este jueves al jefe de Estado a llamar a sesiones extraordinarias “para debatir todas las iniciativas en profundidad”.

“Por la vía del DNU resulta imposible hacer este trabajo, porque solo se puede aprobar o rechazar en su totalidad”, agregaron. También, sostienen que “en el contenido hay cuestiones positivas, pero otras muy preocupantes”.

Así las cosas, el comunicado del partido centenario señala que “el Poder Ejecutivo está a tiempo de enmendar su error enviando un proyecto de ley espejo que pueda debatirse en el Congreso de la Nación, recuperando así el camino de la normalidad, la construcción de la confianza política, los consensos y el diálogo parlamentario”.

“No hay ninguna duda de que nuestro país necesita un cambio, pero para que ese cambio sea legítimo y duradero, debe hacerse respetando las formas establecidas en nuestro orden jurídico”, finaliza el comunicado.

Según pudo saber parlamentario.com, desde el bloque radical van a esperar a la conformación de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo -en la que se oponen a que Unión por la Patria tenga 4 miembros de cada cámara, 8 de 16 en total- y apoyarán “la gran mayoría” de artículos del DNU si es que son enviados al Congreso.

Del mismo modo, la vicepresidenta del bloque radical, Karina Banfi, se manifestó al respecto expresando que “cuando un gobierno firma un DNU, el desafío que se le presenta al Congreso nacional es ‘todo o nada’ y lo que debemos evaluar de ese todo es qué cosas nosotros vamos a acompañar con convicción y qué cosas nosotros podríamos mejorar”.

“Como miembro del bloque radical, creo que lo mejor que podemos darle a la sociedad es estudiar profundamente una serie de leyes que producen cambios fundamentales para la Argentina.”, añadió Banfi.

Para terminar, enfatizó que “en esta nueva legislación hay propuestas muy amplias y muy profundas. Hay que velar por la seguridad jurídica, la transparencia y, por sobre todas las cosas, cuidar a la sociedad argentina para que estas medidas no empeoren su situación”.

Cuál es el camino que el DNU deberá recorrer en el Congreso

Mientras continúa la indefinición en torno al armado de la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, veamos cuáles son las perspectivas que tiene el mega decreto que firmó Javier Milei y qué pasos debe recorrer para quedar vigente.

No ceden las repercusiones por el tenor del decreto de necesidad y urgencia anunciado por el presidente de la Nación este miércoles por la noche, y toda la atención pasa a estar ahora en el Congreso, donde el oficialismo tendrá que arreglárselas para defender tan ambicioso DNU. Tiene a su favor la historia: nunca un decreto de necesidad y urgencia terminó siendo rechazado por los legisladores. Tiene en su contra la minoría extrema que el oficialismo exhibe en ambas cámaras, y la magnitud de este decreto, que ha despertado una repercusión inédita. No es para menos.

El recorrido que le espera a este decreto de necesidad y urgencia comienza por la constitución de la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo, que es donde se analizan este tipo de iniciativas a su llegada al Congreso. El tema es que la misma no ha sido constituida aún, y si bien desde fuentes oficiales se había adelantado que el armado de la misma era “inminente”, el tema sigue en veremos. Fuentes parlamentarias consultadas por parlamentario.com aclararon este jueves que no pueden “informar sobre plazos”, y que no se está trabajando solo en base al DNU.

Lo cierto es que la conformación de la bicameral es el primer escollo que debe sortear el oficialismo, pues hay una encarnizada discusión en la materia con Unión por la Patria, que reclama tener en la misma 4 diputados y 4 senadores. En ambos casos hay una discusión aritmética. La Ley 26.122, que rige el régimen legal de los decretos de necesidad y urgencia establece que la bicameral debe estar integrada por 8 integrantes designados por el presidente de sus respectivas cámaras, a propuesta de los bloques parlamentarios respetando la proporción de las representaciones políticas.

Cada Cámara ha resuelto diferente manera para la conformación de las comisiones. En Diputados, el bloque Unión por la Patria impuso su criterio, para que eso se defina en base a los bloques. En cambio en el Senado, prevaleció el criterio de La Libertad Avanza y los aliados del resto de los bloques, menos UP, para conformar las comisiones en base a las mayorías alcanzadas. En este caso, la de 39 contra los 33 de Unión por la Patria. Las cuentas ahí darían que el 45% que representa UP debería ser compensado con 3,6 senadores, pero el espíritu de la presidencia de la Cámara sería redondear para abajo, y dejarle al exoficialismo 3 senadores en esa bicameral. El resto sería repartido entre La Libertad Avanza, los radicales y el Pro.

En Diputados, si bien la cuenta da que el 40% que representan los 102 diputados de UP significarían 3,2 diputados, el bloque de Germán Martínez tendría más chances de sentar 4 diputados en la Bicameral de DNU. En diálogo con parlamentario.com, Cecilia Moreau sostuvo que van a “exigir” 4 lugares allí. Como sea, no es seguro que el oficialismo cuente con las firmas del resto de sus circunstanciales aliados para esta ocasión. En todo caso, será clave quién tendrá la presidencia de la comisión, cuyo voto vale doble.

La presidencia es alternativa y corresponde un año a cada Cámara: ahora le toca al Senado. Allí habría un principio de acuerdo para darle la presidencia a un radical. Se verá.

Los dictámenes se conforman con la firma de la mayoría absoluta de sus miembros y en caso de que haya más de un dictamen con igual número de firmas, el de mayoría es el que lleva la firma del presidente.

De todos modos, lo que suceda en la Bicameral de DNU no es determinante. Puede el oficialismo alzarse con el dictamen de mayoría, pero eso no implica que tenga los votos después en alguna de las dos cámaras para confirmar su aprobación. Ahí, en el recinto, es donde se juega el destino del decreto en cuestión, y ese es otro cantar.

El recorrido del DNU

El inciso 3 del artículo 99 de la Constitución Nacional prevé que “solamente cuando circunstancias excepcionales hicieran imposible seguir los trámites ordinarios previstos por esta Constitución para la sanción de las leyes, y no se trate de normas que regulen materia penal, tributaria, electoral o de régimen de los partidos políticos”, el Poder Ejecutivo “podrá dictar decretos por razones de necesidad y urgencia”.

A continuación, se aclara que el jefe de Gabinete deberá remitir el decreto al Congreso y “dentro de los 10 días someterá la medida a consideración de la Comisión Bicameral Permanente, cuya composición deberá respetar la proporción de las representaciones políticas de cada Cámara”.

Esta comisión elevará su despacho en un plazo de 10 días al plenario de cada Cámara para su expreso tratamiento, el que de inmediato considerarán las cámaras.

De acuerdo con la Ley 26.122, se establece que esta comisión no sólo revisa los decretos de necesidad y urgencia, sino también aquellos de delegación legislativa y promulgación parcial de leyes.

Cabe aclarar que, para quedar avalado, un DNU requiere del voto de una sola cámara; pero para ser declarado inválido, se precisa que sea rechazado en ambas.

De tal manera, es muy difícil que un decreto de necesidad y urgencia sea rechazado por el Congreso. Sobre todo porque hay un dato más, no menos importante: los tiempos consignados por la Constitución y las leyes no siempre se cumplen. En general, no se cumplen, y nada sucede.

No es lo que vaya a pasar con este controvertido decreto, que despierta un rechazo enfático y proclamado por parte de UP, y reparos muy fuertes en lo que fue Juntos por el Cambio. No en el Pro, pero sí en los representantes radicales, de la Coalición Cívica y Cambio Federal. Tampoco con el tenor de las modificaciones impulsadas, sino las formas, tal cual han expresado a partir de que se conoció la magnitud del DNU.

Más de dos años sin reunirse

De hecho, la Bicameral de Trámite Legislativo lleva más de dos años sin reunirse. Por eso fue que el pasado 22 de noviembre, un grupo de diputados de Juntos por el Cambio reclamaron al presidente de esa comisión, Marcos Cleri, reactivarla. Encabezados por el diputado del Pro Pablo Tonelli, los legisladores advirtieron en esa oportunidad que era la segunda nota de ese tenor que presentaban. Una referida a 66 decretos; la siguiente a 34. Son 100 los decretos que no han sido tratados, remarcaron los legisladores.

Lo cierto es que la comisión no se reúne desde el 6 de julio de 2021 para tratar expedientes. Solo hubo una reunión constitutiva el 30 de junio de 2022 de 10 minutos solo para nombrar autoridades.

“Entendemos que la política no puede digitar nuestras vidas”, explicó Adorni en relación al DNU de Milei

El vocero presidencial se refirió a la marcha y movilización del miércoles y subrayó que “el operativo tuvo un costo importante y este costo se le va a pasar a cada una de las organizaciones que participaron”.

Tras el anuncio del presidente de la Nación, Javier Milei, el vocero presidencial Manuel Adorni defendió el decreto de necesidad y urgencia presentado este miércoles y enfatizó que “entendemos que la política no puede digitar nuestras vidas”.

En tal sentido, Adorni amplió: “Se firmó el DNU, llamado para ‘las bases de la reconstrucción de la economía argentina’”. “Todos los que pertenecemos a este gobierno, entendemos que el problema de la Argentina radica en 100 de años de decadencia y dentro de esa decadencia había cuestiones más urgentes para atacar”, añadió.

“Entendemos que Argentina está envuelta en una maraña de regulaciones y trabas en leyes y normativas que le ponen freno en materia de desarrollo y futuro. El DNU tiene el objetivo de empezar a desarmar esa maraña de cuestiones que le han hecho tanto daño al país y que nos hizo daño a todos”, aseveró el vocero presidencial.

Por otro lado, remarcó que “Argentina es un país que no crece porque tenemos 15% menos de PBI per cápita desde el 2011, y está detenida en este no crecimiento significa cada vez más pobreza y subdesarrollo”. También, afirmó que “la política no puede digitar nuestras vidas”.

