Opositores dicen que Kicillof no “cumple con la palabra” y reclaman por “viejas deudas”

Los senadores de Juntos emitieron un comunicado y aclararon su posición luego que fracasara el intento de tratar antes del cierre del ejercicio un nuevo endeudamiento del gobierno.

Tras no lograrse un acuerdo parlamentario que le permita al gobierno de Kicillof aumentar unos 350 millones de pesos la deuda en el ejercicio 2023, que requiere de una mayoría especial de dos tercios, los senadores opositores aclararon su posición.   

El bloque de senadores de Juntos comunicó, en forma general y unánime, su posición respecto del tratamiento, en la jornada de este miércoles, de un “pedido de Endeudamiento solicitado por parte del Ejecutivo bonaerense, a cargo del gobernador Axel Kicillof”, donde “se resolvió no dar quórum”.

Los legisladores opositores en rigor salieron a desmentir la idea deslizada por fuentes interesadas, que cierta “desinteligencia” producto de una supuesta fisura interna del bloque que conduce el senador Alejandro Rabinovich, imposibilitó el tratamiento.

Por ello los senadores comenzaron el comunicado aclarando que “el gobierno provincial aún mantiene deudas con intendentes de Juntos por el Cambio”, que “imposibilitan discutir un Endeudamiento de estas características sin antes resolver las cuestiones Municipio-Provincia; es algo que se trató de explicar en reiteradas ocasiones, y data de varios meses”.

Y prosiguen que, al no ser solucionado ese primer inconveniente, el bloque opositor “se vio imposibilitado de todo tipo de acuerdo, cuando no se cumple la palabra y, previamente, no se reconocen las deudas mencionadas”.

Al margen de “las viejas deudas” los senadores de Juntos, detallaron que su negativa a participar de la sesión y de acompañar al oficialismo en el trámite parlamentario también responde a que “no se ha podido mantener diálogo alguno acerca de las prórrogas de las emergencias, que permitirían al gobierno provincial la discrecionalidad administrativa y financiera”.

“Además, el gobierno de la provincia de Buenos Aires no dio a conocer la información actualizada sobre la ejecución presupuestaria y la ejecución de la deuda. Lo que nos imposibilita saber, como oposición, si realmente Axel Kicillof tenía la necesidad de tomar un nuevo endeudamiento”, agregaron.

Por último, consignaron que “cabe remarcar que tampoco se ha diagramado un plan de reducción de gastos y de austeridad en pos de resolver los desequilibrios presupuestarios. Por tal motivo, tampoco se conoce la verdadera necesidad de aumentar la deuda de la provincia”.

Nuevo endeudamiento: sin sesión en Senado se cae la convocatoria de Diputados

La Cámara baja de la provincia de Buenos Aires había convocado para sesionar este viernes a partir de las 11 para trata autorización para nuevo endeudamiento provincial.

Luego de poner en duda el tratamiento del proyecto de ley por el cual el gobernador Axel Kicillof busca un financiamiento adicional de 350 millones de dólares, o su equivalente en pesos, los diputados decidieron convocar a sesión para esta semana, pero finalmente la sesión se dio por caída.

La Cámara de Diputados había fijado el primero de diciembre, al fleje de la legalidad, pues se supone que el 30 de noviembre termina el período de sesiones ordinarias, el día para trata de resolver las necesidades del gobernador.

Iba a ser la segunda sesión ordinaria del año de la Cámara de Diputados que conduce Federico Otermín en el período legislativo 150 y se estimaba que, al solo efecto de tratar este proyecto de ley del PE, aunque hubo conversaciones sobre la posibilidad de incorporar otros proyectos al temario.

Ahora, ante la imposibilidad de avanzar en la aprobación del proyecto de ley que reclama el Ejecutivo para que autoricen un endeudamiento adicional equivalente en pesos a 350 millones dólares, y así poder cerrar el Presupuesto 2023, porque finalmente la oposición no se prestó para conformar el quorum, también será levantada la sesión en la Cámara baja, según se informó.

