Piden prohibir el lenguaje inclusivo en la Ciudad

Se trata de una petición de la libertaria Lucía Montenegro (LLA), que impulsó una iniciativa para que esa modalidad de lenguaje no pueda ser incorporada en comunicaciones oficiales, dependencias del GCBA e instituciones educativas.

La diputada de La Libertad Avanza (LLA) Lucía Montenegro presentó en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires un proyecto de Ley para prohibir la utilización del “lenguaje inclusivo” en comunicaciones oficiales, dependencias del GCBA, Judiciales y Legislativas, así como organismos descentralizados e instituciones educativas, tanto públicas como privadas.

En los fundamentos de la iniciativa, la legisladora recordó que “en 2018, la RAE presentó el primer manual de estilo del idioma español, el cual tuvo como finalidad servir de guía práctica para resolver todas aquellas dudas surgidas de la evolución que en los últimos años han experimentado ciertas cuestiones ortográficas, fonéticas o gramaticales, y que suscitan confusión o polémica acerca de su uso” y destacó que “en aquella oportunidad, ya desde el primer capítulo habían sido claros en mantener su postura de rechazar el tipo de expresiones como ‘todxs, todes o tod@s’ por considerarlas ‘innecesarias’ y se sostenía que las palabras en masculino ‘pueden abarcar el femenino en ciertos contextos’”.

“El uso genérico del masculino se basa en su condición de término no marcado en la oposición masculino/femenino. Por ello, es incorrecto emplear el femenino para aludir conjuntamente a ambos sexos, con independencia del número de individuos de cada sexo que formen parte del conjunto. Así, los alumnos es la única forma correcta de referirse a un grupo mixto, aunque el número de alumnas sea superior al de alumnos varones”, añadió.

Al mismo tiempo que concluyó aseverando que “lo peor de esta aberración del lenguaje, es que se impone en los ámbitos educativos como si fuera la norma a seguir, lo cual es muestra de cómo una ideología perversa contamina a la educación. Insto a mis colegas a que recuperemos la riqueza de la lengua castellana, abandonando definitivamente aquellas modas y doctrinas nefastas que buscan deformarlo en aras de un mal interpretado activismo”.

Velasco defendió el lenguaje inclusivo en una audiencia pública

La legisladora del FdT aseguró que la resolución del GCBA es “contraria a la Constitución Nacional” y remarcó que “no es más que un gesto a la derecha por parte de una ministra”.

Luego de que el Gobierno de la Ciudad resolviera limitar el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas, la legisladora del Frente de Todos (FdT) y miembro de la Comisión de Educación, Laura Velasco, participó de una audiencia judicial en la que se analizará la utilización de ese lenguaje.

En ese sentido, la diputada planteó que participó “de la audiencia judicial porque soy quien encabeza uno de los amparos que se han presentado en contra de la resolución del Gobierno porteño que prohíbe el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires” e indicó que se presentó a la misma “como docente, hoy en uso de licencia para ejercer mi cargo como legisladora porteña, integrante de la comisión de Educación y de Mujeres, Géneros y Diversidad y presidenta de la Comisión de Promoción Social”.

“Esta resolución es contraria a la Constitución Nacional, pero también a la de la Ciudad, progresista y de vanguardia, que plantea la perspectiva de genero. Va en contra de las leyes de ESI, de la de Identidad de Género y de la que hoy permite, en Argentina, el DNI no binario”, argumentó y detalló que “es muy grave porque en la resolución Acuña dice que algunas de estas expresiones podrían ser espejo de una ideología, que nos hace pensar en esa expresión ‘ideología de género’, en una bolsonarización de la política en contra de pensar una Ciudad y una Argentina más inclusivas”.

Al mismo tiempo que insistió en que “es muy grave decíamos, porque en esto va más allá de una provocación de la ministra (a las que ya nos tiene acostumbradxs), porque es una política pública que llega institucionalmente a todas las escuelas desde el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires” y resaltó que esto se debe a que “no es más que un gesto a la derecha por parte de una ministra que quiere ser candidata, porque no hay aval académico ni científico que diga que el uso en las escuelas del lenguaje inclusivo perjudique el aprendizaje de la lectoescritura ni las practicas del lenguaje”.