“Un político no puedo decidir por nosotros qué hacer, qué no hacer, qué comprar, qué no comprar, en que invertir o no invertir y esta es nuestra filosofía: terminar con las decisiones que deben ser nuestras que hoy están hasta ahora en manos del Estado”, manifestó Adorni.

En relación al DNU, explicó que “termina con esta idea de que un político tiene que indicarnos que es lo que debemos hacer y lo que no debemos hacer”. “Las decisiones tienen que ser propias y no digitadas por el burócrata de turno. “Es decisión del presidente que todos seamos cada vez más libres”, enfatizó.

Del mismo modo hizo referencias a la movilización de este miércoles y señaló que “aquellos beneficiarios de planes comprendan que el intermediario ya no tiene más el poder de quitarles su beneficio social”.

Por último, Adorni relató que “recibimos más de 11 mil denuncias, y cuando uno compara estas denuncias con la cantidad de personas que participaron en esta marcha, estimamos que quienes participaron estuvieron en torno a las 3 mil personas”.  

“El operativo tuvo un costo importante y este costo se le va a pasar a cada una de las organizaciones que participaron, quienes se deberán hacer cargo del costo que a todos los argentinos no salió lograr que las vías de circulación estén liberadas para que podamos transitar en paz”, cerró.

“El presidente debe gobernar con el Congreso, no contra el Congreso”, advierte Pichetto

El jefe de Cambio Federal aseguró que “no está justificada ni la necesidad ni la urgencia” del decreto emitido por el presidente sobre desregulación de la economía.

El jefe de Cambio Federal en la Cámara de Diputados, Miguel Pichetto, se refirió al mega DNU de desregulación de la economía dictado por el presidente Javier Milei, y advirtió su disconformidad con que no se haya convocado a sesiones extraordinarias para que las reformas allí contenidas sean tratadas como proyectos.

“Esto es una República. El presidente debe gobernar con el Congreso no contra el Congreso. Muchas de las reformas planteadas deben ser tratadas por ley, y seguramente muchas podrían tener su aprobación”, expresó el legislador en su cuenta de la red social X.

Tal como se mostraron algunos diputados de lo que fue Juntos por el Cambio -pues el interbloque ya no existe- hay algunas medidas del decreto que estarían a favor de aprobarlas.

Además, el diputado adelantó que “las cuestiones de formas y fondo del DNU podrían ser cuestionadas fuertemente ante la justicia”. “No está justificada ni la NECESIDAD NI LA URGENCIA, podría haber convocado al Congreso a sesiones extraordinarias”, enfatizó.

Actualmente, Pichetto comanda un bloque de nueve diputados que se encuentra en articulación con otras bancadas provinciales. Un sector de la oposición que será clave en caso que el decreto se someta a votación en el recinto.

Lousteau: “El presidente debería reemplazar este inválido DNU por una ley espejo”

Así lo consideró el senador nacional y presidente de la UCR, quien aseguró que de esa manera “las reformas positivas, que tendrán consenso, podrán sancionarse y las que no lo sean, evitarse”.

Tras la polémica despertada por el mega DNU del presidente Javier Milei que avanza sobre la derogación -total y parcial- de numerosas leyes, el senador nacional Martín Lousteau consideró que “el presidente debería reemplazar este inválido DNU por una ley espejo”.

El presidente de la UCR Nacional señaló que el decreto es “de una amplitud y longitud inédita”. “Estoy de acuerdo en que debemos cambiar muchas cosas en Argentina, entre ellas el improductivo desempeño de partes de nuestro Estado y regulaciones que traban el buen funcionamiento de diversos sectores de la economía”, admitió.

Sin embargo, remarcó que el DNU “tiene 82 páginas con 366 artículos que derogan y modifican un sinnúmero de leyes y decretos. En el contenido del mega DNU hay algunas iniciativas que pueden ser interesantes y otras irrelevantes para la agenda urgente. Otras pueden juzgarse como buenas, malas o realmente muy malas para las urgencias de la sociedad. Cada una de ellas merece un análisis riguroso e individual y para eso está el Congreso”.

“Pero los DNU no se pueden modificar: se aprueban o rechazan enteros”, aclaró y opinó que “además, con este método, en cuatro años podría venir otro presidente y mediante otro mega DNU hacer exactamente lo contrario, lo que agregaría más incertidumbre e inestabilidad a la que ya padecemos”. Por eso, “ninguna reforma de fondo duradera puede lograrse de esta forma”, aseguró el legislador.

Para Lousteau, “el respeto a la institucionalidad evita abusos que dañan la sociedad” y “es sano hacer el ejercicio de pensar cómo reaccionaría uno si un presidente de signo político contrario al propio hubiera: 1) dado la espalda a la Asamblea Legislativa; 2) tomado medidas económicas con fuerte impacto para amplios sectores; 3) hubiera hecho exhibicionismo de fuerzas de seguridad y 4) dictado un DNU fuera de la legalidad que interfiere en múltiples áreas de la vida y la actividad. Así no funciona una democracia plena”.

En ese sentido, el radical sostuvo que “el presidente debería reemplazar este inválido DNU por una ley espejo que se pueda votar por capítulos, y convocar a extraordinarias para darle tratamiento urgente. Así las reformas positivas, que tendrán consenso, podrán sancionarse y las que no lo sean, evitarse”. “Toda otra alternativa, ya sea no hacer ninguna reforma o hacer las que no deberíamos, es mala para el presente y el futuro de los argentinos”, concluyó.

Cruce entre Ferraro e Iglesias: “¿Qué hubieras dicho si este DNU lo firmaba CFK?

El diputado y presidente del partido de la Coalición Cívica salió a responderle al legislador del Pro, quien los tildó de “descarrilados” por su mensaje sobre la medida de Javier Milei.

El diputado nacional Maximiliano Ferraro (CC) se cruzó en la red social X con su par Fernando Iglesias (Pro), quien los tildó de “descarrilados” por el mensaje que el presidente del partido de la Coalición Cívica publicó tras el anuncio del mega DNU de Javier Milei.

Ferraro había señalado que la CC “a través de un comité presidido por Elisa Carrió, realizará un informe sobre la necesidad y urgencia, así como la posible violación de derechos constitucionales. Se procederá a un análisis de forma y contenido. Respecto del fondo de cada decisión del decreto nos pronunciaremos particularmente”.

“Descubrí nuestra nueva miniserie: DESCARRILADOS. Menos sentido de la realidad que Chouzas. De no creer”, chicaneó el macrista en un reposteo del mensaje de Ferraro. Ambos ya no comparten hoy día en la Cámara baja el interbloque Juntos por el Cambio, que dejó de existir.

Este jueves, junto a un emoji de payaso, Ferraro salió a responderle: “De no creer es lo tuyo. Sí, descarrilados, locos, gordos, flacos, marginales, periféricos y obsesivos en mantener una línea de conducta y principios que sostenemos desde el año 1994, gobierne quien gobierne. Te invito a leer los diarios de sesiones de la Convención Constituyente y la Cámara de Diputados, a partir de fines del ‘95 en adelante”.

“Sí, descarrilados, locos, gordos, flacos, marginales, periféricos por una obsesión: la República y las instituciones. El momento histórico, de cambios y de emergencia no da licencia para el vale todo y un pragmatismo desmedido. Algunos de esos cambios podríamos votarlos en el Congreso”, señaló.

Además, el cívico desafió al macrista: “Vale preguntarte: ¿Qué hubieras dicho y hecho si un DNU de estas características lo firmaba CFK (Cristina Fernández de Kirchner) o algún otro presidente? Vamos Fernando!!! ¿Tanto te enerva mirarte al espejo de los principios y coherencia? No es problema mío”.

“Yo sigo donde siempre estuve, quizás solo, no lo sé. Pero sabes qué, como le dijo Alfredo Bravo a Lilita: ‘No importa, cuando uno se queda solo cuidando la verdad y cuidando los principios, después vuelven todos’”, completó.

Milei, sobre los legisladores que rechacen el DNU: “Quedarán en evidencia que son los que están en contra del progreso”

“Levantar la manito ahí va a ser lindo”, desafió el presidente sobre el trámite parlamentario que tendrá el mega decreto que emitió. Descartó que su militancia vaya a hacer escraches.

Luego de anunciar el mega DNU de desregulación de la economía, el presidente de la Nación Javier Milei fue consultado este jueves por el trámite parlamentario que tendrá su medida en el Congreso y la posibilidad de que sea rechazado en los recintos de ambas cámaras. “Quedarán en evidencia frente a los argentinos que son los que están en contra del progreso”, sostuvo.

Para el mandatario, al ver quienes se opongan a su decreto “va a quedar bien en claro quién es casta acá, porque esto es ganar libertades, ganar competitividad, ganar bienestar en términos de mejores bienes a menor precio. Es win-win para todos, salvo para la casta”.

“Levantar la manito ahí va a ser lindo, porque vas a dejar todos los dedos sucios”, desafió, aunque descartó que su militancia vaya a cargar contra los opositores. “Escrachar es de fascistas, eso está del lado de los colectivistas no de los liberales”, dijo.

En declaraciones a Radio Rivadavia, el presidente destacó que su medida tuvo “repercusiones importantísimas” y “hasta en las filas propias estaban sorprendidos del nivel de profundidad en la decisión”.

“Les aviso que viene más, hay más”, anticipó y aseguró: “Vamos a estar llamando a extraordinarias y vamos a mandar un proyecto de ley que contiene aspectos sobresalientes sobre lo que tiene que ver con el funcionamiento del Estado”.

Según Milei, su equipo detectó “entre leyes, regulaciones y demás normativas que dificultan el funcionamiento de la economía, cerca de 380 mil regulaciones”. “Estamos trabajando en desmontar esa máquina de ingeniería en la que se convirtió el Estado”, continuó.

Consultado sobre los cacerolazos que se dieron en la Ciudad de Buenos Aires después de la cadena nacional, y la movilización hacia el Congreso, el presidente expresó: “Puede ser que haya gente que sufre síndrome de Estolcomo. Están abrazados al modelo que los empobrece. La República está en riesgo con el populismo, no con la libertad”.