Tras la convocatoria hecha por los senadores para el miércoles 29, el pasado viernes se especuló con una convocatoria de los diputados para el mismo día, como es práctica usual en la legislatura provincial, y así en una misma jornada tener la sanción de la normativa central de los movimientos legislativos. O incluso para sancionarse iniciativas “cruzadas” por cada una de las Cámaras; es decir, los diputados sancionan iniciativas aprobadas con origen en el Senado y a la inversa.

Bueno nada de eso sucedería esta semana, y solo queda una semana con miembros viejos, es decir diputados y senadores que terminan mandato el próximo 10/12, y la idea era sacar estas autorizaciones para endeudarse por 350 millones por fuera de la discusión del Presupuesto General de Gastos y Recursos de 2024, proyecto de ley que discutirán las nuevas conformaciones de sendas cámaras.

Se cayó la sesión en el Senado donde comenzaba el tratamiento del endeudamiento

En el Senado que conduce Verónica Magario naufragó en el primer intento de los senadores oficialista de trata un nuevo endeudamiento del Kicillof por U$D 350 millones.

Finalmente, tras la prórroga sin hora que aprobaron los senadores oficialistas a media tarde, a las 19:50, 16 miembros de la bancada de FdT-UP dieron por caída la sesión convocada para este miércoles, por falta de quórum, que reglamentariamente estable la mitad más uno del plenario, 23 senadores.

En el tramo final de la gestión del primer período de Axel Kicillof ingresó a la Legislatura provincial un proyecto de ley que solicita autorizaciones para contraer nuevos endeudamientos o cambiar las fuentes de los mismo, para así terminar de cerrar el presupuesto general del 2023.

El inicio del tratamiento en el Senado estaba ensamblado con el respectivo tratamiento en Diputados establecido para este viernes; fuentes de esa Cámara informaron que no se realizaría esa sesión pues el motivo de la misma era precisamente tratar el proyecto de marras.

Específicamente, se solicitó a la Legislatura autorización para hacerse de unos 150 millones de dólares para gastos corrientes y unos 200 millones de la moneda estadounidense para Infraestructura; en total unos 350 millones de dólares o su equivalente en pesos; para terminar de cerrar el corriente año, no estaría encontrando el acompañamiento legislativo.

Sucede que ese acompañamiento legislativo estaba condicionado por una negociación que los intendentes y legisladores opositores, que reclamaban que se les deposite unos 7 mil millones de pesos a los municipios de JxC, comprometidos con anterioridad y que los municipios no recibieron.

A esos 7 mil millones que se les debe a los municipios, los mandatarios locales opositores quieren arrancarle el compromiso de giros por 11 mil millones de pesos para la realización de obras a ejecutarse en el futuro inmediato.  

La iniciativa, que prevé una autorización para endeudarse corre por fuera de los proyectos de ley de Presupuesto y Fiscal Impositiva 2024, que también podrían ser enviados al parlamento bonaerense en los próximos días pero que serían tratados por “la nueva” conformación, luego del 10 de diciembre y en sesiones extraordinarias.

Como viene informando parlamentario.com, además de los 150 millones de dólares para gastos corrientes, a los que se podría agregar esos 18 mil millones reclamados por los opositores; se solicita la reasignación de las autorizaciones de deuda de presupuestos 2012, 2013, 2016, 2017 y 2018.

Se trata de autorizaciones, en su versión original, para endeudarse con organismos multilaterales, tales como CAF, BID, BM, entre otros; pero que se pretende generar nueva deuda a través de otros organismos, cuyo valor inicial es de U$D 868 millones, de los cuales se reasignan U$D 200 millones como dice el artículo 36 de la Ley Presupuesto 2023.