Velasco también opinó que “si las evaluaciones salieron mal, Acuña debería preguntarse por qué se redujo en 12 puntos el presupuesto educativo, por qué tenemos escuelas sin gas en la ciudad más rica del país, por qué transitamos la pandemia sin computadoras ni conectividad en los barrios populares y por que faltan decenas de miles de vacantes” y consideró que “en definitiva, por qué no están dadas las condiciones  para enseñar y aprender en la Ciudad de Buenos Aires. Y allí encontrar la respuesta a una gestión educativa de la que ella es responsable y debería estar haciéndose cargo”.

“En lugar de plantear esta prohibición profundamente antidemocrática y autoritaria en una sociedad que necesita seguir incluyendo, porque sigue teniendo un femicidio por día y reproduciendo enormes desigualdades de género”, sentenció.

Lenguaje inclusivo: presentan amparo para frenar la decisión oficial

Lo hizo la legisladora Laura Velasco, junto a la Coordinadora Argentina por los Derechos Humanos. Buscan suspender su aplicación para proteger integralmente los derechos de les integrantes de la comunidad educativa.

La legisladora del Frente de Todos y docente Laura Velasco, junto a la Coordinadora Argentina por los Derechos Humanos (CADH) presentaron este lunes un amparo colectivo en contra de la medida que prohíbe el uso del lenguaje inclusivo dentro de las escuelas, dispuesta por el Gobierno porteño, a fin de proteger integralmente los derechos de les integrantes de la comunidad educativa, en lo relativo al derecho a la identidad y a la educación, en especial a la Educación Sexual Integral, al derecho a la dignidad humana, a la Igualdad y a la no discriminación.

“Se pretende a través de una prohibición cambiar un fracaso educativo que no tiene que ver con la visibilidad de identidades de género sino con el sistema que el GCBA tiene en materia educativa”, explica el escrito.

La presentación expresa que la ministra Soledad Acuña “debería estar preocupándose por no atrasar en una sociedad que avanza en un sentido de igualar derechos y por gestionar su área en una ciudad con enorme presupuesto y que, sin embargo, tiene escuelas sin gas, comida en mal estado en los comedores y miles de estudiantes sin vacante todos los años”, manifestó Velasco, quien integra las comisiones de Educación y Mujeres, Géneros y Diversidad en la Legislatura porteña. 

La medida cautelar busca suspender la Resolución N° 2566/MEDGC/22 del Ministerio de Educación porteño para “que se permita a les integrantes de la comunidad educativa hacer uso del lenguaje inclusivo en todas sus formas y variantes, especialmente aquellas que mediante la utilización de las letras “E”, “X”, “@”, etc, buscan nombrar e incluir en el lenguaje oral y escrito a aquellas identidades que no se identifican con el binomio varón-mujer y declarando expresamente que su utilización no acarrea ningún tipo de sanción, incumplimiento, reproche, descalificación, etcétera”.

El texto del amparo califica la medida de Larreta y su ministra como “prohibitiva, censuradora, aleccionadora, contradictoria con las comunicaciones del propio Gobierno porteño en sus redes y páginas oficiales, además de discriminatoria y contraria a la libertad de expresión, la igualdad, la identidad de género y la ESI”.

Y agrega que es una prohibición a “un modo válido de expresarse que genera la negación e invisibilización de diversas identidades de género no binarias. El lenguaje inclusivo forma parte de un cambio de paradigma que se da a nivel internacional, respecto a la antigua forma de reconocer y nombrar a los géneros. Hoy, el género masculino no incluye a todas-todos-todes, como tampoco lo logra el femenino, ya que por fuera de ese binarismo se encuentran numerosas identidades de géneros reconocidas por las leyes de nuestro país, donde desde hace casi un año contamos con el DNI no binario, en el que todas las personas que no se identifiquen con la categoría masculina o femenina pueden optar por una X”.

