Adorni bregó por la aprobación de la Ley Bases, pero afirmó que están “preparados para que no se haga realidad”

El vocero presidencial advirtió: “Si la política no quiere tomar nota, el presidente está dispuesto a seguir hasta las últimas consecuencias para cumplir con el mandato que le dio la gente”.

Desde Casa Rosada el portavoz presidencial, Manuel Adorni, bregó por la aprobación de la nueva Ley Bases, pero afirmó que “estamos preparados para que eso no sea así y para que efectivamente la política siga sin entender lo que pasa en la Argentina”, por lo que le dejó una advertencia a quienes no apoyen el proyecto.

En su habitual conferencia de prensa, al ser consultado por el periodista acreditado de parlamentario.com sobre el interés del presidente en los acuerdos parlamentarios, Adorni planteó: “El presidente de la Nación tiene algo novedoso que siempre mantiene la misma postura y dice exactamente lo mismo una y otra vez”.

Así, recordó que “la frase de ‘si quieren confrontación, va a haber confrontación’ la usó en la apertura de Sesiones Ordinarias y en la entrevista que dio este lunes. No veo nada que pueda sorprenderle a nadie y, efectivamente, nosotros aspiramos y deseamos que la Ley Bases se transforme en una realidad y entendemos que va a ser así, pero estamos preparados para que eso no sea así y para que efectivamente la política siga sin entender lo que pasa en la Argentina y lo que necesita el país así que lo que dice el presidente lo reafirmo”.

El presidente descree de la vieja política, pero siempre da una chance a que él pueda estar equivocado y que las viejas prácticas o aquellos que todavía no aceptaron el resultado electoral que no asimilaron que la Argentina optó por ir para otro lado, que puedan apoyar y que se puedan sumar al Pacto de Mayo y a la Ley Bases de avanzar y aprobarla y entender que es hacia lo que ha votado la Argentina en las urnas hace cinco meses y parte de ese norte es la ley”, explayó.

Por último, dejó una advertencia si la nueva ley se vuelve a caer: “Si la política no quiere tomar nota, el presidente está dispuesto a seguir hasta las últimas consecuencias para cumplir con el mandato que le dio la gente”.

“Es decisión del presidente que, si quieren confrontación, va a haber confrontación. Ojalá podamos transitar el camino de una Argentina moderna y en crecimiento y no esa decadencia que venimos viviendo que muchos no se dieron cuenta que son los verdaderos responsables”, cerró.

Ganancias: Francos resaltó que “es el piso más razonable” que encontraron y dio precisiones sobre la retroactividad

El ministro del Interior afirmó que han obtenido “muchos consensos” respecto del borrador final del proyecto de Ley Bases que enviará el Gobierno en el transcurso de este martes al Congreso y se mostró optimista por su aprobación.

A la espera de que se haga oficial el ingreso por mesa de entrada de la Cámara de Diputados del nuevo borrador final del proyecto de ley Bases que enviará este martes el Gobierno nacional, el ministro del Interior, Guillermo Francos, se mostró optimista respecto de la aprobación del mismo y destacó el piso establecido del impuesto a las Ganancias.

Francos viene siendo el hombre clave del Ejecutivo a la hora de las negociaciones con los bloques dialoguistas para tender puentes de consenso y acuerdos a fin de tener los votos necesarios para aprobar la Ley Bases. Uno de los puntos que venía trabando la cuestión era el piso del impuesto a las Ganancias que tanto reclamaban los gobernadores de las provincias.

Al respecto, en diálogo por Radio Mitre el titular de la cartera del Interior destacó: “En las conversaciones que hemos tenido con gobernadores y legisladores, propusimos analizar el punto más equilibrado para el piso del impuesto a los ingresos personales”.

“En las últimas reuniones que mantuvimos informamos que el piso iba a estar en 1.800.000 para trabajadores individuales y 2.200.000 para quienes estuvieran casados con hijos”, afirmó Francos, quien este lunes mantuvo sendos encuentros con el bloque que lidera Miguel Ángel Pichetto y con un puñado de radicales quienes le plantearon dicha cuestión.

El funcionario resaltó que “es el piso más razonable que pudimos encontrar y tenía bastantes puntos de coincidencia. Yo creo que todos están satisfechos con haber encontrado este valor como punto intermedio”.

Frente a las discusiones sobre la posibilidad de aplicar retroactivamente el tributo durante los meses exentos del pago, Francos aclaró que “no se cobrará retroactivo, es a partir de la sanción de la Ley. Vamos a eliminar la situación que quedó sin resolver del último trimestre de 2023”.

A su vez, se mostró optimista para que la Ley Bases obtenga media sanción en la Cámara baja: “Estamos cerca, creo que hemos avanzado mucho y obtenido muchos consensos. Tengo la impresión de que vamos a obtener el acuerdo para la aprobación de la ley”.

Tras recibir al bloque de Pichetto y la UCR, el Gobierno confirmó que este martes enviará al Congreso el borrador final de la Ley Bases

Así lo confirmaron los diputados de Hacemos Coalición Federal al salir del encuentro en Casa Rosada que se llevó a cabo este lunes con el ministro del Interior y el jefe de Gabinete. Horas después se reunieron con radicales. Los nuevos mínimos no imponibles que se manejan.

Sin acuerdos en lo que respecta al tema de impuesto a las Ganancias, el ministro del Interior, Guillermo Francos, junto al jefe de Gabinete de Nación, Nicolás Posse, recibieron este lunes primero a una delegación del bloque Hacemos Coalición Federal, encabezada por su titular, Miguel Ángel Pichetto, y luego a un puñado de la UCR en la búsqueda de avanzar en consensos para tratar de aprobar la reformulada ley de Bases que confirmaron el borrador final será enviado este martes al Congreso.

El primer encuentro se llevó a cabo cerca de las 15.30 en el Salón de los Escudos de Casa Rosada en la que, además del jefe del bloque, participaron Nicolás Massot, Emilio Monzó, Margarita Stolbizer, Florencio Randazzo, Ignacio García Aresca y Ricardo López Murphy.

Todos estos diputados son integrantes del bloque Hacemos Coalición Federal, que cuenta con 22 miembros en el recinto, por lo que se trata de un espacio clave para el oficialismo en su intención de conseguir los votos necesarios para aprobar el paquete de reformas en el Congreso.

También estuvo presente el presidente de la Cámara baja, Martín Menem, el secretario ejecutivo de gobierno de la Jefatura de Gabinete de ministros, José Rolandi; y el secretario de Interior, Lisandro Catalán.

La reunión finalizó cerca de las 17 y, según contó Pichetto ante los medios que se trató de “una conversación en muy buenos términos, hay buena predisposición”.

Por su parte el diputado Massot reveló algunos planteos que le hicieron. El primero de ello tiene que ver con el aumento del monotributo para que “sea bastante ecuánime lo que termine pagando un monotributista autónomo, un trabajar en relación de dependencia que es una deuda histórica, se producían muchas distorsiones” porque “viene siendo una deuda”.

En esa línea, agregó: “Hubo un pedido importante por parte de todo el bloque como lo venimos haciendo hace meses de incluir la modernización laboral para que haya algo expansivo en términos de empleo y terminemos con la industria del juicio y esa detracción a la toma de empleo”. En esa línea, precisó que “el Gobierno tiene su propuesta, varios bloques tenemos otra, es algo que se está trabajando”.

Otro de los reclamos fue por Ganancias: “Le planteamos que se incluya y que se aumente el mínimo de ganancias. Será sensiblemente más alto de lo que se viene discutiendo”. Por último, le plantearon que se incluya un premio al buen contribuyente en el blanqueo de la moratoria tanto para personas físicas como para empresas.

En tanto, Randazzo contó: “Otro de los temas que quisimos plantear es la eliminación definitiva de las comisiones que paga por los seguros que hace el Estado con mismas organizaciones del Estado y hubo un compromiso de ese tipo de eliminación de esas comisiones que se paga sin ningún tipo de sentido”.

“Sobre las privatizaciones se charló en forma general, no hubo una lista concreta. Vamos a seguir conversando cuando se envíe el proyecto y habrá cosas para corregir. No se habló de coparticipación y del impuesto al cheque”, cerró el bonaerense.

De forma breve, López Murphy manifestó: “La reunión fue larga, fue informativa. El Gobierno hizo sus observaciones, nosotros la nuestra algunas son sustanciales y van a estudiar las cuestiones que observamos y nosotros el proyecto que mandarán mañana”.

Alrededor de las 18 arribaron a Casa Rosada los radicales Julio Cobos, Carla Carrizo, Lisandro Nieri, Karina Banfi, Soledad Carrizo, Pamela Verasay, Alejandro Cacace y Pablo Cervi.

Según contaron, conversaron sobre la Ley Bases y el paquete fiscal que “se tratarán conjuntamente”. Cobos reveló que los nuevos mínimos no imponibles serán de 1.8 millones el piso para solteros y 2.2 millones casados cuya actualización de Ganancias será por IPC anual, pero aclaró: “No hemos garantizado ningún voto, vamos a esperar que todo vaya avanzando. El DNU no lo estamos analizando y no hemos tomado postura”.

Además, informaron que le será enviado una nueva propuesta del artículo 71 porque “como está no lo apoyamos”. El mismo establece por el plazo de un año, el Poder Ejecutivo estará facultado a “disponer la derogación o modificación de regulaciones sobre la actividad económica privada que importen un incremento de sus costos, limiten el ejercicio de la autonomía de la voluntad o provoquen la escasez de bienes y servicios sin justificación de interés público suficiente. Ello, con el objeto de facilitar la mayor eficiencia y eficacia en el ámbito alcanzado por la regulación de que se trate”.

La reunión, que se suma a otras previas con este y otros bloques dialoguistas (Pro y UCR), fue en línea con el objetivo del Gobierno de tratar de acordar el proyecto lo más ampliamente posible antes de su tratamiento en el Congreso, para que no caiga en saco roto como ocurrió en el verano.

El 6 de febrero pasado, pese a que la ley ómnibus había sido aprobada en general, la situación se empantanó en el debate en particular y el oficialismo pidió que volviese a comisión.

Desde esa fecha, el proyecto de ley -que pretende desregular áreas de la vida nacional- tuvo diversos vaivenes por la actitud ambivalente de la Casa Rosada, que finalmente decidió que la impulsará nuevamente, pero con la condición de que se apruebe para que se pueda firmar el 25 del mes próximo el Pacto de Mayo entre el presidente Javier Milei y los gobernadores, con el fin de establecer consensos básicos en una decena de políticas.

El juego extraño de Milei y la demora en tratar la ley Bases

Con dos encuentros con una general del ejército norteamericano, el presidente argentino reafirmó su alineamiento concreto con Washington y cumplió otra de sus obsesiones: convertirse en un adalid mundial de las ideas libertarias que promueve.

Por José Angel Di Mauro

Aunque mucho de lo que muestra no es enteramente real, sino más bien parte de la construcción del personaje que ha forjado a través de su breve carrera hasta la presidencia de la Nación, Javier Milei es muy cristalino en muchos aspectos. Bastaría con citar la sinceridad brutal con la que se expresó en su campaña, confirmada en los hechos en el marco de la gestión, contrariando las enseñanzas de su admirado Carlos Menem –“si hubiera dicho lo que iba a hacer, no me votaba nadie”-, pero la verdad es que el presidente es bastante gráfico por ejemplo en sus preferencias.

Lejos está de ser Milei un “todoterreno” en materia política. Durante su paso por el Congreso, quedó claro que la actividad legislativa no es de su interés. En la gestión, los temas que le interesan realmente y a los que les pone el cuerpo son economía y seguridad. Por eso su diálogo permanente es con Luis “Toto” Caputo y Patricia Bullrich.

No quiere decir que no hable con otros; con Sandra Pettovello su relación es muy estrecha, más no se mete en su cartera. La rosca política se la deja a Guillermo Francos. No hay nada que abura más al presidente.

Obviamente el expertise de Milei pasa por la economía; ahí opina e interviene, si cabe. También escucha. En materia de seguridad es más lo que escucha que lo que ordena, pero se involucra especialmente. Tiene sentido en alguien tan dependiente de la opinión pública: todas las encuestas ubican a la economía y la seguridad en los primeros lugares de la preocupación ciudadana.

El resto de los temas le son bastante ajenos. Y de hecho, su administración prefiere no hacerse cargo de cuestiones tales como la salud y la educación. Les compete a las provincias, dice para desligarse de esos temas. Pasó esta última semana con el dengue, cuando por fin se le conoció la voz al ministro Mario Russo, quien en lugar de calzarse el traje de sanitarista, se puso el de libertario, emprendiéndola contra los laboratorios, los medios y la casta… Su principal sugerencia en la materia terminó siendo evitar los pantalones cortos como método de prevención.

Para explicar qué hacer ante esta emergencia, los medios seguirán convocando a Fernán Quirós.

De más está decir que otra característica saliente de esta gestión es desligarse de las culpas. Incluso cuando no cumple una promesa, como la de dolarizar, cosa que endilgó a los políticos que -aseguró esta semana a la agencia Bloomberg– en caso de haberlo hecho lo hubieran acusado de “negocio turbio” y él terminaba en la cárcel. Eso sí, de haberlo hecho, garantizó que “la estrategia hubiera funcionado a la perfección”.

La entrevista de Javier Milei con Bloomberg.

En esa misma entrevista reconoció que “los salarios son miserables”. Pero no es culpa de su gobierno, afirmó, sino de los “20 años de populismo”.