Sobre algunos aspectos del DNU, el mandatario resaltó que “la Ley de Abastecimiento es criminal, donde frente al control de precios, como vos no queres producir a pérdida, el Estado te obliga a punta de pistola a que produzcas sino te saca el negocio. La Ley de Alquileres es lo mismo”.

“Como los políticos no quieren corregir el déficit fiscal lo tratan de emparchar metiendo leyes y regulaciones que terminan entorpeciendo el funcionamiento del sistema económico”, argumentó.

Además, defendió: “Una cosa es que vos hagas un paquete en favor de las empresas y otro que hagas un paquete en favor del mercado”. Para él, estas medidas harán “incrementar el bienestar de las personas, de los argentinos” porque son “un paquete pro-mercado, pro-libertad”.

“(El trabajador) se va a estar beneficiando con la baja de la inflación, con la recuperación que va a tener la economía, que va a conseguir un mejor trabajo y tener un mejor nivel de vida, porque lo que estamos haciendo es sincerar el desequilibrio macroeconómico”, continuó y admitió que “hay muchas cosas” que a él no le “caen simpáticas, pero lo resuelvo en la urgencia de evitar la hiperinflación”.

Milei añadió que “esta es la primera vez que el 60% del ajuste cae sobre el Estado”. “Para mí no sincerar los precios conduce a un resultado que es muchísimo peor”, afirmó.

Respecto de los cambios en legislación laboral, consideró que “al eliminar toda la carga de litigiosidad va a haber más empleo y es menos probable que te echen, y si te echan es más probable que encuentres trabajo mucho más rápido”. “Es un cañonazo a la industria del juicio”, dijo y aseguró que su DNU “no perjudica a ningún trabajador”.

Por otro lado, sobre la restitución del impuesto a las Ganancias -cuestión que deberá ser por ley-, Milei sostuvo: “Es una negociación en la que estamos evaluando con los gobernadores cuál es la mejor solución, lo que sí está claro es que no vamos a coparticipar el impuesto al cheque, de ninguna manera. Nuestra política de déficit cero es inamovible”. Y confirmó que volver a implementarlo -para la cuarta categoría- “es la solución que permite que las provincias puedan rencauzar sus cuentas”.

Los legisladores porteños analizaron en las redes el mega DNU de Javier Milei

Desde las diversas bancadas que integran en la Legislatura porteña se refirieron al Decreto que el mandatario remitirá al Congreso y alertaron acerca de la “inconstitucionalidad” del mismo.

Después de que el presidente de la Nación, Javier Milei, anunciara por cadena nacional que enviará un DNU con más de 300 artículos al Congreso, los diputados de las diversas bancadas que integran la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y alertaron acerca de la “inconstitucionalidad” del mismo.

En ese sentido, la legisladora de Confianza Pública y vicepresidenta tercera de esa Casa, Graciela Ocaña, aseguró que “entre tanta derogación no incluyo las jubilaciones de privilegio de los presidentes, vicepresidente y el clero. Ni tampoco dio por terminado los aportes compulsivos de los trabajadores para los sindicatos”.

Mientras que los diputados de la Coalición Cívica (CC ARI) Hernán Reyes y Cecilia Ferrero afirmaron que “el dictado de todo DNU es para una situación excepcional. Lo anunciado por el presidente de la Nación no cumpliría con los requisitos constitucionales del artículo 99 inciso 3” e indicaron que “es por eso que se procederá a la evaluación pormenorizada de cada ley derogada y/o modificada ya que el presidente, pudiendo llamar a sesiones extraordinarias en el Congreso, optó por arrogarse facultades legislativas”.

“La CC ARI, a través de un comité presidido por Elisa Carrió, realizará un informe sobre la necesidad y urgencia, así como la posible violación de derechos constitucionales. Se procederá a un análisis de forma y contenido. Respecto del fondo de cada decisión del decreto nos pronunciaremos particularmente”, continuó y concluyeron precisando que “este trabajo requiere seriedad, rigurosidad técnica y profundidad, por tal motivo se emitirá un dictamen con el objetivo de preservar derechos subjetivos de los ciudadanos”.

Al mismo tiempo que el legislador de Unión por la Patria (UP) Juan Pablo O’Dezaille señaló que “a los grupos empresarios les decimos, que ‘un DNU Inconstitucional, no nos hace retroceder’… No es ‘la libertad’ es el ajuste y la represión. El protocolo de Patricia Bullrich ya fracasó. El pueblo se expresa contra la estafa electoral”.

Además, Graciana Peñafort (UP) expresó: “quiero señalar que el DNU de Milei, además de no reunir los requisitos mínimos para el dictado de un DNU desconoce la jurisprudencia de la Corte que prohíbe la legislación por DNU de regímenes permanentes. Conf. Pino, Seberino y otros c/ Estado Nacional. También omite la doctrina que prohíbe la inderogabilidad singular de los reglamentos, por ejemplo lo que derogan para que entre una empresa”.

Asimismo, Andrés La Blunda (UP) consideró “Milei acaba de avasallar y pasar por encima la Constitución, la democracia y todos los poderes del Estado arrogándose facultades y destruyendo todos los mecanismos propios de una República. Estamos en momentos críticos para el país” y resaltó que “el plan económico libertario de Milei y Mauricio Macri tiene bien claro sus objetivos: destruir la industria argentina, vender nuestras tierras, privatizar nuestras empresas y, especialmente, hambrear al pueblo. Para ellos la democracia y los derechos adquiridos en la República Argentina son un estorbo y un costo para sus negocios”.

“El 19 y 20 de diciembre del 2001 el pueblo salió a la calle para hacerse oír e intentar ponerles fin a años de ajuste de políticas neoliberales. El resto es historia: el gobierno de la Alianza dio rienda suelta a la represión de un modo nunca antes visto desde el retorno de la democracia, dejando un saldo de 38 muertos. Hoy, 22 años después, volvió un proyecto neoliberal y represivo. Por esto es más necesario que nunca cuidar a la familia argentina y la democracia en este contexto difícil que estamos.  Memoria para no olvidar lo ocurrido y organización para enfrentar lo que viene”, completó.

En tanto, Victoria Montenegro (UP) advirtió que “no se pueden derogar leyes por decreto. No se puede reformar el Estado por decreto. No en democracia” y que Claudia Neira (UP) destacó que “si avalan el DNU no hay más Congreso. Papel pintado. Chau división de poderes, chau Estado de Derecho y sobre todo, chau dignidad”.

A su vez el vicepresidente primero de la Legislatura, Matías Lammens (UP), precisó que se trata de un “atajo autoritario y absolutamente inconstitucional para demoler el Estado de Derecho vigente en nuestro país. Los cambios profundos en una sociedad democrática se discuten en el Congreso, no los define por decreto un auto percibido iluminado”.

Sobre esa misma línea, Victoria Freire (UP) manifestó que “el decreto de Milei es una estafa que desconoce toda legalidad, desregula los mercados para rifar nuestros recursos, destruye el Estado y confisca los ingresos de las mayorías mientras beneficia a la casta económica. No podemos permitir que vendan nuestro país” y que Delfina Velázquez (UP) remarcó que “Milei traicionó al pueblo que lo votó, a Macri y su pandilla ya los conocíamos. No entienden que el voto popular es una apuesta de confianza, no un cheque en blanco. Conducir no es mandar”.

Por otro lado, el legislador del Partido Obrero (PO) Gabriel Solano señaló que “si la CGT permite que destruyan la legislación laboral por DNU tiene que cerrar el boliche hoy mismo. Lo mínimo es convocar ya mismo un paro activo nacional. No es ‘modernización laboral’, es esclavitud de los trabajadores y un retroceso al siglo XIX. Es necesario un paro activo nacional ya” e indicó que “Milei quiere montar un régimen de excepción y gobernar en la ilegalidad. Está expresamente prohibido anular leyes por decreto. Milei piensa que es un monarca”.

Finalmente, Alejandrina Barry (FIT) concluyó señalando que “la población está cortando las calles contra un decreto que elimina cientos de derechos, de características golpistas que anula el congreso. El protocolo de Bullrich no duró ni un día. Paro general para frenar este brutal plan autoritario llamado motosierra. Aquí se escucha”.

Milei pone en jaque al Congreso y a la Corte Suprema

El presidente tiene una marcada minoría en ambas cámaras y la decisión sobre la anulación del mega DNU recaerá en gran parte de la oposición.

El anuncio del presidente Javier Milei de desregular la economía nacional -apenas 10 días después de asumido y cuando el Congreso está en receso- puso en jaque al Poder Legislativo, donde está en franca minoría, especialmente en el Senado, y también a la Corte Suprema de Justicia, dijeron a parlamentario.com fuentes de ambos sectores.

Es que el decreto de necesidad y urgencia publicado este jueves en el Boletín Oficial pone en aprietos a los legisladores de La Libertad Avanza (LLA) en el Congreso para ejercer la defensa del mismo y del megapaquete de “leyes fundacionales de una nueva Argentina” que todavía no fue enviado. 

Según la Constitución, los DNU pueden ser dictados por el Poder Ejecutivo en “circunstancias excepcionales” en que al Congreso le fuera imposible reunirse. Y el Congreso, que por Carta Magna desarrolla sus funciones entre el 1ro. de marzo y el 30 de noviembre, está en receso. Sin embargo, tanto legisladores como jueces consultados por este medio no entienden la “excepcionalidad” del DNU, es decir la urgencia.

Milei dijo que se convocaría a sesiones extraordinarias para debatir el contenido del decreto, pero de acuerdo a los tiempos del Congreso -debe constituirse la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo, adormecida durante los dos últimos años del expresidente Alberto Fernández– es difícil que pueda haber novedades al respecto hasta enero o febrero incluso.

Ahora el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, tiene 10 días para enviar el DNU al Congreso y la bicameral tiene otros 10 días para emitir dictamen sobre la validez del decreto y enviarlo al plenario de ambas cámaras para que sea tratado.