 “Esta decisión es profundamente antidemocrática y contraria la Constitución nacional y de la Ciudad. Además, no tiene ningún tipo de fundamento científico. Es un gesto a los sectores antiderechos y al electorado de (Javier) Milei, por parte de una ministra que pretende ser candidata en el 2023”, finalizó Velasco.

La oposición pidió repudiar la prohibición del uso de lenguaje inclusivo en las escuelas

Laura Velasco y otros legisladores del FdT presentaron un proyecto que rechaza la resolución del Ministerio de Educación ya que consideraron que “atenta contra las libertades de los educadores y los alumnos”.

Tras la polémica que se generó en las redes sociales, la presidenta de la Comisión de Mujer y diputada del Frente de Todos (FdT), Laura Velasco, impulsó en la Legislatura de la Ciudad un proyecto de resolución mediante la cual buscará repudiar la resolución del Ministerio de Educación porteño que prohíbe la utilización del lenguaje inclusivo a través de la “x”, la “e” y la “@” en todos los niveles de las escuelas porteñas de gestión estatal y privada.

En los fundamentos del texto, la legisladora planteó que la resolución “atenta contra las libertades de trabajadores de la educación y de los estudiantes, además de ser una resolución violenta contra las infancias y adolescencias trans y no binarias” y remarcó que “se pone énfasis sobre supuestos problemas de la educación en la ciudad allí donde no existe evidencia que lo indique, mientras que año a año se reduce el presupuesto para el área, no se entregan computadoras de los planes de inclusión tecnológica, falta suministro de gas para calefacción en días de baja temperatura, de la comida en mal estado de los comedores escolares y de la recurrente falta de vacantes que niega el derecho a la educación a miles de estudiantes en la ciudad más rica del país”.

Asimismo advirtió que la resolución viola la Ley de Identidad de Género e indicó que “invisibiliza a las infancias y juventudes trans, y no garantiza el derecho a gozar de infancias libres”.

“Además de lo insólito, retrógrado e inconsulto de la medida, la misma intenta ocultar la permanente desinversión del GCBA en materia de Educación Pública que redunda en el ruinoso estado de nuestras escuelas”, sentenció la opositora.

Cabe señalar que el proyecto también cuenta con las firmas de María Bielli, Maia Daer, Ofelia Fernádez, Claudio Ferreño, Victoria Montenegro y Claudio Morresi (FdT).

Opositores quieren prohibir el lenguaje inclusivo en la provincia

Diputados bonaerenses pretenden que no pueda usarse en las escuelas el lenguaje inclusivo y tampoco en las comunicaciones del Estado.

Los diputados de la oposición Constanza Moragues Santos, integrante de Libertad Avanza, y Matías Ranzini, del bloque de Juntos, presentaron un proyecto de ley para que se prohíba el uso del llamado “lenguaje inclusivo” en el Estado y en el sistema educativo de la Provincia, horas después de que el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires dispusiera la misma medida en las escuelas porteñas.

En su proyecto, Moragues Santos y Ranzini afirman que “buscan evitar distorsiones o deformaciones lingüísticas que conspiren contra la adecuada comprensión de lo que se quiere comunicar, como así también evitar expresiones que resulten expresiones que resulten impronunciables verbalmente”.

Así describieron a uso de la “e” para evitar el masculino genérico y también signos como la X.

Los diputados enfatizaron que la prohibición les resulta particularmente necesaria “en el ámbito educativo, porque una deformación del lenguaje puede conspirar contra el correcto desarrollo de las habilidades de lectura y escritura”, un punto sobre el que los expertos mantienen discrepancias.

Moragues Santos, que fue parte de la oferta electoral que en la provincia encabezó José Luis Espert, y Ranzini, diputado del Pro de la segunda sección electoral relacionado políticamente con el diputado nacional Cristian Ritondo; aseguran que el uso del lenguaje inclusivo representa “una posición claramente minoritaria de la sociedad, que de ningún modo puede reconocerse como una evolución espontánea del lenguaje”.