Pero volvamos a sus preferencias; citamos dos, vale sumar otra: las relaciones exteriores. Milei no ha participado aún de cumbres internacionales y ha salido poco del país, pero el alineamiento que quiere para la Argentina está muy claro y, sobre todo, lo obsesiona su proyección internacional. Dejando de lado la economía, pocas cosas lo entusiasman más que el atractivo que su figura genera en el exterior. Incluso en sus detractores; el rechazo lo retroalimenta.

Por eso su cierre de esta semana corta, con dos encuentros con la jefa del Comando Sur de los Estados Unidos, Laura Richardson. Incluida la sobreactuación del jueves, cuando decidió viajar a Ushuaia para reparar el desplante del gobernador Gustavo Melella que no solo no recibió a su encumbrada visitante, sino que la calificó como “persona no grata”.

Más allá de eso, Milei dejó claro en su discurso que quiere convertirse fronteras afuera en un adalid de “las ideas de la libertad”. Ya había arrancado con eso en Davos.

Defensa tampoco es lo suyo. De hecho, en tiempos de campaña delegó ese área en su compañera de fórmula, aunque al llegar al poder cambió de parecer. Así y todo ve allí a un electorado que considera propio y hace lo necesario para mantenerlo. Al encabezar los actos por Malvinas, el presidente arrancó la semana ponderando a los militares, incluso por sobre la política, todo un signo de los nuevos vientos que corren. “La política los hostigó y humilló”, dijo, de ahí que le pidiera a la sociedad “reconciliarse” con los uniformados. Y terminó la semana calzándose el uniforme para confirmar su fuerte alineamiento internacional con Estados Unidos -más allá de los riesgos que pueda tener en la relación con China-.

El Pacto de Mayo 

Faltando menos de 50 días para suscribir en la Docta el acuerdo sobre 10 políticas de Estado, pareciera que todo está aún por hacerse. La condición sine qua non que Milei estableció para que exista el Pacto de Mayo es la aprobación de la ley de Bases y el paquete fiscal. El debate sobre ambos temas aún no se ha reiniciado oficialmente, aunque sí han avanzado las negociaciones a puertas cerradas para garantizar que no pase lo del verano.

En la agenda de comisiones conocida para esta semana hay 17 reuniones previstas, pero ninguna de ellas para reanudar ese debate. La explicación que algunas fuentes dan es que ahora solo se necesita asegurar los votos en el recinto, y para eso toda la atención está en la confección del texto. No quieren reiniciar el debate en comisiones sin eso definido, de ahí que se tomen todo el tiempo posible y eso implicaría que la búsqueda del dictamen quede para la semana siguiente, cuestión de ir al recinto entre el 22 y el 26 de abril.

Pero los mismos que hacen esa interpretación no descartan otra intención que preocupa. Conocedora del paño, una fuente equidistante de las partes, advirtió que lo que más le importa al Gobierno es el DNU 70/23. Mientras el mismo esté vigente, “no necesitan más”. Salvo algunos sectores, que esperan la nueva ley de hidrocarburos, la realidad es que “no hay ninguna ley que este año sea de vida o muerte para Milei”. Así las cosas, una interpretación que muchos se hacen es la de que el presidente juega un juego extraño, pero curiosamente “eficaz” para sus intereses: si le aprueban la ley, bien; si eso no sucede, contribuirá para instalar la idea de que Milei es un outsider al que la casta no le aprueba ninguna iniciativa. Razón de más para votarlo en las próximas legislativas, cuestión de “echar del Congreso a aquellos parásitos que complican la gestión y darle las herramientas que necesita para gobernar”, tal la jerga libertaria.

Esa estrategia se desmoronaría si Diputados le voltea el DNU. Cosa difícil, por cuanto un sector del bloque de Pichetto y la mayoría del radicalismo se resisten a hacerlo, para no quedar como “conspiradores”. Pero tampoco es que falten tantos votos para llegar al número necesario, y dependerá de que el humor social no cambie.

¿Y la Corte Suprema? Los dirigentes consultados por este medio descartaron que el Tribunal Superior vaya a expedirse sobre el mega decreto, pues siguen pensando que ese es un tema que debe resolver la política. “Si el Senado ya resolvió la mitad, ¿para qué se van a meter?”, razonó una fuente consultada.

En este marco, el Gobierno da la sensación de garantizar sus objetivos con muy poquito. “Con un litro de nafta”, graficó un experimentado exdiputado nacional. Que agregó, como dato clave: “Asentado en el fracaso del resto de la política”.

Atentos a esa posibilidad de que el Gobierno solo esté esperando una excusa para patear el tablero, los gobernadores que siguen autopercibiéndose de Juntos por el Cambio y fueron el jueves a la Casa Rosada, manifestaron su intención de acompañar el proyecto de ley de Bases. Como eso se dijo de entrada, sirvió para distender el ambiente de una charla que no se extendió demasiado. Uno de los temas más ríspidos está en el paquete fiscal y es la vuelta del impuesto a las Ganancias. Muy resistido por los gobernadores patagónicos, más los de Santa Fe y Córdoba. La llave de la solución estaría en la elevación del mínimo no imponible, que el Gobierno quiere llevar a $1.200.000. El resto de la solución pasaría por la continuidad de la obra pública. El Gobierno estaría dispuesto a rever su postura de frenar todo, dándole luz verde a aquellas que cuenten con financiamiento y aun algunas que no lo tienen, pero están muy avanzadas.

Mientras tanto, desde la oposición siguen dándole señales a un gobierno que así no debería romper puentes con la oposición amigable. Los senadores radicales -aquella mayoría que no siguió al presidente de su partido que votó en contra del DNU- presentaron esta última semana un proyecto para declarar a la educación como servicio público esencial. La iniciativa va en línea precisamente con lo que establecía el mega DNU (en su artículo 97) y que la Cámara del Trabajo declaró inconstitucional a instancias de un amparo cegetista, y muestra la disposición que existe de una parte de la oposición dialoguista para garantizar su aprobación en el recinto.

Martínez: “La estrategia parlamentaria de Milei es un fracaso”

Para el jefe del bloque UP, el bloque de LLA es “una de las principales víctimas” de la estrategia del Gobierno. Qué opinó Oscar Zago, quien participó del intercambio.

El jefe del bloque Unión por la Patria en Cámara baja, Germán Martínez, manifestó que “la estrategia parlamentaria del Gobierno es un fracaso” y se cruzó con su par del oficialismo, Oscar Zago, quien por el contrario manifestó la voluntad de dialogar.

Para el jefe de la principal oposición en la Cámara baja, “la estrategia parlamentaria del Gobierno es un fracaso”, y abundó sobre lo que fueron las sesiones extraordinarias: “Mandaron 13 temas y no pudieron aprobar ninguno. No tienen dialogo formal con los bloques, no hay una mesa de trabajo”.

Entrevistado en el programa “Sábado Tempranísimo”, de Radio Mitre, Martínez detalló su crítica hacia la manera de trabajar en el Parlamento del actual oficialismo, señalando que “armaron solo 15 comisiones, se nota el desorden”.

Del diálogo participó también el presidente del bloque oficialista, Oscar Zago, y con él escuchando el peronista dijo que “la estrategia parlamentaria de Javier Milei es un fracaso. El bloque de La Libertad Avanza es una de las principales víctimas de la falta de profesionalismo de la estrategia de la Casa Rosada. Porque cuando avanzan en un sentido, lo que hacen es cambiar la bocha e ir exactamente para el lado contrario”.

El presidente del bloque LLA rechazó que ellos fueran “un desastre”. “Habíamos avanzado con la ley Bases y, entre los acuerdos, hubo algunos que se han caído. Ahora va a venir la ley Bases nuevamente, que se está trabajando con los gobernadores”.

Respecto del tema de los jubilados, una de las críticas que hacía Martínez del otro lado de la línea, Zago dijo que ese tema “estaba esperándose porque ya veníamos trabajando, se venía dialogando. Vamos a hacer lo imposible para acordar distintos temas”.

Martínez se quejó porque su bloque nunca tuvo en sus manos los borradores de la ley de Bases. “Oscar, contale a Marcelo (Bonelli) si le llegó al bloque opositor más numeroso de la oposición, que es el mío, si le llegó el borrador de la famosa ley ómnibus, y si alguien formalmente desde Casa Rosada, o desde la Cámara nos mandó ese borrador a la oposición”.

“Hay que preguntarle a la Casa Rosada”, contestó Zago, sacándose el problema de encima. “El dijo que le preguntemos a la Casa Rosada, yo no soy de ahí, soy del Parlamento”, agregó, a lo que Martínez repuso: “No nos mandaron nada, Marcelo. Son un desastre en términos parlamentarios. No nos mandaron absolutamente nada”.

Ante la pregunta de si había voluntad de acordar, Zago respondió afirmativamente y recordó que ya se había convocado a los gobernadores, también a los ministros de Economía de todas las provincias y hasta a los vicegobernadores. Contemplativo, ponderó a Germán Martínez calificándolo de “excelente diputado, a quien yo respeto muchísimo” y le dio la razón. “Quizá es así como él lo expresa, pero quizá no le haya llegado oficialmente (el borrador), pero le habrá llegado a través de los gobernadores, los intendentes, los senadores que están en diálogo permanente con el Gobierno”.

Martínez insistió en que el presidente Milei “no negocia, quiere someter y subordinar”. Y ejemplificó: “Por algo Milei no fue al encuentro de gobernadores y diputados patagónicos. Iba a haber un gran acuerdo con los gobernadores del Norte Grande y eso no sucedió. Por algo levantaron la reunión que iba a haber en la Casa Rosada con los gobernadores. Por eso dudo con la idea de subordinar a las provincias en primer lugar”.

El jefe del bloque UP propuso partir el proyecto y tratar artículo por artículo en comisiones. “Si hubieran mandado como proyectos alternativos la ley de hidrocarburos o la modificación de la ley de competencia, ya se estarían tratando”, ejemplificó, para insistir luego en aconsejarle al oficialismo que “trabajen tema por tema y busquen consenso tema por tema”.

Ley Bases: Francos recibió al bloque Pro en el cierre de las negociaciones en torno al nuevo proyecto

Del encuentro, que tuvo lugar en Casa Rosada, también participó el jefe de Gabinete, Nicolás Posee, y el titular de la Cámara baja. Los diputados macristas luego se reunieron con los ministros Bullrich y Petri por los proyectos de seguridad.

El Gobierno comenzó a cerrar las negociaciones por la nueva Ley Bases y el paquete fiscal, por lo que este lunes el ministro del Interior, Guillermo Francos, se reunió con diputados del bloque Pro para tratar de alcanzar un acuerdo entre las partes sobre los puntos que seguían generando diferencias, como es el caso del impuesto a las Ganancias.

Cerca de las 16 ingresaron al despacho de Francos en Casa Rosada el jefe del espacio, Cristian Ritondo, y sus pares de bancada Silvia Lospennato y Silvana Myriam Giudici. De esa reunión participaron también el jefe de Gabinete, Nicolás Posse; el secretario ejecutivo de Gobierno, José Rolandi; el secretario de Interior, Lisandro Catalán; el secretario de Hacienda Carlos Guberman, y el presidente de la Cámara baja, Martín Menem.

Tras la reunión, Ritondo confirmó que el Pro volverá a votar a favor del proyecto del Gobierno, en su nueva versión más acotada que la original, para avanzar en desregulaciones de la economía, entre otras iniciativas que encierran sus 266 artículos más sus anexos.

“El bloque del Pro va a volver a acompañar. Esta ley es necesaria sobre todo para el tema de atraer inversiones”, confirmó Ritondo a un grupo de periodistas acreditados. Al respecto, se mostró confiado en que ahora la iniciativa sí sea aprobada y que no fracase como en enero pasado: “No creo que vuelva a pasar lo de antes, ahora los artículos se conocen, son más claros, no hay lugar para el tema de votarla en general pero después no en particular”, consideró el titular de la bancada.

Se espera que la iniciativa, que aún se conoce a través de un borrador y su versión final debe girarse al Congreso, se comience a tratar en comisiones a mediados de abril y que para alrededor del 24 de ese mes llegue al recinto.

Una de las claves para que el oficialismo pueda sacar adelante el proyecto será la postura que adopten los diputados del bloque que lidera Miguel Ángel Pichetto: “Esperemos que ahora pueda ordenar a la tropa”, deslizaron los representantes del espacio macrista.

Por otro lado, Francos se reunirá este martes en Salta con 10 gobernadores del norte argentino, mientras que la semana próxima hará lo propio con los mandatarios provinciales de lo que era JxC, debido a que una de las cuestiones que todavía genera conflicto es el impuesto a las Ganancias, ya que los mandatarios de las provincias del sur se niegan a que se retrotraiga la cuarta categoría, mientras que los del norte reclaman que se haga.

Así las cosas, el oficialismo busca generar un cierto consenso entre todos los sectores antes de enviar la nueva Ley Ómnibus al Congreso, para evitar que la oposición vuelva a rechazarla, como ocurrió a principios de febrero pasado, pero para eso primero debe garantizar que no haya diferencias en algunos puntos clave.

Es el segundo encuentro que mantiene el Gobierno con los amarillos, la primera fue el pasado 15 de marzo. En esa ocasión, le habían transmitido su total apoyo a la Ley Bases y al DNU 70/23, pero habían planteado observaciones en torno a Ganancias y fórmula jubilatoria.

En otro plano, los macristas también mantuvieron una reunión con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y con el ministro de Defensa, Luis Petri, con el objetivo de conversar y analizar los cinco proyectos respecto de las reformas en políticas de seguridad.

Jubilaciones y reforma laboral, entre los pedidos que diputados del bloque UCR le hicieron al Gobierno

Así lo informó el jefe del espacio, Rodrigo de Loredo, al salir del encuentro que duró una hora en Casa Rosada. El cordobés consideró que “fue un error” de la vicepresidenta haber convocado a una sesión por el DNU y opinó que el paquete fiscal debe negociarse con los gobiernos provinciales.