De todos modos, el decreto ya entró en vigencia a partir de este jueves, al publicarse en el Boletín Oficial. La Constitución estipula que un DNU no puede usarse en materia penal, tributaria, electoral y de régimen de partidos políticos.

El secretario de Legal y Técnica de la Presidencia, Javier Herrera Bravo, consultado por parlamentario.com -antes de iniciarse la reunión de Gabinete-, sobre la viabilidad del DNU expresó: “Una acción de inconstitucionalidad, de amparo, puede presentar cualquier ciudadano y la justicia resolverá; estas cosas pasan cuando se toman medidas. Siempre hay alguien que puede estar en desacuerdo y la justicia resolverá”.

Por último, Herrera Bravo, preguntado si el DNU se ajusta a derecho, respondió a los cronistas en la Casa Rosada: “Absolutamente”. 

El resto de la oposición recorrió todos los matices

Mientras algunos hablaron de avasallamiento, otros sugirieron que los DNU son para circunstancias excepcionales, y hubo también quienes valoraron el trabajo realizado.

Fuera del oficialismo y la oposición más crítica, los posicionamientos de los diputados ante el DNU presidencial fueron bastante variados.

El presidente de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro, recordó que “el dictado de todo DNU es para una situación excepcional. Lo anunciado por el Presidente de la Nación no cumpliría con los requisitos constitucionales del artículo 99º inciso 3º. Es por eso que se procederá a la evaluación pormenorizada de cada ley derogada y/o modificada ya que el Presidente, pudiendo llamar a sesiones extraordinarias en el Congreso, optó por arrogarse facultades legislativas”.

“La Coalición Cívica, a través de un comité presidido por Elisa Carrió, realizará un informe sobre la necesidad y urgencia, así como la posible violación de derechos constitucionales. Se procederá a un análisis de forma y contenido. Respecto del fondo de cada decisión del decreto nos pronunciaremos particularmente”, agregó Maximiliano Ferraro, quien recordó que “este trabajo requiere seriedad, rigurosidad técnica y profundidad, por tal motivo se emitirá un dictamen con el objetivo de preservar derechos subjetivos de los ciudadanos”.

La radical Danya Tavela alertó que “ningún decreto puede reemplazar los poderes de nuestra República. Nuestra Constitución es clara en su art.29”, y agregó: “El sistema democrático no se puede permitir que nadie avasalle las facultades del Congreso Nacional”.

Por su parte, Soledad Carrizo evaluó que “se terminó la isla de la fantasía.

Como tantas veces lo dijimos, el exgobernador Juan Schiaretti mentía sobre el estado de la provincia. Y el gobernador actual, Martín Llaryora, lejos de su promesa de asunción, hoy está cada vez más lejos del interés de la gente. Ajuste, ajuste y ajuste”.

Otra diputada de la CC, Paula Oliveto Lago fue en el mismo sentido que Ferraro: “El DNU es una herramienta excepcional  y requiere tratar temas que por su necesidad y su urgencia no pueden esperar la sanción del Congreso. Solo en esos casos el presidente puede arrogarse facultades legislativas”.

Desde el Pro, Sabrina Ajmechet tuiteó: “Fuimos muchos los que trabajamos con Federico Sturzenegger en su enorme laburo que hoy ve la luz. Con su laburo, cambia la Argentina. Dejamos atrás muchas regulaciones que se convirtieron en leyes por lobbies sectoriales. Es un paso enorme en contra del corporativismo y a favor de los intereses de los ciudadanos”.

Desde el mismo espacio, Alejandro Finocchiaro la emprendió contra el kirchnerismo: “No muchachos K, infame traidor a la patria es el que se robó 3 PBI; el que acordó con Irán, que voló la AMIA;  el de la cuarentena eterna y los 130.000 muertos; el que dejó 6 de cada 10 pibes pobres mientras festejaba en Olivos. No muchachos… para traidores e infames, ustedes”.

El senador nacional salteño Juan Carlos Romero dijo compartir el diagnóstico del presidente. “Creo en la política como la verdadera y única herramienta de transformación social. Estamos frente a una oportunidad histórica de terminar con las trabas que nos trajeron a esta decadencia y empezar con la reconstrucción de nuestro país”.

A su vez, la socialista Mónica Fein rechazó los anuncios: “El presidente Milei elige un camino que ya fracasó en Argentina, que consiste en imponer y atropellar. Necesitamos diálogo y buscar consensos para superar las graves crisis que se acumulan”.

Desde la izquierda, Nicolás del Caño habló del “Impresionante cacerolazo. Se llenó de comunistas”; mientras que Myriam Bregman consideró que “son tantas las ilegalidades del anuncio de Milei que no sé por dónde empezar”.

A su vez, Romina del Plá dijo que “Milei pidió apoyo al Congreso Nacional para implementar sus leyes empobrecedoras que atentan contra las y los trabajadores. No cuenten con la izquierda”.

El cordobés de Hacemos por Nuestro País, Esteban Paulón, enumeró: “Mañana los 257 Diputados y 72 Senadores deberíamos estar en el Congreso Nacional repudiando el intento de cerrar el Congreso por parte de

@JMilei  y el (no) funcionario Federico Sturzenegger a partir de dictado del #DNU 70/23 que es claramente INCONSTITUCIONAL. Yo estaré ahí”.

El bloque de UP en Diputados calificó de “brutal avasallamiento” el DNU

Airada crítica de la bancada que conduce Germán Martínez por el decreto de necesidad y urgencia anunciado por el presidente Milei.

“Avalar este DNU significa conceder al Ejecutivo facultades extraordinarias, prohibidas en el artículo 29 de la Constitución”, declaró el bloque de diputados de Unión por la Patria, a poco de conocerse los detalles del decreto de necesidad y urgencia firmado por el presidente Javier Milei.

En un comunicado titulado “Brutal avasallamiento de las facultades del Congreso”, la bancada presidida por Germán Martínez sostuvo que “este DNU es de nulidad insanable. Las y los que lo aprueben serán infames traidores a la Patria”.

Para el bloque UP, “Milei se arroga facultades legislativas. No convoca a sesiones extraordinarias. Se lleva puesta a la Constitución”.

“Frente al silencio cómplice de algunos, nuestro bloque va a defender la democracia, la división de poderes y la República”, señaló la bancada que representa la primera minoría en la Cámara baja, para proclamar luego que “Argentina no necesita un Fujimori”, en referencia al expresidente peruano que en los 90 cerró el Congreso de su país. Agregaron que “las medidas anunciadas generarán un enorme perjuicio al pueblo argentino”.

Anticiparon luego que “vamos a exigir que el Congreso funcione; se reúna la Comisión Bicameral de Tratamiento de los DNU; y se convoque a extraordinarias”.

Y cerraron: “Este DNU tiene que ser rechazado por el Congreso con urgencia”.

Milei anunció el megadecreto a través del cual deroga leyes como la de Alquileres y habilita la privatización de empresas públicas

Entre las más de 300 modificaciones de leyes, figuran la Ley de Tierras y de Promoción Industrial y modifica el régimen laboral. Pidió a los legisladores “elegir entre ser parte de este cambio u obstruir el proyecto de reformas más ambiciosas de los últimos 40 años.

“Hoy damos el primer paso para terminar el modelo de decadencia”, anunció este miércoles el presidente de la Nación, Javier Milei, en un discurso por cadena nacional en el que dio inicio al intento de “destrabar este andamiaje jurídico opresor” y anunciar un mega decreto que buscará “atacar el déficit, que es la causa de nuestros problemas”.

El decreto de necesidad y urgencia que presentó el mandatario “tiene por fin comenzar el proceso de desregulación económica que la Argentina tanto necesita para comenzar a crecer”. Lo dijo rodeado por los miembros de su gabinete, y la presencia especial de Federico Sturzenegger, autor intelectual del mega DNU que anunciaría a continuación Milei.

Del mismo, Milei leyó solo 30 de las derogaciones y cambios de legislación previstos para tal fin, comenzando por la derogación de la Ley de Alquileres. A continuación, sumó la derogación de la Ley de Abastecimiento “para que el Estado nunca más atente contra el derecho de propiedad de los individuos; la derogación de la Ley de Góndolas, para que el Estado deje de entrometerse en las decisiones de los comerciantes argentinos; la derogación del Compre Nacional, que solo beneficia a determinados actores del poder; la derogación del Observatorio de Precios del Ministerio de Economía”.

Anunció también la derogación de la Promoción Industrial, la de Promoción Comercial; la normativa que  impide la privatización de las empresas públicas; el régimen de sociedades del Estado; la transformación de todas las empresas del Estado en sociedades anónimas para su posterior privatización.

Y continuó: “modernización del régimen laboral para facilitar el proceso de generación de empleo genuino; reforma del Código Aduanero para facilitar el comercio internacional; derogación de la Ley de Tierras para promover las inversiones; modificación de la Ley de Manejo del Fuego; derogación de la Ley de Manejo del Fuego; derogación de las obligaciones que los ingenios azucareros tienen en materia de producción azucarera; liberación del régimen jurídico aplicable al sector vitivinícola; derogación del sistema nacional del comercio minero y del Banco de Información Minera”.

También la autorización para “la cesión del paquete accionario total o parcial de Aerolíneas Argentinas; implementación de la política de cielos abiertos; modificación del Código Civil y Comercial para reforzar el principio de libertad contractual entre las partes; modificación del Código Civil y Comercial para garantizar que las obligaciones contraídas en moneda extranjera deban ser canceladas en la moneda pactada; modificación al marco regulatorio de la medicina prepaga y las obras sociales; eliminación de las restricciones de precios a la industria prepaga”.

La enumeración de Milei continuó por la incorporación de las empresas de medicina prepaga al régimen de obras sociales; establecimiento de la receta electrónica para agilizar el servicio y minimizar costos; modificaciones al régimen de empresa farmacéuticas para fomentar la competencia y reducir costos; modificación de la Ley de Sociedades para que los clubes de fútbol puedan convertirse en sociedades anónimas si así lo quisieran; desregulación de los servicios de internet satelital; desregulación del sector turístico eliminando el monopolio de las agencias de turismo; e incorporación de herramientas digitales para trámites de los registros automotores.