Por estas horas, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, junto al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, presentaron una recomendación a los docentes de la ciudad para que en las escuelas de esa jurisdicción no se use el lenguaje inclusivo, lo que disparó una denuncia de los gremios docentes de la jurisdicción, que consideran que se afecta la libertad de expresión.

“El lenguaje oficial debe facilitar la publicidad de los actos de gobierno y el correcto desarrollo de las habilidades de lectura y escritura”, dijeron por su parte Moragues Santos y Ranzini.

“Las escuelas deben ser ámbitos inclusivos y democráticos que respeten la libertad y la diversidad. Nada bueno se aprende de una prohibición”, manifestó la ministra de las Mujeres, Género y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta

Para el ministro de educación nacional Jaime Perczyk “hay que mejorar” la educación, pero eso “no se hace prohibiendo el lenguaje inclusivo”, afirmó.

La oposición porteña rechazó la prohibición del uso del lenguaje inclusivo

Laura Velasco (FdT), Amanda Martín y Gabriel Solano (FIT) cuestionaron con dureza la determinación del Gobierno de la Ciudad y consideraron que “prohibir expresiones de lenguaje inclusivo es fascista”.

Luego de que el Gobierno de la Ciudad tomara la determinación de prohibir el uso del lenguaje inclusivo en los colegios, la presidenta de la Comisión de Mujer y legisladora del Frente de Todos (FdT), Laura Velasco, y los diputados del Frente de Izquierda (FIT) Amanda Martín y Gabriel Solano salieron a cuestionar con dureza la medida y la tildaron de “facista”.

En ese sentido, Velasco afirmó que “en una nueva expresión de autoritarismo contra la comunidad educativa por parte de una ministra que piensa más en cómo llamar la atención para proyectarse electoralmente, para competir con la derecha más rancia y reaccionaria que cuestiona la ESI y la perspectiva de género”.

“Es una provocación de la ministra que nos deja en claro el desprecio que tiene por les docentes; el no haber aplicado durante tantos años con presupuesto y programa especifico la Educación Sexual Integral en las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires y su falta de compromiso con garantizar espacios de trabajo para el abordaje de una escuela inclusiva y un lenguaje inclusivo con los actores de la comunidad educativa”, continuó y precisó que “Acuña acostumbra imponer en lugar de generar espacios de participación y de debate donde se problematicen, por ejemplo, las prácticas del lenguaje, que siempre son cambiantes. Lo que no se nombra no existe; es violencia simbólica negar nombrar, es decir, existir, a infancias y adolescencias trans y no binaries”.

Al mismo tiempo que planteó que “estamos en una sociedad cada vez más plural, donde esta diversidad nos define y nos nutre y nos genera nuevos aprendizajes. Por eso esto va a generar muchísima resistencia y malestar en la comunidad educativa, en particular en los y las adolescentes” y advirtió que “lamentablemente esto es muy ajeno a la mirada progresista que se construye en la Ciudad desde hace muchos años. Esta reglamentación no tiene ningún fundamento científico y la misma ministra lo admite. No es casual que esta resolución salga en vísperas de una jornada ESI”.

Asimismo, Velasco señaló que “si existen problemas de aprendizaje tienen que ver con la falta de presupuesto y de decisión política para generar una educación de calidad para todos, todas y todes” y concluyó precisando que “en este momento sería más importante que la Ministra pueda preocuparse por el recorte de presupuesto de su cartera de más de 12 puntos, de entregar computadoras con el Plan Sarmiento que discontinuó en la pandemia dificultando las clases virtuales, de la falta de gas en las escuelas con días de bajas temperaturas, de la comida en mal estado de los comedores escolares y de la recurrente falta de vacantes que niega el derecho a la educación a miles de estudiantes en la Ciudad más rica del país”.