Mientras el Ejecutivo busca recuperarse tras la dura derrota en el Senado por el rechazo que recibió en DNU 70/23, el ministro del Interior, Guillermo Francos, comenzó a acelerar la discusión de la nueva Ley Bases y el paquete fiscal y mantuvo reuniones con bloques opositores cercanos en la Cámara de Diputados.

Los primeros en visitar el Salón de Escudos, en la planta baja de la Casa Rosada, fueron los referentes del Pro, que volvió a cerrar filas con el Gobierno. Por la tarde de este jueves, arribaron los titulares del bloque radical, Rodrigo de Loredo y Karina Banfi.

A la salida del encuentro que duró una hora, el titular del bloque radical dijo entender que se necesita que “las reformas que produzcan cambios en la Argentina realmente sucedan”.

“Pudimos escuchar por parte del Gobierno cuáles son las ideas en términos de tiempos, de métodos habida cuenta de que ya hay unos borradores que están circulando para volver con la Ley ómnibus”, comentó ante la prensa.

El cordobés detalló: “Le pedimos al Gobierno algunas cuestiones muy concretas. Lo primero es que no puede esperar más la temática jubilatoria. El ajuste a los jubilados, que en estos 3 meses le hicieron perder el 35% del poder adquisitivo, eso no puede esperar más, cualquiera sea la suerte que tenga la Ley ómnibus, que nosotros la vamos trabajando y estudiando que puede o no demorar, pero lo que no puede esperar más es la situación de los adultos mayores de la Argentina, es un planteo muy puntual”.

“Tomaron nota del reclamo del radicalismo. Lo segundo que le planteamos, habida cuenta de lo que ha pasado con el DNU, es que vea la posibilidad de incorporar en el texto de la Ley ómnibus la reforma laboral por ley”, informó De Loredo y sumó: “Porque al final del día, lo que también le pedimos al Gobierno, es que se focalice, que priorice y que gestione para que las cosas pasen, porque las cosas no están pasando más que en redes, en varios lugares, pero necesitamos que las reformas que produzcan cambios en el país sucedan”.

Con relación al DNU, consideró que “fue un error de la vicepresidenta haber convocado a una sesión para el DNU cuando está trabajando la Comisión de DNU, que se tendrá que expresar”.

“Y objetivamente dentro de todo ese paquete que tiene el DNU hay una reforma laboral que la Argentina necesita. Entonces le hemos pedido al Gobierno que vea la posibilidad de que estos textos legales de la ley ómnibus que vamos a volver a revisar, y que celebramos que vuelvan al Congreso, tenga la posibilidad de incorporar estas reformas que el país necesita”, comentó en diálogo con la prensa al salir de la Casa de Gobierno.

Con relación a la ley de Bases, reconoció que la que llega ahora es mucho más reducida que la original y consideró que “fue un error haberlo vuelto (al proyecto) a la comisión, teniendo ya una aprobación en general”.

“Ahora vuelve un texto un poco más acotado; no tanto. Mantiene muchos institutos. Está la reforma hidrocarburífera; está el régimen de inversiones, que nosotros ya lo hemos visto de buena manera; está la reforma administrativa, que también la vimos de buena manera”, detalló el diputado cordobés.

Así, agregó que “continúan las delegaciones. Ustedes recuerdan que cuando esta historia arrancó eran 4 años. Vuelve a ser de un año”. Luego dijo que “hay una serie de normativas fiscales: hay una moratoria, que veríamos bien una moratoria; hay un blanqueo, esto es justamente el capítulo fiscal, y Ganancias”. “Bueno esos son temas que estamos empezando a revisarlos en detalle”, indicó.

“Todo el paquete fiscal involucra bienes personales, una moratoria, un blanqueo y ganancias, e indefectiblemente va a requerir salir de este tiroteo Gobierno-Nación”, puntualizó.

De Loredo dijo que “nosotros estamos conscientes de que los gobiernos provinciales tienen que hacer su ahorro para lograr los equilibrios fiscales, pero no es a los tiros. Finalmente, no pasan las cosas… las cosas tienen que pasar, no solamente en las redes, tienen que suceder en la realidad”.

El jefe del bloque radical sostuvo que “todo este paquete fiscal va a necesitar un acuerdo con las provincias, que creo que el Gobierno ha emprendido, enhorabuena”, pero aclaró que “no nos gusta el estilo, el formato, pero lo dejo a un costado”.

Consultado puntualmente respecto de si el radicalismo va a acompañar, De Loredo sentenció: “Nosotros siempre dijimos que estamos predispuestos a darle las herramientas justas y necesarias. Este sigue siendo un gobierno que tiene 90 días. Estamos dispuestos a darle las herramientas justas y necesarias para que pueda llevar adelante su plan de gobierno. Ese es el espíritu por el cual el radicalismo se ha expresado”.

Según fuentes consultadas en la reunión con Francos los radicales pidieron que se trate el DNU, pero “espejado en leyes, por capítulos, para que no se tenga que votar todo-o-nada”. Además, les anticiparon las dos leyes que entrarán: la nueva ley de Bases acotada y una ley con cuestiones impositivas que incluye blanqueo, moratoria y Ganancias.

También se supo que le pidieron que la reforma de la movilidad jubilatoria no se discuta en la ley de Bases, ya que se puede demorar, sino que se trate por vía independiente como empezó a suceder esta semana con la conformación de la comisión de Previsión, y que el capítulo del DNU cuestionado en la Justicia sobre reforma laboral se incluya en la Ley de Bases.

Para Vidal: “Es mucho más importante tratar la Ley de Bases que el DNU”

La diputada del Pro anticipó cómo votará en el recinto y destacó que “el DNU es un avance para la Argentina”. Se diferenció de los argumentos del radical Martín Lousteau.

De cara a que ingrese en la Cámara baja el DNU 70/23 que recibió el rechazo del Senado este jueves, la diputada nacional María Eugenia Vidal (Pro) consideró que “es mucho más importante tratar la Ley de Bases que el DNU” y anticipó su voto en el recinto.

En diálogo por Radio Rivadavia, Vidal lamentó: “Lo que pasó anoche en el Senado fue un paso para atrás, bajamos un escalón porque el DNU, si bien sigue vigente, que apunta a resolver algunos problemas que los argentinos tenemos por ejemplo el tema de los alquileres”.

“Desde que se puso en vigencia el DNU la oferta de propiedades aumentó casi un 200% y en términos reales los alquileres bajaron. Eso es un paso para atrás. Si uno lo piensa en términos de crear trabajo, hace 12 años que la Argentina no genera un puesto de trabajo privado y de calidad. La reforma laboral que tiene el DNU apostaba a eso”, detalló.

Y siguió: “Si uno lo piensa en términos de privilegio y de los sindicatos el DNU permite al trabajador elegir la obra social que quieras y no la que te imponen. También los pasajes más baratos de avión por el cielo abierto y no estar atados al monopolio de Aerolíneas Argentinas”.

“Sobre declarar la educación como servicio esencial no se hubiera suspendido por la cautelar que presentó Baradel, los dos días de paro de CETERA los chicos hubiesen tenido clases igual”, agregó entre los aspectos que contienen el decreto y lanzó: “Estas son las cosas que discutimos en el DNU, no la constitucionalidad porque es una herramienta que la reforma Constitucional le da a todos los presidentes y todos los presidentes usaron DNU y no fueron cuestionados”.

Vidal planteó: “No estamos discutiendo la rosca e interna de nadie, estamos discutiendo cosas objetivas para la gente. Hay un tema que apareció en el debate del DNU que es muy polémico y es que muchas familias no pueden pagar las prepagas, el DNU le da a las prepagas poder liberar el precio, pero el aumento es por una mala aplicación de la ley de Defensa de la Competencia. El aumento de las prepagas no es por el DNU”.

“El DNU es un avance para el país y es su contenido lo que deberíamos estar discutiendo los políticos y lo que vamos a votar”, manifestó la bonaerense y adelantó: “Yo ya anticipé que voy a votar por la positiva porque creo que va e el buen camino de lo que la Argentina tiene que hacer y resuelve muchos problemas de los ciudadanos de pie”.

Sin embargo, Vidal aseguro que aún “no sabemos cuándo se va a tratar”, y comentó: “Desde ayer empezó a circular un borrador entre jefes de bloques de la ley de bases y la prioridad es tratarlo porque tiene la fórmula previsional para jubilados de forma urgente, es mucho más importante tratar la ley de bases que el DNU”.

En el Congreso hoy somos todos bloques separados no comparto con el argumento de Lousteau de que el DNU es inconstitucional”, cerró en relación a la votación de los radicales Martín Lousteau y de Pablo Blanco en contra del DNU en el Senado.

Seguridad: lo que reclama Bullrich que no se aprobó en la ley ómnibus había sido incorporado por la oposición

Si bien la emergencia en seguridad estaba contemplada por el Poder Ejecutivo, en el texto original nada se decía sobre fortalecimiento de las fuerzas y lucha contra el narcotráfico.

En medio de una nueva ola violenta en Rosario, a raíz de la seguidilla de asesinatos cometidos por bandas narco, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cuestionó a los diputados que no votaron a favor de la ley ómnibus, la cual contemplaba la emergencia en seguridad, con su correspondiente base de delegación.

Durante la conferencia de prensa que dio este lunes, la funcionaria anunció el envío de una ley ‘anti-mafias’, y aprovechó para criticar a la oposición: “Lamentablemente no nos acompañó con la posibilidad de tener hoy instrumentos para tener una emergencia en seguridad”.

Horas antes de la conferencia, el diputado nacional del Pro Damián Arabia, quien le responde directamente, había publicado en sus redes sociales: “Hoy Rosario sangra y todos postean, pero hace un mes votaban en contra de las bases para facultar al Poder Ejecutivo en ‘Fortalecer la actuación de las Fuerzas Federales’. En el Pro y LLA votamos todos a favor, sin excepción. Algunos UCR y Hacemos votaron a favor, y otros en contra, y el kirchnerismo y la izquierda votaron todos en contra, inclusive diputados santafesinos. Espero que cuando vengan nuevamente las leyes de seguridad, esta vez publiquen menos y voten mejor”.

“Ruin. Hacer política con la mentira y usando los muertos del narcotráfico en Rosario es de una bajeza que Patricia Bullrich no tendría en estos temas. Pero últimamente en política vale todo, que triste”, le respondió el diputado de la Coalición Cívica Juan Manuel López, en un intercambio que se dio justo antes que Bullrich hiciera su reclamo de manera pública.

Ante el planteo de la ministra de Seguridad, el radical Manuel Aguirre, uno de los que votó a favor del texto aludido, le recordó: “Señora Ministra @PatoBullrich usted nunca solicitó la emergencia en Seguridad por Narcotráfico en la Ley Ómnibus, sólo se preocupó en las manifestaciones sociales. Desde el radicalismo fuimos los primeros en pedirlo ya que es un tema de urgencia para evitar más muertes inocentes”.

Puntualmente, el texto original enviado por el Poder Ejecutivo contenía la emergencia en seguridad -la que sí se había aprobado en el artículo 1-, pero no contemplaba en la base de delegación el fortalecimiento de las fuerzas de seguridad o la lucha contra el narcotráfico. Fueron, durante el proceso de negociaciones, los bloques dialoguistas quienes redactaron el inciso “j” del artículo 4, que igualmente en la votación en particular fue rechazado por 130 votos negativos y 123 positivos. Posteriormente, se cayó toda la ley.

El inciso incorporado por la oposición en el dictamen rezaba: “Fortalecer la actuación de las Fuerzas Federales de Seguridad en: (i) la investigación, prevención y lucha de los delitos complejos y el crimen organizado; (ii) la producción y tráfico de estupefacientes; (iii) la corrupción de niños, niñas y adolescentes; (iv) terrorismo; (v) las privaciones ilegítimas de la libertad agravadas; (vi) los delitos aduaneros; (vi) los secuestros extorsivos y (vii) la trata de personas”.

Los votos negativos a ese inciso fueron de Unión por la Patria, el Frente de Izquierda y Por Santa Cruz. Mientras que dentro de los bloques dialoguistas, como la UCR, Hacemos Coalición Federal e Innovación Federal, hubo división.

Dentro de la bancada radical hubo cuatro votos en contra, de Marcela Coli, Pablo Juliano, Facundo Manes y Fernando Carbajal, quien este lunes le contestó a Bullrich: “@PatoBullrich deja de mentir a la ciudadanía. En la ley ómnibus no había ni una letra sobre narcotraficantes y crimen organizado. Solo un montón de demagogia punitivista absolutamente inútiles. Cumplí tu función y deja de promover leyes que no cambian nada”.

En tanto, la diputada Mónica Frade se sumó: “Sra. ministro, en la fracasada sesión de ley ómnibus, en el artículo 1 habían logrado se les apruebe la emergencia en seguridad. Reclame al diputado @dipzago (Oscar Zago) que intempestivamente ordenó levantar la sesión, haciendo caer todo lo votado”.

Frade fue uno de los votos en contra de Hacemos Coalición Federal, donde también rechazaron ese inciso sus pares de la Coalición Cívica, los diputados de Córdoba Federal, la bonaerense Margarita Stolbizer y los socialistas de Santa Fe Mónica Fein y Esteban Paulon.

Ante el anuncio de una nueva Ley Ómnibus, desde el Gobierno aún no saben cuándo se enviará el texto al Congreso

Así lo confirmó el vocero presidencial este lunes y sostuvo que el proyecto que se envíe al Parlamento “va a tener la experiencia de lo que ya se mejoró en el debate anterior por la ley original”. También se refirió al anuncio de Patricia Bullrich por la situación en Rosario.