El proyecto de ley incluye también la autorización para que los municipios reprogramen para el año entrante la devolución de las deudas contraídas con la provincia en concepto de los Fondos Especiales de “Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal” y “para el pago de la suma fija a empleados municipales”, es decir el “Fondo Especial de Asignaciones Extraordinarias Salariales para los Municipios”. Esas deudas, de otra forma, deberían empezar a pagar en diciembre de 2023.

Además, se incluye la solicitud de prórroga de la ley de emergencia de la provincia; junto con otras adecuaciones que permitan garantizar fluidez en la gestión administrativa provincial, según detallaron fuentes oficiales.

Senadores demoran el tratamiento del nuevo endeudamiento solicitado por Kicillof

Las negociaciones paralelas que se desplegaron sobre el final del período legislativo no parecen llegar a su punto junto y los senadores podrían no tratar el endeudamiento solicitado por Axel Kicillof.

La prórroga sin hora que aprobaron los senadores bonaerenses para demorar la sesión podría extenderse hasta el final del día y finalmente dar por caída sesión programada para el día de la fecha.

La posibilidad de que el Senado no realice la sesión en el día de la fecha hace suponer cambios respecto de la programado en la Cámara de Diputados, que está convocada para sesionar este viernes.

La iniciativa donde el gobernador Kicillof solicita autorizaciones a la legislatura para hacerse de unos 150 millones de dólares para gastos corrientes y unos 200 millones de la moneda estadounidense para Infraestructura; en total unos 350 millones de dólares o su equivalente en pesos; para terminar de cerrar el corriente año, no estaría encontrando el acompañamiento legislativo.

Sucede que ese acompañamiento legislativo está condicionado por una negociación que los intendentes opositores están desplegando con el propio gobernador Kicillof, concretamente reclaman que se les deposite unos 7 mil millones de pesos, comprometidos con anterioridad y que los municipios no recibieron.

A esos 7 mil millones que se les debe a los municipios, los mandatarios locales opositores quieren arrancarle el compromiso de giros por 11 mil millones de pesos para la realización de obras a ejecutarse en el futuro inmediato.   

La iniciativa, que prevé una autorización para endeudarse corre por fuera de los proyectos de ley de Presupuesto y Fiscal Impositiva 2024, que también podrían ser enviados al parlamento bonaerense en los próximos días pero que serían tratados por “la nueva” conformación, luego del 10 de diciembre y en sesiones extraordinarias.

Como viene informando Parlamentario, además de los 150 millones de dólares para gastos corrientes, a los que se podría agregar esos 18 mil millones reclamados por los opositores; se solicita la reasignación de las autorizaciones de deuda de presupuestos 2012, 2013, 2016, 2017 y 2018.

Se trata de autorizaciones, en su versión original, para endeudarse con organismos multilaterales, tales como CAF, BID, BM, entre otros; pero que se pretende generar nueva deuda a través de otros organismos, cuyo valor inicial es de U$D 868 millones, de los cuales se reasignan U$D 200 millones como dice el artículo 36 de la Ley Presupuesto 2023.

El proyecto de ley incluye también la autorización para que los municipios reprogramen para el año entrante la devolución de las deudas contraídas con la provincia en concepto de los Fondos Especiales de “Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal” y “para el pago de la suma fija a empleados municipales”, es decir el “Fondo Especial de Asignaciones Extraordinarias Salariales para los Municipios”. Esas deudas, de otra forma, deberían empezar a pagar en diciembre de 2023.

Además, se incluye la solicitud de prórroga de la ley de emergencia de la provincia; junto con otras adecuaciones que permitan garantizar fluidez en la gestión administrativa provincial, según detallaron fuentes oficiales.

Nuevo endeudamiento: Diputados se convoca para el viernes y habrá actividad en los recintos

La Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires sesionaría este viernes a partir de las 11; la jornada empezará el miércoles a las 16 con la sesión de los senadores.

Luego de poner en duda el tratamiento del proyecto de ley por el cual el gobernador Axel Kicillof busca un financiamiento adicional de 350 millones de dólares, o su equivalente en pesos, los diputados decidieron convocara a sesión para esta semana.