“Estas reformas, de las cuales solo he mencionado 30 de las más de 300 incluidas, son algunas de las contempladas en el DNU que firmamos hoy”, señaló Milei, asegurando que “el objetivo es iniciar el camino de la reconstrucción del país”, dijo, agregando que buscarán “comenzar a desarmar la enorme cantidad de regulaciones que han impedido” el desarrollo del país.

A continuación, se dirigió al Poder Legislativo para anticipar que “en  los próximos días llamaremos a sesiones extraordinarias del Congreso de la Nación; enviaremos un paquete de leyes pidiéndole al Congreso la colaboración para avanzar en este proceso de cambio que la sociedad eligió en un contexto de crisis que requiere acción inmediata”.

Agregó Milei que “los diputados y senadores de la Nación enfrentarán la responsabilidad histórica de elegir entre ser parte de este cambio u obstruir el proyecto de reformas más ambiciosa de los últimos 40 años para poder lograr finalmente poner en marcha la fuerza productiva de los argentinos y comenzar a transitar el camino para volver a ser una potencia mundial”.

“Confío en que nuestros representantes defenderán los intereses de los argentinos, y no los de la casta que se han beneficiado durante décadas de este sistema empobrecedor”, señaló sobre el final, para encomendarse al final a “que las fuerzas del cielo nos acompañen”.

Bases para la reconstrucción de la economía argentina

En el inicio de su mensaje, Milei calificó esta jornada como “un día histórico”, por cuanto “comenzamos el camino de la reconstrucción”, con el objetivo de “intentar contener la enorme crisis que heredamos”.

El presidente tituló su discurso como las “bases para la reconstrucción de la economía argentina”, y anticipó que se venía un “programa de shock y ajuste fiscal”.

“Estamos haciendo nuestro máximo esfuerzo para intentar disminuir los efectos prácticos de lo que puede ser la peor crisis de nuestra historia”, dijo el mandatario, que repitió que “el problema no es el chef, sino la receta”.

En una dura primera parte en la que embistió contra “la casta”, habló de una doctrina que “algunos podrían llamar izquierda, fascismo, populismo” y que el denominó “colectivismo”.

“Para la casta política, los individuos no son sino un medio para los fines del Estado, es una forma de ver el mundo que consiste en la creencia de que un grupo de hombres los políticos son superiores al resto de los individuos y que por lo tanto deben ser ellos quienes rijan el destino de sus compatriotas”, expresó. Agregó que se trata de “una doctrina que considera que en esencia los políticos son Dios. No solo no son Dios, sino la causa de nuestros problemas”.

DECRE-2023-151263998-APN-PTE

Desde UP anticipan a Milei que el mega DNU “no es el camino”

En la previa del anuncio que hará el presidente por cadena nacional, el jefe del bloque de la principal oposición le pidió que llame a sesiones extraordinarias y “envíe las reformas como proyectos”.

En la previa del anuncio que hará el presidente Javier Milei de un mega decreto de necesidad y urgencia sobre desregulación de la economía, que contendrá la derogación de varias leyes y artículos de otras tantas, desde el peronismo anticipan el rechazo a la utilización de esta herramienta para tamaña cantidad de modificaciones.

“Presidente @JMilei: acabo de escuchar a su vocero. Con respeto y convicción le pido que frene el DNU preanunciado. Habló de espaldas al Congreso. Ahora, quiere emitir un mega DNU. Ese no es el camino”, publicó en la red social X el jefe de Unión por la Patria en Diputados, Germán Martínez.

El santafesino aseguró que “no hay necesidad ni urgencia” y le pidió que “llame a extraordinarias y envíe las reformas como proyectos de leyes”. “No le tenga miedo al debate democrático”, agregó.

A 10 días de haber asumido, el Gobierno nacional todavía no convocó a sesiones extraordinarias, algo que Milei había prometido hacer el mismo 11 de diciembre. El DNU se conocerá este miércoles por la noche, antes de que se envíen el paquete de proyectos que también busca impulsar la nueva gestión. En esas leyes estarán los temas que el Poder Ejecutivo no puede legislar vía decreto.

De acuerdo al inciso 3 del artículo 99 de la Constitución Nacional, “solamente cuando circunstancias excepcionales hicieran imposible seguir los trámites ordinarios previstos por esta Constitución para la sanción de las leyes, y no se trate de normas que regulen materia penal, tributaria, electoral o de régimen de los partidos políticos” el Poder Ejecutivo “podrá dictar decretos por razones de necesidad y urgencia”.

Una vez publicado en el Boletín Oficial, el DNU entra en vigencia. No obstante, luego debe ser analizado en la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo. Pero, de acuerdo a la Ley 26.122, para quedar avalado requiere del voto de una sola cámara; mientras que para ser declarado inválido, se precisa que sea rechazado en ambas.

Legisladores opositores, y también oficialistas, expectantes por el DNU de Milei

El presidente anunciará la desregulación de la economía por cadena nacional este miércoles por la noche. Contendría 600 artículos.

Pocas veces en la historia moderna se anuncia una desregulación de la economía -y hasta de la vida nacional- como la que hará pasado este miércoles por la noche el presidente Javier Milei, quien lanzará un multi-paquete de medidas que desregulan todas las áreas de la economía pero también va más lejos y hasta pretende avanzar sobre la relación laboral de los trabajadores o los contratos de alquiler.

El contenido del DNU está guardado bajo llave por el autor intelectual, Federico Sturzenegger, expresidente del Banco Central en la gestión de Mauricio Macri, destituido el 28 de diciembre de 2018 y ahora del equipo de Patricia Bullrich, excandidata presidencial de JxC y actual ministra de Seguridad.

Al decreto, Milei lo ha compartido solo con el ministro de Economía, Luis Caputo, quien le ha hecho algunos cambios de su impronta, y el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, quien tendrá la misión del seguimiento de la ‘motosierra’ que incluye el paquete. Lo llamativo es que las principales espadas oficialistas de la Libertad Avanza (LLA) en el Congreso, la vicepresidenta Victoria Villarruel y el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, no están al tanto siquiera de los considerandos del DNU.

No es que haya mucho malestar de los legisladores de LLA,  ya que saben del estilo personalista y de extremo secreto con el que se maneja el jefe de Estado, pero sí hay inquietud porque al final de esta película serán ellos los que tendrán que sumar votos (el Gobierno está en franca minoría en ambas cámaras) para aprobar todo lo que mande el Ejecutivo.

El punto central es que, aparte del paquete de leyes, el DNU deberá ser analizado en la Comisión Bicameral Permanente de Trámite Legislativo, que dictamina la validez o no de las normas que dicta el Poder Ejecutivo.

El anuncio, que iba a ser al mediodía, se pospuso para la noche y será por cadena nacional, y quizá sea una de las pocas transmisiones oficiales de los últimos tiempos que sea seguida con tanta atención, porque -como se anticipa- pretende cambiar de raíz la vida nacional de la Argentina.

El DNU no estará exento de polémicas ya que, según se anticipa, contendrá numerosas modificaciones sobre legislación laboral, y avanzará con derogación de leyes, como la de Góndolas, Abastecimiento, Compre Nacional y Tierras. La de Alquileres es otra de las posibles.

Adorni: “Tenemos como prioridad terminar con la Ley de Movilidad Jubilatoria”

Así lo ratificó el vocero presidencial, quien aseguró que “la urgencia” tiene que ver con que la fórmula actual “no siga dañando el bolsillo del jubilado”. Habló de una “inminente” publicación del DNU sobre desregulaciones.

El vocero presidencial, Manuel Adorni, ratificó este lunes la voluntad de dejar sin efecto la actual fórmula de movilidad jubilatoria y afirmó que es una “prioridad” para el Gobierno “terminar” con la ley vigente.

“La urgencia que tenemos es tener acciones en virtud de que la Ley de Movilidad no siga dañando el bolsillo del jubilado. Con este nivel de inflación claramente entendemos que el jubilado está condenado a perder un 40% del poder adquisitivo si no encaramos una composición distinta a la que está en la ley”, sostuvo.

En conferencia de prensa, el funcionario señaló que, una vez suspendida, “va a ser compensada en el mientras tanto” para que “el haber jubilatorio no pierda lo que entendemos va a perder si seguimos aplicando esta fórmula”.

Por otro lado, el vocero fue consultado por el DNU sobre desregulaciones que se anticipa extenso y no exento de polémicas. “Se están ultimando los detalles. Es un tema muy complejo, no sólo desde la propia redacción, sino que jurídicamente estamos prestando especial atención”. “Será en lo inminente”, agregó.

El Poder Ejecutivo trabaja en un decreto de necesidad y urgencia que abarque aquellas cuestiones que no requieren pasar por el Congreso. El mismo incluiría una serie de desregulaciones económicas y laborales, entre ellas la habilitación del “modelo Uocra”, para que las empresas puedan optar por un fondo de desempleo que reemplace las indemnizaciones.

En paralelo, el oficialismo enviaría al Congreso distintos proyectos de ley sobre reformas impositiva, política y del Estado. Entre otros temas, ya se ha anticipado la restitución del impuesto a las Ganancias (impositivo) y la eliminación de las elecciones PASO e implementación de la boleta única (política). Ambos temas son cuestiones que, según lo establece la Constitución, están vedadas para que el Poder Ejecutivo las modifique por decreto.

Emisión de deuda y emergencia energética para revisión de tarifas, dos nuevos DNU de Milei

Las medidas fueron publicadas este lunes en el Boletín Oficial. En el comienzo de su gestión, el presidente suma seis decretos de necesidad y urgencia.

A través del decreto de necesidad y urgencia 56/23, el Poder Ejecutivo autorizó la emisión de instrumentos de deuda pública por hasta 2 billones de pesos para afrontar emisiones que se realicen durante 2023, cuyo vencimiento se produzca en 2024 y su plazo de amortización sea inferior a 90 días.