El ministro del interior, Guillermo Francos, anunció el pasado viernes luego de la reunión que mantuvo con gobernadores, el envío al Congreso de la Nación de una nueva Ley de Bases que, si bien ya se sabe el contenido de la misma y su elaboración está en proceso, desde el Gobierno confirmaron que no hay una fecha estimativa para ello.

Francos detalló que la nueva ley incluye “delegación de facultades, desregulación energética, el tema biocarburífero, etcétera. Todo lo que es el régimen de protección para las grandes inversiones y una serie de cosas más, pero -fundamentalmente- son esos temas que llevan a fomentar la inversión, el crecimiento, el desarrollo de la actividad económica”, y aclaró que el tema de “las retenciones y la ley fiscal, no están incluidas en el proyecto que presentaremos. Será una ley reducida de 200 artículos”. Además, contó que figuran cuatro emergencias: administrativa, económica, financiera y energética.

“No sabemos cuándo se va a enviar la nueva Ley Ómnibus”, afirmó tajante el vocero presidencial Manuel Adorni este lunes en conferencia de prensa desde Casa Rosada y sumó: “La ley en definitiva siempre tuvo modificaciones y muchas de ellas impulsadas por nosotros como el retiro del capítulo fiscal”.

Adorni recordó que la primitiva Ley Bases “inició con 684 artículos y terminó con varios menos cuando se fue a discutir al recinto”, lugar donde fracasó.

“Las modificaciones en la ley o del texto que se envíe al Congreso va a tener la experiencia de lo que ya se mejoró en el debate anterior por la ley original. Es probable que tenga modificaciones con respecto al texto original y siempre promovimos que si se le podían hacer mejoras a la ley se les hagan y que iban a ser aceptadas en la discusión y siempre van a ser aceptadas”, precisó el portavoz.

Por otro lado, se refirió al anuncio que hizo la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, de enviar una ley anti-mafias al Congreso para ayudar a las Fuerzas de Seguridad en la lucha contra el narcoterrorismo en Rosario: “Se enviarán al Congreso diferentes leyes para abordar esta problemática tomando modelos que han ocurrido en otros países de estas normas antimafia como Italia o lo que hizo el Salvador en su lucha. Esto es una guerra”.

Encuentro con gobernadores: el Ejecutivo acordó llevar una nueva ley Bases “de consensos”

En conferencia de prensa, el ministro Francos confirmó que el Gobierno enviará un texto “con menos de 300 artículos”. Por otro lado, anunció que se presentarán iniciativas para la actualización de la fórmula jubilatoria y para la situación de la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias.

Tras cuatro horas de reunión encabezada por el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, y el ministro del Interior, Guillermo Francos -los representantes del Poder Ejecutivo designados por el presidente Javier Milei-, con los representantes de las 23 provincias y la Ciudad de Buenos Aires, el Gobierno anunció la inminente presentación de una nueva ley Bases “de consenso”.

Al iniciarse el camino hacia lo que una semana atrás el presidente de la Nación denominó “el Pacto de Mayo”, los principales temas debatidos entre los 24 mandatarios y los representantes del Gobierno nacional, fueron -entre varias cosas- la coparticipación federal, el alivio fiscal, la situación de todos los fondos fiduciarios y la reversión del Impuesto a las Ganancias.

En representación del Poder Ejecutivo, además de los funcionarios mencionados, también, estuvieron el secretario de Hacienda, Carlos Guberman; el secretario de Interior, Lisandro Catalán; y el secretario ejecutivo de Gobierno, José Rolandi.

Las 24 jurisdicciones estuvieron representadas por sus gobernadores, el jefe de Gobierno y en algunos casos por sus vicegobernadores. Axel Kicillof (Buenos Aires), Jorge Macri (CABA), Martín Llaryora (Córdoba), Rogelio Frigerio (Entre Ríos) y Sergio Ziliotto (La Pampa) fueron los primeros en arribar.

También, estuvieron los gobernadores patagónicos: Gustavo Melella (Tierra del Fuego), Ignacio Torres (Chubut), Alberto Weretilneck (Río Negro), Rolando Figueroa (Neuquén) y Claudio Vidal (Santa Cruz). Del mismo modo, estuvieron presentes Claudio Poggi (San Luis), Marcelo Orrego (San Juan) Hugo Passalacqua (Misiones) y Gustavo Valdés (Corrientes).

Completaron la nómina de gobernadores Carlos Sadir (Jujuy), Gerardo Zamora (Santiago del Estero), Leandro Zdero (Chaco), Raúl Jalil (Catamarca), Osvaldo Jaldo (Tucumán) y Gustavo Sáenz (Salta).

Los únicos ausentes fueron Alfredo Cornejo (Mendoza), Ricardo Quintela (La Rioja), Maximiliano Pullaro (Santa Fe) y Gildo Insfrán (Formosa). Sin embargo, estuvieron representados por sus vicegobernadores: la mendocina Hebe Casado (en calidad de gobernadora porque Cornejo se encuentra enel exterior), la riojana Teresita Madera, la santafesina Gisela Scaglia y el formoseño Eber Solís.

El encuentro comenzó a las 15.13 y finalizó a las 19. Luego, Francos junto a los gobernadores Jaldo y Frigerio brindaron una conferencia de prensa para detallar aspectos de la reunión y del nuevo proyecto de ley que el Gobierno reenviará al Congreso en el corto plazo. “Será la ley Bases de los consensos que se habían obtenido, la cual es de menos de 300 artículos”, anticipó el ministro del Interior. Puntualmente se mencionaron 190 artículos para el futuro proyecto a presentar.

La trunca ley Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos tenía originalmente 664 artículos que luego el oficialismo, negociaciones mediante con la intención de encontrar su aprobación en la Cámara baja, redujo a la mitad.

El gobernador entrerriano señaló que “buscaremos darle las herramientas que necesita el presidente para sacar el país adelante luego de años de populismo”. Y remarcó que la reunión fue para “avanzar en la discusión de la nueva ley Bases”.

También, el gobernador tucumano Osvaldo Jaldo señaló que “se buscó profundizar el diálogo que tenemos entre los gobernadores”, y explicó que “el Gobierno nos entregó diferentes puntos de la ley Bases condensada”. Consultado por el avance en el Poder Legislativo de este nuevo texto, respondió que “es una decisión que tiene que tomar el Congreso de la Nación”.

Asimismo, destacó que él y los demás mandatarios provinciales “nos hemos comprometido que a este Gobierno le vaya bien”, y se mostró optimista de cara al debate legislativo de esta nueva ley ómnibus: “No hay dudas que la van a acompañar nuestros diputados”.

Por otro lado, Guillermo Francos anunció que el Poder Ejecutivo enviará un proyecto de ley para actualizar las fórmulas de las jubilaciones y otro para la situación de la cuarta categoría del impuesto a las Ganancias. Esto evidenció que en el tema impositivo mencionado, no hubo acuerdo en la reunión.

Al ser consultado sobre si llegaría la sanción de la modificación sobre los haberes jubilatorios antes del 1ero. de abril, contestó que “eso lo define el Congreso”.

Respecto al Fonid (Fondo de Incentivo Docente) y los subsidios al transporte público, el ministro aseveró que “no están dentro de los recursos ni de las competencias del Gobierno”.

Para terminar, no confirmó la fecha de una nueva reunión entre los representantes de Poder Ejecutivo Nacional y los mandatarios provinciales, pero confirmó que habrá reuniones entre los ministros de economía y secretarios de Hacienda de cada provincia con el Gobierno nacional.

Bornoroni compartió sus reflexiones sobre lo sucedido con la ley Bases

El diputado oficialista cuestionó a algunos sectores “dialoguistas” por “desactivar prácticamente todas las posibilidades de transformación”, pero se mostró optimista de que la ley salga en el futuro.  

Truncada la sesión que buscada darle media sanción a la ley Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, el diputado nacional Gabriel Bornoroni (LLA – Córdoba) publicó una carta este jueves en X y consideró que “las reformas van a llegar tarde o temprano”.

“La ley era una ley para la gente. Una norma que iba a permitir liberar las fuerzas productivas en muchísimas áreas y que iba a eliminar trabas, burocracias y obstáculos que todos los argentinos sufrimos día a día”, inició el titular de la Comisión de Legislación General en la Cámara baja.

Además, destacó la labor llevado desde el 27 diciembre cuando el texto ingresó en Diputados: “Me resulta raro seguir escuchando que no había consenso. ¿Y las más de 60 horas de tratamiento que tuvimos en el plenario de comisiones?”. “Hubo un debate amplio y generoso. Se aceptaron cientos de sugerencias. Había consenso”, afirmó.

Sin embargo, cuestionó a los sectores “dialoguistas” que no acompañaron: “Lo que faltó fue sinceridad. Hubo actores que decían apoyar las reformas y a último momento quisieron desactivar prácticamente todas las posibilidades de transformación”.

Y cerró: “No hay que desanimarse. Las reformas van a llegar tarde o temprano. Hay que tomar nota de todo lo que pasó y mejorar. Estoy más convencido que nunca que vamos a lograr implementar las reformas que necesita el país. Solo hay que seguir trabajando”.

Emocionado, De Loredo lamentó la vuelta a comisiones de la ley Bases

El presidente de bancada radical cargó contra el presidente de la Nación y lanzó que “dice barbaridades, estupideces y no necesito que me agradezca nada tampoco”.

El jefe de bancada radical en Diputados, Rodrigo de Loredo, lamentó la vuelta a comisiones del proyecto de ley Bases y al borde de quebrarse señaló que “había una gran oportunidad de hacer reformas para la Argentina”.

También se refirió a los “likes” del presidente Javier Milei y agregó que “las que son fake news son más suaves que las que son oficiales, de manera que el diálogo está cortado. No es un buen sendero porque no avizora nada bueno para los argentinos una dinámica de ese tipo”.

“Personalmente estoy triste y frustrado porque trabajamos mucho para que salga un texto legal que le sirva a los argentinos, pero los fundamentalismos lo impiden y el radicalismo permitió que haya dictámenes y que se apruebe en general”, aseveró el cordobés.

Del mismo modo, cuestionó al oficialismo: “La pregunta que le formulé es si efectivamente querían aprobar estos textos, si querían aprobar estas reformas de ley, porque las cosas que se mezclaban, el ímpetu con que las traían, me hacía dudarlo, pero pregunté de buena leche ¿ustedes quieren que se apruebe esto?”.

Además, enfatizó que “la lógica del todo o nada sirve para las elecciones. Por eso no nos va bien en las elecciones, porque no somos amigos de esas lógicas, garpa, pero no termina cambiando las cosas”. También, remarcó que le avisó al LLA que “no te confíes de los gobernadores peronistas”.

Así las cosas, defendió a un integrante de su bloque: “Había dirigentes como Facundo Manes, que de una forma muy transparente y genuina, viene y defiende porque no está de acuerdo con ese inciso de esa delegación y me parece súper válido en la democracia”.

Respecto a la delegación de facultades, De Loredo ejemplificó: “Vayan a Córdoba y vean si Martín Llaryora no tuvo delegaciones cuando gobernó”. “Hubo emergencias y delegaciones en la ciudad, votaron todo en contra porque no recibieron no sé qué y es un comportamiento que a mí no me parece que esté bien”.

Consultado por las declaraciones de Milei, De Loredo profundizó: “En lo personal, me tienen absolutamente sin cuidado. Hace tiempo que lo que diga él a mí me tiene sin cuidado”. “Dice barbaridades, estupideces y no necesito que me agradezca nada tampoco”, cargó.

A su vez, se refirió a los posteos en X del jefe de Estado: “Sube una lista del bien y del mal, y me puso el lado del bien, le pido que me saque el lado ese”, y agregó que “no quiero estar en ninguna de las listas de los lados que arma”.

“No me importa tampoco que nos aplaudan, ni mucho menos que nos insulten. Y lo paradojal es que nosotros tuvimos un comportamiento en simultáneo a los insultos. No me mueve”, aclaró el jefe de bancada radical.

Finalmente, remarcó que “había una gran oportunidad de hacer reformas para la Argentina, pero vienen los fundamentalismos de siempre”. “Se los hunden como país y empieza todo de cero”, concluyó.

Fuerte revés del Gobierno: la ley de Bases vuelve a comisión

Así se resolvió al cabo de tres horas de debate en particular, que en realidad fueron poco más de dos. Luego de que el oficialismo viera caer casi por completo la reforma del Estado, comprendida en el artículo 5, luego de un cuarto intermedio el oficialismo decidió una medida drástica.

Hubo festejos en el bloque UP -que Germán Martínez pidió moderar- al levantarse la sesión.

Venía complicado el oficialismo luego de una serie de sucesivas derrotas en la votación de incisos del proyecto de ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos. Acababan de sufrir un fuerte revés en el tema de reforma del Estado, al punto tal que el jefe del bloque Hacemos Coalición Federal, Miguel Pichetto, se tomó la libertad de darle un nuevo consejo al bisoño oficialismo: “Le pedimos que tenga alguna cuota de flexibilidad… Les encanta seguir perdiendo; traten de ver cómo tratan de receptar algunas propuestas… y ganar… No hay que perder, hay que ganar”.

Se acababa de votar el artículo 5 referido a las facultades del Poder Ejecutivo respecto a  la reforma administrativa y del inciso A al F, solo fue aprobado el B. Así las cosas se pidió un cuarto intermedio de 15 minutos, para hablar con los jefes de bloques. Terminaron siendo 50 minutos.