Sobre esa misma línea, Martín remarcó que “con una resolución completamente anacrónica la ministra Acuña pretende prohibir el lenguaje inclusivo en las comunicaciones escolares o textos de escuelas, en un claro ataque oscurantista a las diversidades de género y sexuales, en alineamiento con las Iglesias, atribuyendo su uso a una supuesta ‘ideología de género’”.

“La resolución se asemeja a la que recomendó el ministro de educación de Bolsonaro cuando asumió, quién se inscribe en una corriente internacional que ataca los derechos de las mujeres y diversidades de género”. Esto puede provocar persecuciones y mayor discriminación en las escuelas, en un intento de disciplinamiento a los que luchan por la ESI”, sentenció la legisladora que además forma parte del gremio docente Ademys.

En tanto Solano consideró que “la medida es claramente reaccionaria, prohibir el lenguaje inclusivo implica negar el derecho a la libre expresión de las y los docentes y estudiantes de la Ciudad” y remarcó que “la ministra Acuña y Larreta no sólo carecen de fundamentos científicos para establecer una relación entre el uso del lenguaje inclusivo y el rendimiento académico de los estudiantes, porque los resultados bajos en las pruebas estandarizadas luego de gobernar 14 años la ciudad son, en primer lugar, responsabilidad de su propia política, sino que demuestra un profundo desconocimiento de lo que sucede en las aulas”.

“Es un grito de guerra a las juventudes estudiantiles, a su espíritu emancipador, a la construcción de su identidad y a la docencia que se organiza y lucha por la ESI, también al Colectivo LGTBIQ+ y al movimiento de mujeres”, añadió y cerró pidiendo que haya “menos prohibición y más separación de la Iglesia y el Estado, esta resolución la vamos a enfrentar”.

Piden prohibir el lenguaje inclusivo en documentos oficiales

A través de un proyecto, la senadora Clara Vega reclama evitar el uso del mismo por “generar confusión y no aportar al problema de la desigualdad de género”.

La senadora nacional por La Rioja Clara Vega presentó un proyecto para prohibir el uso del denominado “lenguaje inclusivo” en los documentos oficiales de la República Argentina y por parte de sus autoridades nacionales. También aplicaría a los establecimientos educativos de todos los niveles.

Al respecto, la senadora riojana explicó que “la inclusión no tiene relación alguna con la marca morfológica del lenguaje español. Necesitamos que se concentren los esfuerzos para igualar oportunidades en cuestiones que tengan impacto real y dejen de desviar la atención de la ciudadanía”. 

“Las mujeres somos las que más sufrimos el desempleo si comparamos el 12,3% de desocupación femenina contra el 8,5% de los varones; padecemos una brecha salarial de aproximadamente un 30%; el 90% de las mujeres argentinas han sufrido acoso en la vía pública y se sienten inseguras al salir a la calle o utilizar transporte público”, apuntó Vega.

Y agregó: “Todas estas situaciones de inequidad y violencia por motivos de género fueron profundizadas por la pandemia hasta alcanzar niveles alarmantes. En un país donde ocurre un femicidio cada 30 horas, no hay tiempo que perder”.

Por otra parte, la legisladora del bloque Mediar refirió que “la utilización del lenguaje denominado “inclusivo” en documentos oficiales puede resultar una trampa, ya que al no contar con reglas gramaticales claras puede generar malas interpretaciones con respecto a los derechos de las personas y responsabilidades del Estado. Lo mismo ocurre si se intenta imponer en el sistema educativo dificultando el aprendizaje”.

“El proyecto estará a disposición y se enviará al Ministerio de Educación de La Rioja y a organismos y entes públicos interesados en la cuestión, porque creo que es necesario ponerle un tope a esta cuestión que no contribuye a la formación de los más jóvenes -señala el proyecto-. Mientras en el mundo se está hablando de 5G, inteligencia artificial y nanotecnología, los argentinos estamos atrapados en una discusión que no ayudará a dar el salto cualitativo que necesitamos en términos de conocimiento y desarrollo. El conocimiento es poder y a eso han apelado los países más avanzados”.