Además, incrementa en 1 billón de pesos el monto autorizado en el artículo 37 de la Ley de Presupuesto para operaciones con un plazo mínimo de amortización de 90 días.

Otro de los aspectos del decreto es el incremento de 4.000 millones de pesos en los montos autorizados para atender beneficios reconocidos por las Leyes N° 24.043, 24.411, 25.192, 26.690, 27.139 y 27.179.

Por otra parte, mediante el DNU 55/23 se declaró la “emergencia del Sector Energético Nacional en lo que respecta a los segmentos de generación, transporte y distribución de energía eléctrica bajo jurisdicción federal y de transporte y distribución de gas natural” hasta el 31 de diciembre de 2024.

De acuerdo a la medida, se instruye a la Secretaría de Energía “para que elabore, ponga en vigencia e implemente un programa de acciones necesarias e indispensables con relación a los segmentos comprendidos en la emergencia declarada, con el fin de establecer los mecanismos para la sanción de precios en condiciones de competencia y libre acceso, mantener en términos reales los niveles de ingresos y cubrir las necesidades de inversión, para garantizar la prestación continua de los servicios públicos de transporte y distribución de energía eléctrica y gas natural en condiciones técnicas y económicas adecuadas para los prestadores y los usuarios de todas las categorías”.

Asimismo, se determina “el inicio de la revisión tarifaria conforme al artículo 43 de la Ley N° 24.065 y al artículo 42 de la Ley N° 24.076 correspondiente a las prestadoras de los servicios públicos de transporte y distribución de energía eléctrica bajo jurisdicción federal y de transporte y distribución de gas natural, y establécese que la entrada en vigencia de los cuadros tarifarios resultantes no podrá exceder del 31 de diciembre de 2024”.

En los considerandos del DNU, que también dispone la continuidad de la intervención del ENRE y ENARGAS, el Gobierno nacional consideró que “resulta imperioso encauzar la prestación de los mencionados servicios públicos bajo la plena vigencia de los marcos regulatorios respectivos y de los contratos suscriptos por el Estado Nacional y las empresas prestadoras, con las adecuaciones y revisiones correspondientes”.

El Poder Ejecutivo señaló que las “inversiones insuficientes importan un crecimiento de la obsolescencia en los activos de las prestadoras, por lo que de no adoptarse medidas urgentes se profundizará la deficiente calidad de servicio descripta en perjuicio de los usuarios”.

Ambos DNU llevan la firma del presidente Javier Milei; el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y todos los ministros.

Por DNU, el Gobierno dispuso una ampliación presupuestaria

La medida del Poder Ejecutivo fue publicada este miércoles en el Boletín Oficial. Es “con el objeto de afrontar gastos impostergables”, argumentó.

El Poder Ejecutivo dispuso una ampliación presupuestaria a través del decreto de necesidad y urgencia 436/23, publicado este miércoles en el Boletín Oficial con las firmas del presidente Alberto Fernández y todo el Gabinete.

“Corresponde adecuar el presupuesto vigente de diversas jurisdicciones y entidades del Sector Público Nacional, con el objeto de afrontar gastos impostergables para su normal funcionamiento”, señaló en los considerandos de la medida.

En ese sentido, se explicó que la ampliación es para “el refuerzo de los créditos de gastos en personal, con el fin de atender necesidades vigentes en materia salarial, incorporando el impacto de las mejoras en las remuneraciones dispuestas por normas legales durante el presente año”.

Y también, entre otras cuestiones, para “créditos para pago de subsidios, compensaciones, becas, transferencias a universidades, otras transferencias varias y erogaciones que hacen al cumplimiento del cometido de las jurisdicciones y entidades de la Administración Nacional”.

En uno de los artículos establece una suma de $112.922.664.874 para transferencias a cajas previsionales provinciales de la ANSeS; mientras que en otro aumenta unos $5.300.000.000.000 el límite para operaciones de crédito público.

Además, en el artículo 6 autoriza al Órgano Responsable de la Coordinación de los Sistemas de Administración Financiera a emitir LELITES por hasta $100.000.000.000.

Otro de los puntos del DNU es que convalida registraciones no presupuestarias por un total de $95.435.628.743,12 y $1.212.686.380,48. Estas registraciones corresponden a intereses a descuento por la colocación de Letras del Tesoro y a comisiones y otros gastos en moneda extranjera.

Se oficializó el DNU que establece el dólar a $340 para el maíz y economías regionales

La medida se publicó este lunes en el Boletín Oficial. Como todo decreto de necesidad y urgencia, debe ser analizado por la Bicameral de Trámite Legislativo, que no se reúne hace más de un año.

En medio de las negociaciones entre el Gobierno y el Fondo Monetario Internacional, el Ministerio de Economía lanzó un paquete de medidas respecto al dólar, que incluye un nuevo incentivo para el sector agro.

La medida fue oficializada este lunes, a través del decreto de necesidad y urgencia 378/23, publicado en el Boletín Oficial con las firmas del presidente Alberto Fernández y todo el Gabinete.

Se establece un tipo de cambio a $340 para las exportaciones de maíz y economías regionales, liquidadas hasta el 31 de agosto de 2023. Con esta medida, el Ejecutivo estima recaudar 2.000 millones de dólares.

En los considerandos del DNU, se señaló que “es necesario continuar la implementación de políticas que tiendan al fortalecimiento de las reservas del Banco Central de la República Argentina, estimulando la generación de ingresos genuinos del Estado Nacional, producto de la exportación de mercaderías con baja incidencia en las cadenas de valor de abastecimiento nacional”.

Por otra parte, además del nuevo dólar agro, el Ministerio de Economía también anunció una aplicación del impuesto PAIS a las importaciones en ciertos rubros y una unificación del dólar solidario y dólar tarjeta.

El DNU 378/23 se suma a la lista de decretos que se encuentran pendientes de tratamiento en la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo del Congreso, que se reunió hace más de un año -solo para designar autoridades-, pero no emite dictámenes desde noviembre de 2021.

Por DNU, el Gobierno dispuso destinar ganancias de la soja al Fondo del Trigo

La medida fue publicada este jueves en el Boletín Oficial. La comisión que debe encargarse de su análisis no se constituyó y no funciona desde hace casi un año.

El Poder Ejecutivo estableció mediante el DNU 288/23 destinar un porcentaje de las ganancias por las exportaciones de soja y sus derivados al Fondo Estabilizador del Trigo Argentino, hasta el 31 de diciembre de este año.

La medida, publicada este jueves en el Boletín Oficial, determina que se destinará el 1,3% de la “alícuota del derecho de exportación de las mercaderías” que “en todos los casos contengan soja”.

En los considerandos, el Ejecutivo justificó que “los volúmenes de trigo estimados de cosecha para la campaña 2022-2023 resultan inferiores a los obtenidos durante la campaña 2021-2022, lo cual puede incidir negativamente sobre el mercado local y las cadenas de valor asociadas al producto referido”.

Además, señaló que “la administración de los derechos de exportación e importación constituye un instrumento esencial de la política económica nacional y, particularmente, contribuye a la estabilización de los precios internos”.

“El Fondo Estabilizador del Trigo Argentino ha resultado una herramienta adecuada durante el año 2022”, apuntó y argumentó que “resulta necesario dictar esta medida con urgencia a los fines de determinar los recursos con los que debe contar el referido Fondo en el año 2023, requisito sin el cual dicha herramienta no puede funcionar”.

Además, el Gobierno nacional recordó que la guerra entre Rusia y Ucrania “ha afectado en forma significativa el abastecimiento global de productos agrícolas” ya que “ambas naciones aportan a la seguridad alimentaria total mundial el 28% del comercio internacional de trigo, el 19% del de maíz y el 78% del de aceite de girasol, afectando, particularmente, a dichos mercados, impactando en esos mercados sus precios internacionales y alcanzando alzas históricas”.

“Siendo la República Argentina un relevante proveedor global de estos productos, se hace necesario alentar a los productores argentinos y las productoras argentinas para que continúen creciendo en la producción de estos cereales y esta oleaginosa que el mundo demanda”, se añadió.

El DNU se suma a una larga lista de decretos que no fueron tratados en la Bicameral de Trámite Legislativo, que no se reúne hace casi un año. La última reunión fue el 30 de junio de 2022, únicamente para la elección de autoridades, pero desde noviembre de 2021 que no se analizan decretos del Ejecutivo. En marzo de este año, ante la polémica por los DNU de canje de deuda, la oposición reclamó por su conformación sin éxito.

Sin éxito, la oposición pidió por la derogación del DNU de canje de deuda y la citación de Massa y Raverta

Fueron pedidos de apartamiento que se votaron a mano alzada y resultaron rechazados. Negri habló de una “medida inédita, irresponsable y defraudatoria” para “millones de jubilados”.

La oposición puso este martes sobre la mesa el reclamo por la medida del Gobierno para que los organismos públicos cambien sus bonos en dólares por títulos en pesos, incluyendo a los activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de la ANSeS. Durante la sesión en la Cámara de Diputados, desde el radicalismo y la izquierda se pidieron apartamientos de reglamento sobre distintos proyectos, pero todos ellos, que requerían los dos tercios para su habilitación, fueron rechazados al votarse a mano alzada. 

El primero en hablar fue el jefe del bloque UCR, Mario Negri, quien señaló que “la necesidad y urgencia de plantear este apartamiento marca la proporción de la gravedad del hecho del que se trata, que dejó sorpresivamente paralizado a casi todos los argentinos”. Así, cuestionó los DNU 163 y 164, publicados el jueves pasado en el Boletín Oficial: “Estamos en sesiones ordinarias, no había necesidad ni urgencia alguna para que no fuera remitidos como proyecto de ley”. También recordó que en la Bicameral de Trámite Legislativo, que no funciona hace nueve meses, “hay 67 decretos sin despachar, de los cuales 44 son DNU”. 