A la vuelta, pidió la palabra el presidente del bloque oficialista, Oscar Zago, para pedir una moción para que “el asunto vuelva a comisión”. El “asunto” es nada menos que el proyecto completo. Todo a fojas cero.

Mientras el jefe del bloque oficialista aseguró que buscarán “lo más pronto posible” retomar el debate en comisiones, había diputados del sector dialoguista que al salir del recinto estipulaban que “todo pase a marzo”. Cabe recordar que la prórroga de extraordinarias abarca hasta el 15 de febrero, con un feriado largo de por medio.

A la reunión de los jefes de bloques con Martín Menem fueron los jefes de bloques “dialoguistas”. A esa reunión a puertas cerradas no se les permitió ingresar al titular del bloque UP, Germán Martínez, ni a Myriam Bregman. Allí las autoridades del oficialismo anticiparon la decisión que terminarían anunciando casi una hora después.

“Hay compromisos de los diputados de gobernadores que no se cumplieron, como empezamos a ver eso, decidimos el pase a comisión”, anunciaría luego Oscar Zago, que explicó que el oficialismo buscará “empezar de nuevo lo más pronto posible” y “rearmar la estrategia de consensuar”.

En síntesis, vieron que no les daban los números y “no había compromiso”, un compromiso que antes había por parte de los dialoguistas.

Según pudo saber parlamentario.com, en las privatizaciones, el tema que debían debatir a continuación, no había acuerdo por el procedimiento y la lista de empresas a privatizar.

La intervención de los medios públicos no se puede ignorar como contexto en el marco de este debate. El tema cayó mal.

Por la mañana en el Gobierno creyeron haber resuelto una parte de los problemas, por lo menos lo del impuesto PAIS. El ministro de Economía, Luis Caputo, tuvo un gesto al llamar al gobernador cordobés Martín Llaryora, prometiéndole que resolverían los pedidos de las provincias en el marco del Pacto Fiscal que convocarían próximamente. Si bien el cordobés insistía con el tema, se desinfló la posibilidad de votar unidos a UP para forzar la coparticipación del impuesto PAIS.

Así y todo, la realidad es que cuando se inició la sesión no había nada resuelto en la materia.

Ahora el Gobierno está enojado con los gobernadores. Quedó claro con el previsible tuit del presidente Javier Milei, que desde Medio Oriente mandó un mensaje poco conciliador: “La casta se puso en contra del cambio que los argentinos votamos en las urnas. Sabemos que no va a ser fácil cambiar un sistema donde los políticos se hicieron ricos a costa de los argentinos que se levantan todos los días a trabajar”, señaló.

Según el presidente del bloque oficialista de la Cámara, por la mañana “se había acordado todo en un Zoom”. Cabe consignar que los diputados dialoguistas mantuvieron antes de la sesión una reunión por Zoom con los gobernadores.

No alcanzó para garantizar que el Gobierno no saliera averiado de la sesión. Una sesión que había arrancado medianamente bien para el oficialismo, pero que más temprano que tarde se le complicó. Recordemos que el revés fuerte lo tuvo el oficialismo en el artículo 5.

Pero la realidad es que sucedió lo que los dialoguistas decían que ocurriría. Durante el fin de semana no habían tenido señales desde el Gobierno, y el lunes las fuentes consultadas coincidían en aclarar que irían al recinto sin acuerdos sobre los temas más ríspidos.

A modo de crítica, un diputado dialoguista advertía antes de iniciarse la sesión que “empezaron a negociar con los gobernadores recién hace dos horas”. El reproche se caía de maduro: “Tuvieron tres días para hacerlo y recién ahora tratan de acordar algo”, explicaba una fuente.

Adorni exhortó a los legisladores a actuar con celeridad

Al referirse al tratamiento de la ley de Bases, a poco de comenzar la discusión en particular, el vocero presidencial envió un mensaje a los diputados.

En su conferencia de prensa habitual, el vocero presidencial Manuel Adorni instó este martes “a todos los legisladores a actuar con la mayor de las celeridades” para avanzar en el tratamiento en particular de la ley Bases, ya que la “Argentina necesita respuestas por parte de la política”.

Por otra parte, Adorni se dirigió a quienes marchen o se manifiesten frente al Congreso de la Nación y les aseguró que “las fuerzas de seguridad van a actuar ante cualquier infracción que se cometa a la ley”.

“Instamos a todos los legisladores a actuar con la mayor de las celeridades en virtud de lo que marcamos siempre, una Argentina empobrecida y una Argentina que necesita respuestas por parte de la política”, señaló Adorni, quien dijo esperar “más propuestas concretas en caso de que las haya y menos discursos revisionistas”.

Muy crítico respecto de las cuestiones de privilegio expresadas la semana pasada, el vocero presidencial sostuvo que “en la votación en general un grupo de inadaptados con alergia a la democracia, se mostraron preocupados por el accionar de las fuerzas de seguridad ante los hechos de violencia tal como agresión a periodistas, legisladores y efectivos de la fuerza de seguridad”.

Asimismo se dirigió a quienes vayan a manifestarse para recordarles que “tienen todo el derecho de hacerlo, pero si cortan la calle, la policía va a actuar; si rompen las veredas, la policía va a actuar, si tiran piedras, la policía va a actuar, si prenden fuego los tachos de basura, la policía va a actuar, si agreden a la prensa, la policía también va a actuar y si agreden a un miembro de las fuerzas de seguridad, la policía o la fuerza de seguridad también van a actuar”.

“El que rompe paga. Les sugerimos quedarse en la vereda y no destrozar nada”, enfatizó Adorni.

Espert: “El miércoles puede salir la media sanción”

El diputado de Avanza Libertad no descartó la prorrogación de las sesiones extraordinarias y señaló que la iniciativa “es el punto de partida para una nueva Argentina”.

En vísperas de la reanudación de la sesión para la votación en particular del proyecto de ley “Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos”, el diputado nacional José Luis Espert (Avanza Libertad – Buenos Aires) no descartó la posibilidad de que el presidente de la Nación, Javier Milei, prorrogue el periodo de sesiones extraordinarias.

La fecha limite para alcanzar la aprobación de la iniciativa enviada por el Poder Ejecutivo es el próximo jueves 15 de febrero, la cual deberá pasar por la Cámara alta donde el oficialismo deberá entablar nuevas negociaciones para alcanzar la sumatoria de votos necesarios para el avance de la ley ómnibus.

En declaraciones a CNN Radio, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados señaló que “la sociedad ganó con la ley que se votó porque tiene mucho consenso y eso es lo que queda en el tiempo”, y afirmó que “no veo derrota en la sanción de esta ley”.

Del mismo modo, Espert mostró optimista de poder culminar el avance del texto esta semana. “Veremos con qué nivel de consenso se llega ahí, pero si hay mucho consenso, puede salir el miércoles la media sanción”, anticipó.

En estos días, el Gobierno continuó negociando el contenido de varios capítulos vinculados a las facultades delegadas, privatizaciones, Impuesto País y Fondo de Garantía de Sustentabilidad. “Esto es un buen punto de partida para una nueva Argentina”, concluyó.

Ley Bases: Diputados inició el debate en el recinto

Con quórum de 137 diputados presentes, y en el marco de las sesiones extraordinarias, el pleno de la Cámara baja avanza en el tratamiento de la norma impulsada por el Poder Ejecutivo.

Porqué votamos contra la ley ómnibus

El diputado Yedlin (MN. 82672) enfatizó sus cuestionamientos al proyecto de ley del Poder Ejecutivo y sostuvo que “los propios diputados dialoguistas han dicho que fueron sorprendidos por un dictamen que se firmó y horas después se encontraron con otro texto que no respetaba los acuerdos”.

Por Pablo Yedlin

Esta semana, finalmente se pondrá en discusión la llamada Ley Ómnibus en la Cámara de Diputados de la Nación. El primer desafío que deberá superar es la presencia de más de 129 diputadxs en sus bancas dando quorum. Luego vendrá la votación en general y luego la de cada tema en particular. Con mis compañeros del bloque de Unión por la Patria —boleta por la que me eligieron los tucumanos— daremos el debate, fundamentaremos nuestras posiciones y votaremos en contra del proyecto del Poder Ejecutivo.

Cuando se vote en particular la norma que modifica la Ley de Biocombustibles apoyaré los cambios propuestos siempre y cuando impacten positivamente en la actividad y redunden en beneficios para Tucumán. Habrá que estar atentos también a la defensa de nuestros jubilados, de nuestros artistas y de la Cultura dado que buscan vulnerarlos y someterlos a ajustes innecesarios.
Para aquellos diputados “dialoguistas” el desafío de cómo actuar sigue presente. No alcanza con el retiro de la derogación de la Ley de Azúcar para votar una norma que le da facultades delegadas al presidente de la Nación. ¿O acaso qué garantías hay que al delegarle facultades no vuelva el Presidente a reintroducir esa misma derogación sin pasar por el Congreso de la Nación?
Fue el mismísimo presidente de la Nación quien propuso terminar con la protección a la industria del azúcar. Y fue el reclamo de los gobernadores, empresarios y de los diputados de Unión por la Patria que frenó la iniciativa. El gobernador Osvaldo Jaldo fue parte de ese reclamo. Pero ¿quién puede ser Garante de que el presidente Milei, una vez que le voten las facultades delegadas no va a derogar la Ley del Azúcar otra vez?
De igual modo con las modificaciones que se pretenden con los biocombustibles. ¡O aún peor! ¿Qué diputados votarán una ley que va en contra del bioetanol de caña, bajo la promesa incierta de que al llegar ese tema se cambie el texto de la norma y esa modificación tenga el número de votos suficientes para que la ley salga corregida?
Recordemos que los propios diputados “aliados o dialoguistas” del presidente Milei han dicho que fueron “sorprendidos” por un dictamen que se firmó bajo una supuesta redacción y horas después se encontraron con otro texto que no respetaba los acuerdos.
Hoy para Tucumán -bajo una mirada incluso estrictamente local- lo más conveniente es que no haya media sanción. De esa manera la Ley de Azúcar se mantiene y no podrá reinstalar su derogación el Presidente con facultades delegadas. La Ley de Bioetanol queda como está ahora y así regirá hasta el 2030 preservando el piso de corte y el precio adecuado, y las retenciones al limón y sus derivados se mantienen en 0%.

Y si pensáramos con una mirada más amplia, no estaríamos dejando a 40 empresas estratégicas y nacionales -que no son deficitarias- en condiciones de ser privatizadas a sola firma (Aerolíneas Argentinas, AYSA, YMAD, Telam, Ferrocarriles Argentinos, Belgrano Cargas, Fabricaciones Militares, etc).
Dejar afuera la Emergencia Previsional, no significa que evitemos el desguace que se propone la Ley Ómnibus del fondo de garantía de sustentabilidad (FGS) al Tesoro nacional

¿Qué medida tomará el presidente Milei con la progresiva pérdida de valor adquisitivo de los jubilados de la mínima y de las otras categorías? En Tucumán son más de 200 mil los jubilados/as que tenemos que cuidar y recomponer sus ingresos.

¿En verdad alguien piensa en votar la Ley Ómnibus en general?
¿La prórroga del Presupuesto 2023, en cuánto afecta a Tucumán?

¿Como se sostendrá la Universidad Nacional de Tucumán en la que estudian 80 mil jóvenes?

¿Cómo se hará frente al desfinanciamiento del CONICET que tiene 17 Unidades Ejecutoras/Centros de Investigación, más de 450 becarios/a y más de 350 investigadores en nuestra provincia?

¿En verdad alguien piensa en votar la Ley Ómnibus en general?

¿Cuántos proyectos iniciados o por iniciar de obras públicas quedan suspendidos en Tucumán?  ¿Cuánto empleo se pierde con estas suspensiones?

¿En verdad alguien piensa en votar la Ley Ómnibus en general?

También estoy convencido que un país no es sólo sus finanzas y no todo puede ser evaluado en cuanto ingresa y cuanto “se gasta” en cada política. Estoy convencido de que es necesario sostener la Educación y la Salud Publica, convencido en que las 38 bibliotecas populares de nuestra provincia son parte del tejido social de sus comunidades y colaboran a tener una sociedad mejor.
El Fondo Nacional de las Artes, que, así como ayudó en sus inicios al legendario Antonio Berni o a Astor Piazzola, en estos años financió a más de 800 proyectos y artistas de nuestra provincia a través de becas, subsidios y préstamos. Es mi obligación defenderlos a ellos también. El INCAA, que hace a la identidad y a la esencia de nuestro país, también vería recortadas sus capacidades y potencialidades.
Sin dudas, las discusiones y peleas que dimos alcanzaron a frenar en parte los avances sobre la Salud Pública, las economías regionales y la industria tucumana en particular, Pero ese triunfo es parcial y no es suficiente.

Por último, vamos a trabajar para recomponer los ingresos del Estado provincial a través de la Coparticipación. Vamos a presentar un proyecto que le devuelva de forma estable y regular sus ingresos a Tucumán sin afectar a los trabajadores sin restablecer el impuesto a las Ganancias.

Oliveto: “Salvo algún artículo en particular que se está revisando, hay muchas probabilidades de que se apruebe pronto la Ley Bases”

La diputada de la CC-ARI se refirió a la situación en Tierra del Fuego y pidió terminar con el régimen de exenciones y cargó contras las empresas que sacan beneficio del mismo: “Necesitamos que los empresarios paguen sus impuestos”.

La diputada nacional Paula Oliveto Lago (Coalición Cívica) avizoró sobre el proyecto de ley Bases que “hay muchas probabilidades de que se apruebe”. También cargó contra las dos empresas que sacan beneficio del régimen fiscal de Tierra del Fuego y pidió terminar con las ventajas impositivas en la isla.