La última sesión ordinaria de un período legislativo marcado por la inacción y el escándalo administrativo se realizará el primero de 1 diciembre en la Cámara de Diputados, al fleje de la legalidad, pues se supone que el 30 de noviembre termina el período de sesiones ordinarias.

Será la segunda sesión ordinaria del año que la Cámara de Diputados realizará en el período legislativo 150 y se estima que, al solo efecto de tratar este proyecto de ley del PE, aunque haya conversaciones sobre la posibilidad de incorporar otros proyectos.

De esta forma, se confirma la sesión en la Cámara de senadores a los fines de poder aprobar el proyecto de ley que remitiera la semana pasada el gobernador Axel Kicillof para que autoricen un endeudamiento adicional equivalente en pesos a 350 millones dólares, y así poder cerrar el Presupuesto 2023.

Tras la convocatoria hecha por los senadores para el miércoles 29, el pasado viernes se especuló con una convocatoria de los diputados para el mismo día, como es práctica usual en la legislatura provincial, y así en una misma jornada tener la sanción de la normativa central de los movimientos legislativos. O incluso para sancionarse iniciativas “cruzadas” por cada una de las Cámaras; es decir, los diputados sancionan iniciativas aprobadas con origen en el Senado y a la inversa.

Independientemente de estas cuestiones generales, este miércoles los senadores se disponen a sesionar para así tratar la iniciativa donde Kicillof solicita autorizaciones a la legislatura para hacerse de unos 150 millones de dólares para gastos corrientes y unos 200 millones de la moneda estadounidense para Infraestructura. Es decir, se está pidiendo autorización para contraer nueva deuda por 350 millones de dólares o su equivalente en pesos.

La iniciativa, que prevé una autorización para endeudarse corre por fuera de los proyectos de ley de Presupuesto y Fiscal Impositiva 2024, que también podrían ser enviados al parlamento bonaerense en los próximos días pero que serían tratados por “la nueva” conformación, luego del 10 de diciembre y en sesiones extraordinarias.

Como viene Parlamentario, además de los 150 millones de dólares para gastos corrientes; se solicita la reasignación de las autorizaciones de deuda de presupuestos 2012, 2013, 2016, 2017 y 2018; estas autorizaciones eran con organismos multilaterales (CAF, BID, BM, entre otros) y se pretende generar nueva deuda, cuyo valor inicial es de U$D 868 millones, de los cuales podrían reasignarse U$D 200 millones como dice el artículo 36 de la Ley Presupuesto 2023.

El proyecto de ley incluye también la autorización para que los municipios reprogramen para el año entrante la devolución de las deudas contraídas con la provincia en concepto de los Fondos Especiales de “Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal” y “para el pago de la suma fija a empleados municipales”.

Esas deudas, de otra forma, deberían empezar a pagar en diciembre de 2023.

Además, se incluye la solicitud de prórroga de la ley de emergencia de la provincia; junto con otras adecuaciones que permitan garantizar fluidez en la gestión administrativa provincial, según detallaron fuentes oficiales.

“Solicitamos una autorización adicional de financiamiento en el mercado local y en moneda local”

Así lo detalló el ministro de Hacienda y Finanzas Pablo López que expuso ante integrantes de las comisiones de Presupuesto de ambas cámaras legislativas sobre el proyecto de ley de financiamiento.

La iniciativa presentada en el Senado por el Poder Ejecutivo provincial tiene el objetivo de recomponer la relación entre recursos y financiamiento prevista en la Ley de Presupuesto 2023, para que “vuelva a alcanzar el 2,5% en términos relativos frente a los recursos totales”, según se detalló.

Al respecto, el ministro aseguró que “desde el inicio de nuestra gestión, hemos mantenido una política de financiamiento responsable que nos ha permitido dar respuesta a las necesidades de las y los bonaerenses a través de organismos que otorgan crédito a tasas bajas y plazos largos”.