Para concluir, Clara Vega insistió en que “debemos debatir en serio una agenda de género que contemple políticas públicas de empleo, de transporte, educativas, que contribuyan con las tareas del hogar y de cuidado. Hoy se están derrochando valiosos recursos en debates absurdos, cuando necesitamos resultados urgentes en mejorar la situación de las mujeres que sufren”.

Desde la oposición presentaron un proyecto para prohibir el lenguaje inclusivo en el ámbito oficial y educativo

El diputado Jorge Enríquez encabezó una iniciativa en contra del lenguaje no sexista. Alegó que “deforma la lengua”.

El diputado nacional Jorge Enríquez junto a otros legisladores de Juntos por el Cambio presentó un proyecto de ley para prohibir el lenguaje inclusivo en los documentos oficiales y actos y establecimientos educativos. El legislador porteño tildó a la práctica de “deformar la lengua” y llamó a atenerse a las reglas de la Real Academia Española y la Academia Argentina de Letras.

Enríquez opinó que el lenguaje inclusivo “deforma la lengua oficial de la Argentina, que es el castellano, y que si bien todo idioma evoluciona con el tiempo, la pretensión de imponer de manera artificial y prepotente esa jerga sólo tiende a confundir a la mayoría de los habitantes”

“En todo caso, como el lenguaje es una convención, corresponde atenerse a las entidades especializadas que fijan los usos correctos del castellano en general y de sus modalidades en nuestro país, que son la Real Academia Española y la Academia Argentina de Letras“, consideró el diputado de la oposición.

Por último, agregó: “Cada persona puede hablar como quiera en ejercicio de su libertad de expresión, pero el uso oficial del idioma no puede estar sujeto a modas efímeras que, además, quieren ser un instrumento para distribuir discrecionalmente la pauta publicitaria y condicionar así la línea editorial de los medios de comunicación”.

En estos días ya se había gestado una iniciativa similar de la mano de las abogadas Cynthia Ginni y Patricia Paternesi, que presentaron un proyecto para prohibir el uso del lenguaje incluso en los tres órganos del Estado. Argumentaron que su uso “implica redundancias de los vocablos que debilitan su valor jurídico y social”.

Sin embargo, el lenguaje inclusivo gana cada vez más espacio en la esfera oficial. Por ejemplo, la Ley de Equidad de Género en los Medios de Comunicación, reciente sanción, fija, entre las múltiples funciones de la autoridad de aplicación, que será determinada por el Poder Ejecutivo, el impulso al uso del lenguaje inclusivo en la producción y difusión de contenidos.

Buscan prohibir el uso del lenguaje incluso en los tres órganos del Estado

Las abogadas Cynthia Ginni y Patricia Paternesi, autoras del proyecto, argumentaron que su uso “implica redundancias de los vocablos que debilitan su valor jurídico y social”.

Presentaron un proyecto en la Cámara de Diputados de la Nación para prohibir el uso del lenguaje inclusivo en comunicados oficiales de los tres órganos de gobierno

La iniciativa de las abogadas Cynthia Ginni y Patricia Paternesi apunta a “evitar alteraciones gramaticales fonéticas que desnaturalicen el lenguaje”, con la intención de eliminar “los obstáculos que en materia de lectoescritura se manifiestan por el uso del mismo”. 

El artículo 1 de la propuesta prohíbe el uso en documentos, actos oficiales y en establecimientos educativos del denominado lenguaje inclusivo “en cualquiera de sus formas, empleadas para reemplazar el uso del masculino cuando es utilizado en un sentido genérico, así́ como de cualquier otra forma diferente a la lengua oficial adoptada por la República Argentina”. 

Al fundamentar su postura, Ginni y Paternesi resaltaron las recomendaciones de la RAE, de “evitar el abordaje ideológico o político de cuestiones estrictamente lingüísticas, cuya opción excede a las instituciones y academias”. 