En diálogo por Radio Rivadavia, la legisladora destacó que “el Gobierno puso negociadores mucho más aptos que en la primera etapa mandaban empleados y era difícil compartir y encontrar una devolución. A partir de que el vicejefe y otros funcionarios de mayor jerarquía se involucraron en las charlas avanzó mucho más rápido y encontramos mayor recepción”.

“Salvo en algún artículo en particular que se está revisando y que quedaron en contestar, pero que no hacen al núcleo del proyecto yo creo que hay muchas probabilidades de que se apruebe prontamente cuando convoque el presidente de la Cámara”, avizoró.

Al ser consultada por la situación fiscal en Tierra del Fuego, planteó: “Somos un país pobre, donde 6 de cada 10 chicos no comen, necesitamos que los empresarios que se están beneficiando con una economía cerrada paguen sus impuestos y poder quitar los beneficios a estos dos empresarios que toman el tema de Tierra del Fuego porque ese régimen de promoción se dio cuando había que poblar la isla donde había situaciones adversas que hoy no están”.

En la misma línea, enfatizó en la necesidad de poder quitar los beneficios a las dos empresas vinculadas a los Caputo (Mirgor) y los Chernajovsky (Newsan).

Al respecto, Oliveto expresó que el proyecto de la Coalición Cívica contempla a los 10 mil trabajadores de la isla, pero apuesta a terminar con el beneficio de los empresarios que “que hacen que paguemos la ropa y los celulares caros. Los sueldos de los directores de empresas tienen exenciones”, y subrayó: “Hay un montón de situaciones que nuestro país no puede sostener más”.

Por su parte, la diputada cercana a la dirigente Elisa “Lilita” Carrió sostuvo que “hay que salir de la crisis y sostener a un montón de argentinos que ya no dan más entre ellos los jubilados”. “Por qué quieren no mejorar la situación de los jubilados mientras seguimos sosteniendo estos regímenes especiales que benefician a algunos vivos”, se preguntó.

“Los argentinos necesitamos tranquilidad, la no confrontación, un país de la confrontación y de insulto es inviable para que vengan e inviertan, para que podamos crecer, para el diálogo político que se tiene que dar más cuando el presiente no tiene las mayorías”, remarcó.

Así, insistió: “Esa no es la manera, ya vivimos mucha confrontación con el kirchnerismo, estamos agotados y no queremos más esa forma de relacionarnos, le pido que se tranquilice y que piense, el que piensa distinto no somos la fuerza del mal, sino que somos personas que tenemos disidencias y dejemos de dividirnos porque es malo para la viabilidad del proyecto de vida. Tiene que entender que todos los días nos levantemos y haya un enemigo nuevo, una pelea nueva. A lo largo del tiempo esto es inviable”.

“Hay mucha gente que lo quiere ayudar, hay muchos argentinos que lo acompañaron, que no dinamite puentes, sino que lo construyan porque el presidente es de todos los argentinos no solo de los que piensan como él”, manifestó Oliveto Lago.

La diputada de la CC-ARI cerró: “El presidente tiene en nosotros el apoyo para dejar de lado los intermediarios, la realidad es que sobre el tema de la intermediación no se mandó nada al Congreso y ahí hay que hacer algo porque esta gente obliga a la gente que la pasa mal a ir a las marchas, los ponen en las listas, el problema está en el procedimiento. Si vamos a hacer el cambio que sea en serio, no un maquillaje y nosotros en eso vamos a acompañar. Hay que hacerlo porque hay herramientas para hacerlo”.

Espert: “Vamos a trabajar el fin de semana para llegar al martes sin disidencias”

El diputado liberal cuestionó que “haya gente que esté muy nerviosa con las retenciones cuando hubo toda la vida”.

 

En la previa a la sesión para tratar el proyecto de ley Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, el diputado nacional José Luis Espert (Avanza Libertad – Buenos Aires) y anunció que “vamos a trabajar todo el fin de semana para llegar al martes con un dictamen sin disidencias”.

Del mismo modo, el titular de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja explicó la foto de un queso gruyere que posteó en X con relación al crimen de la nena de 9 años en Lomas de Zamora: “Contra el delincuente es cárcel, pero si se resiste es bala en todas sus variantes (Taser, de goma, de pimienta o la que sea)”.

En declaraciones a Radio La Red, el diputado liberal repasó el tratamiento en comisiones de la ley ómnibus y relató: “Hemos avanzado mucho en el Congreso porque venimos de dos semanas espectaculares con funcionarios y más de 200 organizaciones y se lograron 55 firmas en el dictamen de mayoría”.

Consultado por la frase que trascendió del presidente Javier Milei respecto al “los voy a dejar sin plata” para con los gobernadores provinciales, Espert explicó que “lo que plantea es que con mucha sabiduría va a ajustar un 40% sobre la política, no sobre el que labura”. “No hay más intermediarios de la pobreza”, afirmó.

Respecto al avance de la ley ómnibus enviada por el Poder Ejecutivo, el diputado monobloquista consideró que “hay un clima en el Congreso, del grueso de todos los bloques, que esto salga”. “Es una muy buena ley para el puntapié inicial de cambios en un Argentina que viene de 100 años de decadencia”, señaló.

A su vez, opinó sobre los artículos que generaron disidencia entre el oficialismo y la oposición que acompañó el dictamen: “No debería haber ningún régimen de promoción y que todos se ganen la guita laburando y también considero que no debe haber retenciones, pero hay emergencias”.

Para finalizar, manifestó: “Me llama la atención que haya gente que esté muy nerviosa con las retenciones cuando hubo toda la vida”, y cerró con una critica a la CGT: “Los primeros monetaristas deben ser los sindicalistas. En vez de marchar al pedo, deberían pedir por el déficit cero”.

Un dictamen enmarcado en la polémica, fuego ¿amigo? a los aliados y final abierto para el debate

Si bien el proyecto de ley de Bases quedó listo para llegar al recinto, las disidencias son tan grandes que nada garantice que la votación en particular vaya a conformar al Gobierno. Eso motivó, a priori, la postergación de una sesión inédita que pondrá a prueba a las fuerzas del cielo.

Por José Angel Di Mauro

El cruce entre el ministro de Economía y el jefe de uno de los bloques clave para que La Libertad Avanza tenga la gobernabilidad que de otra manera carecería en una Cámara donde tiene menos del 15% de sus miembros, fue una señal de alerta para propios y extraños. Luis “Toto” Caputo quiso marcarle la cancha a quienes para él insisten en horadar el plan que elabora para llegar al ansiado déficit cero, advirtiéndoles a los gobernadores que si no se aprueba lo que quieren modificarle avanzará con recortes que sufrirán en carne propia, y Miguel Pichetto no dudó en cruzarlo reclamándole que dejara de “apretar a los gobernadores”.

Por más áspero que haya sido, lo más probable es que el cruce tuitero no pase a mayores; más que nada por el temperamento de Pichetto, un legislador que lleva 26 años en el Congreso de la Nación y tiene demasiada experiencia como para dejarse llevar por las emociones. Ya lo ha dicho alguna vez: “Las emociones no forman parte de mi temperamento”.

Quedará este cruce en las redes -que Caputo continuó luego- como una anécdota que sobre todo el exsenador dejará de lado en aras de avanzar en un bien superior: la gobernabilidad de una gestión que lleva menos de 50 días en el poder.

Un servicio que ya cumplió -vale recordar- con Mauricio Macri en una cámara donde el entonces senador por Río Negro lideraba el bloque mayoritario frente a un oficialismo con apenas 15 senadores.

En esa tarea de evitar el bloqueo legislativo de un gobierno legislativamente débil, entre 2015 y 2019 Pichetto tuvo en Diputados un complemento ideal como Emilio Monzó. Paradojas del destino, Mauricio Macri se lo reconoció a quien luego decidió llevar como compañero de fórmula, mas no hizo lo mismo con Monzó, al que llegó a endilgarle responsabilidad en la suerte adversa de su gestión.

Hoy la política ha unido a Pichetto y Monzó en un mismo espacio denominado Hacemos Coalición Federal, un bloque tan diverso que solo dirigentes con mente abierta y tan experimentados pueden llegar a coordinar. Aunque eso lejos está de implicar que vayan a manejar esos votos. Son 23 voluntades las que se han aglutinado en esa bancada que junta extremos como Margarita Stolbizer y Ricardo López Murphy, y schiarettistas con lilitos. Diversidad que se vio reflejada además en los dictámenes que alumbró el plenario que debatió la ley de Bases, donde Stolbizer y los socialistas se negaron a acompañar con disidencias el dictamen de mayoría.

Esas disidencias hoy inquietan a los popes de La Libertad Avanza. Sino, el ministro de Economía no andaría amenazando en las redes. El recurso opositor de asumirlas y así y todo acompañar, es el que le permitió al oficialismo alzarse con el primer tiempo de este partido que tiene seis etapas. Le quedan cinco: la votación en general y la votación en particular en Diputados, y luego el mismo tránsito en el Senado. Dictamen, votación en general y votación en particular, en ese orden en cada instancia. Y las votaciones en particular habría que multiplicarlas en una cifra elevadísima. Tiene que hacer todo eso antes del 15 de febrero, aunque ese límite es voluble: si no llega, puede extender extraordinarias hasta fin de mes, que es lo que podría haber hecho de entrada.

Son varias instancias, nada tan extremo como para alarmarse por demás, pero debe tener conciencia de que tener el dictamen de mayoría es un buen comienzo pero lejos está de significar el final. Sobre todo cuando los recursos son escasos y la resolución confusa.

“Es tal la desorganización que terminamos ayudando en lo procedimental”, apuntó este jueves el jefe del bloque radical, Rodrigo de Loredo, otro de los que se trenzó con Luis Caputo. Y tras aclarar que “no estamos en el terreno de los bloqueadores, ni los conspiradores”, advirtió sin eufemismos que “va a ser un quilombo la sesión si nosotros no nos organizamos”.

Si bien la composición de las firmas obtenidas el miércoles de madrugada le permiten al oficialismo albergar las mejores expectativas, al punto tal de ilusionarse con una base de 135 voluntades para la votación en general, nada está definido, sobre todo cuando después los compromisos no se cumplen.

Tal cual denunció la oposición más dura el martes a la noche, con esa inédita reunión de comisión convocada para las 9 de la noche, pasaron cosas poco habituales en esos momentos, como cambios de integrantes de las comisiones sobre la marcha, y una reunión que se estiró hasta que aparecieron los tres diputados firmantes que faltaban (de Hacemos Coalición Federal) y suscribieron los despachos de parado.

Para ese momento, el miembro informante no había informado sobre el dictamen y el texto del dictamen de mayoría era desconocido por la mayoría. A la mañana siguiente se difundió por fin un pdf del mismo; luego otro, y más tarde el definitivo. En ese último, aparecían cambiados muchos de los ítems prometidos.

Por ejemplo, la no eliminación de los descuentos al gas por zona fría. Así se había pactado, según sostiene el rionegrino Agustín Domingo, y en el último texto reapareció la derogación. No fue el único ítem restituido en el texto supuestamente definitivo.

Ante las airadas protestas de algunos diputados, se les aclaró que las modificaciones serían convalidadas directamente en el recinto. Los experimentados en estas lides -y no tanto- advierten que eso se puede convertir en un pandemonio. Cambiar apenas una coma puede resultar un trámite demasiado engorroso.

Todos ven en esa novedad la decisión de estirar los tiempos, postergar la sesión que había sido calculada originalmente para el jueves 25, hasta la próxima semana, seguramente el martes a las 9 de la mañana. Para entonces deberán encontrar los consensos que eviten que todo naufrague en la orilla, o que lo que termine aprobándose sea insuficiente. Los negociadores seguirán siendo los mismos, azuzados desde la CGT, donde les prometen escraches, o por sus propios colegas, que después se hacen un festín solidarizándose con los diputados que son “víctimas de la falta de respeto y los aprietes de Luis Caputo” (Germán Martínez dixit).

Aliados “dialoguistas” que con paciencia notable pero no infinita, no terminan de interpretar al inasible Caputo, que cerró su día de furia tuitera agradeciéndole (y compartiendo) el tuit de Alfredo D’Arrigo: “Un diputado (Pichetto) que estuvo 12 años votando sin cambiarle una coma proyectos que enviaban NK/CFK, que se negó a votar (2017) el desafuero de ésta última, ahora acusa de ‘falta de valentía’ a un ministro (@LuisCaputoAR ) que se hizo cargo del desastre que dejaron”.

Ley Bases: el oficialismo logró alzarse con el dictamen de mayoría y hubo 4 más de minoría

La intención del oficialismo es poder llevar el texto al recinto el próximo jueves. Hubo rupturas dentro de los bloques opositores a la hora de firmar el despacho de mayoría. Un diputado de UP también lo apoyó.

Fotos: HCDN

A contrarreloj y tras intensas negociaciones hasta última hora, el oficialismo logró un trabajoso éxito este miércoles de madrugada, cuando pasadas las 1.30 anunció que el proyecto de ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos ya tenía dictamen. Y que, tal cual buscaba afanosamente, ese dictamen correspondía al oficialismo, con 55 firmas, 34 de ellas en disidencia parcial.

El primer dictamen de minoría fue de Unión por la Patria, con 45 firmas; el segundo es de la Coalición Cívica, con 3; el tercer dictamen de minoría tuvo 2 firmas, de Margarita Stolbizer y Mónica Fein, y por último el de la izquierda, suscripto por Christian Castillo. “Lo presentó a último momento”, le comento a modo de reproche ante la queja que ya estaba formulando, el presidente del plenario, Gabriel Bornoroni.