“El financiamiento previsto para este año está en niveles históricamente bajos; a lo que se agregó una evolución de las principales variables macroeconómicas por encima de todas las previsiones, provocando que, en relación a los recursos actuales, represente sólo el 1,9%”, señaló el funcionario del gobierno de Axel Kicillof.

“Como está especificado en el proyecto de ley, desde el gobierno de la provincia solicitamos una autorización adicional de financiamiento por $53.000 M que planificamos contraer en el mercado local y en moneda local, con el sólo objetivo de recomponer la relación entre financiamiento e ingresos provinciales”, concluyó.

El proyecto de ley incluye también la autorización para que los municipios reprogramen para el año entrante la devolución de las deudas contraídas con la Provincia en concepto de los Fondos Especiales de “Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal” y “para el pago de la suma fija a empleados municipales”.

Esas deudas que, de otra forma, deberían empezar a pagar en diciembre de 2023. Además, se incluye la solicitud de prórroga de la ley de emergencia de la Provincia; junto con otras adecuaciones que permitan garantizar fluidez en la gestión administrativa provincial.

Tal como se viene informando, el gobierno provincial está pidiendo autorizaciones a la legislatura para hacerse de unos 150 millones de dólares para gastos corrientes y unos 200 millones de la moneda estadounidense para Infraestructura. Es decir, se está pidiendo nuevas autorizaciones de endeudamiento por 350 millones de dólares que corresponderían al ejercicio 2023.

Kicillof pide en trámite exprés una autorización de endeudamiento por U$D 150 millones

Ambas Cámara legislativas bonaerenses se preparan para sesionar este miércoles 29 a partir de las 16 horas, buscaran sancionar una solicitud de endeudamiento y así cerrar el presupuesto ejecutado 2023.

El gobernador Axel Kicillof echó mano a una botonera que poco y nada ha usado durante este tiempo, apeló a la comprensión legislativa para poder cerrar medianamente en orden el Presupuesto General 2023.

Por tratarse de una autorización de endeudamiento de corto alcance, se necesitan los dos tercios de las voluntades para ser aprobada y eventualmente sancionada. Además, la premura amerita también los dos tercios porque se tratará “sobre tablas”, en ambos reciento, según se dispuso.

El proyecto de ley ingresado, este viernes por el Senado para ser tratado el próximo miércoles, además de la autorización para endeudarse, estable una modificación de los cronogramas de devolución de deudas de dos fondos municipales, y prorroga las emergencias en materia de seguridad pública, política penitenciaria, infraestructura, habitad, vivienda y servicios públicos, administrativa y tecnológica y social, económica productiva, y energética en el ámbito provincial.

La mitad de los legisladores que abordaran estas cuestiones serán los que dejaran sus bancas el próximo 10 de diciembre, con la sola excepción de aquellos que fueron reelectos o rereelectos. El oficialismo cree que será más fácil con “los viejos” que con “los nuevos” sacar este proyecto de Ley que le permitirá cerrar prolijo al Poder Ejecutivo en el último año del primer mandato de la gestión Kicillof.

Sucede que el Presupuesto General de Gastos y Recurso de 2023 previó gastos totales por $6,9 billones, un déficit primario de $81.000 millones, un déficit financiero de $249.000 millones y pedidos de financiamiento con organismos internacionales por $168.000 millones.

Las necesidades de financiamiento para el 2023 estaban estipuladas en los $ 347.285 millones, para lo cual se previó recurrir a préstamos con organismos multilaterales, la emisión de nueva deuda y letras del tesoro y la refinanciación de la deuda con la Nación.

Pero sucede que el presupuesto ejecutado ahora, que está llegando al cierre del ejercicio, está muy por encima de esos 6,9 billones, en principio porque se estipuló con una inflación del 72,1 % anual, prácticamente la mitad de la alcanzada. Y se especula una ejecución presupuestaria para el ejercicio cercana a los 9,5 billones de pesos.