En este sentido, consideraron que “debe tenerse presente que la utilización de términos masculinos con carácter inclusivo de lo femenino no afecta en absoluto la igualdad entre hombres y mujeres. Como bien se señala, es un hecho estrictamente lingüístico que carece de consecuencias políticas para la visibilidad de las mujeres, el respeto con que son tratadas, o su acceso a los puestos de mayor responsabilidad en todos los ámbitos de la sociedad 

Finalmente, argumentaron que en la redacción de las normas los desdoblamientos ni las fórmulas neutras “implican redundancias o deforman los vocablos de tal manera que pueden alterar y debilitar su valor jurídico y social”. 

Para Asseff el lenguaje inclusivo “es una deformación del idioma que no sirve para incluir a nadie”

El diputado nacional sostuvo que una verdadera inclusión “implica ir más de la inexcusable deformación del idioma”.

El diputado nacional del bloque Juntos por el Cambio Alberto Asseff se refirió a la utilización del lenguaje inclusivo, y consideró que se trata de una “deformación del idioma”, y propuso “erradicar su marca morfológica en el lenguaje español”. 

Asseff manifestó que “la inclusión implica ir más allá de la inexcusable deformación del idioma. La inclusión es un enfoque que responde positivamente a la diversidad de las personas y a las diferencias individuales, entendiendo que la diversidad no es un problema, sino una oportunidad para el enriquecimiento de la sociedad, a través de la activa participación en la vida familiar, en la educación, en el trabajo y en general en todos los procesos sociales, culturales y en las comunidades”. 

Al respecto, expresó que “las fronteras de exclusión son amplias y diversas. Desde la exclusión por acceso a recursos económicos, pobreza, hasta la exclusión por razón de género, pasando por nacionalidad, raza o etnia, por ser inmigrante, por ser joven, por ser limitado en capacidades físicas o psíquicas, por dificultada de acceso al agua, a la vivienda, a la educación, a la alfabetización digital, etc. La inclusión social afecta a personas o colectivos de personas de una comunidad, mientras que el desarrollo humano se suele medir en una comunidad, o territorio, en su conjunto. Ambos colocan a las personas como el centro de su preocupación, más allá del bienestar material”. 

Se puede apreciar que la ‘inclusión’ no tiene relación alguna con el lenguaje inclusivo, la verdadera inclusión social pasa por otro lado: es necesario educar y otorgar posibilidades de trabajo para una verdadera integración de la sociedad”, concluyó el presidente del partido UNIR. 

Intendente de Chacabuco a favor de prohibir el lenguaje inclusivo

Víctor Aiola dijo que está totalmente de acuerdo en suprimir el uso inclusivo en la educación nacional. Lo manifestó en las redes sociales provocando un duro cruce de opiniones entre los que están a favor y en contra.

El jefe comunal de Chacabuco Víctor Aiolase mostró partidario de prohibir el uso del lenguaje inclusivo en la educación nacional y volvió a sacudir la grieta entre el oficialismo y la oposición.  

Aiola manifestó en las redes sociales que está “totalmente de acuerdo” con la noticia de que Francia prohibía el uso del lenguaje inclusivo. Obviamente su comentario provocó comentarios y reacciones de toda índole, tanto de quienes se manifestaron a favor como en contra del lenguaje inclusivo  

“Totalmente de acuerdo. Me gustaría que se enseñe lenguaje de señas para hablar realmente de inclusión”, precisó un usuario en el comentario de la foto del intendente. Mientras que otra, con un posicionamiento más neutral, expresó: “Cómo futura profesora de L y L, sabemos que gramaticalmente es imposible, pero PODEMOS CONVIVIR, evolucionemos. Los lenguajes conviven. En lo personal no lo usaré”.  

El mensaje del intendente de Chacabuco abre un nuevo debate en la dirigencia política y en la sociedad argentina, donde se visualiza dos miradas sobre el uso o no del lenguaje inclusivo.