La reunión se inició justo a las 21 de este martes con los miembros de las comisiones de Legislación General, Presupuesto y Hacienda y Asuntos Constitucionales, y concluyó 4 horas y media más tarde.

Fue la séptima y última reunión de este plenario, en la que La Libertad Avanza contó con el apoyo del Pro y un sector de Hacemos Coalición Federal, Innovación Federal y la UCR, aunque estos tres bloques acompañaron en disidencia y buscarán “pulir” artículos en la sesión que sería convocada para este jueves. La sorpresa también estuvo en la firma de un diputado de Unión por la Patria, el tucumano Agustín Fernández que lo hizo por pedido del gobernador Osvaldo Jaldo.

Como se vio, dentro de las bancadas opositoras hubo divisiones internas. La Coalición Cívica firmó un dictamen propio porque no avalan las facultades delegadas, ni la actualización jubilatoria y tampoco la liquidación del Fondo de Garantía de Sustentabilidad.  En tanto, Margarita Stolbizer y la socialista Mónica Fein también prepararon un texto propio. Parte del radicalismo -ligado a Facundo Manes– tampoco firmó el dictamen del oficialismo.

El lunes, el Poder Ejecutivo quitó más de 140 artículos de la redacción original. Sin embargo, las diferencias con la oposición “dialoguista” continuaban respecto a movilidad jubilatoria, retenciones y modificaciones electorales.

Durante este martes, y ante los rumores de suspensión del plenario, la confirmación de “acuerdo” fue manifestada desde el despacho de Martín Menem, presidente de la Cámara de Diputados. Posteriormente fue confirmada el retraso del plenario de las 18 a las 20.30, pero luego volvió a postergarse para las 21.

El debate

En defensa del proyecto del Ejecutivo habló el libertario Santiago Santurio destacó el debate en comisión y detalló que han pasado 7 secretarios de Estado, ministros nacionales, el Procurador Nacional del Tesoro.

“En poco más de un mes de gobierno hemos discutido sobre la Ley Bases, hemos respondido sobre el DNU y también hemos pasado una evaluación del Gobierno a solo un mes de haber asumido”, indicó y resaltó que “pocas veces ha habido tanta actividad en el Congreso en el mes de enero y para nosotros es un orgullo el trabajo que tenemos para mostrar hacia adelante”.

El bonaerense planteó: “Nosotros no creemos que la política va a ser la solución, creemos que los ciudadanos son la solución, que la política tiene que empezar a dejar de ocupar espacios para que los ciudadanos, para que el sector privado, familia, empresa pueda hacer lo que tiene y sabe hacer, producir, emprender, innovar, hacer cultura. No creemos que el Estado presente sea la solución”.

Y siguió: “Creemos que la solución es que nosotros dejemos hacer, crear las garantías necesarias para que cada ciudadano decida qué hacer, dónde vivir, elegir cómo vivir, qué comprar, qué vender y cuándo hacerlo”.

“Venimos de un deterioro grande porque durante los últimos 4 años los trabajadores perdieron un 30% del poder adquisitivo, los jubilados igual, todos los argentinos estamos mucho peor. Son décadas de decadencia”, cuestionó y planteó: “Nosotros queremos poner esta Ley de Bases para comenzar una reconstrucción distinta en el país. Hay un montón de cosas que queremos hacer, pero sabemos que la Argentina necesita que es que el Estado le saque el pie de encima a los ciudadanos para que puedan crecer”.

Y cerró: “Necesitamos la sanción de esta ley para comenzar el proceso que deje atrás la decadencia que nos metió la política y empezar un proyecto de crecimiento que sea con los ciudadanos como protagonistas”, al tiempo que solicitó y agradeció el acompañamiento de los bloques opositores.

Durante su intervención en el debate, el diputado Martín Tetaz (UCR) chicaneó al presidente de la Nación porque “en el mes de enero trabajamos más que él durante los dos años que fue diputado”. Así, le manifestó que “la inmensa mayoría tenemos la voluntad de acompañar y ayudar al Gobierno en las reformas necesarias para sacar al país de esta crisis”.

Sin embargo, cuestionó que “esas reformas no pueden hacerse a expensas del ajuste a los jubilados. Estamos convencidos que no pueden incluir aumentos de impuestos a la producción y mucho menos a las exportaciones porque cuando le ponemos impuestos, entran menos dólares al país y, entonces Argentina tiene cada 5 años una crisis de balanza de pagos y el precio del equilibrio externo es más alto, y por lo tanto los salarios reales de toda la población es más bajo y la pobreza es mayor”.

“Estamos convencidos que no podemos darle al presidente facultades extraordinarias al presidente que le hemos negado a lo largo de los años a otros”, apuntó y sumó: “Muchas de las reformas incluidas en este proyecto de ley son importantes para discutir como la política, pero que no hacen a la situación de emergencia que tiene que resolver ahora y ameritan un debate profundo a lo largo del año en las sesiones ordinarias con la participación de especialistas”.

En esa línea, remarcó que hay áreas que “no están en emergencia y que hacen al financiamiento del Estado” como el área de cultura y planteó que debe tener un debate en la comisión correspondiente porque “hay mucho por mejorar”.

Tetaz coincidió en reducir las burocracias y en que debe “haber muchas reformas”, pero “tenemos que debatirlas con la profundidad que requieren”. “Estamos todos convencidos de apoyar las reformas que necesita el Gobierno, al tiempo que mantenemos la posición en defensa de la jubilación, sectores productivos, división de poderes y el sistema republicano de gobierno”, cerró.

A su turno, el jefe del bloque Coalición Cívica, Juan Manuel López, aclaró que habían esperado que el oficialismo se organizara, reconoció que existe una “curva de aprendizaje” que deben cumplir y lamentó que “hasta ahora no han dejado ayudarse por un montón de bloques de la oposición. Porque el país lo necesita y se lo hubiéramos dado a cualquier presidente y a cualquier gobierno”.

“Nosotros no podemos votarla -señaló López sobre la ley-, por eso vamos a tener nuestro propio dictamen, que creemos va a ser una herramienta más seria, más ordenada, pero sobre todo más justa”.

Sostuvo que esta ley “es inabordable en extraordinaria” y destacó que el dictamen que presentarían sería una herramienta “más seria, porque no tiene delegaciones legislativas”. Le recomendó al oficialismo revisar el gasto tributaria y aseguró sobre el paquete fiscal que “es increíble que no se estudie el gasto tributario de Tierra del Fuego, es increíble que no se estudie ese gasto. Es el sector más asistido por el Estado en relación a lo que aporta”.

Respecto de la movilidad jubilatoria, criticó la fórmula que propuso en su momento Alberto Fernández, con la que reemplazó la de Cambiemos de 2017. “Esa fórmula produjo en el último trimestre un ajuste del 53% en el valor de las prestaciones. Y ustedes nos proponen empezar a ajustar a partir de marzo. Los jubilados no dan más y sabemos que se puede hacer un esfuerzo más; el ministro de Economía lo sabe y se puede ir a los valores de diciembre ni bien se sancione la ley”.

Cuestionó también que se ratificara el DNU en la ley propuesta. “No podemos”, dijo, pero resaltó que en las cláusulas transitorias del dictamen de su espacio proponían que se pueda ratificar parcialmente, porque tiene cosas buenas el DNU”.

A continuación, el jefe del bloque Unión por la Patria, Germán Martínez, apuntó a las irregularidades que dijo ver en el tratamiento del proyecto, que “no podemos rutinizar”. Negó que fuera la primera vez que hubiera actividad en enero, citando sin ir más lejos al año anterior, cuando el oficialismo de entonces y que él encabezaba impulsó un juicio político a los miembros de la Corte.

Tras advertir que no conocían el dictamen de La Libertad Avanza, le apuntó a los diputados que apoyarían el proyecto advirtiéndoles que “tienen un presidente de la Nación que los trató de idiotas útiles; los amenazó con carpetazos de la AFIP; les echara la culpa del aumento de los dólares financieros, y si embargo están aquí convalidando todos estos agravios, insultos, que se avasallen las facultades del Congreso con estas arbitrariedades”.

“Los aprietan casi por cadena nacional y no dicen nada”, remarcó y sintetizó: “Esta ley es horrible, es invotable”. Luego se preguntó “qué es lo que quieren dictaminar hoy y qué es lo que están avalando. La delegación de facultades más escandalosa que el Congreso está por hacer a un Poder Ejecutivo. Esta ley tiene el impacto de 8 leyes Dromi. Dromi es Heidi respecto a este Congreso”.

Por último, anunció su rechazo porque “este proyecto delega como nunca facultades en el Ejecutivo; porque este proyecto es un trípode de poder construido a la medida de los proyectos hegemónicos de Javier Milei, junto al DNU, que hay que rechazar y la política económica anunciada por Caputo, porque se lleva puesto a los jubilados en la Argentina. Porque este proyecto termina con el FGS y va camino a que el Poder Ejecutivo haga lo que quiera con el sistema previsional; porque este proyecto hace recaer el ajuste en las provincias argentinas y economías regionales de nuestro país. Por todo esto, nuestra posición es muy clara: tenemos que rechazar este proyecto”.

La primera en hablar desde la izquierda fue Myriam Bregman, quien consideró que “cada artículo del DNU y la ley ómnibus tiene nombre y apellido de un grupo empresario. Nosotros nos dirigimos a la población, a las personas que van a padecer las consecuencias de la ley ómibus si no la enfrentamos”.

“La Libertad Avanza no tiene los números para aprobar este mamarracho, este mamotreto; solamente lo puede hacer porque hay quienes colaboran con este desastre al que quieren llevar a nuestro país… Dialoguistas les dicen, me gustaría saber si los votaron para reventar el FGS; si en la campaña dijeron que iban a meterle la mano a los jubilados; si en la campaña dijeron que le iban a dar la suma del poder público al presidente que ganara”, expresó la diputada de izquierda.

Luego aseguró que “nos quieren venir a correr que el país está en una situación grave. Cuando andaban paneleando por televisión imitando a Leonardo Fabio, nosotros ya veníamos denunciándolo. Hace años que estamos en la calle”.

Sobre el final de su discurso denunció que con esa ley estaban dando “licencia para matar”, y arengó por la medida de fuerza prevista para este miércoles, reclamando que haya “paro y movilización” a lo largo de todo el tiempo que dure el debate de esa ley.

Autora de uno de los dictámenes de minoría, Margarita Stolbizer arrancó comentando que esta administración estaba “abriendo caminos que aun los más viejos en esta Cámara no reconocemos”. Y puso como ejemplo que hubieran empezado a sesionar a las 9 de la noche, con un temario de semejantes características. “Así como nos resulta absolutamente novedoso, quiero poner un foco en lo que entiendo es un deterioro enorme, siendo este Congreso absolutamente responsable: Convalidamos un Poder Ejecutivo que ofrece una cada vez más baja calidad democrática, con un DNU cuando no hay urgencia, y la convocatoria a sesiones extraordinarias con un paquetón enorme”.

“Reconocemos que ha habido un choque del oficialismo con la realidad. Hay un menosprecio de las instituciones, del funcionamiento del estado de derecho”, observó Stolbizer, quien advirtió sobre “lo insuficiente que ha sido este debate, no solo porque no fueron consideradas todas las organizaciones que vinieron, sino que no ha habido el tiempo de debate de los diputados, porque entiendo que hoy no va a ser posible tampoco”.

Consideró también insuficiente la competencia de las comisiones que fueron asignadas al tratamiento del tema. “Esto también contribuye a que no pueda ser un buen resultado lo que salga de todo esto. Imposible discutir y dictaminar sobre cuestiones que deberían tener un tratamiento específico y ni siquiera vinieron los funcionarios que deberían venir a explicarlo. Como el ministro de Economía: ni siquiera se dignaron a traerlo”, reprochó.

Le advirtió a La Libertad Avanza que el respaldo ciudadano que obtuvo Javier Milei el 19 de septiembre “no es un cheque en blanco”, y les recordó que “el primer límite está en la Constitución”.

“Este proyecto tiene en gran medida una mirada antiindustrial. Se le impone casi como un castigo a aquellos que agregan valor creando empleo”, dijo tras haber reparado en que no hay en el proyecto un programa de gobierno, ni de desarrollo productivo.

“Creemos que en el inicio de un nuevo gobierno es necesario que el presidente tenga herramientas, pero el proyecto que tiene trata de responder a algunas expresiones que hablan del 50% de pobreza, pero en el mismo proyecto hablan de la toga y el martillo… Hablan sobre la inflación, y también meten lo de la reventa de entradas de fútbol”.

Por último, adelantó que no iban a acompañar el dictamen del oficialismo.

Otro de los oradores fue Sergio Palazzo, quien reclamó al presidente del plenario que les facilitara el dictamen, pues no lo conocían. “Tenemos acceso a un supuesto dictamen, y estamos discutiendo sobre la base de un supuesto cambio. Si lo tienen, les pido lo compartan a los efectos de que todos tengamos el material suficiente para poder opinar con propiedad”, se quejó.

Según Palazzo, “decidieron poner a la Argentina en venta esta noche y lo hacen con el falso argumento de 100 años de decadencia en la Argentina”.

A su turno, Christian Castillo calificó a la ley de Bases como “un eslabón que necesita el gobierno de Milei para seguir con su política de topadora sobre los derechos de los sectores populares”.

“Vean quiénes son los que están permitiéndole a Milei hacer de monarca”, lanzó, denunciando luego que “es un intento de dictadura civil lo que quieren imponer. ¿Qué puede frenar a Milei? El pueblo movilizado, en la calle”.