Así las cosas, ahora sobre el cierre del año el gobernador Kicillof ingresó este nuevo pedido de endeudamiento por el equivalente a 150 millones de dólares para cubrir el hueco.

Empero, en palabras formales, se trata de cumplir con el objeto de financiar la ejecución de proyectos, programas social, de inversión pública, de desarrollo sustentable, atender el déficit financiero, regular atrasos de Tesorería, otorgar avales, fianzas y otras garantía, afrontar la cancelación y renegociación de deudas, financieras o judiciales no previsionales y servicios de deudas, como así también tender a mejorar el perfil de vencimientos y las condiciones financieras de la deuda pública.

Así se propicia la sanción de la norma, en una jornada doble en la legislatura provincial, primero los senadores y luego los diputados, a través de la cual se pretende recomponer la relación entre recursos y financiamiento del sector público provincial provisto por la ley de Presupuesto 2023, a fin de garantizar el desarrollo de las funciones del gobierno y asegurar que la provincia puede cumplir con sus compromisos financieros y cancelaciones de deuda, optimizando el uso de las fuentes de financiamiento disponibles.

Asimismo, se prevé reprogramar el vencimiento de deudas que los municipios tienen con la provincia para que puedan afrontar pago de sueldos, asegurar su funcionamiento y la provisión de bienes y servicios prioritarios para su comunidad.  

Las reprogramaciones de los vencimientos de deudas municipales corresponden al “Fondo Especial de Emergencia Sanitaria para la Contención Fiscal Municipal” y el “Fondo Especial de Asignaciones Extraordinarias Salariales para los Municipios”.

Etchecoin alertó sobre la discrecionalidad del uso de fondos

Con relación al endeudamiento de la Provincia, la diputada provincial sostuvo que en el mismo “no está garantizado la no discrecionalidad del uso de los fondos ni el trato igualitario con los 135 municipios”.

La diputada provincial de la CC ARI en Juntos por el Cambio Maricel Etchecoin aseguró que “en el endeudamiento no está garantizado la no discrecionalidad del uso de los fondos ni el trato igualitario” con todos los municipios de la Provincia.

“En el endeudamiento no está garantizado la no discrecionalidad del uso de los fondos y tampoco está garantizado el trato igualitario con los 135 municipios”, advirtió este viernes Etchecoin tras la sesión del jueves en la Legislatura.

“El pedido de endeudamiento no representa un problema en sí mismo, sino que el problema está en el cómo se implementa”, indicó y añadió que “cuando se apela a la responsabilidad, no es una cuestión de Fe y se debe cumplir sino que abre una posibilidad de diálogo”.

“¿Cómo vamos a garantizar que las readecuaciones presupuestarias no vayan a atentar contra los principios básicos de federalismo y la no discriminación a municipios?”, cuestionó.

La legisladora de la CC ARI afirmó que “durante los últimos cuatro años tuvimos una oposición no dialoguista que se negaba a acompañar todas nuestras medidas. A pesar de eso, la actitud del gobierno de María Eugenia Vidal no hizo del partidismo un criterio de reparto de recursos porque al final del día los que pierden son los bonaerenses. Eso es una actitud republicana”.

“No se puede dar este debate sin tener esa información crucial para entender hacia dónde va la Provincia, no se ha informado el stock de deuda, necesitamos imperiosamente volver a contar con información porque el acompañar no es cuestión de Fe, tiene que ver con tener información veraz y acreditable”, subrayó Etchecoin.

Asimismo, planteó que “es técnicamente imposible hacer un diagnóstico” con la “escasa información” para sancionar autorizaciones para un endeudamiento por hasta u$s 500 millones y por hasta $ 28 mil millones.

“Es técnicamente imposible hacer un diagnóstico serio con la escasa información que el oficialismo que responde al gobierno de Kicillof nos dio sobre el nuevo pedido de endeudamiento”, aseguró Etchecoin.

“Parecería que el Gobernador no se deja controlar porque es sumamente necesario que sea debatido y analizado por los legisladores en comisiones”, finalizó.