Al mencionar la medida por la cual “se obliga a los organismos públicos nacionales a entregar los recursos de los bonos y de los títulos en dólares a cambio de entregarles títulos en pesos”, el cordobés sostuvo que “todos sabemos que están rascando el fondo de la olla, que el problema estructural no está en la solución de la medida, sino que es solamente para estirar la llegada agónica que tiene el Gobierno con la pérdida del rumbo”. 

El radical recordó que el FGS, “aquel que anunciara el expresidente Néstor Kirchner” significaba “decirle a los jubilados que se quedaran tranquilos de por vida, que nadie les iba a meter la mano. ¿Qué diría hoy si estuviese en presencia de la decisión como actitud de desesperación que se ha tomado?”. “La pesificación del FGS está claro que es un manotazo ilegal de activos que pertenecen a los jubilados y pensionados. No puede ser tolerado, se trata de una medida inédita, irresponsable y defraudatoria de millones de jubilados. De esta manera van a ver más reducidos sus ingresos”, continuó. 

Negri enfatizó que “estos activos, al ser vendidos en el sistema bancario se van a ver favorecidos con compras a 25 dólares, cuando hace dos meses compraban bonos con bombo y platillo a 37 dólares, con plancha de 100 dólares, significan ganancias exorbitantes en cualquier proceso de mediana normalidad de cara la futuro inmediato con el cambio de gobierno para el sistema financiero al que aborrecieron, insultaron y le cruzaron los dedos, pero hoy lo ven claramente como socio o necesidad de última instancia”. 

Finalmente, el legislador aseguró que “se ha violado la Ley de Administración Financiera groseramente” y “la operatoria no está contemplada en el Presupuesto 2023”. “Estamos absortos, nunca pensamos que llegaran a tanto. ¿A dónde van? ¿Cuándo van a terminar? ¿Con qué van a terminar? Paren, no se lleven todo por delante, menos el presente y el futuro de los jubilados argentinos”, cerró. 

Por su parte, la diputada del PO-FIT Romina Del Plá planteó la solicitud para que se cite al Congreso al ministro de Economía, Sergio Massa, porque “es imperioso preguntarle al ministro y que dé explicaciones sobre el nuevo saqueo a los jubilados”. “Acá tenemos no solo una confiscación fenomenal a partir de este canje, sino también un aumento exponencial de la deuda pública”, advirtió.

La bonaerense habló de un “hipotecamiento de los jubilados actuales, que cobran una mínima de 58.665 pesos, frente a los cuales el FGS podría por ejemplo, en vez de servir a los negocios de turno del Gobierno, colocar un aumento sustancial de estas jubilaciones” y de un “hipotecamiento general del país”. 

“Hay una tendencia en querer convertir a las jubilaciones en un mero asistencialismo y no en un derecho de salario diferido como ha sido concebido el sistema”, alertó la diputada de la izquierda y añadió que “ al tomar esta medida les dan argumentos a los que después quieren decir que el sistema jubilatorio es inviable, y hay que hacer un desmantelamiento”. 

A esos pedidos se sumó el diputado de Evolución Radical Martín Tetaz, que pidió citar además de Massa a la titular de la ANSeS, Fernanda Raverta. El porteño apuntó que el FGS es para “cubrir los baches que se provocan en la recaudación de impuestos en momentos de actividad económica recesiva”. 

Al respecto, advirtió que “estamos entrando en un momento de recesión” y resaltó: “Sabemos que por la sequía va a haber por lo menos dos puntos más de caída de la actividad económica y va a haber una recesión cercana a los cinco puntos, porque no hay dólares, y por lo tanto no hay manera de sostener el déficit. La única manera de hacerlo es por precio o por cantidad”.

Tetaz cuestionó además que el Ministerio de Economía “está disponiendo sobre fondos que no le corresponden, que por ley están respaldados, que tienen un fin específico que será puesto a prueba este año con la recesión que estamos sufriendo”.

La radical Marcela Coli pidió también un apartamiento para tratar su proyecto que iba en el mismo sentido. Al remarcar el rol de Raverta como administradora del FGS, la pampeana cuestionó que “el Gobierno echó mano” a ese fondo y, en el mismo sentido que el jefe de su bloque, recordó que eso sucedió en pleno período de sesiones ordinarias. “Por la delicadeza del tema, tendría que haber sido un tema tratado por esta Cámara”, consideró, remarcando que “esta medida afecta a los organismos estatales, ya que los obliga a vender o subastar los bonos en dólares y canjear en títulos públicos”, y concluyó: “Estas medidas van en contra de la gente. Estamos hipotecando el futuro de nuestro país”.

La respuesta oficialista

Finalizó el debate el titular del bloque oficialista, Germán Martínez, quien pidió la palabra para fundamentar porqué no acompañaban esos pedidos. En primer lugar, rechazó el planteo de Mario Negri asegurando que estaban cumpliendo la ley que regula el régimen de decretos de necesidad y urgencia.

Luego se preguntó desde qué “lugar de autoridad” se plantaban para establecer su rechazo. Y en tal sentido recordó que su espacio fue el que “recuperó en el 2008 la administración de los fondos de pensión”, cuando por entonces la mayoría de quienes estaban este martes pronunciándose habían votado en contra de la creación del SIPA.

“Nuestro espacio ha generado mejoras en las posiciones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, pasando de 24 mil millones de dólares en 2003, a 66 mil millones al finalizar el gobierno de Cristina Kirchner. Después bajó a casi la mitad, quedó en 33 mil durante la gestión de Mauricio Macri. Volvimos a incrementarlo a 54 mil millones en esta gestión, y desde ese lugar recordemos también algo que ha sido votado en octubre de 2020, aquel proyecto de ley, para utilizar esos fondos en cuestiones productivas en lugar de las estrictamente financieras”, repasó el santafesino. 

Por último, destacó que “hay pocos funcionarios que han venido tanto a esta Honorable Cámara como la titular de la ANSeS… Es injusto lo que se está diciendo en el recinto”. Y concluyó cuestionando a la gestión anterior, al señalar que “el endeudamiento tomado con el Fondo Monetario ni siquiera mereció una reunión informativa en la Cámara de Diputados”.

Diputados radicales proponen derogar los DNU que obligan a la ANSeS a pesificar los activos de los jubilados

El bloque encabezado por Mario Negri presentó un proyecto de ley para dejar sin efecto la medida tomada por el ministro Sergio Massa.

El bloque de diputados nacionales de la UCR, liderado por Mario Negri, presentó un proyecto de ley que busca derogar los dos DNU del Gobierno nacional que obligan a la ANSeS a pesificar la cartera de bonos en dólares del Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS).

“La pesificación de los activos en dólares del FGS es un manotazo ilegal a activos que pertenecen a los jubilados y pensionados actuales y futuros que no puede ser cohonestado ni tolerado. Se trata de un medida inédita, irresponsable y defraudatoria de los derechos de millones de jubilados que de esta forma verán reducidos aún más sus ingresos”, enfatizaron los legisladores en los fundamentos.

La iniciativa, en su parte resolutiva, establece la derogación de los decretos de necesidad y urgencia 163 y 164, ambos del 22 de marzo de 2023, publicados en el Boletín Oficial el pasado jueves.

En el segundo artículo plantea que “las operaciones de canje de títulos públicos pagaderos en dólares estadounidenses que hubiesen sido concretadas por las jurisdicciones, entidades y fondos del sector público nacional en virtud de lo dispuesto por el artículo 3° del DNU 164/2023 son nulas de nulidad absoluta”.

“Los funcionarios responsables estarán obligados a realizar todas las acciones conducentes para revertir las operaciones y reponer los títulos públicos pagaderos en dólares estadounidenses que en cada caso hubiesen entregado en las operaciones de canje por títulos públicos pagaderos en pesos”, agrega.

Los radicales cuestionaron con argumentos financieros y legales los DNU impulsados por el ministro de Economía, Sergio Massa. “Comprometen gravemente el futuro de los jubilados y pensionados al quedar deteriorada la solidez de la inversión actual, pasando de una moneda fuerte a la moneda local en proceso de destrucción y pérdida de valor constante frente a la moneda extranjera”, señalaron.

En esa línea, remarcaron que “estos activos serán vendidos luego al sistema bancario, quienes comprarán a precio más barato dándole los pesos al Tesoro para seguir en la búsqueda de financiamiento del déficit fiscal, trayendo como consecuencia que habrá menos capacidad de crédito para el sector privado. Pero, además, toda esta operación tiene un altísimo costo para el Estado ya que al vender esos títulos en dólares se estaría endeudando al 25% y hasta un 45% anual en dicha moneda conforme estimaciones de especialistas en materia financiera, lo cual es inadmisible desde todo punto de vista”.

Los legisladores radicales además reprocharon que los dos decretos “violan le legislación vigente”. “En primer lugar, la norma de creación del Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS), que tiene por objeto contribuir a la preservación del valor y la rentabilidad de los activos del Fondo. Los DNU patrocinados por Massa también violan la Ley de Administración Financiera porque las operatorias no están contempladas en el Presupuesto 2023 y porque además no cumplen con el requisito de que a través de ellas se mejoren los montos, plazos y o intereses de las operaciones originales”, explicaron.

Y agregaron que “esta situación tampoco se da, ya que la operación no cumple con la pauta de un mejoramiento de montos, plazos e intereses; por el contrario, agrava la situación actual para el Tesoro por los comentarios antes expuestos”.

“En síntesis, una operatoria poco clara en sus procedimientos, violando claras prescripciones legales, que amenaza gravemente al Fondo de Garantía de Sustentabilidad de jubilados y pensionados, debe ser inmediatamente dejada sin efecto”, sostuvieron.

El proyecto lleva las firmas de Mario Negri, Soledad Carrizo, Ricardo Buryaile, Miguel Bazze, Julio Cobos, Karina Banfi, Ximena García, Manuel Aguirre, Juan Martín, Fernando Carbajal, Pedro Galimberti, Jorge Rizzotti, Gabriela Lena, Marcela Coli y Gustavo Bouhid.