Promediando la jornada, la socialista Mónica Fein habló de “un cóctel explosivo para la democracia, enfatizando en la delegación de facultades. “No vamos a acompañar ningún proyecto que afecte a la cultura, a la educación. No vamos a acompañar este proyecto porque en el fondo nos viene a plantear que el único camino es el ajuste de los que menos tienen, que hay que ajustar a los jubilados para que cierren los números”, dijo.

Luego advirtió que “no le vamos a dar un cheque en blanco, menos aún un cheque en blanco en privatizaciones. Regalarle nuestro patrimonio con un cheque en blanco al presidente sería una irresponsabilidad”.

El último orador fue Nicolás Del Caño. Y mientras estaba hablando, a la 1.27 fue quien anunció que habían aparecido las firmas que le faltaban al oficialismo, lo que equivalía a decir que ya estaba el dictamen de mayoría. “Queremos saber qué les hizo cambiar de idea a esos diputados”, dijo, entre aplausos de quienes celebraban que el oficialismo había obtenido la victoria que buscaba.

Mientras tanto, Del Caño seguía criticando, hablaba de ña “Ley Savoy”, en referencia al hotel donde a su juicio “se negociaron entre toma y daca los artículos”.

Del Caño terminaría su discurso convocando al paro y movilización de este miércoles, llamando también a seguir la lucha para voltear el DNU. “Quiero convocar a todos los trabajadores y trabajadoras, que en pocas horas van a participar del paro; quiero saber que les costó mucho ese dictamen, vamos a ver si ahora pueden sacar la ley, si la pueden votar en el recinto. Porque cientos de miles en la calle tenemos que rodear este Congreso para derrotar esta política”.

Tras ese discurso, Gabriel Bornoroni anunció a la 1.33 que ya tenían dictamen de mayoría. Y tras detallar cuántas firmas había obtenido cada dictamen, dio por concluida la reunión.

Ley Bases: A dos horas del plenario, un diputado radical pidió suspenderlo

A través de X, el diputado Carbajal señaló que la convocatoria “es una provocación innecesaria”, respecto a que no hay definiciones con los dictámenes.

Mientras el jefe de bloque radical, Rodrigo de Loredo, publicaba un escrito en X manifestando diferencias con la ley ómnibus por el tema retenciones, el diputado nacional Fernando Carbajal (UCR – Formosa) instó a dejar sin efecto la reunión plenaria convocada para las 18.

“La convocatoria a sesión plenaria de las comisiones para las 6 es una provocación innecesaria que solo sirve para ahondar diferencias”, aseveró el formoseño en su perfil de X.

Del mismo modo, remarcó que “instamos a dejarla sin efecto para poder seguir trabajando en los dictámenes. El camino es la racionalidad, no la prepotencia”, en relación a que aún no hay definiciones respecto a si los bloques “dialoguistas” acompañarán al oficialismo.

Al momento, y tras la publicación de De Loredo, la UCR aún mantiene diferencias con el oficialismo, por lo que la posibilidad de tener un dictamen propio con Hacemos Coalición Federal e Innovación Federal no estaría descartado.

También, la otra posibilidad es acompañar en disidencia para evitar que el dictamen de rechazo de Unión por la Patria sea el de mayoría y sea el primero en ser tratado en la sesión que sería convocada para este jueves.

“No vamos a acompañar el aumento de retenciones”, la advertencia del radicalismo

En la previa al plenario de comisiones para dictaminar el proyecto de ley ómnibus, el jefe de bancada radical publicó una carta en X y al momento, la posibilidad de haber más de dos dictámenes sigue en pie.

En la antesala del plenario de comisiones para dictaminar la Ley Bases, el jefe de bloque radical de la Cámara de Diputados, Rodrigo de Loredo, advirtió que “no vamos a acompañar el aumento de retenciones que pretende llevar adelante el Gobierno Nacional”.

Luego de una reunión con el gobernador santafesino Maximiliano Pullaro, el presidente de bancada de la UCR mencionó que analizaron juntos la ley ómnibus y expresó que “su presencia y su defensa por el interior productivo fue determinante para lograr que se retraigan iniciativas contra el potencial de los biocombustibles y las economías regionales”.

“Somos conscientes que tenemos la responsabilidad de construir, donde el Kirchnerismo solo dejo destrucción, pero eso no lo vamos a lograr repitiendo los errores del pasado”, enfatizó el diputado, y añadió: “Logramos un avance mejorando las condiciones de las economías regionales a partir de retenciones 0”.

Así las cosas, De Loredo consideró que “aumentar retenciones en los granos implica aumentar la presión sobre un sector que hoy necesitamos que produzcamos más y no menos”. “Seguiremos peleando porque entendemos que la Argentina saldrá adelante produciendo más”, afirmó.

Del mismo modo, planteó que “las provincias productivas son un sujeto de cambio fundamental para la transformación que necesita Argentina”, y agregó: “Son un eslabón clave para dinamizar las economías, generar fuentes de trabajo y sobre todo para el ingreso de divisas para estabilizar la situación económica y social que estamos atravesando”.

Antes del final, el jefe de bancada radical sostuvo que “necesitamos que la mirada del interior sea incorporada”, y siguió: “El aumento de retenciones que se proponen en la ley ómnibus va a afectar gravemente la competitividad de nuestros productores frente al mercado internacional y lo va a hacer por un beneficio escaso y de corto plazo”.

“No podemos volver a poner en riesgo el largo plazo como lo hizo por décadas el Kirchnerismo”, aseveró Rodrigo de Loredo, en la antesala del plenario de comisiones para dictaminar el proyecto de ley ómnibus, el cual podría llegar al recinto con más de dos dictámenes o ser acompañado en disidencia por la UCR.

Para Valdés, los cambios no mejoran a la ley Bases, sino que “la empeoran”

“Esta es una ley mal nacida en todos los sentidos”, sentenció el legislador de UP, que considera que no se le deben dar a Milei facultades extraordinarias “ni por un día”.

El diputado nacional de Unión por la Patria Eduardo Valdés se refirió este martes a la convocatoria a comisiones para debatir la ley ómnibus: “Esta es una ley mal nacida en todos los sentidos; mal redactada, no se sabe quién la hizo, los funcionarios que vinieron a las comisiones no sabían de qué se trataba la ley… imaginen que de 600 artículos modificaron 141 artículos”.

Sobre los cambios al proyecto, sostuvo: “Nosotros creemos que no la mejoran, al contrario, la empeoran, siguen planteando la delegación de facultades, le van a dar un año al presidente para que todas las modificaciones que dijo ahora que hizo las saque por emergencia”.

Entrevistado por la Radio de las Madres, Valdés dijo querer ver “qué posición toman los bloques, porque en el debate en comisiones escuchamos voces muy críticas en la oposición, hay que ver si dictaminan a favor”.

Sobre la postura de UP, señaló el legislador: “Nosotros creemos en el Estado como nivelador social, como regulador de las relaciones para que el lobo no se coma a las gallinas, ni por un día deberíamos darle facultades extraordinarias a (Javier) Milei, que en varias ocasiones dijo que odia al Estado”.

Sobre el cierre, el dirigente peronista apoyó a la movilización organizada por la CGT este 24 de enero, anticipando que “va a ser una gran movilización de sectores muy diversos de la sociedad afectados por las medidas del gobierno, jubilados, trabajadores de la cultura, autores y compositores, farmacéuticos, pymes, personas con discapacidad, muchos de ellos no se referencian con el sindicalismo y van a marchar también, espero que la ministra de Seguridad esté a la altura de las circunstancias”.

Valdés señaló que “esa noche seguro también van a expresarse las personas que no asistieron a la marcha a través de cacerolazos, la gran mayoría de la población que enfrenta la suba astronómica del combustible, el transporte y la vivienda quiere hacer sentir su voz”.

Ley Bases: a partir de las 18, buscarán avanzar con el dictamen

Para esa hora fue convocado el plenario de comisiones que analiza el proyecto del Poder Ejecutivo. Tratarán de dejarlo listo para debatirlo en el recinto a partir del jueves.

El oficialismo de la Cámara de Diputados convocó para este martes a las 18 a un plenario de comisiones de la Cámara baja, para debatir la ley de Bases y Puntos de Partida para la Libertad de los Argentinos, con el objetivo de avanzar en un dictamen para tratarlo en una sesión maratónica que se extenderá por más de 48 horas.

Luego de que a lo largo de todo el lunes se aguardara la oficialización de la convocatoria, finalmente la misma salió este martes bien temprano, pasadas las 8 de la mañana, cuando se distribuyó una nota suscripta por el secretario de Legislación General, Guillermo Triantafilo, donde el presidente de esa comisión cabecera del plenario, Gabriel Bornoroni, convoca a sus pares de Legislación General, Presupuesto y Hacienda y Asuntos Constitucionales.

Se entiende que a lo largo de todo este martes se buscará avanzar en las negociaciones con los otros bloques con el fin de alcanzar los acuerdos que no se lograron el lunes. De hecho, una muestra de que a lo largo de toda la jornada no había podido llegarse a entendimientos la daba el hecho de que pasara el día sin que se oficializara la esperada convocatoria al plenario de comisiones para continuar el debate del proyecto y avanzar con el dictamen.

Si bien había trascendido que el plenario de comisiones de Legislación General, Presupuesto y Hacienda y de Asuntos Constitucionales se reuniría a partir de las 10, la convocatoria no fue oficializada sino hasta este martes temprano y para la hora citada.

No se esperaba que el lunes concluyera de esa manera, cuando el Gobierno bien temprano había dado al menos una señal “positiva”, al difundir las modificaciones aceptadas al proyecto de ley, y luego el dictamen puesto a consideración. Con 141 artículos menos de los que tenía el proyecto original.

Sin embargo aquellos sectores a los que hay que terminar de convencer, todavía no han sido persuadidos. Muy por el contrario, maduraba durante toda la tarde en sectores dialoguistas la idea de avanzar con un dictamen propio.

Una señal “positiva” terminó siendo la reunión por zoom que mantuvieron ya en horas de la noche gobernadores opositores con funcionarios del Gobierno para analizar el tema ganancias y aspectos del proyecto, como retenciones, y jubilaciones, entre otros puntos, que son muy cuestionados por los gobernadores de JxC.

En efecto, promediando la tarde una gran parte de los diputados del radicalismo se inclinaba por empezar a redactar un dictamen con Hacemos Acuerdo Federal y con Innovación Federal. ¿La razón? Muy simple, confirmó una fuente consultada: No hay satisfacción con las respuestas del Gobierno, aseguró.

Esta gran parte del bloque presidido por Rodrigo de Loredo se siente incómoda con firmar en disidencia parcial el dictamen de La Libertad Avanza y el Pro, que suscribirán uno de los hasta ahora dos dictámenes que habría. El otro, de rechazo, será el de Unión por la Patria y, tal vez, la izquierda.

Sin embargo, otro sector del radicalismo cree que aún se puede buscar algún acuerdo con el Gobierno y no descartan las posibilidad de firmar con todos los ex Cambiemos en disidencia parcial el dictamen del oficialismo.

Eso sí: todos darán quórum cuando la sesión sea convocada. El tema es que persisten las diferencias respecto de lo que vayan a tener que votar.

Según confió una fuente consultada, los diputados radicales piden que los gobernadores y el partido estén de acuerdo con la estrategia.

En este marco se espera que a lo largo de este martes el Poder Ejecutivo envíe a la Cámara baja un proyecto de ley de Impuesto a los Ingresos Personales, como así se llamará a partir de ahora  la ley de Ganancias. Es lo que piden los gobernadores para eliminar la ley que le atribuyen a Sergio Massa y Javier Milei (que la votó, junto a la hoy vicepresidenta) en septiembre del año pasado.

Aquellos legisladores que no quieren aparecer firmando con La Libertad Avanza remarcan que hay más de 140 artículos donde el radicalismo no tiene nada en común con el dictamen de La Libertad Avanza.

Hay posiciones muy cristalizadas sobre lo que se rechazará sea como sea en el recinto. Se sabe que están en contra de cualquier aumento de las retenciones. Tampoco están conformes con la excepción de 35 economías regionales.

Rechazan además las subas al 15 de industrias de distintas zonas del país y también con el aumento del 31 a 33% de derivados de la soja.

Y siguen los reparos: no hay conformidad con las privatizaciones, ya que siguen siendo en paquete, salvo para cuatro empresas. No les gusta que las avale una comisión bicameral y no pasen por los recintos de ambas cámaras.

Hay molestia porque quedó firme la delegación de facultades en salud, previsional y tarifaría. El viernes, en el borrador que había circulado, al menos la emergencia en salud figuraba como excluida. Este lunes volvió al listado.

¿Y la movilidad jubilatoria? Diputados de la oposición creen que la fórmula jubilatoria debería sacarse del dictamen. El empalme entre las dos fórmulas que está en el dictamen del oficialismo “es inaceptable”, sostienen. Prefieren que quede en vigencia la fórmula de Alberto de 2020, que -aclaran- no es ideal.

Asimismo hay mucho rechazo sobre el capítulo electoral, porque quedó el financiamiento privado a las campañas (creen que es la entrada del narco a la política).

La decisión salomónica es avanzar en dos sentidos: elaborar el dictamen con los bloques que hay sintonía y a la vez seguir insistiendo para ver si La Libertad Avanza acepta nuevos cambios.

Este lunes, el presidente de la Cámara baja, Martín Menem, aclaró que no había más espacio para cambios, por una cuestión de tiempo. “Si hay alguna modificación, va a ser muy pequeña y no creo que haya lugar para más porque no hay tiempo. Es muy importante el tema del tiempo y es necesario que salga lo más pronto posible”, dijo el riojano.