El bloque Pro presentará un amparo contra el DNU de canje de deuda

Así lo anunció en sus redes sociales la presidenta el partido, Patricia Bullrich, quien además afirmó que la medida “nos deja al borde del default”.

El bloque Pro de la Cámara de Diputados, con respaldo del partido, presentará un amparo en la Justicia contra los decretos de necesidad y urgencia dictados por el Gobierno nacional sobre el canje de bonos en dólares por títulos en pesos de los organismos públicos.

“Desde @PROArgentina y el bloque PRO en la Cámara de Diputados, presentaremos un recurso de amparo contra los DNU 163 y 164/2023, con motivo del canje de deuda (que nos deja al borde del default, pesificando y desvalorizando el precio de los bonos)”, anunció en su Twitter la presidenta del Pro, Patricia Bullrich.

En los argumentos de la presentación, los dirigentes macristas afirman que “el canje de deuda impulsado por el Ministerio de Economía, que fuerza a los organismos públicos a pesificar su tenencia de deuda en dólares, resulta objetivo y fácticamente ruinoso”.

“El mero anuncio del canje nos deja al borde del default (incumplimiento). Esto lo informa Fitch Ratings, una de las calificadoras de riesgo más importantes de Wall Street, quien decidió bajar la nota de los bonos argentinos”, señalan.

En el escrito se explica que “los tenedores de deuda del sector público deberán canjear sus ‘bonos en USD de ley extranjera-New York’ (USD 4.000 millones según las autoridades) por bonos en USD de ley nacional que se liquidarán en ARS. No hay más que comparar la cotización de bonos equivalentes (mismas condiciones) con ambas legislaciones para verificar el perjuicio que este cambio conlleva”.

“Además, como en los decretos no se explícita que los bonos ley extranjera que ingresan al Tesoro serán reabsorbidos, en rigor estamos ante un ‘nuevo endeudamiento’ disfrazado de ‘canje'”, advierten desde el Pro.

También cuestionan que “se exige a los organismos públicos que se desprendan de los ‘bonos en USD de ley nacional’, para destinar el 70% del producido a la compra de bonos en ARS y el 30% restante quedar a ‘libre disposición’ de los organismos públicos para cubrir gastos”. “¿No hay pérdida patrimonial en este caso utilizada para gastos corrientes? ¿Se va a usar con fines electorales?”, se preguntan.

“El anuncio de (Sergio) Massa potencia un contexto donde el riesgo país superó la barrera de los 2.500 puntos básicos”, continúan en los argumentos y apuntan que “la ley del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) pone límites al PEN en relación al funcionamiento, financiamiento y administración del mismo. Esto se ve totalmente desdibujado con el DNU 164/23, en tanto permite administrar y entregar activos del FGS sin los controles necesarios establecidos por las leyes 24.241 y 26.425”.

“La Ley 27.574 procuró el ‘blindaje de los activos del FGS’ (creado por el actual Gobierno), al disponer que los activos sean usados para el pago del sistema previsional argentino. Nunca se hizo referencia en su articulado a la derivación de aportes a otro ministerio o inversión que no fuese segura. El DNU omite hacer mérito de esta ley y afecta al FGS para el pago e inversión en cuestiones ajenas al sistema previsional, dejando en estado de vulnerabilidad a las futuras y actuales jubilaciones”, subrayan.

Y opinan que “el riesgo de caer en un desfinanciamiento del FGS, a raíz de la mala inversión del mismo, se producirá en tanto no se garanticen los dividendos que se deben generar conforme a la ley (se traducirá esto en un daño irreparable)”.

“Van a fallar los mecanismos de control que son el Directorio y la Comisión Bicameral del Congreso, quienes deberán aprobar esta transferencia del FGS por fuera de su ámbito de aplicación. Esto no está ocurriendo con los dos DNU y es la Directora del Anses la responsable de tomar la iniciativa de recurrir a los organismos de control mencionados”, expresan desde el Pro.

Finalmente, exigen que Fernanda Raverta “debe cumplir con la función de salvaguardar el interés actual y a futuro del FGS, y su complicidad en la entrega y desfinanciamiento podrá generar su responsabilidad por el incumplimiento de su deber como funcionario público”.

Salió por DNU la autorización al presidente para ausentarse del país durante 2023

La medida se oficializó en la previa del viaje de Alberto Fernández a República Dominicana. El proyecto todavía no se aprobó en el Congreso.

avion aerolineas argentinas

El Poder Ejecutivo autorizó, mediante el DNU 162/23, la salida del país del presidente Alberto Fernández durante el 2023, a partir de que el proyecto de ley todavía no se aprobó en el Congreso.

Todos los años el Parlamento vota -generalmente por unanimidad- la autorización prevista en la Constitución Nacional. Si bien el titular del Poder Ejecutivo tiene la facultad de ausentarse del país, esto requiere previo permiso del Poder Legislativo.

El año pasado ese habitual proyecto ingresó el 9 de noviembre al Senado, pero la Cámara alta no sesiona desde el 16 de noviembre del año pasado. Por ende, aunque fue incluido en el temario de sesiones extraordinarias, tampoco avanzó.

En los argumentos del decreto, el Poder Ejecutivo señaló que “durante los días 24 y 25 de marzo del corriente, el señor presidente de la Nación participará de la XXVIII Cumbre Iberoamericana de Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno que se hará en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana”.

“A la fecha, el Honorable Congreso de la Nación no sancionó la ley que otorga el permiso constitucional para que el titular del Poder Ejecutivo Nacional pueda ausentarse del territorio de la Nación por razones de servicio público”, recordó.

Y se agregó que “hasta tanto” no se apruebe la ley correspondiente, “se deben adoptar las medidas constitucionalmente previstas”.

Se oficializó el DNU sobre el canje de deuda de organismos públicos y la oposición lanzó una advertencia

La medida del Ministerio de Economía fue publicada este jueves en el Boletín Oficial. La bicameral que debe analizar los decretos no se reúne hace 9 meses y, en total, lleva más de un año inactiva.

A través del Boletín Oficial quedó oficializado este jueves el DNU 164/23 que establece el canje de bonos en dólares por títulos en pesos de los organismos públicos, medida tomada recientemente por el Ministerio de Economía que levantó las críticas de la oposición.

Una vez que salió el decreto, uno de los primeros en referirse fue el jefe del bloque UCR, Mario Negri, quien dejó una advertencia al oficialismo. “Un DNU que manotea los bonos en dólares de la Anses debe pasar el test del Congreso. ¿Todo el peronismo aprobará eso en el Senado? ¿La sociedad no saldrá a la calle? ¿Tan seguros están Massa, Cristina y Alberto?Vamos a frenar esta barbaridad en el Congreso y en las urnas”, escribió en su Twitter.

Sucede que los DNU deben ser analizados por la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo, pero ésta no se reúne desde el 30 de junio del año pasado, cuando lo hizo solo para la elección de autoridades y fue reelecto presidente el diputado camporista Marcos Cleri.

Pero la comisión lleva más de un año inactiva, ya que la última vez que dictaminó fue el 18 de noviembre de 2021, antes del recambio parlamentario, para avalar un centenar de medidas del Ejecutivo. De hecho, días atrás diputados de Juntos por el Cambio reclamaron que se ponga en marcha, atento que hay pendientes de análisis 66 decretos, y este jueves se publicaron 3 más.

Durante los dos primeros años del gobierno del Frente de Todos, el oficialismo en el Senado ratificó la mayoría de los DNU de Alberto Fernández -muchos vinculados a la pandemia-. Incluso, la bicameral puso en revisión decretos que habían sido firmados por Mauricio Macri en la gestión anterior.

Sin embargo, para dejar sin efecto un DNU no se requiere solo el voto de una cámara, sino de ambas, algo que hasta ahora no sucedió. Y, atento al nuevo mapa del Senado, Negri advierte que la oposición podría unirse para voltearlo.

El DNU

En el decreto oficializado este jueves se dispone que “las Jurisdicciones, Entidades y Fondos” del sector público nacional “deberán proceder a la venta o subasta de sus tenencias de los títulos públicos nacionales denominados y pagaderos en dólares estadounidenses”.

“Las ventas o subastas serán llevadas a cabo por la entidad que determine el Ministerio de Economía bajo los términos y condiciones que este disponga”, señala y agrega que “las tenencias deberán ser entregadas en canje al Tesoro Nacional”.

Además, establece que la cartera que conduce Sergio Massa será la encargada “de establecer los términos y condiciones de la operación de canje”. Los organismos “deberán suscribir títulos públicos nacionales pagaderos en pesos a ser emitidos por el Tesoro Nacional por un importe efectivo equivalente al 70% del producido que reciban por las operaciones de venta de sus tenencias de títulos públicos denominados y pagaderos en dólares estadounidenses”, se indica.

Y agrega que “el remanente del producido deberá ser utilizado en gastos, inversiones y/o aplicaciones financieras dentro de los objetivos, metas y actividades de cada organismo en el transcurso del ejercicio presupuestario 2023”.

En los considerandos del decreto, el Poder Ejecutivo justificó que “con el fin de continuar avanzando en el sendero de disminuir el desequilibrio fiscal es importante continuar con las acciones tendientes a evitar la volatilidad extrema en el mercado cambiario en sentido amplio, dados los efectos contraproducentes que conllevan las subas bruscas en este ámbito sobre la inflación en particular y en la vida económica cotidiana de la población”.

“En el aspecto financiero es fundamental continuar garantizando por un lado el financiamiento del Tesoro Nacional y, a la vez, la sostenibilidad de la deuda pública, de manera que el Estado Nacional cubra sus necesidades financieras de forma sostenible”, sostuvo el Gobierno.

Y afirmó que “estas medidas van a permitir contar con mayor disponibilidad de instrumentos para, en caso necesario, estabilizar los mercados, absorber posibles excedentes monetarios y para seguir combatiendo la inflación”.